‘La Calidad y Las Funciones del Suelo’

Fertilizantes: Una bomba química del Tiempo (Suelos y Recursos Hídricos)

fosforo-bomba-quimica-del-tiempo

Fuente: Colaje Google imágenes

 La noticia, en las dos versiones que os ofrecemos hoy, resulta ser un ejemplo palmario de las incoherencias, despilfarro y enormes daños que generan las prácticas de la agricultura industrial imperante. Y en este caso concreto, es decir el de la fertilización fosfórica o fosfatada, raya el delirio, por cuanto, en poco tiempo, sus reservas mundiales se agotarán.  Cuando se sobre-fertiliza, “el suelo puede comportarse como una bomba química del tiempo”  (ver también la siguiente página Web de la Universidad de Granada para aclarar su significado). Se trata de un concepto antiguo, ya en desuso, que surgió hace algunas décadas, aunque destinado especialmente a la contaminación creada por los agrotóxicos y derrames indeseados, más que a los abonos propiamente dichos. Sin embargo, aunque los autores de la investigación que intentamos explicar hoy no usen los vocablos bomba química”, el mecanismo es el mismo, ya se trate de fertilizantes que de plaguicidas, u otros compuestos dañinos tanto para la salud y el medio ambiente.  Como se explica en la Página Web de la Universidad de Granada:   “Es un concepto que se refiere a una cadena de acontecimientos que resultan de la retrasada y repentina, presencia de efectos perjudiciales causados por la movilización o transformación de compuestos químicos almacenados en suelos como respuesta a determinadas alteraciones del ambiente”. En este caso hablamos de sobrefertilización, y más concretamente, la producida por el fósforo. Y resulta tanto más alarmante e irracional, debido  a que estamos ante un elemento químico muy escaso, por lo que el agotamiento de las escasas reservas mundiales, podría amenazar el futuro de la agricultura mundial y, como corolario la salud alimentaria.  ¿Cómo es posible que un elemento químico que necesitamos imperiosamente extraer y aplicar con suma cautela, termine generando enormes daños ambientales por su uso desmedido?. ¡Misterio entre los misterios!, que deberán explicar las obtusas mentes que aún defienden el tipo de agricultura insustentable que actualmente impera en el mundo.

 Pues bien, el estudio que os mostramos hoy traducido, muy bien diseñado, constata como, a lago plazo, el exceso de la fertilización con fósforo, daña los suelos, la salud y los recursos hídricos, hasta generar, por ejemplo, las ya conocidas “Floraciones algales”, ya que son el resultado de la mentada fertilización desmedida, así como de la liberación de purines al suelo o de las aguas residuales de nuestras urbes e industrias a los propios cauces fluviales. Finalmente, Y reiterémoslo una vez más, por si no ha quedado lo suficientemente claro: la contaminación/polución por el exceso de abonos químicos puede generar graves desastres ambientales a cientos e incluso miles de kilómetros de distancia. Finalmente la salud pública también es afectada. El tema reside en que, en un principio, el medio edáfico retiene tanto el fósforo, como otros nutrientes, sin que el agua que acaba en los cursos fluviales parezca contaminada. Empero llegado un punto o umbral de saturación, grandes cantidades son liberadas a los cauces, generando su eutrofización, ¡inesperada! ¿?.

Los autores, lógicamente llaman la atención sobre varios aspectos de suma importancia: (i) se necesitan llevar a cabo más estudios así como desarrollar estrategias con vistas a  absorber el exceso de nutrientes; (ii) se puede acceder al fósforo que ya se encuentra almacenado en los suelos utilizando nuevas prácticas y enfoques agronómicos ya que (iii)  este elemento químico se puede reciclar y reutilizar como fertilizante en lugar de acceder a la extracción de más material crudo en sus minas. Sin embargo, esa pandemia silenciosa a la que denominamos contaminación, sigue su curso ante una sociedad cegata y un modelo de desarrollo que nos dirige hacia el ecosuicidio y la morbilidad global.

 Debido a que ambas noticias abundan sobre el mismo tema, pero ofreciendo algunas perspectivas e información parcialmente diferentes, he traducido completamente la primera, pero tan solo aquellos párrafos de la segunda que no son contemplados en aquella. Merece la pena que las leáis.

 Juan José Ibáñez

Continúa……

   (más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Los lados positivos y oscuros de los suelos en paleoecología, paleoclimatología y arqueología

arqueologia-suelos-bioturbacion 

Colaje de Google imágenes

La nota de prensa que os exponemos hoy (La labor ingeniera de las hormigas puede influir en los estudios paleoclimáticos) versa sobre los suelos en la arqueología, aunque atesora también interés para muchos expertos de la ciencia del suelo, con independencia de la otra disciplina mentada. Ciertamente, en la nota de prensa, aparecen comentarios que son dignos de tenerse en cuenta. Existen diferentes mecanismos que alteran o interrumpen la génesis natural de los horizontes edáficos a los que se denominan genéricamente haploidización (bioturbación crioturbación, etc.,), Por lo que respecta a la acción de la fauna del suelo, dependiendo de ambientes, lombrices, termitas y hormigas realizan una tarea ingente en la remoción de los materiales que se ocultan bajo nuestros pies. Por lo que respecta a las dos últimas, la formación de sus colonias, (sí, esas ciudades que allí se esconden bajo nuestros pies) es formidable, y generalmente positiva, en el contexto de lo que muchos colegas denominan calidad del suelo.  Se trata de estructuras o construcciones muy complejas y que exigen la remoción de enormes cantidades de materiales, en comparación con el tamaño de los individuos  que en ellas moran y construyen. Tal actividad, a veces, deja rastros sobre la propia superficie de este recurso natural.  Hemos editado ya numerosos post sobre el tema como para seguir hablando de ellas. Abajo os dejaremos una relación que incluye solo algunas de nuestras entregas que vinculan suelos y arqueología. La importancia del tema de la relación entre suelos y arqueología puede ilustrarse por la variedad de libros (lamentablemente la mayoría inglés, pero ver post previos) que se han publicado sobre el tema.  

Pues bien, en la nota de prensa que os expongo abajo, Martín Perea y colaboradores, relatan diversos aspectos de interés: (i) retocan la granulometría y la composición mineralógica de los suelos; (ii) las hormigas, y otros ingenieros del suelo puede alterar las asociaciones entre los mentados minerales, y como corolario, falsear los datos de los estudios paleoclimáticos, si tal acción no es tenida en cuenta; (iii) las hormigas,  y al menos también las termitas, seleccionan los tamaños granulométricos que más les interesan para edificar sus construcciones; (iv) Sin embargo, los tamaños de los minerales no son aleatorios, por lo que unos se ven más afectados que otros; (v) como corolario afectan la composición de los materiales del suelo que acecerían sin su presencia y (vi) al trasportar selectiva o no selectivamente los restos de fósiles, se abre la caja de pandora a la hora de utilizar tal actividad en nuevas técnicas de prospección paleontológica, como ellos proponen.

Tan solo me quedaba alguna duda sobre estos hallazgos que, afortunadamente, he resuelto al leer el artículo original. La principal de ellas estribaba en si su propuesta la extendían a cualquier situación y especie, o tan solo para el área de estudio. Afortunadamente alegan que la metodología que presentan en su “paper”, debe ser corroborada para otras especies y ambientes. No se trata pues de la clásica nota de prensa en las que los autores  generalizan lo averiguado más allá de los límites razonables. ¡En hora buena!

