Archivo para la categoría ‘Los Suelos las Plantas y la Vegetación’

La Inteligencia de los bosques y su comunicación bajo el Suelo

la-inteligencia-de-los-bosques-buena

 .

No es de mi agrado, ni se encuentra justificado epistemológicamente, el que los científicos utilicemos antropomorfismos y metáforas que hagan pensar al ciudadano que la naturaleza es inteligente, tal  como solemos usar este vocablo para referirnos a la consciencia humana. En este blog tiendo a eludir tales argucias, aunque a veces no tengo más remedio que hacer uso de las mismas para reclamar la atención de los lectores en temas muy relevantes. El otro día, nuestro colaborador Régulo León Arteta nos envió un video bastante interesante en el que mostraba a una investigadora canadiense narrando como los árboles se comunican bajo el suelo incluso discerniendo relaciones de parentesco, pero también colaborando entre especies distintas. Francamente os aconsejo, por no utilizar el palabro “conmino” a que visionéis el video. Aunque la científica nos cuenta esta fascinante historia la narra en inglés, existe una función para leer su contenido en castellano. Se trata de una fascinante retrospectiva científica y personal. Para los menos versados con el manejo de estos artilugios electrónicos, he copiado abajo tanto los contenidos en suajili como su traducción al castellano. Merecería la pena que esos científicos que solo entienden de ortodoxia y publicaciones clamaran al cielo, para luego demostrarles en otros post, que es más sorprendente aun que al menos gran parte de este asombrosa historia ha ido demostrándose paulatinamente desde hace años en las más prestigiosas revistas del mundo, y como botón de muestra podéis entrar en el Researchgate de Suzanne Simard, justamente la conferenciante que divulga tal fascinante historia y comprobarlo. No es la única investigadora(or) que se ha topado con estos hallazgos, si bien su aportación sea innegable. Comprobaréis que ha publicado en algunas de las revistas más prestigiosas del Planeta. También Suzanne Simard muestra como la vocación puede con todo, incluso soslayar con la escasez o precariedad de recursos económicos, so pena de la persecución de “mamá Osa y su descendencia”. Adoro a este tipo de colegas, frente a los que solo piensan en los “papers”. No explicaré el tema porque su discurso es muy divulgativo y abajo podéis leerlo con todo lujo de detalles, dado que resulta tremendamente ameno. Muchas gracias Suzanne.

Ya os he comentado que, posiblemente, una de las principales propiedades del mundo orgánico deviene en que tanto la vida y su propia evolución, son reticuladas. Suzanne demuestra la red de relaciones entre los individuos, incuso de las distintas especies que componen un bosque, las cuales se llevan a cabo a través de las micorrizas que  cablean el suelo. Y así, como ya os mentamos en el post: la Vida Reticulada del Suelo, existe un asombroso entramado de cables vivos que se parece muchas veces, si es que no comparte las mismas leyes matemáticas (casi seguro), alpropio crecimiento de las redes sociales y su estructura, que a la postre también resulta ser similar al de las redes biológicas, metabólicas, ecológicas, etc.. Una de sus propiedades deviene de su enorme conectividad que se asemeja también sorprendentemente a la de nuestro cerebro.

Dicen que los árboles no nos permiten ver el bosque y en la narración de Suzanne lo comprenderéis. Tan chovinistas somos, que no entendemos que gran parte de la tecnología de la que nos vanagloriamos ya ha sido descubierta por la naturaleza hace millones y a veces eones de años. Nuestro ego anda por las nubes, pero muchas de las evidencias se ocultan en/bajo el suelo. Resulta lamentable que la mayor parte de los investigadores  no sepan preguntar debidamente a la naturaleza para que nos susurre al oído sus recónditos secretos. Se trata de un hecho curioso, como podréis comprobar, que en la charla de Susana, que presenta una fotografía indistinguible en la que aparecen la complejidad de la estructura de internet y otra de fractales, dos temas recursivos en nuestra bitácora.

Me encuentro casi en la obligación moral, ética y didáctica de recordaros que Darwin y el darvinismo dan cuenta de algunos rasgos de la vida. Empero nos muestran la cara más cruel y bestial de su estructura multifacética. Y la ciencia contemporánea ortodoxa, al divulgar la vida y la biosfera “según Darwin” han dado lugar a una sociedad súper-competitiva y cruel, repleta de guerras, destrucción, muerte, egoísmo y desigualdades. Pero existen otras perspectivas como las de Lamarck, Margulis y kropotkin, que avalan su cooperación, solidaridad y el apoyo mutuo, siendo hipótesis tan científicas como la del excesivamente venerado Darwin. Si hubiéramos construido una sociedad basada en los estudios de estos últimos, disfrutaríamos un mundo maravilloso, o como mínimo mejor que el actual. Y todo esto por culpa de un establishment miope, que no sabe ni adorar a los verdaderos héroes de la ciencia, ya que reitero que, de haberlos reconocido como tales, hubieran dado lugar a una sociedad/ecosistema en la que todos los seres humanos, la vida y la biosfera conviviríamos con mucha más paz y armonía. Una sociedad sustentable basada en el amor y la solidaridad, a diferencia del actual, en el que no unos pocos, que no se lo merecen, acaparan el reconocimiento, poder y/o riquezas, mientras la mayoría de los humanos sufre intensas penurias. De aquí, mi lucha contra la elección de la visión más salvaje y aterradora, es decir la darvinista (¡Juicio al darvinismo!), que ha tenido tan nefastas consecuencias y que nos confunde con una idea de progreso que se me antoja tan cegata como venenosa.

Pero no os sigo aburriendo, ya que la historia que seguidamente podéis leer y también visionar en el vídeo son tan deliciosas como para que no merezca la pena que me extienda en esta introducción. Esta se encuentra narrada con amor para profanos en la materia e incluso niños de corta edad, es decir público de todas las edades.

Asombrosa y embrujadora historia, que tiene poco o nada de ficción, por extraño que os perezca.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Los Múltiples Orígenes de la Agricultura (y los descarriados debates de los científicos)

origen-agricultura 

La noticia que os ofrecemos hoy lleva por título: La agricultura se inventó muchas veces. Los autores se quedan tan tranquilos tras redescubrir por enésima vez que sus cerebros no dan más de sí, así como también mostrando su soberana ignorancia de la geografía de este planeta. Si la revista Science, lanza tal asombrosa noticia, pronto tendré que acudir a leer comics, por cuanto seguramente ofrezcan contenidos de mayor sustancia. También podría alegar pretenciosamente que los editores de esta afamada revista debieran leer nuestra bitácora, más que nada para aprender un poco, ya que distinguir lo que resulta ser una noticia genuinamente novedosa de otras que no dejan de ser viejo vino en nuevas botellas, parece estar lejos de su alcance. O son poco ilustrados o dedican su tiempo a otros menesteres que desconozco. En otras ramas de las ciencias ambientales y agrarias algunos colegas se lamentan, y con razón, de que la literatura científica padece un insoportable sesgo euroasiático, relegando el resto de los continentes al limbo de los justos. No entraré a desgranar en detalles la noticia mentada que os ofrezco abajo, por cuanto resulta totalmente innecesario. Sí que cabe señalar, como es archiconocido, desde hace décadas, cuando se postuló que la agricultura surgió en el creciente fértil, parece ser que a muchos investigadores se les grabó tal conjetura en sus nemes pero también en sus genes. Empero, las evidencias en contra de tal aserto son tantas y tan variadas, que cabe reflexionar si somos tontos, o por el contrario somos tontos de solemnidad, ya que de no ser así habría calificarnos de  tontos de remate, incultos. ¿Cómo se inició la agricultura en otras partes del mundo que no habían entrado en contacto con los pueblos que abajo se indican?. ¿Cómo es posible que en Latinoamérica se desarrollaran prácticas de manejo agrario tan sofisticadas que dudo que los autores de este estudio conozcan? ¿Cómo puede justificarse tanta incultura? Francamente no tengo palabras. Reitero que en esta bitácora hemos mostrado numerosas evidencias como para que nadie dude que la agricultura se originó, más o menos sincrónica o asincrónicamente, en diversos continentes del mundo, y presuntamente varias veces en cada uno de ellos

