‘Etnoedafología y Conocimiento Campesino’

Primera evaluación y mapa global del “Recurso Estiércol”

manure-world-soil-map

Fuente: Buscar en Google “manure soil map” los hay de todos los tamaños y colores

 La verdad es que nuestra bitácora comienza a oler mal.  Sin embargo, todo sea en aras de la sustentabilidad y la seguridad alimentaria. Es lógico entender que los jóvenes de las sociedades de la opulencia no entiendan muchas iniciativas y menos aún post como este. Hay que perdonarles, ¡son jóvenes!, y desconocen la historia de las sociedades humanas, incluyendo a las de sus propios países.  En el mundo agrario, el uso del estiércol como abono, ha sido insustituible y una bendición para la nutrición de las plantas y como corolario la humana. Y esta aseveración es válida para cualquier país del mundo hasta no hace muchos decenios. Por lo tanto, taparos la nariz si os molesta, ya que se trata de un recurso natural valioso e históricamente esencial. ¿Huele mal, huele bien?. Existen otros muchos aspectos de las sociedades actuales que huelen peor, son hediondos y putrefactos, pero los aceptamos sin pestañear. Yo ya viví aquellas letrinas caseras en donde nuestros detritus caían en un establo y allí, se mezclaban con otros residuos para formar un compost orgánico más o menos elaborado, según lares y costumbres. El último que observé fue en la Galicia rural , en donde el campesino lo mezclaba con el tojo o toxo con vistas a hacer “la cama del ganado” y de allí al abonado orgánico con que rociaría sus huertos. Si los campesinos actuales reciclaran como se reciclaba antes…… Si en las ciudades siguiéramos con las botellas de vidrio, como antes de que se comercializaran los envases no retornables…. Y si…, Y si…. pues entonces no habríamos alcanzado las cotas de inmundicia y despilfarro global con que hemos “premiado” a la naturaleza (contra-servicios ecosistémicos). Empero un día remplazamos las letrinas (que también se encontraban antaño en el interior de las casas) por los inodoros,  pagando las consecuencias. Tener en cuenta que si las primeras causaron problemas y enfermedades fue fundamentalmente en las ciudades y por falta de un adecuado saneamiento/limpieza.

 El abono orgánico resulta vital para la agricultura, y si siguiéramos ciertas pautas de la agricultura tradicional campesina, los alimentos que consumimos serían más saludables, mientras que los campesinos ahorrarían bastante dinero con vistas a usar unos fertilizantes inorgánicos que contaminan todo, volviéndose finalmente contra nosotros y esa hermosa biosfera que destruimos sin compasión. Nos obligan a reciclar y desechar al modo industrial, gastándonos ingentes sumas de dinero en lugar de emplearlas para otros fines que sí lo necesitarían. El estiércol, resulta ser fundamental también a la hora de mejorar las propiedades físicas del medio edáfico, retención de nutrientes y agua, etc., es decir lo que se denomina calidad del suelo. Empero hemos convertido un recurso preciado en un problema ambiental y sanitario de gran calado, siguiendo las enseñanzas de la agricultura industrial. ¿Existe modo más lamentable de proceder?. Por favor recordar la tragedia de Londres conocida por “El Gran Hedor”, fruto de abandonar la aplicación de los detritus humanos en agricultura y ganadería. El mundo al revés.  

Así pues, la noticia que os ofrecemos hoy no resulta ser baladí, y menos aún las conclusiones que eran las únicas que cabría esperar. No se trata tanto de una genialidad como de un recordatorio e incitación a la acción. Los autores defienden que, dada la apremiante necesidad de este elemento, indispensable en la nutrición vegetal, reutilicemos el que excretamos, so pena de que finalmente sea un grave problema para la mantenimiento de la humanidad.   Ya os explicamos este candente asunto en nuestro post: “El Fósforo de los Suelos: Una Amenaza para la Producción Alimentaria Global”. Al fin y al cabo, ¿Qué es guano o nitrato de Chile?.

 Las heces del ganado y ser humano son ricas en fósforo y un excelente abonado orgánico. ¿Qué nos dice su mapa de distribución global?. Conforme a los autores: “(…) reciclar estiércol animal por su contenido de fósforo (…) el primer mapa del mundo de este recurso poco apreciado (…) muestra que la mayoría del estiércol se encuentra exactamente donde lo necesitan los agricultores, en sus propios patios traseros”. Es decir la cartografía identifica que las grandes reservas se encuentran donde debían estar: en los lares en donde abundan las cabañas ganaderas, donde vertimos las aguas residuales, y más aún bajo ese tipo de ganadería industrial en donde el ganado estante se cría abirragadamente en condiciones nauseabundas.  Obviamente también en donde ubicamos nuestros residuos urbanos. Efectivamente, al ladito de donde se necesitan en muchas circunstancias. Finalmente los autores señalan que: “utilizando datos sobre la densidad del ganado, calculando después la cantidad anual de fósforo excretado por el ganado vacuno, cerdos pollos, ovejas y cabras a nivel mundial, obtenido la importate cifra de 130.000 kilogramos por kilómetro cuadrado (Varios cálculos estiman que la producción global total oscila entre 15 millones y 20 millones de toneladas métricas por año) (…) encontraron “puntos calientes”, áreas en las que el fósforo a base de estiércol está ampliamente disponible, pero infrautilizado, en todos los continentes, excepto en la Antártida. Como era de esperar, muchos de tales puntos calientes se encuentran próximos a las comunidades agrícolas y deltas de ríos donde abunda la escorrentía agrícola”. Y no digo más ya que el artículo es interesante y atesora otros datos de interés, como el de la estruvita. Abajo os lo he traducido.