En cualquier caso, se trata de un “aparente” obstáculo en las investigaciones arqueológicas. Y uso el palabro “aparente” ya que requiere más esfuerzo, aunque si a la larga, si no acarrea mucho más trabajo adicional, siendo la instrumentación utilizada asequible, mejorará los datos obtenidos, alcanzándose así conclusiones más ajustadas a la realidad. Os dejo pues con una nota de prensa, honesta y que abunda en otros detalles que os interesarán a muchos de vosotros. ¡Buen estudio!, ¡buena nota de prensa!.   ¡Que sirva de ejemplo!.

Juan José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

El Ciclo de la Rizofagia: La obtención de nutrientes por las plantas a través de sus rizosferas

ciclo-de-la-rizofagia 

Fuente: Google Imágenes

 Ya hemos hablado del papel esencial de esas comunidades  de microorganismos a la que denominamos rizosfera, que se adhieren a los sistemas radicales de las plantas, ayudándolas a absorber los nutrientes del suelo necesarios para su crecimiento. Se trata de un microbioma, en muchos aspectos, semejante al de los animales, al que podríamos denominar fitomicrobioma. Una investigación publicada en 2018, dice haber encontrado el mecanismo esencial, si bien, resulta archiconocido que sin la rizosfera los vegetales no lograrían sobrevivir, como nosotros sin nuestro microbioma. Pues bien, abajo os dejo la nota de prensa que he traducido lo mejor que he podido.  Empero el inglés-americano “coloquial” de las notas de prensa no tiene nada que ver con el más ortodoxo de los artículos, siendo a veces confuso y confundente, al menos para mí. Este es un caso. En vista de ello he traducido también el resumen del artículo original, bastante más esclarecedor. Dado que está vez me he intentado esmerar más de lo habitual en la traducción de este extraño suajili popular al español-castellano, es preferible que lo leáis, no sin antes exponeros algunos de mis puntos de vista, bastante críticos, como suele ser usual, por desgracia.

 El artículo se me antoja interesante, aunque la nota de prensa adolece de ciertos sesgos que desmerecen el estudio publicado. Si los entrecomillados de los autores corresponden “de verdad” a lo que ellos mentaron, cabe añadir que no se esmeraron mucho, por ser condescendiente. Nos centraremos tan solo en algunos aspectos.

 Según estos investigadores, la planta cría a los microorganismos como un ganadero a su rebaño, o un granjero cuida para que sus cultivos medren. Se trata de una metáfora, simplemente eso, una metáfora. No obstante la explotan más allá de unos limites razonables. En la nota de prensa “parece” que hacen hincapié que tal granja o rancho compete a todos los microrganismos del suelo, cuando resulta no ser cierto.  Como señala el resumen del artículo original, tal cultivo tan solo concierne a los organismos simbióticos de la rizosfera. Cabría recordar aquí que, una de las funciones de este tipo de comunidades microbianas reside en actuar como un muro/sistema inmunitario contra los microbios patógenos que por vivir en el suelo que podrían dañar el desarrollo de los vegetales. ¡Crasa amnesia!. Finalmente, se introduce en el mismo saco a  bacterias y hongos, sin especificar si se trata de micorrizas y/o si el mecanismo también les afecta a ellas, o no.

 Si resulta interesante la explicación del mecanismo y el ¿constatar? como las bacterias beneficiosas de la comunidad simbiótica penetran en el interior del sistema radicular, en donde “parecen dejar sus nutrientes”, por cuanto se trataría de un proceso, no solo superficial sino que transgrede las fronteras entre las raíces y los microrganismos de la rizosfera. Según estos investigadores los simbiontes realizarían su ¿ciclo de vida? en dos fases, una en el medio edáfico y otra en el seno de las raíces. Obviamente, nos informan de cómo tal hecho se produce, lo cual si es, según tengo entendido, una verdadera novedad.

 Finalmente, y por desgracia, los autores se explayan mediante una auto-propaganda digna de ser reprochada en todo lo que concierne a las aplicaciones potenciales de sus hallazgos. Pongamos un ejemplo:

“Comprender cómo funciona este mecanismo puede permitirnos cultivar plantas sin fertilizantes o con un mínimo de fertilizantes y sin herbicidas. Podemos manipular el sistema para aumentar el crecimiento de plantas deseables y disminuir el crecimiento de plantas indeseables, utilizando potencialmente los mismos microbios”.

Digamos que partir de una propuesta, aun por corroborar hasta alcanzar el contenido de la frase que podéis leer arriba, existe un largo camino, algo así como un viaje de la Tierra a Marte. De ser cierto, estos científicos merecerían el Premio Nobel, por su ayuda en garantizar la soberanía alimentaria, eliminar la polución causada por los fertilizantes, contaminación de plaguicidas, así como erradicar las malas hierbas y plantas invasoras. ¡Vamos una verdadera revolución agraria! ¿Qué diría yo?: ¡menos lobos caperucita!. Os habéis pasado de la raya miles de kilómetros. Por cierto literalmente Rizo-fagia se traduciría literalmente por “comer raíces”, cuando en realidad, utilizan el concepto del modo opuesto, ya que son estas las que devoran, cultivan o manejan, por así decirlo, a los microorganismos. Empero hay muchas páginas Web en Internet que se tragan todo como si fueran golosinas, sin cuestionar nada en absoluto. Este es un ejemplo.

Os dejo ya con la nota de prensa y el resumen traducido, que de cualquier modo, atesora bastante interés.  

Juan José Ibáñez

 Continua……. (más…)

Etiquetas: , , , ,

Los Microrganismos del Suelo y Su arsenal en la Ayuda de la Salud Humana (La Metagonémica)

antibioticos-suelos-metagenomica 

Fuente: Universidad de Berkeley: Berkeley News

Los lectores más asiduos a esta bitácora ya sabéis sobradamente que no considero acertado confundir lo que se denominan especies biológicas, con aquellas que se determinan y cuantifican actualmente mediante técnicas genómicas. Este post versará sobre un importante estudio realizado con estas últimas, aunque debo reconocer que para ciertos fines resultarán sumamente útiles, en su momento. Los autores de la publicación de Nature a la que me refiero, dicen que es la primera vez que se hace uso de la metagenómica a la hora de analizar comunidades microbianas del suelo. El objetivo perseguido estribaba en buscar nuevos compuestos sintetizados por esos microrganismos, como antibióticos, inmunodepresores, pero también también de otros con aplicaciones aplicaciones industriales. En realidad, se trata de un test, ya que no muestran aún ningún resultado concreto. Sin embargo, sus indagaciones ya muestran conclusiones que se me antojan sumamente interesantes.

 Las metagenómica atesora ventajas que no pueden soslayarse, con independencia de lo que entendamos como especies. Es bien sabido que aislar e identificar los organismos del suelo mediante las técnicas tradicionales en placas Petri, tan solo nos ofrecen una idea somera de la enorme diversidad de organismos y sustancias que componen y producen las comunidades que albergan el medio edáfico. La razón estriba en que un escaso número de bacterias, arqueas, hongos, etc., crecen en estos medios de cultivo en laboratorio, mientras que la mayoría no pueden prosperar. Pues bien, las técnicas metagenómicas pueden evadirse de tales limitaciones al secuenciar masivamente los genes de las muestras edáficas. Y al hacerlo, teniendo en cuenta sus severos constreñimientos de cómo identificar especies cuyas formas de vida se caracterizan por el flujo horizontal de genes,  nos impiden exactamente abarcar un universo mucho más rico y complejo.