 En el paleolítico éramos cazadores/pescadores y recolectores de frutos y vegetales. Por pura necesidad nuestros ancestros escogían las plantas de su interés, por lo que sabían dónde encontrarlas. Tal hecho da cuenta que reconocían perfectamente los hábitats en donde habitaban. Tal vez (entre otras posibilidades), tras ingerirlas, algunas de sus semillas medraron, ellos se dieron cuenta, comenzando un proceso que, por ensayo y error inició todo el camino(s) del nacimiento de la agricultura. Si identificaban correctamente las semillas y conocían los hábitats (incluidos la clase de suelo genérica en donde crecían) de debieron tardar muchas generaciones en conseguir su cultivo, luego su mejora, etc. En nuestro post Los Inicios de la Protoagricultura: O Como el Pueblo Kawésqar Descubrió Accidentalmente las “Papas” (Antrosoles Paleolíticos)  os narramos que uno de los mayores expertos del mundo en la materia nos explicó “in situ” (allí mismo) que un pueblo con cultura paleolítica en pleno siglo XX se encontraba cambiando sus modos de vida al descubrir … (mejor leer el post).  En nuestras entregas (i) Homo Sapiens: El Sistema Suelo-Planta, Diversidad Natutal y Evolución Cultural; y (ii) El Nacimiento de las Civilizaciones y El Sistema Suelo-Planta-Agua: El Caso de las Culturas Mesoamericanas, podréis entender que, seguramente, la mente humana, en su infatigable búsqueda por lograr unas mejores condiciones de vida y avanzar en su progreso social, topó una y otra vez con que el cultivo aliviaba parte de sus necesidades. Un mero mecanismo de convergencia en la búsqueda de soluciones eficientes a nuestras necesidades más perentorias, como ocurre en la propia evolución biológica. Pero al perecer, desde Eurasia no hay forma de que los científicos desvíen su vista hacia el continente americano. Y hablo de las Américas, aunque posiblemente podría alegar lo mismo de otras regiones del globo que omito voluntariamente por conocer en menor medida sus respectivas historias.  Y para más inri, una vez más, a falta de creatividad, mejor maquillar la nota de prensa con ocurrencias sin sentido, con la intención de impactar al lector. Veamos la siguiente frase extraída de la noticia que podéis leer más abajo: “. Podemos referirnos a un origen federal de la agricultura”, dice Mark Thomas “. Por lo tanto, primero fueron los nacionalismos, luego el federalismo de las naciones y finalmente, como fruto de tanta geopolítica (…) la agricultura. ¡Sin palabras!. No seguiré  disparando. Os dejo con dos fragmentos de otros tantos post (aunque hemos redactado muchos más) editados hace años, para dejar constancia que estas revistas de la mayor excelencia se comportan actualmente usando el ¿mejor? estilo de la denominada prensa rosa o del corazón.   Luego ya leéis la noticia original cargada de tecnicismos e instrumentaciones que, al fin y al cabo, tan solo aportan detalles de lo acaecido en un espacio geográfico concreto, como si los confines de la Tierra no incluyeran otros.

Origen y Expansión de la Agricultura en Eurasia: Las Lenguas Indoeuropeas

La(s) revoluciones neolíticas ocasionaron un enorme impacto sobre la edafosfera planetaria. Hoy por hoy, no existen evidencias de un origen común, sino que todo parece apuntar a  que se crearon independientemente en diferentes lugares del globo. ¿Sincrónica o asincrónicamente?. Resulta lógico inclinarse hacia la segunda hipótesis, pero (….). En cualquier caso, plantearse que pueblo resultó ser el “firts one” se me antoja más una materia que principalmente interesa a aquellos con mentes ofuscadas por los chauvinismos nacionalistas o territoriales.

El Origen de la Agricultura, Impactos Cometarios, Extinción de la Cultura Clovis y Progreso de la Natufiense

…. “Y como hay que hacer de la necesidad virtud, el ser humano no tuvo más remedio que comenzar a desarrollar la agricultura. Es posible pero (…) día a día, se acumulan evidencias que dan lugar a conjeturar que las prácticas agrarias pudieron desarrollarse independientemente en diversas partes del globo, aunque fuera asincrónicamente, desmontando también en parte la última conclusión de los “expertos de marras”… .

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Los pastos y prados pluriespecíficos aumentan la producción de forraje mediante la mejora de las propiedades del suelo

pastos-pluriespecifivos-vs-monoespecificos

Ya os hemos ido relatando que durante la denominada revolución agraria del siglo pasado, las empresas mintieron tanto como para que los campesinos y ciudadanos en general comulgaran con ruedas de molino. Y así se taló el arbolado y arrancaron setos, convirtiendo agro-ecosistemas silvopastorales (pastos, prados y árboles) hermosos, productivos y ricos en especies, en aburridos y monótonos espacios carentes de belleza y biodiversidad, eso si fácilmente mecanizables.  Se nos convenció de que serían mucho más productivos y rentables. Si se les tocaban los genes, mejor que mejor. Y en aras del progreso muchos gobiernos se lanzaron a destrozar nuestro entorno. ¡Todo mentirá!

 R. Howard Skinner, investigador de la USDA, ha llevado a cabo un sencillo experimento durante 10 años desmontando tanta falacia. Todo ello me recuerda a una experiencia muy sencilla y un tanto pedestre que llevé a cabo personalmente hace pocos años y que os narraba en este post: Los Huertos y Jardines Domésticos: la preservación de la biodiversidad y el cuidado del suelo. Los resultados son exactamente los mismos.

 A falta de más verificaciones, lo que Skinner detecta es que la composición pluriespecífica del pasto secuestra más carbono, mientras que los compuestos de descomposición de tal materia orgánica en el suelo mejoran la estructura del medio edáfico que, como corolario, retiene más agua y nutrientes, incluso cuando alguna de las especies pratenses seleccionadas se pierde por el camino. He traducido por completo la nota de prensa original que abajo os proporciono, por lo que no abundaré más. La diversidad nos proporciona, resiliencia ecosistémica, sostenibilidad, mayor productividad de biomasa, y si es bien conducida, mejores beneficios para los ganaderos.   Todo era una pura patraña, algo que no debe extrañarnos de la agroindustria, tan embustera como la farmaindustria.

