‘Historia de la Tierra y de los Suelos.’

Los suelos pudieron cubrir la superficie terrestre hace ya 1.000 millones de años

suelos-de-hace-1000-millones-de-anos

Fuente: Colaje Imágenes Google

 Ya os comentamos en post anteriores que nos fascina la evolución de los suelos a lo largo de la historia de la Tierra. Por lo que desde hace más de un decenio incluimos abundantes entregas en nuestra categoría “Historia de la Tierra y de los Suelos”.  Empero pronto nos percatamos que las cifras bailaban, así como que su presunto origen o edad, retrocedía y retrocedía sin cesar conforme las indagacines avanzaban. Se trata de algo normal en los estudios paleontológicos, arqueológicos, paleoecológicos, etc. Ahora bien, que de pronto se doble su presumible edad resulta escandaloso. Y esta es la noticia que os ofrecemos hoy. Tal edad es conocida en la historia de la Tierra como el Eón Proterozoico. Siempre albergo dudas de si ofreceros o no este tipo de noticias, ya que su fecha de caducidad puede ser muy efímera. Sin embargo, dado este nuevo punto de partida tan remoto, os muestro la nota de prensa traducida, el resumen del trabajo original  y algún párrafo que otro del artículo (también en inglés y suajili). Como podréis comprobar, se trata del descubrimiento de hongos en tales fechas 900-1.000 millones de años. De ser cierto, es decir corroborado por posteriores investigaciones, si podríamos aseverar que se trata de un notición que cambiaría nuestra concepción de la historia de la Tierra y de los suelos. No obstante, años antes se conjeturaron cifras aún más alucinantes. Sin embargo, entender que debemos aun ser cautos y no asumir como cierto este tipo de conlusiones, interesantísimas, aunque sujetas a ineludibles incertidumbres. Más aun, los autores que abordan el tema de los suelos, conjeturan que posiblemente surgieran en la frontera entre la Tierra emergida y los océanos, más concretamente en estuarios. Y como corolario, de ser cierto, se trataría de suelos hídricos, como ya se presuponía en investigaciones más antiguas.   El material es bueno y hoy me he esmerado “un poco más” en la traducción.

Os dejo con la noticia y demás traducciones que se me antojan “provisionalmente” espectaculares.

Juan José Ibáñez

 Continua……. (más…)

Etiquetas: , , , , , ,

¡Qué nos parta un rayo!: De cuatro Patas a Dos (El día que una supernova nos hizo humanos)

bipedestacion-evolucion-humana 

Fuente: Colaje Imágenes Google

¿Qué opino yo de la noticia que os ofrezco hoy?. Jajajajajaja. ¡Pero ahí está!. La evolución humana fue generada por una “vieja supernova que explotó de orgullo”, tras la hazaña de hacernos andar a dos patas, con lo agusto que lo hacíamos con cuatro. Ella sí que sabía, era ¿SuperSuper?…. Igual era divina. ¡Que nos parta un rayo!

El estudio que describe la nota de prensa de os mostramos hoy versaba sobre un posible evento cósmico que, según los autores, pudo causar la transición del plioceno al pleistoceno (cuaternario), es decir congeló un tanto el ambiente terráqueo (periodos glaciares). Empero estos sesudos investigadores debieron reflexionar muchísimo sobre el título. ¿Cómo hacer que los lectores lean nuestra noticia, ante tantas conjeturas propuestas sobre el mentado evento geológico (perdón celestial)?. Y en sus obnubiladas mentes, ante tanta electricidad latente, les partió un rayo y vieron la luz ¡por fin!. Se hizo la luz, que iluminó a esos miserables humanos terrestres, que ante tal milagro salieron corriendo de los infernales incendios forestales de este mundo, sí: un verdadero paño de lágrimas. Más aun, como había tanta madera muerta, y observaron atónitos aquella plaga de incendios forestales, a la que siguió el aumento desorbitante del número de rebaños de herbívoros, se aficionaron al fuego divino y la transformación celestialmente  inspirada de los infernales infiernos terrenales.  

¿Cuántas conjeturas se pueden hacer de esta índole?. Yo diría que innumerables. ¿Es tal aseveración realmente científica? ¡No!. Todo ello me recuerda a algunos colegas que, para explicar los resultados de sus indagaciones (no muy claras debían pensar), ante el público espetan con demasiada frecuencia frases de la siguiente guisa: “esto podría ser debido”; “entre las posibles causas nos inclinamos por pensar”, etc., etc. pero todo tiene un límite. Y yo llego hasta aquí. Es decir, hasta aquí hemos llegado (cuarta temporada).  

Simplemente, he puesto el texto en ese ingenio llamado Traductor Google, que otros dirían mejorado con “deep learning”, porque profunda, lo que se dice profunda, si es la noticia de hoy, ya que procede del espacio profundo, profundísimo. ¿Nos acercamos ya mucho al creacionismo?. No sé qué decir. Eso sí tal inferencia se parece basarse en el dicho español: “Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid”. Al fin y al cabo algunos expertos defienden que la bipedestación nos hizo humanos!, o casi, casi.

