Archivo para la categoría ‘Etnoedafología y Conocimiento Campesino’

El Fuego y su Ineludible Importancia en los Ecosistemas (Incendios Forestales)

fuego-en-el-mundo

El Fuego en el MIndo; Fuente: Managing the human component of fire regimes: lessons from Africa By Sally Archibald; http://rstb.royalsocietypublishing.org/content/371/1696/20150346

 Hoy es un lunes de verano cualquiera. El domingo anterior pase varias horas buscando una tabla que había utilizado en alguna conferencia, hace más de 20 años, con vistas a demostrar a los asistentes que los incendios son recurrentes en todos los biomas del mundo desde hace cientos de millones de años, si bien las cifras que buscaba tan solo daban cuenta de los periodos de retorno en ecosistemas representativos de los mentados biomas (tundra, taiga, bosques templados, mediterráneos, subtropicales, tropicales, etc.). Lamentablemente no la encontré, ya que era antigua y no debí digitalizar la diapositiva. ¡Lo lamento!, no obstante los contenidos que os ofrecemos hoy dan cuenta de todo ello.

La diferencia entre unos ecosistemas y otros no estriba en que unos sean eventualmente pasto de las llamas y otros no, sino en los respectivos periodos medios de recurrencia o retorno. Así, en los bosques boreales, o en los templados la frecuencia es obviamente mucho menor que en los mediterráneos. Empero cabe señalar que si la memoria no me falla,  no ningún caso superaban los cien años. En algunos ambientes, como en los bosques subtropicales secos y en los aludidos mediterráneos, los periodos de retorno no superaban más que unos pocos decenios. Por lo tanto, la existencia de grandes bosques muy longevos sería más cuestión de serendipia (acontecimientos afortunados) y/o condiciones microclimáticas muy longevas que de sus propiedades idiosincrásicas.

De hecho, el artículo que ha dado lugar a la noticia de hoy ha sido publicado en la revista Fire Ecology, con un modesto factor de impacto de 1.4. Sorprende pues que un hecho que debía ser archiconocido por los expertos, sea publicado a bombo y platillo como si fuera un descubrimiento relevante. La revista en cuestión es estadounidense, lo cual no deja de ser una paradoja. Los investigadores y técnicos forestales yanquis, han sido pioneros en el uso del fuego para el control de la biomasa de los Chaparrales americanos, parte de cuyas limpiezas eran realizados por reclusos vigilados. Obviamente, en los bosques templados de aquél país los periodos de retorno son más prolongados que en los matorrales y bosques mediterráneos de California. El objetivo de un incendio controlado resulta doble (i) mantener los ciclos naturales del fuego y (ii) evitar que una excesiva acumulación de la biomasa, excedido tal periodo de retorno, diera lugar a incendios devastadores y mucho más peligrosos que los naturales. De hecho, en el susodicho artículo se defiende que el fuego es necesario para mantener la salud de los ecosistemas forestales a largo plazo, dictamen que ya defendimos aquí hace más de diez años, ya que las evidencias ya eran palmarias en las décadas de los años 80  y 90 del siglo pasado.

Obviamente, la acción humana ha alterado los ciclos naturales del fuego en numerosos ecosistemas, generalmente incrementando su frecuencia, aunque a veces induciendo el proceso contrario, especialmente en parques naturales y espacios protegidos, que nos gustaría que no fueran pasto de las llamas, hasta que les correspondiera de promedio. En este último caso, tendemos a proteger/aislar el combustible de la mecha, por lo que a la larga el problema resulta ser más grave. El abandono de tierras, la expansión urbana hasta el límite de los bosques, la construcción de residencias y urbanizaciones rodeadas de masas arboladas, turistas sin la debida cultura, etc.,  son algunas de las razones que generan gravísimos incendios, así como la pérdida de vidas humanas e infraestructuras, que no el fuego en si mismo. Ya escribimos sobre estos temas hace varios años, como podéis constatar en esta bitácora.

 A la vista de lo expuesto, los investigadores, armados con nuevas instrumentaciones no disponles cuando se elaboró la tabla aludida, deberían ir afinando los periodos de recurrencia y actuar en consecuencia cuando llega el momento. Del mismo modo los gestores de urbanismo necesitan inexcusablemente impedir que las construcciones humanas sobrepasaran los límites a los que anteriormente nos referíamos.  Más aún, tampoco se debía dejar que ciertos propietarios o instituciones oficiales reforestaran sin elaborar planes previos acerca de la ecología del paisaje que eviten que las llamas se propaguen a lo largo y ancho de grandes extensiones. Ahora bien, el fuego ha sido compañero, que no enemigo de la naturaleza, cientos de millones de años antes de que el hombre apareciera sobre la faz del Planeta.

 Junto con la nota de prensa que ha dado lugar a este post, os mostramos el enlace a un artículo que nos informa del papel del fuego en la biosfera desde tiempos remotos, así como otros datos de interés.  Y reflexionemos, el fuego no es el problema, sino que casi como siempre los conflictos los generamos nosotros, mediante nuestras acciones e inacciones.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Biocarbones como fertilizantes: La Torrefacción de la biomasa

biocarbones-biomasa-torrefacta

Fuente: Colaje Google imágenes

 Al alba, en pleno desierto, o al menos en una zona árida de Bostwana (Gaborone), unos investigadores japoneses se afanan en rellanar enormes cafeteras para elaborar un riquísimo café torrefacto, por supuesto. Un corresponsal del Blog “Un Universo Invisible Bajo Nuestros Pies”, abre los ojos y observa atentamente los movimientos de sus colegas nipones. “De pronto, estos últimos cargan aquellos enormes recientes con su aroma exquisitamente humeante en camionetas”, poniéndose en marcha. ¡Qué groseros! Barrunta nuestro corresponsal desplazado hasta aquellos “tórridos lugares”. ¡Ni siquiera me han ofrecido una taza!. Pero apenas tiene tiempo de subirse precipitadamente a uno de aquellos vehículos. La caravana parte. Uno de los japoneses mira en su portátil la ubicación de la zona a la que d debían dirigirse, y tras una hora de tránsito indica por señas a sus compadres que ese es el lugar.   Los vehículos se ponen de nuevo en marcha lentamente hacia allí y apagan los motores. De pronto, ante los ojos atónitos de nuestro enviado especial, comienzan a verter el sabroso cafetito sobre el suelo, con mucho cuidado. Él se pregunta  a si mismo ¿Se tratará de despertar a los suelos de su prolongado letargo nocturno con cafeína?.  ¿Una nueva y revolucionaria manera de gestionar los suelos? Debemos reconocer que nuestro staff es escaso y el dominio del japonés no es nuestro fuerte, empero el enviado “conoce algunas palabras”. Se dirige hacia ellos y pregunta,  ¡Al margen de reprocharles que no le ofrecieran una taza de café y luego lo desparramaran sobre el suelo!, ¿que pretenden? ¿Cuál es el secreto de su experimento?. Responde afablemente uno de los nipones que había estado en España años atrás aprendiendo flamenco en Andalucía: “No cleo que le gustala ete café, no sienta muy bien: ¡malo, malo a uted!. Eta elaborado de resiluos de la biomassa”. El corresponsal que digámoslo ya, se llama Pepe, entre aliviado por no tener que sufrir más rebuscando en su precario vocabulario de la lengua del “país del sol naciente”, desconcertado por el “exquisito español” del asiático, y más aún por lo que se encontraba viendo insiste:  ¿Y que consiguen regando el suelo con ese líquido (ya gesticulando su rostro con un cierto asco)?. “Fácil, fácil, fácil, Así los suelos se humecen meol, absuelven mucha agua, mucha y nutritentrros, pol lo que  la cosecha mejollala; bonio ¿ehhh?, y solo mun eulo”. A su regreso nos narró entre  excitado y obnubilado su experiencia con un español bastante deplorable tras tanta charla en nipoñol….

