‘Edafología y Política’

Erosión del suelo debido a la recogida de las cosechas de tubérculos

erosion-por-cochecha

Fuente: JOINT RESEARCH CENTRE; European Soil Data Centre (ESDAC)

Cuando hablamos de erosión del suelo, solemos tener en mente y/o explícitamente nos referimos a las inducidas por el agua (hídrica), el viento (eólica) y en menor medida a la debida por las avalanchas y deslizamientos. Más raros son los estudios de la pérdida de suelo que afectan a la denominada erosión por laboreo, (ver material que os sorprenderá de los estudios realizados por Satur de Alba) y la que afecta a los márgenes fluviales. Así pues, sin ser exhaustivos, existen  numerosos tipos de procesos erosivos.  Sin embargo, entre los que suelen pasar por alto se encuentra la perdida de suelo inducida por la cohecha de ciertos productos agrarios como son las raíces y tubérculos (remolacha, patata, etc.).  Ahora bien, estudios recientes llevados a cabo en Europa, parecen constatar que esta última modalidad erosiva puede ser muy importante en aquellos países y espacios geográficos en los que tales tipos de cosechas cubren grandes extensiones.  Como se señala en el estudio que os presentamos hoy: “Las observaciones y mediciones de campo han demostrado que se pueden eliminar cantidades considerables de suelo del campo debido a que el suelo se adhiere a las raíces cosechadas y la exportación de terrones durante la cosecha del cultivo”  Como todos sabéis, la obtención de remolacha y especialmente la de las papas es de considerable importancia en Latinoamérica. El estudio que os mostraremos hoy, se ha llevado a cabo en Europa. Sin embargo, el problema afecta a otros muchos continentes y, como no,  a muchos de los habitados por parte de la comunidad hispanoparlante. Así pues más que las cifras, lo que interesa es que comencemos a tener cuidado y cuantificar esta pérdida de suelos agrarios olvidada por la ciencia.

Como veréis, en Europa ese tipo de erosión de suelos ha disminuido en los últimos decenios, si bien las causas principalmente se deben a que la producción de patatas y remolacha azucarera han decrecido por las veleidades de la economía. No obstante, el uso de nueva maquinaria, según los autores, también ha contribuido en alguna medida. La Investigación realizada por la Unión Europea ha sido publicada en la página Web vinculada a la imagen que encabeza este post, así como en una relevante revista de impacto. Ya sabéis que estás últimas tienen copyright, por lo que tan solo expongo aquí mi traducción al español-castellano, dejando el enlace al “paper” original, en donde la podréis leer en inglés y posiblemente tengáis la posibilidad de bajaros el artículo original gratuitamente. Empero la página Web tiene también otros ficheros y datos asociados que os podrían ser útiles.

Lo dicho, debemos comenzar a analizar este tipo de pérdidas de suelo ya que podría depararnos alguna sorpresa desagradable. Os dejo ya con el material mentado.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Bill Gates y su preocupación por los suelos para más gloria de Rattan Lal

bill-gates-rattan-lal-y-suelos 

Bill Gates y Rattan Lal. Fuente: Google imágenes

Rattan Lal fue hasta hace, más o menos, dos años Presidente de la IUSS. Durante su mandato, solía escribir en cada boletín de la mentada sociedad un tipo de carta editorial “From the Desk(es decir, “desde el escritorio”) en las que nos mostraba sus opiniones. ¡Vale!. No soy partidario de que los que ostentan el poder se encuentren constantemente haciendo un uso abusivo del mismo con vistas que todos conozcamos sus doctas opiniones. Se trata de prebendas un tanto anacrónicas, y que la prudencia indica que debieran utilizarse exclusivamente en situaciones especiales y concretas. Otra cuestión distinta estribaría en que de vez en cuando el redactara alguno, invitando a otros afamados expertos  a que siguiesen su ejemplo. Dicho de otro modo, tal exceso de autoestima no es de mi agrado. Reitero que se trata de un juicio de valor muy personal. Sin embargo, no opinaré personalmente sobre él porque apenas le conozco y por tanto tampoco su idiosincrasia. Eso sí, mantuve un intercambio de mails con Lal, debido a un más que desagradable asunto que afectaba a otros colegas y… ¡me callo!.

Pocos días antes de la semana Santa de 2019, recibí una alerta de la SECS en la que se indicaba que habían recibido un correo de Lal, remitiendo a la nota de prensa que os muestro hoy. Aunque no me encontraba muy interesado en volver a leer este tipo de escritos, me llamó la atención la importancia que el archiconocido multimillonario Billy Gates comenzaba a dar al recurso suelo. Creí que podía ser del interés de algunos de vosotros y me puse a traducirlo. Rápidamente entendí que Bill era el reclamo y Lal el verdadero héroe de la narración, para su mayor gloria “once again”. ¿Y qué comentaban Bill y Rattan?. ¡Más de lo mismo! Ese discurso repetido hasta la saciedad durante demasiados años, cuando no décadas, que ya se me antoja muy cansino y aburrido.   Entiendo perfectamente Bill Gates no se saque nada novedoso de su chistera. Ahora bien Rattan….

En cualquier caso, abajo os dejo el documento con alguna advertencia. La nota de prensa escrita por un tal ¿Bruce Y. Lee? (si, sé que os suena este nombre y apellido) juega mucho con las palabras, y posiblemente yo no lograra traducir adecuadamente el texto.  Por ejemplo, “dirt” suele traducirse como “sucio, asqueroso, verde, cochino, guarro, asesino, etc.” pero también se apela mucho a este vocablo en materia de divulgación científica a la hora de explicar el papel de los suelos entre la ciudadanía. Pero al margen de este caso, que ya conozco, existen otros palabros o juegos de ellos que se escapan a mis cortas entendederas. Os dejo pues con la opinión de Bill Gates y especialmente las de Rattan, al que tanto le gusta aparecer en los “mass media”.

Bastante decepcionado

Juan José Ibáñez

Continúa…..