 Juan José Ibáñez

 Continúa…….

  (más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Paisajes agrarios y biodiversidad: Retornando al pasado para alcanzar la sostenibilidad perdida

0-pasejes-agrarios-retornando-al-pasado

Fuente: Google Imágenes, J.J. Ibáñez y J.L. González Rebollar

Entre tanta denuncia, redactar post como el que os mostramos hoy eleva los ánimos. Sin embargo, personalmente, también alimenta mi nostalgia. Posiblemente muchos de vosotros, más jóvenes que yo, no  lo entendáis. Júbilo, ya que por fin aparece alguna rendija que pudiera del lugar al retorno de la cordura. Melancolía por cuanto ya desde muy joven, atisbé, intelectual y visualmente,  los restos que permanecían de aquel naufragio causado por la agricultura industrial y los cánticos falsamente embelesados de la revolución verde de los años 60. Es decir la que terminó arrasando nuestros terroir o terruños, paso a paso, o como diría Antonio Machado, golpe a golpe, verso a verso. A mis 23 años, cuando entré con una beca predoctoral en el CSIC, la atmósfera de una Escuela Española de Ecología de los Paisajes Culturales y Agroecología emanaba sus fragancias en mi instituto, y yo quedé prendado de su principal figura, es decir  Pedro Montserrat Recoder. Nuestro paisaje es cultura e historia, y la cultura hace el paisaje, como nos lo explicaba sabiamente Pedro. Efectivamente los paisajes agrarios y su biodiversidad fueron en Europa, hasta la década de los sesenta del siglo XX, mucho más hermosos y ricos en todos los sentidos. Y me retornan a la cabeza “los Cantares de Antonio Machado”: “Hace algún tiempo en ese lugar, donde hoy los bosques se visten de espinos, se oyó la voz de un poeta gritar, “Caminante no hay camino, se hace camino al andar… golpe a golpe, verso a verso”.. Reitero que los paisajes culturales previos a la revolución agraria industrial eran enormemente ricos y variados. Empero esa envenenada revolución verde tornó la frondosidad en desierto y monotonía, envenenándola de paso. Y así, las dehesas de clima mediterráneo menguaron en extensión, mientras que bocages de los biomas templado húmedos, prácticamente desaparecieron. Del mismo modo la agricultura en mosaico de la montaña retrocedió hasta casi su práctica extinción. Así pues:  ¿agricultura ecológica o una agricultura industrial?;¿agriculturas tradicionales o agricultura industrial?”. Sin embargo, “el debate acerca de las agricultura ecológica y las tradicionales también se encuentra viciado. A pesar de todo, como ya os comenté en otro post: “ agricultura moderna es alimento y veneno para el hombre y la biosfera”, actualmente la balanza se inclina a retornar a esos principios abandonados en aras de un mal entendido progreso que ha conllevado miles de problemas (“pérdida de biodiversidad”, resistencia a los herbicidasy un interminable etc.) , a la par que añadido una montaña de arena al problema del denominado cambio climático.

Hoy os vamos a mostrar dos noticias traducidas al español-castellano que versan sobre estos temas. La primera abunda en nuestra pensamiento, si bien sus autores desempolvan, sin saberlo, las tesis de esas raíces anteriormente mentadas, como la de que la cultura hace paisaje”, que hemos defendido muchos durante décadas ante el desprecio, de la agroindustria, tocagenes y administraciones. La segunda nota de prensa muestra un interesante estudio acerca del balance entre rendimientos de la producción y pérdida de biodiversidad. Los datos resultan ser muy clarificadores.

¿Agricultura ecológica, conocimiento campesino o etnoagricultura?. En mi opinión todas se  encaminan en la misma dirección, siendo fértil estudiar y aplicar combinaciones, según ambiente y objetivos.   No debemos olvidarnos de que por fin se reconoce que “los policultivos son más rentables que Los monocultivos”. De hecho, la primera nota de prensa se me antoja un calco de la “agricultura ecológica-oriental, es decir, del método de Masanobu Fukuoka (ver su libro de libre acceso en Internet”). Digamos para finalizar esta entradilla que, del mismo modo ha terminado por reconocerse que la diversidad de esos paisajes culturales puede llegar incluso a sobrepasar la biodiversidad natural.

 Juan José Ibáñez

Continua………
Y me retorna la nostalgia al terminar. Recordemos de nuevo a Antonio Machado y su hermosísima interpretación musical con la voz y composición de Joan Manual Serrat:…

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

La domesticación de las papas, la geofagia y las arcillas (Gastronomía Peruana)

geofagia-y-gastronomia-peruana

Geofagia y gastronomía Peruana: Papas silvestres toxicas + arcillas = Papas comestibles. Fuente: Imágenes Google

Ya os hemos hablado en siete post precedentes de la geofagia, el consumo de suelos y las arcillas. Vimos que se trata de una práctica habitual en las culturas aborígenes de buena parte del mundo. También os narramos como son preferentemente consumidas por mujeres embarazadas e infantes. Sin embargo, hoy vamos a ir un poco más allá. La noticia que os ofrecemos en esta entrega concierne en parte a la geofagia y en parte a la domesticación de la papa/patatas. Las papas silvestres eran tóxicas, por lo que su consumo podía generar trastornos leves e incluso muy graves si se engullían en grandes cantidades. La nota de prensa que abajo os reproducimos, en inglés y traducida al español castellano, lanza una hipótesis bien analizada y argumentada acerca del papel del consumo de arcilla junto a la papa tóxica, de tal modo que se neutralizaba sus riesgos perjudiciales para la salud. Con el tiempo, aquellas culturas precolombinas del altiplano y regiones aledañas, lograron obtener cientos de variedades comestibles empero la costumbre quechua  de cocinar con arcilla aún persiste.

