‘Ecología y Biogeografía post posteriores a agosto de 2009’

El extraordinario efecto en los ecosistemas Polares de los suelos ornitogenéticos

nitrato-de-chile-y-fertiliad-del-antartico 

Fuente: Arriba imágenes tomadas por Juan José Ibáñez, abajo Google imágenes

La nota de prensa que abordamos hoy se me antoja curiosa y muy interesante, pudiendo considerarse como una continuación de un post que redactamos hace nueve años y que lleva por título: “Las Aves y los Suelos (Suelos Ornitogénicos): El valor del Guano, que posiblemente sea el mejor fertilizante del mundo.  Empero va mucho más allá al mostrar que el guano es esencial para el funcionamiento natural de los ecosistemas terrestres antárcticos. Este fertilizante natural depositado por pingüinos, focas y otros animales desencadena una serie de procesos que fertilizan el medio natural en aquellos gélidos lugares, haciendo prosperar musgos y líquenes, así como creando abundantísimas comunidades de organismos del suelo, más allá de donde se deposita. Y así los animales mostrados y otros semejantes generan suelos denominados ornitogenéticos y estos a su vez generan ecosistemas mucho más ricos en nutrientes. Por lo tanto sin esta tipo de edafotaxa, los paisajes de suelos antárticos serían menos productivos y biodiversos.  En cualquier caso cabe mentar que tal proceso acaece también hasta los trópicos, cuando a la megafauna aludida la dejan medrar a la orillita del mar. De hecho, al menos algunas de las culturas precolombinas de la costa del Perú ya daban buena cuenta del guano con vistas a fertilizar sus áridos territorios costeros.   

 Ya os comenté, en aquel post, como son las heces de estos animales imprescindibles para completar el ciclo reproductivo de las aves que las eyectan. Las heces, es decir el guano se cumula en sus colonias, aportando ricos nutrientes al suelo. Tales excrementos ricos en nitrógeno, que a la postre es asimilado por la vegetación, lixiviado al agua, o evaporado a la atmósfera en forma de amoniaco. Ahora resulta que, según los autores: “el amoniaco es recogido por el viento y arrastrado hacia el interior del terreno emergido, y este se abre camino en el suelo, proporcionado el nitrógeno que los productores primarios necesitan para sobrevivir en este paisaje“, generalmente cubierto de musgos y líquenes. Sin embargo tal proceso cubre una extensión que supera ampliamente el área de las colonias de focas y pingüinos. Puede defenderse pues de que esta megafauna causa islas de biodiversidad y fertilidad al formar sus propios ,suelos, indispensables para completar su ciclo de vida. En la mentada noticia puede leerse también que: “los ecosistemas polares tienden alcanzar una altisima abundancia de invertebrados en comparación con los ecosistemas de latitudes medias (…)  Un círculo de nutrientes, conocido como la huella de nitrógeno, rodea la colonia. Lo que ha sorprendido a los científicos reside en que extensión de dicha huella no parece encontrarse relacionada con las condiciones climáticas, sino que depende en gran medida de la cantidad de animales presentes en las colonias. Utilizando esta información, Bokhorst y su equipo pudieron mapear puntos calientes de biodiversidad en toda la península (..).Hallamos una fuerte asociación entre la presencia de colonias de pingüinos y la biodiversidad de invertebrados terrestres. La presencia y el tamaño de las colonias de pingüinos se pueden cuantificar a través de satélites”.

Abajo os dejo la noticia original y mi pedestre traducción al español-castellano. Ahora bien, en último lugar os dejo su contenido traducido mucho más correctamente por Agencia SINC (La Ciencia es noticia). Os recomiendo este página Web sobre prensa científica en general.

No puedo evitar avocar mis viajes infantiles de Madrid al pueblo de mi Madre en Alicante. Las estrechas y maltrechas carreteras de hace cincuenta años se encontraban jalonadas de carteles entre los cuales, como en el mosaico que os expongo al comienzo de la entradilla, aparece una que se repetía sin parar en el curso de aquellos tortuosos e interminables viajes, en coches sin refrigeración que apenas superaban los 60 Km/hora. Nos referimos al márquetin utilizado para comercializar en España el guano, conocido también por nitrato de Chile (y al parecer, del mismo modo por Nitro del Perú). Las dos fotos superiores son de mi propia cosecha, justamente tomadas en las Islas Ballesta de las tórridas tierras de Paracas en Perú.  

 No obstante cabría añadir otro elemento a la ecuación en el que no han reparado de los autores.   Lamentablemente hemos contaminado las aguas con todo tipo de compuestos hasta convertir nuestras las extensas masas de agua en un  vertedero azul y una repugnante plasticosfera. En consecuencia, vía cadena trófica, las focas, pingüinos y demás de fauna asociada, que consumen pescado contaminado por todo tipo de venenosos aditivos de origen antrópico, al margen de enfermar y alterar su ciclo de vida, si no se pone remedio, depositarán un guano repleto de contaminantes y entre ellos microplásticos.   Los autores del estudio han reparado en otros riesgos que podréis leer seguidamente, pero no en este, que resulta ser de gran relevancia, en mi opinión.  