(más…)

Etiquetas: ,

El suelo y el Medio Natural: Reflexiones desde la Universidad (Antonio López Lafuente)

antonio-lopez-lafuente

Antonio López Lafuente: Genio y Figura hasta la sepultura cuando llegue que todavía es muy pronto….

Otra vez me ha permitido Juanjo asomarme al balcón, ahora que por desgracia está de moda (Pandemia de Covid-19), de su bitácora para compartir con vosotros algunas reflexiones relacionadas con el suelo y el medio natural. Deseo empezar dándole las gracias por esta nueva incursión que espero sea de algún interés. 

 Los que nos dedicamos a la  actividad docente e investigación en la universidad nos  encontramos pasando momentos de confinamiento, como muchas personas dedicadas a otras profesiones, lo cual nos está permitiendo tener más tiempo libre como para poder plantearnos algunas reflexiones, en este caso, acerca de nuestro trabajo, a la vista de las numerosas dificultades que nos estamos encontrando.

 Los profesores de universidad, como así lo establece la ley, debemos cumplir con dos misiones básicamente: (i) participar en la investigación del país, a través de los proyectos financiados por los distintos organismos oficiales, también de empresas privadas, pero claramente en menor proporción, y (ii) ocuparnos de la docencia de los futuros egresados. Esta ha sido la biga que ha mantenido el fundamento de nuestra universidad a lo largo de la historia. 

 Esta doble función que lógicamente en sus principios no va a cambiar, si bien es posible que se vea modificada con nuevos planteamientos a partir por el surgimiento  de la pandemia del COVID-19. Durante el tiempo de confinamiento estamos aprendiendo a marchas forzadas que no podemos seguir con los modelos tradicionales ni de investigación ni de docencia. La pandemia nos está ayudando a recordar que la investigación o se hace y se financia para potenciar equipos multidisciplinares, o no tendrá sentido de ser, y la docencia, o se hace desde la integración, no solo de los estudiantes, sino también del conocimiento, con una participación expresa de las nuevas tecnologías, ono tendrá garantías de calidad. Estos dos planteamientos no son nuevos, forman parte del frontispicio de nuestra profesión, pero parece momento de recordarlos si queremos tener en el futuro un mejor control de las distintas amenazas a que el planeta, y en especial el ser humano, va a estar sometido.

 Otra de las cosas que ha dejado claro este confinamiento es que no estábamos preparados para asumir tareas que empezaban a ser utilizadas, y de las que se hablaba mucho, aunque se ha demostrado lo lejos que nos encontramos para poder utilizarlas con rigor, me refiero al teletrabajo, o trabajo a distancia. Ni las empresas, ni las instituciones, ni los ciudadanos, ni los medios de que disponíamos estaban preparados para realizar una labor eficaz. Es evidente que algunas empresas, sobre todo en áreas concretas, el mundo de las finanzas, el entrenamiento a través de la red, llevan haciendo un trabajo de implantación desde hace años, lo que les ha permitido avanzar en este momento a un ritmo mayor, y seguramente han cubierto mejor sus objetivos. Pero sectores como la salud, la educación, la cultura, la alimentación, entre otros, necesitan impulsar de forma rápida la digitalización de sus actividades si no quieren encontrarse desfasados en los próximos años.

 Otra cuestión que merece una reflexión profunda estriba en analizar el papel de los ciudadanos en el devenir de la pandemia. Su colaboración está siendo fundamental para superar la catástrofe, si no se hubiera entendido que sin su participación no sería posible salir, los tiempos para superarla hubieran sido muy superiores y con consecuencias los estragos mucho más trágicos. Con ello se ha puesto de manifiesto la importancia de entender que los problemas cuando adquieren carácter global, como es el caso de la pandemia generada por el COVID-19, o del cambio climático, del que se lleva hablando décadas, o lo que fue en su momento la crisis económica producida por la quiebra de Lehman Brothers, afectan a cada una de las personas y es imprescindible la concienciación colectiva para superarlos.

 Ante esta concienciación de los grandes problemas a nivel planetario afecta a todos los ámbitos del conocimiento, es necesario que asumamos cada uno de nosotros muchos de los planteamientos que la ciencia está haciendo sobre diversos campos. Me centrare a partir de aquí en el suelo, que es lo que yo enseño en la universidad, y principal objetivo de esta bitácora.

 La erosión, la desertificación, la contaminación química, el cambio de uso, la perdida de materia orgánica, la permanente disminución de la biodiversidad, los cambios en los ciclos del carbono y el fosforo, en una palabra, la degradación del suelo, está alterando sus servicios ecosistémicos, tanto los que afectan a los sistemas biológicos y relacionados con el agua, como los vinculados con sus aspectos sociales y económicos. Estos hechos se llevan denunciando por parte de la comunidad científica desde hace años, y seguimos predicando en el desierto. Los suelos se siguen degradando, la perdida de superficie cultivable aumenta constantemente, lo que incide en los mercados económicos, en las hambrunas, en la migración, y esto se pone de manifiesto cada año con informes y planes estratégicos para evitarlo, que apenas se cumplen.

 Uno de los últimos intentos es la publicación de La Agenda 2030 que demanda el compromiso de los Estados para cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Esta Agenda fue adoptada en 2015 por la Asamblea General de Naciones Unidas y aprobada por los 193 miembros entre los que se encuentra España. El objetivo 15 es el dedicado a “vida de ecosistemas terrestres” donde se advierte de l imperiosa necesidad de: Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad.

 En el apartado de DATOS, podemos leer: 2.600 millones de personas dependen directamente de la agricultura, pero el 52% de la tierra utilizada para la agricultura se ve moderada o severamente afectada por la degradación del suelo. La pérdida de tierras cultivables se estima entre el 30-35 veces la tasa histórica.

Debido a la sequía y la desertificación, se pierden 12 millones de hectáreas cada año (23 hectáreas por minuto). En un año, podrían haberse cultivado 20 millones de toneladas de grano. El 74% de los pobres están directamente afectados por la degradación de la tierra a nivel mundial.