 Una de las conclusiones del estudio es que existen muchas más especies de las que han sido detectadas, y como corolario, también de productos potencialmente interesantes para la salud pública, como por ejemplo, nuevos fármacos contra esas sus malditas bacterias multirresistentes a los antibióticos conocidos, que ponen en riesgo la salud de millones de personas. También los autores mentan inmunodepresores y compuestos en la lucha contra el cáncer.

 Gran parte de las de familias de bacterias  conocidas por su síntesis de antibióticos se limitan a un par de ellas, muy abundantes en el suelo. Sin embargo, el estudio detecta muchas más, la mayor parte de las cuales son muy escasas en número, siguiendo la aludida curva de Willis descrita en este post. Como corolario, estas bacterias que aparecen en escaso número son difíciles de detectar, como también las sustancias potencialmente interesantes, dadas las bajísimas concentraciones que se desprenden al medio edáfico. Y aquí la metagenómica tiene mucho que ofrecer. Abajo os dejo dos notas breves de prensa que dan cuenta del mismo trabajo, siendo una más escueta y la otra más extensa y rica en detalles.  La última explica los pasos que pretenden seguir estos investigadores para indagar esos compuestos bioquímicos que nos ayuden a mitigar parte las enfermedades infecciosas que diezman a los seres humanos. He traducido con la ayuda de Google ambas noticias, por lo que abajo podréis leer mucha más información. Eso sí, en un mundo en el que la auto- propaganda deviene en pandemia, hay que advertir que suele publicarse lo que interesa. Personalmente supongo que aún queda por recorrer un largo y tortuoso camino, aunque vayan detectándose en un futuro no muy lejano, algunos productos de gran interés. Ojalá sea así.

 Finalmente, dejar constancia que ese enorme potencial aún desconocido es generado por la enorme diversidad de esas especies en apariencia poco importantes, debido a su escaso número de individuos. La biodiversidad siempre ofrece unas ventajas inimaginables para muchos.

 Juan José Ibáñez

Continua……..

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Los Suelos de la Sabana, pastoreo tradicional y heterogeneidad de hábitat

suelos-ganados-y-pastoreo-tradicional

Google imágenes, una de la cual procede de este blog que recomendamos: Ideas, Inventions and Innovations: Credit: © Stephen Goldstein/Washington University

Personalmente sigo carcajeándome de los que proponen el Antropoceno y defienden el periodo preindustrial/industrial  (aproximadamente durante el siglo XIX), como su inicio. Desde el Paleolítico, como hemos venido alegando, es decir antes del nacimiento de la agricultura, el ser humano ya había transformado el paisaje de grandes extensiones de la Tierra. Imagínense lo que acaeció en el Neolítico. Sobre todo ello hemos escrito en numerosos post almacenados en nuestra categoría “etnoedafología y conocimiento campesino”.  También os hemos mostrado que la selva pluvial amazónica y las de Mesoamérica fueron antaño paisaje antrópicos, que no prístinos.  No obstante, el estudio que vamos a analizar hoy me parece muy interesante, ya que retrocede de nuevo al Paleolítico Africano y, basándose en evidencias edafológicas, parece demostrar que el pastoralismo ancestral trasformó los paisajes de las sabanas africanas. Tal hecho fue debido al manejo del ganado por los pastores y, en concreto,   por el enriquecimiento de los suelos en nutrientes esenciales, a través de sus heces, huesos, etc. Los paisajes de suelos de la sabaneros son muy pobres en nutrientes, por lo que sí incrementa en fertilidad da lugar a que medren pastos ricos y nutritivos. De hecho, una vez los pastores y ganados dejaron tal  impronta, los animales salvajes “parece” que los frecuentaron por sus delicatesen alimentarias, manteniendo su estructura. En consecuencia, estos maravillosos ecosistemas de sabana que podemos disfrutar hoy, son en parte producto de la acción pastoral o ganadera, por crearse numerosos nuevos hábitats que las fuerzas de la naturaleza soslayaron.  En ecología ya nadie discute que la biodiversidad aumenta conforme lo hace el número de hábitats por lo que….. Imagínense ahora que, probablemente, un proceso parecido se repitió numerosas veces a lo largo de la historia del hombre en diferentes lares del planeta. Posiblemente sucedió así.

 Abajo os dejo los detalles de la nota de prensa en suajili, incluidos varios comentarios más concretos que conciernen a los suelos, traducida al español castellano. Por cierto, he gastado más tiempo intentando descifrar el significado “Herder pen sites”. Ni rastro en Internet hasta que en lugar de “pen” teclee “penin”, el cual me dio la pista. Este es el problema de inventar palabros innecesarios. Os recomiendo que leías el texto ya que se me antoja francamente interesante.

 Juan José Ibáñez

Continúa……

  (más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Civilizaciones, Suelos y Sequías (FROM THE DESK OF RATTAN LAL)

civilicaciones-suelos-y-sequias 

Colaje Google imágenes

Rattan Lal  ha sido hasta aproximadamente un año el presidente de la Unión International de las Ciencias del Suelo (International Union of Soil Sciences) o IUSS. Desde que comenzó su mandato,  publicó y envió mensualmente una columna de opinión a los socios denominada From the Desk o Desde el escritorio, a la cual puede accederse en la página Web de esta asociación, o por las alertas que nos envían diversas sociedades nacionales, como en mi caso la SESCS. Se trata de una carta breve en la que da cuenta en términos sencillos de la importancia de los suelos en temas concretos. Lamentablemente, tan solo he podido acceder a estas en inglés, por lo que supongo que no se realiza traducción alguna a otros idiomas. Francamente no sé qué opinar sobre este tipo de iniciativas. Por un lado, son bien venidas, aunque por otro pueden entenderse como la entronización de la opinión del establishment y/o como un acto de egolatría. Depende de cada lector. No atesoro elementos de juicio como para mostraros mi opinión. No estaría mal que se hubiera invitado a otros popes de la IUSS a realizar misivas similares, aunque se trata de una opinión muy personal. No conozco personalmente a Rattan (si bien hemos intercambiado unos pocos correos electrónicos), por lo que estos comentarios no son fruto de ninguna animadversión, sino de mi intrínseco recelo ante cualquier muestra de poder factual que afecte a  algún ámbito de la sociedad, sea la que sea.  En cualquier caso, revisé estas misivas y traduje algunas que considere relevantes, o al menos interesantes. Ya os las iré mostrando en algun post. Tampoco sería descabellado que las sociedades nacionales las tradujeran y las enviaran a sus asociados, especialmente a aquellos que no se encuentran versados en el dominio del suajili.

 El mes de septiembre de 2018 Rattan Lal  escribió una cuartilla que concierne a las sequías que algunos expertos suponen que condujeron al declive de antiguas civilizaciones. Eso es lo que muchos colegas piensan, aunque yo no generalizaría, para casi todos los casos, como suele ser habitual en la literatura científica. Obviamente el eje central son los suelos. Os dejo el contenido de esta carta en concreto, así como su traducción al castellano. No opinaré sobre el contenido.  

