Archivo para la categoría ‘Curso básico de ciencia para jovenes universitarios y tecnólogos’

Pérdida de Biodiversidad, Gran Peligro de la Humanidad

perdida-de-biodiversidad-fuente-shell-ethics 

Fuente: Shell Ethics

Cuando tenía once años, recuerdo que en un ejercido del colegio se nos pedía que definiéramos en pocas palabras a otro compañero. Y como éramos muy “ocurrentes”, si la criatura estaba gorda espetábamos frases como “la obesidad, gran peligro de la humanidad”, y en mi caso, por ser de taya menuda alguien exclamo “la esencia buena en frascos pequeños”, mientras que otro niño ubicado por las últimas filas apostilló:…. “y el veneno…….” . Y de esto va la asombrosa noticia de la que vamos a hablar hoy, que no tiene desperdicio: “La biodiversidad ha caído por debajo del umbral seguro por el uso del suelo”. Pero no se equivoquen, no hablamos de un gran peligro para la humanidad, sino del veneno, al menos de veneno científico. Pongamos un ejemplo que entenderán hasta los “peques de la casa”.

 Pregunta: Si tienes muchas naranjas sin contar en un cesto y alguien hurta “unas cuantas”,  a ver Pepito, ¿Cuántas naranjas de quedan?.

Respuesta inteligente: Pues las que había, menos las que me han quitado.

Repuesta científica según la nota de prensa de hoy: “Según el Índice de Integridad Biótica (IIB)”, “por debajo del umbral aconsejable” para  mantener la funcionalidad del ecosistema de mi microbiota”.

Quizás, algunos profesores aplaudirían al listillo y denostarían al primer alumno, es decir, al que tiene razón, ya que nos viene a decir. ¿Cómo puede usted preguntar esa tontería? ¿Si no había contado el número de naranjas que originalmente había en el cesto, como puede saber las consecuencias del hurto?

Pues bien, el grupo de afamados científicos/prestidigitadores lenguaraces  que ha elaborado el trabajo y al que cabría denominar “tonterías de los próceres de la ciencia sin fronteras”, se apunta a la segunda respuesta y nos comentan que la biosfera se encuentra a punto del colapso. ¡Quizás sí, quizás no!, pero sus cálculos debieran pasar a la antología del disparate, ya que todos sabemos sobradamente el problema que se sufre: la pérdida de especies. Y además los medios de comunicación nos lo recuerdan todos los días, como si fuéramos subnormales.

Pero en realidad desconocemos cuantas especies constituyen hoy en día el acervo biológico del árbol de la vida, habiéndose publicados cálculos que oscilan entre unos pocos millones a otros que espetan “trillones”. ¿Trillones?. Si algún colega ha llegado a esos “cálculos”, que dado el estado del arte viene a significar “elucubraciones carentes de base empírica”.    Ya comentaremos este último notición. Pero permítanme que adelante parte del contenido de la noticia que..

Los científicos usaron datos procedentes de cientos de estudios y analizaron la abundancia de animales, plantas y hongos en 2,38 millones de registros sobre 39.123 especies en 18.659 lugares, desde hábitats naturales, áreas agrícolas y urbanas (…) Un grupo internacional de científicos, liderado por la University College London en Reino Unido, ha cuantificado en detalle por primera vez el efecto de la pérdida mundial de biodiversidad y revela que las presiones relacionadas con el uso del suelo la han reducido enormemente. Según el Índice de Integridad Biótica (IIB), el límite seguro de pérdida de biodiversidad está en el 10%, es decir que en ese caso un 90% de la abundancia de especies se mantendría intacto”.

 ¿Pero cómo se puede “cuantificar en detalle por primera vez”, algo que se desconoce?. Ni cientos de estudios ni ¡leches!. Si no se sabe, no se sabe, y por lo tanto menos aun el límite de seguridad. ¿Qué es eso? De lo que si albergo seguridad absoluta es de que en este caso la denominación de grupo de expertos debiera/¿bebiera? ser reemplazado por el de paparazis de la ciencia, de cantamañanas, etc.. No es necesario aterrar a nadie, sino que los investigadores debemos informales a ustedes de nuestros cálculos, y sus incertidumbres, como también de nuetras dudas. Y ahora avanzo otra joya de la corona que espetan estos sabios desnortados:

Newbold propone volver a los límites seguros restaurando algunas zonas del hábitat natural y preservando las áreas restantes. “Tendremos que restaurar las tierras usadas por los humanos”, concluye.

Pues bien, la FAO nos informa de que no existe más suelo fértil por explotar mientras estos “cerebros fugados” proponen que parte de ella vuelva a convertirse en “hábitats naturales”. Ojalá fuera posible, pero no lo es, so pena que terminemos comiéndonos la naturaleza en una “gigantesca barbacoa” en el que denominaremos  ¡El gran atracón final que acabó con el Antropoceno!.

A lo largo de toda la nota de prensa se enfatiza que la agricultura es una de las principales razones del colapso ecosistémico global que se avecina. Yo imaginaba que tras tantos sesudos cálculos la respuesta final debiera haber sido: “No nos queda más remedio que retornar a nuestro modo de vida paleolítico, o de ciertos pueblos aborígenes neolíticos, ya que la agricultura industrial nos está matando”. Veamos tarugos, una cuestión es que la agricultura industrial sea peor que el Caballo de Atila que “”por donde pisaba no volvía a crecer la hierba“.  Y otra que cualquier manejo agropecuario conlleve una pérdida de biodiversidad, por cuanto incluso se ha demostrado que tal aserto es rotundamente falso. Existen sistemas de gestión agropecuaria sustentables que incluso pueden aumentar la diversidad natural del territorio. A lo largo de casi 11 años, os hemos ofrecido numerosos ejemplos en post sucesivos que han ido almacenándose en la categoría “Etnoedafología y Conocimiento Campesino”, por lo que no abundaremos sobre el tema.

También os explicamos con abundantes ejemplos como el hombre, en su devenir por la biosfera,  “no ha dejado títere con cabeza”, es decir que hemos perturbado todo, incluso ecosistemas que hasta hace pocos años considerábamos prístinos (sin antecedentes de impacto humano alguno). Por lo tanto, aunque conociéramos la plena diversidad de un “hábitat natural” (algo que también os explicamos que no se ha logrado “ni una sola vez”), tampoco nos serviría de referencia acerca de la diversidad perdida antes de que esos homínidos a los que se les presupone inteligencia iniciaran sus fechorías contra Gaia. Así pues, la metodología que hayan propuesto estos “sabios resabiados” ni sirve de nada ni merece la pena ser leída.   Pues bien, terminemos señalando que este estudio no debiera tener cabida en una publicación científica digna de llevar tal nombre, sino en la prensa más escandalosamente sensacionalista.  Es decir pura bazofia. Pero como vivimos en un mundo mediático ávido de execrables informaciones que escandalicen al público…Cuanto más desmemoriado mejor…. Desde luego, desde esta óptica cegata, hasta los científicos del suelo recuperaríamos nuestro protagonismo perdido. Eso sí, ni con todo el PIB Mundial durante un lustro conseguiremos restaurar todos los suelos degradados. ¿pero que sabiduría atesoran estos sabios?. 

 La bobalización global sigue su curso y se acelera…..

Os dejo con ese escrito pseudocientífico,  porque no puedo calificarlo de un modo más afable, aunque se me “escurren” otros mucho, muchísimo peores.

 Pues eso, aquellos de vosotros que estéis interesados en leer la nota de prensa que abajo expongo, taparos las narices con los dedos y ahí va……..