También vuelve a informársenos de los efectos beneficiosos para nuestro aparato digestivo de la ingesta de arcillas por sí mismas. Sin embargo existen dos “detalles” muy idiosincráticos. En primer lugar, en ningún momento se menciona su “especial consumo” por mujeres preñadas y pequeños, sino por toda la comunidad, es decir, sin diferencia de género y edad. Finalmente, hasta la fecha, todo parece apuntar,  a que sin la gastronomía que conlleva la arcilla, las papas no hubieran podido entrar en la gastronomía precolombina. Recordemos que el mundo y la seguridad alimentaria serían muy distintos y quizás difíciles, si aquellos pueblos de la región no hubieran descubierto el secreto que os contamos seguidamente. Para finalizar, tan solo mentar que sigue siendo una práctica en uso, y no solo por los indígenas quechuas, sino por buena parte de la población del Perú.  Los deliciosos platillos incrustados en el mosaico fotográfico que encabeza el post, parecen ser recetas actuales que se expenden en restaurantes peruanos.

A título personal, me entristece que recorriera toda aquella maravillosa región, tras una invitación de la Universidad de Arequipa, sin probar tales manjares. ¿O quizás sí? Realmente disfrute de la ingesta de algunas comidas tradicionales con papas y quizás inadvertidamente (…..).   Recientemente me volvieron a invitar de esta universidad que siempre me ha honrado con su cariño. Por razones de salud me ha sido imposible asistir, empero lo ha hecho en mi lugar uno de los más prestigiosos edafólogos españoles.  Mi más entrañable agradecimiento a Lunsden Coaguila.

Y recordar: hay recetas en Internet que podéis leer para degustar tales “delicatesen”. Os dejo ya con la noticia, que se me antoja tan interesante como sabrosa.

Juan José Ibáñez

Continúa……… 

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

La biodiversidad del suelo y la agricultura ecológica reducen los riesgos causados por los patógenos en las granjas

escarabajo-pelotero-y-agricultura-ecologica

Escarabajos peloteros, setos y biodiversidad contra los patógenos de los cultivos. Fuente: Colaje Imágenes Google

Ya ni la ONU ni la FAO, ni la UE, dudan ya del daño causado por esa bomba de relojería que ha demostrado ser la agricultura industrialTras casi medio siglo de destrozos en la agricultura tradicional/campesina, repleta de hermosos paisajes con setos, arbolado y plantas silvestres, son ahora estos organismos internacionales los que demandan viajar al pasado y rescatar aquel bagaje de sabiduría, lamentándose por el grave error cometido, el cual ha dañado casi irreversiblemente toda la biosfera. Ya os hemos hablado de este tema en diversas ocasiones, almacenando los textos en nuestra categoría:  ‘Etnoedafología y Conocimiento Campesino’. No volveremos a repetirnos.

La nota de prensa que os mostramos hoy da cuenta de una investigación en la que se muestra como las especies salvajes o asilvestradas, reducen la carga de patógenos de las granjas, disminuyendo drásticamente el riesgo para la salud animal, vegetal y humana,  inherentes a las prácticas de la agricultura industrial y sus tóxicos arsenales de agroquímicos.  Más concretamente, el estudio constata el papel de las bacterias de los suelos y los escarabajos peloteros en la descontaminación del medio edáfico, de forma natural.   Y así, en el peor de los casos, los insumos de pesticidas y agroquímicos se reducirían drásticamente, ahorrando dinero al agricultor y mejorando de paso la salud humana y la calidad ambiental.

El problema estriba en que, las cosas de palacio van despacio, es decir que entre la aceptación de las evidencias y su reconocimiento formal por los organismos multinacionales nos eternizamos. Empero lo mismo ocurre entre las decisiones de los últimos y las legislaciones nacionales e internacionales en la materia. Lamentablemente toda esta interminable burocracia da lugar a que las buenas prácticas actualmente recomendadas choquen con las leyes vigentes. Como ya hemos comentado en multitud de ocasiones la bobalización reina entre nosotros.  Hemos traducido la nota de prensa al español-castellano y creo que sobran las palabras. Los listos de los científicos y tecnólogos destrozaron la cultura tradicional del agro llevada a cabo por los ignorantes campesinos. Y ahora resulta que aquellos eran los estúpidos y los últimos sabios.

Leer, disfrutar y ver que fácil resulta solucionar numerosos problemas ambientales sin “tocar los genes“ de los organismos vivos y envenenar el ambiente y nuestros humanos cuerpos con inmensas cantidades de pesticidas y fertilizantes. Observar como el simple comportamiento de los escarabajos peloteros, al enterrar sus excrementos en el suelo, realiza una tarea de saneamiento ambiental formidable.

Juan José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Geofagia del consumo, a la gastronomía y finalmente a la adicción

geofagia-tipos-de-suelos-y-addicion

Colaje imágenes Google buscando por “Geophagy”

 Disculpe usted, ¿es este el famoso “Restaurante “Solum”.

Sí señor, este es.

¿Tienen mesa?

Si señor, y sillas también

Perdone, le preguntaba si podemos comer ahora

Por supuesto, pero tendrán que esperar 15 minutos.

