‘Los Suelos las Plantas y la Vegetación’

Las Raíces y su exploración con drones mediante IA (Inteligencia Artificial)

raices-y-u-esxploracion-desde-drones-con-ia

Estudio de las raíces de las plantas mediante, observación, drones, IA, Inteligencia Artificial.

No suelo escribir sobre el lanzamiento de nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura y el suelo por varias razonesUna de ellas estriba que, ante el auge de la tecnociencia y su descarada auto-propaganda, ¡nada es verdad ni es mentira, todo depende de quien lo diga! Del mismo modo, la mayor parte del surgimiento de nuevas tecnologías, publicitadas a “bombo y platillo” en los medios de comunicación, pasan pronto al limbo del olvido por no cumplir sus expectativas. Finalmente, muchas de ellas son onerosas, al menos en sus inicios, demandando de paso conocimientos técnico e instrumentales sofisticados, por lo que la inmensa mayoría de los campesinos no pueden hacer uso de las mismas, a no ser que sean adquiridas por servicio de extensión agraria gubernamentales o grandes cooperativas. Pero hoy haremos una excepción, por cuanto la noticia me ha llamado la atención y puede incluso que termine siendo muy útil en la investigación sobre crecimiento de las raíces de las plantas “en general”.  Se trata de un prototipo, por lo que el tiempo dictará sentencia acerca de su eficiencia.

La nota de prensa y un artículo en acceso abierto nos informan que con el uso de drones e Inteligencia artificial, quizás, “algún día” podemos conocer en tiempo real (o casi) el estado de las raíces de las plantas y sus necesidades del suelo en un momento dado (agua, fertilizantes y bla, bla, bla.).

Reitero que, cuando leáis esta noticia, tengáis todo ello presente. Ojalá cumpla sus expectativas, pero de momento es “un sueño, y los sueños, sueños son”. Empero no debemos hacernos ilusiones. Son muchas, demasiadas, las nuevas instrumentaciones que se lanzan así, y luego son abducidas al más allá. Todo ello me recuerda al caso del cáncer. Desde antes de que surgieran los ordenadores, han sido publicitados miles de fármacos que podían curar tal o cual carcinoma, pero luego, en la práctica, tan solo unos pocos terminan siendo útil para la humanidad.  Hoy será breve. Abajo tenéis la noticia traducida al español-castellano y el enlace para bajaros el artículo original.

Juan José

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Emisiones de CO2 de los lechos pedregosos de los Ouadi y Ramblas y cauces efímeros en los ambientes desérticos, Áridos y Semiáridos.

lechos-pedregosos-ouadi-ramblas

Lechos pedregosos de los Uadi, Ramblas y cauces efímeros. Fotos Juan José Ibáñez

Si realmente existen lugares en las tierras emergidas del planeta en las que podamos constatar con contundencia la presencia de un Universo Invisible Bajo Nuestros Pies”, son precisamente los suelos desérticos.  En apariencia desoladora en cuanto a la vida, resulta que bajo su superficie medra de forma maravillosa. Sus suelos, tanto como la dinámica hídrica, resulta ser compleja y muy poco conocida. Del mismo modo, la biomasa subterránea tiende a ser ostensiblemente mayor bajo el suelo que la que podemos observar con nuestros pies sobre él. La vida es vida y en condiciones aeróbicas “respira”, aunque creamos que ahí abajo no debe haber nada. Aún tenemos mucho que aprender. Y hoy os lo voy a mostrar, en la medida de lo posible.

La noticia que os ofrecemos en este post da cuenta de un hecho poco conocido, aunque nosotros, y algún colega más, lo habíamos estudiado previamente desde otro punto de vista. Eso sí, podemos aseverar que sus ¿espectaculares? hallazgos son los únicos que cabría esperar. ¡No podía ser de otro modo! Pero como los cazadores de C02 se molestan mucho más en publicar que en documentarse, a mezclar datos de varios y dispares proyectos y elaborar publicaciones tuti fruti o pastiche, con decenas de autores, haciendo parecer que se trata de grandes iniciativas, cuando en realidad son meros cruces de datos, no se suelen enterarse de nada que no sea CO2, y menos aun cuando no tan siquiera suelen participaar edafólogos. En las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado, las revistas científicas, y más aún las de tipo Naure, rechazaban los trabajos con más de unos pocos autores, exigiendo una gran tijera en la autoría para publicar los contenidos de los manuscritos.  Pero hablamos de la era de la ciencia, que no de la desdichada Tecnociencia que padecemos.

Ya hablamos en profundidad a cerca de este asunto en un post presente, sin mentar el CO2: “Los Suelos de los Lechos Fluviales: Las Ramblas y los Uadi y su Biodiversidad de Plantas Vasculares”. Aprovecho para recordar que en esta bitácora se han editado algunos centenares de post, almacenados en la categoría ‘Suelos de Zonas Áridas, Semiáridas y desertificación’.

En el post previamente aludido, explicamos la problemática para un caso concreto, aunque os dará pistas acerca de lo que realmente ocurre. Del mismo modo, durante cuatro años investigué sobre el tema, por lo más adelante os mostraré las publicaciones científicas a la que dieron lugar aquellas indagaciones. Por otro lado os dejo una relación no exhaustiva de aquellos post relacionados con los suelos hídricos y humedales y esta monografía: Flora de los ríos, ramblas y humedales del sureste Ibérico y esta otra. Pero a lo que vamos (…..).

En base a esos datos de tan variadas fuentes (algún día os hablaré de este tipo de publicaciones, “aparentemente muy serias) los autores llegan a la conclusión de que las emisiones de CO2 de las zonas áridas y semiáridas se encuentra muy subestimadas, por lo que deberían ser consideradas en las simulaciones, etc. sobre el cambio climático.  Pobre bagaje para tantos esfuerzo, medios, instrumentación e número de investigadores. Parece ser que no deben dar más de sí a falta de saber (o al menos se esmeran en aparentarlo) lo que realmente es un suelo. En donde detectan grandes emisiones resulta ser los lechos gravosos de cauces secos, y sea durante el estío, ya a lo largo de varios años, como ocurre en los genuinos desiertos antes de que vuelva a diluviar. Empero no son sedimentos, sino suelos genuinos. Un investigador de la UCM dijo ya hace muchos años que se trataba de un hábitat nuevo no explorado, cuyo sustratos o sedimentos contenían fauna edáfica, es decir algún tipo de suelo que no de los representativos de los cauces fluviales típicos. Años después, otros científicos del MNCN y otros organismos llegaron con mejor instrumental a las mismas conclusiones, empero se atribuyeron el mérito sin citar al profesor de la UCM, comenzando una polémica de la que prefiero no hablar. Yo ya había comenzado de modo paralelo, mis indagaciones sobre las relaciones entre suelos y vegetación en zonas áridas, gracias al material que me proporcionó mi entrañable amigo y edafólogo, Cecilio Oyonarte, de la Universidad de Almería. La provincia de Almería (Andalucía, España) alberga la zona más árida de Europa occidental, tratándose desde un punto de vista técnico de un genuino desierto. Entre otras apasionantes conclusiones, no llegaba a entender como justamente en ese “punto supercaliente” (Desierto de tabernas), podían albergarse casi el 50% de las comunidades vegetales ligadas a suelos encharcados (comunidades higrófilas), cuando aquel tórrido, aunque hermoso paisaje, parecía demostrar, sin duda alguna, todo lo contrario. ¡Falsa impresión!. ¿Qué ocurría allí? No tuve más remedio que volver acompañado de otro experto en flora, Juan Pedro Zaballos del Jardín Botánico de la Universidad de Alcalá de Henares.  En Almería Cecilio y yo nos reunimos con Javier Cabello, botánico también, fitosociólogo, y compañero de la Universidad de Cecilio. Al día siguiente se nos unió el entrañable José Luís González Rebollar bioclimatólogo y botánico. Ya en el campo les expliqué mis tribulaciones. José Luís me llevó a una Rambla o Oadi, muy cerca de donde comenzó a encumbrarse la carrera del actor y director  Clint Eastwood, con los numerosos “sphaguetti Western” que allí e rodaron. Y sí me deslicé hacia una rambla, aparentemente seca, recorriéndola no más de 1 kilómetro. Tras un recodo por el lecho fluvial, topé con una zona densa que albergaba pastos verdes, cuando de pronto, deambulando en el lecho pedregoso” observé que brotaba un manantial, el agua corría, súbitamente se encharcaba para luego volver a correr y ser abducida en el propio lecho. Al seguir mi andadura, tras oro recodo del río, volvía a aparecer el más que árido desierto. Una gran variedad de microambientes daba lugar a pequeños mosaicos de vegetación ricos en especies y muy contratados fisionómica y florísticamente. ¡Era cierto! No explicaré aquí las causas, pero sí que su origen procedía de una tectónicas activa con roturas jalonadas de los freáticos. Empero volví a leer relatos semejantes en otros lares del planeta. La vida bulle allí aunque aún resulta prematuro ni promediar estimas ni generalizar con contundencia. Debemos tener presente que el clima, y por tanto las precipitaciones en los ambientes áridos varían de una forma brutal. No se puede encontrar lo mismo tras lluvias que aparecen en medio de decenios en los que apenas caen unas gotas, al menos en ciertos enclaves de Tabernas y otros desiertos.   Es decir, la variabilidad en el régimen pluvial deviene en que o se toman medidas durante muchos, pero que muchos años, cuando no decenios, o resulta imposible obtener estimas dinas de ser consideradas científicamente.

Sin embargo tampoco debemos olvidar que bajo los suelos desérticos pueden o no existir capas freáticas hasta las que logran penetrar las plantas adaptadas con raíces que superan la decena de metros. Donde hay agua hay vida y por tanto se emite C02, pero a pulsos, no de forma continua, excepto en aquellos puntos en los que afloran los manantiales de la capa litológica que albergaba o enterraba el susodicho nivel freático, también fluctuante.  Empero ya que hablamos de CO2 y los hombres y mujeres de poca fe pensarán que me he desviado del tema, aunque no es así, os narraré una historia que me mentó Cecilio, sobre las emisiones de Co2 en Almería, cerca de Cabo de Gata en donde ubicaron instrumental sofisticado con vistas a cuantificar las emisiones de este gas de invernadero.

Paro hablando de sedimentos, en la nota de prensa puede leerse: “A más sustrato disponible, más materia orgánica en el suelo, y cuanto más favorables sean las condiciones como la temperatura y la humedad del sedimento, más activos estarán, liberando una mayor cantidad de dióxido de carbono (..) los investigadores concluyeron que los factores responsables de la liberación de dióxido de carbono son esencialmente los mismos en todo el mundo. “La interacción de las condiciones locales como la temperatura, la humedad y el contenido de materia orgánica de los sedimentos es crucial, y tiene una mayor influencia que las condiciones climáticas regionales” (…). Por supuesto, cuando más espeso es un suelo, es decir más profundo, tanto más carbono “edáfico” albergará, debido a la actividad biológica de la vegetación, así como del mayor número de organismos que componen la microflora y microfauna edáfica.  Se trata de una conclusión a la que llegaría un estudiante tras cursar su primer curso de edafología. ¿Novedad?. ¡Mejor no digo nada!.  Dado que en estos cauces no curre mucha agua (atrde mal uy nunca), con la salvedad de las riadas e inundaciones tras imponentes tormentas que acecen por horas o pocos días, a menudo, después de muchos años o decenios de sequía, sospecho que los autores del estudio deben contemplarlos, no como redes por donde de vez en cuando corre el agua, sino como tenebrosas redes de emisiones de gases con efecto de invernadero. ¡Jesús!. ¡Solo se ve lo que se sabe!.

La Pedo-flatulencia árida y semiárida.

Meses antes…….

Ya sabéis que edafodiversidad en castellano se traduce al Suajili por pedodiversidad, y al menos en España tal vocablo resulta ser escatológico, generando las carcajadas del personal. Y si hablamos de emisión de gases……

Meses antes de mi encuentro con Cecilio, había asistido a un Congreso de Fractales en donde en una de las conferenciantes se ofrecía resultados justamente de esas parcelas y otras. Hablamos más o menos de Cabo de Gata (Almería, España). Conforme a la cnferenciante aludida, se habían estimado las emisiones de cantidades anormales de Co2. Extrañado le pregunté de donde procedía tanto Co2. A lo que me contestó que ellos sospechaban de los sustratos geológicos profundos (Cabo de Gata resulta ser un antiguo volcán submarino emergido, coronado por una capa o estrato de origen margas de coralino). Debido a que su respuesta me extrañó mucho, le volví a replicar: ¿Por qué no de los carbonatos del suelo?. La respuesta de la interpelada me dejó atónito: “Es que las calizas son muy duras como para alterarse tanto en poco tiempo. Y ahí cerré la boca so pena que se montara un lio mayúsculo. Ella no tenía ni idea de lo que era un suelo, como también me temo que los autores del estudio de la nota de prensa que os muestro abajo. No es el momento de discutir sobre los carbonatos, pero, por ejemplo, ¿sabéis lo que son los pseudomicelios de carbonatos?. Se alteran emitiendo CO2 con extrema facilidad. En fin….

Le comenté este episodio a Cecilio, se río mucho y me espetó algo así “Lo que si hemos observado en esas parcelas  son súbitas, breves pero virulentas emisiones de Co2. Y continuó con una frase más o menos de la siguiente guisa:…..” tras rachas de viento fuertes que parecen expulsar CO2 del suelo al llegar el aire”. Tengo una conjetura sobre este asunto, pero me la reservo por falta de evidencias.

Cecilio te burlas de la edafodiversidad, pero investigas la pedoflatulencia: jajajaja, reímos con ganas durante algún tiempo. Pues bien,  eso se trata de una investigación sobre pedoflatulencia, aunque los autores lo ignoren. ¿¿??.

En fin…. “solo se ve lo que se sabe”. Y sabemos muy pero que muy poco, para hacer avaluaciones, “espacializarlas” en todas las condiciones y tipos de ambientes de Gaia, incluyendo las aguas freáticas, frecuencia de las lluvias que dan lugar a estos fenómenos,  etc. etc. Hay tantos papers de esta guisa que siento pena, y eso que han intervenido decenas de cabezas pensantes.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Geotropismo, gravitropismo: En los albores del nacimiento de los suelos “modernos”

gerotropismo-gravitropismo

Tropismo: Fuente: Grezzi

El crecimiento de las plantas se encuentra condicionado por la búsqueda de los elementos esenciales para su desarrollo, mediando la fuerza de la gravedad. Mientras las partes aéreas lo hacen rehuyendo su efecto, lo contrario puede decirse de las raíces. ¿Lógico no? La fotosíntesis demanda luz  mientras que los sistemas radicales agua y nutrientes. Por eso suele hablarse de geotropismo negativo en los órganos verdes y positivo en los de anclaje al suelo. Geotropismo era el término que yo recordaba aunque ahora también se usa el de gravitropismo.

Nadie interesado en el mundo de los suelos dudará que sin la tarea mecánica y biogeoquímica de las raíces los suelos serían mucho más someros, es decir muy poco profundos, a la par que geoquímicamente pobres (nutrientes). El trabajo de los sistemas radiculares en lo concerniente a la alteración biogeoquímica de rocas y minerales, es formidable, incrementado su superficie efectiva y permitiendo que las plantas superiores  puedan explorar un área enormemente más extensa a la caza de nutrimentos, favoreciendo el desarrollo de la vida sobre la tierra emergida. ¿Cuándo el geotropismo surgió en la historia de la Tierra?. Esta es justamente la pregunta a la que intenta responder el estudio que ha dado lugar a la nota de prensa que os mostramos en este post. No obstante, la respuesta es trivial, aunque bien está ir intentando corroborar hechos ya asumidos (pero no exahustivamente corroborados) en la literatura científica, aunque en esta caso……   La investigación original incide en los mecanismos biológicos que tuvieron que desarrollar las plantas, y aunque estos no sean de especial interés para los contenidos de nuestro blog, el texto sí aporta de paso información relevante.

Ya hablamos en nuestra entrega: “La invasión de la tierra emergida por las plantas (musgos y hepáticas) generó la atmósfera actual rica en oxígeno y los primeros suelos o protosuelosde lo acaecido con los taxones más primitivos del reino vegetal terrestre/emergido. Esas conclusiones siguen en pie, por cuanto se trata de taxones cuyos sistemas radiculares son someros, y arcaicos y sin apenas geotropismo, ya que serían preferentemente como un mero anclaje. Empero tal hecho no significa que también poseen acciones biogeoquímicas sobre las rocas que así liberan nutrientes en los escasísimos centímetros de contacto. Fueron pues las plantas superiores, como coníferas y angiospermas, en las que la evolución dio lugar a un fuerte geotropismo negativo. ¿Cuando acaeció tal hecho?. Al parecer hará unos 350 millones de años, en la era Paleozoica y aproximadamente en la transición entre el devónico y el carbonífero. Será pues durante este último cuando los suelos y la edafosfera en general comenzarán a parecerse a las actuales, realizando las mentadas funciones del suelo.  No os olvidéis tampoco del hidrotropismo, que, como su nombre indica, tiene como misión la detección de agua….

Eso sí, adelanto la frase que más me ha impactado de la noticia y que he suscrito desde hace decenios: “”La naturaleza es mucho más inteligente que nosotros

Os dejo ya con la nota de prensa original y su traducción al español-castellano. Tener en cuenta que los enlaces para entender ciertos términos los he colocado exclusivamente por motivos divulgativos, no apareciendo, obviamente en la nota de prensa en Suajili.

Juan José Ibáñez

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Agricultura Ecológica contra la pérdida “global” de biodiversidad y el calentamiento climático?

agricultura-ecologica-tropical-y-biodiversidad

Agricultura ecológica tropical y Biodiversidad. Fuente: Colaje Imágenes Google

Como hoy veremos, mediante una nota de prensa y el material del artículo original, junto con otro de la misma guisa, en materia de suelos, los estudios relacionados con el calentamiento climático siguen mareando la perdiz sin llegar a ningún resultado con sustancia. Pero hay más, partir de escenarios “virtuales”  y añadiendo la metralla de las modelizaciones numéricas, no pueden obtenerse conclusiones corroborarles dignas de mención. ¿Porque entonces presté la atención a este estudio?. Simplemente porque raramente se incluían tanta variables edáficas en artículos de tal naturaleza.  Empero si lo resultados no se pueden testar o corroborar, todo el esfuerzo deviene en un ejercicio que se perderá pronto en la espesura de las decenas de miles de publicaciones de este tipo, que no nos conducen a nada. Este es un mero ejemplo. Quizás la siguiente sentencia extraída del material que abajo os proporcionamos sea clarificadora: “Si los líderes mundiales, los administradores de tierras y otros diseñadores de políticas pueden encontrar una manera de limitar el calentamiento global a menos de 2 grados centígrados y conservar un tercio de la tierra en los trópicos, la pérdida global de especies podría reducirse a la mitad…… Los investigadores involucrados esperan que su trabajo guíe los planes para los esfuerzos de conservación global en el Foro Mundial de Biodiversidad….Por lo tanto, los estudios que ignoran las restricciones edáficas sobre las respuestas al cambio climático pueden dar lugar a resultados engañosos”. Pues que esperen, que esperen, pero sentados, o mejor hibernando.  Obviamente la última frase si la firmaría, pero da igual, visto el objetivo subyacente del estudio.

 Veamos, creo que fue Francesco di Castri (1930 – 2005), aunque no puedo asegurarlo, el que advirtió, hace varias décadas, que el medio edáfico podría albergar taxones muy antiguos y especialmente en los horizontes profundos,  debido a que los superficiales actúan como tampón frente a los cambios del clima, entre otras variables. Y en efecto así ocurre, ya que, como hemos reiterado en otros post, las variaciones de temperatura y en algunos casos de humedad, se amortiguan rápidamente al descender a lo largo del perfil edáfico. Recordemos que la atmósfera del suelo, además es mucho más rica en CO2 que la que nosotros respiramos, es decir, que un incremento de este gas de invernadero en el aire no les debería afectar mucho. Del mismo modo, existen tipos de suelos y especialmente en aquellos edafotaxa poco evolucionados, en los que el material parental o litológico atesora unas propiedades poco propicias para la vida de muchos organismos aéreos y sub-aéreos, dan lugar a comunidades muy idiosincrásicas como ocurre con serpentinas y yesos, por ejemplo. Así pues comparado con la parte aérea de los ecosistemas terrestres, el medio edáfico, en ausencia de perturbaciones que lo afecten directamente, puede llegar a ser más resiliente que la aérea. A tales hábitats especiales los autores del estudio las denominan “islas edáficas”.

 Los investigadores que llevaron a cabo el estudio, citan otro publicado el mismo año en el que más o menos puede leerse (Corlett y Tomlinson 2020): “Los modelos de distribución de especies utilizados para predecir las respuestas al cambio climático pueden incluir factores edáficos, pero estos rara vez se mapean en un espacio con la suficientemente resolución. Usando análisis espaciales de baja resolución en lo concerniente a las variables edáficas probablemente obtengamos predicciones engañosas” o poco fiables…. Muchas islas edáficas se encuentran actualmente amenazadas por otros impactos humanos, incluyendo minería, deposición de nitrógeno y especies invasivas.” ¡Vale!,  hasta aquí todo perfecto ya que es bien conocido desde la década de los años 60 del siglo pasado.  ¿Y? Me quedo con cavilando… Dudo mucho que lograremos no sobrepasar el deseado  ascenso de temperatura de 2º Del mismo modo,  conservar un tercio de la tierra en los trópicos bajo medidas de protección se me antoja ilusorio bajo la dictadura financiara global. Tanto hoy como en el futuro, actúan y/o aparecerán muchos iluminados del tipo de Jair Bolsonaro, que se encargarán de destrozar cualquier figura e iniciativa proteccionista. De hecho ocurre diariamente, empero no aparecen en la prensa por ser menos estridentes que el dirigente aludido.

 Más adelante, en el material que os proporciono puede leerse “La agricultura de base ecológica es altamente productiva, y este enfoque puede complementar los tipos tradicionales de conservación” (…). “Necesitamos hacer una transición rápida de los desiertos agrícolas verdes a los oasis verdes que combinan la productividad económica con el movimiento y el hábitat de las especies afectadas por el cambio climático”. Sí, sí sí, vale, vale, vale, se ha dicho una y mil veces y todo para nada. ¿En qué mundo viven?.  Pues en eso consiste la ciencia en acción, como diría Bruno Latour.

¿Qué significa todo esto?. 

  Antes de las Convenciones como la aludida que versa sobre biodiversidad, y a la que yo fui invitado a asistir personalmente (aunque no lo hice, como al final del post dejo constancia), ciertas revistas publican este tipo de ¿indagaciones?. Se trata de una especie de tutifruti (mezcla de cosas o asuntos enormemente heterogéneos), en las que muchos los científicos, se aglutinan en grupos de presión, publicando con mayor o menor fortuna documentos con vistas a tomar posición y ver qué beneficios pueden extraer (dinero, influencias, poder) durante tales eventos. Y así terminan con sentencias como ésta: “Comprender la forma en que estos problemas apremiantes están interconectados resulta ser clave para implementar soluciones efectivas de conservación antes de que sea demasiado tarde“. Pero si hasta la ONU nos dice que ¡ya es demasiado tarde!. ¿No se han enterado?. Por supuesto que sí, pero estos cárteles actúan para deleitar a los políticos/dirigentes y extraer tajada en beneficio propio. Si se pronuncia “demasiado tarde”, los que ostentan el poder responderían, lógicamente, que (…) entonces “no hay pasta”. Lo mismo ocurrió hace unos meses (a la hora de escribir este post), con el COP25. Nada nuevo bajo el sol. ¡Política y oportunismo!.

 En fin me callo y os dejo con el material recopilado, que es mucho.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Suelos Manufacturados, Emprendimiento, y mediocridad: (O como convencernos de que las empresas salvarán la seguridad alimentaria)

 suelos-manufacturados

Suelos Manufacturados. Fuente: Colaje Imágenes Google

¿Qué que son los suelos manufacturados?. Hoy lo sabréis, si no habíais escuchado este palabro con anterioridad. No se trata de nada nuevo, sino de otro vocablo carente de significado procedente de esa hibridación entre ciencia, tecnología y mercado, producto de la tecnociencia, que no puede calificarse más que como una posverdad. ¿Objetivo?: Puramente empresarial, como un nombre indica.

Da igual lo que hagamos los humanos, más o menos honestos por defender el medio ambiente y la seguridad alimentaria, entre otros nobles objetivos, por cuanto siempre existen los que intentan extraer provecho ante cualquier oportunidad, intentando vendernos basura aderezada a precio de oro. ¡Y nunca mejor dicho! Ha pasado más de una década desde que comencé a hablar del biochar y siguen con la misma cantinela. ¡La imaginación al poder! ¿¿??.  La mediocridad medra como un virus pandémico, invadiéndolo todo. No he contado todos los post que he redactado sobre el biochar, pero sobrepasan la veintena con creces. Creo haber demostrado, que quizás algún día logremos emular aquel producto detectado en las selvas amazónicas y elaborado artesanalmente, pero  a día de hoy no.

Definición procelosa de suelos manufacturados extraída de internet: Los suelos manufacturados a menudo comprenden compost verde y/o derivado de alimentos mezclado con suelos in situ o importados; y dependiendo de las circunstancias, se pueden incorporar otros materiales orgánicos e inorgánicos, tales como migajas de molinos de papel, biosólidos y/o suelos de desecho.

Generalmente las culturas ancestrales y campesinas aprovechaban todo lo reutilizable. Y así por ejemplo, al menos en España, echábamos los residuos orgánicos a una cochinera en donde criábamos los cerdos a muy bajo costo, eliminando de paso la inmundicia. Para muchos aquella carne consistía en todo el alimento animal que se consumía durante un año, al margen de alguna gallina y algo de caza. Empero también los abonos orgánicos tradicionales sosteniblemente recicladores. Hoy echamos esos restos a la basura, contaminamos el medio ambiente, y a la postre lo compramos a precio de oro.

Pues bien, la noticia de hoy intenta convencernos de que un poco de biochar añadido a residuos orgánicos y minerales va a ofrecernos suelos y alimentos de alta calidad y saludables. Y así, sin mayor dificultad, salvaremos el mundo. Discurso falaz, típico de un mal anuncio televisivo. Año a año, post tras post, he ido intentando desmitificar la patraña del biochar que se comercializa. Otra cosa bien distinta, reitero, sería si nos vendieran, los procedimientos artesanales perdidos allá en la espesura de la salva y del tiempo, en los que habitaron ciertos indígenas amazónicos.  Empero somos tan torpes que no sabemos cómo, tan arrogantes para alardear de la destrucción del Planeta (léase Antropoceno), y tan mentirosos que nuestra nariz de pinocho alcanzaría la constelación de Orión.  Al final, a aquellos valientes que lleguen a terminar la lectura de este post descubrirán la verdad. El milagroso producto milagroso estribará en unos sacos a lo que por Madrid (España) llamamos tierra vegetal aderezada, que se vende en floristerías, tiendas para acondicionar jardines y, como no, esos locales comerciales chinos  que parecen mini supermercados y tienen de todo. En el mejor de los casos serán productos un poco mejores que los existentes, mientrasque en el peor, pagaremos más y recibiremos más de lo mismo. Eso sí, con lo de la agricultura urbana (ya os explique sus riesgos, que no son pocos) e igual hasta engañan a más gente.

Con vistas, no ya a conseguir paliar la soberanía alimentaria (jajajaja), sino a que las propias empresas obtengan ganancias, deberán gastarse muchos más millones en publicidad que en investigación y vender ingentes cantidades, al objeto de rentabilizar la recolección de esos “minerales preciosos” y esos “super-productos orgánicos milagrosos”. Y es que no conocemos el secreto del genuino biochar indígena. ¿Beneficios para el medio ambiente?: poco o ninguno. Reitero que debemos eliminar los residuos orgánicos e inorgánicos sí o sí, empero engañar a los consumidores ya es otro asunto. En la parte superior derecha de esta bitácora encontrareis una lupita indicada por “búsqueda en el blog”, teclear allí biochar y  comprobareis lo que digo.  Cuando los científicos se alían con la depredación empresarial y la dictadura financiara, recibiendo una millonada de financiaciones, desgraciadamente este tipo de productos y estrategias suele ser el resultado. ¡Qué lástima de mundo!. No comentaré el contenido por cuanto ya lo hice y el material reproducido es engañoso, espurio o banal, A veces me siento avergonzado de ser científico, visto lo visto. Os dejo pues con la basura de oro, los científicos que hacen prestidigitación y las “malas compañías” que se alborozan amasando dinero a costa de nuestra tontuna. Y bajo el lema “salvemos el mundo”, démosle a estos desgraciados más objetos engañosos, que los compren y generen algo de alimentos para el autoconsumo, ya que si se mueren no seguirán comprando. Se me olvidaba se trata de abonos y sustratos, que no de suelos.

Juan José Ibáñez Iracundo.

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Los suelos de los manglares y su fertilidad ante los huracanes y el ascenso del nivel del mar

 manglares-fertilidad-del-suelo-y-huracanes

Los Manglares y los autores del estudio: Fuente: Colaje Imágenes Google.

 Los ecosistemas litorales, generalmente muy dinámicos, protegen la costa de las adversidades causadas por los desastres naturales. Empero la naturaleza es sabia y el hombre no. Por talmotivo, las legislaciones con vistas proteger a ambos brillan por su ausencia o resultan ser muy deficientes. El papel de manglares y otras comunidades costeras, a menudo pantanosas, resultan ser la primera línea de defensa ante la erosión y desastres naturales que provienen de los mares y océanos. También lo serían ante el previsible aumento del nivel del mar frente al calentamiento climático. Empero deseamos disfrutar de la orillita del mar destrozándola, y con el transcurso del tiempo primero nos lamentamos, para a la postre volver a tropezar en la misma piedra. Y así, se estima que “La cobertura mundial de manglares se ha reducido a la mitad en un periodo de cuarenta años”. Erradicamos estas comunidades como si fueran malas hierbas. para a la postre llorar como plañideras de los estragos originados por los “desastres naturales”, que como veis no lo son tantoNosotros ocupamos actualmente el primer puesto en el ranquin de los eventos catastróficos.

 Pues bien, la noticia sobre la que versará el post que os mostramos hoy (en inglés y español-castellano) demuestra que, “seguramente” los suelos de los manglares y los ecosistemas que sobre ellos se asientan se necesitan mutuamente.  Ya hablemos de huracanes y tifones, aunque posiblemente también de tsunamis, estos eventos les proporcionan nutrientes imprescindibles como lo son el nitrógeno y el fósforo, entre otros. Del mismo modo, allí depositan sedimentos y los redistribuyen a la par que elevan las zonas afectadas sobre el nivel del mar, evitando la erosión costera, y el mentado ascenso de las aguas marinas. Tal aporte de nutrientes y materiales ayuda a restaurar o a la recuperación espontánea del ecosistema natural, obviamente si no existen otras obras humanas en sus alrededores que alteren tal dinámica natural, física y químicamente. De no ser así, pueden ocurrir los hechos que comenta la segunda entrevistada en la nota de prensa que podéis leer abajo, a la que no responderé aquí ya que tendría que explayarme en demasía. Tan solo diré que efectivamente puede haber huracanes tan devastadores como para dañar los manglares irreversiblemente, aunque para saberlo hay que dar tiempo al tiempo, ya que podrán tarderse varios decenios. También es cierto que pudieran generar floraciones algales. Sin embargo, los materiales marinos no atesoran ingentes cantidades de fósforo y nitrógeno, al contrario de lo que puede suceder a causa de nuestras que nuestras actividades y los residuos que allí se depositan. No se puede desear todo, ya que la naturaleza sigue su curso, al contrario que con harta frecuencia nuestros deseos y codicia.

 Interesante ejemplo de la importancia de los suelos en la auto-restauración de los ecosistemas tras padecer eventos catastróficos y causados por las manazas del ser humano.

 Juan José Ibáñez

 Continúa…..

(más…)

Etiquetas: , ,

Los Suelos Negros (Tierras Negras)

suelos-negros

Suelos Negros: Colaje Imágenes Google

Los suelos antaño conocidos en muchas regiones del mundo, como “suelos negros”, a pesar de no cubrir más que el 7% de la Superficie terrestre libre de cubierta helada, son indispensables con vistas a mantener la soberanía alimentaria mundial. Se trata de suelos muy productivos, con buenas propiedades físicas y a menudo inmejorables condiciones de fertilidad. Obviamente y como podréis leer y consultar en el abundante material que os proporciono abajo, existen diferencias entre distintos tipos de suelos que pueden incluirse bajo tal denominación genérica. Este hecho, acarrea cierta ambigüedad, aunque no es inusual que se haga uso de “palabros” antiguos con vistas a agrupar con una terminología más amigable aquellos edafotaxa que actualmente pertenecen a diferentes categorías en los recientes constructos taxonómicos, como por ejemplo ocurre en el bioma mediterráneo  cuando se mentan a  los Suelos rojos mediterráneos y Terras Rossas Prácticamente todos los suelos negros fueron el fruto de las interrelaciones entre la biota y el medio abiótico que dieron lugar a las praderas, sabanas y estepas subhúmedas o húmedas. Nos referimos a las plantas herbáceas, el pastoreo, generalmente de rumiantes, así como a los pequeños ingenieros del suelo, como lo son las lombrices entre otros. Obviamente el vocablo “negro” se asocia a su color oscuro y este a un rico contenido en materia orgánica, aunque no siempre necesariamente sea así. Sin embargo, daremos el térmico por bueno.

Resulta curioso que se hablara hasta hace poco tiempo de que los suelos negros constituían el granero del mundo, mientras actualmente deseamos erradicar algunos de los factores formadores que dieron lugar a su génesis, es decir las estepas, sabanas y otros ecosistemas que primero mantuvieron gran parte de las inmensas manadas de herbívoros salvajes del planeta y a la postre terminaron en gran parte para mantener al doméstico, proporcionan carne no estabulada de  alta calidad. Hoy en día, deseamos paliar nuestros desmanes en materia de degradación ambiental y necesidades de la soberanía alimentaria impeliendo a la población a que mute su omnívora dieta hacia otra vegana o simplemente vegetariana.  Es decir, se desea transformar las antaño extensas praderas, sabanas, etc. en tierras de cultivo y así aprovechar los enormes rendimientos de los suelos negros.  Cabe mentar que la agricultura industrial los degradó en buena medida, al hacerles perder gran parte de su contenido en materia orgánica, elemento trivialmente vital incluso con vistas a clasificarlos como tales (en muchas de sus denominaciones por las taxonomías modernas). Posiblemente no existe otro remedio, empero, resulta un tanto triste y paradójico que la sustentabilidad nos encamine hacia la desaparición, no solo de estos suelos, sino de algunos de sus propios factores formadores.

No obstante y al mismo tiempo, deseamos que mantengan sus propiedades e incluso se enriquezcan más aun en materia orgánica, con vistas a maximizar su rendimiento, pero también a la hora de que secuestren carbono de la atmósfera, y no lo emitan a ella por degradación. Es decir, se trata de reconstruir todo lo que la agricultura industrial destruyó. Como corolario, retornamos la vista a los sistemas de manejo agropecuario de culturas indígenas que generaron suelos negros a partir de otros infértiles, como es el caso de las Terras Pretas do indio amazónicas. Y así, intentemos reproducir con dudoso éxito, las propiedades de esos antrosuelos indígenas bajo la denominación de biochar.

Este post consiste básicamente en una traducción del inglés al español-castellano, de tres textos de la FAO que versan sobre los suelos negros.  Tal material lo hemos enriquecido con los enlaces a los post previos que nos informan de la génesis, geografía, propiedades, usos y manejos, de aquellos tipos de suelos entre los cuales se han dividido estos genéricos suelos negros. Finalmente terminamos haciendo otro nuevo listado de los post previamente publicados relacionados  con las Terras Pretas y el biochar.

Espero que os resulte un material interesante para muchos de vosotros.

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

Castores Inundaciones, Humedales y Suelos Hídricos

castores-inundaciones-grande

Los castores y sus Presas en la Lucha contra las inundaciones, Fuente: Colaje Imágenes Google

 Las ripisilvas, esos frondosos bosques en galería que bordeaban los cauces fluviales de los ríos del hemisferio norte, atesoraban antaño unos grandes ingenieros, capaces de crear pequeñas presas con sus consiguientes humedales, e incluso cambiar los cursos de los ríos (ver una de las fotos del colaje que encabeza este post). Hoy, lamentablemente han desaparecido de gran parte de sus hábitats, debido al interés económico de su caza, como por ejemplo, la obtención de las apreciadas pieles de que hacen gala. ¿Quedarán ripisilvas en el mundo que no estén alteradas/transformadas por la acción humana, de un modo u otro?. Comienzo a dudarlo, salvo pequeños enclaves en áreas muy recónditas, despobladas y algún parque natural. No obstante, nos llegar noticias que, actuado como especies invasoras, en algunos lares, también se encuentran causando estagos puntualmente. ¿que paradoja, no?. Pues bien, nos ha llegado una nota de prensa que habla de la reintroducción del Castor con vistas a frenar las grandes inundaciones que pudieran avecinarse como consecuencia del cambio climático, a la par que paliar los efectos de las sequías. Si la segunda opción resulta más que razonable, temenos que la primera quizás “podría” acarrear consecuencias no deseables. Todo dependerá de las propiedades del enclave, su ubicación, instalación y monitoreo. En principio, devolver esta interesante especie a la naturaleza y nichos ecológicos habituales, creadora de hábitats propios que en el pasado desaparecieron junto con estos roedores se me antoja una noticia excelente. Ahora bien, como podréis analizar en la nota de prensa y otro material adicional que os proporciono hoy, la cohabitación de los seres humanos y los castores, ha sido y sigue siendo un tanto problemática. Estos pequeños mamíferos construyen presas en donde se estanca el agua, creando ambientes también propicios para otras especies y como corolario incrementando la biodiversidad. Tales “estanques” ayudan a regular el caudal, aumentando la humedad ambiental, propiciando la génesis de pequeños humedales y, como no suelos hídricos y posiblemente Gleysoles en enclaves que carecían de ellos (incremento de la edafodiversidad y todo lo que acarrea), como mínimo desde hace muchas décadas e incluso siglos. Ahora bien, otro tema distinto es su valor con vistas a paliar los efectos de las inundaciones, cuestión muy debatida desde hace décadas. Si la noticia que os proporcionamos hoy, traducida del suajili al español-castellano por nuestra cuenta (google), se titula “Castores, los aliados contra las inundaciones en Reino Unido”, también podéis encontrar otras de la siguiente guisa: “Matan a todos los castores de un río, acusados de provocar inundaciones” ¿¿??.  Terminada la entradilla podréis entender las razones, al leer el material que os incluimos abajo. Resulta difícil de entender que tal iniciativa pro-castores, una entre otras cientos de ellas que se llevaron a cabo en el pasado, resurja como una acción novedosa y más aún se ofrezcan razones que de hecho siguen siendo muy debatidas por otros colegas.

 Volvemos a la cantinela de siempre. Al “calor del calentamiento climático: ¡todo vale”” Reitero que en materia de preservación nada que objetar, excepto su novedad, ya que no atesora niunguna. Ahora bien, en lo concerniente a paliar o evitar el efecto de las inundaciones esperemos que a sus promotores “no les salga el tiro por la culata”. Empero como os deje ya comienzan a surgir las evidencias. Por favor, buscar en Internet, Barrunto que la idea de estos últimos debíó consistir en la mentada introducción de una especie extinguida en sus ecosistemas, aunque como en otoño de 2019,  llovió en demasiá sobre UK, dando lugar a serias inundaciones, lo más estratégico debieron pensar era “vender gato por libre” o “castor por inundación”.

 Os dejamos ya con la nota de prensa traducida por nosotros, así como el material adicional aludido.

 Juan José Ibáñez

 Continúa…..

  (más…)

Etiquetas: , , , , ,

Degradación ecológica de los márgenes Fluviales: Erosión, Contaminación, Obras de Acondicionamiento

ripisivas-erosion-contaminacion

Erosión de los márgenes fluviales, contaminación y degradación de los ecosistemas fluviales y la calidad de las Guas: Fuente: Colaje Imágenes Google.

 Hemos coinvertido el sistema cardiovascular de Gaia en un estercolero que da síntomas, no ya de enfermedad sino de deterioro prácticamente irreversible.  Al margen de desastres naturales y antrópicos, la vida de nuestros ríos enferma debido a su elevada contaminación y también a la erosión. Ya nadie duda que todo ha sido motivado por las prácticas de manejo de la agricultura industrial, que ha persistido tanto el abuso en la aplicación de agroquímicos, como en no respetar la extensión natural de las ripisilvas que bordeaban los márgenes fluviales, los caudales ecológicos, todo tipo de obras de acondicionamiento, así como soslayar cualquier principio de precaución. Desde el punto de vista social y natural, no cabe la menor duda que la ingente cantidad de pesticidas y fertilizantes que son vertidos sin control, o mal depurados, resulta ser de suma gravedad.  Ahora bien, la erosión de los márgenes fluviales, también resulta ser devastadora.

Durante las últimas décadas del siglo XX, los procesos de erosión y desertificación despertaron en el sur de Europa un gran interés, siendo su estudio científico y monitoreo, financiado generosamente por las autoridades científicas, tanto nacionales como continentales. Sin embargo, recuerdo que gran parte de la investigación se ha venido realizando en laderas y microcuencas experimentales, soslayando casi siempre la de los márgenes fluviales. En países con déficits hídricos, la construcción de presas y embalses ha sido una bendición en lo concerniente a la producción de alimentos, aunque nefasta desde el punto de vista ecológico. Abajo os dejo unos post previos en los que explico el problema con mayor minuciosidad. Recientemente, se ha observado que la erosión de los bordes de los ríos, con la consiguiente producción y liberación al cauce de los sedimentos producidos es de suma gravedad en áreas agrarias. Empero en lugar de restaurar las ripisilvas, que era lo más racional y económico, se han construido los más variopintos tipos de infraestructuras, como esos asombrosos, ridículos y onerosos “filtros vegetativos (ver post abajo). Es decir mejor desviar el dinero hacia infraestructuras innecesarias, que restaurar lo que jamás debió degradarse, que además, suele ser más económico y saludable para Gaia y el Hombre.

Pues bien la noticia que os vamos ofrecer hoy explica palmariamente que la erosión de los márgenes fluviales sigue siendo un problema de primera magnitud ambiental en ciertas áreas, superando al ocasionado por la contaminación. La única objeción a las conclusiones de los autores (y me refiero a la nota de prensa, que no al artículo original) ha consistido “once again” en generalizar los resultados. La erosión puede alterar más las comunidades de macro-invertebrados fluviales en algunas ocasiones, pero lo contrario también es cierto en otras.  Tampoco debemos soslayar el periodo de monitoreo, porque nos podemos llevar muchas sorpresas: a veces la contaminación y otras la sedimentación de los materiales previamente erosionados. Sin embargo, el desastre ha llegado a tal punto, como para que la restauración ecológica sea denostada por los ciudadanos, cuando son afectados por inundaciones. Parece que nos olvidamos, pero debemos recordar, que cuando tan hecho ocurre, en buena parte ha sido propiciado por nuestra sociedad. como por ejemplo, una expansión del sellado urbano desmesurada y paupérrimamente planificada. Cabría recordar que las ripisilvas frenan la erosión y a la vez depuran parte de los contaminantes que se vierten  a los ríos desde los espacios agrarios circundantes.

¡Mal está lo que mal acaba!.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Fijación del Nitrógeno por los suelos: una resiliencia inesperada

ciclo-del-nitrogeno

Cuatro perspectivas del ciclo del Nitrógeno. Fuente. Imágenes Google

Los nutrientes en el suelo deben encontrarse en forma biodisponible para poder ser asimilados por las plantas. Por su parte el nitrógeno resulta ser un elemento abundantísimo en la atmósfera, aunque no en un estado biodisponible. Por ello, la vida a necesitado desarrollar un complejo entramado de reacciones bioquímicas con vistas a la alcanzar la fijación del nitrógeno vía enzimática. Hablamos de la nitrogenasa en el sentido más amplio del término. Hasta la fecha, según la nota de prensa, en el conjunto de procesos, es decir la cadena de reacciones inherentes, era necesario el molibdeno, un elemento traza que en los suelos es muy escaso, y a veces, insuficiente.  Sin embargo, con el tiempo, se ha visto que otros metales como el hierro y el vanadio daban lugar a otrasnitrogenasas alternativas”. Es decir, que si en un territorio el molibdeno es alarmantemente escaso, puede alcanzarse la biodisponibilidad del nitrógeno vía “alternativa”, haciendo uso del vanadio y quizás el hierro. De la nota de prensa que os presentamos hoy se desprende que ¡la intervención de este último metal!, parece haber sido descubierta por los autores. Sin embargo si utilizáis vuestro motor de búsqueda, observaréis que no es “exactamente” así.   Con toda la sinceridad y humildad del mundo, mis conocimientos sobre fisiología vegetal se fugaron junto a algún grupo de neuronas que he perdido a lo largo del sendero de mi vida. ¡Lo lamento!. Empero a pesar de todo he traducido la nota de prensa original y añadido algún material (demasiado técnico para esta bitácora)  elaborado por la Estación Experimental del Zaidín –EEZ-(CSIC) en el que enlazo algunos vocablos con otras páginas Web, más divulgativas. No voy pues hoy a relatar nada que no sea mi impresión personal, ya que el resto lo podéis leer abajo.

No me cansa llamar la atención sobre la cantidad de “emprendimiento” que atesora la naturaleza cuando debe sortear obstáculos que impiden su pleno asentamiento en la biosfera, o en algún espacio geográfico de la misma. Según la noticia, el molibdeno escasea en ciertos suelos y, según los autores, como mínimo en los ecosistemas boreales. Y es allí en donde dicen que esa nitrogenasa alternativa, con vanadio reemplaza total o parcialmente su función ecosistémica. Aunque al parecer, repito, que al parecer, al menos existe otra posibilidad, el hierro.

Rescatamos estas frase de la nota de prensa traducida aquí al español-castellano: “Investigadores de la Universidad de Princeton descubrieron que la naturaleza ha desarrollado un método de respaldo/alternativo para convertir el nitrógeno atmosférico en la forma de nutrientes asimilables para el crecimiento de las plantas y la fertilidad del suelo. Los investigadores informan que el proceso conocido como fijación de nitrógeno puede ser llevado a cabo por el metal vanadio en los ecosistemas, particularmente en el hemisferio norte, donde el catalizador primario de molibdeno es escaso. El estudio sugiere que la capacidad de la naturaleza para restaurar los ecosistemas a raíz de las perturbaciones causadas por el hombre o fertilizar las tierras agrícolas es más resistente de lo que se pensaba. Aunque el nitrógeno es esencial para todos los organismos vivos (constituye el 3% del cuerpo humano) y comprende el 78% de la atmósfera de la Tierra, es sumamente difícil para las plantas y los sistemas naturales el acceso al mismo. El nitrógeno atmosférico no es directamente utilizable por la mayoría de los seres vivos. En la naturaleza, los microbios especializados en suelos y cuerpos de agua convierten el nitrógeno en amoníaco, una forma crucial de nitrógeno a la que la vida puede acceder fácilmente, a través de un proceso llamado fijación de nitrógeno. En la agricultura, la soja y otras leguminosas que facilitan la fijación de nitrógeno se pueden sembrar para restaurar la fertilidad del suelo”.

Desde otro punto de vista, me llama la atención a la incorporación que hacen de las emisiones antropogénicas con las que el ser humano ha cargado la atmósfera y que como no también transporta vanadio y molibdeno, incorporándolas con toda naturalidad a la dinámica de los ecosistemas y el ciclo del nitrógeno. ¡No critico tal acción, por cuanto querámoslo o no, allí se encuentran ahora. Simplemente y sin apenas percatarnos evoluciona nuestro pensamiento conforme se consolida nuestra Tecno-biosfera.  Así mismo, los investigadores que han realizado este estudio nos informan de que: “Una consecuencia de este hallazgo es que las estimaciones actuales de la cantidad de entrada de nitrógeno en los bosques boreales a través de la fijación pueden haber sido subestimadas significativamente. Este es un problema importante para nuestra comprensión de los requerimientos de nutrientes para los ecosistemas forestales”.

Por su parte la Página Web de la EEZ, señala una posible aplicación práctica: “Una vez descifrada la química de la fijación se podría abrir la posibilidad de un proceso industrial alternativo al de Haber Bosch para la obtención de fertilizante nitrogenado. Sería interesante, pues el funcionamiento del sistema Haber Bosch, que produce unos 80 MTn. año de amonio, supone el 1 % del total de la energía consumida a nivel mundial”.

Si cabe reprochar la apelación a que el papel del molibdeno y vanadio no es recogido por los modelos actuales climáticos. ¡Menuda estupidez!. Si tuviéramos que incorporar a estos modelitos todos los elementos, interacciones y procesos que los científicos desean, no podríamos resolver problemas, modelizar, simular, laborar algoritmos, y bla, bla, bla, ni mediante la computación cuántica que tanto ansiamos.

Todo el post constata hasta qué punto la vida trabaja e innova con tal de otorgar a los suelos la fertilidad que necesitan para el mantenimiento de los ecosistemas, a lo cual hay que incluir ahora nuestras contaminaciones.

Juan José Ibáñez

Continúa…………

  (más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,