‘Redes Complejas, Ecológicas, Sociales y el Mundo de Internet’

Cartografías a diferentes escalas, autosimilares y anidadas (Fractales y Mundos Pequeños)

0-representaciones-geograficas-autosimilares-y-redes

Representaciones cartográficas anidadas hiperbólicas según Juan José Ibáñez para taxonomías de suelos y de la nota de prensa analizada para análisis de redes.

La iniciativa de crear mapas autosimilares anidados a diferentes escalas, se nos antoja de lo más interesante, por cuanto ayudaría a generar bases de datos georreferenciadas anidadas de cada recurso natural (o combinación de algunos de ellos) en donde se contenga su información de una forma más manipulable y eficiente, siendo fácilmente actualizables y no sometidas a la perdida de los detalles/diversidad que surgen en el proceso de generalización cartográfica.

Cuando los autores del estudio que mostramos hoy hablan de; “redes complejas con características similares (…) a diferentes escalas, sencillamente nos informan de estructuras fractales”. Y más adelante al hablar de redes mentan: “(…) sistemas son redes multiescalares, es decir, su estructura, o los procesos asociados, son el resultado de mezclas de estructuras y de procesos a escalas diferentes”. Seguidamente continúan afirmando que: estos sistemas se pueden definir como redes complejas porque tienen la propiedad conocida con el nombre de ‘mundo pequeño’, es decir, muchos nodos están conectados entre sí mediante unos pocos pasos. Ya os comentamos que son los mundos pequeños en post precedentes, como también de sus características, relacionadas con lo que hemos venido a denominar “curvas de Willis”, que dan cuenta de las características elementales de sus estructuras. Y por lo tanto: Esta técnica “permite explorar un sistema a diferentes resoluciones espaciales, como una especie de microscopio inverso que nos posibilita hacer un zoom hacia fuera y aumentar la escala a la que lo observamos”.

Dos cuestiones se nos antojan de sumo interés. En primer lugar aunque los autores del estudio, en la nota de prensa, nos informan de que las técnicas de re-normalización que ellos usan fueron desarrolladas para otros fines: ¿Qué nos impide que también sean aplicadas para la representación de información cartográfica? Francamente no veo ninguna aunque hubiera que realizar algunas modificaciones en sus procedimientos matemáticos e informáticos, lo cual desconozco.

¿Se trata de una novedad?. Desde un punto de vista informático sí. Ahora bien, como describimos en post precedentes (almacenados en la categorías: ‘Redes Complejas, Ecológicas, Sociales y el Mundo de Internet’), los cartógrafos de suelos, y posiblemente de otros recursos, tienden a llevar a cabo tales menesteres mediante unos estándares que, “curiosamente”, fueron aceptados por la comunidad científica, sin percatarse de que, al hacerlo, se encontraban ya generando una manera de llevar a cabo planes nacionales de mapeo  a diferentes escalas de una forma similar a la que los investigadores pretenden automatizar ahora. Y por ello, hablamos de la “mente fractal” “de los cartógrafos” en otros posts. Pero aquí no paran las coincidencias entre lo que se venía haciendo intuitivamente y lo que ahora se nos muestra como una forma racional y eficiente y estudiar la información espacial de un sistema.

También vimos que las taxonomías de suelos, en general, atesoran unas estructuras que tienden a ser fractales, aunque por ciertos sesgos humanos (cognitivos y de otra índole) terminan siendo multifractales. También os explicamos que las clasificaciones de suelos no dejan de ser redes que por su estructura, atesoran unas propiedades muy concretas y que dan lugar a que podamos considerarlas al menos semejantes a los denominados mundos pequeños, que los investigadores del estudio que analizamos hoy explican en la nota que os reproducimos al final del post.

Como sabéis, en una taxonomía jerárquica, las categorías superiores son agrupaciones o “clusters”  de los taxones del rango inmediatamente inferior. Del mismo modo, los estándares cartográficos proponen el uso de leyendas en las cuales cada escala, desde la más detallada a la más grosera, se vinculan con las categorías taxonómicas de rango ascendente, por ejemplo, de series a familias, de estas a subgrupos, grandes grupos, subórdenes y finalmente órdenes, si seguimos la nomenclatura de la USDA ST.   