Ya veo que su establecimiento se encuentra muy concurrido

Puedo ya ofrecerles la carta y así tendrán que esperar menos tiempo

¿Qué nos recomienda?

Depende de qué tipo de suelos prefieran

Perdón, no le entendemos

Tenemos suelos de varias clases según su sabor, olor, textura, etc., cocinando en crudo, estofados, marinados, fritos….

Somos nuevos, no los hemos consumido antes tales manjares,  según dicen

Si es así les recomiendo un menú de degustación para dos.

¡Perfecto!

 Si podéis visionar este mapa mundial en el que se  ubican todos los lugares del mundo donde se ha detectado la geofagia observarán que tal práctica ancestral se distribuye por todo el globo terráqueo, si bien en algunos lares  han perdido la costumbre. Ya hemos abordado el enigmático tema de la geofagia en post anteriores, como podréis observar más abajo. Sin embargo, el día que redacto este post me he inmiscuido un poco más en la materia, tras leer la siguiente noticia: Geophagy: “soil-eating” as an addictive behaviour”, nota divulgativa del artículo que lleva por título: “Geophagy in Northern Uganda: Perspectives from Consumers and Clinicians.”. Es decir tan solo se trata del caso de Uganda. Sin embargo, existen regularidades sorprendentes en todas las sociedades, etnias y culturas que practican esta “delicatesen. Las principales consumidoras son las mujeres embarazas y los niñ@s, si bien también, a menudo disfrutan de estos riquísimos suelos otras personas, aunque en menor medida.  Podría pensarse en que se trata de un antojo de las féminas preñadas, pero (…) ¿y los niños?. Y algunos varones adultos. Generalmente los hombres abandonan la ingesta de suelos en la adolescencia. Empero algunos se aficionan y manifiestan que pueden llegar a ser tan adictivos como el alcohol y tabaco.

Reitero que, como podréis leer más abajo, existen preferencias por ciertos “tipos de suelos” en función de sus propiedades, tales como el sabor (dulces, salados, amargos), olores, texturas, consistencias etc. Del mismo modo y aunque se consumen suelos en sentido estricto, todos parecen ser ricos en arcillas, no siendo el caso de Uganda una excepción. En entregas anteriores comentaba la posibilidad de que, cuando se ingieren suelos, los polifenoles producidos por la descomposición de la materia orgánica pudieran estar asociados a sus potenciales efectos benéficos, junto a la arcilla. Sin embargo, para mi sorpresa, algunas campesinas ugandesas, prefieren comprar la arcilla en “supermercados. ¡Jesús!, hasta donde llegan los hábitos modernos. Empero a falta del recurso suelo o ingresos monetarios pueden ingerirtse ¡ladrillos!.

Resulta sorprendente que se estén publicando numerosos artículos sobre este tipo de etno-gastronomía, aunque los médicos y nutricionistas sean escépticos. Sin embargo, nadie hasta la fecha parece interesado en conocer, “a ciencia cierta”, cuáles son los beneficios y sus razones. Muchos investigadores y galenos ortodoxos, denuncian supersticiones, tradiciones, etc. Empero que la geofagia salpique todo el globo terráqueo,  e incumba a una enorme variedad de culturas y etnias que jamás estuvieron en contacto, a mí personalmente,  me sugiere todo lo contrario.

Y no diré más, por cuanto abajo os ofrezco traducida la nota de prensa, pero también varias páginas, ¡demasiadas!, del artículo original. En consecuencia, del manuscrito científico, traduje al suajili las primeras páginas, dejando el también el texto anglosajón, en la primera parte. Empero al percatarme que llevaba varias páginas y tenía que parar, so pena de hacerlo con todo el texto, decidí después mostraros tan solo la traducción a nuestra lengua de las primeras páginas. Obviamente no os reproduzco todo el texto. La traducción es pésima, a golpe del traductor Google. Ahora bien, basta para sorprenderos. El artículo original se encuentra en acceso abierto, y podéis bajároslo en pdf o leerlo en línea.

Me ha impelido a extenderme el hecho de que una parte considerable del contenido fueran las traducciones literales, de los indígenas consultados. Confío más en sus experiencias, sensaciones y tradiciones que en aquellas filtradas por los científicos ultraortodoxos vestidos con sus arrogantes batas blancas.

Podéis animaros y probar, empero vivimos en una sociedad en donde los suelos de muchos lugares los hemos contaminado debido a nuestra  impenitente adición (casi adicción) por enmendarlos mediante el vertido de ingentes cantidades de contaminantes químicos y superbacterias, por lo que (….): todo dependerá del territorio en el que viva cada uno de vosotros. En mi caso particular, lo que ingiriera equivaldría a “comida basura” Pero si estáis seguros que deseáis probar, ya os advertimos que, como dicen los gourmets consultados, pueden ocasionaros adición y transformaros  en suelo-adictos. Y ahí no puedo ayudaros. Desconozco clínicas especializadas en desintoxicar a este tipo de drogadictos o suelo-dependientes.