 Os dejo ya pues con la noticia que interesará tanto a los amantes de la ecología como de la edafología.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

Paisajes agrarios y biodiversidad: Retornando al pasado para alcanzar la sostenibilidad perdida

0-pasejes-agrarios-retornando-al-pasado

Fuente: Google Imágenes, J.J. Ibáñez y J.L. González Rebollar

Entre tanta denuncia, redactar post como el que os mostramos hoy eleva los ánimos. Sin embargo, personalmente, también alimenta mi nostalgia. Posiblemente muchos de vosotros, más jóvenes que yo, no  lo entendáis. Júbilo, ya que por fin aparece alguna rendija que pudiera del lugar al retorno de la cordura. Melancolía por cuanto ya desde muy joven, atisbé, intelectual y visualmente,  los restos que permanecían de aquel naufragio causado por la agricultura industrial y los cánticos falsamente embelesados de la revolución verde de los años 60. Es decir la que terminó arrasando nuestros terroir o terruños, paso a paso, o como diría Antonio Machado, golpe a golpe, verso a verso. A mis 23 años, cuando entré con una beca predoctoral en el CSIC, la atmósfera de una Escuela Española de Ecología de los Paisajes Culturales y Agroecología emanaba sus fragancias en mi instituto, y yo quedé prendado de su principal figura, es decir  Pedro Montserrat Recoder. Nuestro paisaje es cultura e historia, y la cultura hace el paisaje, como nos lo explicaba sabiamente Pedro. Efectivamente los paisajes agrarios y su biodiversidad fueron en Europa, hasta la década de los sesenta del siglo XX, mucho más hermosos y ricos en todos los sentidos. Y me retornan a la cabeza “los Cantares de Antonio Machado”: “Hace algún tiempo en ese lugar, donde hoy los bosques se visten de espinos, se oyó la voz de un poeta gritar, “Caminante no hay camino, se hace camino al andar… golpe a golpe, verso a verso”.. Reitero que los paisajes culturales previos a la revolución agraria industrial eran enormemente ricos y variados. Empero esa envenenada revolución verde tornó la frondosidad en desierto y monotonía, envenenándola de paso. Y así, las dehesas de clima mediterráneo menguaron en extensión, mientras que bocages de los biomas templado húmedos, prácticamente desaparecieron. Del mismo modo la agricultura en mosaico de la montaña retrocedió hasta casi su práctica extinción. Así pues:  ¿agricultura ecológica o una agricultura industrial?;¿agriculturas tradicionales o agricultura industrial?”. Sin embargo, “el debate acerca de las agricultura ecológica y las tradicionales también se encuentra viciado. A pesar de todo, como ya os comenté en otro post: “ agricultura moderna es alimento y veneno para el hombre y la biosfera”, actualmente la balanza se inclina a retornar a esos principios abandonados en aras de un mal entendido progreso que ha conllevado miles de problemas (“pérdida de biodiversidad”, resistencia a los herbicidasy un interminable etc.) , a la par que añadido una montaña de arena al problema del denominado cambio climático.

Hoy os vamos a mostrar dos noticias traducidas al español-castellano que versan sobre estos temas. La primera abunda en nuestra pensamiento, si bien sus autores desempolvan, sin saberlo, las tesis de esas raíces anteriormente mentadas, como la de que la cultura hace paisaje”, que hemos defendido muchos durante décadas ante el desprecio, de la agroindustria, tocagenes y administraciones. La segunda nota de prensa muestra un interesante estudio acerca del balance entre rendimientos de la producción y pérdida de biodiversidad. Los datos resultan ser muy clarificadores.

¿Agricultura ecológica, conocimiento campesino o etnoagricultura?. En mi opinión todas se  encaminan en la misma dirección, siendo fértil estudiar y aplicar combinaciones, según ambiente y objetivos.   No debemos olvidarnos de que por fin se reconoce que “los policultivos son más rentables que Los monocultivos”. De hecho, la primera nota de prensa se me antoja un calco de la “agricultura ecológica-oriental, es decir, del método de Masanobu Fukuoka (ver su libro de libre acceso en Internet”). Digamos para finalizar esta entradilla que, del mismo modo ha terminado por reconocerse que la diversidad de esos paisajes culturales puede llegar incluso a sobrepasar la biodiversidad natural.

 Juan José Ibáñez

Continua………
Y me retorna la nostalgia al terminar. Recordemos de nuevo a Antonio Machado y su hermosísima interpretación musical con la voz y composición de Joan Manual Serrat:…

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Mercurio como contaminante global y posibles vías para la mitigación de su impacto

mercurio-contaminacion-deposicion

Fuente Colaje imágenes Google

La nota de prensa que os mostraremos hoy lleva por título: “Identifican un proceso que reduce la presencia de mercurio oxidado en la atmósfera”. En ella se expone una nueva propuesta metodógica con vistas a paliar sus dramáticos efectos sobre la biosfera, salud humana y, como no, los suelos que tanto nos interesan. En ella puede leerse por ejemplo, como: El nuevo proceso de fotólisis solar reduce el mercurio oxidado a mercurio elemental, dando lugar a un incremento importante del tiempo de vida de este metal en nuestra atmósfera y, por tanto, un aumento en las distancias que puede alcanzar desde los puntos de origen. El trabajo, que se publica en la revista Nature Communications, plantea una nueva opción para destruir este metal en la atmósfera y aportar cambios en su ciclo de vida en los ecosistemas terrestres y marinos. Ahora bien, se trata especialmente de evitar o mitigar sus efectos a larga distancia. También os exponemos otra noticia en la que los autores defienden que las cenizas, blancas o negras, que se depositan sobre el medio edáfico, tras los incendios forestales, podrían unirse a las formas reactivas de este elemento químico (especialmente en la ceniza a la que denominamos carbón negro o carbón vegetal), transformándolo en otras no reactivas, manteniéndolo en suelos y sedimentos, evitando así su liberación y contaminación en las aguas.