 Os dejo con la noticia original y la versión traducida al español-castellano. Y ya sabe, ¡ponga muchas especies en su vida!

 Juan José Ibáñez

  (más…)

Etiquetas: , , ,

El Fuego y su Ineludible Importancia en los Ecosistemas (Incendios Forestales)

fuego-en-el-mundo

El Fuego en el MIndo; Fuente: Managing the human component of fire regimes: lessons from Africa By Sally Archibald; http://rstb.royalsocietypublishing.org/content/371/1696/20150346

 Hoy es un lunes de verano cualquiera. El domingo anterior pase varias horas buscando una tabla que había utilizado en alguna conferencia, hace más de 20 años, con vistas a demostrar a los asistentes que los incendios son recurrentes en todos los biomas del mundo desde hace cientos de millones de años, si bien las cifras que buscaba tan solo daban cuenta de los periodos de retorno en ecosistemas representativos de los mentados biomas (tundra, taiga, bosques templados, mediterráneos, subtropicales, tropicales, etc.). Lamentablemente no la encontré, ya que era antigua y no debí digitalizar la diapositiva. ¡Lo lamento!, no obstante los contenidos que os ofrecemos hoy dan cuenta de todo ello.

La diferencia entre unos ecosistemas y otros no estriba en que unos sean eventualmente pasto de las llamas y otros no, sino en los respectivos periodos medios de recurrencia o retorno. Así, en los bosques boreales, o en los templados la frecuencia es obviamente mucho menor que en los mediterráneos. Empero cabe señalar que si la memoria no me falla,  no ningún caso superaban los cien años. En algunos ambientes, como en los bosques subtropicales secos y en los aludidos mediterráneos, los periodos de retorno no superaban más que unos pocos decenios. Por lo tanto, la existencia de grandes bosques muy longevos sería más cuestión de serendipia (acontecimientos afortunados) y/o condiciones microclimáticas muy longevas que de sus propiedades idiosincrásicas.

De hecho, el artículo que ha dado lugar a la noticia de hoy ha sido publicado en la revista Fire Ecology, con un modesto factor de impacto de 1.4. Sorprende pues que un hecho que debía ser archiconocido por los expertos, sea publicado a bombo y platillo como si fuera un descubrimiento relevante. La revista en cuestión es estadounidense, lo cual no deja de ser una paradoja. Los investigadores y técnicos forestales yanquis, han sido pioneros en el uso del fuego para el control de la biomasa de los Chaparrales americanos, parte de cuyas limpiezas eran realizados por reclusos vigilados. Obviamente, en los bosques templados de aquél país los periodos de retorno son más prolongados que en los matorrales y bosques mediterráneos de California. El objetivo de un incendio controlado resulta doble (i) mantener los ciclos naturales del fuego y (ii) evitar que una excesiva acumulación de la biomasa, excedido tal periodo de retorno, diera lugar a incendios devastadores y mucho más peligrosos que los naturales. De hecho, en el susodicho artículo se defiende que el fuego es necesario para mantener la salud de los ecosistemas forestales a largo plazo, dictamen que ya defendimos aquí hace más de diez años, ya que las evidencias ya eran palmarias en las décadas de los años 80  y 90 del siglo pasado.

Obviamente, la acción humana ha alterado los ciclos naturales del fuego en numerosos ecosistemas, generalmente incrementando su frecuencia, aunque a veces induciendo el proceso contrario, especialmente en parques naturales y espacios protegidos, que nos gustaría que no fueran pasto de las llamas, hasta que les correspondiera de promedio. En este último caso, tendemos a proteger/aislar el combustible de la mecha, por lo que a la larga el problema resulta ser más grave. El abandono de tierras, la expansión urbana hasta el límite de los bosques, la construcción de residencias y urbanizaciones rodeadas de masas arboladas, turistas sin la debida cultura, etc.,  son algunas de las razones que generan gravísimos incendios, así como la pérdida de vidas humanas e infraestructuras, que no el fuego en si mismo. Ya escribimos sobre estos temas hace varios años, como podéis constatar en esta bitácora.

 A la vista de lo expuesto, los investigadores, armados con nuevas instrumentaciones no disponles cuando se elaboró la tabla aludida, deberían ir afinando los periodos de recurrencia y actuar en consecuencia cuando llega el momento. Del mismo modo los gestores de urbanismo necesitan inexcusablemente impedir que las construcciones humanas sobrepasaran los límites a los que anteriormente nos referíamos.  Más aún, tampoco se debía dejar que ciertos propietarios o instituciones oficiales reforestaran sin elaborar planes previos acerca de la ecología del paisaje que eviten que las llamas se propaguen a lo largo y ancho de grandes extensiones. Ahora bien, el fuego ha sido compañero, que no enemigo de la naturaleza, cientos de millones de años antes de que el hombre apareciera sobre la faz del Planeta.

 Junto con la nota de prensa que ha dado lugar a este post, os mostramos el enlace a un artículo que nos informa del papel del fuego en la biosfera desde tiempos remotos, así como otros datos de interés.  Y reflexionemos, el fuego no es el problema, sino que casi como siempre los conflictos los generamos nosotros, mediante nuestras acciones e inacciones.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Ciudades Verdes: Revegetación de Solares, Microclimas con Agua, Áreas Inundables, Drenaje sostenible y sombreado estacional

revegetacion-solares-y-microclimas-con-agua 

 (Madrid+Natural)

areas-inundables-y-sombreado-estacional 

(Madrid+Natural)

Este es el último post, antes de ofrecer nuestras conclusiones finales sobre el proyecto del Ayuntamiento de la Ciudad de Madrid para conseguir una ciudad más verde, saludable y sostenible  (Madrid+Natural), Abajo os mostramos las entregas realizadas. Repetimos, los contenidos de esta serie de post pretende ser igualmente útiles para otras grandes ciudades del mundo en general, siempre y cuando los países no deban hacer frente a necesidades mucho más apremiantes, como en varios del tercer mundo. 

Relación de post previos

Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

Ciudades Verdes: Fachadas verdes y fachadas ajardinadas a gran escala (¿Suelos verticales?)

Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos y periurbanos

Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

La respiración de suelos urbanos versus naturales y las huellas de la contaminación de las ciudades Industriales

Ciudades Verdes: Infraestructuras verdes y restauración de riberas

Ciudades Verdes: vegetación en las calles, superficies permeables y vegetación adaptada

Ciudades Verdes: Revegetación de Solares, Microclimas con Agua, Áreas Inundables, Drenaje sostenible y sombreado estacional.

Construyendo Ciudades Verdes: Beneficios y Problemas (valoración de un caso concreto)

Agricultura urbana y periurbana, suelos, cultivos, contaminación y riesgos para la salud

Suelos Urbanos: Estudio, Inventario y Cartografía

 Reiteramos también como los objetivos pueden sintetizarse con unos párrafos que hemos mostrado en todos los post anteriores sobre las deseables ciudades verdes. Los que leyeron algunos de ellos pueden omitir su lectura:

Manuela Carmena, la alcaldesa de la Ciudad de Madrid, junto a su equipo municipal ha presentado públicamente un ambicioso plan denominado Madrid+Natural, cuyo objetivo reside en que esta urbe llegue a convertirse, en la medida de lo posible, en una ciudad verde, proponiendo diversas iniciativas al respecto como lo pudieran ser las fachadas ajardinadas, cubiertas sostenibles, urbanismo resiliente,azoteas frescas, infraestructuras verdes, vegetación en las calles, restauración de riberas, superficies permeables, huertos urbanos, vegetación adaptada, revegetación de solares, bosques urbanos, sombreados estacionales, microclimas con agua, áreas inundables, drenaje sostenible. Los contenidos de cada una de estas iniciativas pueden descargarse ponchando en sus respectivos enlaces o conjuntamente. Incluso se ha colgado de la Web del ayuntamiento una versión en inglés.