Pero expliquémosla ahora porque esta iniciativa nipona tiene mucha enjundia. ¿Saben ustedes lo que es la biomasa torrefactada?. Se trata del producto obtenido  mediante el procesamiento de la materia orgánica de los residuos de cosechas, lodos residuales etc., que se utilizan para obtener energía al entrar en combustión. ¿Si pinchan en ese enlace, y leen atentamente, observarán que se trata de un procedimiento que produce unos materiales que luego troceados se utilizan para los fines aludidos. Son enormemente ricos en carbono requemado y repelentes al agua, por lo que se pueden almacenar al aire libre. ¿Pero cómo pueden mejorar la fertilidad del suelo y más aún incrementar su capacidad de retención de humedad y desprender nutrientes, o al menos incrementar su disponibilidad para las plantas de los ya existentes en el medio edáfico natural?. Tras escuchar atentamente tal cantidad de sandeces y deliberar si debíamos darle una oportunidad al reportero o despedirle del trabajo por payaso,  decidí previamente reunir a nuestro sanedrín de expertos, invitando de paso al afamado Profesor de Investigación Gonzalo Almendros, compañero desde hace 35 años  y prestigioso bioquímico del suelo, por lo que le apelamos cariñosamente Dr. Humus (entramos como becarios pre-doctorales simultáneamente en el CSIC y publicamos varios artículos conjuntamente en aquellos años de ¿eterna? Juventud). Pues bien, ni el propio Dr. Humus logró sacarnos de dudas, ya que también se quedó torrefactactado, es decir estupefacto.

 Veamos, como existe una gran confusión en la bibliografía entre lo que se denomina biochar, biocarbones y carbones (charcoal en la lengua del otro Imperio menguante, es decir el del Tio Sam). Ya hemos hablado “las mil y una noches” acerca del biochar, cuyos post los encontraréis tanto en nuestra categoría “fertilidad de suelos y nutrición vegetal”, así como en el que denominamos “etnoedafología y conocimiento campesino”. Allá podréis encontrar valiosa información.

También éramos conocedores de la producción de esas pellets de biomasa torrefactada, aunque ignorábamos el término. En principio, conforme a la literatura, el biochar se produce mediante una combustión en un ambiente bajo en oxígeno, mientras que la torrefacción en su total ausencia. ¡Eso creemos!, ya que en la nota de prensa, procedente de USA, en la que los nipones explican su tan inexplicable como apabullante hallazgo, haciendo uso simultáneamente de los vocablos torrefacción, biocarbón y biochar. El Dr. Humus también anda desconcertado a pesar de su gran talento, capacidad de trabajo y memoria descomunal. Y si eso ocurre mal asunto, ya que la confusión se encuentra en la literatura y notas de prensa, aun reconociendo nuestra ignorancia. Dividiremos pues nuestro farragoso análisis acerca de lo que dicen haber descubierto los investigadores descafeinados del sol naciente, antes de tomarse un té, pero también sobre el lugar elegido para el ensayo de campo, ya que los Aridisoles (suelos que se forman en ambientes áridos y desérticos) de Bostwana, y más aun con un carbón torrefacto de Jatropha curcas, que dicho sea de paso atesora algunas propiedades medicinales (¿será por eso?; ¿sanará los suelos?).

 El artículo original clarifica “algo” la diferencia entre el torrefactado y el proceso del biochar, empero toda la literatura existente resulta tan ambigua como para dudar si se acuñó el vocablo torrefacto a la hora de denominar tal enmienda con el fin exclusivo de causar la confusión en las filas del enemigo: colegas y lectores. Si el torrefactado y el corte en pellets dan lugar a productos hidrofóbicos, es decir repelentes al agua, al menos en primera instancia, resulta extraño que tras añadir la enmienda el medio edáfico este último retenga más agua. Obviamente la cantidad añadida 5% es bastante considerable y al mezclarse con los materiales del suelo puede alterar su estructura y quizás favorablemente, si bien por definición lo añadido no debería ser fácilmente descompuesto, por cuanto las mayor parte de las reacciones biogeoquímicas que acaecen en el medio edáfico demandan un medio acuoso. Pero ¡a saber!. Reiteremos que el ambiente es árido y tórrido, por lo que no es extraña la presencia de los Aridisoles. Sin embargo, la mayor parte de los tipos de suelos incluidos este orden de la USDA ST, poseen excesos de sales y nutrientes, ya que la escasa lluvia y la elevada evaporación no permiten lavarlos en profundidad, por lo que se acumulan así en su superficie. Sin embargo, leyendo el artículo original que no nos informa del tipo exacto de Aridisol, se nos informa de suelos oligotrofos, es decir pobres en nutrientes, los cuales no resulta ser lo más representativo de esta clase de suelos, dicho sea de paso.  En cualquier caso una lectura rápida del paper no informa de si el terreno se encuentre regado, lo cual resulta intrigante, ya que si apenas llueve, incrementar un 5% el contenido de humedad no serviría de mucho “la mayoría de los años”.  Más aun, la enmienda con los reiduos procesados de Jatropha curcas, debiera significar que en el territorio, al menos deben existir predios bajo riego para su producción y medios tecnológicos idóneos en su torrefacto procesamiento. Miren en Wikipedia la descripción del lugar (Bostwana, Gaborone), y detectarán que precisamente no se trata de un enclave excesivamente representativo, ya que parece encontrarse cerca de una gran ciudad, con pantanos, etc.

 Si partimos de un suelo yermo, y pobre en nutrientes, resulta fácil elevar “algo” su producción al añadir “algo” que no tenga propiedades perniciosas. Empero un incremento de agua del 5% y un ligero aumento de la disponibilidad de nutrientes no puede calificarse de experimento exitoso, ya que las producciones apenas mejorarían, sin un suplemento de agua adicional. Más aún, si la  Jatropha curcas, debe cosecharse en la zona ¿Cómo crece?: ¿en secano o regadío? Si lo hace sin agua suplementaria, ¿no daría lugar a escasas producciones?. Y una enmienda del 5% parece demasiada cantidad para tan escaso rendimiento. ¿Es rentable? Digamos, ya que resulta ser un detalle nada baladí, que el experimento fuera testado frente a parcelas control, que no recibían ningún tipo de enmienda, por lo que, añadir las pelles torrefactadas podría resultar en una fertilización más onerosa que otras muchas prácticas agrarias. El artículo tampoco dice nada al respecto.

 Resumiendo, se publica casi cualquier cosa, con independencia de su calidad, acerca de las bondades de quemar la biomasa y añadirla al suelo: biochar, biocarbones torrefactados, pasteurizados, vitaminados, liofilizados, ¿¿??.

Sin embargo, casi todas las culturas aborígenes neolíticas de los distintos continentes y ambientes (desde el gélido Nepal en la alta montaña, hasta los desiertos y bosques tropicales, a nivel del mar), convergieron en estas prácticas con muy buenos resultados al objeto de alcanzar prácticas agrarias sustentables. Actualmente parece que volvemos a redescubrir la pólvora, pero sin alcanzar el mismo éxito que nuestros ancestros. Materia de reflexión.

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

EL MISTERIO DEL MAÍZ O CINTLE: ENTRE EL ANÁHUAC Y EL TAHUANTINSUYO I (Régulo León Arteta)

cabeza-de-serpiente-rodeada-de-hojas-de-maiz-quetzal-papalotl-teotihuacana_0

Cabeza de serpiente rodeada de hojas de maíz. Quetzal papalotl de la populosa urbe Teotihuacana Fuente:http://arquehistoria.com/wp-content/uploads/2013/04/quetzalcoatl-teotihuacan.jpg

En el continente americano existieron varias áreas culturales. Hasta donde ahora sabemos sobresalieron el Anáhuac y el Tahuantinsuyo. El primero comprendió el centro de México y Centroamérica, mientras que el segundo la cordillera Andina. Aunque estas culturas son relativamente recientes, ya que se están observando la concurrencia de muestras de la  actividad humana, desde hace más de 200.000 años, como en Valsequillo, Puebla (México) y Toca da Esperança (Brasil).