Y os dejo ya con tan abundante como alucinante y sabrosona información. ¡Buen provecho!.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

La quema de los rastrojos de las cosechas: Implicaciones en la contaminación, salud humana y cambio climático

quema-rastrojos-y-contaminacion

Fuente: Colaje Google imágenes

 La contaminación y calidad del aire de las grandes urbes es materia de preocupación mundial. Son millones los ciudadanos que anualmente enferman o fallecen a consecuencia de este gravísimo deterioro ambiental. Y entre las grandes ciudades del mundo, me “llueven” las noticias que conciernen a Nueva Delhi y Beijín. Por ejemplo leer esta noticia.: “El aire de Nueva Delhi está tan contaminado que respirarlo equivale a fumar 45 cigarrillos al día”. La nota de prensa sobre la que versa el post que os mostramos hoy abunda en el tema, aunque va mucho más allá. El estudio se me antoja francamente interesante. Ahora resulta que el veneno que se respira allí, no obedece tan solo a las emisiones urbanas e industriales sino a también a la quema de los rastrojos agrícolas a nivel regional y con intensidad regional.  La noticia se encuentra también redactada, como para no tener que trabajar mejorando “algo” las pésimas traducciones de los ingenios tipo Google. Seré pues breve.

Ciertamente, he mentado dos ciudades que tienen el dudoso honor de encontrarse en la vanguardia del “top ten”  de mega-urbes inhabitables. Existen muchas más en el SE asiático. Sin embargo los países del denominado estado del bienestar/malestar no son ajenos a este problema, estando sus autoridades y ciudadanos muy reocupados. Así se restringe el tráfico, el acceso a las grandes ciudades por vehículos desde la periferia, etc. etc. Vivir en las ciudades resulta a todas luces insalubre. Por eso yame he comprando una casa en el campo para mi retiro.

Empero hay más. Si la quema de restrojos produce demasiado carbón negro, emitiéndose de paso otros gases nocivos para la salud y el calentamiento climático, debería calcularse en que magnitud a escalas locales y regionales. En lo que concierne al calentamiento de la atmósfera, la escala global resulta ser, incuestionablemente, la más pertinente. La investigación llevada a cabo debe ser motivo de consternación, preocupación y merecedora de investigaciones muy serias.  En hora buena a los autores.

Juan José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Diversidad y carga para una ganadería más sustentable: Lecciones del pasado

dehesas-y-poliganaderia

El ganado de las dehesas incluido este bloguero. Fotos: Juan José Ibáñez

La presente entradilla debe ser considerada como una continuación del post previamente publicado y que llevaba por título: “Paisajes agrarios y biodiversidad: Retornando al pasado para alcanzar la sostenibilidad perdida”. En este último encontraréis información complementaria. Sin embargo, en ambos casos nos topamos con el mismo problema. Si la prensa da por extraordinariamente novedosas, conclusiones archiconocidas desde hace más de medio siglo: ¿Qué puede uno pensar? Pues vamos allá, aunque dando un pequeño rodeo.

José Luís Gonzales Rebollar, experto en ecología pastoral y estimación de carga ganadera, fue merecedor del Premio de Andalucía de Medio Ambiente a su trayectoria profesional. Al margen de este hecho, es un más que entrañable amigo personal. Sus investigaciones sobre carga ganadera en España han sido un hito, por los caminos que ha abierto, como lo es el caso de demostrar que una de las mejores estrategias con vistas a limpiar el monte y los cortafuegos de maleza estribaría en desbrozarlas con ganado, previa siembra con especies pratenses del lugar. Tales estudios y algunos más, le aportaron galardones como el que podréis leer abajo. Por su parte a Teodoro Lasanta, otro excelente científico, le conocí hace varias décadas  y mantuvimos colaboraciones conjuntas en la de los 90 del siglo pasado. Luego, como consecuencia de caminar por diferentes “vías pecuarias” de investigación, con el tiempo y la distancia perdimos el contacto. ¿Y a qué viene toda esta desiderata ahora? Simplemente me basaré primordialmente en algunos de sus estudios con vistas a replicar el contenido de la nota de prensa, que parece novedosa aunque no lo es, en absoluto, al menos en sus conclusiones: “Más diversidad de ganado para mantener la biodiversidad y el funcionamiento de nuestros ecosistemas”: En principio, la única novedad estribaría en que se abordan de suelos, empero tampoco resulta ser el caso. Como veréis más abajo, también yo personalmente he publicado a cerca de la repercusión sobre el medio edáfico de la ganadería múltiple en sistemas agrosilvopastorales. Sin embargo, no soy el único ni mucho menos. Quizás la indignación que en estos momentos padezco, proceda de la siguiente frase de los autores entrevistados en la aludida nota de prensa: “Nuestros resultados son de vital importancia para mejorarla gestión de zonas de pastoreo en un mundo sobrepoblado”. Pues miren ustedes ¡No, No, y No!, ya que hace ya sesenta años que el pastoralismo, al menos el mediterráneo, dio buena cuenta de ello. Otra cuestión bien distinta estriba en que muchos jóvenes hispanoparlantes tengan alergia a leer estudios publicados en su propia lengua. Llegado a este punto, mejor me callo.

Estoy seguro, y sé que otros muchos colegas también, de que la nota de prensa da cuenta de una investigación en la que se han obtenido conclusiones semejantes en China. ¡Bien venido!  Tampoco me enoja que se publiquen estos resultados en una revista tan prestigiosa como el PNAS, como si se tratara de conclusiones sorprendentemente novedosas. Empero la modestia, como también conocer adecuadamente los antecedentes bibliográficos, son siempre preferibles a la arrogancia y posverdades. Siento una enorme tristeza de que ya los edafólogos en sentido estricto, y la mayoría de los pastoralistas que antaño abundaron, hayan sido erradicados de mi Institución, para que a la postre otros repiquen campanas ajenas. 