Os dejo con este celestial notición, sin más demora, ya que estaréis ansiosos tras mi larga desiderata. Mil perdones:  ¡Que me parta un rayo!

Juan José Ibáñez

Continua……..

(más…)

Etiquetas: , , ,

¿Un Superreino bajo el suelo? (¿dominios o imperios?)

1-mas-que-un-superreino-bajo-el-suelo 

Fuente: Colaje Google imágenes

En noviembre de 2018 apareció la asombrosa noticia que os comentamos hoy en la prensa general, tras la publicación de un artículo en la revista Nature. Los resultados parecen, más que asombrosos, ¡increíbles!. Se trata de una extraordinaria forma de vida que fue identificada en una muestra de suelo, forestal bajo ambientes fríos. De hecho, sus primeras descripciones fueron ya realizadas en el siglo XIX.  Sin embargo, a pesar de reconocerse su rareza, su  adscripción al árbol de la vida no quedó aclarada. Ahora con un enorme arsenal tecnológico, ciertos investigadores han verificado que no se trataba de microrganismos que encajaran en alguna de las ramas del árbol de la vida hasta ahora aceptadas en la jerarquía taxonómica, por cuanto ni tan siquiera pueden ser adjudicados en ninguno los tres reinos actualmente reconocidos de los eucariotas, es decir, hongos, animales y plantas, (a pesar de atesorar núcleo, etc.) Los autores piensan que tal clase de organismos pueden tener más de 1.000 millones de años de existencia. Y ahí estaban, esperando a que algún biólogo bajara la cabeza hacia el suelo y los detectara, aunque fuera por serendipia. Eso sí, habrá que esperar a que la comunidad de taxónomos les asigne un hueco, posiblemente, en la cúspide del mentado árbol de la vida. De momento, tras el hallazgo, comenzará el debate. Los autores reclaman su ubicación por las nubes. Estaría bien, pero ¡tiempo al tiempo!.   

Sin embargo, este hallazgo vuelve a poner encima de la mesa la cuestión de la escasa atención que las ciencias de la vida otorgan al estudio de la biología en los suelos y su bioprospección. Del mismo modo se constata que no conocemos casi nada de las entrañas de los suelos y de los habitantes que allí moran, y menos aún por tanto, del árbol de la vida en nuestro ¡planeta!, antaño azul y hoy virando hacía el marrón, gracias a nuestros destrozos biosféricos.  Sigamos mirando a Marte y despilfarrando ingentes cantidades de dinero. No dudo del valor de analizar si existe, o existió, vida en el regolito marciano. Ahora bien, no alcanzo a vislumbrar racionalidad científica que pueda avalar tal asimetría de intereses. Marte vende en los medios de comunicación y en las agendas científicas, mientras que el estudio de los suelos terrestres no, a pesar que nuestra supervivencia, hoy por hoy, depende de que los usemos y preservamos con cautela.  ¡Así nos va!. Os muestro una noticia en inglés, su aproximada traducción al castellano parecida en el rotativo español ABC, así como el resumen del artículo original. Por favor leerlos, ya que no tiene desperdicio.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Isla de Pascua, Rapa Nui, consumo de aguas salobres, descargas subterráneas,

isla-de-pascua-rapa-nui-y-agua-poteble

Fuente: Colaje imágenes Google

Los Rapa Nui , es decir los moradores de las Islas de Pascua de los que ya os hablamos en otro post, han despertado tanto la atención del público, como de los expertos, debido a sus afamadas estatuas denominadas Moái. Pues bien, en la nota de prensa que os ofrecemos hoy, se postula una conjetura  acerca de cómo con tan escasos recursos hídricos en una isla pequeña, sin ríos, ni casi lagunas (tan solo aguas pluviales y alguna cisternas recolectora excavada en el suelo, pero de escasa capacidad de almacenaje) podía suministrarse agua sustentablemente para el consumo de toda la población que se calcula en varios miles de habitantes. Y he aquí la ¡sorpresa!. Ellos defienden que, el consumo de recursos hídricos se realizaba  exactamente en donde los suelos/rocas de origen volcánico, muy permeables y porosos, confluían con las aguas salinas oceánicas en ciertos enclaves de la línea de costa. Hablamos pues de descarga de aguas subterráneas. Pues bien, sorprendentemente, parece ser allí en donde se ubican  los mundialmente conocidos denominadas Moái. La nota de prensa no aclara si el vocablo suelo, se refiera a las rocas y/o a los suelos, aunque en cualquier caso ambos afectan al ciclo hidrológico insular.  De hecho, conforme a estos colegas, en las primeras narraciones europeas sobre los habitantes de las islas de Pascua, “parece que se les ve o describe, ingiriendo agua del mar ¿¿??. 

Lo que me intriga e interesa, de ser corroborada su conjetura, es sencillamente que se trata de un recurso hídrico que también podría ser aprovechado en otros lugares con las mismas condiciones, es decir, otra fuente de agua dulce por explotar en ciertos territorios.  