Ya hemos hablado de la contaminación por mercurio en diversas ocasiones. Incluso en algunos post explicamos que sus efectos dañan la salud humana desde tiempos ancestrales. Empero el impacto humado ha generados enormes emisiones de tal metal pesado hasta límites alarmantes. Dado el ciclo del mercurio y su transporte a enormes distancias de las fuentes de emisión, algunos expertos lo califican como contaminante global.  Abajo os exponemos ambas notas de prensa, así como bastante material con vistas a que entendáis, tanto de forma didáctica como técnica, cuales son las fuentes de mercurio, sus procesos de deposición en suelos y sedimentos, pero también lo efectos e impactos en los suelos, la vegetación etc.  Obviamente, del mismo modo os detallamos los post más relevantes que hemos publicado por el tema (no se trata de repetirse una y otra vez). Tener presente que, aunque, en el título de estas últimas no aparezca, en sus contenidos sin hablamos del mercurio, metal pesado, pero que muy pesado, en todos los sentidos. Espero que os sirva de introducción a alguno de vosotros. Gracias al Portal troposfera que, junto con Wikipedia, son las fuentes del material más didáctico que podréis leer abajo.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

La quema de los rastrojos de las cosechas: Implicaciones en la contaminación, salud humana y cambio climático

quema-rastrojos-y-contaminacion

Fuente: Colaje Google imágenes

 La contaminación y calidad del aire de las grandes urbes es materia de preocupación mundial. Son millones los ciudadanos que anualmente enferman o fallecen a consecuencia de este gravísimo deterioro ambiental. Y entre las grandes ciudades del mundo, me “llueven” las noticias que conciernen a Nueva Delhi y Beijín. Por ejemplo leer esta noticia.: “El aire de Nueva Delhi está tan contaminado que respirarlo equivale a fumar 45 cigarrillos al día”. La nota de prensa sobre la que versa el post que os mostramos hoy abunda en el tema, aunque va mucho más allá. El estudio se me antoja francamente interesante. Ahora resulta que el veneno que se respira allí, no obedece tan solo a las emisiones urbanas e industriales sino a también a la quema de los rastrojos agrícolas a nivel regional y con intensidad regional.  La noticia se encuentra también redactada, como para no tener que trabajar mejorando “algo” las pésimas traducciones de los ingenios tipo Google. Seré pues breve.

Ciertamente, he mentado dos ciudades que tienen el dudoso honor de encontrarse en la vanguardia del “top ten”  de mega-urbes inhabitables. Existen muchas más en el SE asiático. Sin embargo los países del denominado estado del bienestar/malestar no son ajenos a este problema, estando sus autoridades y ciudadanos muy reocupados. Así se restringe el tráfico, el acceso a las grandes ciudades por vehículos desde la periferia, etc. etc. Vivir en las ciudades resulta a todas luces insalubre. Por eso yame he comprando una casa en el campo para mi retiro.

Empero hay más. Si la quema de restrojos produce demasiado carbón negro, emitiéndose de paso otros gases nocivos para la salud y el calentamiento climático, debería calcularse en que magnitud a escalas locales y regionales. En lo que concierne al calentamiento de la atmósfera, la escala global resulta ser, incuestionablemente, la más pertinente. La investigación llevada a cabo debe ser motivo de consternación, preocupación y merecedora de investigaciones muy serias.  En hora buena a los autores.

Juan José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Diversidad y carga para una ganadería más sustentable: Lecciones del pasado

dehesas-y-poliganaderia

El ganado de las dehesas incluido este bloguero. Fotos: Juan José Ibáñez

La presente entradilla debe ser considerada como una continuación del post previamente publicado y que llevaba por título: “Paisajes agrarios y biodiversidad: Retornando al pasado para alcanzar la sostenibilidad perdida”. En este último encontraréis información complementaria. Sin embargo, en ambos casos nos topamos con el mismo problema. Si la prensa da por extraordinariamente novedosas, conclusiones archiconocidas desde hace más de medio siglo: ¿Qué puede uno pensar? Pues vamos allá, aunque dando un pequeño rodeo.

José Luís Gonzales Rebollar, experto en ecología pastoral y estimación de carga ganadera, fue merecedor del Premio de Andalucía de Medio Ambiente a su trayectoria profesional. Al margen de este hecho, es un más que entrañable amigo personal. Sus investigaciones sobre carga ganadera en España han sido un hito, por los caminos que ha abierto, como lo es el caso de demostrar que una de las mejores estrategias con vistas a limpiar el monte y los cortafuegos de maleza estribaría en desbrozarlas con ganado, previa siembra con especies pratenses del lugar. Tales estudios y algunos más, le aportaron galardones como el que podréis leer abajo. Por su parte a Teodoro Lasanta, otro excelente científico, le conocí hace varias décadas  y mantuvimos colaboraciones conjuntas en la de los 90 del siglo pasado. Luego, como consecuencia de caminar por diferentes “vías pecuarias” de investigación, con el tiempo y la distancia perdimos el contacto. ¿Y a qué viene toda esta desiderata ahora? Simplemente me basaré primordialmente en algunos de sus estudios con vistas a replicar el contenido de la nota de prensa, que parece novedosa aunque no lo es, en absoluto, al menos en sus conclusiones: “Más diversidad de ganado para mantener la biodiversidad y el funcionamiento de nuestros ecosistemas”: En principio, la única novedad estribaría en que se abordan de suelos, empero tampoco resulta ser el caso. Como veréis más abajo, también yo personalmente he publicado a cerca de la repercusión sobre el medio edáfico de la ganadería múltiple en sistemas agrosilvopastorales. Sin embargo, no soy el único ni mucho menos. Quizás la indignación que en estos momentos padezco, proceda de la siguiente frase de los autores entrevistados en la aludida nota de prensa: “Nuestros resultados son de vital importancia para mejorarla gestión de zonas de pastoreo en un mundo sobrepoblado”. Pues miren ustedes ¡No, No, y No!, ya que hace ya sesenta años que el pastoralismo, al menos el mediterráneo, dio buena cuenta de ello. Otra cuestión bien distinta estriba en que muchos jóvenes hispanoparlantes tengan alergia a leer estudios publicados en su propia lengua. Llegado a este punto, mejor me callo.