 Pero la degradación del suelo no afecta solo a los sistemas productivos, que ya sería suficiente, sino que también  genera la destrucción de los ecosistemas terrestres y tiene una incidencia muy importante en la salud de las personas.

La llegada al suelo de productos químicos procedentes de las actividades antrópicas, ocasiona daños de los que en muchos casos no se conoce cuál es su verdadero alcance, propiciando de paso que nos hagamos preguntas que necesitan una urgente respuesta porque de ellas va a depender la salud de muchas personas:

  1. No conocemos las complejas interacciones que tienen lugar entre las especies químicas del suelo.
  2. No se conocen los nuevos xenobióticos que están apareciendo en el suelo producto de reacciones orgánicas.
  3. No se conoce como afecta el cambio climático a muchas especies de microorganismos del suelo.
  4. No se conoce como afecta a los microorganismos la llegada de medicamentos (contaminantes emergentes).

Son muchos los planteamientos y muchas las incógnitas que surgen cuando hablamos del sistema suelo, pero hoy día, en nuestro planeta la especie humana no pude sobrevivir sin los suelos. La inversión en equipos multidisciplinares, desde la ingeniería a la sociología, pasando por ciencias de la salud, es necesaria si queremos tener respuestas que realmente sirvan a los problemas de la población. En las aulas, cuando explicamos Edafología, deberemos hacerlo desde el concepto de integración, como lo define María Moliner en su diccionario de uso del español, “integrar es hacer un todo o conjunto con partes diversas”, si queremos que nuestros estudiantes entiendan lo que significa “funciones ecosistémicas del suelo”. Y la población debe entender que no podemos aportar soluciones reales y duraderas si no comprende que el suelo es mucho más que el soporte que nos sostiene.

 Quiero concluir diciendo que deberíamos extraer conclusiones positivas de esta pandemia, la catástrofe está siendo tan grande en todos los campos, sobre todo en el número de víctimas, que necesitamos confiar en que no volverá a suceder, y para ello debe ser el conocimiento y la investigación, quien aporte esa confianza, porque es lo único que nos puede salvar. Concluyo con una cita del físico Richard Fyenman, que recoge Olle Häggström, en su libroAquí hay dragones. Ciencia, tecnología y futuro de la humanidad”, que por cierto me recomendó Juanjo, transcribe: “La ciencia es lo que hemos aprendido sobre cómo evitar engañarnos a nosotros mismos

 Comentario del bloguero que espera/teme Antonio: Veamos Antonio López Lafuente. Cuando comenzamos la andadura en esta bitácora entramos a participar cuatro colegas como blogueros responsables. Poco a poco fueron siendo abducidos los restantes, dejando de participar por los motivos más variados y comprensibles.  Uno de ellos resulta ser mi entrañable amigo Antonio, que además de gran investigación y docente, ha resultado ser un magnifico gestor, ocupando cargos de garn relevancia en España. Antonio, no tienes porqué pedir permiso para nada. Esta es tu casa. Siempre serás bienvenido. Obviamente estos asertos no causan ningún temor. Empero y  si digo con más asiduidad por favor….. Ahí … ¿Antonio dónde estás?…. ¿Antonio dónde estás?…. Me temo que salió corriendo. ¡en fin!…… Mi ”gozo en un pozo 

 

Etiquetas: , , , , , , ,

La agricultura Ecológica Urbana y Periurbana. El problema de los suelos contaminados y las deposiciones atmosféricas.

suelos-periurbanos-contaminacion 

Suelos periurbanos contaminación: Fuente: Google imágenes

Entre 2016 y 2017, realizamos un esfuerzo con vistas a mostraros un análisis crítico acerca de las pretendidas bondades de la agricultura urbana y periurbana (ver nuestra categoría: ‘Suelos y ambientes urbanos: las Ciudades’ ). Pudisteis comprobar que no es oro todo lo que reluce, debiendo tomarse las decisiones oportunas con suma cautela. En todo lo relacionado con la agricultura ecóloga existe tanto buena voluntad como engaños. Nuestra sociedad pudre iniciativas interesantes convirtiéndolas en simples modelos de negocio. Y para que esto ocurra resulta necesario engañar a los ciudadanos con esas posverdades que se venden como sacrosantas por la tecnociencia imperante.

Incluso nuestras autoridades caen en la trampa,  y podrían ser corresponsables, si actúan en contubernio con las empresas que desean vendernos gatos por liebres.  Dos de las advertencias que os expusimos fueron que (i) las deposiciones atmosféricas cargadas de sustancias toxinas que emanan de las venenosas atmósferas urbanas terminan contaminando los suelos y (ii) que antes de comenzar la puesta en cultivo de esos terrenos urbanitas, las autoridades municipales debieran exigir inexcusablemente un análisis de suelos con vistas a saber si se encontraban previamente contaminados. Existen aún otros riesgos que ya os describimos en los post que relacionamos al final de esta entrada.

Pues bien, el artículo que os mostramos hoy, publicado en 2019, confirma nuestras tesis. En cualquier caso, las fuentes de contaminación varían según el lugar y la economía territorial en que se ubica. En otros lares, por ejemplo, el principal riesgo deviene del riego con las aguas residuales no depuradas. Todo se puede resolver si las extensiones de suelos afectados son pequeñas, ya que en caso contrario, el precio a pagar parece ser prohibitivo.

Resumiendo, las Sociedades de Agricultura Ecológica, Asociaciones de Consumidores,  y los propios ciudadanos,  deben exigir a las autoridades municipales y sanitarias que se implante una reglamentación que obligue a certificar que los suelos a cultivar se encuentren libres de contaminantes o que al menos estos no superan unos niveles que afecten a la salud humana y del medio ambiente.  