 Resulta un tanto sorprendente que este tipo de estructuras que utilizamos en edafología clásica emulen: “Es la primera vez que se ha definido un grupo de renormalización verdaderamente geométrico en redes complejas”. ¿Resulta ser la primera vez?. Pues va a ser que en líneas generales no, aunque fuera de una forma más prosaica”. Lo que parece ocurrir deviene en que los autores de la investigación han logrado racionalizar, demostrar, modelizar y operacionalizar matemáticamente, lo que de forma más intuitiva se lleva a cabo en las representaciones cartográficas y taxonómicas tradicionales. Se trata pues de un estudio muy interesante.

Llevo años investigando en este tema, aunque de forma empírica, las relaciones entre la “realidad de campo”, representaciones cartográficas y taxonomías de suelos, habiendo llegado a conclusiones similares. Resumiendo, aunque no atendemos a estos asuntos, las taxonomías y mapas de los recursos naturales tienen a adoptar estructuras eficientes, debido a que nuestros sistemas cognitivos llevan a cabo tal ordenación de la información “inconscientemente.

Finalmente, merece la pena mentar, que esos mapitas de la figura, en principio, un tanto extraños,  resultan ser lo que se denominan representaciones hiperbólicas, y que nosotros sugerimos ya en 2008, como un sistema muy eficiente de manejar/usar las taxonomías de suelos que es posible y recomendable, con las tecnologías actuales de computación, siendo bastante sencillos de elaborar.  

Atando cabos vemos que lo que parece tan especial no lo es cuando llevamos a cabo un metaanálisis de la información.

Juan José Ibáñez

Continua………

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Bruno Latour se interesa por los suelos y la zona crítica terrestre

zona-critica-terrestre-bruno-latour-richter 

Daniel D. Richter y Bruno Latour Mayo 2019: The Education of Bruno Latour: From the Critical Zone to the Anthropocene” Feature-Length Documentary. Franklin humanities Institute

Resulta ya raro que alguna noticia me sorprenda e incluso estremezca. Y la que os voy a mostrar hoy os extrañará. Ya sabéis, que al margen de mi disciplina científica, me encuentro muy interesado por la filosofía y sociología de la ciencia, y más recientemente por la el nacimiento de filosofía de la tecnociencia. En mi más que modesta opinión, los grandes pensadores sobre la filosofía de la ciencia terminaron con la teoría anarquista del conocimiento propuesta por el irreverente y brillante  Paul Feyerabend, en la década de los años 70 del siglo XX. Para este autor, ya en la segunda mitad de aquel siglo, políticos y científicos querían desplazar las religiones, con vistas a que ocupara su lugar la ciencia, que recordemos que no tiene más moral y ética que la que las sociedades les dignan otorgar en un momento dado de la historia. En la décadas de los años 80 y 90 del siglo pasado, surgen los denominados estudios sociales de la ciencia o simplemente estudios de la ciencia, tecnología y sociedad. Entre sus fundadores y posiblemente como alma mater, emerge la figura de Bruno Latour, del que tanto os he ido hablando con el transcurso de los años (ver relación de post abajo). Para Bruno Latour hemos alcanzado un punto de no retorno, apostando por un nuevo contrato social cuyas raíces se hunden en el ecologismo y la demolición del modelo sociopolítico, económico y cultural actual, como explica en una reciente entrevista. Él fue quien mostro también el devenir de la ciencia y como sus nobles ideales han sucumbido a los tenebrosos fundamentos de la tecnociencia. No existe un pensador actual digno de llevar tal calificativo que no conozca a Bruno Latour.