 Juan José Ibáñez

 Continua…… (más…)

Etiquetas:

El avance imparable de la agricultura ecológica en detrimento de la Industrial: ¿Intensificación sustentable?.

intensificacion-agricola-sustentable

Fuente: Colaje Google imágenes

¿“Intensificación Sustentable”?. En los últimos cuatro años ha comenzado a renacer el interés por todo aquello que hemos divulgado en este blog desde 2005, con cientos de post dedicados al tema. La FAO, la Unión Europea y otros organismos internacionales, finalmente “parece que han entrado en razón. “La agricultura industrial es, a todas luces insustentable”.  Esta última daña la salud humana, la soberanía alimentaria y, por supuesto, se encuentra devastando la biosfera.  Empero albergo dudas de si se trate de una moda, o que en realidad ¿por fin? se han abierto los ojos contra los devastadores estragos de la agricultura industrial y la tiranía de los gigantescos lobbies de la agroindustria. A veces pienso que el ser humano es tonto por naturaleza, mientras que también abundan los científicos oportunistas, con una cara más dura que el cemento. Ya he comentado que, en este mundo dominado por el márquetin  e Internet, los palabros atesoran un poder irreprimible.  En aras de retornar a la racionalidad perdida, ahora se habla  de ¿“Intensificación Sustentable”?, que no deja de ser lo que muchos ciudadanos concienciados por su salud, la soberanía alimentaria y el medio ambiente vienen defendiendo desde hace varias décadas.  Al parecer fue Jules Pretty (como veréis en la primera nota de prensa), la primera investigadora que utilizó  el ambiguo y confundente palabro desustainable intensification“. Ahora se vanaglorian de su gran sabiduría. Comienzo a pensar que, con vistas a labrarse una afamada trayectoria investigadora, resulta más útil ser ocurrente que talentoso. Y por ello, retornamos al tema de las modas y la fuerza de ciertos vocablos. Tanto nuestras autoridades, como la comunidad científica, deben dirigirse hacia la concienciación de lo que es bueno para todos, en lugar de dar renda suelta a las jocosas, y a veces perversas  palabras, que no dejan de ser vino rancio en nuevas botellas.

Hoy ofreceremos dos noticias, la primera  que versa sobre la   ¿“Intensificación Sustentable”? (traducida al castellano) y otra más insustancial aparecida en español-castellano que, en el fondo, vienen a decir lo mismo: seguir el camino de la agricultura ecológica y un genuino desarrollo sostenible sobre los pilares del sentido común. Me vuelve a llamar la atención, de que ahora, como en la primera nota de prensa se nos informe de que “Casi un tercio de las granjas del mundo han adoptado prácticas más respetuosas con el medio ambiente sin dejar de ser productivas (…). Los investigadores analizaron granjas que usan alguna forma de “intensificación sostenible”, un término que da cuenta de diversas prácticas, incluida la agricultura orgánica, que usan tierra, agua, biodiversidad, trabajo, conocimiento y emisión de gases de Invernadero” (….) casi una décima parte de las tierras agrícolas del mundo se encuentra bajo alguna forma de intensificación sostenible, a menudo con resultados espectaculares. Han visto que las nuevas prácticas pueden mejorar la productividad, la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas al tiempo que reducen los costos de los agricultores. Por ejemplo, documentan cómo los agricultores de África occidental han aumentado los rendimientos de maíz y yuca; unos 100.000 agricultores en Cuba aumentaron su productividad en un 150 por ciento y redujeron el uso de pesticidas en un 85 por ciento

De lo que se habla en la primera nota de prensa, en gran parte, es que deben haberse contabilizado o añadido las actividades de aquellos pueblos que nunca abandonaron sus tradicionales y sustentables sistemas productivos. Tan solo comenzamos en las sociedades modernas a sumar hectáreas, perdidas por el camino de lo que denominaron progreso, en detrimento de la devoradora agricultura y ganadería industriales.  Comer ecológico era la norma hace unos 50 años.

Cuando uno lee estas noticias, tiene la impresión de que ha surgido un vertiginoso movimiento que se propaga a la velocidad de la luz, cuando en realidad  la FAO, y otras instituciones rogaban por retornar al sentido común, en contra de la propaganda maliciosa de los lobbies de la agroindustria y de unos dirigentes que basaban su sentido de la prosperidad en el dicho de “mala comida para hoy en base al hambre y pobreza del mañana”. Se trata de una percepción completamente falsa. “Roma no se construyó en un día”. Hacen falta decenios, comenzando con ímpetu desde hoy mismo, con vistas a que tal retorno a la racionalidad ecológica y la sensatez se propaguen por todo el planeta.   Defender lo contrario es e necios.

Por lo tanto la buena noticia (la gran buena nueva) sería que retrocediéramos en el camino andado, mejorando su piso con las nuevas tecnologías y conocimientos, ante tanta insensatez humana; si esa que nos lleva al precipicio social y al gran desastre ecológico.

Permítanme que les narre algún episodio de lo que recuerdo de mi España allá por la década de 1960, en un país de economía modesta y doblegada por un dictador fascista. “Hijo(a) retorna las botellas de leche, vino y cerveza a las tiendas y compra (….)”. Casi todo era reciclable, mientras que el plástico un capricho de los ricos. Se compraba en tiendas de los barrios, llevando nuestras bolsas propias de tela. Los comerciantes nos ofrecían sus productos en papel de estraza o de periódico leídos, y así un largo etc.   

En las décadas de 1960/70 arribaron como la quinta esencia de la posmodernidad, los envases no retornables, es decir los que contaminan y apilamos a la postre en ingentes cantidades, que dañan el medio ambiente y afectan a la salud. Poco a poco, aquellos comercios de barrio desaparecieron y fueron reemplazados por las denominadas “grandes superficies”, es decir supermercados, hipermercados,  etc., que por “jugar con ventaja” (se adquiría a precios más baratos a los fabricantes, haciendo uso de varias artimañas, algunas legales y otras no tanto –puedo dar fe de ello-) terminaron por arrasar aquellos comercios y mercados, y como corolario también las comunidades de consumidores de barrio fueron perdiendo sus relaciones vecinales y cohesión social. 

Seguidamente, en la década de 1980, al incorporarse ambos cabezas de familia al mercado laboral, se ganó en bienestar, a cosa de hacer muchas de las compras, semanalmente, en esas grandes superficies, para lo cual hacía falta cargar todo en los automóviles personales, consumir enormes volúmenes de gasolina, contaminar, envolver todo en plásticos y más plásticos, etc. Finalmente, a partir de la década de los 2000, aquella ventaja de dos cabezas por familia, dos trabajos, dos sueldos, terminó por diluirse hasta el punto en que el uno más uno ya no era igual a dos, sino a uno. Es decir, que deben trabajar los dos para alcanzar las mismas ganancias que antes lo hacía uno, con un móvil, una TV y algunos DVD de regalo. Y por favor que no se me malinterprete. Defiendo a ultranza la incorporación al mercado laboral de la mujer.  Sin embargo no se puede digerir, que ahora trabajemos más horas dispongamos de menos tiempo para estar con nuestros hijos, que no podamos, a menudo, ni tomar una cerveza con los amigos en el bar de abajo y que para más inri, los empresarios nos califiquen de vagos a todos aquellos que no estén pensando en el trabajo las 24 horas del día.

La tecnología debe ayudarnos a vivir mejor, a hacernos más libres, empero,  ha ocurrido todo lo contrario. Tecnología para el bienestar, no tecnología para soportar el malestar.  Cambiar los modos de vida de los ciudadanos cuesta mucho, nos engañaron, y ahora retroceder será una tarea de titanes. Empero conseguir los propósitos del desarrollo sostenible exige retroceder, mejorar el piso de la carretera con lo mejor de la tecnología actual y andar por un nuevo camino.