Os dejamos pues con esta breve pero interesante noticia (Agricultura urbana y periurbana contaminación por metales pesados y suelos contaminados) que no es más que el resumen de un artículo de investigación, sin gabinetes de Prensa interpuestos, afortunadamente.

Juan José Ibáñez

Continúa……

Agricultura urbana y periurbana contaminación por metales pesados y suelos contaminados

Heavy metal pollution in soils and urban-grown organic vegetables in the province of Sevilla, Spain

Autores:

López Núñez, Rafael ; Hallat Sánchez, Juana; Castro Pérez, Asunción de ; Miras Ruiz, A.; Burgos, Pilar; Fecha de publicación:2019: Editor: Taylor & Francis; Citación:

Biological Agriculture and Horticulture (2019)

Resumen

Sources of heavy metal pollution in vegetables can be varied. The focus of this study was to determine the factors affecting trace metal pollution in soils and vegetables that are grown on community urban and periurban organic farms in Spain. The results showed that soil and dust deposition affected plant composition more than other anthropogenic sources, such as traffic loads. Lettuce and broad bean samples collected from one urban farm showed high concentrations of crustal metals Fe, Ca, Mn and Cr, which was thought be due to Saharan dust deposition. The build-up of soil Cu concentration, due to the use of Cu-based fungicide over a long term, was observed on the farm where vegetables had been grown over a long period of time. On the same farm, concentrations of Pb in the soil and the vegetables were noted to be at levels that could pose a risk to human health and/or the environment and this was concluded to be due to the random and uncontrolled disposal of demolition waste containing lead-based white paints. The increased risks for consumers due to these different sources of pollution acting simultaneously demonstrated the need for careful selection of urban soils intended for agricultural use. Soil organic matter counteracted Pb availability, hence organic management and intensive use of organic amendments were recommended for urban farms. Abbreviation: SOM- Soil organic matter.

Descripción: 19 páginas.– 5 figuras.– 8 tablas.– 2 referencias.– Supplemental data for this article can be accessed https://www.tandfonline.com/doi/suppl/10.1080/01448765.2019.1590234?scroll=top

URIhttp://hdl.handle.net/10261/179492

DOI: 10.1080 / 01448765.2019.1590234; ISSN: 0144-8765; Aparece en las colecciones: (IRNAS) Artículos

 Resumen en Español

Las fuentes de contaminación por metales pesados en las verduras pueden ser variadas. El objetivo de este estudio fue determinar los factores que afectan la contaminación de metales traza en suelos y hortalizas que se cultivan en granjas orgánicas comunitarias urbanas y periurbanas en España. Los resultados mostraron que la deposición de suelo y polvo afectó la composición de la planta más que otras fuentes antropogénicas, como las cargas de tráfico. Las muestras de lechuga y frijol recolectadas en una granja urbana mostraron altas concentraciones de metales de la corteza, Fe, Ca, Mn y Cr, que se pensaron debidos a la deposición de polvo del Sahara. La acumulación de concentración de Cu en el suelo, debido al uso de fungicida a base de Cu a largo plazo, se observó en la granja donde se cultivaron vegetales durante un largo período de tiempo. En la misma granja, se observó que las concentraciones de Pb en el suelo y las hortalizas se encontraban en niveles que podrían representar un riesgo para la salud humana y / o el medio ambiente, y se concluyó que esto se debía a la eliminación aleatoria e incontrolada de los residuos de demolición que contienen pinturas blancas a base de plomo. El aumento de los riesgos para los consumidores debido a estas diferentes fuentes de contaminación que actúan simultáneamente demostró la necesidad de una selección cuidadosa de los suelos urbanos destinados al uso agrícola. La materia orgánica del suelo contrarrestó la disponibilidad de Pb, por lo que se recomendó el manejo orgánico y el uso intensivo de enmiendas orgánicas para las granjas urbanas. Abreviatura: SOM- Materia orgánica del suelo.

Relación de post previos

Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

Ciudades Verdes: Fachadas verdes y fachadas ajardinadas a gran escala (¿Suelos verticales?)

Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos y periurbanos

Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

La respiración de suelos urbanos versus naturales y las huellas de la contaminación de las ciudades Industriales

Ciudades Verdes: Infraestructuras verdes y restauración de riberas

Ciudades Verdes: vegetación en las calles, superficies permeables y vegetación adaptada

Ciudades Verdes: Revegetación de Solares, Microclimas con Agua, Áreas Inundables, Drenaje sostenible y sombreado estacional.

Construyendo Ciudades Verdes: Beneficios y Problemas (valoración de un caso concreto)

Agricultura urbana y periurbana, suelos, cultivos, contaminación y riesgos para la salud

Suelos Urbanos: Estudio, Inventario y Cartografía

Etiquetas: , , , , , ,

Necrobioma (¿Necesita el mundo muerte y destrucción?)

necrobioma 

Fuente: Google imágenes

¡Qué bárbaro!. La ciencia de las ocurrencias: fenómeno emergente desde el advenimiento de las tecnociencias. El termino bioma era claro, conciso y usado ampliamente en la literatura científica. Sin embargo, a alguien se le “escurrió” acuñar el palabro microbioma y, así comenzó la conjura de los necios, creciendo el número de vocablos que finalizaban así…. Ya os hablamos de este asunto en nuestro post: “La Acrónimofilia o Como Hacerse Famoso en Ciencia sin Despeinarse”. Por poner otro ejemplo, también va poniéndose de moda el vocablo viroma. Y hoy por culpa del cerebro de “un  nuevo “iluminati” sufrimos el advenimiento del “Necrobioma”. Bien podría yo acuñar otro tan estúpido como el de bio-bioma, por cuanto los seres vivos… En fin me callo, ya que el biobio, tiene una clara acepción geográfica como bien saben en Chile. La nota de prensa que os ofrecemos hoy ha sido redactada por el mismo joven que acuñó el que da título a este post. Veamos que nos dicen en la enciclopedia libre: Necrobioma es  “la comunidad de organismos asociados con un cadáver en descomposición, según lo descrito en 2013 por Benbow et al.” Desde luego este joven no se si será talentoso, pero “no tiene abuela”, como decimos en España. Y por si quedara duda leer lo que comenta en la nota de prensa.  Para más inri: el título de la noticia en español resulta ser: “El mundo necesita muerte y destrucción”. Ni que él fuera el líder de los cuatro jinetes de la apocalipsis. Parece estar liándola y debe haber sido el el que ha soltado el coronavirus Covid-19 para dar fuerza a suss asertos. Habrá que perdonarle porque es un microbiólogo forense, y como todo el mundo ama su profesión (….), muchos terminan obsesionados. 