Se trata de una idea loable pero tras intentar llevar a cabo una serena reflexión, entiendo que no no es oro todo lo que reluce” :  ¿resultan viables?, e incluso en el algunas de las propuestas concretas, ¿Cabe la posibilidad de que para nuestra sorpresa sean contraproducentes?. A menudo lo que sobre el papel parece una maravilla, en la práctica podrían tornar en pesadillaY nos referimos a todo lo que leemos en la prensa y visionamos en televisión, al margen de este programa denominado Madrid+Natural.

 Mernos mal que fionalizamos la serie ya que comienzo a tenerlos nervios a flor de piel, y esta de color tan pálido como la de los habitantes del norte de Europa, en la que parecen haberse inspirado los autores del documento. Pero Madrid pertenece al bioma Mediterráneo, sufriendo los estados del sur bastante una peor calidad de vida, ciudades más atiborradas y muchos menos recursos económicas. Cuando lean ustedes los contenidos y varias obras cuya ejecución demanda grandes sumas de dinero y reorganización urbanística recuerden como comienza el documento  que nos sirve de base sostenible  (Madrid+Natural) y que os reproduzco abajo:

Adaptación al Cambio Climático basado en la naturaleza En el marco de una estrategia local de adaptación frente a los efectos del Cambio Climático, el Ayuntamiento de Madrid ha desarrollado una visión de innovación y regeneración urbana por medio de soluciones basadas en la naturaleza. Con este objetivo, se han identificado 16 soluciones viables, susceptibles de aplicarse mediante pequeñas intervenciones de acupuntura urbana pero con un elevado potencial de replicación. El proyecto Madrid + Natural presenta la visión de una red urbana de soluciones naturales, donde las pequeñas intervenciones propuestas conectan con los grandes espacios verdes y elementos naturales propios de Madrid. Un sistema de infraestructuras verdes y azules bien desarrollado que enlaza espacio público, parques, áreas naturales y edificios con cubiertas y fachadas vegetales, contribuyendo en su conjunto a la resiliencia de la ciudad frente al Cambio Climático. Las soluciones de adaptación frente al Cambio Climático basadas en la naturaleza constituyen una oportunidad de imaginar un Madrid en el que el verde y el azul toman protagonismo, generando un entorno más amable para las personas y más resistente frente a los impactos externos, una ciudad más cohesionada y resiliente, un Madrid + Natural.

 Luego lean las “pequeñas intervenciones de acupuntura” y pregúntense hasta qué punto podemos colaborar los ciudadanos en muchas de ellas. En fin, sin más comentarios comenzamos este último post antes de ofreceros mi opinión. Sin embargo reitero que, en primer lugar, hay que pensar en convertir la ciudad habitable ahora, ya, urgentemente, con vistas a hacerla sostenible. Quien piense que los escenarios de circulación de la atmósfera van a cumplirse al pie de la letra se equivoca. Se trata de escenarios generados por modelos, no realidades incuestionables. Una cuestión es lograr que una ciudad sea sostenible realizando iniciativas teniendo el calentamiento climático presente y otra bien distinta comenzar la casa por el tejado, retórica sobra la que se basa casi todo el discurso de los autores. Pero vayamos ya con la primera iniciativa de las cinco que comentaremos brevemente hoy.

Comencemos pues

Continua…..

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Principios Universales de los microbiomas animales y rizosferas vegetales: Salud, Alimentación y Sistema Inmune

microbioma-intestnal-rizosfera

Superficie rizosférica (imagen superior) y superficie intestinal (imagen inferior). Fuente Google imágenes

 Salud, alimentación y sistema inmune se encuentran relacionados, tanto en los animales como en los vegetales. Y aunque ustedes no se lo terminen de creer, existen demasiadas semejanzas como para pasarlas por alto. Parte de las defensas contra los microorganismos patógenos se encuentran en el seno de los organismos pluricelulares, mientras que la otra en su exterior. ¡Mejor dos barreras defensivas que una! ¿verdad?. Tal aserto lo dicta hasta la estrategia militar.

 Empero mientras en las plantas todo apunta a que su microbioma se encuentra mayoritariamente en la barrera exterior, es decir en contacto con su entorno, al que denominamos rizosferas (comunidad de seres vivos que rodean a las raíces), en los animales superiores aumenta considerablemente en el interior (principalmente en el  sistema bucal-digestivo y defensas de otras cavidades que nos conectan con el universo externo).

 Lo mismo ocurre con la alimentación y la absorción de los nutrientes que con nuestro sistema inmune. En las plantas se demanda una superficie exploratoria del suelo enorme con vistas a buscar los nutrientes y oligoelementos esenciales, por lo que las raíces exploran enormes extensiones del medio poroso heterogéneo en donde habitan, es decir el suelo. Por el contrario, en los animales supriores, como los seres humanos, ingerimos el alimento hacia nuestro aparato digestivo, es decir, extraemos los “nutrimentos” en el interior. Debido a que nuestros cuerpos no son elásticos, incrementar  la superficie de contacto demanda empaquetar mejor las superficies, por lo que tanto nuestros intestinos, aunque también cerebros, etc., se pliegan para mantener tal espacio en el menor volumen posible. Y así nuestros intestinos se encuentran repletos de rugosidades para aumentar su  superficie efectiva, como las plantas.