Pues bien, hace muy pocos días recibí una alerta de la red que conformamos la CZCN, es decir de un nuevo tipo de edafología expandida, sobre la que también hemos abundado, incluyendo los post redactados en la categoría ‘Zona Crítica Terrestre y El Futuro de la Edafología’. También os comenté la emoción que sentí al leer una obra maestra del pensamiento actual denominadaLa Esperanza de Pandora”, y cuyo autor, como no, resulta ser Bruno. El libro comenzaba describiendo los entresijos del conocimiento científico en un viaje a Brasil, en el cual edafólogos y botánicos discutían sobre la frontera entre selva y sabana de aquél maravilloso país.  Tras años de lectura he podido constatar  como los grandes pensadores del pasado y del presente se han interedado por ciencias más prestigiosas en la actualidad. Esta, ha sido la única ocasión en la que he uno de ellos abordaba el tema de la edafología sin remilgos, y lo tomaba como ejemplo para discutir después sobre lo divino y lo humano de nuestra cultura. El capítulo adolece de algunos errores conceptuales, empero el contenido sigue siendo palmario, meridiano y brillante.

Pues bien, la alerta de la CZCN, con regocijo, nos informaba que Bruno Latour había visitado uno de sus observatorios dependientes de la Universidad de Duke en EE.UU., con vistas a entender como  la Zona Crítica Terrestre’ nos informa acerca de la transformación profunda de la superficie terrestre y del mal conceptualizado y definido Antropoceno.

A Bruno le gustas los suelos, ya lo demostró y lo ha vuelto a hacer. Y si el habla de los recursos edáficos, tener por seguro, que con el tiempo su importancia será reconocida por todos aquellos que hoy no se encuentran interesados, e incluso la denostan. Como veréis, acaba de aterrizar allí e impartido una conferencia.  Entre la información que incorporo abajo existe un video colgado en Youtube en donde habla de los suelos, la zona crítica terrestre y el Antropoceno. No dudéis que tarde y temprano las ciencias del suelo serán mucho más reconocidas entre los intelectuales de todo el mundo occidental que ignoran hasta el significado de edafología o pedología. ¡Gracias Maestro!.

Os dejo pues con la información y especialmente con la ofrecida por los enlaces. Eso sí, lamentablemente se encuentra en inglés. No obstante, mientras tanto, podéis consolaros con lo ya publicado en “La Esperanza de Pandora”, cuyo texto ha sido pirateado y se encuentra ya en castellano, “para todos” en Internet (buscarlo, por favor). Estoy convencido que pronto saldrá a la palestra, en sus libros y artículos la relevancia de la zona crítica terrestre, el Antropoceno y la edafología. Tendrán una enorme audiencia, llegando a personas que hoy ignoran su importancia. ¡Garantizado!.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas:

Las Dos Caras de la Ciencia

ia-y-robotica

Ya hemos comentado que la ciencia no tiene moral, por lo que necesita ser guiada, tanto por la sociedad como por sus practicantes en base a unos códigos ajenos a ella. Todos los días somos inundados por un aluvión de grandes descubrimientos que afirman que cambiarán el mundo y nuestras vidas ¡para gozo y disfrute de la humanidad entera!. Pero la cruda realidad refuta tales afirmaciones. La palabrería engañosa de la tecnociencia.

Vivimos en un mundo plagado de injusticias, guerras, desigualdades, hambre, desnutrición, epidemias, y a todas luces insustentable bajo esa apisonadora a la que llaman economía liberal. He recibido quejas  por ser crítico contra diversos tipos de indagaciones científicas, ya que redacto en algunos post mis profundas preocupaciones por su estado actual e inquietante devenir, incluso cuando nos aseguran que será esplendoroso. No entiendo,  por ejemplo, que el Transhumanismo les gustará a algunos, mientras que personalmente se me antoja una locura desquiciante. Interesan controversias como la de si el denominado Antropoceno debe considerarse como un nuevo periodo geológico (sensu lato) cundo en realidad es materia de definición y gustos, que no de hechos, como demostramos ya en otros diversos post. Y así podríamos seguir “ad nausean”.