Todo ser vivo muere y sus restos vía la cadena trófica, pasan a ser ingredientes de nueva vida.  Hablamos de la cadena trófica o de la cadena alimentaria, en donde, le guste a nuestro joven o no, están los descomponedores. Según el precursor del vocablo se trata de “unir diferentes aspectos de la teoría ecológica y también promover la importancia de la muerte en los ecosistemas”. ¡Amén!. ¡Requiescat in pace! ¡Ora pro nobis! Esto es ser audaz en la lucha contra la superpoblación. ¿No estará preparando la tecnociencia para algo que prefiero no pensar?.  Creí que podía tratarse de algún tema interesante, ya que nosotros mismos tenemos en la bitácora multitud de post incluidos en la galería: “Biomasa y Necromasa en los Suelos”. Empero no, ¡nada nuevo bajo el sol, ni bajo el suelo!. Otro nuevo ejemplo de aquellos que quieren hacerse famosos con ocurrencias insustanciales.  Obviamente he entrado en su Recheargate y en varios de sus trabajos aparecen los suelos. 

Los suelos son el lugar en donde se produce principalmente el proceso de descomposición de la materia orgánica, es decir la necromasa, aunque por supuesto no el único en los ecosistemas terrestres Ahora bien, nos referimos a la sucesión ecológica de comunidades de descomponedores que desempeñan tal esencial misión. Se trata de un tema sobre el que comencé a leer hace ya más de 40 años y, posiblemente, con anterioridad. Dicho de otro modo, no propone nada nuevo, sino decimonónico. Eso si, no puedo negar que posiblemente comience a utilizarse en ciencias del suelo. Ya se sabe: ¡que todo cambie para que todo siga igual!. 

Os dejo ya con el notición del día y en las modestas palabras del autor.

Juan José Ibáñez

Continua…… (más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Secuestro de carbono y sostenibilidad en Latinoamérica: Carbono Neutro (Revista en acceso abierto)

planeta-carbono-neutro 

Fuente: Página Web de donde se puede obtener los números de la revista y mucha más información

Con frecuencia, debo ofreceros informaciones que sean útiles para vuestros intereses, a pesar de que personalmente no tenga mucha fe en las mismas. Hoy es uno de esos días. No se trata en esta ocasión de llevar a cabo un análisis crítico, sino de que este tipo de iniciativas no suelen conducirnos a ninguna parte, y en el caso del cambio climático y del secuestro de carbono resultan ser prácticamente todas. Ojalá me equivoque y esta vez no se repita tal regularidad, por el bien de todos.  En este post no deseo hacer juicio de valor alguno, simplemente, pongo en vuestro conocimiento, para los que lo desconozcáis,  que se denomina  Carbono Neutral y una revista para Latinoamérica que os informará sobre esta iniciativa internacional en la región:  Planeta carbono Neutro.

Os dejo pues con la definición de neutralidad del carbono (según Wikipedia) y la información que ofrece la página Web de donde podréis adquirir en acceso abierto los boletines, videos, abundante documentación de eta iniciativa, etc.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Los suelos y la agricultura ecológica en la era de la postverdad (Revista de Suelos Ecuatoriales)

agricultura-ecologica-tecnociancia-posverdad 

Fotos: Colaje Imágenes Google

 Sabéis sobradamente, que no utilizo nuestra bitácora con vistas a LA promoción de mis artículos y libros científicos. No me gusta la propaganda, y menos aún la auto-propaganda. Sin embargo, de vez en cuando, hacemos excepciones. Esta será una de ellas. La Revista de Suelos Ecuatoriales ha publicado gentilmente un artículo de reflexión personal que lleva por título precisamente el encabezamiento de este post. Considero que puede ser de interés para  muchos lectores y de paso publicitamos esta iniciativa de la Universidad Nacional de Colombia, ya que, a menudo soslayamos vergonzosamente todo lo que se edita en nuestra lengua. Suelos Ecuatoriales se encuentra en acceso abierto, por lo que podéis bajaros el manuscrito sin problema alguno. Abajo o dejo los enlaces. No resulta pertinente redactar análisis críticos de los textos redactados por los propios autores e intentar ser objetivo.s ¿Verdad? Pues bien, seguidamente os dejo el resumen y el mencionado análisis os corresponderá a los interesados. Resulta difícil encontrar revistas científicas que permitan salirse del consabido guion docto y cansino, de naturaleza académica, para todos aquellos que van a la búsqueda de información general. Este no ha sido el caso, y sin más preámbulos os dejo con el resumen. Animaros a leerlo en su integridad y seguidamente recordar el título de esta revista, con vistas a husmearla periódicamente. Y sin más preámbulos ahí va:

Juan José Ibáñez

Los suelos y la agricultura ecológica en la era de la postverdad (Revista de Suelos ecuatoriales)

Juan José Ibáñez

Palabras clave:   Agricultura ecológica, Agricultura orgánica, Agricultura Industrial, Tecnociencia, Posverdad, Filosofía de la Ciencia, Filosofía de la tecnociencia 

Vol. 49 Núm. 1 y 2 (2019): Suelos Ecuatoriales

URL de acceso directo al Artículo. http://unicauca.edu.co/revistas/index.php/suelos_ecuatoriales/article/view/109