 De cualquier modo, en ambos casos, son los microrganismos que albergamos ya sea fuera (rizosferas) como en el seno de los cuerpos (microbiomas intestinales), resultan ser  los ingenieros imprescindibles para llevar a cabo toda la tarea, ya hablemos de vegetales o animales. Si tal ecosistema funciona mal, tanto unos como otros enfermarán, de uno u otro modo. Sin tales pequeños bichitos, los seres superiores moriríamos.   Por lo tanto, podemos considerarnos como Individuos y Ecosistemas o Individuos-Ecosistemas, aunque desde otros puntos de vista también convenga a veces conceptualizar a los ecosistemas como organismos individuales. Pues bien, como “individuos-ecosistemas”, si las otras especies del ecosistema se ven perturbadas, se suele perjudicar al conjunto. En consecuencia, no os extrañe la noticia que os mostramos hoy abajo y que no deja de ser más que un botón de muestra, ya que como se ha demostrado, ¡somos lo que comemos!: Los microbios de tu estómago afectan a tu salud mental. El problema estriba en que la sociedad industrial produce e menudo alimentos de mala calidad, y con harta frecuencia contaminados, lo cual daña el microbioma intestinal. Empero lo mismo ocurre a las plantas, por el exceso de fertilización, plaguicidas, pesticidas, la impenitente manía de los biotecnólogos de tocarles los genes, etc. Como ya os comente en otra ocasión sobre el debate de los transgénicos, han sido ya dos los expertos/as que, sin pronunciarse a favor ni en contra de estos productos me comentaron personalmente  que podían atestiguar que las rizosferas de las especies vegetales modificadas genéticamente cambiaban radicalmente la composición de las especies que conforman sus microbiomas rizosféricos respecto a las no transgénicas de las que partieron. ¡Mal asunto!. No sabemos mucho del metabolismo humano. Ahora bien, día a día aumentan los es estudios y evidencias acerca de que muchas enfermedades humanas se encuentran asociadas, a modificaciones de los microbios de los intestinos (o a la pérdida de la capacidad de absorción de las paredes de nuestros aparatos digestivos). Y en este punto considero que es una gran noticia que comencemos a reconocer que nuestra salud depende no solo de nuestro mortal cuerpo humano, sino también, de los ¡socios ecosistémicos! que colaboran en su salubridad. Lo mismo ocurre a las plantas cuando no se las nutre adecuadamente, como demuestra esa disciplina a la que denominamos nutrición vegetal. Personalmente considero que existen al menos algunos principios universales en lo que respecta a la salud y nutrición de plantas y animales que debían ser identificados, estudiados y catalogados.

 Hoy nos venden hermosos y enormes frutos (por ejemplo) con tamaños descomunales respecto a los que utilizábamos para alimentarnos décadas atrás. No dejemos que nos estafen: “las apariencias engañan”. Ni saben igual, ni contienen los mismos nutrientes y oligoelementos, e incluso pueden estar contaminados con hormonas y otras “delicatesen”, para que nos “entren por los ojos” y los adquiramos. De aquí de nuevo que abundemos en nuestro blog  a cerca de las bondades de los alimentos “genuinamente ecológicos”.  Pero vayamos al otro lado del espectro.

 Sabemos que la obesidad comienza a ser un gran peligro para la humanidad,  que en parte oscila entre el sobrepeso y la desnutrición famélica. Sin embargo se ha demostrado que las dietas hipocalóricas hacen menos daño que el exceso de calorías. Son muchos los ciudadanos que prueban dietas de adelgazamiento tremendamente dráconianas, pasando de unas a otras, rápidamente, si no funcionan como esperan. Pero si una es rica en hidratos, otra en grasas y otra en verduras, lo que puede ocurrir es que el microbioma intestinal  ”se vuelva loco”, es decir se resienta o dañe seriamente, aspecto sobre el que no he visto demasiados estudios. Una cuestión es entender que adelgazar muy rápidamente no suele ser positivo y otra bien distinta comprender como los cambios bruscos de dieta pueden afectar al susodicho microbioma y como corolario a nuestro organismo. Más aún, se nos venden ciertas prácticas quirúrgicas gastrointestinales al objeto de reducir la absorción de nutrientes, como la denominada  cirugía de acortamiento intestinal, entre otras, que ineludiblemente son desaconsejables, a no ser que la obesidad sea producida por otra enfermedad aun peor. Se trataría de una práctica equivalente a la de cortar parte de las raíces (y sus rizosferas) al objeto de que vegetal “engorde menos”. Sin embargo ni las rizosferas ni nuestros biomas son homogéneos a lo largo de toda su extensión superficial, estando repletos de micro-hábitats con sus respectivos micro-ecosistemas asociados, especializados en realizar diferentes funciones que aun conocemos mal o desconocemos por completo. Actuar sin entender los efectos resultantes de nuestras acciones resulta ser una actividad muy peligrosa.

 Terminaremos señalando que con nuestros sistemas inmunes ocurre lo mismo, siendo estos microbiomas y rizosferas parte de los mismos. ¿Hasta qué punto la mentada “perturbación transgénica” de las plantas las hace más susceptibles o vulnerables a ciertas enfermedades que con anterioridad apenas les afectaban?. ¿Hasta qué punto las afectan en la eficiencia de la asimilación de nutrientes?.

Se trata de temas no excesivamente abordados por la ciencia contemporánea, pero que, en mi opinión, necesita que se les preste una mayor atención. Os muestro abajo ciertos post relacionados con el tema, la noticia aludida y el párrafo de una tesis doctoral que nos hace ver la importancia de la superficie de nuestros apartados digestivos a la hora de absorber nutrientes, que no deja de ser exactamente el mismo que la ampliación de la superficie que pueden explorar las plantas asociándose con esa parte de la rizosfera a la que denominamos micorrizas.

Lo dicho, existen principios posiblemente universales que nos ayudarían a comprender mejor o a modificar el marco conceptual del que partimos hoy en día.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

¿Afectará el calentamiento climático de forma similar a los suelos y la vegetación?

una-violeta-recogiendo-violetas

Una Violeta recogiendo Violetas. Los ramitos de Violetas son un clásico de la cultura tradicional madrileña. Con diferencia el mejor contenido de este post. Febrero 2017 Madrid. Foto: Juanjo Ibáñez

 Cuando lee uno noticias como la de hoy  (Future climate change will affect plants and soil differently), en una revista de la categoría de Nature, se pregunta si  una buena parte de los investigadores implicados saben lo que realmente es un suelo, ya que parece que no. ¡Ni idea! No he leído el texto original completo, empero si alguien se ha atrevido a leerse los post de esta bitácora sobre geografía de suelos, comprenderá que los resultados son obvios, triviales, mientras que las conclusiones expuestas ponen los “pelos de punta”. Yo casi vomito, lamento decirlo, pero es así.  Trabajos hechos para engrosar los CV, ya que en lo que respecta al progreso de la ciencia ¡nada de nada!. Lo único que ha avanzado en los últimos años en la materia sobre la que versa la nota de prensa, es la gran suma dinero dispendiado con la moderna tecnología. Las Nuevas botellas cuestan más que el vino viejo que contienen. Del mismo modo, lo que ha retrocedido dramáticamente resulta ser el conocimiento de los denominados expertos en materia de cambio climático y suelos. Y cuando se es ignorante se espetan preguntas estúpidas. Todo lo dicho en “Nature Reports”, o al menos en la nota de prensa debe tirarse a la basura (que además resulta ser muy confusa y confundente: contrastar con el resumen de la publicación científica), por cuanto es tóxica pra los lectores habituales de esta humilde bitácora. Hablaremos del efecto de un calentamiento climático y/o sequia sobre la vegetación y suelos en un gradiente climático del continente europeo.

 Pero aclaremos antes de todo, que resulta imperativo que los autores de los artículos exijan a los periodistas el manuscrito previo a su publicación, como lo hago yo, pues de no hacerlo son responsables tanto unos como otros. Pero en este mundo en donde la imagen vale más que el contenido…. La auto-complacencia por salir en la foto de los medios de comunicación, deviene en uno de los peores enemigos del pensamiento crítico que a los científicos nos presupone (pura leyenda urbana, al parecer).

 En primer lugar, comparar como responderán dos recursos naturales tan dispares como suelos y vegetación, aun que unos influyan en los otros, resulta absurdo. ¿Cómo se comparan dos estructuras tan distintas?.