 Por otra parte, existen evidencias de que hace 65 Millones de años, en el Cenozoico (vida reciente)  aparecieron los primates, cuando el continente sudamericano estaba casi unido al africano. En el Mioceno, ambas masas continentales aún permanecían próximas, por lo que ambas biotas atesoraban rasgos de considerable similitud. Así, el reciente descubrimiento de dientes de monos, de hace veintiún millones de años en América del norte, procedentes de Sudamérica según Bloch y colaboradores, si bien no confirma la presencia de ancestros del animal humano, si plantea tal posibilidad. Porque este bicho es por naturaleza curioso, hasta que lo llevan a la escuela, parafraseando a Bernard Shaw.

 Mientras que en Eurasia se privilegió el pastoreo y el monocultivo extensivo, en este continente lo fue la agricultura intensiva y diversificada. Así los Collaguas en el Cañón del Colca, perfeccionaron al extremo a lo largo de seis mil hectáreas, el sistema de riego de cultivo en terrazas, sostenidas por las raíces de la vegetación natural arbórea,  y así, en el antiguo territorio que hoy coincide más o menos con las fronteras de Perú, pudieron alimentarse todos sus habitantes según Brailovsky.

El cultivo del maíz (Este vocablo se deriva de mahiz para los Taino (nobles), una de las ramas de los Arawaks caribeños) en las denominadas milpas, es uno de los ejemplos más representativos de la diversificación condicionada por el ser humano en el continente. La obtención de esta especie (de los anónimos fitomejoradores nativos, ya patrimonio de la humanidad) es una de las hazañas, a la que resulta difícil encontrar parangón en el mundo. Aunque el nombre más cercano al original es en náhuatl (una de las lenguas dominantes en el Anáhuac) es Centli. Esta labor la han devaluado, aun personajes de esas tierras, como el porfirista mexicano Alonso de Bulnes, ninguneando al maíz frente al trigo. Por otra parte, resulta que el manejo humano de esta especie, ha sido de una magnitud, que podríamos calificarla de inusitada a escala mundial, junto con la Palma Pupunha, brasileña, que ya no pueden reproducirse sin la intervención humana.

 Con todo y ello, el maicito, como algunos campesinos mexicanos lo llaman, o maíces criollos como algunos “técnicos” ignorantes lo denominan al objeto de diferenciarlos de sus “cultivares mejorados”, aunque que han beneficiado por milenios a muchos humanos en el mundo, corren el riesgo de que sus semillas sufran el peligro de terminando ser propiedad de unos mercachifles inescrupulosos (léase multinacionales del agronegocio).

 En la milpa, desde la época pre colombina, se cultivan simultáneamente semillas seleccionadas de cosechas anteriores, de cecentli (1) de periodo corto, medio y largo, leguminosas como el frijol y cucurbitáceas como la calabaza. Estas tres especies se aprovechan tanto maduras y aun inmaduras, pero en el caso de la última, hasta sus flores. Muchas plantas que para algunos son malezas, también son aprovechadas como alimento humano. Algunas son ricas en Omega 3, como las verdolagas Portulaca oleracea, o en proteínas, como los quelites Chenopodium sp. Mención aparte merecen, los aromáticos y sabrosos jitomates y chiles silvestres. Además, por no extendernos, soslayaremos hablar de numerosas plantas medicinales como el Árnica, etc.

 La siembra de semillas de centli, con tres periodos de cultivo, como nos compartía el insigne etnobotánico Efraim Hernandez Xolocotzi, es una estrategia de sobrevivencia, ya que permite con la de ciclo corto, asegurar una cosecha aun en caso de sequía. Mientras que los monocultivos del centl, de un solo ciclo, son aberraciones comerciales y antiecológicas proclives al abuso de las aplicaciones de agroquímicos.

 La certeza de la antigüedad del cultivo del centli y su localización en el Anáhuac, se encuentra fuertemente limitada por la facilidad de su degradación, aun de los populares entre los arqueólogos,  granos de polen. A los cecentli silvestres se les atribuye una antigüedad de 80 mil años de antigüedad, aunque la hazaña de su mejoramiento genético, quizá ocurrió en las alturas del sur de México y Centroamérica. Es innegable su relación con el teocintle. Así el último, todavía a finales del siglo antepasado, aún era utilizado en Chihuahua, con el propósito de mejorar la producción del centli según nos informa Lumholtz.

 Hasta hace poco tiempo se reconocía que……. (más…)

Etiquetas:

Fases de La Colonización Humana de las Américas y las Especies Invasoras

especie-inasora-sur-america

La mayor especie invasora en Suramérica. Fuente: Colaje Google imágenes

 La noticia de la que vamos a hablar hoy lleva el pasmoso título de: “ Early humans colonized South America like an invasive species”, que traducido del suajili al español castellano vendría a decir: Los primeros humanos que colonizaron América del Sur se comportaron como  una especie invasora o exótica. Debo suponer que algún ingenuo ciudadano que aún se resista a creer que los seres humanos no somos animales se habrá quedado aterrado. Hasta donde mi limitada mente alcanza a entrever, el hombre es un animal, algunos dicen que racional, aunque en mi opinión, si hablamos de especie, se trata de una conjetura que aún permanece por ser demostrada. Hemos invadido toda la tierra emergida y diezmado su biosfera, so pena de descapitalizar su futuro. Sin embargo ese es otro tema de mayor calado. Si como animales, racionales o irracionales, arribamos a otros territorios inhabitados y explotamos sus recursos prístinos, ¿Cómo debería apelársenos?. Pues simple y llanamente como una especie invasora, y si hacemos caso de las evidencias arqueológicas y paleoecologícas de la peor calaña. Resulta palmario que al autor o plumillas, al que se le escurrió el título” cabria llamarle ser humano pero calificarle de racional sería un exceso…… ¿No se encuentra repleta la historia de la humanidad de frases de la siguiente guisa: el pueblo X invadió al pueblo Y?. Otra cuestión deviene de reemplazar sibilinamente invadir por colonizar, o si usted es muy religioso, “evangelizar, cristianiza”, apostolizar”, (digamos pues “domesticar”) etc. etc. Un eufemismo detrás de otro.  ¡basura!.

 Seguidamente, la nota de prensa afirma que la invasión humana de las Américas ha sido distinta de la de Norteamérica, Europa o Australia ¿¿??. Aquí cabría recordar que aún desconocemos exactamente como se llevaron a cabo tales “evangelizaciones”. ¿Más madera a la hoguera!?.

 Eso sí, de ser ciertas otras conclusiones, la investigación atesoraría información de interés, si bien debemos recordar que sobre este asunto la comunidad científica aún sigue debatiendo con el ardor de los “invasores” más fieros y aguerridos, por lo que debemos sopesar los datos con suma prudencia. Los autores del estudio afirman que América del Sur (desconozco si incluyen Mesoamérica y el Caribe) tuvo la gran fortuna de ser “amaestrada”  en dos fases. La primera acaeció, hace 14.000 años, mientras que la segunda hará unos 5.500. En el primer “alunizaje”, aun en plena glaciación, aquellos animales racio/irracionales ocuparon numerosos nichos, y a falta de competencia, su población creció rápida y dramáticamente por todo el continente.  Seguidamente, la noticia nos informa de que, “como especie invasiva”, terminaron siendo víctimas de su propio éxito a consecuencia de la sobreexplotación de los recursos disponibles a su alcance y tecnología (léase rapiña). Y este hecho es el que estos sesudos investigadores denominan “comportamiento típico de especies invasivas”. Menos mal que otros organismos vivos fueron más salvajes que racionales, ya que gracias a ello, las repercusiones en la biosfera resultaron ser a menudo bastante más benevolentes que las derivadas de nuestras acciones.

 La segunda oleada humana acaeció entre los 5.500 y 2.000 años, a la que siguió otro crecimiento exponencial de la población, como resultado de la transición/reemplazo de las culturas cazadoras recolectoras previas, es decir paleolíticas, por otras agricultoras, y por lo tanto neolíticas.  Debería hablar se pues de “domesticación”, que no de invasión¿?. Obviamente no puede esta vez argumentarse nada apelando al uso de especie invasiva, por cuanto ya había seres humanos en el continente. Ahora bien, si las razas humanas las equiparamos a variedades pues…..”Iberoamérica fue atacada por una nueva “variedad invasora de humanos”.  Se trató pues de un simple “apostolado”, de una agricultura masiva (que debió afectar a grandes extensiones), a los que los autores llaman intensiva (que en términos rigurosos sería indefendible). Empero también hablan de comercio entre los moradores de unos asentamientos y otros. ¿Afecto tal repolitización a lo que hoy denominamos selvas vírgenes?. Como hemos mostrado en otro post, investigadores brasileños, en un trabajo mucho más rico en contenido, parecen constatar que así fue. Por lo tanto algunos esgrimirán que el Antropoceno llegó a las Américas por aquellas fechas.

Finalmente, los autores se preguntan hasta que punto la capacidad de carga humana que puede albergar de un territorio, pudo sobrepasarse con las tecnologías que usaban, y su relación con las sociedades contemporáneas.  En fin, prefiero no entrar en esta materia.

 Resumiendo, si ha habido una especie invasiva en este planeta más devastadora que el ser humano habrá que demostrarlo. Simplemente, bajo el lema de moda de las especies invasivas se vende mejor una noticia que aclarando sencillamente que, según los estudios de estos investigadores, se produjeron dos fases en la “culturización” del paisaje latinoamericano por el hombre” (léase degradación de la naturaleza), una llevada a cabo por culturas paleolíticas y otras por neolíticas. De ser cierto, resulta ser un dato interesante, que no tiene nada que ver, ni con el título, ni con el “presunto”  contenido novedoso y ¿probado? de los hallazgos que defiende la noticia.

 En mi opinión, muy personal, hoy la comunidad científica parece que, tras realizar un estudio, primero piensa y repiensa un título impactante y luego redacta un  paper que llame la atención de los periodistas, algo que se me antoja tan espurio como deplorable. ¿Sera mejor tener ocurrencias que ser un científico con mayúsculas?. Por lo que leo en estas y otras noticias, yo diría que así es.

 Por cierto la siguiente fase ya se encuentra en marcha, aunque no se percataran los autores. Hablamos de la abducción por la globalización que afecta a todos los moradores de este planeta. ¿Escribo un paper?; igual hasta cuela en una revista de campanillas, ya que lo que leo…… Empero, no se trata de emular a estos “comerciales”. Prefiero seguir llevando a cabo mi carrera como científico. Os dejo pues con esta exótica noticia…….

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Calentamiento climático: ¿más agua en los desiertos?

desierto-de-tabernas-almeria

Desierto de Tabernas y sus ramblas (Almería, España). Foto: Juan José Ibáñez

 Todo lo relacionado con el calentamiento climático, despierta interés en el público y decepción en mí ya “atiborrada mente”. Y es que no dejo de asombrarme de leer tanta tontería. A menudo, no se trata de los estudios en sí mismos, sino de las conclusiones que extraen los autores, que no dejan de asombrarme.  La noticia que os ofrecemos hoy me ha vuelto a dejar atónito, por no decir noqueado. Busqué en Internet, por si  el “plumillas” español había hecho una parodia de traducción de la la nota original de prensa en inglés. ¡Pues no fue así!. La mentada crónica publicada por Terradaily, que también os adjunto abajo, nos cuenta más o menos lo mismo, si bien adicionalmente  añade algo más interesante que os narro al final del post. Veamos la historia ya que, la primera parte, puede entenderla un niño lactante.

 Cuanto más sube la temperatura mayor cantidad de agua se evapora. Este ¿inexplicable? hecho puede demostrarse realizando un “esotérico” ¿¿?? experimento casero siguiendo este complicado protocolo: Ponga usted en dos recipientes iguales la misma cantidad del líquido elemento. Uno déjelo a temperatura ambiente y otro caliéntese unos 5 o 10 grados más (todo depende de la paciencia que usted tenga). Al cabo de unas horas comprobara, para su “sorpresa” ¿¿??, que el “contenedor calentado” pierde agua a mayor velocidad. ¿Alguien no se ha enterado?  ¡Pues que no vuelva por este blog y retorne al parvulario! Sorprende que en muchas noticias que se omita un proceso tan trivial como esencial.  A algunos científicos, también “parece” que se les olvida.

 De lo dicho anteriormente se desprende, tras sesudos cálculos matemáticos ¿¿??, que, conforme aumente la temperatura más agua se evaporará de la hidrosfera a la atmosfera. UFFFF, lo que me ha costado llegar a esta sorprendente conclusión: miles de horas ¡¡!!.

 Como ya hemos comentado en tantas ocasiones ,que no puedo enumerarlas (pero pronto leeréis más  en un post  más técnico que editaremos al respecto:Un sistema climático fractal frente al pensamiento lineal), el calentamiento climático no se producirá uniformemente en todo el planeta, sino que pueden surgir patrones regionales muy distintos a los actuales debido a que el sistema climático es de naturaleza no-lineal. Corto aquí la narración con vistas a proporcionaros más información sobre tal asunto. Luego seguimos……

 Leyes potenciales, Sistemas no lineales, Sistemas complejos, Multifractales, Fractales, Efecto mariposa, Diversidad, Complejidad y Fractales, Caos, Cambio Climático y el Efecto Mariposa, Cambio climático y la Teoría del Recalentón, El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y Modelos de Clima Global. ¿Ya lo habéis leído todo?. Pues bien, tengo el placer de anunciaros que no era necesario, aunque sí conveniente. Pero sigamos…..

 La investigación que abordamos hoy nos informa de que ciertos investigadores, dicen haber constatado que el incremento de las precipitaciones será mayor en las zonas áridas del mundo que en otros ambientes del planeta. Y tal predicción, de cumplirse, debería ser considerada como muy positiva para cientos de millones de personas, muchas de las cuales no tienen nada que llevarse a la boca, como tampoco agua potable para beber. Empero, según los autores del estudio que analizamos hoy, en la línea de otros muchos, parecen considerar que se trata de una mala nueva catastrófica. La razón esgrimida resulta ser que los modelos utilizados predicen que en gran parte, en lugar de llover diluviará, generando inundaciones y otros males de gran calado. Todo lo relacionado con el calentamiento de la atmósfera se vende ineludiblemente como dramas colosales. Al perecer es un decreto ley cuyo texto oficial no encuentro por ningún lado.  Empero en los desiertos suele llover así. Lo contrario sería lo excepcional. 

 Yo no discuto que pudiera ser que ocurriera como defienden los autores, aunque creo que se trata del conocido problema de ver la botella medio llena o medio vacía. Personalmente, intento evadirme de los extremos. Es obvio que los investigadores que han llevado a cabo el estudio ven la botella medio vacía. ¡Yo no!. Pero la “cultura del catastrofo” genera más beneficios a la prensa. ¿Alguien lo duda? Ya os explicaré algún día como la naturaleza es muy veleidosa en las zonas áridas de Almería y el desierto de Tabernas, aquí en España. Y se trata de un mero ejemplo de lo que parece lógico que acaezca en otros lares. Llueve muy poco, pero de vez en cuando diluvia de lo lindo, al surgir breves episodios denominados de gota fría”. Efectivamente, el agua desborda los cauces de las Ramblas o Uadis, generando inundaciones.  Ahora bien, del mismo modo, se recargan los acuíferos, hecho que ya aprovechaban mediante ingeniosas y simples obras hidráulicas sus moradores, mediante el sabio conocimiento campesino, no secular, sino milenario. Y así extraían agua para regar algunas áreas desiertas, obteniendo buenos rendimientos agrarios. Del mismo modo, muchas lagunas actualmente secas se rellenarán de agua, creciendo la vegetación en los valles que las cobijan. Comenzó a dudar si los autores del estudio atesoran conocimientos de la geomorfología de los desiertos. Más aun, abundante agua caída durante tales eventos en loa ambientes desérticos en los que suelen abundar los suelos salinos, el exceso eventual, pero más frecuente de agua ayudará a disminuir el exceso de sales, dando lugar a suelos potencialmente algo más productivos, así como agua para regarlos por la recarga de los acuíferos, etc., ¡Lo dicho!. ¡La botella medio llena frente a la botella medio vacía!.

 Alegar que todo el agua que no causara estragos se evaporaría a la atmósfera, no deja de ser más que  una prosaica y a menudo errónea interpretación. Parte de ella se infiltraría rápidamente, como mínimo en los desiertos arenosos. Más aún, existen otras regiones del globo en donde el acervo cultural que nos proporcionan las prácticas campesinas demuestra que los paisanos saben aprovechar este oro azul de estos biomas de forma brillante, en la medida de lo posible. Seguramente, en los primeros momentos tales inundaciones produzcan  daños (si las predicciones de estos autores son acertadas), aspecto que tampoco lo pongo en duda. Sin embargo con las debidas obras hidráulicas, que no tienen necesariamente que ser onerosas y faraónicas, llegaría un periodo de bonanza del que gozaría una ingente cantidad de la población mundial que hoy vive en la más absoluta miseria. Recordemos que unos dos tercios de la superficie emergida del planeta resultan ser zonas áridas, semiáridas y desérticas. Por todo ello, personalmente prefiero y considero que es mejor ver la botella de agua medio llena que medio vacía.

 Vayamos finalmente al texto en suajili del final del post de Terradaily, para explicar la importancia de los párrafos omitidos por las plumillas español. Este. más o menos vienen a decir:

 Los modelos y las observaciones climáticas de precipitación no siempre cuentan la misma historia con respecto a los cambios regionales, por lo que nos quedamos muy sorprendidos al encontrar que nuestras conclusiones resultaron ser muy robustas en ambos casos” dijo el Dr. Donato.

 Parece que las incertidumbres en los modelos climáticos fueron mayores en donde las incertidumbres de observación eran superiores (es decir la falta de datos, o datos de mala calidad). Esto sugiere que debemos mejorar las observaciones (es decir el número de estaciones meteorológicas u otro tipo de iniciativas que mejoren los datos actuales) que serían vitales si deseamos determinar con mayor precisión los efectos del cambio climático en todas las regiones del mundo.

 Ya hemos comentado en otros post, como este, que sin buenos inventarios y monitorizaciones los modelos climáticos, como casi todos, no pueden dar lugar a predicciones fiables. Lo que no resulta razonable estriba en que se inviertan enormes sumas de dinero en predecir, y prácticamente nada en alimentar saludablemente a los modelos climáticos (los susodichos inventarios y programas de monitorización). Los modelos de simulación numérica son como los cuerpos humanos. ¡Uno es lo que come!, y si se come poco y mal……….

 Os dejo pues la noticia en ambas lenguas suajili y español-castellano.

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

La Nueva Revolución Verde del Siglo XXI. Todo Preparado

nuena-revolucion-verde

La Nueva Revolución Verde: Fuente: made for minds

La mayor parte de la comunidad científica ya se ha rendido a las evidencias. Hace diez años, cuando comenzamos nuestra andadura en esta bitácora, tuvimos que sufrir abundantes críticas por defender que la Revolución verde del siglo XX significo comida para aquella época, a costa de secuestrar el futuro de la soberanía alimentaria en el mundo y degradar la biosfera. Diez años después, casi ningún experto lo discute, como tampoco la FAO y la ONU. Se acaba el sucio negocio de los pesticidas, insumos ingentes de fertilizantes e ir tocando los genes de las plantas con las promesas más absurdas. Eso sí, tales multinacionales y los intereses que ocultan se resistirán confundiendo  los vocablos para intentar, como han hecho siempre, vender gato por libre. La Revolución de la agricultura orgánica ya parece que calienta motores, si bien tal revolución verde no tiene nada que ver con la propuesta de otras basadas en los principios de la agricultura ecológica, que a su vez tampoco proponen exactamente lo mismo. Siempre os insisto que entendáis los conceptos y no os dejéis engañar por los vocablos, dado que se manipulan maniqueamente con harta frecuencia. Como se explica en Wikipedia, Revolución verde es la denominación usada internacionalmente para describir el importante incremento de la productividad agrícola y por tanto de alimentos  en Estados Unidos, y extendida después por numerosos países. Empero esa es la antigua. Tener cuidado que algunos intentarán confundir lo nuevo con lo viejo.

La vieja revolución verde se basaba en (i) la adición de una gran cantidad de fertilizantes químicos al suelo (ii) aplicación sistemática de pesticidas y (iii) el uso de semillas y plantas modificadas genéticamente.  Por su parte, la nueva revolución verde (que en el mundo anglosajón se denomina orgánica): pivota sobre los siguientes tres principios: (i) la erradicación, en la medida de lo posible de las mentadas enmiendas químicas; (ii) el menor uso posible, y tan solo cuando sea totalmente imprescindible, de nuevas y más amigables sustancias para el ambientalmente, en lo que concierne al control de plagas y pestes y (iii) uso de semillas sin ser alteradas por la biotecnología, es decir, los “tocagenes”. Sin embargo, reiteramos por enésima vez que lo denominado orgánico en el mundo anglosajón no es exactamente equivalente al concepto de agricultura ecológica en español. Tal confusión está dando lugar a que las multinacionales del agronegocio intenten engañarnos de nuevo. Al final de esta entrada os mostramos algunos post previos relacionados con tal maniqueo abuso del lenguaje, al objeto de intentar separar el grano de la paja. En  nuestra categoría Etnoedafología y Conocimiento Campesino podréis leer mucho más sobre estos asuntos. Mirar hacia el pasado para mejorar el futuro resulta hoy más que nunca de suma importancia.  La agenda de investigación que se ha marcado la FAO, y de la cual fui uno de los autores, es clara y rotunda (Plan of Action for Pillar Three of the Global Soil Partnership Adopted by the III GSP Plenary Assembly) , como también el Status of the World’s Soil Resources de la ONU,en cuya redacción también modestamente intervine. No queda nada por discutir, nadie duda ya del desastre y desgracia que ha supuesto para el deterioro de la biosfera la ya denominada antigua revolución verde, con el paso de los años.

Hoy os hemos traducido el texto de unos investigadores del Ecological Sciences, James Hutton Instituteen el cual se explica lo que hemos venido reiterando durante diez años. Eso sí, cuidado con el debate acerca de los Microorganismos Eficientes o Efectivos (EM) en la Rehabilitación de Suelos, ya que una cosa es hacer uso de la ingeniería “natural de los propios organismos, y otra bien distinta que compréis los productos que ya salen al mercado bajo esta denominación y que no suelen servir para nada. Resulta mucho más sencillo, viable y barato elaborarlos vosotros mismos, como se está haciendo en Cuba. Abajo os dejo también alguna relación de post  previos sobre estos eficientísimos organismos y el cuidado que hay que tener para no caer de nuevo en las  trampas del agronegocio. ¿Dejarán las poderosas internacionales que ONU y FAO lleven a cabo sus planes?. Aquí nos enfrentamos al kit de la cuestión.

Del mismo modo, durante 2015 Tom Vilsack el Secretario del  Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (United States Secretary of Agriculture), ha insistido una y otra vez ante los medios de comunicación sobre la importancia de gestionar los suelos desde este nuevo paradigma para paliar la contaminación tanto su contaminación como la de las aguas, y así mejorar la grave situación ambiental y garantizar la seguridad alimentaria en USA. Del mismo modo los boletines de noticias del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, son totalmente explícitos en esta materia ofreciendo subvenciones y otras prebendas para todos los granjeros que se encaminen en la dirección de la nueva revolución verde, haciendo un especial énfasis en los policultivos y la diversificación de las producciones agrarias de los predios, la integración en ellos y cuidado de los humedales y zonas húmedas, etc.

Os dejo pues con la mentada traducción que me mejorado un poco de lo ofrecido por los traductores automáticos de la red. En cualquier caso, podría haberme esmerado más. Pido disculpas, si bien creo que el contenido se entenderá perfectamente.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

Diseño Artístico del Paisaje en la Lucha Contra la Erosión Eólica del Suelo

aistrailia-1 

Foto Fuente Brian Fisher para Deguardian

En la alerta de la IUSS con fecha del 26 de febrero de 2016,me llegó la sorprendente foto que daba pie a una breve noticia.  El agricultor Brian Fisher realizó con sus “modernos” aperos de labranza el paisaje que podéis observar con el propósito de luchar contra la erosión eólica del suelo.  Según sus propias palabras: “los surcos evitan que las ráfagas de vientos provoquen mayores daños” en ausencia de una cobertura vegetal protectora. Tal iniciativa fue llevada a cabo tras un enorme incendio forestal. Al parecer los surcos se disponen perpendiculares a la circulación de los vientos dominantes, según interpreto de sus comentarios que, de cualquier modo, os muestro al final del post traducidos del suajili-austriaco, ya que albergo dudas a cerca de mi interpretación. La noticia también pone en boca de Brian Fisher que, con tal arquitectura, paisajística logro evitar que fueran presa de la erosión los primeros 15 cm de tierra vegetal. Conforme a este granjero, la disposición de “las crestas reducen la posibilidad de erosión eólica”.

Francamente no dispongo de información para saber si tal mecanismo es idóneo ante el arrastre por el viento de las partículas del suelo. Si sabemos que, casi siempre (aunque depende de la intensidad de la lluvia), labrar contra pendiente palía en parte la erosión hídrica en laderas, aunque no me atrevería a decir lo mismo de la eólica (los cortavientos sí: ¿serían esos arbolitos que aparecen en la fotografía?). La nota de prensa tampoco concreta como Brian logró cuantificar la permanecía de esos 15 cm superficiales del horizonte superior del perfil edáfico respecto a su inacción ante el desastre.  Más intrigante aún resulta otra sentencia de la noticia que nos informa de que la idea se remonta a 1944 o aun antes de esta fecha, por cuanto indicaría que ya fue, “de algún modo”, puesta en práctica con mucha antelación. ¿Dónde? Cuando? ¿Demostró su eficacia?. Del mismo modo no se aprecia en el paisaje la devastadora acción del fuego mentada, salvo quizás un pequeño ese bosquete de arbolitos que aparece en el centro de la imagen, pero en fin…… todo son interrogantes excepto la imagen.

De cualquier modo, no podemos dudar de la belleza de estos patrones espaciales en paisajes de campos abiertos frente a los usuales, enormemente monótonos. Podría terminar remarcando algo así como: “habrá que esperar  a que los científicos demuestren las bondades de este tipo de laboreo artístico”, pero me temo que no lo sabremos, al menos  por la prensa internacional. No comentaré más dudas que me surgen ya que posiblemente daría lugar a apreciaciones erróneas o injustas. Pero debemos valorar el interés y  trabajo del agricultor en lugar de la inactividad de que hubieran ella gala otros muchos: ¡contra vientos y fuegos!: ¡Brian Fisher”, the best one.  

A lo largo de 10 años de bitácora hemos editado escasos post, debido a la carencia de información, sobre lo que pudiéramos calificar de arte y suelo. Si no recuerdo mal, tras más de 2.200 post publicados, tan solo tres que versan sobre este tema y alcanzamos la desorbitante cifra de cuatro. Pero si alguien está interesado ya sabe por dónde empezar. ¿Sera cierto?. Ojalá, ya que así disfrutaríamos de paisajes más hermosos.

Por cierto, en ninguna de las iniciativas mentadas, en las entregas previas fueron idea de edafólogos profesionales ¡Qué poco arte tenemos!.

Algunos o todos los post previos sobre arte y suelos

Agricultura y Arte: Crear Turismo Rural Divirtiéndose

SueloArte: Pintando con el Suelo (Pinturas de Javier Caballo)

Mapas de Suelos hechos con Suelos (Docencia y Divulgación de la Edafología)

Os dejo pues  con la noticia y mi perturbadora traducción……

(más…)

Etiquetas: , , ,

La Agricultura en Europa y sus Inciertos Orígenes

paleolitioco-y-neoliitico-en-el-mar

Paleolítico y neolítico a la orillita del mar . Colaje Google imágenes

En Europa, aún no sabemos a ciencia cierta cómo se produjo la llegada de la agricultura en el neolíticoque remplazó las prácticas paleolíticas y mesolíticas que la antecedieron. Hoy os mostramos tres noticias para que reflexionéis sobre ello. En la primera (8.000 años de evolución escritos en el genoma de los europeos) se nos informa que desde Anatolia pasó a las estepas y de allí al resto de Europa. Pero digamos de paso que se basa esencialmente en los estudios  realizados sobre restos humanos. En  cualquier caso, se defiende que llego al sur de Europa desde el norte de este continente. Sin embargo, la segunda noticia que recojo del resumen de un interesante trabajo (The Mesolithic–Neolithic transition in southern Iberia), sugiere que, al menos en la costa mediterránea llegó por el sur desde África, y posiblemente vía marítima. No obstante, estos últimos autores reconocen que en el norte de la Península Ibérica sí que debió  entrar por los Pirineos, es decir mediante transporte terrestre, pero no ocurrió lo mismo en la región meridional. Cabe señalar que en este caso los autores no trabajaron con restos humanos directamente, sino principalmente con informaciones arqueológicas y paleoecológicas. La tercera noticia, también recogida del resumen de un artículo científico, tan solo pretende señalar que algunos cambios ambientales que se produjeron en el sur de Europa durante y después de aquel evento (Holocene environmental change in a montane region of southern Europe with a long history of human settlement). Por lo tanto, al margen de otras posibilidades, es decir que llegara de los pueblos aborígenes de América por avión (ya tenemos las tres hipótesis muy dispares, eludiendo el espinoso tema de si puedo ser importada al Planeta Tierra de otros mundos extraterrestres en vehículos espaciales), lo que parece quedar claro, es que “a ciencia cierta” no lo sabemos. Todo depende del tipo de expertos (según disciplinas) y  lo que logran extraer de sus objetos de estudio.

En otros artículos he leído aún más de los traumáticos cambios alimentarios que sufrieron aquellos humanos al pasar de una dieta animal y recolectora a otra posiblemente vegetal sustentada fundamentalmente en el consumo de gramíneas. Ahora bien, las razones esgrimidas en la primera nota (que podremos leer abajo), a cerca del origen de  las diferencias anatómicas, carecerían de mucho sentido si realmente el escenario que acaeció se pareciera más al conjeturado en la segunda nota de prensa: que la agricultura arribara al sur del Mediterráneo desde el Magreb, por cuanto las diferencias anatómicas y raciales generadas por la adaptación a los hábitats y alimentos entre el norte y el sur de Europa son conspicuas y palmarias. En este sentido cabe citar que en al artículo en el que se defiende la hipótesis magrebí se habla de investigaciones previas en las que se constatan en que los pueblos europeos ribereños del sureño “mare nostrum” se detectaban en los humanos rastros genéticos de origen norteafricano. Tal hecho parece haber sucedido tanto al este como al oeste, o al menos desde Grecia a Iberia.

Más aun diversas publicaciones avalan que entre el Mesolítico y el Neolítico estudiados en el Mediterráneo, existe un hiato carente de información tras el cual súbitamente surgen las evidencias de prácticas agrarias. Y al parecer fueron más o menos simultáneas en las orillas de ambos continentes (África y Europa).

Las informaciones paleoecológicas, arqueológicas y genéticas hablan de pueblos mesolíticos que vivían a la orilla del mar y en cuya alimentación los productos pesqueros y el marisqueo conformaban una parte importante de sus ingestas, si bien consumían perros, y otros ganados cuyas especies sobreviven actualmente domesticadas.

Cuando desde el litoral de dos continentes, separados por unas pocas decenas de kilómetros, se salía de pesca, lo lógico es que contactaran, así de que de una forma y otra (a veces por las buenas, otras por las malas) debió existir  un intercambio cultural y genético. Este último hecho podría ser la causa de muchas de las diferencias morfológicas detectadas en la primera noticia y atribuidas a otros mecanismos. Empero durante mucho tiempo se negó tal posibilidad.,como os mostré en el post que hace referencia al dilema de los huevos de avestruz.

de Como profano en la materia, me resulta difícil entender, el aparente desconocimiento de la literatura científica por expertos de reconocido prestigio y en un tema tan debatido como este. También pudiera tratarse , o bien un posible desdén de unos científicos respecto a los hallazgos detectados por los otros. Sin embargo, que la cultura paleolítica cruzó los mares hasta llegar a Australia, hace más de 40.000 años, no necesita ya ser demostrado, como apuntamos en los siguientes post, entre otros: Extinción de la Megafauna de Australia y sus Repercusiones Clima, Suelos y Ecosistemas y La Gran Extinción de la Megafauna Terrestre: Australia.

Por conjeturar que no quede, y aquí lanzo la mía: posiblemente el intercambio cultural y genético fue constante a ambos lados del mar Mediterráneo durante miles y miles de años, como no dudo que ocurrió también entre los antiguos pobladores europeos y asiáticos. Reconozco que soy un ignorante, pero esto es lo que me dicta el sentido común. No obstante no soy el único que atesora esta opinión, como podréis observar preguntado a mi amigo Torcuato, el avestruz. De hecho, tenemos sobradas evidencias de que estos contactos sureños volvieron a acaecer posteriormente: La Desertificación del Sahara, El Neolítico en el Mediterráneo. Y como mínimo en tiempos históricos todos sabemos la ¿breve impronta? de la cultura musulmana en la Península. Seguramente los intercambios fueron numerosos en un pasado más remoto. En cualquier caso, una homogeneización posterior borró aparentemente las huellas, si bien todo apunta a que las culturas neolíticas procedentes de Magreb eran más sofisticadas que las que nos llovieron desde el norte. Cuando los que ostentan las tecnologías más sofisticadas son borrados del mapa por los que usan otras menos sofisticadas y productivas, ya puede inferirse lo acaecido: los norteños ganaron  a los sureños, ya fuera por la fuerza o por las epidemias que albergaban en su interior los norteños, como caballos de Troya.  ¿Amigos y Revueltos a lo largo de la historia?. Pues va a ser que sí.

Lo que realmente me preocupa es que tras enfrentarse dos hipótesis rivales, en lugar de debatir, los defensores se ignoren. ¿No se tiene tiempo para debatir?. ¡Claro, ya entiendo!: nos pasamos todo el tiempo pensando en publicar papers, y no queda ni un momento libre para que este tipo de discusiones. ¿Otra muestra de los extravagantes derroteros que sigue la indagación científica actualmente?.  

Juan José Ibáñez  

Vemos pues las  tres noticias…….

(más…)

Etiquetas: , , ,

Cultivos ecológicos en ambientes semiáridos y subhúmedos: Lo que la ciencia olvidó

finca-la-higeruela 

La noticia que os ofrecemos hoy me genera satisfacción a la par que una suma tristeza. Por un lado, veremos que se ha vuelto a descubrir la dinamita, es decir que la rotación de cultivos con leguminosas en agricultura de secano y ambientes semiáridos ofrece mejor balance energético que la agricultura industrial que nos intentan vender las compañías agroquímicas. La rotación de cultivos cereal/leguminosa o manejos similares, ha sido práctica tradicional en España y avalada en numerosas ocasiones por la FAO. Luego arribaron los vendémonos, es decir esa combinación peligrosa de tocagenes + empresas multinacionales, y arrasaron con sus fatuas promesas buena parte de la gestión agraria tradicional. Y así no ha ido: más erosión, contaminación por doquier, empobrecimiento de la calidad del suelo etc., etc. Para sorpresa de los más veteranos ahora aparecen como  prácticas novedosas aquellas que hasta hace muy pocas décadas eran la norma, como ya os explicamos en el siguiente post: El cultivo de leguminosas y la rotación de cultivos: ¿un mundo perdido?. Abajo se analiza el tema con la sencillez y precisión de que suele hacer gala mi entrañable amigo Carlos Lacasta, responsable de la Finca Experimental de la Higueruela, perteneciente a centros del CSIC ya extintos, y a los que Carlos y yo estuvimos siempre ligados. Tal instalación fue asignada hace pocos años al MNCN del CSIC, en el que  no saben qué hacer con ella, mientras la crisis económica, y por consiguiente la falta de financiación científica, arruina experimentos que se han dilatado durante décadas, terminando con un súbito coitus interruptus, para la desesperación de otros colegas como el tambiénd el entrañable Saturnino de Alba (experto en erosión por laboreo, cuyas indagaciones han sido vapuleadas por tales circunstancias).

El MNCN tiene, por su naturaleza, otros objetivos bien distintos, por lo que tampoco cabe atribuirles responsabilidad alguna. Eso si, la PAC (Política Agraria Común de la Unión Europea) ha sido cómplice de tanto dislate en el mundo agrario, por lo que más valdría que sus consejos de sabios fueran urgentemente reemplazados por los de los paisanos ligados a sus tierras. Y así lo ha reconocido en varios textos la recientemente creada Alianza Mundial por el Suelo (FAO). En otras palabras, mientras el valor de estas experiencias en parcelas experimentales llevadas a cabo por expertos que no se venden al mejor postor son literalmente arrasadas, cabe preguntarse ¿qué ha hecho la Unión Europea con sus devastadores PAC y las ingentes financiaciones recibidas/dispendiadas? ¿Y qué decir de esa denominada “investigación de vanguardia y excelencia” con sus transgénicos, ingentes cantidades de fertilizantes y pesticidas? Pues bien, al margen de contaminar, han colaborado esmeradamente en una dramática la pérdida de biodiversidad, como el dramático caso de los anfibios y el más grave aún de muchos insectos polinizadores, cuyo declive pone en riesgo la producción alimentaria mundial, y como corolario la soberanía alimentaria. Es decir la agricultura industrial lleva a cabo una encomiable tarea de degradación de la biosfera y agrosfera. Personalmente uno comienza a pensar que si les hubieran financiado para estos últimos fines no lo hubieran logrado hacer mejor. Carlos, como yo, y como todos los que comenzamos a trabajar en la Institución casi al mismo tiempo, no podemos más que llevarnos las manos a la cabeza e intentar terminar nuestra vida laboral no mirando hacia atrás, ya que de hacerlo la depresión mental que sufriríamos sería para llevarnos directamente al psiquiátrico.

Se sigue insistiendo en que la ciencia es neutra. No lo dudo, pero a los que han destinado tanto dinero para llegar a este punto, quizás de no retorno, habría pues que darles el Premio Nobel de la Destrucción. ¿Cambiarán las cosas tras tanta, apabullante y palmaria evidencia? Francamente lo dudo, ya que bajo la dictadura financiera mundial que sufrimos siguen gobernando los que nos han conducido hasta aquí. Un abrazo enorme para Carlos, Saturnino, etc. y ya os dejo con la nota de prensa dedicada a una de sus últimas publicaciones, reiterando que casi todo esto era moneda común en la agricultura campesina hasta los años 60 del siglo XX.  Luego vino la hecatombe acompañada de palabrería zafia: “publica o perece”, “investigación de vanguardia”, excelencia, investigación traslacional, derrame tecnológico, emprendimiento, etc. Ellos publicarán más, pero el valor de los experimentos de campo durante décadas es irreemplazable por mucho que otros trapas con sus modelitos numéricos digan que ellos pueden reemplazarlos (jajaja). ¿Desde cuándo la simulación es más válida que la experimentación in situ?. Mentes dementes, memes demenciales.  

Juan José Ibáñez

El cultivo ecológico de cereal en regiones semiáridas es más eficiente

Noticias; 04.08.2015

Han analizado experimentalmente el balance energético de varias formas de cultivo durante más de 15 años.

 Tras más de 15 años de análisis, investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) han demostrado en ambientes semiáridos que, en términos de eficiencia energética, la agricultura ecológica es más productiva que los sistemas en los que se utilizan productos agroquímicos. Asimismo han comprobado que la rotación del cultivo de cereales con plantas leguminosas es, frente al monocultivo, la forma más eficiente de cultivar en estas regiones.

 El equipo de investigadores se propuso averiguar la eficiencia energética de tres maneras de trabajar la tierra y cuatro tipos de rotación de cultivos en zonas semiáridas. Para ello analizaron la cantidad de energía que era necesario aportar al sistema (maquinaria, fertilizantes, herbicidas, etc) por hectárea y año frente a la energía obtenida, es decir, la cantidad de cosecha. “Se trata de regiones en las que urge hacer una agricultura diferente de la que se hace en lugares más húmedos porque las condiciones ambientales de estos lugares hace que los productos agroquímicos sean poco eficientes“, explica Carlos Lacasta, investigador del MNCN.

Seguir leyendo………..

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Desalinización y agricultura, alguna consideraciones (sobre la iniciativa de Sonora en México)

sonora-irrigar-en-el-desierto 

Sonora, Geografía, Paisajes, Agricultura y Desalinización. Fuente: Colaje Google imágenes

En el sitio Web NCYT Amazingpuede leerse  una más que interesante nota de prensa, que nos remiten también a otras previas de calidad semejante. En ella se nos informa de las interesantes iniciativas mexicanas con vistas a la irrigación del desierto y zonas áridas de Sonora, y de este modo paliar la sobre-explotación que allí padecen los acuíferos, así como la intrusión de aguas salinas, algo desgraciadamente habitual en otros muchos lugares del mundo. En este sentido, parece que apenas hemos avanzado durante milenios.  Gran parte de estos estudios han sido llevados a cabo por el Departamento de Ciencias del Agua y Medio Ambiente del Instituto Tecnológico de Sonora (Itson), bajo la batuta de Germán Eduardo Dévora Isiordia. Con tal motivo, proponen la alternativa de desalación o desalinización y recuperar así el nivel freático que permita hacer uso de los pozos agrícolas, ya abandonados por este motivo. La nota de prensa es lo suficientemente didáctica para que no entre en detalles personalmente. Os recomiendo que la leáis abajo, como también los enlaces que contiene esta noticia de NCYT Amazing, ya que pueden leerse detalles muy interesantes sobre los procedimientos propuestos, tales como el uso de energía solar (¿y por qué no también la eólica, o la que puede extraerse de las mareas?). Se menta el uso de materiales nanométricos, como el grafeno, etc., para la tecnología desaladora.

Una buena producción agrícola depende de la calidad del suelo, así como de la disposición de recursos hídricos y mejor aún si el clima es cálido y con muchos días al año soleados. Cuando el territorio es árido y el agua el factor limitante, la explotación sustentable de los acuíferos puede ser una solución. Ahora bien, como en estos ambientes las precipitaciones escasean por definición, la explotación deviene rápidamente en sobre-explotación, y a menudo en la salinización del suelo, aunque nos encontremos lejos de la orillita del mar.  Sin embargo, cerca de la costa, la tecnología actual sí permite desalar el agua, aunque a veces a costos prohibitivos. La energía puede obtenerse de recursos renovables como los previamente aludidos, aunque quedan problemas técnicos por resolver. Según me han comentado varios expertos, lo mismo ocurre con el propio proceso desalador. También debe tenerse cuidado con lo que denominamos aguas desalinizadas, ya que, a veces, mínimas concentraciones de sales, salinizan los suelos, como ha ocurrido en algunos cultivos de viñedos, en los áridos paisajes de Lanzarore (islas Canarias, España).

Ahora bien, en la nota de prensa, los investigadores, en mi opinión, se quedan cortos,si realmente los problemas técnicos mentados han sido solucionados. De hecho, los invernaderos de los ambientes áridos de Almería (SE de España), con sustratos ,en lugar de suelos, y bajo cubiertas de plástico, constituyen una práctica que está ofreciendo pingues beneficios. Se trata de un sistema de manejo agrario que, de hecho, ha convertido a aquel yermo paisaje en uno de los territorios hortofrutícolas más productivo y rentable de Europa, obteniéndose varias cosechas anualmente para productos que se encuentran fuera de temporada (más fáciles de comercializar). Abajo, en una relación de post previos, abundo sobre estos temas, y especialmente en los dos primeros, aunque en el cuarto, se ofrece una solución para el uso de la salmuera.  Y así ya no se trataría exclusivamente de devolver el agua para las prácticas de la agricultura industrial, o incluso campesina, sino convertir aquellos espacios geográficos en una región estratégicamente próspera, capaz de generar riqueza local, pero también de exportar productos a otras muchas regiones.  De este modo la creación de puestos de trabajo crecería exponencialmente. ¿Por qué conformarse con menos?. Reitero que todo depende de esos problemas técnicos, de los que los autores del estudio seguro que conocen mejor que las soluciones potenciales que este modesto bloguero.   

Grandes territorios del litoral del pacífico latinoamericano (Chile, Perú, etc.) podrían beneficiarse de una gestión agraria  como esta, a costa de afear el paisaje con sus mares de plástico. Se trata de un gran reto, pero viable y que ayudaría en gran medida a solucionar la soberanía alimentaria de los países que se aventuren.

Quizás algún día, tan solo los desiertos alejados del mar se consideren improductivos, mientras que los que estén en el litoral una bendición para el país que los atesore.

Permanecería en muchos casos el problema de recargar eficazmente los acuíferos. Resulta factible, aunque supongo que aún no económicamente rentable (¡tiempo al tiempo!), recargar los acuíferos con el agua marina desalinizada o incluso haciendo uso de las esporádicas lluvias torrenciales.  Tengo noticias que los israelitas trabajan en ello o incluso que posiblemente ya practican tal estrategia.

Juan José Ibáñez

Leamos pues la noticia, ya que tal iiciativa es digna de encomio. …….  (más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,