Detesto los corporativismos y más aun de los que dicen ser valedores de la “verdad”, cuando vivimos malos tiempos para la lírica, estando la literatura científica y sus entresijos, atiborrada de plagios, denunciándose constantemente en nuestro ámbito del conocimiento, la mala praxis y la corrupción. En el curso impartido en esta bitácora acerca de las ‘Filosofía, Historia y Sociología de la Edafología’ llevamos a cabo un recorrido conceptual e histórico sobre que es la ciencia y el método científico, según las diversas escuelas de pensamiento. Y al hacerlo mostramos que ambos conceptos son lascivamente escurridizos. La última gran escuela que merece tal calificativo resulta ser el anarquismo epistemológico desarrollado por Paul Feyerabend. Esta autor alemán defendía que la sociedad intentaba reemplazar las antiguas religiones por otra nueva llamada ciencia, mientras que en la práctica sus profesionales se comportaban como clientes ebrios en un prostíbulo. Y como corolario, topamos de nuevo con la moral y con la ética. Empero si antaño podíamos desarrollar filosofías de la ciencia ajenas a otros aspectos de nuestra sociedad (centradas en la ciencia exclusivamente) y  ya no es así. Al convertir la sociedad en una aldea global, y ser la tecnología el motor de los cambios que en ella se producen nos encontramos con un sistema, bastante complejo, inestable e incontrolable, como lo son todos los “no lineales.  Y tal tipo de sistema nos trae de cabeza. Y entre unas razones y otras la democracia se muere, siento reemplazada por la retrodemocracia. Y por ello comenzamos un curso de filosofía de la tecnociencia.

Cuando emergió al mundo la globalización comandada por el neoliberalismo económico de los “Chicago Boys”, abundabas los ¿expertos? Que intentaban calmar las angustias ciudadanas señalando ante las crisis cíclicas que se producían: “No hay que preocuparse, el sistema financiero se autorregula” ¿¿??. Pues bien, si un conjunto de elementos y agentes no se autoregulan su interacción, también por definición, no es un sistema. Rebuznancia cargada de  aparente erudición para ocultar la verdad: pura ignorancia e incapacidad de predecir lo que se nos avecina. Como sistema complejo nuestra economía resulta ser muy inestable, sensible a las condiciones iniciales y a las del entorno. Cambios pequeños pueden impeler a que sus trayectorias diverjan brutalmente con el tiempo, siendo impredecibles. ¡Y así lo constatamos!. En la teoría del caos, vinculada con la de los sistemas complejos y la de los no lineales, se popularizo la frase “el aleteo de una mariposa en Pekín puede producir un tornado en Texas” (el consabido efecto mariposa). Hoy podríamos parafrasear su contenido y exclamar “la tos de un agente de bolsa en Pekín, puede generar un drama/desplome en la de Wall Street” y afectar a cientos de millones de personas. Nuestro sistema económico progresa, al parecer, hacia lo inesperado, lo sorprendente, etc. Es decir todo lo que no permite ser predicho por ningún modelo salvo la destrucción del mismo. A quien la gusten las sorpresas, buenas y malas, no tiene más que sentarse en un sillón y esperar.

Reiteremos, la ciencia y sus hallazgos no son ni buenos ni malos, todo depende del fin con que se utilicen. Y es aquí en donde nos topamos con el meollo de la tragedia humana que padecemos.

Los investigadores necesitamos financiación con vistas a seguir deshilachando esa casi indescifrable madeja a la que denominamos complejidad del mundo. La financiación no surge por generación espontánea, sino que la libran los gobiernos e industrias (en su mayor parte multinacionales) con sus respectivos intereses. Empero por mucho que manifiesten lo contrario, los gobiernos desean que sea la industria subvencione ¡casi todo!,  y como corolario convertirnos en esclavos de ellas. Son las grandes compañías, sus intereses, lobbies, publicidad maniquea, etc. las que dictan pues, en que se debe invertir científicamente y en que materias no. La esencia de una empresa estriba en vender productos, que no cuidar de los ciudadanos, y la prensa nos lo recuerda todos los días, lo mismo que la corrupción política, casi siempre en contubernio con las primeras.  Si un científico no se encuentra de acuerdo con lo que ve y escucha, será desterrado (no hay dinero para sus estúpidas ideas), a no ser que lo haga cuando ya sea famoso, lo que indicaría que, con anterioridad, también fue lacayo de este perverso entramado. Eso sí, soslayemos a los más mayores, que lograron realizar sus indagaciones en un mundillo científico sin tanto conchabeo, amoral y corrupto como el del presente.