Durante la década de 70 y 80 del Siglo XXI, sistemas, como a los que se refiere la noticia que ha dado lugar a este post, despertaron el interés del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MaB) patrocinado por la UNESCO. Como os comenté en ese post anterior al que previamente he aludido, el pastoralismo ibérico se encontraba preparado para afrontar el reto gracias principalmente a una Escuela Española de Ecología de los Paisajes Culturales y Agroecología, en la cual destacaron  el IPE del CSIC con Pedro Montserrat Recoder, a la cabeza. “La cultura hace el paisaje”. Empero parece que sus trabajos y muchos más,resultan invisibles para las nuevas generaciones de científicos.  

Por mi parte, ya os comenté, en otra ocasión, que mi primera publicación científica, a finales de los años 70 del siglo pasado, fue acerca de las dehesas: “Propuesta de ordenamiento de los agrosistemas de dehesa en la Península Ibérica”, en la que ya se hablaba, por ejemplo, del uso de estos sistemas agrosilvopastorales para la obtención de “biofuel”, en un periodo en el que los precios de los combustibles fósiles generaron serios problemas económicos. Otras publicaciones posteriores, versaban sobre profundizar en el consabido efecto benéfico del pastoreo, con diversas especies ganaderas, sobre las propiedades del suelo, sus comunidades de invertebrados, etc., así en el propio pasto. Abajo os dejo las referencias y los enlaces para que podáis también analizar aquellos resultados. Pero a lo que vamos…. 

Teodoro Lasanta, del Instituto Pirenaico de Ecología del CSIC, dice mucho en poco espacio, acerca del papel que debe desempeñar del pastoralismo con múltiples especies ganaderas en el siguiente artículo:Pastoreo en áreas de montaña: Estrategias e impactos en el territorio”. Abajo os dejo, una pequeña porción del texto. Os ruego que la comparéis con el contenido de la nota de prensa y valoréis la novedad de la publicación de marras. Como comprobareis de lo que los autores nos hablan es de la Facilitación, proceso descrito por Lasanta y que hace referencia a otros previos, algunos de la década de ¡1960!. Nadie dudábamos de ello.

En fin…. Os dejo ya con estas noticias y material adicional sobre el tema. Si  bien, con mi secuestro de un fragmento de la publicación de Lasanta bastaría.  

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

Los suelos y la agricultura ecológica en la era de la postverdad (Revista de Suelos Ecuatoriales)

agricultura-ecologica-tecnociancia-posverdad 

Fotos: Colaje Imágenes Google

 Sabéis sobradamente, que no utilizo nuestra bitácora con vistas a LA promoción de mis artículos y libros científicos. No me gusta la propaganda, y menos aún la auto-propaganda. Sin embargo, de vez en cuando, hacemos excepciones. Esta será una de ellas. La Revista de Suelos Ecuatoriales ha publicado gentilmente un artículo de reflexión personal que lleva por título precisamente el encabezamiento de este post. Considero que puede ser de interés para  muchos lectores y de paso publicitamos esta iniciativa de la Universidad Nacional de Colombia, ya que, a menudo soslayamos vergonzosamente todo lo que se edita en nuestra lengua. Suelos Ecuatoriales se encuentra en acceso abierto, por lo que podéis bajaros el manuscrito sin problema alguno. Abajo o dejo los enlaces. No resulta pertinente redactar análisis críticos de los textos redactados por los propios autores e intentar ser objetivo.s ¿Verdad? Pues bien, seguidamente os dejo el resumen y el mencionado análisis os corresponderá a los interesados. Resulta difícil encontrar revistas científicas que permitan salirse del consabido guion docto y cansino, de naturaleza académica, para todos aquellos que van a la búsqueda de información general. Este no ha sido el caso, y sin más preámbulos os dejo con el resumen. Animaros a leerlo en su integridad y seguidamente recordar el título de esta revista, con vistas a husmearla periódicamente. Y sin más preámbulos ahí va:

Juan José Ibáñez

Los suelos y la agricultura ecológica en la era de la postverdad (Revista de Suelos ecuatoriales)

Juan José Ibáñez

Palabras clave:   Agricultura ecológica, Agricultura orgánica, Agricultura Industrial, Tecnociencia, Posverdad, Filosofía de la Ciencia, Filosofía de la tecnociencia 

Vol. 49 Núm. 1 y 2 (2019): Suelos Ecuatoriales

URL de acceso directo al Artículo. http://unicauca.edu.co/revistas/index.php/suelos_ecuatoriales/article/view/109

Resumen

Los suelos y la agricultura ecológica han sido dos temas soslayados durante décadas de la corriente principal de la literatura científica. Sin embargo, más recientemente, el reconocido fracaso de la agricultura industrial, así como la comprensión del sistema climático, han relanzado el interés por ambas disciplinas. Ya no se discute la importancia de los suelos en el funcionamiento de la biosfera, ni la necesidad de reemplazar una agricultura despilfarradora de recursos y contaminante por otra basada en genuinos principios ecológicos. Sin embargo, desde finales del siglo XX, la ciencia ha ido cambiando, tanto en sus objetivos como es su praxis, siendo paulatinamente reemplazada por lo que actualmente se denomina Tecnociencia. Esta última no persigue tanto progresar en el conocimiento del mundo, como en ser el soporte del progreso e innovación del tejido empresarial de los países, en un mundo frenéticamente competitivo a la par que insustentable. De este modo la búsqueda de la verdad ha sido reemplazada por la posverdad, en la que los científicos somos meros elementos de un sistema muy complejo, dominado por intereses económicos y geopolíticos. En este contexto, la definición de agricultura ecológica depende de los intereses de los actores implicados, relegando los aspectos técnicos a un segundo plano. En este artículo, el autor intenta discernir el futuro de una agricultura genuinamente ecológica, conforme al método científico y que necesita inexcusablemente de una gestión sostenible de los suelos, de aquellas narraciones sesgadas por intereses ajenos a la ciencia, es decir repletas de posverdades. 