 Abajo he traducido el texto en inglés mediante el traductor google, sin esmerarme lo más mínimo, ya que con los dedos de una mano me tapaba la nariz, de puro asco. Como veréis abajo una de las autores del estudio, nos habla de suelos encharcados y con formación de turba. Hablamos pues, ya sea de Gleysoles, ya de Histosoles. Por el contrario en el gradiente estudiado por los firmantes del artículo nos informan de suelos “secos” (¿?). En las zonas más áridas de este continente, como en los demás, dominan los Calcisoles, Gypsisoles, Solonchaks y otros edafotaxa que podéis ver en el siguiente post: Paisajes con Suelos Desérticos en Europa. Hablamos de dos mundos distintos desde cualquier punto de vista “racional”.

 La mayoría de los microrganismos unicelulares y pluricelulares (nematodos, colémbolos, etc., etc.) que habitan en el msuelo son acuáticos (aunque la tierra nos parezca bastante seca), por lo que si no hay agua desaparecen o pasan a formas latentes con diversas estrategias hasta que les rocíe el oro azul, y su actividad renazca, como florecen las flores. Del mismo modo, la temperatura del suelo disminuye rápidamente en profundidad, amortiguándose severamente, en contraste a las fluctuaciones que padece el mundo aéreo, tanto a lo largo del día, como de un ciclo anual. Confundir sequía con aumento de temperaturas se me antoja otro dislate desde un punto de vista científico. Sin embargo, el exceso de agua (anegación, encharcamiento) es tan dañino como su carencia. En otras palabras, la aridez resulta ser tan dañina como la paludificación (encharcamiento y acumulación de carbono) en el medio edáfico. Si en condiciones de sequedad extrema el ecosistema suelo casi paraliza su actividad,  siendo la materia orgánica escasísima, debido a la también pobre  biomasa vegetal,  lo mismo ocurre en los suelos encharcados de agua, si bien allí la materia orgánica no se descompone y como corolario se acumula. Por lo tanto en los de Gleysoles, e Histosoles del norte de Europa el descenso de la capa freática, permite la existencia de un suelo aireado y con humedad, favoreciendo el metabolismo biosférico (por ejemplo, la productividad primeria de la vegetación), es decir sacando al ecosistema suelo de su letargo, y facilitando pues la descomposición de la materia orgánica allí acumulada. Por el contrario, conforme el clima se hace más seco,  la falta de agua o una sequía prolongada, frenera la producción de la biomasa aérea, dando lugar a una ralentización extrema en la actividad biológica del suelo, tanto por falta de alimento, como de agua. Así pues, ya sean sequías prolongadas o un incremento de aridez, mejorarán la producción de los ecosistemas encharcados (que no húmedos) y una drástica reducción en los “secos”. Ya os expusimos diversos mapas y proporcionado abundante información sobre todos los tipos de suelos en Europa. En nuestras categorías (i) Taxonomías y Clasificaciones; (ii) Geografía de Suelos y megageografía y (iii) Curso Básico: Tipos de Suelos del Mundo, disponéis de toda la información necesaria para llegar a las mismas conclusiones vosotros mismos. Por lo tanto, resulta ridículo ¿descubrir?, como se alega en la nota de prensa, que: “ha quedado claro cómo la presión de los factores del cambio climático puede actuar de manera diferente y a veces incluso opuesta a través de estas condiciones” (refiriéndose al gradiente climático analizado). Obvio, trivial y banal. Afortunadamente el comentario del otro autor, en este caso español, al menos no son horripilantes, tan solo banales. Veamos dos ejemplos hilarantes.

 Del mismo modo, una tal Sabina, autora del estudio defiende que:. “Soil water plays a critical role in wet soils where water logging limits decomposition processes by soil biota resulting in a build-up of soil carbon as peat”. Traducido del suajili: El agua de los suelos tiene una importancia crítica en los “suelos húmedos ¿? (quiere decir encharcados, (pero su formación no da para tanta sutiliza) en donde el encharcamiento (ahora sí) limita los procesos de descomposición de la biota edáfica, y como corolario la materia orgánica se acumula en forma de turba. Lección de parvulario. Sin embargo la superficie de suelo cubierta por de Gleysoles, e Histosoles, incluso en el norte de Europa, a no ser que nos acerquemos al círculo polar ártico es ostensiblemente menos que la de los “secos”, es decir “no anegados por el agua”. Por lo tanto este ejemplo no me vale, ya que deviene en sacar conclusiones banales de los extremos de un continuo. Empero aquí entra en juego el gran Pope, al ilústranos en que 2 + 2 = 4, al clamar: “These results emphasise how sensitive soil processes such as soil respiration are to environmental change”. Os lo traduzco por cuanto este sí es un verdadero hallazgo precolombino: “Estos resultados enfatizan hasta qué punto son sensibles procesos tales como la respiración del suelo a los cambios ambientales”. Y el sabio se quedó tan orondo y satisfecho.  Si, el gran cerebro de este ejemplar acaba de rizar el rizo de la obviedad, alcanzando lo sublime, ya casi una divinidad digna de ser esculpida en oro y adornada de diamantes.

Si deseáis una información más sencilla y clara sobre esta iluminada investigación os recomiendo que leáis tan solo estos dos post de nuestro blog: (i) Desertificación en el Sur de Europa y en el norte ¿Qué?: Polvo versus Barro; (ii) Meta-Análisis: Suelos y Cambio Climático (Un Nuevo Estudio).

 En mi opinión, y al menos en lo que se refiere a la relación entre ecología, suelos y cambio climático, Nature y Science, han caído tan bajo que resulta difícil imaginarse algo tan rastrero. ¡Triste, lamentable! Al parecer confunden el suelo con “tener la creatividad por los suelos”.

 Juan José Ibáñez (más…)

Etiquetas: , , ,

La Importancia de los suelos en las predicciones de la productividad de los cultivos a escala global.

modelizacion-cultivos-global-helmholtz-community-of-german-research-centres

Usos del Suelo/vegetación real de los suelos del mundo. Fuente: Helmholtz Community of German Research Centres.

 Hoy os ofrecemos otra información que pudo haberse publicado hace mucho más de treinta años. De hecho la podíamos haber redactado cientos de expertos en edafología hace casi un siglo. ¿Expertos?. ¡Tampoco debemos ser muy exigentes!: basta con un alumno universitario mediocre. Ahora bien, para la grandiosa revista Nature resulta ser una novedad. ¡Colosal equipo de revisores!. Dentro de poco nos informarán de que se acaba de descubrir que el Neolítico consistió en el descubrimiento de la agricultura por parte de algunos de nuestros antecesores paleolíticos. ¡Bravo, genial, colosal, idea digna de Einstein!.  ¿Qué pretenden los autores (ya que los revisores, una vez más, demuestran una supina ignorancia ¿Triásica?). Pues bien, al margen de publicar y vanagloriarse de tanta estupidez, hacer ver a la comunidad científica que no entienden nada de edafología, que se necesita prestar una mayor atención a los suelos y la recolección de su información, si queremos “correr” modelos agroclimáticos más precisos. Y eso lo sabe hasta un becario que acabe de entrar hace un par de semanas en el IIAS. Veamos si me explico, ya que también aparece el JRC de la UE. Hará unos 25 años, que me incorporé a un grupo de expertos de la Unión Europea, con vistas a mejorar el mapa de Suelos de Europa en el contexto de un macro-proyecto continental denominado MARS. ¿Qué significan tales siglas”: “Monitorización de la agricultura por sensores Remotos”, y recalquemos que haciendo uso de  modelos agroclimáticos. Y para alcanzar tal objetico se demandaba información de suelos armonizada a escala continental.  Aquello termino hará unos 20 años.   Pues bien la rabiosa, furiosa y furibunda novedad de este estudio estriba en reconocer lo mismo a escala global y, reescribiendo falazmente la historia …..escribir  haciendo pensar al lector inexperto que son pioneros por haber descubierto que la producción de los cultivos no solo depende del clima, sino también de los tipos de suelos sobre los que crecen, algo que aunque se sabía desde hace unos 10.000 años, algunos/muchos parecen ¡haberlo olvidado!. Y para rematar tan espeluznante hallazgo, nos informan que cuando se fertilizan y riegan los suelos, su tipología influye menos que si no se hace. ¡Glorioso!. Eso sí, reconocen que los suelos menos fertilizados y pobremente o nada irrigados suelen acaecer en los países más pobres. Por lo menos ¡han visionado algo de TV!.