Estoy seguro, y sé que otros muchos colegas también, de que la nota de prensa da cuenta de una investigación en la que se han obtenido conclusiones semejantes en China. ¡Bien venido!  Tampoco me enoja que se publiquen estos resultados en una revista tan prestigiosa como el PNAS, como si se tratara de conclusiones sorprendentemente novedosas. Empero la modestia, como también conocer adecuadamente los antecedentes bibliográficos, son siempre preferibles a la arrogancia y posverdades. Siento una enorme tristeza de que ya los edafólogos en sentido estricto, y la mayoría de los pastoralistas que antaño abundaron, hayan sido erradicados de mi Institución, para que a la postre otros repiquen campanas ajenas. 

Durante la década de 70 y 80 del Siglo XXI, sistemas, como a los que se refiere la noticia que ha dado lugar a este post, despertaron el interés del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MaB) patrocinado por la UNESCO. Como os comenté en ese post anterior al que previamente he aludido, el pastoralismo ibérico se encontraba preparado para afrontar el reto gracias principalmente a una Escuela Española de Ecología de los Paisajes Culturales y Agroecología, en la cual destacaron  el IPE del CSIC con Pedro Montserrat Recoder, a la cabeza. “La cultura hace el paisaje”. Empero parece que sus trabajos y muchos más,resultan invisibles para las nuevas generaciones de científicos.  

Por mi parte, ya os comenté, en otra ocasión, que mi primera publicación científica, a finales de los años 70 del siglo pasado, fue acerca de las dehesas: “Propuesta de ordenamiento de los agrosistemas de dehesa en la Península Ibérica”, en la que ya se hablaba, por ejemplo, del uso de estos sistemas agrosilvopastorales para la obtención de “biofuel”, en un periodo en el que los precios de los combustibles fósiles generaron serios problemas económicos. Otras publicaciones posteriores, versaban sobre profundizar en el consabido efecto benéfico del pastoreo, con diversas especies ganaderas, sobre las propiedades del suelo, sus comunidades de invertebrados, etc., así en el propio pasto. Abajo os dejo las referencias y los enlaces para que podáis también analizar aquellos resultados. Pero a lo que vamos…. 

Teodoro Lasanta, del Instituto Pirenaico de Ecología del CSIC, dice mucho en poco espacio, acerca del papel que debe desempeñar del pastoralismo con múltiples especies ganaderas en el siguiente artículo:Pastoreo en áreas de montaña: Estrategias e impactos en el territorio”. Abajo os dejo, una pequeña porción del texto. Os ruego que la comparéis con el contenido de la nota de prensa y valoréis la novedad de la publicación de marras. Como comprobareis de lo que los autores nos hablan es de la Facilitación, proceso descrito por Lasanta y que hace referencia a otros previos, algunos de la década de ¡1960!. Nadie dudábamos de ello.

En fin…. Os dejo ya con estas noticias y material adicional sobre el tema. Si  bien, con mi secuestro de un fragmento de la publicación de Lasanta bastaría.  

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

El suelo y el Medio Natural: Reflexiones desde la Universidad (Antonio López Lafuente)

antonio-lopez-lafuente

Antonio López Lafuente: Genio y Figura hasta la sepultura cuando llegue que todavía es muy pronto….

Otra vez me ha permitido Juanjo asomarme al balcón, ahora que por desgracia está de moda (Pandemia de Covid-19), de su bitácora para compartir con vosotros algunas reflexiones relacionadas con el suelo y el medio natural. Deseo empezar dándole las gracias por esta nueva incursión que espero sea de algún interés. 

 Los que nos dedicamos a la  actividad docente e investigación en la universidad nos  encontramos pasando momentos de confinamiento, como muchas personas dedicadas a otras profesiones, lo cual nos está permitiendo tener más tiempo libre como para poder plantearnos algunas reflexiones, en este caso, acerca de nuestro trabajo, a la vista de las numerosas dificultades que nos estamos encontrando.

 Los profesores de universidad, como así lo establece la ley, debemos cumplir con dos misiones básicamente: (i) participar en la investigación del país, a través de los proyectos financiados por los distintos organismos oficiales, también de empresas privadas, pero claramente en menor proporción, y (ii) ocuparnos de la docencia de los futuros egresados. Esta ha sido la biga que ha mantenido el fundamento de nuestra universidad a lo largo de la historia. 