Resumen

Los suelos y la agricultura ecológica han sido dos temas soslayados durante décadas de la corriente principal de la literatura científica. Sin embargo, más recientemente, el reconocido fracaso de la agricultura industrial, así como la comprensión del sistema climático, han relanzado el interés por ambas disciplinas. Ya no se discute la importancia de los suelos en el funcionamiento de la biosfera, ni la necesidad de reemplazar una agricultura despilfarradora de recursos y contaminante por otra basada en genuinos principios ecológicos. Sin embargo, desde finales del siglo XX, la ciencia ha ido cambiando, tanto en sus objetivos como es su praxis, siendo paulatinamente reemplazada por lo que actualmente se denomina Tecnociencia. Esta última no persigue tanto progresar en el conocimiento del mundo, como en ser el soporte del progreso e innovación del tejido empresarial de los países, en un mundo frenéticamente competitivo a la par que insustentable. De este modo la búsqueda de la verdad ha sido reemplazada por la posverdad, en la que los científicos somos meros elementos de un sistema muy complejo, dominado por intereses económicos y geopolíticos. En este contexto, la definición de agricultura ecológica depende de los intereses de los actores implicados, relegando los aspectos técnicos a un segundo plano. En este artículo, el autor intenta discernir el futuro de una agricultura genuinamente ecológica, conforme al método científico y que necesita inexcusablemente de una gestión sostenible de los suelos, de aquellas narraciones sesgadas por intereses ajenos a la ciencia, es decir repletas de posverdades. 

Revista de Suelos Ecuatoriales

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Conservación del Patrimonio Agrario Mundial (SIPAM FAO)

0-sipam-patrimonio-agricola-mundial 

Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM … – FAO)

Como me gusta redactar post sobre noticias que se me antojan superlativas desde el punto de vista del patrimonio natural y cultural. Y hoy es una de ellas. Más aun, el material se encuentra también redactado que tan solo puedo copiar y pegar con muy pocas adendas por mi parte. Comenzaré secuestrando dos párrafos de la página de Web principal, para a renglón seguido realizar unos breves comentarios y dejaros con varios fragmentos de texto, y especialmente unos contenidos que me entusiasman.  ¿Cómo no había tenido noticias al respecto hasta ahora? No estoy seguro, pero os lo intentaré explicar al final de esta entradilla, si bien lo que debéis leer se encuentra en su extensión (es decir tras mis clásicos “continua…”). Vamos allá. ¡Que gozada!. No tiene desperdicio.

Libro: “Sistemas importantes del patrimonio agrícola mundial (SIPAM). La biodiversidad agrícola y los ecosistemas resilientes. Prácticas agrícolas tradicionales e identidad cultural”. Seguidamente os reproduzco su prólogo.

Resumen: Durante siglos, los agricultores, pastores, pescadores y silvicultores han desarrollado sistemas agrícolas diversos y adaptados localmente, y los han gestionado con técnicas y prácticas ingeniosas que han perfeccionado con el paso de los años. Han sido los responsables de aportar a la humanidad una combinación esencial de servicios sociales, culturales, ecológicos y económicos. Estos “Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial” (SIPAM) son paisajes estéticamente impresionantes que combinan la biodiversidad agrícola con ecosistemas resilientes y un valioso patrimonio cultural. Estos sistemas están situados en lugares específicos del mundo, donde aportan de forma sostenible múltiples bienes y servicios, alimentos y unos medios de subsistencia seguros para millones de pequeños agricultores.

Los SIPAM surgieron a través de un impresionante proceso de coevolución entre los seres humanos y la naturaleza durante siglos de interacción y sinergias culturales y biológicas. Representan la acumulación de experiencia de la población rural. Desafortunadamente, estos sistemas agrícolas se encuentran actualmente amenazados por muchos factores, incluyendo el cambio climático y la presión creciente sobre los recursos naturales. Además, tienen que enfrentarse a la migración causada por una baja viabilidad económica. Como consecuencia, se abandonan las prácticas agrícolas tradicionales y se da una pérdida drástica de variedades y especies endémicas y locales. Hace 16 años, la FAO identificó estas amenazas globales para la agricultura familiar y los sistemas agrícolas tradicionales, y lanzó el programa de los “Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial” (SIPAM). Adoptando un enfoque basado en la conservación dinámica con el objetivo de lograr un equilibrio entre la conservación, la adaptación sostenible y el desarrollo socioeconómico, el programa SIPAM busca identificar maneras de mitigar las amenazas a las que se enfrentan los agricultores, así como de resaltar los beneficios de estos sistemas.

¡No me lo puedo creer!. Resulta difícil de entender que tras 15 años escribiendo en esta bitácora para lo cual he leído miles de noticias, no me hubiera llegado alguna a este respecto. Mi amigo Luca Montanarella me habló de esta iniciativa de la FAO hace unos meses. Tomé nota pero… se me olvido. (fallo garrafal: ¡mea culpa!). Ahora bien, la falta de información sobre el SIPAM, tras leer varios boletines de noticias de suelos, agricultura y medio ambiente diariamente,  me obliga a pensar que apenas ha calado en la opinión pública y menos aún en la obnubilada mente de políticos y gestores. Y es aquí en donde la buena noticia debiera ser motivo de una profunda preocupación. A nuestras autoridades, no les interesa más que salir en los medios de comunicación, por cuanto al llegar al momento de la verdad, nada de nada.  También cabe  recriminar que, desde Latinoamérica, en donde se habla tanto de culturas indígenas y sus agriculturas sustentables, etc. hasta el momento solo tres enclaves tienen la etiqueta de SIPAM. Si volvemos la vista a la Europa latina,  el paisaje es menos preocupante, aunque no deje de ser inquietante. En España, por ejemplo, tres enclaves han alcanzado la etiqueta del SIPAM. Ahora bien, excepto en un caso, ni me parecen muy relevantes, y menos aún representativos de los principalesterroirque debiéramos analizar y preservar en la Península Ibérica. Estamos tropezando una vez más en el craso error de la falta de iniciativa, como ocurre también con la preservación de la Geodiversidad bajo los auspicios de la UNESCO. ¡Qué lástima!.

Por mucho que nos lamentemos: “obras son amores y no buenas razones”. Nos quejamos continuamente, pero a la hora de esforzarse… ¡suspendidos!. Debemos exigir a nuestros políticos, con todos los medios a nuestro alcance, que no pedirles favores exclusivamente, ya que en estos menesteres son sordos y mudos. Por lo tanto la responsabilidad recae sobre todos nosotros.

Abajo os dejo ya con la información que he recopilado, aunque una buena parte resulta ser una reproducción literal de ciertos contenidos de la página Web del SIPAM.

A todos los amantes de la naturaleza, sus paisajes y en especial de aquellos que son culturales os ruego encarecidamente que leáis este post y actuéis en consecuencia.

Juan José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Restauración de suelos y aborción de miles de millones de toneladas de carbono ¿¿??

coronavirus-madrid-vacia-peque

Madrid, Ciudad sitiada, de un Estado cerrado al exterior, casi completamente vacía, como tras un golpe de estado o esperando el bombardeo enemigo en  medio de  una guerra uno como mínimo se siente extraño, inquieto, incómodo. Cuando se está en una crisis sanitaria como la que padecemos en febrero-marzo…. de 2020 y justamente en uno de los epicentros de esta pandemia global que nos azota, nos cuesta a muchos concentrarnos.  Y para mayor calamidad personal, yo que como soltero y sin problemas (“hasta ahora”) monetarios me iba a trabajar, relegando las treas domésticas a una asistenta que limpiaba la casa, lavaba, planchaba la ropa etc., no se casi ni poner una lavadora, me encuentro también perdido en  los 65m2 del cubículo en el que habito…… Y así y he roto el fregadero por lo que estoy obligado a limpiar los utensilios de cocina en la ducha. ¡Suuuuu, sin comentarios! ¿Vale?. Me lio tanto que el teletrabajo obligado que hacemos en estos momentos casi todos los investigadores se resiente.  Friega, plancha, limpia el suelo, desinfecta, trabaja….. Salgo a comprar cada dos o tres días y todo vacío. Una urbe casi fantasma. Busco noticias para redactaros un post de suelos. Tras revisar varias, veo una que se me antoja interesante empero, es mi sino, ya que se encuentra tan vacía de contenidos, como las calles de mi ciudad. ¡Qué hastío!. Y lo que uno puede inferir, resultan ser cometarios que se ensamblan sin ton ni son, contradiciéndose o polvorientos comentarios infinitamente repetidos. Fijaros detenidamente: Partícula + antipartícula = ¡La nada!. Pero a lo que vamos…….

Cansado y aburrido de leer noticias como la que os expongo hoy, la abordada en este post no tiene desperdicio, ya que reitero es un texto vacío, hueco. Y eso que los autores dicen partir de un informe con más de 1.000 páginas auspiciado por el IPCC. Sobre este tema hemos escrito hasta la saciedad en nuestra bitácora y siempre aportando más información, lo cual es sumamente sencillo, ya que es imposible decir menos. ¿Mil páginas con vistas a llegar a las conclusiones que os vamos a mostrar?. En la prestigiosa revista journal Nature Sustainability, Deborah Bossio, un de las autoras, nos expone en una portentosa  lección magistral cómo no decir nada, nada de nada, o lo que es peor en este caso, lo mismo que hace 25 años.

 Los vertiquitos de esos informes y como se elige a los autores o compiladores, es un tema del que se sobradamente, por cuanto he formado parte de numerosas iniciativas de tal guisa. Suelo terminar lamentando mi participación una y otra vez, aunque hay excepciones, por supuesto. Sin embargo con más frecuencia de la deseada vuelvo a recaer. Eso sí, lo de la publicación en Naure Sustainability es digno de denuncia.

Poco puedo añadir o analizar a una nota de prensa digna de…. ¿de qué?. Lean y enséñasela a sus vecinos(as) más ignorantes o semi-analfabetos porque con el título basta, la entenderán, como si fuera un culebrón televisivo. Más aun la autora entrevistada propone, mejorar los mecanismos de compensación para incentivar una agricultura que proporcione más alimentos a la humanidad, frenando la expansión de las tierras agrícolas. ¿Pero cómo?. Obviamente debo suponer que en las mil páginas del informe habrá contenidos más sustanciosos. En caso contrario, en lugar de interrogar a un presunto delincuente, háganle leer en voz alta mil veces esta notica y seguro que cantará hasta la Traviata de Giuseppe Verdi. Cantará cualquier cosa que le pidan, eso sí, peor, mucho peor.

 Cuando tras buscar material para vosotros, releo muchas noticias, topo con titulares esperanzadores, pero que a la postre devienen en basuras. Pero esta última contiene “algo”, y en el caso que analizaremos hoy me ha entrado un deseo casi irresistible de cerrar el blog para siempre. ¿En que se gustan el dinero los organismos internacionales?. Busco en Internet la revista y debo pagar casi 10 euros por leer un texto seguramente más corto que este post, cuando la información ambiental debiera ser en acceso abierto. Observo el número de páginas del artículo, o carta de Naure Sustainability y, como observaréis abajo, a lo sumo son dos. Busco en el repositorio de Researchgate el volumen de 1.000 páginas y me dice que bajo petición. ¿Alto secreto?. Personalmente se me caería la cara de vergüenza firmar algo que no es nada. Que se editen publicaciones sobre los documentos elaborados por el IPCC, la ONU y/o la FAO, o sus resúmenes, en revistas de pago, con tal vacuo contenido, debiera ser sonrojante para los firmantes. A estas instituciones debería exigirse que todo fuera en acceso abierto, lo quieran los autores del informe o no. ¿Y los autores?. Son los únicos beneficiados, ya que añadirán a sus currículos una publicación de campanillas que no es nada, nada de nada. Ya sabemos que las editoriales viven de esto. Empero al menos deberían “aparentar” tener un poco más de dignidad.  Y todo esto en 2019. Cualquier alumno que imparta su primer curso de edafología añadiría más contenido, sin lugar a dudas. Entre los firmantes hay alguna persona conocida, aunque la mayoría ni me suenan (bueno sí: ¡las narices!). ¿Quien elige a estos sabios? Francamente, a mi me suelen invitar, supongo que a ellos también, empero esperaría que de suelos deberían saber, aunque no lo parezca.

 Os dejo con el espacio edafológico vació……

 Aburrido

 Juan José Ibáñez

Continúa…… No tiene desperdicio…… porque como vereís……

(más…)

Etiquetas: , ,

La Desertización del Planeta Tierra: Los últimos reductos de la vida salvaje que aún permanecen por destrozar (primer mapa completo a escala fina)

areas-del-mundo-aun-virgenes 

Áreas del Mundo que aun permenecen vírgenes: Fuente The map’s lead author James Watson of the Wildlife Conservation Society (WCS) and University of  of Queensland and https://www.wcs.org/

Nature: COMMENT  31 October 2018 : Protect the last of the wild

James E. M. Watson, James R. Allan and colleagues.

 La Tierra se va desertizando a pasos agigantados debido a la acción humana, si entendemos como tal la degradación de los espacios naturales y la vida silvestre que albergan. Los autores del estudio que presentamos hoy, también  ofrecen una definición más concreta en lo que respecta a la valoración de lo “silvestre” en los hábitats oceánicos. Lo que nos vienen a confirmar por enésima vez los investigadores que han redactado el artículo publicado en la Revista Nature es el hecho, archiconocido, de que nos estamos quedando sin una biosfera “mínimamente prístina”. Los datos que muestran y que os reproducimos abajo traducidos al español-castellano, a partir de una nota de TerraDaily, son estremecedores. Ahora bien, se trata de la “crónica de una muerte anunciada”, sino ocurre algo que “hoy por hoy” se me antoja absolutamente inviable.  Me explico. En la nota de prensa del boletín de noticias aludido puede leerse: “solo 20 naciones atesoran el 94% de las áreas silvestres terrestres y marinas del mundo (excluyendo la Antártida y la alta mar), siendo cinco mega-naciones (Rusia, Canadá, Australia, Estados Unidos y Brasil) las que acaparan el 70% de esta herencia biosférica”. Los autores argumentan que Esos estados tienen un enorme papel que desempeñar con vistas a asegurar los últimos reductos de la vida salvaje”, para luego reclamarles el papel de liderazgo en las próximas reuniones internacionales que se avecinaban (cuando redacté este post) sobre biodiversidad y cambio climático. Empero para ser más precisos, los autores definen vida silvestre o espacios naturales que deben preservarse en los siguientes términos “como aquellos lugares que no sufren actividad industrial, de acuerdo con la huella humana marina y terrestre. Las comunidades locales pueden vivir dentro de ellas, cazar y pescar, etc.”. Seguidamente nos recuerdan que “La pérdida de áreas silvestres no es solo una cuestión grave en materia de la conservación de la biodiversidad y el clima. Muchas áreas silvestres albergan a millones de indígenas que dependen de ellas con vistas a mantener sus  dilatadas conexiones bioculturales con la tierra y el mar. Su pérdida está erosionando muchas culturas alrededor del mundo”.

 Pues bien, no discutiremos aquí tal definición, aunque cabe recordar que adolece de serias limitaciones. Abajo podréis leer sus explicaciones. No obstante, el contexto determina el artículo ya que, como se desprende de la lectura de la noticia, lo que se pretende es presionar a los cinco países aludidos a que lideren las riendas de un macro-acuerdo ecológico, guiándonos por caminos más sostenibles.  Por lo tanto, y aunque la información publicada sea correcta, se trata de presionar a los países que más recursos silvestres poseen para que en los próximos convenios, tratados, convenciones, etc., se comprometan a virar sus políticas de preservación del medio ambiente. Y aquí cabe preguntarse: ¿Cuáles son las políticas  actuales de Rusia, Canadá, Australia, Estados Unidos y Brasil en materia medioambiental?. Para ponerse a temblar, y más aún si se tienen en cuenta los virajes hacia el ultra-neoliberalismo que actualmente acaecen en EE.UU y Brasil, a la hora de leer estas noticias (noviembre de 2018). ¿Y qué decir de la tradicional estrategia preservacionista de Rusia?. ¡Sin comentarios!. Tampoco los gobiernos de Australia y Canadá son precisamente un ejemplo a seguir en estos temas, como casi los de ningún país del mundo.  Empero, de cualquier modo, Ni Rusia, ni Brasil, ni EE.UU. aceptarán de ninguna forma asumir un papel que va contra sus intereses económicos bajo la dictadura de la economía ultraliberal que defienden a ultranza. Empero Canadá y Australia tampoco. Ninguno de ellos ha sido ejemplo, ni lo serán en un futuro cercano.

 El resto de los Estados, en el mejor de los casos, censurará/recriminará cínicamente la actitud de estos “cinco magníficos” defensores de la naturaleza, ya que se lo pueden permitir, en vista de que saben a ciencia cierta que esta “loable iniciativa” jamás saldría adelante y esos mega-Estados se negarán en redondo. Incluso si no estuvieran de acuerdo, la imagen de los censores mejoraría como defensores de una biosfera más saludable, aunque si tuvieran que liderar ellos…..¿¿??.

 Todos sabemos la devastación que hemos infringido a la naturaleza. Empero este tipo de iniciativas, avaladas por artículos previos, no dejan de ser más que pólvora mojada. Juego de políticas, lavados de imagen, emboscadas diplomáticas y poco más.

 Os dejo la noticia que ha ofrecido traducida ya que, a pesar de todo, atesora datos de interés.     

 Juan José Ibáñez

 Continúa………..

(más…)

Etiquetas: , , ,