Hoy, para variar, me he esmerado bastante más en la traducción del texto en inglés al español-castellano (con algunas licencias personales), como en extenderme en esta entradilla de post. Así podéis seguir la narración mejor, ya que poco más puedo añadir, excepto que me ha sorprendido todo el texto.  Francamente sorprendente y quizás útil.  Por cierto, en la fotografía que da pie a la entradilla, yo observo una laguna en lo que parece un antiguo volcán, pero al parecer el estudio es bastante completo y lo tenéis en acceso abierto (ver final del post).

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Los lados positivos y oscuros de los suelos en paleoecología, paleoclimatología y arqueología

arqueologia-suelos-bioturbacion 

Colaje de Google imágenes

La nota de prensa que os exponemos hoy (La labor ingeniera de las hormigas puede influir en los estudios paleoclimáticos) versa sobre los suelos en la arqueología, aunque atesora también interés para muchos expertos de la ciencia del suelo, con independencia de la otra disciplina mentada. Ciertamente, en la nota de prensa, aparecen comentarios que son dignos de tenerse en cuenta. Existen diferentes mecanismos que alteran o interrumpen la génesis natural de los horizontes edáficos a los que se denominan genéricamente haploidización (bioturbación crioturbación, etc.,), Por lo que respecta a la acción de la fauna del suelo, dependiendo de ambientes, lombrices, termitas y hormigas realizan una tarea ingente en la remoción de los materiales que se ocultan bajo nuestros pies. Por lo que respecta a las dos últimas, la formación de sus colonias, (sí, esas ciudades que allí se esconden bajo nuestros pies) es formidable, y generalmente positiva, en el contexto de lo que muchos colegas denominan calidad del suelo.  Se trata de estructuras o construcciones muy complejas y que exigen la remoción de enormes cantidades de materiales, en comparación con el tamaño de los individuos  que en ellas moran y construyen. Tal actividad, a veces, deja rastros sobre la propia superficie de este recurso natural.  Hemos editado ya numerosos post sobre el tema como para seguir hablando de ellas. Abajo os dejaremos una relación que incluye solo algunas de nuestras entregas que vinculan suelos y arqueología. La importancia del tema de la relación entre suelos y arqueología puede ilustrarse por la variedad de libros (lamentablemente la mayoría inglés, pero ver post previos) que se han publicado sobre el tema.  

Pues bien, en la nota de prensa que os expongo abajo, Martín Perea y colaboradores, relatan diversos aspectos de interés: (i) retocan la granulometría y la composición mineralógica de los suelos; (ii) las hormigas, y otros ingenieros del suelo puede alterar las asociaciones entre los mentados minerales, y como corolario, falsear los datos de los estudios paleoclimáticos, si tal acción no es tenida en cuenta; (iii) las hormigas,  y al menos también las termitas, seleccionan los tamaños granulométricos que más les interesan para edificar sus construcciones; (iv) Sin embargo, los tamaños de los minerales no son aleatorios, por lo que unos se ven más afectados que otros; (v) como corolario afectan la composición de los materiales del suelo que acecerían sin su presencia y (vi) al trasportar selectiva o no selectivamente los restos de fósiles, se abre la caja de pandora a la hora de utilizar tal actividad en nuevas técnicas de prospección paleontológica, como ellos proponen.

Tan solo me quedaba alguna duda sobre estos hallazgos que, afortunadamente, he resuelto al leer el artículo original. La principal de ellas estribaba en si su propuesta la extendían a cualquier situación y especie, o tan solo para el área de estudio. Afortunadamente alegan que la metodología que presentan en su “paper”, debe ser corroborada para otras especies y ambientes. No se trata pues de la clásica nota de prensa en las que los autores  generalizan lo averiguado más allá de los límites razonables. ¡En hora buena!

En cualquier caso, se trata de un “aparente” obstáculo en las investigaciones arqueológicas. Y uso el palabro “aparente” ya que requiere más esfuerzo, aunque si a la larga, si no acarrea mucho más trabajo adicional, siendo la instrumentación utilizada asequible, mejorará los datos obtenidos, alcanzándose así conclusiones más ajustadas a la realidad. Os dejo pues con una nota de prensa, honesta y que abunda en otros detalles que os interesarán a muchos de vosotros. ¡Buen estudio!, ¡buena nota de prensa!.   ¡Que sirva de ejemplo!.

Juan José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Los Paisajes y Suelos de Latinoamérica. Debemos redescubrir la Historia (¿Y parte de la Ciencia?)

america-fue-un-paisaje-agrario-precolombino

Fuente: Colaje Google Imágenes

En un pasado remoto, hace ya tanto tiempo (….) la enorme masa de Tierra que hoy llamamos Latinoamérica era un paisaje prístino, fuera cual fuera su aspecto. Luego llegaron los seres humanos ¿cazadores recolectores?: ¡Posiblemente!. Empero hará más (o mucho más) de 6.000 años, la agricultura comenzó a expandirse “de algún modo”, hasta ocupar vastas extensiones o incluso la mayor parte del territorio. Aquella floreciente Latinoamérica atesoraba una enorme variedad de cultivos y manejos de suelos que, como mínimo, rivalizaron en su tiempo con los de otros continentes. Sin embargo, algo sucedió, o se enfrentaron a demasiados retos “fueran cuales fueran”. Súbitamente, en términos históricos, fueron desapareciendo culturas avanzadas e imperios. La vegetación natural volvió a expandirse sobre los antiguos paisajes agrarios hasta cubrirlos de selvas pluviales frondosas, u otro tipo de ecosistemas, según las características locales de un clima que también fue alterándose.  