 Esta doble función que lógicamente en sus principios no va a cambiar, si bien es posible que se vea modificada con nuevos planteamientos a partir por el surgimiento  de la pandemia del COVID-19. Durante el tiempo de confinamiento estamos aprendiendo a marchas forzadas que no podemos seguir con los modelos tradicionales ni de investigación ni de docencia. La pandemia nos está ayudando a recordar que la investigación o se hace y se financia para potenciar equipos multidisciplinares, o no tendrá sentido de ser, y la docencia, o se hace desde la integración, no solo de los estudiantes, sino también del conocimiento, con una participación expresa de las nuevas tecnologías, ono tendrá garantías de calidad. Estos dos planteamientos no son nuevos, forman parte del frontispicio de nuestra profesión, pero parece momento de recordarlos si queremos tener en el futuro un mejor control de las distintas amenazas a que el planeta, y en especial el ser humano, va a estar sometido.

 Otra de las cosas que ha dejado claro este confinamiento es que no estábamos preparados para asumir tareas que empezaban a ser utilizadas, y de las que se hablaba mucho, aunque se ha demostrado lo lejos que nos encontramos para poder utilizarlas con rigor, me refiero al teletrabajo, o trabajo a distancia. Ni las empresas, ni las instituciones, ni los ciudadanos, ni los medios de que disponíamos estaban preparados para realizar una labor eficaz. Es evidente que algunas empresas, sobre todo en áreas concretas, el mundo de las finanzas, el entrenamiento a través de la red, llevan haciendo un trabajo de implantación desde hace años, lo que les ha permitido avanzar en este momento a un ritmo mayor, y seguramente han cubierto mejor sus objetivos. Pero sectores como la salud, la educación, la cultura, la alimentación, entre otros, necesitan impulsar de forma rápida la digitalización de sus actividades si no quieren encontrarse desfasados en los próximos años.

 Otra cuestión que merece una reflexión profunda estriba en analizar el papel de los ciudadanos en el devenir de la pandemia. Su colaboración está siendo fundamental para superar la catástrofe, si no se hubiera entendido que sin su participación no sería posible salir, los tiempos para superarla hubieran sido muy superiores y con consecuencias los estragos mucho más trágicos. Con ello se ha puesto de manifiesto la importancia de entender que los problemas cuando adquieren carácter global, como es el caso de la pandemia generada por el COVID-19, o del cambio climático, del que se lleva hablando décadas, o lo que fue en su momento la crisis económica producida por la quiebra de Lehman Brothers, afectan a cada una de las personas y es imprescindible la concienciación colectiva para superarlos.

 Ante esta concienciación de los grandes problemas a nivel planetario afecta a todos los ámbitos del conocimiento, es necesario que asumamos cada uno de nosotros muchos de los planteamientos que la ciencia está haciendo sobre diversos campos. Me centrare a partir de aquí en el suelo, que es lo que yo enseño en la universidad, y principal objetivo de esta bitácora.

 La erosión, la desertificación, la contaminación química, el cambio de uso, la perdida de materia orgánica, la permanente disminución de la biodiversidad, los cambios en los ciclos del carbono y el fosforo, en una palabra, la degradación del suelo, está alterando sus servicios ecosistémicos, tanto los que afectan a los sistemas biológicos y relacionados con el agua, como los vinculados con sus aspectos sociales y económicos. Estos hechos se llevan denunciando por parte de la comunidad científica desde hace años, y seguimos predicando en el desierto. Los suelos se siguen degradando, la perdida de superficie cultivable aumenta constantemente, lo que incide en los mercados económicos, en las hambrunas, en la migración, y esto se pone de manifiesto cada año con informes y planes estratégicos para evitarlo, que apenas se cumplen.

 Uno de los últimos intentos es la publicación de La Agenda 2030 que demanda el compromiso de los Estados para cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Esta Agenda fue adoptada en 2015 por la Asamblea General de Naciones Unidas y aprobada por los 193 miembros entre los que se encuentra España. El objetivo 15 es el dedicado a “vida de ecosistemas terrestres” donde se advierte de l imperiosa necesidad de: Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad.

 En el apartado de DATOS, podemos leer: 2.600 millones de personas dependen directamente de la agricultura, pero el 52% de la tierra utilizada para la agricultura se ve moderada o severamente afectada por la degradación del suelo. La pérdida de tierras cultivables se estima entre el 30-35 veces la tasa histórica.

Debido a la sequía y la desertificación, se pierden 12 millones de hectáreas cada año (23 hectáreas por minuto). En un año, podrían haberse cultivado 20 millones de toneladas de grano. El 74% de los pobres están directamente afectados por la degradación de la tierra a nivel mundial.

 Pero la degradación del suelo no afecta solo a los sistemas productivos, que ya sería suficiente, sino que también  genera la destrucción de los ecosistemas terrestres y tiene una incidencia muy importante en la salud de las personas.

La llegada al suelo de productos químicos procedentes de las actividades antrópicas, ocasiona daños de los que en muchos casos no se conoce cuál es su verdadero alcance, propiciando de paso que nos hagamos preguntas que necesitan una urgente respuesta porque de ellas va a depender la salud de muchas personas:

  1. No conocemos las complejas interacciones que tienen lugar entre las especies químicas del suelo.
  2. No se conocen los nuevos xenobióticos que están apareciendo en el suelo producto de reacciones orgánicas.
  3. No se conoce como afecta el cambio climático a muchas especies de microorganismos del suelo.
  4. No se conoce como afecta a los microorganismos la llegada de medicamentos (contaminantes emergentes).