 La verdadera cuestión a responder, sería como tras haberse gastado enormes sumas de dinero en modelizaciones de esta guisa, nadie se había percatado hasta ahora que los modelos agroclimáticos, a cualquier escala, reclaman más datos que los climáticos, y entre ellos lógicamente los de suelos. Alguna vez he dicho en broma que en Europa parecía no quedar vida inteligente, y tras leer esta noticia la hago extensiva hasta sus supuestas mentes pensantes y próceres de la ciencia continental. ¡Qué lástima!. He traducido el texto de la nota de prensa de estos sacerdotes del paleolítico al cristiano, con vistas a que podías entender, la magnitud de este descubrimiento en todas sus vertientes y que cambiarán el mundo, garantizando de paso la soberanía alimentaria.    El artículo también podéis leerlo en acceso abierto, pinchando sobre el enlace del resumen.

 Y antes de dar paso a la noticia fijaros en la siguiente frase: “En los modelos de cultivos, como en la realidad, los suelos tienen la capacidad de amortiguar o amplificar los efectos del clima”. Reiteremos: “En los modelos de cultivos, como en la realidad”. ¿Y si los resultados de los modelos de cultivo no concuerdan con la realidad?. ¿Qué debemos creernos?: ¿La realidad o las predicciones de un modelo que debiera dar cuenta de ella?. Tengan por seguro que estos modelizadores defenderán los modelos, ya que la realidad virtual es políticamente correcta pero la que vivimos/sufrimios los demás puro espejismo de nustra supina ignorancia.

Pasen pues y lean la antología del disparate publicada en verano de 2016. Lo dicho….

la fuga de cerebros se ha convertido en pandemia global”.

Pesen, lean y diviértanse de lo lindo…….

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , ,

El Futuro de la Agricultura tropical y el problema del fósforo en sus suelos: El Hambre de Fósforo y la Tasa del Fósforo

fosforo-produccion-de-soja-en-brasil

Producción de soja en Brasil. Fuente: Universidad de Brown

 El fósforo es un elemento escaso, pero totalmente imprescindible para la agricultura en general y la tropical en especial. A diferencia del nitrógeno, muy abundante en la naturaleza, pero escaso en los suelos, el fósforo debe considerarse como “un recurso no renovable”, del que en principio no cabe esperar que futuros avances tecnológicos nos ayuden a producir más cantidades de este elemento químico, que suele obtenerse a partir de rocas fosfáticas o fosfóricas, cuyos depósitos son escasos y mal repartidos alrededor del mundo. Con independencia de alguna minería en suelo norteamericano y algún que otro país, las mayores reservas se ubican en el norte de África. Alrededor del  72% de estas se encuentran en Marruecos y el oeste del Sahara, como coralario supongo que parte debieran ser patrimonio del pueblo Saharaui, aunque desgraciadamente no es así. Pues bien, diversos tipos de suelos y en especial los que son muy ricos en carbonatos, o muy ácidos y pobres en nutrientes, necesitan la adición constante de este fertilizante, ya que resulta ser fácilmente inmovilizado en el suelo (en suelos ácidos predominan fosfatos insolubles de Fe y Al) secuestrándolo de las imperiosas necesidades que requieren las plantas de cultivo. Y como nos cuenta la noticia de hoy, podemos pensar en una futura agricultura libre de combustibles fósiles, como también de nuevas formas de obtener nitrógeno asimilable, pero los recursos que nos proporcionan fósforo son escasos y finitos. Un incremento considerable en la demanda conllevaría la subida y volatilidad de sus precios en el mercado.  De hecho, pueden leerse noticias como “La escasez de Fósforo amenaza la producción alimentaria mundial” o “El fósforo se acaba”. A pesar de que muchos colegas e instituciones no le han prestado demasiada atención, la FAO se encuentra muy preocupada por este asunto. Por lo tanto, cualquier plan con vistas  a intentar ampliar e intensificar la producción alimentaria en estos espacios geográficos (justamente los más necesitados),  se toparía con este, hoy por hoy, casi insalvable problema.

 Obviamente la FAO desea aumentar la producción de alimentos en Latinoamérica, África y Asia, con vistas a cumplir los objetivos del milenio u otros similares, es decir, los que no se logran nunca debido a la ineficacia de la gobernanza mundial. Empero si en muchas ocasiones, los fracasos se deben al desinterés por los consensos políticos causado por el egoísmo de los Estados, nos encontramos ante una situación muy distinta y hasta me atrevo a calificarla de objetiva. En otros tipos de ambientes y suelos, el fósforo sigue siendo un factor limitante, pero se requieren menores cantidades de enmiendas. Sin embargo (soslayando los medios edáficos fuertemente calcáreos) en las regiones aludidas, la rápida inmovilización de este elemento vital demanda “anualmente” que se añada en grandes dosis, encareciéndose las producciones. El hecho de que China y EE.UU., han prohibido exportarlo con vistas a garantizar en la medida de lo posible sus reservas, ya nos indica la seriedad y gravedad del asunto, habiendo calado entre expertos y técnicos el vocablo “el hambre del fósforo”.  No me extrañaría que a falta de ideas, otros colegas nos informen pronto del “fosfocidio que se avecina”. Pero la propia noticia que os proporciono abajo nos habla de que tal carestía podría generar incluso conflictos bélicos en algunas regiones.

 Como podréis observar en el material que os proporciono abajo, la mayor fijación se produce en tipos de suelos muy evolucionados que suelen formarse sobre cratones antiguos, como los que atesoran África y Suramérica en grandes extensiones. Nos referimos concretamente, sin pretender ser exhaustivos,  a los Ferralsoles, Acrisoles, Alisoles, etc. Y francamente, al parecer no se atisba solución. El autor de la primera noticia, propone cuatro o cinco estrategias. Sin embargo ninguna de ellas resulta ser satisfactoria pudiendo, en el mejor de los casos, retrasar algunos años la eclosión de una crisis mundial.