 Juan José Ibáñez

Pero qué asco………

(más…)

Etiquetas: , , ,

El Reciclado del Conocimiento Científico y el Origen de los Seres Humanos

el-reciclado-del-conocimiento-fuente-smithsonian-museum-of-natural-history 

Fuente: Smithsonian Museum of Natural History

 En tiempos de crisis económica, cuando escasean los recursos económicos con vistas a abordar nuevos temas, existen varias estrategias/estratagemas para sortear este acuciante problema y no verse obligado a fracasar ante la estúpida política del “pública o perece”. Muchos investigadores echan mano de datos que no publicaron en su momento, debido principalmente a que en esta frenética carrera por colar un artículo detrás de otro, a menudo no hay tiempo material para publicar/revisar todos los resultados de investigaciones precedentes Otros colegas se inclinan por recocinar antiguas investigaciones, no publicadas en revistas de impacto y en el idioma del imperio, por cuanto atesoraban y siguen haciéndolo un gran valor. Para ello, someten las muestras previamente almacenadas, a algunos nuevos análisis haciendo uso de procedimientos y técnicas instrumentales más recientes, que finalmente combinaban con los datos previamente publicados en las ahora ya “recónditas revisas”, fuera del alcance de casi todo el mundo y así… surgen, levantan la cabeza como investigaciones nuevas. No podemos reprochar que aquel conocimiento que pasó al limbo de los justos/injustos sea rescatado (véase por ejemplo nuestro post:  Ciencia Olvidada: “El Efecto Internet”). Debemos diferenciar las insidiosas publicaciones que redescubren la dinamita de aquellas que nos devuelven el conocimiento perdido o simplemente no “construido” en su momento, por causas ajenas a los intereses de los científicos y los propios ciudadanos. Incluso yo personalmente no descarto hacer uso de alguno de estos protocolos silenciosos, ya que varios papers que publiqué en revistas nacionales no digitalizadas, en español, hoy desaparecidas, pueden considerarse de candente actualidad. El único inconveniente de tales estratagemas estriba en dar argumentos a los responsables de nuestras políticas científicas para que maliciosamente aleguen que “ahora se utiliza mejor el dinero” ¿¿??, justificándose ante las legítimas acusaciones de sus rácanas e indecentes reducciones presupuestarias en materia de investigación. Y sí podemos hablar de “reciclado del conocimiento científico”, sin necesidad de echarnos las, manos a la cabeza en numerosas ocasiones. Al fin y al cabo también debemos recordar las denominadas “bellas durmientes”.

 Pero la mayoría de los lectores desconocemos esta información y realmente pensamos que se trata de vino nuevo cuando en realidad no lo es en el sentido estricto del término. Tampoco debemos olvidar que bajo  cientos vocablos de moda, como lo son: “big data, data mining y meta-analysis” se cuelan viejo vino en nuevas botellas.

 En lo concerniente a la  nota de prensa que os vamos a ofrecer hoy no se me ocurre ningún calificativo, a falta de leer el artículo entero con detenimiento. Ahora bien, su contenido divulgado en los rotativos generales, a pesar de que frecuentemente sean elaboradas por los Gabinetes de Prensa Institucionales, que día a día se asemejan más a empresas de publicidad y que por lo tanto se me antojan más acordes con la venta de un detergente o una crema facial, terminan por obnubilarme. El profano que la lea pensará que efectivamente se trata de un hallazgo tremendamente novedoso, cuando no lo es. Eso sí, en el “paper original”, seguramente los autores del artículo científico propiamente dicho, mostraran contenidos tan valiosos como novedosos. ¡A saber!.

 Pues bien. Hablamos de la noticia que lleva por contundente título “Humanos de la pradera”. Pues no, ¡no nos informa de los ciudadanos de las praderas, pampas o estemas!, sino de un estudio a cerca de los orígenes de los seres humanos en África. Todo lo vertido en la esta nota de prensa es conocido desde hace decenios, al margen de confundir pradera o pampa (que generalmente no atesoran arbolado” con las sabanas, en las que las especies arbóreas salpican el paisaje con  mayor o menor densidad. Pero como el “plumillas” del rotativo ha elaborado un texto paupérrimo y su cultura en estas materias brilla por su ausencia, el resultado es el que es: ¡lamentable!.  La comunidad científica no discute desde hace más de treinta años que el la transformación de bosques tropicales en sabanas, hace millones de años, transmutó el hábitat en el que habitaban los simios de los que procedemos. Y al hacerlo forzó a aquellos ancestros a llevar a cabo unos drásticos cambios de hábitos que afectaron, no solo en lo que concernía a su conducta, sino también a su genética y anatomía.

 En consecuencia, la noticia podía haber sido redactada en 2016, 2001 (Odisea en la Sabana) o en 1984 (George Orwell).  Me acosan las dudas, por cuanto parece que  que muchos de estos plumillas que se atreven a autodenominarse periodistas científicos, hacen mano de sus vetustos archivos cuando no tienen nada que llevarse a la boca. Y así encontramos otra vía para reciclar el conocimiento científico que pretende divulgarse a los ciudadanos, reiterando una y otra vez lo que ya sabemos. Cabe pues concluir que, a base de insistir e insistir,  como se hacía antaño a la hora de defender una educación brutal: la letra con sangre entra!. Maestros a la antigua usanza, y nosotros, lectores, los desaventurados alumnos.

 Hace más de 25 años leí un libro, creo que escrito por el catedrático de ecología de la UAM Francisco González Bernáldez, en el que se relataban estudios sobre la percepción de los ciudadanos de paisajes variopintos. Pues bien, resultaba que los paisajes sabanoides o adehesados (forest park en suajili)  eran los que generaban la mayor sensación de bienestar y tranquilidad en las personas que se sometieron a aquellos experimentos, en contra de los espacios desarbolados y los bosques densos. De aquellas experiencias el catedrático mentado comentaba que, posiblemente, la causa fuera el archiconocido origen de los humanos modernos en la sabana africana. No lo duden, de seguir así lo repetirán una y otra vez en la prensa, a falta de mejores noticias o simplemente porque en los rotativos hubo un cambio generacional de plumillas.

 Lean pues la nota de prensa y el resumen del artículo original, para comprobar que se parecen tanto como un huevo a una “sardina.

 Resumiendo yo propongo que para no equivocarse, estos denominados periodistas científicos podían apelar a la frase que Platón puso en boca de Sócrates: “Solo sé que no se nada”, y que la hagan suya “for ever”, aunque otros llegáramos a la misma conclusión viajando a lo largo de un genuino sendero científico durante decenios.

 “Solo sé que no se nada” y especialmente tras leer las notas de prensa de números periódicos.

 Juan José Ibáñez (más…)

Etiquetas: , , , ,

Ciudades Verdes: Revegetación de Solares, Microclimas con Agua, Áreas Inundables, Drenaje sostenible y sombreado estacional

revegetacion-solares-y-microclimas-con-agua 

 (Madrid+Natural)

areas-inundables-y-sombreado-estacional 

(Madrid+Natural)

Este es el último post, antes de ofrecer nuestras conclusiones finales sobre el proyecto del Ayuntamiento de la Ciudad de Madrid para conseguir una ciudad más verde, saludable y sostenible  (Madrid+Natural), Abajo os mostramos las entregas realizadas. Repetimos, los contenidos de esta serie de post pretende ser igualmente útiles para otras grandes ciudades del mundo en general, siempre y cuando los países no deban hacer frente a necesidades mucho más apremiantes, como en varios del tercer mundo. 

Relación de post previos

Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

Ciudades Verdes: Fachadas verdes y fachadas ajardinadas a gran escala (¿Suelos verticales?)

Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos y periurbanos

Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

La respiración de suelos urbanos versus naturales y las huellas de la contaminación de las ciudades Industriales

Ciudades Verdes: Infraestructuras verdes y restauración de riberas

Ciudades Verdes: vegetación en las calles, superficies permeables y vegetación adaptada

Ciudades Verdes: Revegetación de Solares, Microclimas con Agua, Áreas Inundables, Drenaje sostenible y sombreado estacional.

Construyendo Ciudades Verdes: Beneficios y Problemas (valoración de un caso concreto)

Agricultura urbana y periurbana, suelos, cultivos, contaminación y riesgos para la salud

Suelos Urbanos: Estudio, Inventario y Cartografía

 Reiteramos también como los objetivos pueden sintetizarse con unos párrafos que hemos mostrado en todos los post anteriores sobre las deseables ciudades verdes. Los que leyeron algunos de ellos pueden omitir su lectura:

Manuela Carmena, la alcaldesa de la Ciudad de Madrid, junto a su equipo municipal ha presentado públicamente un ambicioso plan denominado Madrid+Natural, cuyo objetivo reside en que esta urbe llegue a convertirse, en la medida de lo posible, en una ciudad verde, proponiendo diversas iniciativas al respecto como lo pudieran ser las fachadas ajardinadas, cubiertas sostenibles, urbanismo resiliente,azoteas frescas, infraestructuras verdes, vegetación en las calles, restauración de riberas, superficies permeables, huertos urbanos, vegetación adaptada, revegetación de solares, bosques urbanos, sombreados estacionales, microclimas con agua, áreas inundables, drenaje sostenible. Los contenidos de cada una de estas iniciativas pueden descargarse ponchando en sus respectivos enlaces o conjuntamente. Incluso se ha colgado de la Web del ayuntamiento una versión en inglés.

Se trata de una idea loable pero tras intentar llevar a cabo una serena reflexión, entiendo que no no es oro todo lo que reluce” :  ¿resultan viables?, e incluso en el algunas de las propuestas concretas, ¿Cabe la posibilidad de que para nuestra sorpresa sean contraproducentes?. A menudo lo que sobre el papel parece una maravilla, en la práctica podrían tornar en pesadillaY nos referimos a todo lo que leemos en la prensa y visionamos en televisión, al margen de este programa denominado Madrid+Natural.