El caso de Cuba, política aparte, fue imperativo, se hizo de la necesidad virtud y por ello su huella ecológica es “0” o insignificante. Todo debe cambiar, pero no para que todo siga igual. Lo mismo ocurrió con la agricultura a partir de la denominada revolución verde de los años 1960

Uno de los padres: Hijo(a) retorna las botellas de leche, vino y cerveza a las tiendas y compra (….).

Hijo(a): Solo si me prometes un Smartphone “Gold”, y me compras el último videojuego. ¡¡¡UFFFF!!!,

Uno de los padres: No te preocupes hijo bajo yo, para que no termines lastrado por la esclavitud infantil.  ¿¿??

Os dejo, no sin antes recomendar vívidamente que leais las buenas noticias, pero no olvidemos el pasado, si deseamos un futuro mejor para nuestros hijos y una naturaleza más sana. 

Juan José Ibáñez

Continua…..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Los Ecosistemas y Sus Suelos: La Importancia de la Pérdida de las Especies de mayor y menor tamaño

0-especies-por-tamano-lo-pequeno-es-importente

Colaje Google imágenes

Dicen que el diablo se esconde en los detalles. Hablamos mucho de la pérdida de biodiversidad y de ecología funcional. Sin embargo, seguimos fijándonos esencialmente en las especies más complejas y de mayor tamaño, que tanto nos atraen, soslayando a las más diminutas, aunque no por ello menos relevantes. Empero ¡lo pequeño es hermoso! y, como veremos tanto o más importante.  Y el estudio que os mostramos hoy corrobora tan aserción. Los investigadores abordaban las consecuencias de excluir de los ecosistemas (en este caso pastos) las especies conforme disminuía su tamaño corporal, comenzando con las más conspicuas o grandotas. ¿Qué detectaron?. Sencillamente que en ese entramado de seres vivos y sus complejas interacciones, la pérdida de los organismos pequeños condiciona mucho más la dinámica de los ecosistemas y las propiedades de los suelos que si lo hacen las más grandes. Las variables ambientales seleccionadas en este estudio fueron las del suelo. Dado que la nota de prensa se encuentra bien redactada, no hace falta que me explaye con tanta desiderata como en otras ocasiones. No solo se están perdiendo los grandes animales de nuestros paisajes, como los mamíferos. Según los autores, también existe una notable pérdida de biodiversidad de las especies que, a ojo de pájaro, parecen invisibles. Sin embargo está última e inadvertida extinción resulta ser, al parecer mucho más perniciosa.

Hasta que no se conoce el rol de cada especie en un ecosistema, sus miríadas especies e interrelaciones entre ellas y con el medio ambiente, no podremos saber lo que es vital, importante, intrascendente o incluso pernicioso. La ciencia aun no puede responder rigurosamente la mayor parte de las preguntas que en su seno se plantean.

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

La Crisis Mundial por Escasez de Suelos Fértiles que se Avecina (¿Huertos Inteligentes?).

huertos-inteligentesb 

Huertos Inteligentes: Fotos y Composición: Juan José Ibáñez

De la noticia que os vamos a ofrecer hoy solo me interesan cuatro aspectos puntuales, aunque no dejen de ser contradictorios. El primero concierne a la gravedad mil veces soslayadas de que, hoy por hoy, apenas quedan suelos fértiles no cultivados con vistas a aumentar la producción de alimentos a escala mundial. El segundo estriba en que la FAO, ya ha comunicado públicamente, y en reiteradas ocasiones, que la cacareada “revolución biotecnológica” que nos salvaría de cualquier mal, ha demostrado ser un fiasco propagandístico de los “toca-genes”. El tercero deviene de que necesitamos imperiosamente datos globales “fiables” para evaluar los “posibles” fututos de la agricultura a escala mundial.  Finalmente, el cuarto da fe de, como cuando se es espabilado, un centro de investigación o universidad regional puede intentar convertirse en otro de Referencia Mundial y obtener pingues beneficios, y a la postre lograr una gran notoriedad. Si hablamos del último, tan solo mentaré en esta ocasión que, con vistas a tal asalto a la fama, los británicos y holandeses son verdaderos maestros.  ¡Pero cuidado, ya que no se trata de generosidad!, ¡ni mucho menos!, sino de un proyecto del que saldría principalmente beneficiado la institución que ofrece ¿regalos? como si se tratase de  hermanitas de la caridad. ¡Lobos con piel de cordero!, aunque estén en todo su derecho de intentarlo. Sobre este tema, aún permanecen en la escena científica algunos colegas a los que unos pocos logramos cortar por lo sano sus perniciosas intenciones de convertir una iniciativa paneuropea en otra privada, de los dos países mentados.  Personalmente, tuve que pagar las dolosas consecuencias, aunque mirado retrospectivamente puedo alegar que con mucho gusto. ¿Así he ido ganando enemigos, si bien no para beneficio propio, sino de todos. Algún día hablaré como actúan tales lobbies y las habilidosas artimañas que son capaces de usar.  

La FAO ya ha advertido del problema: no quedan prácticamente suelos fértiles que poner en cultivo al objeto de solventar la soberanía alimentaria, mientras que nuestra sociedad en lugar de lograr aprovechar más tierras las degrada y como corolario mengua. Es decir, que muchos de los productivos pasan a otros usos menos necesarios, pero que procuran beneficios a ciertas empresas y otros sectores económicos. Según la FAO, más de 1,300 millones de personas correrán el riesgo de no poder ingerir bocado alguno en poco tiempo, si el neoliberalismo financiero sigue su descontrolado vandalismo. Como sabrán ya en Latinoamérica (léase por ejemplo Argentina y Brasil, a fecha de 2018), las denominadas crisis económicas de los países que denuncia públicamente tanto el Fondo Monetario Internacional, como el Banco mundial, se atajan a costa de acrecentar la pobreza de sus ciudadanos. Se realizan las reformas recomendadas,  inyectan ingentes sumas de dinero y luego se felicitan así mismos, cuando en realidad el resultado más palmario estriba en que la población termina por empobrecerse hasta límites, a veces insostenibles. España es una caso, pero el de Grecia ha sido dramáticamente espeluznante.   Se sale finalmente de la crisis, todos aplauden, cuando en realidad la pobreza y el derrumbe de la sociedad del bienestar se ha transformado en la del “mal estar viviendo”. No me entra en mi cabeza de ratón aquello de “el país gana, sus ciudadanos pierden”, que no deja de ser un parafraseado encubierto del de “la banca siempre gana, a cambio de que perdamos todos los demás”. En la nota de prensa que podéis leer abajo se explicita:

Dado que cerca del 95% de los alimentos destinados al consumo humano dependen del suelo para su cultivo, la FAO ha advertido a la comunidad científica de que si la agricultura sigue manteniendo su enfoque comercial tradicional, lo que supone la pérdida de aproximadamente 60 acres de tierra fértil cada minuto, la capa superior del suelo del planeta se habrá degradado por completo en 60 años, lo que pondría fin sin duda a las prácticas agrícolas”.

Pero como sabéis que mi cabeza de ratón alberga aún alguna neurona, no dejo de preguntarme que si es así, ¿Por qué preocuparnos del cambio climático?. Chivo expiatorio, espectro/fantasma de una economía global que va hacia el abismo. Supongo que el plumillas no habrá entendido bien lo qu escribe, o lo que es peor aún que el redactor de la nota de prensa original también perdiera el norte, al señalar: “FAO ha advertido a la comunidad científica” . ¿Qué tienen que ver los científicos cuando son los ideólogos de esta economía kafkiana que padecemos los responsables?. En el peor de los casos, somos incompetentes. Empero: ¿Quién financia lo que debemos investigar y lo que no?, ¿No son justamente los que nos han empujado hacia este laberinto, casi sin salida, que sufrimos en el Planeta.  

Pero investigadores de uno de los Estados ya aludidos, trasvertido de Supermanes  obtienen un buen dinerillo y nos cogen casi siempre, la delantera, como es el caso del contenido de la noticia que podéis leer abajo, es decir: “Huertos inteligentes para ayudar a salvar el suelo de la Tierra”. Estuve unos pocos días, a finales de los años 80, en aquella Universidad cuando se encontraba sufriendo una seria crisis de financiación. Empero dejemos ese asunto porque también tiene su miga.

Para abordar este problema, la Universidad de Dundee está liderando un proyecto innovador denominado convenientemente Grow Observatory o GROW, en el cual  ha desarrollado una plataforma integral para estimular la conservación del suelo y mejorar los métodos sostenibles de producción de alimentos en Europa. El proyecto en cuestión se denomina, como hemos dicho “Grow Observatory”. El propósito, según ellos, es convencernos que con un teléfono tonto (también conocidos como teléfonos móviles inteligentes) y unos instrumentitos (sensores) que ellos nos ¿regalarán? (con fondos de terceros), ayudarán a “recopilar datos relevantes de esos huertos para ayudar en la lucha contra el cambio climático y resolver la crisis alimentaria del planeta”, monitorizando la calidad de nuestros suelos. Francamente lo dudo mucho. En el mejor de los casos, recopilarán información de alguna relevancia y luego cobrarán, una vez instaurado el andamiaje, a todos, por sus servicios prestados, publicando de paso muchos “artículos científicos a partir del trabajo de unos y la buena voluntad de otros”; verbigracia del esfuerzo de las almas cándidas que se traguen toda esta propaganda”. No lo dudéis, son así.  La única vía de escape sería que tal monitorización, que, en este caso tan solo afecta a toda Europa, pase a ser gestionada por un organismo multinacional que en nuestro caso sería la propia Unión Europea. Eso sí, como los palabros impactantes deben anteponerse a toda noticia sexy “lo de huertos inteligentes”. En fin (…) Toda la noticia en sí misma es pura demagogia, ya que la evaluación de la calidad de los suelos no se soluciona con un sensor, imágenes satelitales y un teléfono móvil.

Así anda el mundo, espejo de la bobalización que cala en gran parte de la ciencia actual. ¿Y quién tiene la culpa?. Pues… ¡El cambio climático!, que nos a atontado a todos.

O dejo con la noticia……

Juan José Ibáñez

Continua……

(más…)

Etiquetas: , , ,

El periodismo de la posverdad: (Clamor contra la prohibición de los productos agrotóxicos que atentan contra la salud humana, la de la biosfera y la producción agraria)

0-plagicidas-y-posverdad_0 

Colaje Imágenes Google, pero pinchar sobre este enlace para una exposición didáctica

Vaya por delante que, en las noticias científica que ofrece la prensa general, es difícil saber qué es lo que realmente han comentado los entrevistados. ¡Ya tengo experiencia!. Por lo tanto, en este tipo de post, asumo y reflexiono sobre el contenido escrito, que a veces no tiene nada que ver con las respuestas originales de los expertos consultados. Por tanto fijaros en la noticia, sin demonizar a nadie.

No ha pasado mucho tiempo desde que redacté este post, en el que la ONU y la FAO se promulgaban contra la agroindustria y a favor de la agricultura ecológica, cuando me veo obligado a redactar este último, tras leer como un rotativo español, El Diario el País, ensambla una larga nota sobre el tema que me ha dejado despavorido. En esta última, por ser benevolentes, digamos que, como mínimo, insinúa que la prohibición más reciente de la UE para el uso plaguicidas neonicotinoides, constituirá una debacle en la producción agraria Europea. Como comenté en aquella entrega precedente, estaba seguro que el contraataque de la agroindustria iba a ser inmediato y furioso. Ni siquiera se trata de la primera andanada, a las que sucederán otras más y más alarmistas.

¿A quién creer?: ¿a los organismos internacionales (a penas citados en el texto, en favor de los movimientos ecologistas, a los que se denomina siempre con vocablos que causan pavor al ciudadano profano en la materia) o a la agroindustria?. No se trata de un capricho, y menos aún de “histeria”, como proclaman algunos de los expertos interpelados, sino, de una larga lucha en la que finalmente somos muchos los convencidos, en base a un tumulto de pruebas directas e indirectas, de que tales venenos acabarán con todos, que no solo con las plagas.

Puedo entender el pánico de muchos agricultores, por cuanto, su producción se basa en los pilares de la agroindustria. Comprendo que se pregunten ¿Y ahora qué hacemos?. Y tal angustia también se encuentra propiciada por el aliento incesante de las empresas multinacionales y comercializadoras de sus productos. Ellos dicen temer la ruina, pero también que, de aplicarse tales medidas, el descenso de la producción generará la dependencia casi total, de los productos que importemos del exterior, lanzando la puya de que China se encuentra en vías de la monopolización casi total de tales tóxicos. Adelantemos que, contra tal desiderata, la Unión Europea, como otros Estados, pueden y deben tomar medidas. No nos olvidemos tampoco que la UE es actualmente neta importadora de alimentos, por lo que la soberanía alimentaria de tal mancomunidad de países resulta ser inexistente. Si queremos productos sanos también debemos prohibir la importación de los alimentos contaminados que proceden del exterior. No debemos tampoco olvidar que, en el caso concreto de la Unión Europea, las posibles pérdidas de los productores serían compensadas con los subsidios correspondientes. Tales soslayos, deben hacer reflexionar a los lectores sobre el significado de ese vocablo, denominado posverdad, que si no recuerdo mal, el mismo rotativo ensalzó como palabra del año en 2016.  Recordemos su significado:

Ciencia y Posverdad

Conforme a Wikipedia el vocablo que da título al apartado, puede definirse como: “Posverdad o mentira emotiva es un neologismo que describe la distorsión deliberada de una realidad, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales, en la que los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales. En cultura política, se denomina política de la posverdad (o política posfactual) a aquella en la que el debate se enmarca en apelaciones a emociones desconectándose de los detalles de la política pública y por la reiterada afirmación de puntos de discusión en los cuales las réplicas fácticas ―los hechos― son ignoradas. La posverdad difiere de la tradicional disputa y falsificación de la verdad, dándole una importancia “secundaria”. Se resume como la idea en “el que algo aparente ser verdad es más importante que la propia verdad“. Y a renglón seguido comenta que “Para algunos autores la posverdad es sencillamente mentira (falsedad) o estafa encubiertas con el término políticamente correcto de «posverdad», que ocultaría la tradicional propaganda política y el eufemismo de las relaciones públicas y la comunicación estratégica como instrumentos de manipulación y propaganda”.

La R.A.E., más brevemente define la posverdad como: “Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales. Los demagogos son maestros de la posverdad

Personalmente yo no tengo dudas de que estamos inmersos en una era de posverdades y la ciencia no resulta ser una excepción. De hecho, a la hora de redactar este post me encuentro escribiendo un capítulo para un libro de agricultura ecológica que lleva por título, “Los Suelos y la Agricultura Ecológica en la Era de la Postverdad”. Pero retornemos a la nota de prensa. El texto se encuentra perfectamente ensamblado, apreciándose una rápida respuesta de la editorial, o del redactor de la noticia, es decir Manuel Ansede, a las decisiones tomadas un par de días antes por la Unión Europea.  Desde luego, ha sido capaz en un brevísimo plazo de tiempo (que coincidía con un fin de semana) de contactar y hablar con los expertos que aparecen en la noticia que abajo os mostramos y debiéramos felicitarlo si y solo sí….. Pero no es el caso.

(…) Sorprende, que prácticamente todos los entrevistados estén de acuerdo, cuando en realidad, existen muchos otros científicos y técnicos que defenderían la posición opuesta, es decir la tomada en resoluciones por la ONU, la FAO la EU, numerosos agricultores y efectivamente movimientos ecologistas. Estando inmiscuido de pleno en todo este entramado de disputas y controversias acerca de la agroindustria y los agrotóxicos, se me antoja como una sorprendente serendipia tal respuesta casi al unísono, aunque alguno por lo menos “razona científicamente”. Obviamente el texto padece de un agudo sesgo, ya que tan solo recoge una de las posiciones, presentándose como una respuesta unánime, lo cual es rotundamente falso. Entramos pues de lleno en el tenebroso significado de posverdad.

Una vez más, parece comprensible que los científicos y técnicos que desarrollan su actividad para progresar y medrar bajo los monótonos paisajes de la agricultura industrial, también se lleven las manos a la cabeza, ya que no entienden, o no quieren entender, que no se trata de prolongar la agonía de un planeta gravemente enfermo y el deterioro de la salud humana por los mezquinos intereses que alimentan con proclamas injustificables los lógicos temores de la población. Y todo en favor de la dictadura del mercado/financiera. Ellos temen por que se dejen de financiar sus líneas de trabajo, futuro profesional, todo lo cual afectaría a su prurito personal. Y no se lo reprocho. ¡Somos humanos! Simplemente denuncio que así no podemos seguir.

Cierto es que la monopolización china de una potente industria, es un peligro sobre el que reflexionar, a la par que tomar contramedidas que lo palíen o contrarresten. Dudo que las autoridades de la UE no lo hayan considerado y tenido muy en cuanta. Sin embargo, en el contexto de la redacción, también puede percibirse como una apelación al miedo de los lectores, profanos en la materia, al margen del de los agricultoresPermítanme ahora que analiza algunas de las frases más sabrosonas de la nota de prensa, muchas de las cuales se me antojan tan maniqueamente tóxicas como lo son los propios plaguicidas.

Los plaguicidas, en la nota de prensa, son denominados “sustancias activas, como los fármacos. Y efectivamente esa debe ser la intención, ya que a renglón seguido se puede leer: “Hay una batalla grande para recuperar la imagen de que somos medicinas de las plantas. Estamos yendo a los colegios, a clases de niños de 9 o 10 años, para explicarles la producción agrícola“. No doy crédito: una de las personas interesadas se identifica con un pesticida. Más aun, luego visitan los colegios intentando distorsionar la imagen del efecto que producen  estos tóxicos. Nos quejamos en España, bramamos al cielo y juzgando sumarísimamente que a los infantes en los colegios se les coaccione con tergiversaciones nacionalistas o de otra índole.  ¿Y esto que es?: inculcar a los niños, que los plaguicidas son medicinas y quien no defiende su posición unos radicales. ¿La ONU, FAO; UE, y otros grupos terroristas deberían ser fusilados?. ¡No me lo puedo creer!. Posverdad de lo más peligrosa para la salud física y mental de todos los habitantes de este Planeta Enfermo, pero en parte por el uso de esas agrotóxicos convertidos por arte de magia en “medicinas indispensables.   Pero sigamos con esta otra: “La directiva europea de uso sostenible de los plaguicidas, de 2009, ya nos obliga a utilizar los plaguicidas como última opción“. ¿Serán miserables en la Unión Europea?. Por culpa de ellos enferman las plantas y nos moriremos de hambre. “genocidio de lesa humanidad”. Y sino lean ustedes  esta otra frase: La UE, claramente, no podría vivir sin usar pesticidas. Tendría que importar todos los alimentos. Para empezar todos los alimentos no. En segundo lugar la agricultura ecológica comienza a ser muy rentable para muchos agricultores, y tras la toma de las medidas oportunas aún lo serán más. Se les olvida a los consultados, que una buena parte los productos agrarios europeos no serían competitivos si no fueran subvencionados por la propia UE. Se trata pues de, con sosiego e inteligencia, de ir implementando medidas para dejar de subvencionar venenos o alimentos contaminados por otros más saludables para el hombre y el medio ambiente. Serán estos últimos pues los que capten tales subvenciones, que no las empresas multinacionales que venden los tóxicos como medicinas. Hablamos de crear una nueva agricultura, no de morirnos nosotros y la biosfera. Esto sí que es intoxicar a los lectores. Sin embargo, seguidamente puede leerse “Los pesticidas, como los medicamentos, cuanto menos se usen, mejor. La situación ideal es que tuviéramos medicamentos que curasen todas las enfermedades, pero que nuestra salud fuera tan buena que nunca tuviéramos que utilizarlos. Con los pesticidas es lo mismo“. Y será esa la razón por la que los tóxicos han terminado de contaminar gravemente suelos, aguas, salud de la biosfera, etc., ya que de haberse aplicado con “precaución” no habríamos llegado a una situación límite y casi dramática. ¡Angelitos ellos!,

También se lamentan de “la importación de alimentos de países terceros a los que no se les exigen los mismos requisitos“. Pues bien, aquí si hay que darles toda la razón si tal hecho ucede o sucediera. Una de dos o se prohíbe con la legislación pertinente que comamos con productos contaminados o se obliga a que en sus etiquetas se explicite con mayúsculas que no son buenos para la salud, como el tabaco o el alcohol.  Sigamos……

la agricultura ecológica también utiliza pesticidas tóxicos, como el cobre, el azufre y el spinosad, un insecticida de origen natural y dañino para las abejas”. Pues si, en casos excepcionales se médica a los enfermos, pero no en pro del negocio o en búsqueda de una surrealista “precaución” (de la que luego se lamentan como veréis), como se desprende de la nota de prensa, sino en casos extremos. Una cuestión es poder evitarlo y otra muy distinta hacer uso de los mismos masivamente, contaminando el ambiente y enfermando a la población. Se trata de hechos archiconocidos. Los hechos, racionalmente, no pueden rebatirse con posverdades. Veamos ahora una sentencia seriamente maniquea.

Yo no me imagino una Europa en la que no tengamos un buen jamón de bellota o un buen chorizo, en la que todo sean hamburguesas de vacas americanas”. Tampoco la mayoría de los ciudadanos que intentamos cuidar nuestra salud y paladar.. Retorcer el lenguaje y el discurso tan solo nos conduce, una vez más, a la posverdad. Y ahora…..

Desde el punto de vista de los pesticidas, es más seguro comer en Europa que en cualquier otro sitio del mundo“. Posiblemente, pero también importamos productos y alimentos contaminados. ¿No se lamentaba algún experto de ello?. Ahora bien, nuestro ambiente contaminado con tales pesticidas enferma a casi todos los organismos vivos y entre ellos los insectos polinizadores, de los cuales depende también “la agricultura europea y mundial”.

El siguiente párrafo, por el contrario, ya delata parte del  problema de fondo. Resulta difícil demostrar nada de nada, si nos movemos en los terrenos pantanosos de la posverdad. En el ámbito de la farmaindustria y la agroindustria, cada denuncia de un estudio, es contraatacado con “los que haga falta”, por los sicarios de los mentados lobbies, terminando por ensuciar y enturbiarlo todo. Finalmente el lector ya duda acerca de lo que es verdad o es mentira. Un caso enormemente doloso, que tardó en solucionarse fue propiciado por los cárteles de las tabacaleras, al negarse a reconocer durante decenios, utilizando a los científicos que contrataban, de que fumar no perjudicaba en absoluto a la salud de los consumidores (ruego visionar ese fantástica película que llevaba por título El dilema (The Insider) – Película 1999”, en el que se narra tal escandalosa historia). Parece ser que volvemos a las andadas.    Y es que la noticia evita comentar que los científicos, cuando trabajan para empresas, suelen ser obligados a firmar una cláusula de confidencialidad que les prohíbe tajantemente hablar sobre sus actividades. La propaganda corre a cargo de “otros”. Llegados a este punto, se vislumbra un razonamiento infiormado y serio, para variar:

“(…) resulta sumamente difícil demostrar la existencia de un vínculo definitivo entre la exposición a los plaguicidas y la aparición de enfermedades o de daños en los ecosistemas”. “Esta dificultad se ha visto exacerbada por una negación sistemática (alimentada por la agroindustria y la industria de los plaguicidas) de la magnitud de los daños provocados por estas sustancias químicas, y las tácticas agresivas y poco éticas empleadas en el ámbito de la mercadotecnia se siguen sin cuestionar”, denuncia la relatora ”, Pero sigamos:

Los productos europeos tienen total garantía. Es una pena esta histeria, esta deriva histérica, de prohibir cualquier cosa con el principio de precaución. El riesgo cero no existe“.

Quien viva en Europa sabe sobradamente que aparecen casos en la prensa y otros que se nos ocultan. Suele ser un tema tan controvertido, como todos los que afectan a la salud pública, como para evitar alarmar a los ciudadanos, que escuchamos diariamente hablar de fraudes de toda clase, tipo y condición.  Resulta que si exigimos que se nos indique que alimentos son sanos,  y se prohíban los contaminados somos unos “histéricos” o “radicales” o “populistas” (al parecer la ONU, FAO, y UE también son incluidos en esta categoría). Por favor lean la penúltima frase reproducida arriba y enmarcada en negrita. ¡Sin comentarios!, ya que somos brutalmente histéricos con esos bienhechores que nos ofrecen consumir   alimentos inmaculadamente sanos. En una sociedad en la que el “principio de precaución” apenas se utiliza, mientras nos lanzamos a vender y consumir productos de todo tipo, sin conocer sus repercusiones, ahora resulta que también es enormemente molesto. ¿¿??. Continuamos con la nota de prensa, siempre en cursiva.

En la UE se están eliminando sustancias en las que se ha hecho una inversión tremenda en I+D. Lo mismo podrían alegar en su defensa los presidentes de las tabacaleras, como muestra el film previamente mentado. ¿Cuántas ingentes inversiones que han terminado por atentar contra la salud pública y medioambiental se han producido hasta la fecha, siendo finalmente reconocidas como tales? ¡Cientos!. ¿Quién invertía? Ya vamos terminando, pero sigamos.

Hay que buscar un equilibrio entre un riesgo aceptable y los beneficios de los fitosanitarios”. Miren ustedes, si vamos sumando riesgos aceptables, de los alimentos, fármacos, contaminaciones industriales, etc., seguimos sumando y sumando “ad nausean”. Al final resulta que en su conjunto, para que el capital prospere, debemos sufrir lo inaceptable. Pero para abundar más aun en la ceremonia de la confusión se espeta la siguiente frasecita: “identificar lo natural con bueno y lo sintético con malo es un error muy grave”. Habría mucho que comentar al respecto, pero, aun omitiendo el dilema naturalia/artificialia, ¿A qué viene tal afirmación?. Se nos trata como idiotas o retrasados mentales. En fin me callo. Sigamos: “Yo puedo estar en contra del mal uso de los antibióticos en las personas, pero no a favor de su prohibición. Hay determinadas enfermedades a las que es imposible enfrentarse con la agricultura ecológica”. Efectivamente y con los plaguicidas muchas tampoco. Y hablado de fármacos, lean ustedes la siguiente noticia extraída de internet que no tiene desperdicio: “”La industria farmacéutica es muy rica y ha corrompido los sistemas de salud” (…) y el entrevistado fue editor de una afamada revista de medicina (British Medical Journal). ¿Tanto hablar de fármacos verdad?. ¿Es esta la medicina que se propone la agroindustria? . Veamos tan solo una de las frases del citado artículo ya que farmaindustria y agroindustria resultan ser primas hermanas (cuan do no son la misma multinacional): “Es verdad que muchos de los medicamentos que la gente toma causan más daños que beneficios. Sabemos muy poco sobre la utilidad real de los medicamentos, ya que la práctica totalidad de los ensayos controlados con placebo son desarrollados por la industria farmacéutica, que tiene un tremendo conflicto de intereses. La industria exagera los beneficios y oculta los daños de los medicamentos en la publicación de los ensayos clínicos. Muchos de los fármacos que tomamos ni siquiera tienen efectos; simplemente parece que han tenido un efecto en los ensayos avalados por la industria, pero esto sucede normalmente porque los ensayos no se han ‘cegado’ de forma efectiva, y en ese caso tanto los pacientes como los médicos tienden a exagerar los efectos subjetivos de los medicamentos de forma substancial”. Sin comentarios. Los pesticidas son dañinos por naturaleza, por lo que la opinión expresada en el párrafo precedente es aún más válida en el caso de los que fans/beneficiarios de la agroindustria.

Hablemos ahora tan solo un poco de los daños que generados por los agroquímicos en la naturaleza, ya que la misma nota también menta que: “(….) la desaparición de un tercio de las aves agrarias en los últimos 17 años y señalaron al abuso de pesticidas en la agricultura intensiva (…)”. Empero siendo tremenda la noticia, se soslaya que lo mismo ocurre con los insectos polinizadores, incluso en espacios naturales protegidos de Europa. Si los insectos polinizadores mantienen la inmensa mayoría de la producción mundial de alimentos, los pájaros ayudan a controlar las plagas, etc. lo que defienden estos expertos es que finalmente colapsen todos los ecosistemas. Según ellos no debéis preocuparos, ya que nos venderán” mmicrorobots,  que sustituyan e la naturaleza y así pronto  casi toda la vida será artificial, que no natural”.  Puede leerse también en internet esta otra noticia, que es independiente: “Abejas robot de Monsanto – una amenaza a la vida”. Eso sí, cada vez que abráis la boca tener cuidado de no tragaros uno o varios de esos bichitos sintéticos, que no creo que sean muy beneficiosos para la salud y menos aun nutritivos.

Y no seguimos porque podríamos eternizando poniendo ejemplo, tras ejemplo. Se trata de una noticia “ejemplar” del periodismo de la posverdad. ¿Qué Dios nos pille confesados”.

Os dejo por tanto con esta aparentemente inocua pero perversa noticia, tal como es narrada. Una guerra entre mil plagas .

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,