Los pueblos y culturas, ¡a saber cuántas!, se unían por complejos entramados viales de caminos en los que transitaban mercancías, se intercambiaban bienes (agrícolas y al algunos animales, por no hablar de ganadería sensu estricto, ya que aún no lo sabemos) y conocimientos. Empero como seres humanos aquellos pueblos también guerreaban, naciendo y decayendo imperios, como en cualquier otro continente. En ecología y etnoagricultura siempre terminan achacando la culpa de la decadencia de los incas, mayas, etc., a la deficiente gestión de sus tierras. Empero conflictos bélicos y epidemias también pudieran ser la causa (….) ¿si la Duquesa Roja tuviera razón?. ¡A saber!.

Cuando llegaron los europeos y comenzaron a escribir sus crónicas, se nos quedó grabada la imagen de que la mayor parte de aquellos paisajes eran prístinos, y/o penas afectados por la acción humana. Y, así,  tal mito se incrustó en nuestros memes, como el narrado por Plinio el Viejo y Estrabón en la Península Ibérica que finalmente se descubrio ue era incierto.  Los científicos partieron de aquella falsa premisa durante décadas y décadas, por lo que los resultados de muchos estudios dieron lugar a conclusiones falsas o banales, ya fuera en historia, ecología, edafología, agricultura etc.

Posiblemente el mayor problema estribe en que conforme se realiza un imaginario viaje por aquellas maravillosas tierras, las fechas atribuidas a los enclaves en los que aparecen y desaparecen tales paisajes agrarios y culturas no coinciden con precisión. Quizás falten asentamientos y restos por descubrir para obtener una visión más nítida, que tan solo emerge ahora entre la neblina del desconocimiento, o como también se dice es “la punta del iceberg”. Quizás las técnicas actuales de datación aún no sean lo suficientemente fiables, pero también pudiera ocurrir que  la Duquesa Roja, tuviera razón (al menos en parte) aunque nadie de la academia ha deseado escucharla. Como veremos luego, Luisa Isabel Álvarez defendía:” Es que ha habido una confusión histórica. Había viajes a América desde los fenicios: los relatos que tomamos por viajes a África ¡eran, en realidad, viajes a América!”.

Los suelos prístinos de Latinoamérica, probablemente no existan ya, o tan solo permanezcan reductos en los hábitats más hostiles y recónditos lugares, siendo por tanto, poco representativos de los que les precedieron en aquella gran masa de Tierra. La cobertura de suelos fue transformada por la agricultura dando lugar a lo que hoy denominamos Antrosoles, Tecnosoles, etc. Estos suelos modificados por el hombre de las más ingeniosas maneras, atesoraban tantas propiedades inducidas que hoy sería imposible clasificarlos en los dos mentados grupos de suelos. Tampoco valen pues aquí los suelos prístinos como referentes del mundo natural antes del advenimiento del impacto humano.

Cuando intentamos buscar referentes prístinos de suelos y vegetación con vistas a observar como los hombres los hemos ido modificando, resulta que, posiblemente, no existan  sensu stricto. Desde hace pocos años tal descubrimiento (porque este sí lo es), ha comenzado a aflorar en la literatura científica. Sin embargo una gran parte de mis colegas aun insisten  “erre que erre” en no hablar de ello. Un bobo llamado Juan José Ibáñez que, para nada es experto en el tema” se interesó por lo que iba cayendo es sus manos, escribiendo numerosos post en su espeluznante bitácora acerca de la etnoedafología y etnoedafología latinoamericana “Un Universo Invisible bajo Nuestros Pies”, almacenándolos en la categoría que denominó “Etnoedafología y Conocimiento Campesino”.

Pues bien, en esta nueva entrega de la saga, os proporcionamos varias noticias, nuevas, y más o menos recientes (hasta octubre de 2018). Algunas han sido escritas en Español-castellano mientras otras en Suajili, ya que según Luisa Isabel Álvarez, a América se la denominaba África, como veremos posteriormente. Puedo entender a Luisa Isabel Álvarez, ¡grande de España!, y “roja de corazón”, cuando se lamentaba debido a que sus estudios e ingentes archivos históricos no eran considerados por los historiadores y otros eruditos, al no ser ella una experta académica con acreditación. Desconozco si lleva razón o no. Sin embargo su impresionante legado merece la pena ser examinado y estudiado con vistas a separar el grano y la paja. Quizás allí se encuentren esperando testimonios que arrojen mucha más luz sobre el tema. ¿Caballeros Templarios en la Patagonia?. ¿Tartessos, la primera civilización occidental en alcanzar América? Quizás, ¡A saber!. Aunque de ser cierto las asincronías temporales que mentamos con anterioridad pudieran así ser  explicables.