 Mernos mal que fionalizamos la serie ya que comienzo a tenerlos nervios a flor de piel, y esta de color tan pálido como la de los habitantes del norte de Europa, en la que parecen haberse inspirado los autores del documento. Pero Madrid pertenece al bioma Mediterráneo, sufriendo los estados del sur bastante una peor calidad de vida, ciudades más atiborradas y muchos menos recursos económicas. Cuando lean ustedes los contenidos y varias obras cuya ejecución demanda grandes sumas de dinero y reorganización urbanística recuerden como comienza el documento  que nos sirve de base sostenible  (Madrid+Natural) y que os reproduzco abajo:

Adaptación al Cambio Climático basado en la naturaleza En el marco de una estrategia local de adaptación frente a los efectos del Cambio Climático, el Ayuntamiento de Madrid ha desarrollado una visión de innovación y regeneración urbana por medio de soluciones basadas en la naturaleza. Con este objetivo, se han identificado 16 soluciones viables, susceptibles de aplicarse mediante pequeñas intervenciones de acupuntura urbana pero con un elevado potencial de replicación. El proyecto Madrid + Natural presenta la visión de una red urbana de soluciones naturales, donde las pequeñas intervenciones propuestas conectan con los grandes espacios verdes y elementos naturales propios de Madrid. Un sistema de infraestructuras verdes y azules bien desarrollado que enlaza espacio público, parques, áreas naturales y edificios con cubiertas y fachadas vegetales, contribuyendo en su conjunto a la resiliencia de la ciudad frente al Cambio Climático. Las soluciones de adaptación frente al Cambio Climático basadas en la naturaleza constituyen una oportunidad de imaginar un Madrid en el que el verde y el azul toman protagonismo, generando un entorno más amable para las personas y más resistente frente a los impactos externos, una ciudad más cohesionada y resiliente, un Madrid + Natural.

 Luego lean las “pequeñas intervenciones de acupuntura” y pregúntense hasta qué punto podemos colaborar los ciudadanos en muchas de ellas. En fin, sin más comentarios comenzamos este último post antes de ofreceros mi opinión. Sin embargo reitero que, en primer lugar, hay que pensar en convertir la ciudad habitable ahora, ya, urgentemente, con vistas a hacerla sostenible. Quien piense que los escenarios de circulación de la atmósfera van a cumplirse al pie de la letra se equivoca. Se trata de escenarios generados por modelos, no realidades incuestionables. Una cuestión es lograr que una ciudad sea sostenible realizando iniciativas teniendo el calentamiento climático presente y otra bien distinta comenzar la casa por el tejado, retórica sobra la que se basa casi todo el discurso de los autores. Pero vayamos ya con la primera iniciativa de las cinco que comentaremos brevemente hoy.

Comencemos pues

Continua…..

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Envejecimiento, Futuro de la Humanidad y Obsolescencia Programada en un Mundo Superpoblado

laenvejecimiento-y-demografia

Envejecimiento de la población y pirámides demográficas. Fuente: Google imágenes

 María Blasco Marhuenda es una afamada investigadora y Mónica G. Salomone una periodista científica profesional. A la primera no tengo el gusto de conocer, pero a la segunda, sino me equivoco, creo que sí, durante la década de los 90 del siglo pasado en el CSIC, es decir cuando comenzaba su carrera profesional. Ambas han escrito un libro titulado “Morir joven, a los 140”, Según las autoras, la ciencia podría lograrlo. Ahora bien personalmente yo os preguntaría a vosotros ¿se trata de una buena nueva o una quimera inquietante? No me refiero a que la ciencia pueda lograrlo, sino a que la humanidad y la biosfera puedan mantenerse sustentablemente.  De sería dejar claro, que este post no pretende llevar a cabo una reseña del libro, que no he leído, sino proporcionar unas consideraciones personales que ayuden  a reflexionar sobre las implicaciones de prolongar la vida de estos mortales humanos, que hemos transformado la faz del Planeta y no para bien precisamente. La nota de prensa que os muestro abajo: Viviremos ciento cuarenta añoses el resultado de una entrevista que hicieron a las autoras en abril de 2016. Obviamente este tipo de títulos da lugar a que muchos ciudadanos le presten atención, es decir vende muchos periódicos. También el equipo que ha realizado la obra se me antoja acertado. Que los investigadores colaboremos con los periodistas me parece  sumamente un matrimonio interesante y necesario para lograr una prensa científica de mayor calidad. Por lo que he leído, tanto María como Mónica responden con moderación y tino a las preguntas de la entrevistadora. Por lo tanto nada que objetar, en primera instancia. Eso sí, no tengo noticia de que ningún gran investigador, venido a pitonisa(o),  diera en el clavo con sus profecías en el pasado. Como sabemos todos, la ciencia y el esoterismo son tan miscibles como el agua y el aceite. Una cuestión es lo posible y otra bien distinta lo viable e incluso deseable. Todo depende también del cristal con que se mire.

 A título personal, como la mayoría de vosotros, desearía llegar a una avanzada edad, y mejor aun en un buen estado de salud física y mental, sin que me faltaran los medios para disfrutar “con moderación” de mis últimos años de vida. ¿Cuántos? Aquí comienzan los problemas, no tanto personales como sociales. Una cuestión es pensar como individuo y otra bien distinta como miembro de la humanidad en un mundo (nuestro Planeta) con recursos limitados, superpoblado y degradado. Cuando comenzó la gran crisis económica de la primera década del siglo XXI, fueron varios los presidentes de gobierno, entre otros muchos personajes, los que se lamentaban la  de gran cantidad de viejecitos que había en sus países y los enormes gastos que generaban. ¡Es decir que la tercera edad era una carga casi insoportable para sus finanzas!. Ahora se nos anuncia el advenimiento de la cuarta edad. ¿Qué pensar?. Obviamente, María y Mónica alegarían que, con un buen estado de salud podríamos alargar ostensiblemente nuestra edad productiva (que esperemos no sea reproductiva), por lo que el momento de la jubilación podría retrásese decenios. Sin embargo nos toparíamos con un serio dilema, los ecólogos consideramos una pirámide de población demográficamente razonable, en la cual los infantes son más numerosos que los jóvenes, estos que los seres humanos que han alcanzado una edad adulta y estos que los viejecitos (y me atrevo a utilizar el vocablo ya que soy sexagenario).  “Morir joven, a los 140”, significaría invertir la pirámide de población, so pena de que este superpoblado planeta tuviera que soportar la carga de miles de millones de nuevos individuos. La FAO argumenta que no existen suelos más fértiles que podemos explotar con vistas a alimentar a la población mundial, buena parte de la cual sufre pobreza, y desnutrición, mientras que la otra “sobrepeso”.  Aun suponiendo que consiguiéramos aumentar la producción de alimentos y lograr una distribución más equitativa de los mismos, cabe recordar que La Tierra atesora unos recursos finitos y que además los estamos esquilmando de una forma dantescamente acelerada. Hoy por hoy, no cabría más alternativa  a que en un determinado momento, nos viéramos obligados a restringir el crecimiento de la población, ya sea limitando (es decir “dictando”) la progenie por familia, ya imponiendo a los humanos una obsolescencia programada. No entraré a desmantelar las locas ideas de los que demandan financiación para que el excedente de población fuera enviado a otros mundos, como defiende últimamente, entre otros, Stephen Hawking. Aun suponiendo que detectáramos otros planetas plenamente habitables, a no ser que se nos teletransportáramos a miles de millones se me antoja una quimera. Harían falta demasiados decenios, por no decir siglos, con vistas a para conseguir algo parecido, por lo que, hoy por hoy, no deja de ser más que mera ciencia ficción.

 Pero quizás llegará un día que dejemos de ser humanos, según otra ¿“ciencia ficción”? que lleva el nombre de transhumanismo (ver por ejemplo: “El transhumanismo cuestiona las tesis tradicionales de nuestra cultura”). Y aquí nos encontramos con promesas, un tanto preocupantes sobre otro futuro alternativo del ser humano convertido, por la gracia de la tecnología, en hombre-máquina con otros futuros y valores. Y así ya se nos promete, no 140 años de vida sino la inmortalidad……… Y de hecho, se lanzan noticias de robótica en el que uno ya no sabe que pensar, como por ejemplo: “Los robots se descompondrán como cadáveres al morir” (menos mal porque, de no ser así, además de no haber sitio para los seres humanos tampoco lo habría para sus cacharros), o estos otros relacionados: “La Singularidad Tecnológica y su futuro: Cerca o Lejos”,  cuya replica viene de la mano de expertos, como Ramón, al que también conozco en persona, bastante más razonable que la mayoría que abordan estos temas (“Inteligencia Artificial superior? El futuro es el binomio humano-máquina). Dicho sea de paso, por mucho que una gran masa de investigadores se consideren ateos, es evidente que nuestra mortalidad no nos gusta a casi nadie. Empero como la realidad con la que convivimos es una simulación de nuestro cerebro“, quizás nada de esto esté ocurriendo ¿¿??. Al parecer en lugar de que tengamos “mil maneras de morir”, ahora la ciencia nos  propone, “mil maneras de alanzar la inmortalidad”, gracias a la tecnología, Siempre al servicio de la humanidad ¿¿??. Pero la realidad que nos ahecha resulta ser mucha más cruda, por lo que a los hombres y mujeres, corrientes y molientes, todo esto le sonará a chino, o simplemente lo leerán como una si se tratara de una novela de “ciencia ficción”. Otras notas de prensa científica alertan que en el futuro los avances de la robótica harán que muchísimos puestos de trabajo desaparezcan, lo cual implicaría más paro y miseria. De lo dicho hasta aquí podemos resumir que, a día de hoy y bajo una “dictadura financiera” causante de una crisis económica que ha generado que decenas de millones de personas de los países desarrollados se encuentren ya en el umbral de la pobreza, el “Morir joven, a los 140”, nos cause una combinación de desconcierto, alegría, preocupación y tristeza, a la par que un contrasentido. María y Mónica defienden, y con razón, que el ejercicio, llevar una vida sana y evitar el estrés son requisitos indispensables.  Y aquí nos encontramos ante una nueva y seria contradicción.

 Sed ha demostrado, como era de esperar, que el paro y la penuria generan estrés. Empero también se ha constado que este último causa una propensión a enfermar (depresiones mentales incluidas), por lo que el “Morir joven, a los 140”, se nos antojará pronto a la mayoría de los seres humanos como algo inalcanzable, una posibilidad que podrán disfrutar los ricos, que no los pobres, en un mundo en el que las desigualdades crecerán aún más. Tener en cuenta que hemos soslayado hasta aquí de la ecuación como la mayor parte de la población mundial mora en países pobres, esos a los que eufemísticamente denominados “en vías de desarrollo”. Allí muchos luchan, día a día, por vivir una semana más. Empero incluso las menguantes clases medias de los países poderosos enferman por causa de una tecnología mal testada y un márquetin que se antoja mortífero, al menos a la larga. Los alimentos que consumimos son cada vez más insalubres, gracias a las malas prácticas de las multinacionales y a la degradación del medio ambiente. Plaguicidas, pesticidas, metales pesados, COP, contaminan nuestras comidas  y cuerpos. Más aun, hasta sus envoltorios son muy perjudiciales para la salud humana, como se señala por ejemplo en esta noticia entre centenares de la misma guisa “Un químico presente en los plásticos puede provocar obesidad (el ftalato de benzilo y butilo y se suma a los perjuicios en materia de salubridad ya reconocidos en el bisfenol A). Y tan solo hablamos de la punta del iceberg, porque le lista se antoja interminable.

 Si gran parte de la población se encuentra famélica, porque no tiene alimento que llevarse a la boca, en la restante causa estragos el sobrepeso (la gordura), con sus consecuencias sobre la salud de la población. Y así la podemos sostener el lema de: “la obesidad, gran peligro de la humanidad”…., “rica”. Gracias a ese masivo marketing empresarial, los jóvenes se atiborran de chuches y hamburguesas sabrosonamente grasosas, por lo que que no son alimentos precisamente sanos ¿verdad?. Y además añadamos el sedentarismo. Dicho de otro modo, cada vez  comemos alimentos de peor calidad, excepto aquellos escasos afortunados que al menos tienen la posibilidad de adquirir lo que consumen, en comercios que nos son prohibitivos para la mayoría.  Por lo tanto, los razonables consejos, sencillos y económicos, que nos ofrecen María y Mónica con vistas el “Morir joven, a los 140”, los vislumbro muy lejanos, mientras que tenebrosas películas de ciencia ficción, comoCuando el destino nos alcance” o las más recientes “Oblivion, Matrix o Elysium” cobran un cierta verisimilitud. Personalmente comienzo a dudar si esta filmografía de ciencia ficción es más ficticia que los buenos  deseos, avalados por la ciencia tal como María y Mónica proponen con la mejor de sus intenciones.

 La ciencia es neutral, la economía no. La ciencia no tiene moral, como tampoco la economía, por lo que sus logros pueden utilizarse para hacer el bien o para infligirnos daño. La historia está ahí para recordárnoslo. Hay tantos ejemplos que no merece la pena abundar más  en esta materia. Del mismo modo, estamos comprobando la carencia de sustentabilidad del sistema geoeconómico neoliberal que sigue depredando y/o degradando los recursos naturales que atesora el planeta, como es el caso del clima.  Más aun en los países ricos, la crisis económica actual está incrementando las desigualdades y un sesgo político hacia derechas xenófobas en numerosos Estados, constatando nuestra mezquindad, no solo la de los políticos, sino de buena de una proporción considerable de la ciudadanía. Dicho de otro modo, en diversos países de la opulencia, al menor atisbo de perder bienestar, sus discursos altruistas de los periodos de bonanza son remplazados por otros vergonzosamente egoístas y racistas. Dejemos de ser hipócritas, nadie es inocente ante las guerras intestinas que afectan a diversos países que salpican todo el globo ¿en vías de desarrollo? (¿no sería mejor reconocer “en vías de destrucción?).

  ¿Qué vedemos los científicos al ciudadano: ¿ciencia, o ciencia ficción?,

 Pero sigamos…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Fases de La Colonización Humana de las Américas y las Especies Invasoras

especie-inasora-sur-america

La mayor especie invasora en Suramérica. Fuente: Colaje Google imágenes

 La noticia de la que vamos a hablar hoy lleva el pasmoso título de: “ Early humans colonized South America like an invasive species”, que traducido del suajili al español castellano vendría a decir: Los primeros humanos que colonizaron América del Sur se comportaron como  una especie invasora o exótica. Debo suponer que algún ingenuo ciudadano que aún se resista a creer que los seres humanos no somos animales se habrá quedado aterrado. Hasta donde mi limitada mente alcanza a entrever, el hombre es un animal, algunos dicen que racional, aunque en mi opinión, si hablamos de especie, se trata de una conjetura que aún permanece por ser demostrada. Hemos invadido toda la tierra emergida y diezmado su biosfera, so pena de descapitalizar su futuro. Sin embargo ese es otro tema de mayor calado. Si como animales, racionales o irracionales, arribamos a otros territorios inhabitados y explotamos sus recursos prístinos, ¿Cómo debería apelársenos?. Pues simple y llanamente como una especie invasora, y si hacemos caso de las evidencias arqueológicas y paleoecologícas de la peor calaña. Resulta palmario que al autor o plumillas, al que se le escurrió el título” cabria llamarle ser humano pero calificarle de racional sería un exceso…… ¿No se encuentra repleta la historia de la humanidad de frases de la siguiente guisa: el pueblo X invadió al pueblo Y?. Otra cuestión deviene de reemplazar sibilinamente invadir por colonizar, o si usted es muy religioso, “evangelizar, cristianiza”, apostolizar”, (digamos pues “domesticar”) etc. etc. Un eufemismo detrás de otro.  ¡basura!.

 Seguidamente, la nota de prensa afirma que la invasión humana de las Américas ha sido distinta de la de Norteamérica, Europa o Australia ¿¿??. Aquí cabría recordar que aún desconocemos exactamente como se llevaron a cabo tales “evangelizaciones”. ¿Más madera a la hoguera!?.

 Eso sí, de ser ciertas otras conclusiones, la investigación atesoraría información de interés, si bien debemos recordar que sobre este asunto la comunidad científica aún sigue debatiendo con el ardor de los “invasores” más fieros y aguerridos, por lo que debemos sopesar los datos con suma prudencia. Los autores del estudio afirman que América del Sur (desconozco si incluyen Mesoamérica y el Caribe) tuvo la gran fortuna de ser “amaestrada”  en dos fases. La primera acaeció, hace 14.000 años, mientras que la segunda hará unos 5.500. En el primer “alunizaje”, aun en plena glaciación, aquellos animales racio/irracionales ocuparon numerosos nichos, y a falta de competencia, su población creció rápida y dramáticamente por todo el continente.  Seguidamente, la noticia nos informa de que, “como especie invasiva”, terminaron siendo víctimas de su propio éxito a consecuencia de la sobreexplotación de los recursos disponibles a su alcance y tecnología (léase rapiña). Y este hecho es el que estos sesudos investigadores denominan “comportamiento típico de especies invasivas”. Menos mal que otros organismos vivos fueron más salvajes que racionales, ya que gracias a ello, las repercusiones en la biosfera resultaron ser a menudo bastante más benevolentes que las derivadas de nuestras acciones.

 La segunda oleada humana acaeció entre los 5.500 y 2.000 años, a la que siguió otro crecimiento exponencial de la población, como resultado de la transición/reemplazo de las culturas cazadoras recolectoras previas, es decir paleolíticas, por otras agricultoras, y por lo tanto neolíticas.  Debería hablar se pues de “domesticación”, que no de invasión¿?. Obviamente no puede esta vez argumentarse nada apelando al uso de especie invasiva, por cuanto ya había seres humanos en el continente. Ahora bien, si las razas humanas las equiparamos a variedades pues…..”Iberoamérica fue atacada por una nueva “variedad invasora de humanos”.  Se trató pues de un simple “apostolado”, de una agricultura masiva (que debió afectar a grandes extensiones), a los que los autores llaman intensiva (que en términos rigurosos sería indefendible). Empero también hablan de comercio entre los moradores de unos asentamientos y otros. ¿Afecto tal repolitización a lo que hoy denominamos selvas vírgenes?. Como hemos mostrado en otro post, investigadores brasileños, en un trabajo mucho más rico en contenido, parecen constatar que así fue. Por lo tanto algunos esgrimirán que el Antropoceno llegó a las Américas por aquellas fechas.

Finalmente, los autores se preguntan hasta que punto la capacidad de carga humana que puede albergar de un territorio, pudo sobrepasarse con las tecnologías que usaban, y su relación con las sociedades contemporáneas.  En fin, prefiero no entrar en esta materia.

 Resumiendo, si ha habido una especie invasiva en este planeta más devastadora que el ser humano habrá que demostrarlo. Simplemente, bajo el lema de moda de las especies invasivas se vende mejor una noticia que aclarando sencillamente que, según los estudios de estos investigadores, se produjeron dos fases en la “culturización” del paisaje latinoamericano por el hombre” (léase degradación de la naturaleza), una llevada a cabo por culturas paleolíticas y otras por neolíticas. De ser cierto, resulta ser un dato interesante, que no tiene nada que ver, ni con el título, ni con el “presunto”  contenido novedoso y ¿probado? de los hallazgos que defiende la noticia.

 En mi opinión, muy personal, hoy la comunidad científica parece que, tras realizar un estudio, primero piensa y repiensa un título impactante y luego redacta un  paper que llame la atención de los periodistas, algo que se me antoja tan espurio como deplorable. ¿Sera mejor tener ocurrencias que ser un científico con mayúsculas?. Por lo que leo en estas y otras noticias, yo diría que así es.

 Por cierto la siguiente fase ya se encuentra en marcha, aunque no se percataran los autores. Hablamos de la abducción por la globalización que afecta a todos los moradores de este planeta. ¿Escribo un paper?; igual hasta cuela en una revista de campanillas, ya que lo que leo…… Empero, no se trata de emular a estos “comerciales”. Prefiero seguir llevando a cabo mi carrera como científico. Os dejo pues con esta exótica noticia…….

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles

terrazas-verdes 

Madrid+Natural: cubiertasostenibles y azoteas frescas

sterrazas-verdes-2

 

Que se necesita para hacer una cubierta verde Fuente: http://maicolparkour-2011.blogspot.com.es/ y mercado libre

Ya hemos explicado en nuestros post anteriores como el Ayuntamiento de la Ciudad de Madrid ha propuesto el programa (Madrid+Natural), al objeto de  reverdecer la urbe, y aumentar su sustentabilidad. Repetimos, una vez más, que los contenidos de esta serie de post pretende ser igualmente útiles para otras grandes ciudades del mundo en general, teniendo presente que en muchos países en vías de desarrollo, hoy por hoy existen necesidades mucho más apremiantes para el bienestar de sus moradores. Hasta la fecha hemos hablado de:

Relación de post previos

Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

Ciudades Verdes: Fachadas verdes y fachadas ajardinadas a gran escala (¿Suelos verticales?)

Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos y periurbanos

No obstante antes de iniciar esta entrega remarcamos, una vez más, los objetivos hurtando un párrafo de los post previos con vistas a intentar que disfrutemos de ciudades verdes. Los que leyeron algunos de ellos pueden omitir su lectura:

Manuela Carmena, la alcaldesa de la Ciudad de Madrid, junto a su equipo municipal ha presentado públicamente un ambicioso plan denominado Madrid+Natural, cuyo objetivo reside en que esta urbe llegue a convertirse, en la medida de lo posible, en una ciudad verde, proponiendo diversas iniciativas al respecto como lo pudieran ser las fachadas ajardinadas, cubiertas sostenibles, urbanismo resiliente,azoteas frescas, infraestructuras verdes, vegetación en las calles, restauración de riberas, superficies permeables, huertos urbanos, vegetación adaptada, revegetación de solares, bosques urbanos, sombreados estacionales, microclimas con agua, áreas inundables, drenaje sostenible. Los contenidos de cada una de estas iniciativas pueden descargarse ponchando en sus respectivos enlaces o conjuntamente. Incluso se ha colgado de la Web del ayuntamiento una versión en inglés.

Del mismo modo, debemos volver a repetir que tal programa me parece, “en teoría” loable. No obstante también es imperativa y necesaria una serena reflexión, ya que “no es oro todo lo que reluce”  ¿resultan viables?, e incluso en el caso de algunas de las propuestas concretas, ¿Cabe la posibilidad de que para nuestra sorpresa sean contraproducentes?. A menudo lo que sobre el papel parece una maravilla, en la práctica podrían tornarse en pesadilla, al manos en lo que concierne a varias de estas ideas.  Y nos referimos a todo lo que leemos en la prensa y visionamos en televisión, al margen de este programa denominado Madrid+Natural. Recoger la antorcha para actuar como abogado del diablo no es de mi agrado, ya que a mí personalmente, como a la mayoría de vosotros, me encantaría vivir en una ciudad sustentable, sana y esplendorosamente verde. Con tal motivo haré uso del material colgado en los palabros hipervinculados previamente.

 Pero vallamos ya al caso de las denominadas cubiertas sostenibles y azoteas frescas….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

El Mito de los biocombustibles y el cambio climático. Fraude Social, degradación de tierras, contaminación y política insensata

fraude-biocombuestibales_0

Fuente: Google Imágenes

Hoy voy a ser breve, ya que la noticia que os vamos a mostrar lleva el título de “Los combustibles ‘bio’ contaminan más que la gasolina o el gasoil”. Y como veréis abajo, llevo 11 años clamando lo que a esta “Smarinteligentia” global ha tardado  más de un decenio en reconocer. Podéis ver las fechas de las entregas abajo. La nota de Prensa, recoge informes y comentarios de la Unión Europea y grupos ecologistas, tras toda la parafernalia y mucho más que hemos padecido durante al menos una década desde esas mismas fuentes. Y digo “mucho más” porque uno no sabe por dónde empezar, al margen de pensar ¿Cómo es posible que hasta ahora tanto político, experto y sabio, no se percatara del serio problema que personalmente venimos denunciado desde los inicios de tamaño disparate (al menos once años). Cabría también mentar que la propia Unión Europea y los grupos ecologistas (a los que en estos temas denominaba de salón) defendieron promovieron e incentivaron económicamente estas execrables prácticas desde el punto de vista del sentido común, así como de la lógica científica. Y ahora ambos, súbitamente se ponen al frente de la las denuncias. Es algo así como si nos escupieran a la cara: “si lo he dicho y hecho,ya no me acuerdo”. Ellos que lo hacían todo para paliar el efecto de invernadero, se han subsumido en un estado amnésico profundo, por no decir que parecen un serio estado deterioro mental, o quizás el mal del Alzhéimer se ha adueñado de todos los que gobiernan nuestras vidas. ¡Gloriosa estulticia!.

Y así aumentaron el hambre en el mundo, atentaron contra la soberanía alimentaria de muchos países por el acaparamiento de tierras, degradaron suelos y ecosistemas, y de paso indujeron una considerable pérdida de biodiversidad, etc. etc. etc. Miles de millones gastados en balde, o no, ya que ahora la situación que han provocado es mucho peor que la que había con anterioridad a la moda de los biocombustibles, tanto para el ciudadano como para la naturaleza. Hay varias preguntas del millón que se me antojan incuestionables.

Nuestros políticos son unos ignorantes o simplemente corruptos (véase más adelante).

Las multinacionales del agronegocio han arrasado vastas extensiones de terreno dedicado a la alimentación humana y la vida salvaje.

Las multinacionales han se enriquecido a costa de los pobres, aunque también de los ciudadanos de los países de industrializados, ya que, la producción de biocombustibles ha sido  incentivada con generosos fondos públicos que provienen de nuestros bolsillos.  Y luego nos vendían coches “ecológicos”. Me callo porque……

Los responsables de la política científica se han gastado miles de millones en investigación.

Los científicos, o no tenemos espíritu crítico, o somos tontos de capirote, o peor aun estamos en connivencia en una trama casi satánica.

Los investigadores han publicado decenas de miles de trabajos, la mayoría de los cuales deberán pasar al vertedero de la ignominia. ¿Tampoco resta ni atisbo de sentido común en la clase científica?.

Los ecologistas defendieron tales prácticas a capa y espada, a pensar que incluso el precio de un kilo de producto para consumo humano era más caro que enchufarlo en una gasolinera a los automóviles. ¿Así se palia la alimentación de una población de desheredados de la Tierra?.   

Cuantas iniciativas en pro de la humanidad y el medio ambiente podrían haberse logrado, de destinar, reitero, miles y miles y miles de millones de euros o dólares en pro de evitar la contaminación y el calentamiento climático de haber usado el sentido común.

Se multará en poco tiempo a los coches que usen biocombustibles, tras incitar a su uso?

En alguna ocasión hemos defendido que no resta vida inteligente en el planeta. Pero quizás lo que ocurra es que toda la gobernanza mundial son una banda de ladrones y sinvergüenzas.

Abajo os dejo la nota de prensa. Esta vez adelanto los post (sin ser exhaustivos) en los que hemos denunciado la crónica de este desastre anunciado ya que nos informan mucho más que la susodicha noticia.   

Quizás no seamos muy listos, pero si miramos alrededor………  

 Post previos publicados sobre el tema.

Biocombustibles: Un Atentado Contra el Medio Ambiente

De la Eco-política a la Eco-miseria: Sobre la Crisis Alimentaria 2007-2008 y El Papel Desempeñado por los Biocombustibles

 Biocombustibles o Cultivos Energéticos: ¿Mito o Realidad?

Tierras Marginales y Biocombustibles de Segunda Generación: Otra Gran Mentira

 Producción de Biocombustibles a partir de Residuos Lignocelulósicos: Riesgo sobre la Productividad de los Suelos

 Biocombustibles Agroenergéticos: Fuel para los Ricos y Hambre para los Desheredados

 Contaminación de Suelos y Biocombustibles: Las Mareas Rojas y Puntos Muertos

 Biocombustibles y Desarrollo Rural: Replicando a Fco. J. Tapiador

 Sobre Biocombustibles y Un Nuevo Estilo de Blogs

 Cultivando Biocombustibles y Sus Repercusiones en América Latina: Una Reprimenda a la Prensa y los Científicos Españoles

 ¿Biocombustibles o Biodiversidad?: Crónica de un Problema Anunciado

 Biocombustibles: ¿Salvaguarda Ambiental o Genocidio y Desastre Natural?

 Agroenergética: Deterioro de los Suelos y Degradación del Medio Ambiente (Biocombustibles)

 Globalización Económica y Energía o ¿Locura Colectiva?: Del G8 a la OPEP Pasando por El Vaticano

 La Objetividad de los Científicos: “Los apologetas”

 El Hambre en el Mundo, Falta de Suelo Agrícola, La Mala Política Global, La Volatilidad de los Mercados, Guerras y Piratas

 La Crisis Económica Mundial y el Tsunami Alimentario: Las Sinrazones de un Mundo Insustentable y el Club de Roma

 Tierras Marginales: Un Concepto Peligroso y Confuso

 La Guerra del Suelo y la Guerra del Agua: Postcolonialismo Ecológico

La Pérdida de Biodiversidad en la Agricultura Industrial

 Agroenergética ¿Una alternativa ética con soluciones científicas? (Salvador González Carcedo).

 La Trastienda del Protocolo de Kyoto: El Negocio de la Energía y los Nuevos Riesgos para el Medio Ambiente

 El Futuro de la Agricultura y sus Enfrentadas Alternativas

 Cambio climático, Multinacionales y Fraude Científico

 Incendios Forestales y Quema de Rastrojos: Efectos sobre la Calidad del Aire y Salud Humana

 La Acidez de los Ultisoles: Sobre Gobiernos, Industrias Agroalimentarias y los Desheredados de la Tierra (El Caso Carimagua, Colombia)

La noticia………

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

cudades-cerdes-de-2050

Las Ciudades en el año 20150 según Loving Trends

Manuela Carmena, la alcaldesa de la Ciudad de Madrid, junto a su equipo municipal, presentó hace meses al público y periodistas un ambicioso plan denominado Madrid+Natural, cuyo objetivo reside en que esta urbe llegue a convertirse, en la medida de lo posible, en una ciudad verde. Con vistas a alcanzar estos objetivos se han propuesto diversas iniciativas al respecto como lo pudieran ser las fachadas ajardinadascubiertas sostenibles, urbanismo resiliente,azoteas frescas, infraestructuras verdes, vegetación en las calles, restauración de riberas, superficies permeables, huertos urbanos, vegetación adaptada, revegetación de solares, bosques urbanos, sombreados estacionales, microclimas con agua, áreas inundables y drenaje sostenible. Los contenidos de cada una de estas iniciativas puede descargarse pinchando en sus respectivos enlaces o conjuntamente. Incluso se ha colgado de la Web del ayuntamiento una versión en inglés. Tal programa me parece “en teoría” magnifico. Ahora bien: ¿resulta viable, e incluso en el  caso de algunas de las propuestas concretas prudente?. Sobre este tema vamos a hablar en varios post, ya que tales ideas son “en primera instancia” aplicables a numerosas urbes del globo. Eso sí, veremos que no es oro todo lo que reluce y quizás en algún caso, de llevarse a cabo, pudieran convertirse en una verdadera pesadilla.

Yo personalmente tengo una profunda admiración y simpatía por nuestra alcaldesa (ala cual voté en las últimas elecciones municipales) y toda su trayectoria profesional como jurista, comenzando desde la trágica matanza de Atocha, en la lucha que mantuvimos con vistas a erradicar la dictadura fascista. Obviamente ella no ha elaborado todo este programa que, bien venido sea si finalmente separamos el grano de la paja, por cuanto reitero que algunas ideas pueden dar lugar a resultados francamente negativos. No me encontraba aquí esos días, no leí los periódicos a la hora de su lanzamiento mediático, por lo que me enteré agracias al magnífico blog  de Javier Dufour, denominado Energía y Sostenibilidad, si bien el post fue redactado por Raquel Portela. Excelente narrativa, por cierto.

Cuando comenzaron a popularizarse las ciudades verdes con sus fachadas verdes, la idea me pareció maravillosa, por lo que indagué en el tema e intenté reflexionar mucho más. Pronto comenzaron a surgirme dudas. Seguidamente detecté falacias y fraudes. Expondré un ejemplo. En una exposición  a la que asistí personalmente, pero también en diversas fotos que aparecen en Internet, pueden visionarse pasillos cuyas paredes se encuentran adornadas de esplendorosos musgos y otras plantas. Comencé a cavilar como podían mantenerse con tan poca luz y regarse sin que los escurrimientos del agua usada mancharan nada. Un buen día pasé por una nueva tienda en la que aparecían y se comercializaban productos con la misma apariencia. Entré y pregunté. Al parecer, existe un procedimiento por lo que cual, si se extrae el agua rápidamente y se sustituye por un producto del tipo de la glicerina, los vegetales quedan momificados, no distinguiéndose de las plantas vivas (se rompen igual, su tacto es el mismo, mantienen su verdor, etc.). Tan solo un pequeño detalle sin importancia: si se exponen a una luz solar intensa, la clorofila se degrada y se descubre que se trata de un verdor momificado. Eso sí me comentaron que tal proceso podía tardar muchos meses e incluso algún año.Tengo dos paneles así en mi casa desde hace años, ya que no necesitan mantenimiento y son bonitos, aunque hay que mantenerlos a la sombra. El problema estriba en que en diversas exposiciones los usan para comercializar “paneles, que según los vendedores estan compuestos por “especies vivas”. ¿Qué ocurriría después con los ingenuos compradores? Lo desconozco. Una estafa, sin paliativos.

Pero existen muchos más motivos de preocupación, algunos de los cuales los iré desgranando en sucesivos post.

No dudo de que el equipo de Carmen Carmena actúe de buena fe y con la mayor ilusión, como tampoco que algunas de las ideas que proponen puedan levarse pragmáticamente a la práctica. Ahora bien, ni mucho menos todo lo propuesto. A partir de las ideas iniciales debe andarse un largo trayecto hasta desarrollar los procedimientos, técnicas y tecnologías para implementarlas en la práctica. Y aquí si dudo de que muchas de esas iniciativas no se queden por el camino, mientras otras, como la de la agricultura urbana sean poco deseables, por varias razones. Desearía que todo fuera viable pero no vislumbro el sendero a seguir, por desgracia. Tres de ellas son el enorme precio, la logística imprescindible y la mano de obra requerida, que tampoco será escasa precisamente. Obviamente, “Roma no se construyó en un día”. Serían necesarios muchos años, enormes cantidades de fondos económicos, etc. Quizás, de llevarse a cabo mejoremos “un poco” la calidad ambiental de nuestras ciudades. Ahora bien las urbes verdes no están al alcance de nuestras manos, sino de nuestros deseos.

De hecho en la asignatura que impartía de “metodología de la investigación científica”, en la Universidad Politécnica de Madrid, uno de los tres trabajos que debían llevar a cabo los alumnos estribaba exactamente en analizar la viabilidad de un proyecto como este. Les explicaba a los alumnos lo que se vende en la prensa, general e incluso en la especializada. Seguidamente, les detallaba que en su exposición oral debían responder a una serie de preguntas, bastante razonables. por supuesto. Cuando finalmente se suben a la tarima y exponían sus conclusiones, la mayoría concluyeron que un proyecto de ciudad plenamente verde e incluso moderadamente verde era absolutamente inviable. En consecuencia y reconociendo que no me encuentro en posesión de verdad, iré editando esta serie de post para que me reprochéis, si es el caso, en qué me equivoco. Y por hoy dejo el tema aquí.

Os dejo abajo algún material adicional, para que podáis comenzar a reflexionar, así como reproduciendo una vez más los enlaces con vistas a que los interesados puedan bajarse algo de material bibliográfico sobre el tema.

Juan José Ibáñez

Continuará………….

(más…)

Etiquetas: , ,

Las Noticias de los Gabinetes de Prensa Institucionales: ¿Cuándo se perdió la ética?

gabinates-de-prensa-fuente-barcelona-alternativa 

Gabinetes de Prensa Científica. Fuente: Barcelona Alternativa

Desde finales de la década de los 90 del siglo XX, decidí no volver a entrar en el juego de la prensa, ya fuera científica ya de ámbito general. La misma postura adopté respecto a las entrevistas de radio y televisión. Tan solo si se me permiten revisar y corregir si hay errores en lo que van a publicar, radiar o televisar acepto. Y claro está, para mi satisfacción, lo que yo denomino objetividad es considerado por muchos periodistas como inquisición. Entendían que yo era una especie de Tomás de Torquemada. Mi déspota pretensión estriba en pretender que al público le llegaran noticias fidedignas, entendiendo en este contexto como tales, aquellas en las  que se reprodujeran al pie de la letra lo que personalmente había respondido a las preguntas de los entrevistadores. Es frecuente que en radio y TV graben varios minutos y luego emitan unos pocos fragmentos de la entrevista. Y al hacerlo, muy a menudo, desvirtúan el mensaje que deseaba transmitir, al cortar y pegar fragmentos, soslayando el contexto. En la prensa escrita, cuando el periodista desconoce por completo el tema sobre el que versa la noticia, las barbaridades que escriben son muy a menudo enormes. Pues bien, a veces cedes creyendo que esa vez será diferente, pero desgraciadamente no es así. Y como en los últimos años la imagen lo es todo y el contenido lo de menos, con tal de que llame la atención del público, la mala praxis de buena parte de los profesionales alcanza cotas indignantes y/o hilarantes, según se mire.

Los reportajes de revistas como Science y Nature

En principio cabría pensar que las notas de prensa de los gabinetes de prensa institucionales (es decir los que publican las universidades y organismos científicos), fueran más objetivas que las de la prensa general. Pero resulta que tampoco es así.   Ni tan siquiera se libran los reporteros de revistas de tan ¿sublime? prestigio como Science y Nature. En 2015 un periodista que trabaja para la revista Science (un tal Michael Tennesen) contactó con cuatro expertos en edafodiversidad con vistas a entrevistarnos sobre el tema de la extinción de ciertos tipos de suelos. La nota de prensa la he encontrado en acceso abierto en la Universidad de Duke y podéis leerla vosotros mismos bajo el estúpido título de Rare Earth (Tierra Rara).  Pues bien, o Michael no se entera de nada o alguien fue bastante mentiroso, me imagino que Alex (aunque no lo puedo asegurar) ya que  el reportero pone en su boca, es decir entrecomilladas, una enorme sarta de mentirasEl título resulta por otra parte esperpéntico, si tenemos en cuenta que lo que se entiende por “tierras raras” no tienen nada que ver son la edafodiversidad y la extinción de suelos, pero “debe vender más”. Para aquellos que lean esta noticia, garantizarles, como queda atestiguado en mi Researchgate,  y más concretamente en este artículo, que lo que yo publiqué acerca del tema, y lo que comenta Alex, todo según el Sr. Tennesen, no fue en lengua española sino en inglés,y además en esas revistas denominadas de impacto. Otro colega norteamericano entrevistado también se tiró de los pelos al leer el reportaje. Por lo tanto ya ni de una revista como Science se puede uno fiar, ya sea por los errores y/o tergiversaciones de los reporteros, ya por las falsedades de las opiniones vertidas por algunos de los entrevistados. Es el deber de estas editoriales corroborar los contenidos que publican, aunque a menudo, no lo hacen, poniendo en duda su profesionalidad y credibilidad.  No se trata de una rareza, sino de un modo de proceder que ya ha suscitado numerosas críticas por parte de bastantes científicos.

Gabinetes de Prensa Institucionales

Pero meses después me quedé aún más anonadado cuando un amigo y colega (llamémosle “Pepe”, para abreviar, aunque no sea su verdadero nombre) perteneciente a una de las más importantes Universidades Politécnicas de España fue telefoneado por el gabinete de prensa correspondiente al objeto de lanzar otra nota de prensa sobre los hallazgos que habíamos publicado recientemente en una revista, de alto prestigio en nuestra especialidad, pero que desde luego que no alcanza el renombre de Science.  Obviamente, huelga decir que  mi amigo era también coautor del estudio. Ambos acordamos redactar el contenido juntos, remitiéndolo  a la postre al periodista del mentado gabinete de prensa.  Pero a este último no debió satisfacerle nuestro escrito.

El mentado gabinete de prensa consideró que todo o la inmensa mayoría del protagonismo debía recaer sobre el profesor de su universidad. Y así nos reenvío nuestro documento profundamente modificado que debiera enmarcarse y situarlo en un lugar de honor en el ranking de la antología de los mentirosos/tramposos/fuleros. En el escrito que proponía publicar el mentado gabinete, mucho más breve que el enviado (algo usual) de mala manera (es decir escogiendo fragmentos insustanciales y ordenándolos a su ¿conveniencia?), entrecomillaba frases del texto que eran mías poniéndolas en boca de mi colega. Realmente no se trataba de una entrevista sino que nos habían solicitado una síntesis de los hallazgos, pero lo retorcieron todo, para que a la postre, pareciera lo que no era: una falsa/farsa entrevista. Así se ahorran pagar a un reportero ¿verdad? Obviamente yo era mentado de pasada, como un coautor de importancia secundaria, a pesar de figurar el primero. Pepe desconcertado me envió el documento que deseaban publicar preguntándome que debíamos hacer. Fueron más de tres propuestas y contrapropuestas las que tuvimos que padecer hasta que el texto fue aceptado. Era paupérrimo de solemnidad. ¡Aceptado debe entenderse como rechazado, ya que no volvimos a saber nada de ellos, como tampoco del simulacro de entrevista a publicar!. Si la estrella rutilante en el firmamento no era de esa institución, nada de nada. 

Lo que resulta palmario es que, como mínimo, el lector no debe fiarse de los contenidos que publican muchos gabinetes de prensa, a los que la objetividad científica no les interesa en absoluto, tan solo dar publicidad de su institución, y si hay que mentir descaradamente, pues se miente y ya está.  Personalmente estuve tentado de decirle a Pepe que no modificara ni una coma de su primera contrapropuesta para luego denunciar el hecho, exponiendo lo finalmente publicado y lo que remitimos. Seguidamente lo hubiera colgado en este post y enviado a un rotativo nacional, por si querían dar cuenta de ello y abrir la caja de pandora. Sin embargo, tal modo de proceder habría perjudicado mucho a mi amigo Pepe, que no era en absoluto responsable de este proceloso modo de proceder, sino todo lo contrario.   

Para mostraros que no se trata de una rabieta personal, os expondré otros dos casos en los que yo no estoy implicado. Pero recordar que existen cientos o miles como los aquí narrados. Yo no paso de ser una víctima más, un mero ejemplo. Hará un  par de años tres gabinetes de prensa, de otras tantas instituciones científicas españolas publicaron noticias sobre el mismo artículo en el que habían intervenido investigadores de las mismas.  Pues bien, al margen de que los títulos inducían a pensar que el peso del estudio había recaído en los expertos de sus respectivas instituciones, ocurría lo mismo: entrecomillaban como frases textuales de los “presuntamente entrevistados” comentarios que.…. mejor me callo. Una de ellas pertenecía a una nación o comunidad autónoma histórica que comentaba algo así como “investigadores de esta nación publican en   Science o Nature. Flaco favor hacían estos nefastos plumillas a sus naciones o CC.AA., ya que parecía que fuera el primer artículo que lograban publicar sus investigadores de la misma en una de estas fabulosas revistas, lo cual resultaba ser rotundamente falso, por fortuna. Pero como este tipo de periodistas son unos catetos…, y tan fiables como los políticos…

Finalmente os comentaré que un investigador que conquistó un premio nobel, juro no volver a publicar enScience o Nature, tras ver que en un artículo que remitió, tras de ser aceptado, la editorial habían modificado, sin aviso alguno, el título y alguna frase del resumen, para hacerlo más llamativo, pero que en opinión del afamado científico, distorsionaba la verdadera naturaleza del estudio.

Resumiendo, al margen de nuestros propios pecados, los científicos nos encontramos indefensos ante tanta tropelía de la prensa general, gabinetes de prensa, pero también de los caprichos y veleidades de los responsables de las revistas que con consideradas “divinas” como lo son Science o Nature.

¿No queda ni un atisbo de decencia, decoro o ética en el mundo de la actividad científica?. Vivimos tiempos convulsos en donde los políticos e Instituciones Internacionales engañan a los pobres ciudadanos, una vez sí y otra también. Defiendo en este blog que el comportamiento de los miembros de la comunidad científica es un mero reflejo, de los valores que atesora la sociedad en un momento dado de la historia. ¿Pero a que valores nos referimos?.

Sinceramente no logro entender a muchos colegas que se matan por salir en la prensa a pesar de poder poner en riesgo su prestigio. ¿Y a mí que me importa lo que piensa mi vecina?.  

Nos dirigimos a un futuro, que de no cambiar, la  decencia, decoro, moralidad y ética, brillarán por su ausencia, estando como ciudadanos en manos de personajes que recogen de la mala praxis, el fraude y la mentira, sus nuevos valores y modos de vida. Posiblemente a esto también lo denominen ¡enprendimiento!. No sigo porque…….

Juan José Ibáñez  

Etiquetas: , , , , , ,

Disciplinas Maduras e Inmaduras: ¿Hay disciplinas maduras?

salvador-dali

Salvador Dalí. Fuente: Arte y Diseño

El primer día de clase que imparto la asignatura de “La Metodología de la Investigación Científica”  en un Master de postgrado de la UPM, comienzo afirmando. ¡Todos lleváis ya siete años en la universidad, en una carrera de ingeniería, por lo que sabéis sobradamente que es la ciencia o la tecnología. ¿No?. Todos asienten sonriendo y asintiendo con la cabeza. Supongo que deben pensar este profesor es idiota.  Y continuo: ¿Si?. A ver tú: ¿qué es la ciencia?. Y ahí comienzan sus tribulaciones, dudas, titubeos e incoherencias.  Seguidamente, y una vez han comprendido que el asunto dista mucho de ser trivial, espeto: ¿pero al menos sabréis que distingue la ciencia de otros tipos de conocimiento humano?. ¿No?. Y vuelvo al turno de preguntas, aunque esta vez ya ni sonríen ni asienten. Comienzan a ponerse nerviosos. Cuando la clase va dando a su fin les provoco con otra pregunta: ¡Resumiendo!: ¿Tras siete años aquí, se supone que estudiandono sabéis ni en que consiste vuestra actividad?. ¡Silencio sepulcral!. Sonrío y termino señalando ¡tranquilos la mayor parte de los científicos tampoco!. Por eso estáis aquí. Yo os explicaré estas cosas, aunque no hay respuestas sencillas y sí mucha confusión al respecto.

Hará aproximadamente dos años un colega del CSIC en la “Semana de la Ciencia”, me invito a que impartiera en su Instituto una charla sobre filosofía de la Ciencia. Sinceramente dude mucho, ya que comenzar preguntando  a mis colegas ¿qué es la ciencia?, ¿Qué es el método científico? , podía dar lugar a que me lincharan por sentirse ofendidos. Siendo menos provocativo, seguí el mismo discurso. Y según mi amigo, a buena parte de los investigadores que asistieron les gusto la disertación.

No soy un listillo, que martirizo al personal pretendiendo demostrar que atesoro unos conocimientos enciclopédicos, sino más bien todo lo contrario. Si un día me propuse indagar sobre esos temas, fue el producto de un infortunio, de una enfermedad, que según los galenos, me impediría seguir investigando en el campo los suelos. Me iba, según ellos, a quedar inválido. Dicen que cuando “Dios cierra una puerta, abre una ventana”. A mí me abrió un ventanal, si bien los galenos se equivocaron, afortunadamente.

No existe contestación inequívoca a las preguntas que les hice a los alumnos. Pero hagamos otras, ¿Qué es la vida? ¿Qué es una especie biológica? ¿Qué es un suelo? Y así ad nauseam.  En este sistema de bitácoras un catedrático de física intento abordar el asunto haciendo gala de una ignorancia supina. Su post me soliviantó, por cuanto discernir que lo que no es ciencia es superstición, deviene en juzgado de guardia y una posterior y larga condena en una mazmorra. Y así comencé a impartir en esta bitácora el  “Curso Básico Sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia”, que dicho sea de paso ha tenido una gran aceptación.

Y es que realmente, en casi en ninguna facultad del mundo se enseña a los alumnos en que consiste la filosofía de la ciencia, y cuando ocurre suele ser en las facultades de humanidades.  ¿Curioso no?. La mayor parte de los filósofos de la ciencia fueron matemáticos y físicos que aportaron grandes hallazgos a sus respectivas disciplinas científicas. ¡No, no eran profesores de humanidades precisamente!, algo que la gente ignora por completo.

Pero si retomamos las preguntas implícitas en el título del post. Resulta que un biólogo no puede definir la vida inequívocamente, un taxónomo que es una especie biológica (se han propuesto más de 24 conceptos), y la definición más aceptada resulta ser la que genera mayor confusión. ¿Y qué decir de un suelo o del propio universo?. ¡Peor aún!.

Para ofrecer un concepto o definición de vida, no digamos perfecto, pero al menos cerca de serlo, haría falta entender realmente que es la vida en toda su plenitud y esplendor. Y para comprenderla en su enorme complejidad resulta imperativo conocer todos los vértices de un poliedro de miles de caras o facetas. Pero hablemos de física: ¿Qué es la materia: cuales son los elementos constitutivos de la materia?. ¿Lo sabemos?. Conocemos algo, pero queda mucho por indagar.  

Si entendemos como ciencia madura una que puede definir en toda su plenitud su objeto de estudio, pronto deberemos aceptar que no existen ciencias dignas de llevar tal calificativo, ya que de lograrlo, prácticamente  habría cumplido todo su cometido. Entender la vida o la materia plenamente nos conduciría ineludiblemente a poder hacer casi cualquier casa con ellas. Pero no es el caso. Utilizamos los vocablos de “ciencia madura” con una candidez que raya con la estupidez. Como se dice en España que atrevida es la ignorancia”. Empero son muchos los científicos que creen trabajar en disciplinas maduras. Y si se les lleva la contraria se enfurecen. Reitero: “que atrevida es la ignorancia”. No necesitamos una pequeña dosis de humildad, sino cantidades ingentes.

Algunos afamados científicos (bastantes premios nobeles entre ellos) suelen vaticinar que “en X años entenderemos ”perfectamente la materia”, la vida o lo que sea”. Ser un gran experto en na especialidad concreta, dista mucho de poder considerase a uno mismo o a los demás personas sabias. Son eruditos en lo suyo pero nada más.  Sus profecías no proceden de la sabiduría, sino justamente manifiestan lo que a posteriori dicen detestar en nombre de la c¡ciencia: “la magia” y una “bola de cristal”.  Y como suelen ser nefastos para esas lides, no dan una en el clavo ni una vez. Nunca se cumplen sus predicciones.

La historia de las ciencias nos narra que, “en ocasiones”, la comunidad científica cree haber dado en el clavo. Empero pronto surgen refutaciones contundentes y hay que volver a empezar (“begin to begining”). Nos vendría muy bien a todos que nos impartieran  un buen  “Curso Básico Sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia”, ya que personalmente soy un aficionado, aunque apasionado por este tipo de conocimiento.

A algunos colegas les aterra ese desconocimiento, no queriendo reconocerlo. Hay que aprender a vivir en la incertidumbre. Pero mientras tanto, y a la hora de llevar a cabo esa maravillosa aventura que resulta ser la indagación científica, debemos clamar esa fantástica frase: “ser realistas y pedir lo imposible”.

Juan José Ibáñez

Etiquetas: , , , , , , , , ,