Son muchos los planteamientos y muchas las incógnitas que surgen cuando hablamos del sistema suelo, pero hoy día, en nuestro planeta la especie humana no pude sobrevivir sin los suelos. La inversión en equipos multidisciplinares, desde la ingeniería a la sociología, pasando por ciencias de la salud, es necesaria si queremos tener respuestas que realmente sirvan a los problemas de la población. En las aulas, cuando explicamos Edafología, deberemos hacerlo desde el concepto de integración, como lo define María Moliner en su diccionario de uso del español, “integrar es hacer un todo o conjunto con partes diversas”, si queremos que nuestros estudiantes entiendan lo que significa “funciones ecosistémicas del suelo”. Y la población debe entender que no podemos aportar soluciones reales y duraderas si no comprende que el suelo es mucho más que el soporte que nos sostiene.

 Quiero concluir diciendo que deberíamos extraer conclusiones positivas de esta pandemia, la catástrofe está siendo tan grande en todos los campos, sobre todo en el número de víctimas, que necesitamos confiar en que no volverá a suceder, y para ello debe ser el conocimiento y la investigación, quien aporte esa confianza, porque es lo único que nos puede salvar. Concluyo con una cita del físico Richard Fyenman, que recoge Olle Häggström, en su libroAquí hay dragones. Ciencia, tecnología y futuro de la humanidad”, que por cierto me recomendó Juanjo, transcribe: “La ciencia es lo que hemos aprendido sobre cómo evitar engañarnos a nosotros mismos

 Comentario del bloguero que espera/teme Antonio: Veamos Antonio López Lafuente. Cuando comenzamos la andadura en esta bitácora entramos a participar cuatro colegas como blogueros responsables. Poco a poco fueron siendo abducidos los restantes, dejando de participar por los motivos más variados y comprensibles.  Uno de ellos resulta ser mi entrañable amigo Antonio, que además de gran investigación y docente, ha resultado ser un magnifico gestor, ocupando cargos de garn relevancia en España. Antonio, no tienes porqué pedir permiso para nada. Esta es tu casa. Siempre serás bienvenido. Obviamente estos asertos no causan ningún temor. Empero y  si digo con más asiduidad por favor….. Ahí … ¿Antonio dónde estás?…. ¿Antonio dónde estás?…. Me temo que salió corriendo. ¡en fin!…… Mi ”gozo en un pozo 

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Necrobioma (¿Necesita el mundo muerte y destrucción?)

necrobioma 

Fuente: Google imágenes

¡Qué bárbaro!. La ciencia de las ocurrencias: fenómeno emergente desde el advenimiento de las tecnociencias. El termino bioma era claro, conciso y usado ampliamente en la literatura científica. Sin embargo, a alguien se le “escurrió” acuñar el palabro microbioma y, así comenzó la conjura de los necios, creciendo el número de vocablos que finalizaban así…. Ya os hablamos de este asunto en nuestro post: “La Acrónimofilia o Como Hacerse Famoso en Ciencia sin Despeinarse”. Por poner otro ejemplo, también va poniéndose de moda el vocablo viroma. Y hoy por culpa del cerebro de “un  nuevo “iluminati” sufrimos el advenimiento del “Necrobioma”. Bien podría yo acuñar otro tan estúpido como el de bio-bioma, por cuanto los seres vivos… En fin me callo, ya que el biobio, tiene una clara acepción geográfica como bien saben en Chile. La nota de prensa que os ofrecemos hoy ha sido redactada por el mismo joven que acuñó el que da título a este post. Veamos que nos dicen en la enciclopedia libre: Necrobioma es  “la comunidad de organismos asociados con un cadáver en descomposición, según lo descrito en 2013 por Benbow et al.” Desde luego este joven no se si será talentoso, pero “no tiene abuela”, como decimos en España. Y por si quedara duda leer lo que comenta en la nota de prensa.  Para más inri: el título de la noticia en español resulta ser: “El mundo necesita muerte y destrucción”. Ni que él fuera el líder de los cuatro jinetes de la apocalipsis. Parece estar liándola y debe haber sido el el que ha soltado el coronavirus Covid-19 para dar fuerza a suss asertos. Habrá que perdonarle porque es un microbiólogo forense, y como todo el mundo ama su profesión (….), muchos terminan obsesionados. 

Todo ser vivo muere y sus restos vía la cadena trófica, pasan a ser ingredientes de nueva vida.  Hablamos de la cadena trófica o de la cadena alimentaria, en donde, le guste a nuestro joven o no, están los descomponedores. Según el precursor del vocablo se trata de “unir diferentes aspectos de la teoría ecológica y también promover la importancia de la muerte en los ecosistemas”. ¡Amén!. ¡Requiescat in pace! ¡Ora pro nobis! Esto es ser audaz en la lucha contra la superpoblación. ¿No estará preparando la tecnociencia para algo que prefiero no pensar?.  Creí que podía tratarse de algún tema interesante, ya que nosotros mismos tenemos en la bitácora multitud de post incluidos en la galería: “Biomasa y Necromasa en los Suelos”. Empero no, ¡nada nuevo bajo el sol, ni bajo el suelo!. Otro nuevo ejemplo de aquellos que quieren hacerse famosos con ocurrencias insustanciales.  Obviamente he entrado en su Recheargate y en varios de sus trabajos aparecen los suelos. 

Los suelos son el lugar en donde se produce principalmente el proceso de descomposición de la materia orgánica, es decir la necromasa, aunque por supuesto no el único en los ecosistemas terrestres Ahora bien, nos referimos a la sucesión ecológica de comunidades de descomponedores que desempeñan tal esencial misión. Se trata de un tema sobre el que comencé a leer hace ya más de 40 años y, posiblemente, con anterioridad. Dicho de otro modo, no propone nada nuevo, sino decimonónico. Eso si, no puedo negar que posiblemente comience a utilizarse en ciencias del suelo. Ya se sabe: ¡que todo cambie para que todo siga igual!. 

Os dejo ya con el notición del día y en las modestas palabras del autor.

Juan José Ibáñez

Continua…… (más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Secuestro de carbono y sostenibilidad en Latinoamérica: Carbono Neutro (Revista en acceso abierto)

planeta-carbono-neutro 

Fuente: Página Web de donde se puede obtener los números de la revista y mucha más información

Con frecuencia, debo ofreceros informaciones que sean útiles para vuestros intereses, a pesar de que personalmente no tenga mucha fe en las mismas. Hoy es uno de esos días. No se trata en esta ocasión de llevar a cabo un análisis crítico, sino de que este tipo de iniciativas no suelen conducirnos a ninguna parte, y en el caso del cambio climático y del secuestro de carbono resultan ser prácticamente todas. Ojalá me equivoque y esta vez no se repita tal regularidad, por el bien de todos.  En este post no deseo hacer juicio de valor alguno, simplemente, pongo en vuestro conocimiento, para los que lo desconozcáis,  que se denomina  Carbono Neutral y una revista para Latinoamérica que os informará sobre esta iniciativa internacional en la región:  Planeta carbono Neutro.

Os dejo pues con la definición de neutralidad del carbono (según Wikipedia) y la información que ofrece la página Web de donde podréis adquirir en acceso abierto los boletines, videos, abundante documentación de eta iniciativa, etc.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Los suelos y la agricultura ecológica en la era de la postverdad (Revista de Suelos Ecuatoriales)

agricultura-ecologica-tecnociancia-posverdad 

Fotos: Colaje Imágenes Google

 Sabéis sobradamente, que no utilizo nuestra bitácora con vistas a LA promoción de mis artículos y libros científicos. No me gusta la propaganda, y menos aún la auto-propaganda. Sin embargo, de vez en cuando, hacemos excepciones. Esta será una de ellas. La Revista de Suelos Ecuatoriales ha publicado gentilmente un artículo de reflexión personal que lleva por título precisamente el encabezamiento de este post. Considero que puede ser de interés para  muchos lectores y de paso publicitamos esta iniciativa de la Universidad Nacional de Colombia, ya que, a menudo soslayamos vergonzosamente todo lo que se edita en nuestra lengua. Suelos Ecuatoriales se encuentra en acceso abierto, por lo que podéis bajaros el manuscrito sin problema alguno. Abajo o dejo los enlaces. No resulta pertinente redactar análisis críticos de los textos redactados por los propios autores e intentar ser objetivo.s ¿Verdad? Pues bien, seguidamente os dejo el resumen y el mencionado análisis os corresponderá a los interesados. Resulta difícil encontrar revistas científicas que permitan salirse del consabido guion docto y cansino, de naturaleza académica, para todos aquellos que van a la búsqueda de información general. Este no ha sido el caso, y sin más preámbulos os dejo con el resumen. Animaros a leerlo en su integridad y seguidamente recordar el título de esta revista, con vistas a husmearla periódicamente. Y sin más preámbulos ahí va:

Juan José Ibáñez

Los suelos y la agricultura ecológica en la era de la postverdad (Revista de Suelos ecuatoriales)

Juan José Ibáñez

Palabras clave:   Agricultura ecológica, Agricultura orgánica, Agricultura Industrial, Tecnociencia, Posverdad, Filosofía de la Ciencia, Filosofía de la tecnociencia 

Vol. 49 Núm. 1 y 2 (2019): Suelos Ecuatoriales

URL de acceso directo al Artículo. http://unicauca.edu.co/revistas/index.php/suelos_ecuatoriales/article/view/109

Resumen

Los suelos y la agricultura ecológica han sido dos temas soslayados durante décadas de la corriente principal de la literatura científica. Sin embargo, más recientemente, el reconocido fracaso de la agricultura industrial, así como la comprensión del sistema climático, han relanzado el interés por ambas disciplinas. Ya no se discute la importancia de los suelos en el funcionamiento de la biosfera, ni la necesidad de reemplazar una agricultura despilfarradora de recursos y contaminante por otra basada en genuinos principios ecológicos. Sin embargo, desde finales del siglo XX, la ciencia ha ido cambiando, tanto en sus objetivos como es su praxis, siendo paulatinamente reemplazada por lo que actualmente se denomina Tecnociencia. Esta última no persigue tanto progresar en el conocimiento del mundo, como en ser el soporte del progreso e innovación del tejido empresarial de los países, en un mundo frenéticamente competitivo a la par que insustentable. De este modo la búsqueda de la verdad ha sido reemplazada por la posverdad, en la que los científicos somos meros elementos de un sistema muy complejo, dominado por intereses económicos y geopolíticos. En este contexto, la definición de agricultura ecológica depende de los intereses de los actores implicados, relegando los aspectos técnicos a un segundo plano. En este artículo, el autor intenta discernir el futuro de una agricultura genuinamente ecológica, conforme al método científico y que necesita inexcusablemente de una gestión sostenible de los suelos, de aquellas narraciones sesgadas por intereses ajenos a la ciencia, es decir repletas de posverdades. 

Revista de Suelos Ecuatoriales

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Conservación del Patrimonio Agrario Mundial (SIPAM FAO)

0-sipam-patrimonio-agricola-mundial 

Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM … – FAO)

Como me gusta redactar post sobre noticias que se me antojan superlativas desde el punto de vista del patrimonio natural y cultural. Y hoy es una de ellas. Más aun, el material se encuentra también redactado que tan solo puedo copiar y pegar con muy pocas adendas por mi parte. Comenzaré secuestrando dos párrafos de la página de Web principal, para a renglón seguido realizar unos breves comentarios y dejaros con varios fragmentos de texto, y especialmente unos contenidos que me entusiasman.  ¿Cómo no había tenido noticias al respecto hasta ahora? No estoy seguro, pero os lo intentaré explicar al final de esta entradilla, si bien lo que debéis leer se encuentra en su extensión (es decir tras mis clásicos “continua…”). Vamos allá. ¡Que gozada!. No tiene desperdicio.

Libro: “Sistemas importantes del patrimonio agrícola mundial (SIPAM). La biodiversidad agrícola y los ecosistemas resilientes. Prácticas agrícolas tradicionales e identidad cultural”. Seguidamente os reproduzco su prólogo.

Resumen: Durante siglos, los agricultores, pastores, pescadores y silvicultores han desarrollado sistemas agrícolas diversos y adaptados localmente, y los han gestionado con técnicas y prácticas ingeniosas que han perfeccionado con el paso de los años. Han sido los responsables de aportar a la humanidad una combinación esencial de servicios sociales, culturales, ecológicos y económicos. Estos “Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial” (SIPAM) son paisajes estéticamente impresionantes que combinan la biodiversidad agrícola con ecosistemas resilientes y un valioso patrimonio cultural. Estos sistemas están situados en lugares específicos del mundo, donde aportan de forma sostenible múltiples bienes y servicios, alimentos y unos medios de subsistencia seguros para millones de pequeños agricultores.

Los SIPAM surgieron a través de un impresionante proceso de coevolución entre los seres humanos y la naturaleza durante siglos de interacción y sinergias culturales y biológicas. Representan la acumulación de experiencia de la población rural. Desafortunadamente, estos sistemas agrícolas se encuentran actualmente amenazados por muchos factores, incluyendo el cambio climático y la presión creciente sobre los recursos naturales. Además, tienen que enfrentarse a la migración causada por una baja viabilidad económica. Como consecuencia, se abandonan las prácticas agrícolas tradicionales y se da una pérdida drástica de variedades y especies endémicas y locales. Hace 16 años, la FAO identificó estas amenazas globales para la agricultura familiar y los sistemas agrícolas tradicionales, y lanzó el programa de los “Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial” (SIPAM). Adoptando un enfoque basado en la conservación dinámica con el objetivo de lograr un equilibrio entre la conservación, la adaptación sostenible y el desarrollo socioeconómico, el programa SIPAM busca identificar maneras de mitigar las amenazas a las que se enfrentan los agricultores, así como de resaltar los beneficios de estos sistemas.

¡No me lo puedo creer!. Resulta difícil de entender que tras 15 años escribiendo en esta bitácora para lo cual he leído miles de noticias, no me hubiera llegado alguna a este respecto. Mi amigo Luca Montanarella me habló de esta iniciativa de la FAO hace unos meses. Tomé nota pero… se me olvido. (fallo garrafal: ¡mea culpa!). Ahora bien, la falta de información sobre el SIPAM, tras leer varios boletines de noticias de suelos, agricultura y medio ambiente diariamente,  me obliga a pensar que apenas ha calado en la opinión pública y menos aún en la obnubilada mente de políticos y gestores. Y es aquí en donde la buena noticia debiera ser motivo de una profunda preocupación. A nuestras autoridades, no les interesa más que salir en los medios de comunicación, por cuanto al llegar al momento de la verdad, nada de nada.  También cabe  recriminar que, desde Latinoamérica, en donde se habla tanto de culturas indígenas y sus agriculturas sustentables, etc. hasta el momento solo tres enclaves tienen la etiqueta de SIPAM. Si volvemos la vista a la Europa latina,  el paisaje es menos preocupante, aunque no deje de ser inquietante. En España, por ejemplo, tres enclaves han alcanzado la etiqueta del SIPAM. Ahora bien, excepto en un caso, ni me parecen muy relevantes, y menos aún representativos de los principalesterroirque debiéramos analizar y preservar en la Península Ibérica. Estamos tropezando una vez más en el craso error de la falta de iniciativa, como ocurre también con la preservación de la Geodiversidad bajo los auspicios de la UNESCO. ¡Qué lástima!.

Por mucho que nos lamentemos: “obras son amores y no buenas razones”. Nos quejamos continuamente, pero a la hora de esforzarse… ¡suspendidos!. Debemos exigir a nuestros políticos, con todos los medios a nuestro alcance, que no pedirles favores exclusivamente, ya que en estos menesteres son sordos y mudos. Por lo tanto la responsabilidad recae sobre todos nosotros.

Abajo os dejo ya con la información que he recopilado, aunque una buena parte resulta ser una reproducción literal de ciertos contenidos de la página Web del SIPAM.

A todos los amantes de la naturaleza, sus paisajes y en especial de aquellos que son culturales os ruego encarecidamente que leáis este post y actuéis en consecuencia.

Juan José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,