Os dejo con todo este abundante material nuevo.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

  (más…)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

La cultura Maya y sus devastadoras consecuencias sobre la erosión del suelo y el secuestro de carbono

mayas-erosion-de-suelo

Colaje: Google imágenes

 Si nuestro entrañable amigo y colaborador Régulo León Arteta, levantara la cabeza, me atizaría con una maza en la cabeza y espetaría: “Juanjo: no se te puede dejar solo” ¿?. Y estaría cargado de razón. Sin embargo el título  es un reflejo fiel de los contenidos de las dos notas de prensa que os muestro hoy, una de las cuales he traducido al español castellano del boletín de noticias Sciencedaily. Dado que me he esmerado un poco más de lo habitual con el material del traductor Google, no me explayaré en demasía. Podéis leer por vosotros mismos de que versa el estudio, sin mis torturantes desideratas. Vamos allá. Pero antes debo confesar que me pregunto a mí mismo si a la civilización Maya, muchos colegas le tienen maná o inquina. La bibliografía se encuentra repleta de artículos sobre su decadencia y, por raro que resulte en nuestros días, muchos colagas prefieren echarle la culpa antes a los mayas que al cambio climático. ¡Esta si es efectivamente,  una novedad!, empero también que yo, por una vez, ponga en tela de juicio  tales adherencias. Todo esto me resulta un tanto enigmático. En el peor de los casos, si los Mayas, como todos los pueblos, cometieron errores en el uso de las tierras,  no debemos echarnos las manos a la cabeza, ya que nosotros hemos cometido los mismos y muchos más, a pesar del orgullo tecnológico del que tanto presumimos.  

 Sin embargo, si debo resaltar que se trata de uno de los post que me ha llevado más tiempo componer, no en lo concerniente a su redacción, sino con vistas a aclararme  en un terreno que no había explorado con anterioridad (la cera de las hojas de las plantas). Me he leído hasta tres veces el artículo original de Nature, he consultado con colegas que investigan en bioquímica del suelo, etc.  ¿Resultado? En lugar de iluminarse, mi sistema neuronal sufría tremendos y masivos apagones. Resumiendo, si me equivoco, por favor perdonarme.

 Los investigadores dicen haber descubierto que la “dramática deforestaciónque llevó a cabo la cultura Maya hace unos 4.000 años, erosionó los suelos y/o degradó la calidad de los mismos, al perder parte de la materia orgánica que almacenaban en aquellos bosques ¿primigenios?.   Pues bien, mil años después de su colapso, las reservas de carbono edáfico no se han recuperado, a pesar de encontrase recubiertos por maravillosas selvas tropicales. Si ya lo pensaba yo, pero no me atrevía a compartirlo con vosotros: El Antropoceno se inició por culpa de los Mayas: ¿¿??. Es una broma por supuesto.

 Se me ocurren mil y una razones como para dudar de tales aseveraciones. En primer lugar, el clima varió en diversos momentos a lo largo del intervalo temporal analizado. Se produjeron episodios de mayor humedad, alternando con otros áridos. En estos casos, uno debe de cuidarse mucho de llevar a cabo especulaciones apresuradas. Teniendo en cuenta todo lo que se sabe de los Mayas y sus acertados manejos de suelos (aunque con toda seguridad también cometieron errores), es lógico pensar que no deforestaran por placer, sino, para su puesta en cultivo, al contrario de lo que los autores del estudio aducen. Al parecer aquellas reforestaciones dieron lugar a episodios de erosión severos. Empero, ¿qué tipo de fertilización recibían por parte de aquella civilización?. Probablemente orgánica y tal vez en grandes cantidades. Recordar, por mostraros tan solo dos ejemplos, los casos de las Chinampas en México, y de las Terras Pretas en Brasil. Más aun, el artículo se centra en las ceras vegetales y en este sentido se puede alegar que plantas como la Jojoba y la cendelilla, muy ricas en estos materiales, resultaban ser altamente apreciadas por el pueblo Maya, siendo cultivadas por aquél entonces, o como mínimo recolectadas en sus formas silvestres. Empero tales especies, según leo en Internet (abajo os dejo información), se encuentran principalmente asociadas a ambientes áridos y semiáridos de aquél país. En general, la cera de las hojas y algunos frutos parecen conferirles una alta resistencia a la aridez y la sequía. Según los autores, los territorios se encuentran actualmente recubiertos de frondosas selvas tropicales de lluvia. Los Mayas se manejaban bien en los espacios geográficos secos mediante sofisticadas obras de riego. Repetimos que las plantas en zonas semiáridas parecen acumular mucha más cera que cuando el clima es húmedo, teniendo sus suelos, además escasa materia orgánica o reservas de carbono. El estudio, por su naturaleza, no da cuenta del porcentaje o contenido de tal tipo de carbono, sino exclusivamente de las susodichas ceras y su edad, dando por sentado que a cuanto más ceras más materia orgánica albergarían los suelos. Las estimaciones fueron realizadas mediante técnicas isotópicas.