 Podemos acusar a los países desarrollados de haber hecho uso de excesivas enmiendas, y no herraríamos. Como veréis, existen terrenos en climas templados en donde se buscan soluciones para bioremediar la eutrofización (polución) por el exceso de fósforo en los suelos. Sin embargo, por mucho que, a partir de ahora, nos esmeremos en utilizar las menores cantidades posibles, reciclar todo lo reciclable, etc., estamos hablando de un imperativo acuciante que afecta a enormes superficies de tierra laborable necesarias para alimentar a una parte considerable de la población mundial. Aunque el crecimiento demográfico se frenase, el hambre que sufre la buena gente en muchos de estos países, exige soluciones ¡ya!, sin contar con que, con toda seguridad, la población seguirá aumentando. La región que ahora posee las mayores reservas, que dicho de paso, fue colonia española hasta 1976, y podría ser rica en el futuro, aunque si no cambian las cosas lo será Marruecos. El franquismo, cedió aquellos terrenos a quien no correspondía (en mi modesta opinión), mientras que muchos moradores legítimos, que ahora podrían vivir sin necesidades perentorias, lo hacen en campos de refugiados de un país vecino, ante la incomprensible actitud de la Organización de las Naciones Unidas.   

En fin, me vienen recuerdos de aquella injusticia que nos frustró a muchos españoles, por una decisión gubernamental lamentable en los últimos momentos de la dictadura fascista que padecimos durante 40 años, que me han desviado de un tema tan serio e importante.  Se trata de un dilema que debía estar en el top de la lista de prioridades de cualquier agenda internacional en materia de seguridad alimentaria. Esperemos que no se relegue el reto hasta que sea demasiado tarde. También os dejo algunos párrafos de otras páginas Web que os informarán sobre la problemática de los suelos y el fósforo.

Os dejamos ya con las noticias y comentarios aludidos……..

 Juan José Ibáñez  (más…)

Etiquetas: , , , , ,

EL MISTERIO DEL MAÍZ O CINTLE: ENTRE EL ANÁHUAC Y EL TAHUANTINSUYO I (Régulo León Arteta)

cabeza-de-serpiente-rodeada-de-hojas-de-maiz-quetzal-papalotl-teotihuacana_0

Cabeza de serpiente rodeada de hojas de maíz. Quetzal papalotl de la populosa urbe Teotihuacana Fuente:http://arquehistoria.com/wp-content/uploads/2013/04/quetzalcoatl-teotihuacan.jpg

En el continente americano existieron varias áreas culturales. Hasta donde ahora sabemos sobresalieron el Anáhuac y el Tahuantinsuyo. El primero comprendió el centro de México y Centroamérica, mientras que el segundo la cordillera Andina. Aunque estas culturas son relativamente recientes, ya que se están observando la concurrencia de muestras de la  actividad humana, desde hace más de 200.000 años, como en Valsequillo, Puebla (México) y Toca da Esperança (Brasil).

 Por otra parte, existen evidencias de que hace 65 Millones de años, en el Cenozoico (vida reciente)  aparecieron los primates, cuando el continente sudamericano estaba casi unido al africano. En el Mioceno, ambas masas continentales aún permanecían próximas, por lo que ambas biotas atesoraban rasgos de considerable similitud. Así, el reciente descubrimiento de dientes de monos, de hace veintiún millones de años en América del norte, procedentes de Sudamérica según Bloch y colaboradores, si bien no confirma la presencia de ancestros del animal humano, si plantea tal posibilidad. Porque este bicho es por naturaleza curioso, hasta que lo llevan a la escuela, parafraseando a Bernard Shaw.

 Mientras que en Eurasia se privilegió el pastoreo y el monocultivo extensivo, en este continente lo fue la agricultura intensiva y diversificada. Así los Collaguas en el Cañón del Colca, perfeccionaron al extremo a lo largo de seis mil hectáreas, el sistema de riego de cultivo en terrazas, sostenidas por las raíces de la vegetación natural arbórea,  y así, en el antiguo territorio que hoy coincide más o menos con las fronteras de Perú, pudieron alimentarse todos sus habitantes según Brailovsky.

El cultivo del maíz (Este vocablo se deriva de mahiz para los Taino (nobles), una de las ramas de los Arawaks caribeños) en las denominadas milpas, es uno de los ejemplos más representativos de la diversificación condicionada por el ser humano en el continente. La obtención de esta especie (de los anónimos fitomejoradores nativos, ya patrimonio de la humanidad) es una de las hazañas, a la que resulta difícil encontrar parangón en el mundo. Aunque el nombre más cercano al original es en náhuatl (una de las lenguas dominantes en el Anáhuac) es Centli. Esta labor la han devaluado, aun personajes de esas tierras, como el porfirista mexicano Alonso de Bulnes, ninguneando al maíz frente al trigo. Por otra parte, resulta que el manejo humano de esta especie, ha sido de una magnitud, que podríamos calificarla de inusitada a escala mundial, junto con la Palma Pupunha, brasileña, que ya no pueden reproducirse sin la intervención humana.

 Con todo y ello, el maicito, como algunos campesinos mexicanos lo llaman, o maíces criollos como algunos “técnicos” ignorantes lo denominan al objeto de diferenciarlos de sus “cultivares mejorados”, aunque que han beneficiado por milenios a muchos humanos en el mundo, corren el riesgo de que sus semillas sufran el peligro de terminando ser propiedad de unos mercachifles inescrupulosos (léase multinacionales del agronegocio).

 En la milpa, desde la época pre colombina, se cultivan simultáneamente semillas seleccionadas de cosechas anteriores, de cecentli (1) de periodo corto, medio y largo, leguminosas como el frijol y cucurbitáceas como la calabaza. Estas tres especies se aprovechan tanto maduras y aun inmaduras, pero en el caso de la última, hasta sus flores. Muchas plantas que para algunos son malezas, también son aprovechadas como alimento humano. Algunas son ricas en Omega 3, como las verdolagas Portulaca oleracea, o en proteínas, como los quelites Chenopodium sp. Mención aparte merecen, los aromáticos y sabrosos jitomates y chiles silvestres. Además, por no extendernos, soslayaremos hablar de numerosas plantas medicinales como el Árnica, etc.

 La siembra de semillas de centli, con tres periodos de cultivo, como nos compartía el insigne etnobotánico Efraim Hernandez Xolocotzi, es una estrategia de sobrevivencia, ya que permite con la de ciclo corto, asegurar una cosecha aun en caso de sequía. Mientras que los monocultivos del centl, de un solo ciclo, son aberraciones comerciales y antiecológicas proclives al abuso de las aplicaciones de agroquímicos.

 La certeza de la antigüedad del cultivo del centli y su localización en el Anáhuac, se encuentra fuertemente limitada por la facilidad de su degradación, aun de los populares entre los arqueólogos,  granos de polen. A los cecentli silvestres se les atribuye una antigüedad de 80 mil años de antigüedad, aunque la hazaña de su mejoramiento genético, quizá ocurrió en las alturas del sur de México y Centroamérica. Es innegable su relación con el teocintle. Así el último, todavía a finales del siglo antepasado, aún era utilizado en Chihuahua, con el propósito de mejorar la producción del centli según nos informa Lumholtz.

 Hasta hace poco tiempo se reconocía que……. (más…)

Etiquetas: