‘La Crisis de la Edafología’

Richard (Dick) Arnold: icono de Dos o Más Generaciones en Génesis de Suelos (Premio Guy Smith 2018)

dick-arnold-guy-smith-award 

Arriba: Dick y Juanjo en Rusia (2004); Abajo: Dick, Juanjo y Xuelei en Filadelfia (2006)

Dear Dick,

Thank you on behalf of all the pedologists

Thanks for your interest in my findings.

Thanks for always helping me.

And above all, thank you for your friendship.

Your friend and admirer Juanjo

Dick Arnold , del que tanto os he hablado  (ver también detalles de su trayectoria en ResearchGate), nació en 1929, comenzado su carrera científica en génesis de suelos durante 1963. Dick lleva pues más de medio siglo apasionado por el universo de los suelos y especialmente en lo que respecta a su génesis, morfología y clasificación.  Tengo el honor de tenerle como un gran amigo, a la par agradecerle sus colaboraciones y asesoramientos en lo que respecta a mis investigaciones, pero sobre todo mi eterna gratitud por sus sabios consejos como mentor voluntario. Como ya os comenté en otro post, nos conocimos en Hungría el año 2004, en la que disputamos una primera y tormentosa discusión (ver el post Ciencia Básica versus Ciencia Aplicada para más detalles). Sin embargo, con motivo de otro congreso de clasificación de suelos celebrado durante 2006 en Rusia, Dick finalmente entendió mis puntos de vista (incluidos mis choques con los edafometras), siendo el inicio de una amistad, así como de un sinfín de intercambios de opinión, reflexiones y anécdotas, que darían lugar a  escribir un libro. 

Este año se está celebrando, justamente en el momento de redactar este post, el 21 Congreso Mundial de las Ciencias del Suelo (21st World Congress of Soil Science (WCSS)) en Río de Janeiro. Se trata del evento más relevante que celebra la International Union of Soil Sciences (IUSS) cada cuatro años. Allí se reparten un pequeño puñado de galardones a los edafólogos que han sido considerados más destacados. La “Guy Smith Medal 2018” ha ido a parar a mi entrañable amigo Dick, también conocido por “Big Dick”, o simplemente “D”. Siempre he pensado que para recibir un galardón de esta naturaleza, hace falta tanto talento, pero también talante, buenos amigos, mucha promoción y un tribunal favorable. A Dick no le gusta a hacerse propaganda, por lo que temía que al final no lo recibiría tras una trayectoria profesional enormemente brillante. Afortunadamente me he equivocado y ¡por fin! Le concedieron el reconocimiento que merece, si bien ha recibido otros muchos, algunos de ellos que trascienden a la ciencia del suelo, como uno de Rusia. 

Dick, al margen de su incuestionable fama mundial, ha actuado como puente entre la edafología norteamericana, la rusa y la china, siendo premiado y reconocido por los profesionales de estos países y otros muchos más. Su medio siglo de trayectoria no puede narrarse aquí, ni lo pretendo. 

Recibí la noticia por John Galbraith, profesor e investigador de Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (USA), siendo a su vez  el “Chair” de la Comisión de Clasificación de la Suelos de la IUSS ( IUSS Commission 1.4 web page). El 14 de Junio de 2018 me enviaron o nos enviaron (los adscritos a tal grupo) un mail  de Galbraith que os reproduzco seguidamente:

Please enjoy this article about soil classification, sent by Dick Arnold, winner of the 2018 Guy Smith Medal from IUSS.

John M. Galbraith; 239 Smyth Hall, 185 Ag Quad Lane; Blacksburg, VA 24061.

Regocijado, tarde algunos minutos en abrir la lectura recomendada por Dick y…. ¡sorpresa!  Se trataba de un artículo que no había escrito él sino otros autores entre los cuales también aparecía Alfred Zinck y del que yo era el primer firmante: “Classical pedology questioned and defended”.  Se trataba de un documento publicado en la revista rusa dedicada a las Ciencias del Suelo (Eurasian Journal of Soil Science), que fue producto, junto con otro “paper” de las mentadas conferencias que impartí en Rusia durante 2004. Obviamente, emocionado por esta muestra de aprecio  compartí mi alegría con Alfred, John, Freddy Nachtergaele y Eric Brevik, quien preguntaba si iba a ir al Congreso de Río a recogerlo. Como me encontraba (aun lo estoy) en recuperación de una operación de cataratas en ambos ojos, no leía bien, por lo que no es de extrañar que entendiera mal, ¡fatal!, creyendo que me lo preguntaba a mí (¿iba a ir yo a recogerlo a Río exprofeso?). Fue la nota cómica de aquel intercambio de mails.  Obviamente a Dick, por su edad, los médicos no se lo recomendaron entregándoselo finalmente en manoJohn M. Galbraith.

Dick ha sido afamado durante décadas, siendo sus ideas y opiniones sobre las bases y fundamentos de la edafología, tremendamente respetadas por toda la comunidad científica. Pero con independencia de ello, su disponibilidad y apoyo a los edafólogos de terceros países ha sido formidable. Yo mismo puedo atestiguarlo. Desde 2006 hemos colaborado en numerosas ocasiones, publicando artículos y/o libros como los siguientes: “Magic Numbers; A handbook of soil terminology, correlation and classification; The Magical Numbers of the USDA Soil Taxonomy; The fractal mind of pedologists (soil taxonomists and soil surveyors) (este ´último junto a Bob Ahrens, también exjefe del Soil Survey Staff -NCSS- de la USDA, como Dick. Hace unos Días Galbraith  nos envió un laudatorio (“laudación” según el traductor Google) sobre Dick que no acabo de saber exactamente si este este que aparece en Internet ([PDF]Celebrating Dick Arnold – the 5th Guy Smith Medal … – NRCS – USDA). No obstante abajo os dejo otros enlaces y algunos de los post en los que he hablado de mis aventuras con Dick.  Podría contaros tantas y tantas anécdotas….. pero dejémoslo aquí.

 En hora buena entrañable amigo, tú te lo merecías más que nadie. Un abrazo de tu amigo para siempre.  Y por supuesto gracias por tenerme en tanta estima.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Día Mundial de la Biodiversidad del Suelo (Los Movimientos Ecologistas y el Suelo)

dia-mundial-de-la-biodiversidad-2017

Fuente: Ecologistas en Acción.

Hace ya unos 40 años que comencé a integrarme en los movimientos ecologistas. Aún no había terminado la carrera universitaria y la sangre hervía  por mis venas. Sin embargo tres años después me desligué de tales iniciativas, bastante decepcionado. Los movimientos ecologistas, al menos en Europa, tan solo han intervenido en asuntos relacionados con los suelos cuando algún tema de moda los mencionaba, mostrando más que todo su interés por aparecer en los medios de comunicación, pero sin atisbo de atesorar una perspectiva propia sobre este recurso natural. Y sí las ciencias del suelo sufrieron una decadencia progresiva hasta prácticamente desaparecer de la denominadabig science” y/o “main stream” de la literatura científica. Desde luego no han sido partícipes, sino más bien todo lo contrario” de la concienciación ciudadana sobre la alarmante degradación de los suelos en todo el mundo. Ahora ya es demasiado tarde, aunque también pudiera alegarse que “más vale tarde que nunca”.  Todo depende del cristal con que se mire, ¿verdad?

Por ejemplo, en España, y más concretamente en mi Institución, no he visto protestar a ninguno de ellos por la  paulatina aunque inexorable extinción/desaparición del más de una decena de los antiguos centros de edafología, uno a uno durante tres décadas. Desde que comenzamos la andadura en esta bitácora, tampoco he logrado alcanzar más que escasísimas noticias de interés en sus comunicados, artículos y notas de prensa. De hecho, para mi consternación les hemos tenido que criticar, más que alabar, en diversos post.

Sin embargo, ante la degradación y pérdida irreversible de este recurso natural, la comunidad internacional fue despertando de su letargo, casi a golpes de realidad, hasta que en los últimos años han comenzado a publicarse artículos de edafología en las revistas más prestigiosas del mundo, mientras que la ONU y la FAO lanzaban el Año Internacional de los Suelos. Eso sí, ha sido tal el desprecio por esta ciencia, como para que las plantillas de expertos fueran languideciendo, por falta de plazas, envejecimiento y jubilación.  Como corolario, el renacimiento de la edafología ha venido lastrado por  los sempiternos científicos oportunistas que publican sobre los temas de moda, mostrando un paupérrimo bagaje del objeto de estudio que tienen entre sus manos, aspecto que hemos denunciado hasta la saciedad en esta bitácora.

Los movimientos ecologistas son imprescindibles con vistas a remover el patio político, y concienciar a los ciudadanos de los males que afectan a la biosfera. Personalmente desearía que tuvieran más personalidad y unos objetivos claros en lugar de buscar aparecer constantemente en la prensa con aquellos temas que despiertan interés mediático en un momento dado. No citaré aquí más que el ejemplo de como muchos de ellos apostaron por la bioenergética/ biocombustibles de primera generación, colaborando indirectamente en la degradación del recurso que ahora desean defender. Y este es tan solo un caso entre otros muchos. No estaría de más que un día propiciaran un evento/congreso de reflexión sobre los múltiples errores que cometieron en el pasado y extrajeran conclusiones al objeto de  evitar recaer en los mismos males de siempre: “el protagonismo en los medios de comunicación de masas”.  No hay que salir tan solo en la foto, sino denunciar aquello que en el futuro nos explotará en las manos aunque actualmente no despierte interés. Se trata de hacer camino, no de transitar por los más trillados.  En cualquier caso, mi amigo Juan Botella, me ha enviado esta nota de prensa: “Suelos vivos para conservar la biodiversidad”. Nosotros llevamos 12 años bastante solos, sin el auxilio y colaboración de aquellos que deben ayudar-concienciar-colaborar a políticos y ciudadanos con vistas a reservar nuestro planeta. Abajo os dejo el contenido de su nota de prensa, con la esperanza de que no vuelvan a olvidarse una vez más, recayendo en sus viejos sesgos y vicios.

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , ,

Divulgación emocional del mundo de los suelos (Ponga suelos en su vida, salud y espíritu)

suelo-libro-de-divilgacion-entrevista 

Paul Bogard, caratula de su libro de divulgación de suelos y entrevista en National Geographic

Adelanto que no voy a hablar hoy de temas tan ¡filosóficos y espirituales!. Se trata de un artículo periodístico de “National Geographic” en el que se realiza una entrevista al escritor Paul Bogard, que acaba de publicar un libro de divulgación que lleva por título The Ground Beneath Us (La Tierra Bajo Nosotros), en la que el autor habla sobre el recurso suelo. Personalmente considero que los expertos en ciencia del suelo no acabamos de alcanzar una estrategia eficiente con vistas a divulgar al gran público la importancia de este recurso. Por un lado me congratulo de que en los últimos años, “National Geographic” publique material sobre edafología, algo totalmente inusual en el pasado. Posiblemente la preparación y lanzamiento del Año Mundial del Suelo, el Día de los Suelos o la “Década de los Suelos 2015-2024” ,hayan logrado calar a Nivel Internacional (desde luego en España nada en absoluto). También se han publicado algunos artículos centíficos en Nature o Science. ¡Algo es algo!. Pero vamos al grano. No me extrañaría que un profano convertido en Neófito,  con toda su ingenuidad, pero también libre de sesgos profesionales, logre transmitir mejor que nosotros que es un suelo y la necesidad de preservarlo. Paul Bogard, ya ha escrito varios libros sobre otros temas y quizás lo logre. De hecho, para empezar ha despertado el interés deNational Geographic.

 Tampoco podemos soslayar que anglosajones y latinos tenemos distintas formas de ver las cosas, de entender el mundo, por lo que un escrito dirigido a los lectores de una lengua, que les resulte atractivo, no implica necesariamente que cale de igual manera en otras. Pero tras leer la entrevista hay algunos puntos sobre los que cabría que reflexionáramos todos. Y en especial, lo que cabría llamar educación/divulgación emocional. Se trata de explicar un tema, no solamente sustentándonos en argumentos racionales, sino emocionales y porque no, espirituales. Paul Bogard, como veréis más abajo, introduce elementos subjetivos interesantes para ir atrayendo al lector, como lo son la falta de contacto de los urbanitas con el medio natural: “Se estima que los niños ahora pasan menos tiempo en el exterior de los edificios que un preso de promedio”; “el adulto estadounidense promedio gasta el 93 por ciento de su vida en el interior de las construcciones”(…); “tal enclaustramiento podría tener efectos devastadores: los niños necesitan estar expuestos a los microbios del suelo para construir sus defensas contra las enfermedades que pueden atacarles más tarde. Pero no se trata sólo hijos (…).”; “mi perro, que había estado conmigo durante 15 años. Cuando enterré a mi amigo no me di cuenta de que esta es mi tierra sagrada (…)  yo quería que fuera allí para siempre. Es el lugar en el que me sostiene, espiritualmente”. “Tierra sagrada se encuentra disponible para nosotros en (…) lugares”.

 Empero me ha llamado especialmente la atención que Paul Bogard, de mucha importancia a lo sagrado y la espiritualidad. Otra cuestión es como él las entienda (lo desconozco; no he leído el libro). También acertadamente, al informarse sobre el tema, se dio cuenta (como he intentado mostrar a los lectores en los post previos que he redactado sobre este tema) de que, de un modo u otro, ha sido así a lo largo de la historia en la mayoría de las religiones, como por ejemplo Pachamama en el acervo cultural latinoamericano, del que ha hablado en varias ocasiones el propio Papa Francisco.

 Una buena parte de la humanidad es creyente y sacraliza “de algún modo” el mundo natural.  Apelar por tanto a lo sagrado no se me antoja descabellado, con indfependencia del credo de cada cual”. Y si el libro resulta ser atractivo (…..).  Cuando el lector ya ha entrado en materia, puede entender que para el autor hasta el lugar de reposo de su mejor amigo…. “como no” el perro, cambiara de significado, antes y después de redactar su obra. Y tal juego puede conmover al ciudadano. Habría que seguir  el devenir de las ventas de esta narrativa literaria.

Muchos de nosotros somos “escribidores” que no “literatos”. Sin embargo puede que tenganos algunos talentos ocultos en nuestra comunidad. Quizás algunos pudieran redactar una obra hermosa. Otra alternativa sería que lográramos “ganar para la causa” a un afamado escritor y luego convencerle de la importancia de que su pluma se pusiera al servicio de los suelos. Solo son ideas, pero deberíamos reflexionar acerca de ellas.  Ya os comente decepcionado como la edición en castellano deNational Geographicno suele traducir los artículos sobre suelos que aparecen en la versión original en inglés, lo cual se me antoja muy “latinamente lamentable”. En el mundo hispanoparlante no recibimos la colaboración ni de la prensa, ni de las revistas destinadas al gran público, por no hablar de políticos, etc. Por todo ello, he traducido “a mi manera”, unos pocos párrafos; algunos los que se me antojaron más interesantes. Obviamente no puedo reproduciros aquí el artículo original bajo copyright. Por lo tanto, al menos para los que conozcáis algo la lengua del Imperio ya sabéis el suajili),  os animaría a adquirir el número y examinar el artículo en profundidad, ya que lo aquí expuesto, no deja de ser más que un botón de muestra.

Juan José Ibáñez

 Continua………

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

La temperatura del suelo y el cambio climático

perfil-del-suelo-temperatura

Perfiles de la temperatura del suelo a diferentes escalas y foto extraída de la nota de prensa original.                                  

Cuando se habla de la temperatura del suelo, nos solemos referir a la que puede medirse en su superficie, y esta fluctúa en estrecha reacción con la del aire.  Ahora bien, las estimaciones son muy distintas de las que se miden a lo largo del perfil edáfico. La Taxonomía americana clasifica los suelos hasta dos metros de profundidad, mientras que la WRB tan solo a uno. En cualquier caso el perfil mentado puede prolongarse mucho más en diversos edafotaxa. Debe también tenerse en cuenta que diferentes tipos de suelos se encuentran constituidos por materiales que poseen diferentes propiedades a la hora de difundir el calor. Hace ya decenios, mientras hacía el servicio militar, estuve colaborando con el lamentablemente fallecido Aureliano Blanco de Pablos del CEBAS (ahora conocido por el IRNASA) del CSIC en Salamanca. Aureliano era microclimatólogo y realizamos varias experiencias de campo juntos acerca de la temperatura y humedad del suelo a diferentes profundidades. Una de las primeras lecciones que aprendí, es que, por lo general, la temperatura desciende rápidamente conforme avanzamos desde la superficie hacia la base del solum, siendo las fluctuaciones día/noche  e incluso las estacionales, escasas conforme penetramos desde arriba hacia abajo, por el consabido amortiguamiento de los materiales edáficos. De aquí mi experiencia para poder discutir la sorprendente nota de prensa de la que hablamos hoy.  

 En la Universidad de Berkeley, algunos “expertos” parecen haberse preocupado por el olvido en los estudios de cambio climático a la hora de medir la temperatura del perfil edáfico hasta varios metros de profundidad, y estimar sus repercusiones sobre la pérdida de carbono, vía respiración del suelo. Por lo tanto, sus indagaciones hubieran estado más que justificadas, si no hubiera sido porque de suelos debían saber muy poco mientras que de sus microclimas, nada en absoluto, si se lee la nota de prensa. Utilizaron un instrumental muy sofisticado y durante más de un año. Los resultados obtenidos eran llamativamente alarmantes: estimaron una gran pérdida de carbono al aumentar artificialmente la temperatura, por lo que: ¡cómo no!, la nota de prensa advierte al “mundo, mundial”, de los efectos devastadores que se producirían de aumentar tres o cuatro grados la temperatura de la atmósfera, como predicen algunos modelos climáticos (muchas mayores emisiones de CO2 que las previstas hasta la fecha).   Y una vez más: ¡cómo no!, clamaron que esta grave omisión, repercute seriamente en las estimas y predicciones de los modelos climáticos. Eso sí por su ignorancia en todo lo relacionado con la microclimatología del suelo, calentaron el perfil del suelo por igual (homogéneamente), desde la superficie hasta más de dos metros. ¿Un error sin importancia?. ¡Pues va a ser que no!. Se trata de una barbaridad injustificable.  Reitero que si calentamos el aire tres o cuatro grados, la elevación de la temperatura a uno o dos metros será muchísimo menor, no llegando en casi ningún caso a sobrepasar unas décimas de grado. En consecuencia todos sus alarmistas cálculos se vienen abajo. Estudiar los efectos de los cambios climáticos sobre un recurso natural demanda trabajar conjuntamente con expertos en el tema. Empero al parecer a los primeros ¿expertos? Les parece irrelevante. Y así una gran idea se convierte en un deplorable estudio falazmente alarmante. No me dedico  a buscar notas de prensa y menos aún a leer papers con vistas a criticar a los expertos que trabajan sobre cambio climático, os lo puedo asegurar. Simplemente me leo las noticias de los boletines a los que estoy inscrito y….. por cada una de ellas razonable, se publican varias que son para tirarse de los pelos. Y hablamos de la Universidad de Berkeley. ¡Pero qué pena!, cuánto dinero y esfuerzo malgastado por no leer algo, unos principios básicos, antes de comenzar la investigación.   

Juan José Ibáñez  

Os dejo con la noticia en Suajili, ya que para que voy a traducir tanta tontería……

  (más…)

Etiquetas: , , ,

La revolucionaria técnica de fertilizar que nos guiará hacia la sustentabilidad mundial (Los suelos y los restos mortales del ser humano)

suelos-y-nuevas-formas-de-enterramiento

Fuente: Colaje google imágenes

 Antes de debatir sobre esta revolucionaria información que, esta vez sí, me ha dejado con la boca enormemente abierta, permítanme que les haga la siguiente pregunta, muy aguda por cierto”: ¿fueron algunos prosbiceos biosfericamente correctos al crear  sus “ Cementerio de elefantes”?. De haber sido el caso, la respuesta al parecer sería un rotundo ¡no!. En verdad que la frase el “enemigo lo llevamos dentro” ya sea en el caso de una persona concreta, ya en el de un colectivo de intereses, se me antoja hoy más valida que nunca. En la Asamblea general de la EGU 2017 (Unión Geofísica Europea), un colega llamado Ladislao, ha presentado un tan innecesario como asombroso estudio  que puede revolucionar la fertilización del suelo, en un desesperado intento de alcanzar la sostenibilidad. Y al hacerlo, a puesto a todos los expertos en ciencias del suelo en el punto de mira de numerosas religiones, o porque no decirlo, en la picota de sus integrantes más radicales o integristas (pero también por los dueños y trabajadores de las funerarias). Si la gobernanza mundial aceptara su propuesta, en un breve lapso de tiempo no quedaríamos ningún científico del suelo vivo. Tal fue la sensación de estupor que debió acaecer en la EGU (2017) ya que, de hecho, la nota de prensa ha sido recogida por varios rotativos norteamericanos de ciencia, pero también en la prensa general. Por lo tanto, me veo cómicamente impelido a traducir la noticia, aunque lamentablemente ya lo habían hecho otros.  Y que conste que, en parte, Ladislao y colaboradores llevan la razón, aunque en otra no.

 Ya sabéis que a  los seres humanos nos gusta vivir apiñados, hasta después de la muerte. Y de ahí que se entierre, enlugares sagrados”, según muchas religiones. Hablamos de los cementerios (también denominados en España “Campos Santos”) ¡Amen!. Y es aquí en donde Ladislao hunde el dedo en la llaga, para mostrarnos que, desde un punto de vista ecológico, se trata de un rito “funesto” (otra vez: ¡nunca mejor dicho!).

 Ladislao: permítame también que te diga que no hacía falta tanta parafernalia tecnológica. Te voy a contar una historia, por otro lado trivial. Cuando era niño y veraneaba en la finca de mis tíos, el perro del dueño murió (por un arañazo de un ingrato gato que le causó una infección finalmente mortífera). Muy afligido, mi pariente lo enterró “fúnebremente, y puso un peral encima. A los pocos años, sus frutos eran los más grandes de toda la comarca, ya que se había nutrido de aquel entrañable animal, rico en “nutrientes esenciales”, como bien apunta Ladislao.

 La noticia pues de la que vamos a hablar hoy lleva en español-castellano el pomposo título de “Los seres humanos alteran la química de la Tierra desde más allá de la tumba” (al plumillas si que habría que…..). ¡Amen!. Lo que propone Ladislao es que cambiemos esos rituales y prácticas religiosas por una antigua llamada excarnación“, que en el pasado siguieron sabiamente varios pueblos aborígenes y quizás alguna civilización (no tengo ni idea). ¿”excarnación“?. No sé si es el termino exacto ya que no he visto ninguna explicación clara del vocablo.

Se equivocaría rotundamente Ladislao al aceptar “según la nota de prensa” la cremación, ya que no daría lugar al secuestro de carbono en el suelo, tan política como ecológicamente correcto”. Tampoco alega nada de como eliminar la contaminación agarrada desesperadamente a nuestros empastes e implantes mentales (perdón dentales).  Una de dos, o extraemos antes tales prótesis o simplemente las prohibimos. Nótese que si se aceptara la segunda alternativa, quizás los males que el hombre infringe a la Tierra desaparecerían, por cuanto la vida media de los ciudadanos se retrotraería varios decenios, dado que la mala dentadura era antaño una de las principales causas de mortalidad. ¿detallitos sin importancia?: ¡No!.

Ladislao también soslaya que la “excarnación” puede ser causa de más que peligrosas  y galopantes epidemias, que también diezmarían la carga humana que soporta nuestro planeta (fectando del mismo modo a la fauna salvaje), retornando así a la paradoja de las prótesis dentales (aunque no todas, ya que actualmente su toxicidad podría remplazarse por la contaminación causada por los plásticos, eso creo). Finalmente, recordar a nuestro colega que la diseminación aleatoria, es la forma más perezosa de distribuir la carne humana por la faz de la Tierra. Hay sistemas más eficientes, Ladislao, mucho más eficientes.

Queda por considerar el ingente trabajo a realizar en las zonas de guerra debidas a la exasperante estulticia humana, por cuanto allí, en campos de batalla y ciudades arrasadas por bombas y misiles, se apiñan sobre el suelo los cadáveres durante semanas; si esos que causan las epidemias. En fin……Os dejo pues con mi traducción de la noticia aludida (con algún aderezo) para ofreceros finalmente la nota de prensa original en Suajili. En fin allá vamos……

 Juan José Ibáñez

 Los seres humanos alteran la química de la Tierra desde más allá de la tumba

Por Mari tte Le Roux; Viena (AFP) 26 de abril de 2017

No es sólo en vida, los seres humanos dejen huella en la Naturaleza. Tras la muerte, nuestros cuerpos en descomposición alteran la química del precioso suelo, advirtieron los científicos el miércoles.

 Ya sea que nuestros cuerpos sean enterrados o cremados, lixivian hierro, zinc, azufre, calcio y fósforo (entre otros elementos)  en unos suelos que a la postre pueden ser utilizados en granjas, bosques, parques o jardines  o parques. Hablamos de nutrientes esenciales, pero las prácticas funerarias humanas implican que estos valiosos “nutrimentos” se están concentrando en los cementerios en lugar de dispersarse uniformemente por toda la naturaleza, según una nueva investigación. En consecuencia, en algunos lugares los nutrientes pueden encontrarse sobre-concentrados para su  absorción óptima por las plantas y las criaturas, mientras que en otros son deficitarios. Pero no es oro todo lo que reluce ya que los cuerpos humanos también contienen elementos más dañinamente siniestros, como el mercurio de los empastes dentales mientras que muchas muelas postizas resultan ser de oro (vaya por Dios). El texto en cursiva es de este impresentable bloguero.

 ”Los rastros químicos de cuerpos descompuestos pueden ser muy bien identificados en los suelos”, dijo Ladislav Smejda, de la Universidad Checa de Ciencias de la Vida de Praga, quien participó en este inusual estudio. “las metadas huellas de nuestros restos post mortem persisten durante mucho tiempo, tanto como siglos a milenios”. Los efectos se irán agudizando conforme en el futuro más y más cadáveres se dejen descansar en lugares concretos y apiñados, dijo Smejda en Viena, donde dio a conocer la investigación en una reunión de la Unión Europea de Geociencias (EGU).

“Lo que hagamos hoy con nuestros cadáveres afectarán al medio ambiente durante un dilatado periodo de tiempo”, dijo. “Tal vez no sea un problema desde nuestra perspectiva actual, pero con una población que crece y crece a nivel mundial, los denominados “lugares para el descanso eterno” podrían convertirse en un problema apremiante en un futuro no muy lejano”. Smejda y un equipo utilizaron espectroscopia de fluorescencia de rayos X con vistas a analizar sustancias químicas del suelo en fosas y cenizas “dispersión jardines” (zonas verdes destinadas a la dispersión de nuestras cenizas).

 Empujar hacia arriba las margaritas

Usando cadáveres de animales, también estimaron el impacto teórico de una práctica antigua llamada “excarnación“, por la cual los muertos son dejados a la intemperie para que la naturaleza siga su curso. En los tres casos, el medio edáfico llegó a contener mayores concentraciones de productos químicos significativamente, en comparación con los alrededores, dijo Smejda. Si no hubiera habido cementerios, los restos humanos, como los de los animales, se distribuirían aleatoriamente para que los nutrientes que liberamos fueran más eficientemente reutilizados “una y otra vez, en todas partes”, dijo el investigador a la AFP. Pero la práctica común de concentrarlos en ciertos enclaves “sagrados” puede considerarse como un proceso antinatural. Un impacto negativo más del ser humano que, de este modo, altera los niveles naturales”, dijo.

 Ahora “la pregunta del millón” resulta ser: “¿Podemos alcanzar y consensuar una  estrategia más eficiente con vistas a dispersar estos nutrientes esenciales mejor idea de cómo distribuir estos elementos necesarios a través de paisajes más amplios?” Smejda añadió. “Ciertamente existe un gran potencial con vistas a inventar, desarrollar y poner en práctica … nuevas formas de enterramientos humanos, o nuevos tratamientos que podrían ser más respetuosos con el medio ambiente, es decir más ecológicos“. Admitió que este era un tema “tabú” para muchos seres, que perseveran sus  costumbres funerarias profundamente arraigadas en diferentes culturas y religiones.

Es un asunto muy complejo y estamos al comienzo de este discusión, creo.” ¿si vives para contarlo Ladislao, si vives porque….. “con las iglesias hemos tomado”. Mejor por tu bien y el de tus colegas que no tengas suerte.

Continua…….. (más…)

Etiquetas: , , , , ,

La Gran falacia de los Pesticidas y el Agronegocio de las Multinacionales: La humanidad enferma y la biosfera desolada (Informe de la ONU)

pesticidas-agroindutris-y-la-onu

Pesticidas: Fuente Google imágenes

Ya hemos repetido  en multitud de post las inmensas mentiras de las multinacionales del Agronegocio. Sí, esa que nos contamina con sus  pesticidas y fertilizantes. Nada nuevo bajo el Sol, excepto que la ONU se ha pronunciado y para darnos la razón. Como los sinvergüenzas de la dictadura financiera que causaron una crisis mundial de primera magnitud, estas “malas compañías” nos han intentado vender durante décadas que sin  ellos y sus productos, el hambre en el mundo sería pavorosa. La realizad es tozuda y refuta todas sus aseveraciones. Tanto la FAO como la ONU por fin se han pronunciado con rotundidad.  ¡Hay vida después de los agrotóxicos!, como también sin Smartphone, por mucho que a menudo los jóvenes se nieguen a reconocerlo.

Bajo la dictadura financiera, todo vale, con tal de amasar enormes fortunas a costa de los ciudadanos. La farmaindustria no pretende curar, ya que de hacerlo vendería muchos menos medicamentos.  La agroindustria no pretende mejorar la producción, sino vender, vender y vender. Todo vale para engatusar a la población y sus gobiernos. Y poco más os voy a decir. He seleccionado las noticia según diversos rotativos, y las críticas les llueven por todos los lados. Nadie duda de que en determinados suelos, ambientes y con alguna que otra plaga, se deba hacer uso de los agrotóxicos con moderación, ¡mucha moderación!.  Sin embargo, como en el campo de las ciencias biomédicas, nos quieren vender como indispensable la sobremedicación. Estas aves de rapiña insisten que el exceso es bueno, y como corolario, han indigestado a la biosfera y envenenado a los seres humanos. La misma trampa y el mismo discurso que los defensores de la economía neoliberal. Los mismos perros con los mismos collares y que pasean agarrados de la mano como amantes indisociables.

La abundante información que os dejo a continuación, me alivian de la pesada tarea, tanto para vosotros y para mí, de volver a repetirme como si tuviera hipo.

Vallamos a ver la somanta de palos que ha recibido la Agroindustria, lo cual, no les hará cejar en su empeño, ¡no lo duden!. Lean y reflexionen sobre la gran mentira del mundo en que vivimos.

Juan José Ibáñez

Continua………

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Soberanía Alimentaria: los países ricos se alimentan a costa de los que se encuentran en vías de desarrollo (devorando suelos)

seguridad-alimentaria-mapa-mundo-fao-2012 

La Seguridad alimentaria en el mundo. Fuente: FAO

Una alerta de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo nos ha enviado un mensaje sobre la iniciativa “People4Soil”: de las que ya os he hablado en un post y sobre la que mostré mis reticencias en este otroCon independencia de cuál sea vuestra opinión, el texto del correo electrónico merece la pena ser analizado en detalle, y no precisamente por la relación entre los suelos y el cambio climático. El contenido también aparece en el sitio Web Econoticias, aunque abajo se os explica su génesis y procedencia. A título personal, como científico del suelo, creo que fui el primero en impartir una charla y elaborar una publicación sobre el tema de como devoramos los suelos más fértiles de Europa para la expansión urbana, infraestructuras etc. De eso hará entre 15 y 20 años. También, en esta bitácora, fuimos pioneros en reiterar sobre la gravedad de un tema sangrante, como puede constarse en los múltiples post incluidos en la categoría “Pérdida de los Recursos Edáficos: El Sellado del Suelo”. Obviamente, como se denuncia en el comunicado que abajo os exponemos, existen otras muchas amenazas muy graves. Pero a lo que vamos.

He recalcado en rojo y negrita los párrafos que dan motivo a este post. Halamos de la Soberanía Alimentaria. Como Europa sostiene una población densa y no manejamos racionalmente los recursos edáficos, como la totalidad de los países industrializados, nos apoderemos de las tierras fértiles de los países menos poderosos (Acaparamiento de Tierras), arrebatándoles su presente y secuestrando el futuro, es decir la posibilidad de alimentar a su población. Y así, aunque se desee ocultar, somos en parte responsables de las grandes hambrunas que padecen los más pobres. Ya expusimos un caso concreto, como el de Alemania, en donde se mostraban cifras escandalosas (Tierra Virtual o “Virtual land”: Suelos, Desarrollo Sostenible y Soberanía Alimentaria). Y mientras tanto, el modo de vida que nos ha impuesto la dictadura financiara mundial, genera que los Europeos, norteamericanos, etc., contaminemos al echar a la basura alimentos aun comestibles. Despilfarro, tras despilfarro, sin pensar que personas que morirán podrán sobrevivir con lo que aquí consideramos basura. No pensemos tan solo en el cambio climático, sino en nuestra complicidad por el sufrimiento que sufren miles de millones de personas, que no puede ocultarse tras ONGs y otras iniciativas sibilinamente humanitarias.  Permitirme que os narre una anécdota.

Viajando por Cuba con dos colegas de una universidad, paramos una noche a dormir en un hotel de los Cayos de aquel maravilloso país. Estos enclaves hosteleros son prohibitivos para la mayoría de los cubanos. Mis colegas entraron expectantes. Allí les mostré lo que era un buffet y cómo funcionabaSe quedaron atónitos, “literalmente con la boca abierta”. Inmediatamente uno de ellos preguntó: ¿Y se puede uno comer lo que quiera? Les respondí afirmativamente. Inmediatamente volvieron a interrogarme ¿Y qué pasa con los alimentos que no se consumen?. Les dije la verdad, como era mi obligación. Pronto me estremecí cuando a uno de ellos le comenzaron n a caer las lágrimas sobre sus mejillas (os lo juro). Y hablamos de Cuba, el único país del mundo con una huella ecológica “0” , considerado como un ejemplo de sostenibilidad (por obligación) y en el que independientemente de otras penurias, la alimentación de la población se encuentra garantizada. Y todo ello a pesar de que su agricultura en la isla no logra cubrir la soberanía alimentaria de sus ciudadanos.

Imagínense ahora que miles de personas, de ciudadanos hambrientos que pudieran ver aquél rocambolesco espectáculo de ostentación y despilfarro. ¿Usted qué haría en su caso?.

Los ricos nos comemos los alimentos de los pobres y luego les damos por caridad unos dólares con vistas a calmar nuestras conciencias, que no su hambre. Muchos de vosotros pensareis que soy macabro. Yo respondería macabro resulta ser nuestro cinismo. Gracias a Raúl, el secretario de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo, por hacernos llegar esta nota de prensa, que al menos a mi personalmente se me había escapado.

“Hipocresía sin fronteras”. 

Os dejo ahora con el contenido del aludido mensaje……

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , ,

Los Suelos y la Preservación del Patrimonio Cultural (primeros ensayos metodológicos)

suelos-y-artefactos-culturales

Los suelos y el patrimonio cultural del pasado

Suelos y patrimonio cultural. Fuente: Colaje Google imágenes

Una extensión considerable de los suelos del mundo esconde y preservan parte del patrimonio cultural de nuestros antepasados.  No es fácil saber dónde, si no se usan nuevas metodologías y prospecciones detalladas. El desarrollo de infraestructuras y en parte también el laboreo puede destruir valiosas joyas que nos impidan conocer ciertos aspectos y episodios de la historia de la humanidad. Personalmente he venido defendiendo esta “función de preservación” desde hace unos 12-15 años, prácticamente ignorada por la inmensa mayoría de los expertos en la ciencia del suelo. Sin embargo, actualmente algo comienza a moverse.

La Unión Europea, desde el Joint Research Center, en el antaño denominado Buró Europeo de Suelos (European Soil Buro -ESB) y ahora renombrado como Centro Europeo de Datos (European Soil Data Centre -ESDAC), ha publicado un ensayo con propuestas metodológicas sobre el tema al que aquí aludimos.  Y utilizo el vocablo ensayo ya que se me antoja aun poco serio y aún menos riguroso. Sin embargo, algo es algo. Abajo os dejo la noticia traducida del suajili al español castellano, que incluye tal intento, reitero que en mi opinión aún muy prosaico. Sin embargo resulta recomendable leerlo. Del mismo modo, también se acaba de publicar un artículo científico acerca de la relación entre suelos y patrimonio cultural en donde se ofrecen más detalles.

Con vistas a conseguir tales objetivos, los autores y proponentes de la aproximación hacen uso de la base da datos de suelos de Europa, de la cual fui coautor. No se trata pues de una aproximación cuyas bondades permiten aplicar el procedimiento al conjunto de Europa, sino que esta es la base de datos de mayor cobertura y la han usado para testar, o mejor dicho publicitar las presuntas posibilidades que ofrece. Lo que a uno termina por irritarle, es que el primer autor, Mark, formaba parte conmigo del Comité ejecutivo del ESB en los inicios del siglo XXI. Yo insistí en el interés de este tema, a la que hicieron caso omiso la mayor parte de sus integrantes, y entre ellos Mark. Y unos 15 años después la hacen suya, aunque no aportan nada relevante. Muy al estilo inglés, la maniobra de este investigador, que aterrizó en aquel grupo, pesar de no tener ni idea de lo que era un suelo, demuestra como se las gasta la diplomacia y argucias  de los “British”. Abajo también os muestro algunos ejemplos extraídos de mi Researchgate (repositorio de las publicaciones escritas y publicadas a lo largo de mi trayectoria profesional) escritos en aquella época en donde se da fe de lo que digo. Luego publiqué varios artículos en revistas indexadas y capítulos de libros. Nada de ello consta en la bibliografía sobre la que se apoya Mark, con bastante descaro y poca ética.

¿Qué es lo que han hecho estos autores? ¿Qué nos proponen?. Cada tipo de suelos atesora unas propiedades que propician la conservación de ciertos compuestos y artefactos, o todo lo contrario. Unos edafotaxa pueden ser más apropiados para la conservación de ciertos restos que otros. Es decir, dependiendo de sus propiedades ciertos tipos de suelos pueden albergar algunos restos mejor que otros, o ninguno. Basándose en la mentada base de datos, y con algunos conocimientos de suelos nada complicados, es posible mostrar “mapitas”, muy atractivos sobre las coberturas edafológicas que mejor permiten conservar cierta clase de artefactos, materiales y compuestos de interés cultural. Entre ellos se citan huesos, dientes y conchas, sustancias orgánicas, metales y alecciones que dan cuenta de antiguos asentamientos (Cu, Fe y bronce), etc.  Y aquí termina todo. Es decir lo que parece una iniciativa novedosa no lo es, y sobre lo que se denomina predicción….. (prefiero no pronunciarme). Fin del cuento.

La cuestión estriba en que los artefactos de interés cultural han sido ubicados a lo largo del tiempo de forma dispersa por una gran variedad de enclaves, y los “mapitas” no dan, obviamente cuenta de ello, sino de los sitios en donde ¿pudieran? encontrarse mejor preservados, lo cual no quiere decir que los atesoren. Y todo ello en función de las premisas de las que parten los autores, que aun permanecen por ser corroboradas. Usando un mapa a escala 1:1M, es decir a escala muy grosera, poco se puede predecir, ya que se buscan asentamientos de reducidas extensiones y la generalización cartográfica omite muchos tipos de suelos minoritarios que también están presentes en las unidades de mapeo, aunque no aparezcan.

No obstante, soslayando estos procelosos y lamentables modos de proceder, al menos algo comienza a agitarse (¿verdad Mark?: ese colega que en su momento lo que yo defendí le entró por una oreja-que no oído- y le salió por otro), lo cual agradecerá la comunidad de edafólogos. Debo reconocer que trabajos oportunistas de esta catadura pueden ser positivos para todos los que amamos el mundo de los suelos. Eso sí en mi Researchgate, queda constancia de que no se trata de una inquina personal, sino hechos demostrablemente contumaces. Así se escribe hoy en día la historia de la ciencia.

Os dejo pues con la noticia……..

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Agricultura Regenerativa, Agricultura Orgánica, Agriculturas Ecológicas y Bioeconomía

agricultura-regenerativa

Fuentes: Soilforlife y Elements-Eco design

¡Vaya líos! ¡Vaya líos! Hace poco tiempo edité un post titulado: La Nueva Revolución Verde del Siglo XXI: Todo Preparado, pero, ¿para qué?. Evidentemente el propósito estriba en reemplazar la filosofía de los sistemas agrarios, basados en la clásica revolución verde que, tras su éxito inicial, tanto daño a causado al medio ambiente. ¿Por cuál?: otro que nos guie hacia la ansiada sustentabilidad ambientalmente amigable. La inmensa mayoría de las propuestas pretenden desacoplar agricultura y economía del petróleo, incluyendo la reducción drástica, cuando no supresión total, de los fertilizantes químicos y pesticidas, para ser reemplazados por enmiendas orgánicas y manejo integrado de las plagas sobre bases ecológicas.  Buena parte también de las propuestas pretenden erradicar, en la medida de lo posible, el uso de los organismos modificados genéticamente, aunque en otros muchos textos no se menta nada al respecto, o se habla de la agricultura de conservación, tras las que se escudan los amantes de ir tocando los genes a toda la biosfera (los archiconocidos  “tocagenes” por los lectores de esta bitácora). Y todo ello, principalmente en base a lo que se denomina agricultura orgánica. Personalmente, llevo años intentarme aclararme acerca de las diferencias entre agricultura ecológica y agricultura orgánica, pero sin mucho éxito.

En vista de que en el mundo anglosajón y germano los productos que proceden de la agricultura orgánica son los que tienden a ser legislados mediante las certificaciones gubernamentales pertinentes, no podía discernir claramente cuál era la diferencia clave entre lo orgánico y lo ecológico, hasta la lectura de una noticia que os ofrezco abajo, entre otras. Desconocía el significado preciso de estos vocablos en USA. La Administración Obama se encuentrba dando un impulso inusitado al universo de la agricultura orgánica, con vistas a reemplazar la clásica, como os comente en el post de la “Nueva Revolución Verde”. Sin embargo en palabras de Obama, tal encomiable empresa debería dar paso a una bioeconomía que incluyera los biocombustibles (¿pero sin son de primera generación, no aparecen los transgénicos en la ecuación?). Y es aquí, a través de un artículo editorial del New York Times, de donde he logrado vislumbrar algo mejor todo este galimatías. Pensaba, equivocadamente que los hijos del Tío SAM, para variar, tenían sus propios problemas, nomenclaturas, etc., y en parte era cierto, pero en parte no, al menos respecto a Europa. EE.UU. ya atesora una legislación de los productos orgánicos y los fomentan mediante sus gubernamentales “farm bills”. Ahora bien, también reconocen que hay distintos tipos de agriculturas alternativas, muchas de las cuales cumplen las especificaciones orgánicas, pero van mucho más allá en lo que respecta a sus consideraciones restrictivas, con vistas a que los alimentos no sean tan solo más saludables, sino plenamente naturales. Eso si, luego llegaron  las “Trump”etas del Apocalipsis y USA retornó a la ceremonia de la confusión.

Sin embargo, el tema se complica, al añadir otras demandas sociales y ambientales a la aludida ecuación. Si en un primer momento, el objetivo estribó en obtener alimentos más saludables, ahora otras propuestas llegan a hacer más énfasis en mejorar la calidad o la salud de los suelo. Esta última perspectiva es la que se ha denominado “regenerativa”, por lo que merecería una mayor atención en nuestra bitácora. Empero otras propuestas priorizan en secuestro de carbono por el medio edáfico, con vistas a paliar el cambio climático.

Resulta palmario que estos tres objetivos son plenamente compatibles. Sin embargo, algunas propuestas son más laxas que otras. Las certificaciones orgánicas, como ocurre en Europa, dan cuenta de las agriculturas más permisibles desde un punto de vista ambiental, frente a lo que solemos definir como agricultura ecológica. Por lo tanto, lo orgánico incluye a lo ecológico, pero no al revés. Y es justamente en este punto en el que los defensores de las últimas discrepan de las susodichas “certificaciones orgánicas”. Bajo todo este galimatías subyacen factores socioeconómicos de suma importancia, pero que no dejan de ser nuevas variables a contemplar, abundando una vez más en la confusión. Hablaremos luego de ellas.

Del mismo modo “como cada maestrillo tiene su librillo” se acuñan más y más vocablos que, aunque sobre el papel debieran servir  para clarificar, en la práctica ocurre todo lo contrario. Por ejemplo, dentro de lo que denominamos agricultura ecológica, también existen escuelas bastante variopintas, como la apelada  agricultura biodinámica, la ya mencionada agricultura regenerativa, la agricultura natural de no intervención y la agricultura mesiánica, entre otras muchas.

Seguramente todas ellas, por compartir objetivos similares son aceptables, siendo unas más que otras en función del espacio geográfico, tipo de suelo, cultivo a sembrar, clima, sociología de sus practicantes, etc., etc. Empero, al mismo tiempo, parte de estas escuelas abrazan ciertos principios ajenos a la ciencia, como las aptitudes/sensibilidades ante el mundo que nos rodea: modos de vida natural, la granja como un ente vivo, surgiendo esporádicamente palabros como homeopatía en agricultura ¿¿??, el seguimiento de los ciclos lunares ¿?, etc. Más aun, algunas de estas propuestas fueron lanzadas en el siglo XX, aunque también en el XIX.  Del mismo modo, algunas son sustentadas por ciertas fundaciones privadas o no, que como el Instituto Rodale, desde la distancia, personalmente no sabría deciros si se trata de centros de investigación serios, o agrupaciones sectarias o simplemente sectas, al estilo de ciertos movimientos místicos.

Pongamos un ejemplo, la agricultura biodinámica, ya propuesta en 1924, considera que las granjas deben ser tratadas como “un ente vivo”, demandándose de ellas que sean lo más autárquicas que sea posible. El concepto resulta ser sugestivo, pero llevarlo a la práctica ya es otra cuestión. Con vistas a poder seguir las directrices de esta escuela, la granja o predio debería albergar una gran diversidad de hábitats, que dieran lugar a poder atesorar diversos cultivos, tipos de ganadería, etc. Y este condicionante es difícil de alcanzar dificultando su implantación por cuanto se requieren amplios espacios heterogéneos desde el punto de vista ambiental (heterogeneidad de hábitats).

Y ahora vamos a intentar sintetizar el problema socioeconómico que personalmente más me preocupa, muy parecido al de Europa. Los pequeños agricultores, que en su día decidieron apostar por algún tipo de agricultura ecológica, se lamentan de que las grandes empresas y multinacionales,  bajo el amparo de las certificaciones orgánicas oficiales, excesivamente laxas, a menudo cumplen la ley, pero no su espíritu, lanzando al mercado productos menos saludables, no siendo tan respetuosos con el medio ambiente como proclaman. Reconocen que tal certificación es positiva, aunque debiera irse mucho más allá, con vistas a alcanzar la sustentabilidad. De este modo, por ejemplo (al menos en USA), los seguidores de la agricultura biodinámica van reemplazando las etiquetas certificadas orgánicas por las que ellos consideran que dan cuenta de la bondad de sus productos: es decir las.  Biodynamic Certification Marks”.

“Intentando resumir”: existen tres razones que están promoviendo rápidamente la emergencia de una agricultura ¿natural, ecológica, orgánica, biodinámica, regenerativa?, a saber: (i) conseguir alimentos saludables, (ii) paliar o revertir la degradación ambiental que sufre la biosfera como resultado de la revolución verde y (iii) incrementar en secuestro del carbono atmosférico por los suelos, paliando el previsible calentamiento climático y mejorando la calidad de los suelos simultáneamente. Del mismo modo, en ocasiones se introducen cosmologías e incluso factores “aparentemente místicos o esotéricos”, como los ciclos lunares, y más aún el mentado de la “homeopatía ¿¿??. Y Para terminar se encuentre abierta una guerra entre los pequeños agricultores que creen en lo que hacen, y las grandes compañías que se escudarán en los mínimos requerimientos, incluso haciendo fraude con vistas a obtener el máximo beneficio.

Una vez reconocido que el modelo agronómico de la revolución verde no puede seguir vigente y debe ser reemplazado por los motivos ya aludidos, me temo que la ceremonia de la confusión irá “in crescendo”, conforme a los intereses de los gobiernos y el yugo del imperialismo financiero. Parafraseando al entrañable Antonio Bello, la agricultura que necesitamos no requiere etiquetas, tan solo hace falta que sea amigable ambientalmente; que esté “bien hecha”,

Abajo os dejo abundante material (parte del cual he traducido desde el suajili)  para que os intentéis aclarar vosotros mismos, ya que ante tal marasmo de vocablos, perspectivas y enfoques, lo dicho hasta aquí tan solo puedo considéralo como una síntesis provisional.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Antibióticos Crípticos o Durmientes Se enfrentan Exitosamente contra las Bacterias Multirresistentes: Los Hongos del Suelo

 doratomyces-microsporus-antibioticos-nuevos-contra-bacterias-multiresistentes

Doratomyces microsporus

Ya hemos hablado en numerosas ocasiones de como la humanidad se ha beneficiado enormemente de las sustancias que producen los microorganismos del suelo. De hecho los antibióticos sintetizados por los hongos que habitan en el medio edáfico han salvado cientos de millones de vidas. Sin embargo, la sociedad actual viene maltratando los recursos edáficos hasta límites insostenibles. Una de las consecuencias de tal ¡insensato comportamiento! ha sido que los propios microorganismos del suelo adquirieran multirresistencia hacia los mentados biocidas, convirtiéndose en un gravísimo problema para la salud pública que nos afecta a todos los ciudadanos.

Hoy os mostramos una muy buena noticia, ya que volviendo la cara de nuevo hacia los hongos, mediante nuevas tecnologías, estos han logrado depararnos una esperanzadora y grata sorpresa. Las bacterias Multirresistentes se han convertido en un azote para la humanidad. Sin embargo, investigaciones recientes han constatado la presencia de los denominados antibióticos y antimocrobianos crípticos, que pueden ayudar a enfrentarnos de nuevo contra esta desgracia global producida por la estupidez de una sociedad a la que denominamos tecnológica y del conocimiento ¿¿??.  De todo ello os hemos ido informando a lo, largo de más de una década en multitud de post, actualmente almacenados en nuestras categorías “Biología y Ecología del Suelo” y “Los Suelos y la salud”.

Los hongos del suelo producen también en “momentos concretos” ciertos metabolitos que dejan de ser sintetizados cuando ya no les son necesarios, y a los que se denominan compuestos crípticos. Por esta razón, son difícilmente detectables, al contrario que otras sustancias entre las cuales deberían encontrarse los antibióticos clásicos, como ya sugiere su denominación. ¿Cuántos son, cuales pueden acarrear beneficios para curar las enfermedades infecciosas humanas?. Todo ello aun permanece por ser investigado. Ahora bien, se sospecha que una bioprospección rigurosa y sistemática de lugar a que se descubran bastantes sustancias de tal guisa, ya fueran con propiedades antibióticas o antimicrobianas.  La noticia que os ofrecemos hoy abajo nos informa que algunas especies del género Doratomyces, que habitan en el medio edáfico o sobre los restos vegetales que lo cubren, y a los cuales ayudan a descomponer, generan unas sustancias con poder antibiótico como para luchar con éxito contra las ya aludidas bacterias Multirresistentes. Un rayo de luz entre las tinieblas que se cernían sobre la salud de los ciudadanos. La especie de hongo en cuestión resulta ser Doratomyces microsporus. Por las razones aludidas, otros expertos hablan de “antibióticos y antimicrobianos durmientes”, cuando realmente el verdadero “durmiente” resulta ser nuestro cerebro colectivo. Pues bien, una de las sustancias que acaba de salir a luz, apelando al uso de nuevos procedimientos tecnológicos,  tras su inmemorial cripticidad en el suelo, resulta efectiva con vistas a combatir, por ejemplo, las numerosas enfermedades que inducen las cepas multirresistentes de la bacteria que denominamos Staphylococcus aureus.

Del mismo modo, algunas de estas sustancias refuerzan la actividad de otros antibióticos ya conocidos que comenzaban a ser poco eficaces en la lucha contra las susodichas bacterias multirresistentes, de tal modo que, por ejemplo, pequeñas dosis de ampicilina junto al nuevo compuesto “críptico” acabaron con los microrganismos patógenos testados.

Esperamos y deseamos que tales investigaciones progresen por el bien de la humanidad. El ciudadano debería saber que, a pesar de nuestros denodados esfuerzos para fomentar  la degradación del suelo con todos los medios de que disponemos a nuestro alcance, este rastrero recurso natural casi siempre sale en nuestro auxilio cuando le necesitamos.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,