Por lo tanto, yo tamnién podría aventurar que los investigadores pretenden llevar a cabo comparaciones, partiendo de premisas bastante inciertas, si se tienen en cuenta los vaivenes climáticos, cambios en los sistemas de manejo (que variaron con el transcurso del tiempo), avatares geopolíticos, etc. Ya os comenté que, al menos en los 40 o 50 cm superficiales, el medio edáfico de los bosques tropicales atesora muy poca materia orgánica, si se comparan con los boques y praderas que albergan los ecosistemas en los climas templados y fríos. Ellos analizan los materiales presuntamente procedentes de horizontes sub-superficiales que se acumulan actualmente en sedimentos lacustres, lo cual conllevan otra serie adicional de incertidumbres que no pueden soslayarse. Empero estas también afectan a una metodología que se ha ensayado en contadas ocasiones, por lo que aún dista mucho de poder ser considerada fiable.  Finalmente, la reiterada lectura del artículo de Nature me hizo ver que estos investigadores encajaban sus razonamientos, muchos de ellosno suficientemente corroborados, con bastantes dudas. En fin, os dejo con la noticia, pero también con mis tribulaciones. Añado material para los que estéis interesados en saber más de las ceras de las hojas, ya que por mi parte no hay más “cera” de la que arde.

 Juan José Ibáñez

 Continua………

  (más…)

Etiquetas:

Carbón vegetal, Su almacenamiento y Reservorios (Cambio Climático y Secuestro de Carbono)

carbon-vegetal-y-ciclo-del-carbono

Fuente: Colaje Imágenes Google.

Hoy os mostramos una nota de prensa que apareció durante 2018 en el boletín de noticias Sciencedaily, y que nos informa sobre el ciclo y las rutas que sigue el carbón vegetal producido sobre la superficie terrestre, por la combustión de la biomasa. Según los autores del estudio,  su viaje por la superficie terrestre hasta almacenarse en los océanos puede resultar largo y prolongado.  Del mismo modo también alegan que sus partículas carbonosas, ya sean producidas por incendios forestales, uotras vías naturales y antropogénicas, constityen actualmente ingentes cantidades que finalmente son secuestradas en el fondo de los océanos, sustrayéndose pues de la atmósfera, siendo indispensable su evaluación con vistas a una mejor comprensión el ciclo global del carbono.

Del mismo modo, relatan brevemente la historia de su largo recorrido tanto en el espacio como en el tiempo, desde los suelos a los ríos y lagos hasta terminar siendo secuestrado en los sedimentos oceánicos. Durante el  mismo, no es inusual que se almacenen temporalmente en otros sedimentos terrestres y lechos de las masas de agua dulce (ya considerados suelos en muchas clasificaciones edafológicas). También cabría destacar de la nota de prensa, que la erosión de los sedimentos y suelos, retarda hasta en miles de años su llagada al mar en donde son enterrados y preservados durante largo tiempo.  Obviamente tras los incendios, las emisiones de CO2 a la atmósfera son ingentes, pero sin despreciar las que terminan en forma de un carbón bastante resistente a su degradación, es decir en la forma de las partículas mentadas.

Ahora bien, ¿Cuál es la magnitud del carbono constituido por estas partículas recalcitrantes? ¿Existen diferentes formas con menor o mayor resistencia a su degradación?. ¿Qué porcentaje constituyen del secuestro de carbono terrestre?  También omiten que en las zonas de subducción pueden pasar a formar parte de los materiales que retornan al manto terrestre o terminar emergiendo  de nuevo  a las superficies continentales embutidos en las rocas que afloran como consecuencia de la colisión de las placas tectónicas.  Se trata de un interesante tema, que se encuentra directamente relacionado con el denominado biochar, y esas enigmáticas Terras Pretas do indio de la Cuenca Amazónica, de las que tanto hemos debatido en esta bitácora.

El tiempo nos dirá si se trata de un nuevo “canto de sirenas” o  si realmente se trata un tema que debiera tenerse muy en cuenta  en las investigaciones relacionadas con el ciclo del carbono y el cambio climático.

Os dejo ya pues con la noticia en su versión en Inglés y traducida rápidamente al Español-Castellano.

Juan José Ibáñez

Continua…… (más…)

Etiquetas:

El Colonialismo Silencioso y la incompetencia de los líderes mundiales (sobre Agricultura y Tierras Raras)

tierras-raras 

Fotos Colaje Google imágenes

 En este blog no suelen editarse post que den cuanta de noticias recientes. Pero hoy no he podido resistirme. Francamente, desconfió de los políticos, pero últimamente uno en especial me tiene desconcertado. Hay razones que ni el sentido común ni la racionalidad científica entienden. Veámoslo.

… Y a un pequeño poblado del lejano oeste de los Estados Unidos, llamado GlobalCity, cuyos habitantes se lamentaban de las injusticias que les hacían padecer los comerciantes/forasteros sin escrúpulos que compraban sus productos, llegó un pistolero llamado TrumpTheKid. Le precedía la fama de ser un hombre sin piedad. Fueron los propios habitantes los que enviaron un emisario para contratarlo, ya que le precedía una gran reputación como experto en la resolución de conflictos (¿resolución de conflictos?). Pronto comprobaron que más que resolverlos los generaba sin cesar, disparando a diestro y siniestro. La fama que le precedía parecía ser pues una fake new, es decir un bulo mayúsculo, justamente divulgado contra todos aquellos desamparados que le contrataban con vistas a que resolviera sus desventuras. Sin embargo el problema resultó ser aún mayor del que podían imaginar. A pesar de que TrumpTheKid, seguía desenfundando sus pistolas con velocidad, los tiros le salían siempre por la culata. Por ejemplo, un buen día disparó contra un borracho buscapleitos en la cantina y asesinó a la mujer del predicador en su iglesia.  Rudo donde los hubiera, no le importaba enfrentarse solo ante el peligro, superando en intrepidez a su maestro. También padecía de un carácter extremadamente voluble, por lo que un día te amenazaba, y al siguiente te beneficiaba, a pesar de no querer que pisaras su casa, (ya fueras del norte o del sur) so pena de ser balaceado. Un día quería matar a su amigo NAFTA y al siguiente, lo abrazaba, para después volverle a infringir una severa amenaza. Los pobres lugareños temieron lo peor y entonces….. ¡Dejémoslo aquí….

La inmensa mayoría de los ciudadanos blasfemamos contra los políticos. No lo niego, yo soy uno de ellos. Sin embargo, los hay malos, peores, nefastos y muy peligrosos. Nada tengo en contra de Donald Trump. Sin embargo cada vez que habla o actúa, sube el precio del pan, desata el pánico en su propia administración, los mercados financieros, haciéndose enemigos  en todos los países y continentes, con independencia de raza, color e ideología. Si definiéramos que hacer justicia deviene en “impartir injusticia por partes iguales”, a lo peor resultaba ser el más justo de todos los mortales. Todos habréis oído hablar de Trump, incluso en las selvas más impenetrables del amazonas, sabéis de la Guerra comercial entre China y Estados Unidos. Y he escogido para mostrar el capítulo de Wikipedia, ya que deben renovarlo varias veces al día, es decir cada vez que abre la boca.  Pero no vamos a hablar de política, sino de decisiones que afectan a la agricultura y recursos naturales, tanto de su país natal como del mundo.

Cuando Llegó al poder, Trump garantizó que lucharía sin descanso por mejorar las exportaciones de los productos agrícolas “made in USA”. Sin embargo, ahora resulta que, como le ha vuelto a salir el tiro por la culata, por enésima vez, y en el periódico local ha podido leerse recientemente: “US farmers, industry urge Trump to resolve China trade dispute quickly” (Los agricultores de EE. UU. y la industria instan a Trump a resolver rápidamente la disputa comercial de China), ya que los granjeros no pueden mantener sus exportaciones, que han caído en picado, poniendo en riesgo tanto los ingresos como su futuro. Por lo tanto, si en sus primeros días presidenciales vapuleó a NAFTA, luego tuvo la necesidad de volver a arrejuntarse con el (NAFTA 2.0). Sin embargo, al día siguiente, volvió a infringirle otro severo correctivo. Y así, un día detrás de otro, un mes detrás de otro y un año detrás de otro.  Sus convecinos comenzaron a pensar que lo mejor era rescindir su contrato y echarle del poblado, pero……

Ya os he hablado alguna vez, de que las tierras raras, imprescindibles para amplios sectores tecnológicos, en los que el Tío Sam ostenta un gran poder, proceden mayoritariamente de China. Si China prohibiera la exportación de estos minerales o subiera los aranceles en exceso, los agentes de bolsa sufrirían, embolias, isquemias, mientras los mercados entrarían en una severísima recesión. Sin embargo el problema se agrava, no porque China sea la  mayor reserva de tal “oro raro” del Planeta, sino porque que también monopoliza su suministro a escala mundial.  Resulta que durante la última década ha ido comprando, o llegando a acuerdos comerciales con otros países que atesoraran esas tierras raras, como por ejemplo es el caso de varios estados africanos, acaparando la reserva de esos imprescindibles elementos hasta cotas casi insostenibles para el resto del mundo.

Resulta difícil entender la actitud, indiferencia y falta de reacción del mundo occidental ante tal hecho, por cuanto nos deja con una mano delante y otra detrás, dependiendo de las veleidades del país asiático. China ya ha advertido veladamente de que puede tomar severas represalias por esta vía.   ¿Qué son las tierras raras y su importancia en la guerra comercial entre China y EEUU?. Así nos afecta la guerra comercial entre EEUU y China al resto del mundo.

Francamente, resulta casi imposible a los electores saber cómo se utilizan   finalmente sus votos/confianza por parte de los partidos políticos. Pero en cualquier caso, y sabiendo que se nos informa tarde, mal y nunca de los velados trasiegos geopolíticos de la gobernanza mundial, tanto “aparente disparate” se me antoja incomprensible. La aldea global se encuentra tan intensa y maquiavélicamente enredada como para presumir que todos saldremos perjudicados. Y mientras tanto China nos invade silenciosamente, y a las pruebas me remito y nos quita los recursos de las manos. Antes lo hicieron otros, no lo dudo. Pero aquí y ahora tan solo cabe preguntarse: ¿en qué manos se encuentra la gobernanza mundial?. ¿Somos todos tontos?.  ¿Son ellos unos incompetentes con mayúsculas?. TrumpTheKid, es imprevisible y China un grave riesgo para nuestra civilización. Parecen retarse mutualmente, empero se temen, desconfían, dudan lanzando un mensaje que más o viene a decir al resto del mundo: “danzad, danzad malditos” que la pistola de Trump siempre depara sorpresas y casi todas desagradables: ¡dispara allí pero la bala cae aquí!. Y las bolsas, ya de por si histéricas, enloquecen.  Y mientras tanto los granjeros de GlobalCity han llamado a un psiquiatra.

Qué son las tierras raras y su importancia en la guerra comercial entre China y EEUU

Juan José Ibáñez……

Continúa……..
(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Estimación de la Virosfera y sus Recorridos Planetarios: ¿cuantos virus llueven en un metro cuadrado del suelo diariamente?

lluvia-de-virus-en-granada

Fuente: Colaje Imágenes Google

 En las navidades de 1988 o 1989, me encontraba en Edimburgo (Escocia). Había temporal y corría mucho el viento, la lluvia arreciaba. Junto a dos colegas visitábamos la ciudad tras viajar previamente a un centro de investigación de agricultura, un poco más al norte, en Dundee. De pronto el paraguas se me escapó de las manos y subió vertiginosamente en la vertical hasta perderse en el cielo. No, nos encontrábamos en el ojo de un huracán. No me pregunten porqué, pero pasó. ¿Resultado?. El agua gélida nos caló hasta los huesos.

La Nota de Prensa que abordaremos hoy (en su versión inglesa y española) nos informa de algo que ya era conocido, siendo las cifras las que sorprenden y mucho. Por ejemplo, os dejamos abajo algunos de los post previos que editamos en su día sobre el tema. Sin embargo, tales entregas hablan de esas grandotas bacterias, si las comparamos con los diminutos virus. En esta ocasión se han estimado las deposiciones de ambos sobre el suelo encontrándose sorpresas como esta que apuntan los autores: “De media, encontraron hasta 800 millones de virus y unos 20 millones de bacterias caídas del cielo cada día sobre la superficie que ocupa un metro cuadrado. Más aun, parecían viajeros que provenían de lugares diferentes, así como haciendo uso de medios de transporte distintos. Las bacterias  arribaban de África adheridas a finos materiales o polvos “terrestres” procedentes del Sahara, mientras que los virus, viajaban acomodados en aerosoles “marinos” de materia orgánica procedentes del atlántico.  El aeropuerto-suelo, sito en Sierra Nevada (Cadena Montañosa de la Península Ibérica ya cercana al continente africano) los recibía con la misma alegría, ya fueran los minúsculos norteños, o los grandotes sureños. ¡No se trata de inmigrantes ilegales, sino desapercibidos!. ¡Trump no saques el arsenal!, que eso sí consistiría en matar “virus a cañonazos”.

Virus lejanos, bacterias próximas….. Todo esto me recuerda a los archiconocidos procesos de deposición de las partículas arrancadas por el viento de los desiertos. Los cantos y las gravas son desplazados unos pocos metros, generalmente rodando por el suelo, o dando algún saltito si son “peques”. Las arenas viajan a mayores distancias, pero no excesivamente, formando los campos de dunas a distancias variables, aunque usualmente en el mismo continente. Los limos llegan a mayores distancias, pero las arcillas diminutas pueden elevarse mucho más allá de los 3.000 metros, logrando  proyectarse en viajes transoceánicos (de hecho son los vehículos de las bacterias). Por lo tanto, no veo mayores misterios. Lo mismo podría decir de la diferencia de individuos entre estos dos grupos taxonómicos. Como señalamos en nuestro post acerca de la Virosfera, y como es ley en ecología, la cantidad de individuos aumenta según desciende su tamaño en órdenes de magnitud.

Eso sí, una advertencia a los autores de esta interesante cuantificación del trasiego de los individuos pertenecientes a este mundo microscópico globalizado desde tiempos inmemoriales. Me refiero a la zona de recolección que se eleva a 2.900 metros de altitud. Estudios recientes muestran como las cantidades de plomo depositadas en los lagos glaciares procedentes de antiguas extracciones mineras de las áridas y desérticas zonas próximas (por ejemplo Almería), aumentaron y disminuyeron en el pasado, según tal práctica decaía y renacía de nuevo, en función de las demandas de las poblaciones locales. Tal hecho constata lque sí debe existir la contaminación local, ineludiblemente. No mezclemos nacionales con extranjeros. Más aun, parte de los cm superficiales de los suelos en estos últimos ambientes ineludiblemente deben atesorar deposiciones de polvo sahariano y sus viajeros bacterianos, por lo que no debe descartarse que se trate, en este caso, de un vuelo con escalas o paradas intermedias.

De cualquier manara se trata de datos muy interesantes, de ser corroborados en otros estudios. ¡Mis felicitaciones!.

Y ahora la pregunta del millón. A la luz de todo lo explicado: ¿alguien de ustedes se atreve a inferir donde fue a parar mi paraguas abducido por las corrientes atmosféricas escocesas?. ¿No?. Pues yo tampoco. ¡Algo se pierde en el alma cuando un paraguas se va… tutua!.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,