Revista de Suelos Ecuatoriales

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Científicos contra el conocimiento indígena y campesino

0-conocimiento-campesino-indigena 

Un aprendiz de etnoedafólogo y su hermana epidemióloga hablando con sus asesoras indígenas. No se entendieron bien ya que el ignorante investigador desconocía el quechua y pensaba que por aquellas tierras  todos sabían la lengua del imperio. ¡Santo Dios!. El imbécil soy yo. Foto atribuible a Juan José Ibáñez

 Al arqueólogo George Nicholas  público un artículo alabando el interés de aprovechar el conocimiento indígena y campesino en “The Conversation , reprendiéndolo después en Smithsonian Magazine. Sus opiniones, lamentablemente, causaron las iras de muchos lectores, por lo que seguidamente volvió a escribir la siguiente nota  (que abajo os reproduzco) en “The Conversation” (lo traduzco al español-castellano):Una alianza incómoda: el conocimiento tradicional indígena enriquece la ciencia”. Siento vergüenza. Lamento que los investigadores nos comportamos como una casta que cree estar en posesión de una verdad que no puede ser discutida por nadie ajeno a ella. Hablamos de una actitud intolerable, sectaria, mezquina y yo diría que hasta racista.  Y lo peor es que tal integrismo sigue aumentando en esta casta rebosante de arrogancia, intolerancia y ¿Por qué no decirlo?, de ignorancia. La ciencia no es una religión cuyas verdades deban ser consideradas sagradas, y sus practicantes oradores que se suben a un pulpito y arengan a los feligreses. Se trata de un conocimiento cambiante, que debiera ir progresando con el devenir del tiempo. No hay dogmas en ciencia, ya que atentan contra su propia esencia. Por ejemplo, hace poco más de una decaca, parte de nuestro material genético era considerado ADN basura”. Yo me reí en esta bitácora y (….) hubo polémica. ¡Pero yo escribo en un blog!, y no tiene importancia. Finalmente los comprobaron que de basura no tenía nada, sino que era imprescindible. Ahora bien que intenten cerrar la boca y se recrimine a la editorial por permitir ser atrevido, es digno de esa sacrosanta inquisición que ellos mismos dicen desertar y ser garantes de que aquél lamentable episodio de la historia no vuelva a ocurrir.  Pues bien, resulta ahora que parte de la casta se ha convertido en inquisidora. Mientras a algunos de nosotros nos entusiasma la sabiduría de nuestros antepasados, otros lo desprecian sin haberla analizado, ni siquiera leído. Pues bien en nuestro blog es unaPrima donna”, y por ello atesoramos una categoría (Etnoedafología y Conocimiento Campesino’ ) en la que ya hemos incluido algunos centenares de entradas sobre estos temas. Los pueblos que sobreviven durante siglos o miles de años explotando sus recursos naturales, y agropecuarios, no pueden hacerlo de forma insustentable. Su conocimiento es necesariamente empírico, ya que si no lo consiguen perecen. Más aún, nuestra sociedad moderna, con su tecnociencia, si puede dar lecciones de “como no hacer las cosas mal”, ya que hemos devastado gran parte del planeta en unos 30-40 años. Pero no hay mayor ceguera que la de aquellos que no quiere ver, sordera de los que no desean escuchar, y estupidez de los que no practican el pensamiento crítico.  Fijaros las frases que le espetaron por un artículo en la que se defendía el interés de estudiar y evaluar el mentado tipo de conocimientos: (i) Creo que el Smithsonian no debería haber publicado un artículo posmodernista y anticientífico tan extremo“; (ii)Este fue un artículo asombrosamente malo que un buen editor de ciencia debería haber bloqueado. El autor tiene un claro conocimiento de su campo, pero carece de una comprensión clara del método científico … una serie de comentarios en contra de la ciencia y posmodernidad se han transmitido como hecho …; (iii) Sin la innecesaria anti-ciencia hubiera sido un buen artículo” y (iv)El Smithsonian ha pasado la nueva era y la anti-ciencia, la Izquierda regresiva aparentemente está prosperando allí …”

Cabría argumentar que (i) Son ellos los que no conocen “nada” del método científico; (ii) y que la anti-ciencia más peligrosa la lideran aquellos que dicen defender la ortodoxia, por cuanto la filosofía, sociología e historia de la ciencia, han constado que la buena ciencia es en su inmensa mayoría transgresiva. Pero hay más, ya que pretenden censurar las publicaciones de los que no piensan como ellos.  De ciencia solo pueden hablar los científicos, pero además exclusivamente si son ultra-ortodoxos. Más que un colectivo de sabios, como les gusta que les llamen, se comportan como una secta religiosa de la peor calaña. Si un biólogo evolutivo no se adhiere al darvinismo, es calificado de negacioncita. Si un investigador considera que el clima se está calentando, pero duda de la predicciones de los modelos de circulación general… ¿es tachado de…?. ¡Como no!. ¡Negacioncita!. Es decir se comportan como esos políticos que a pesar de observar día a día como   sus recetas políticas y económicas se traducen en un incremento de la pobreza y desigualdades, llaman populistas a todos aquellos que osan hacer propuestas alternativas. ¡Repugnante!. Empero  George Nicholas, sabe defenderse solito. Os animo a que leáis su réplica contra la intolerancia inherente a esos sabios “sabiondos”. ¡la conjura de los necios!. 

Os dejo ya con la nota de prensa de George que no tiene desperdicio, siendo además muy educado.

 

Juan José Ibáñez (la izquierda regresiva anti-científica) según algunos integristas de la tecnociencia

 Continua…….. (más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Conservación del Patrimonio Agrario Mundial (SIPAM FAO)

0-sipam-patrimonio-agricola-mundial 

Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM … – FAO)

Como me gusta redactar post sobre noticias que se me antojan superlativas desde el punto de vista del patrimonio natural y cultural. Y hoy es una de ellas. Más aun, el material se encuentra también redactado que tan solo puedo copiar y pegar con muy pocas adendas por mi parte. Comenzaré secuestrando dos párrafos de la página de Web principal, para a renglón seguido realizar unos breves comentarios y dejaros con varios fragmentos de texto, y especialmente unos contenidos que me entusiasman.  ¿Cómo no había tenido noticias al respecto hasta ahora? No estoy seguro, pero os lo intentaré explicar al final de esta entradilla, si bien lo que debéis leer se encuentra en su extensión (es decir tras mis clásicos “continua…”). Vamos allá. ¡Que gozada!. No tiene desperdicio.

Libro: “Sistemas importantes del patrimonio agrícola mundial (SIPAM). La biodiversidad agrícola y los ecosistemas resilientes. Prácticas agrícolas tradicionales e identidad cultural”. Seguidamente os reproduzco su prólogo.

Resumen: Durante siglos, los agricultores, pastores, pescadores y silvicultores han desarrollado sistemas agrícolas diversos y adaptados localmente, y los han gestionado con técnicas y prácticas ingeniosas que han perfeccionado con el paso de los años. Han sido los responsables de aportar a la humanidad una combinación esencial de servicios sociales, culturales, ecológicos y económicos. Estos “Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial” (SIPAM) son paisajes estéticamente impresionantes que combinan la biodiversidad agrícola con ecosistemas resilientes y un valioso patrimonio cultural. Estos sistemas están situados en lugares específicos del mundo, donde aportan de forma sostenible múltiples bienes y servicios, alimentos y unos medios de subsistencia seguros para millones de pequeños agricultores.

Los SIPAM surgieron a través de un impresionante proceso de coevolución entre los seres humanos y la naturaleza durante siglos de interacción y sinergias culturales y biológicas. Representan la acumulación de experiencia de la población rural. Desafortunadamente, estos sistemas agrícolas se encuentran actualmente amenazados por muchos factores, incluyendo el cambio climático y la presión creciente sobre los recursos naturales. Además, tienen que enfrentarse a la migración causada por una baja viabilidad económica. Como consecuencia, se abandonan las prácticas agrícolas tradicionales y se da una pérdida drástica de variedades y especies endémicas y locales. Hace 16 años, la FAO identificó estas amenazas globales para la agricultura familiar y los sistemas agrícolas tradicionales, y lanzó el programa de los “Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial” (SIPAM). Adoptando un enfoque basado en la conservación dinámica con el objetivo de lograr un equilibrio entre la conservación, la adaptación sostenible y el desarrollo socioeconómico, el programa SIPAM busca identificar maneras de mitigar las amenazas a las que se enfrentan los agricultores, así como de resaltar los beneficios de estos sistemas.

¡No me lo puedo creer!. Resulta difícil de entender que tras 15 años escribiendo en esta bitácora para lo cual he leído miles de noticias, no me hubiera llegado alguna a este respecto. Mi amigo Luca Montanarella me habló de esta iniciativa de la FAO hace unos meses. Tomé nota pero… se me olvido. (fallo garrafal: ¡mea culpa!). Ahora bien, la falta de información sobre el SIPAM, tras leer varios boletines de noticias de suelos, agricultura y medio ambiente diariamente,  me obliga a pensar que apenas ha calado en la opinión pública y menos aún en la obnubilada mente de políticos y gestores. Y es aquí en donde la buena noticia debiera ser motivo de una profunda preocupación. A nuestras autoridades, no les interesa más que salir en los medios de comunicación, por cuanto al llegar al momento de la verdad, nada de nada.  También cabe  recriminar que, desde Latinoamérica, en donde se habla tanto de culturas indígenas y sus agriculturas sustentables, etc. hasta el momento solo tres enclaves tienen la etiqueta de SIPAM. Si volvemos la vista a la Europa latina,  el paisaje es menos preocupante, aunque no deje de ser inquietante. En España, por ejemplo, tres enclaves han alcanzado la etiqueta del SIPAM. Ahora bien, excepto en un caso, ni me parecen muy relevantes, y menos aún representativos de los principalesterroirque debiéramos analizar y preservar en la Península Ibérica. Estamos tropezando una vez más en el craso error de la falta de iniciativa, como ocurre también con la preservación de la Geodiversidad bajo los auspicios de la UNESCO. ¡Qué lástima!.

Por mucho que nos lamentemos: “obras son amores y no buenas razones”. Nos quejamos continuamente, pero a la hora de esforzarse… ¡suspendidos!. Debemos exigir a nuestros políticos, con todos los medios a nuestro alcance, que no pedirles favores exclusivamente, ya que en estos menesteres son sordos y mudos. Por lo tanto la responsabilidad recae sobre todos nosotros.

Abajo os dejo ya con la información que he recopilado, aunque una buena parte resulta ser una reproducción literal de ciertos contenidos de la página Web del SIPAM.

A todos los amantes de la naturaleza, sus paisajes y en especial de aquellos que son culturales os ruego encarecidamente que leáis este post y actuéis en consecuencia.

Juan José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,