Nuestro sociedad vive en un mundo de recursos finitos, en la mayoría de los casos no abundantes, por cuanto los que lo fueran antaño han sido dilapidados o degradados.  Y por tal camino hemos degradado la salud del planeta, pero como formamos parte de él (….), también la nuestra propia, en casi todos los aspectos. No existe nada parecido, con mayúsculas, es decir ¡nada importante!, como la denominada ciencia para la ciudadanía. Se trata de actividades que, en el mejor de los casos, ayudan a algunos, de vez en cuando.

La sobrepoblación se enfrenta a esa escasez de recursos, con las paupérrimas armas que nos ofrece un neoliberalismo económico carente de otra imaginación que no se limite a desear más millones, y más billones, ¡más, más!. Se me antoja tan nefasto este “sistema” como para dudar de las bondades de su pseudo-autorregulación. Pero además del crecimiento de la población, que pretende enfrentarse a los recursos finitos de que disponemos, este “sistema” se encuentra deplorablemente estructurado. En unas partes del mundo viven los privilegiados, actualmente asustados por el envejecimiento de sus poblaciones y todos los males endémicos que tal hecho acarrea. Por ejemplo, ancianos cuyos sistemas de pensiones se encuentran al borde de la quiebra, mientras los que debieran alimentarles, son presas del desempleo y desánimo. Mientras tanto, en otros infernos de la Tierra, las criaturas son aniquiladas, viven desnutridas, enfermas, etc., en lugar de rejuvenecer las plantillas de los ricos ancianitos. ¡Unos aquí sin remplazo, y otros allí sin esperanza!. Resumiendo, conforme el neoliberalismo aprieta de manos del Banco Mundial, el FMI, y otra turba de entidades filantrópico/caritativas, ya nadie duda que las desigualdades entre ricos y pobres aumentan hasta límites insoportables. Un sistema eficiente resulta ser todo lo contrario. ¿O no?. No se trata ya de caridad o solidaridad, sino que hablamos de requisitos indispensables para la autorregulación de cualquier sistema, no solo el económico.

Pongamos tan solo un par de ejemplo, como el de la Inteligencia Artificial o IA, y el de la robótica/microrobótica

Hace pocos años leí un informe en el que se cifraba la procedencia de las principales inversiones en materia de IA. Pues bien, el grueso de la financiación  era realizada para propósitos militares y videojuegos: “Juegos y Guerra en lugar de Juegos de Guerra”. Actualmente las inversiones en IA crecen a ritmos acelerados en estos y otros muchos campos, empero el panorama es igualmente inquietante. Y si hablamos de las aplicaciones de esta rama del conocimiento, personalmente se me ponen los pelos de punta, aunque también a  otros científicos.

Reiteramos que, como en otros dominios de la ciencia y la tecnología, la IA puede aportar grandes beneficios para la humanidad. Yo no lo dudo, lo afirmo. Ahora bien, todo depende de los fines para los que se utilicen. Y aquí entra el factor humano. En un mundo en donde la ética y la moral brillan por su ausencia, serán los más fuertes los que encarrilen su destino. Y ya sabemos: multinacionales, militares, guerras, vender y vender a toda costa, sin importar los objetivos….

Vayamos ahora con la robótica y microrobótica, sin olvidar su hibridación, es decir la inteligencia artificial robótica. Existe un gran debate sobre la pérdida de empleos, y como corolario el aumento la cantidad de gente que puede seguir aumentando las ya gruesas filas del paro laboral. Nadie duda excepto los vendemotos de fantasías ilusorias con intereses ocultos que, un desempleo creciente acrecentará los problemas de una sociedad envejecida a no ser que estos juguetes mecánicos tributen a los heraldos públicos, como los ciudadanos de carne y hueso. ¿Se los imaginan ustedes haciendo huelgas para conseguir una subida salarial?.  Pero en manos de los militares, admito mis prejuicios,  el tema puede devenir en tragedia. Efectivamente, el futuro podría traernos guerras entre robots en lugar de humanos. Algunos pensaran que hasta podrían ¿disfrutar?, viéndolos en la televisión como si de un partido de futbol se tratara. Eso sí, la mayoría de los telespectadores no tendrían trabajo, y meno aun permitirse alimentar a sus familias dignamente.  ¡Robótica!. Siempre puede encontrarse uno a los que tan solo pretenden llamar la atención, aunque exista la posibilidad de que termine siendo cierta ¿ incluso asesinos en serie?. Sin ser tan melodramáticos, si cabe alegar que se producen serios debates a la hora de contestar la siguiente pregunta: ¿Son los robots tan seguros?. Pero aún resta dar respuesta al siguiente interrogante:  ¿aunque lo serán, el dilema es para qué?. ¿Con que propósitos?. No les extrañe pues que científicos de todo el mundo consideren a: ¡La Inteligencia artificial y robótica, entre los Riesgos Globales de 2017. Como pueden observar, no soy un paranoico.

Centrémonos en la microrobótica. Llueven las noticias médicas, agronómicas, ecológicas, etc., etc., que proclaman el advenimiento de los microrobots y como estos cambiarán nuestras vidas.  La microrobótica  y la inteligencia artificial nos pueden traer todo tipo de maravillas/pesadillas. Por poner algún ejemplo, se defiende que los microrobots podrían ayudarnos a salvar muchas vidas tras los desastres naturales, o como nos cuenta el encabezado de esta noticia: “Abejas robot polinizarán los campos de cultivo de Monsanto – Ecoosfera. ¡Vaya por Dios!, Monsanto Vende la piel del oso antes de cazarlo, es decir “como siempre”. ¿No son ellos con sus pesticidas las que las están exterminando?. ¡vaya forma de abrirse un nicho de mercado!. Pero ahora les bosquejo la otra cara de la moneda.

Estos migro-ingenios se irán abaratando conforme incrementen sus producciones y aplicaciones. Me siento en mi casa a leer un libro, visionar un video o jugar con mi pareja a los naipes, hablar de política con algún amigo, o algo parecido. Llegará un momento en que sean muy asequibles para el gran público, ¡no lo duden!. Pero hay un problema, por no decir muchos. Podremos tener por cualquier lugar de la casa un microrobot foráneo disfrazado de mosca u otro tipo de insecto, espiándonos. Según sea la actividad y el enemigo que nos ha enviado ese caramelo envenenado, la privacidad de nuestras vidas se esfumaría por completo.  Un caso entre otros sería que viviéramos bajo una dictadura, algún contertulio blasfemara y de pronto apareciera la policía nazi, lo arrestan, encarcelan y ¿por qué no?, ¡lo fusilan!.  Y todo por ese maldito nano-espionaje. Es fácil dar rienda suelta a la imaginación y, de nuevo, se me ponen los pelos de punta. Si es lícito fantasear, pero no tanto como para intoxicar con los “pros” ocultando los gravísimos “contras”.

En resumidas cuentas, bien utilizadas estas tecnologías pueden ayudar a todos los ciudadanos. El problema, ¡el gran problema!, estriba en que nosotros no tenemos nada que decir, ya que los poderes fácticos tendrían su control. Ya sabemos los estragos que puede generar entre la población un marketing engañoso y fraudulento. De hecho ya lo padecemos con la privacidad que nos proporcionan internet (se barrunta una cibercrisis global, además de las ciberguerras: ¡Guau!) y las aplicaciones de los Smartphones. Veamos algunos ejemplos de las propias “apps”: (i)Las ‘app’ de salud ponen en riesgo millones de datos personales”; (ii)El 50% niños desde los 8 años se expone a ciberamenazas” y (iii)Siete de cada 10 aplicaciones para móviles comparten sus datos con otros proveedores”. Creo que ya es suficiente.

Abajo os dejo tres noticias relacionadas con el tema. Se trata de meros ejemplos sobre los que los lectores interesados deberían leer y reflexionar con vistas a extraer sus propias conclusiones. En ellas el grano se mezcla con la paja, mientras que el marketing mentiroso lo hace con las explicaciones honestas.

Y finalmente reiterar mi mensaje. Como científico soy una persona a favor del progreso, pero del de la humanidad entera, no de quienes juegan con nosotros y nuestros futuros. Ellos tan solo nos exigen el ¡silencio de los corderos! Necesitamos urgentemente una gobernanza mundial basada en la ética y la moral, que nos defienda de quien ostenta el poder, no de estos artilugios en si mismos. ¡Todo depende del uso que se les dé!. No nos engañemos, hay también muchos conciudadanos perversos.

Ante tal panorama, desalentador, por ser moderado, pensé en que tan solo cabía,  colaborar con una ONG. Ojeé la prensa y pensé: ¡mejor ya a ser que no!, tampoco me puedo fiar.  Ya, a la desesperada, barrunté ir buscándome mi retiro espiritual en un monasterio. ¡Pero que va….!. Ni por esas.  

Juan José Ibáñez

  (más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

La Preservación de la Biodiversidad del Suelo está hoy más cerca que nunca. Carta Abierta al TIPS, GPS, COP, CBD, UNESCO, GIAHS, IUSS, etc.

acuerdo-biodiversidad-del-suelo-sipam

¿Acuerdos sobre la Preservación de Biodiversidad del Suelo?. Fuente: Colaje Imágenes Google

Ya sabemos que las cartas abiertas con vistas a reclamar algo legítimo e importante actualmente no dejan de ser más que papel mojado, es decir no sirven para nada, a menos que…… ¿te toque la lotería? ¡Pues va a ser que sí!  Sin embargo, por diversas fuentes he recibido noticias de que algo se está moviendo con vistas a “intentar” progresar en el marco de la preservación de la biodiversidad de los suelos.  Ya os comenté en este post, de que tengo el honor de que algunas de esas autoridades me conozcan y yo a ellos. También este otro, que se me olvidaba, y es muy relevante. Efectivamente me han llegado noticias de que algo se cuece y, posiblemente, comience ya este año. Eso sí, desconozco tanto los pormenores como si la iniciativa llegará a buen puerto, ni cual serán sus objetivos finales.  

Considero que la preservación de la biodiversidad del suelo, es un tema de transcendental importancia. Son muchos los expertos que calculan que el número de especies vivas es mayor en el seno de este recurso natural (ya sean los emergidos, aunque también los acuáticos dulceacuícolas y marinos) que el que disfrutamos sobre él. Sin tal biodiversidad todos los ecosistemas colapsarían, como la propia biosfera. Empero no atisbamos tal biodiversidad ni tampoco las relaciones entre la mayoría de sus organismos que interactúan bajo nuestros pies, a pocos centímetros, o algún metro de donde pisamos. 

Sin embargo, como investigador que fui en mis primeros años de carrera profesional acerca del estudio de la biodiversidad del suelo, así como mi posterior dedicación al estudio de la diversidad de los suelos que la cobijan, algo sé sobre el tema. Me preocupa, y mucho, el rumbo que en los últimos años han seguido los estudios en la materia. Y es por esta razón me veo auto-impelido a escribir este post y enviárselo seguidamente a las mentadas autoridades. Si me escuchan fantástico, sino tan solo habré perdido unas cuantas horas.   Eso sí, voy a mostrar argumentos difíciles de rebatir. Reto a quien quiera a un debate, si ¡se atreve!. Bues bien…. Comencemos. 

Si no se preserva el suelo, mutistis mutandi, tampoco su biodiversidadSi destruimos el hábitat de las especies, estas últimas desaparecerán ineludiblemente. Es decir, la preservación del hábitat es el paso previo a la preservación y estudio de su diversidad. Empero los suelos no son unidades discretas con fronteras netamente definidas, y por tanto lo que realmente necesitamos estriba  en acotar y estudiar los paisajes de suelos o edafopaisajes de pequeñas dimensiones, como por ejemplo,  una ladera o una microcuenca, desde su divisoria de aguas hasta su desembocadura. Se trata de que la unidad espacial elegida no se encuentre (o al menos lo sea en escasa medida) condicionada por los espacios colindantes. 

Cada tipo de suelos debe tener la huella dactilar de una biodiversidad más o menos idiosincrásica. Los expertos conocen sobradamente que las especies que aparecen en un suelo arenoso, arcilloso y turboso son totalmente distintas, por poner un ejemplo prosaico. En consecuencia, a mayor diversidad de suelos o edafodiversidad que atesore un territorio, más elevada será, por termino general, la biodiversidad edáfica que contenga

La Biodiversidad del suelo debe cuantificarse muestreándolo en toda su profundidad, horizonte a horizonte. De no hacerlo, jamás podremos defender que los datos obtenidos nos informen de la genuina riqueza de taxones edáficos.  

En los últimos años, por no decir alguna década, en la mente y prácticas de muchos expertos, el hábitat de la biodiversidad edáfica ha ido menguando. Ya fuera por ignorancia ya por comodidad,  no podemos, ni debemos muestrear tan solo los horizontes superficiales, debido a que gran parte de los organismos que albergan seguirían siendo invisibles y por tanto, obtendríamos una imagen lamentable pobre de la inmensa diversidad que atesora tal recurso natural. Empero sigue siendo práctica común, rascar un poco la superficie, coger la muestra y generalizar sin conocimiento de causa.  Personalmente, y como se constata ya en la literatura de los años sesenta y setenta del siglo XX, cada horizonte edáfico posee sus ensamblajes de organismos que los diferencian del resto.  ¿les parece a ustedes lógico que se intentara evaluar la biodiversidad vegetal de la selva amazónica muestreando tan solo las especies que aparecen en el metro más elevado del dosel arbóreo, como si fuera a vista de pájaro?. ¿No verdad? Pues es lo mismo que pretender dar cuenta de la variedad de formas vivas que habitan en los recursos edáficos rascando en sus 10, 20, 30 o 40 cm superficiales. No confundamos cantidad con diversidad.  

Por favor díganme un enclave en donde se intentara cuantificar la biodiversidad de todos los organismos edáficos simultáneamente. Busquen, busquen porque no encontraran ninguno, al margen de las secuenciaciones genómicas masivas de las que prefiero no hablar, ya que entraría en un debate muy agrio, a pesar de que no niego su utilidad, “en ciertos aspectos”. Por lo tanto, no estaría de más que tal programa se llevara a cabo, al menos en un enclave, y si pudiera ser en un suelo por bioma mejor que mejor. Obviamente no se puede actualmente pretender realizar un inventario más intenso ya que haría falta demasiada financiación, por cuento deben participar ineludiblemente decenas de taxónomos expertos en cada una de la gran variedad de phylum distintos (casi todas las principales formas de vida terrestres). Tal inventario, nos ofrecería una línea de base, una información vitalmente acuciante de referencia, sin la cual cualquier dato erróneo puede tener cabida.   Hasta que tal tarea no se lleve a cabo, cualquier cuantificación debería ir al cubo de la basura. ¡Un único sitio por favor!. 

Tampoco debemos confundir preservar y estimular la biodiversidad. En sistemas agrarios o agro-silvo-pastorales interesa fomentar la diversidad de organismos beneficiosos de tal modo que la agricultura ecológica sea lo más sustentable, eficiente y económica posible. No obstante, previamente, debemos tener la línea base anteriormente mentada, lo cual implica la preservación de los suelos tan prístinos como fuera posible. Es decir retornamos a la necesidad de estudiar ¡por primera vez! todos los taxones que pueden estar presentes en un suelo y sus interacciones con vistas a sopesar el estado de otros. No se trata de comparaciones sino de dimensionamientos, aproximarnos a dar unas primeras cifras que den cuenta de la magnitud de tal inmensa biodiversidad para no seguir repitiendo cifras tan repetidas como poco  corroboradas. Las modelizaciones, simulaciones numéricas, y bla, bla, bla,  son útiles si, y solo sí, se parte de un información de partida sólida, no digo exacta, pero si aceptable. Hoy por hoy reste no es el caso

¿Cómo debemos actuar pues?.

Aunque se ha venido haciendo caso omiso de la biodiversidad invisible bajo nuestros pies, resulta que para su preservación podría hacerse uso de varias iniciativas actualmente en curso, que debieran hacerlo pero que persisten en su irracionalidad científica. Veamos. Convenio sobre Diversidad Biológica,Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM, FAO), Patrimonio geológico: un pasado… y un futuro comunes – UNESCO, Observatorios dela Zona Crítica terrestre (donde se investiga la interacción entre el mundo biótico y abiótico, desde la parte emergida de los ecosistemas hasta los regolitos y las rocas que subyacen a los suelos, incluidos los acuíferos subterráneos). Por lo tanto, hay donde elegir.  Empero no se trata precisamente de elegir, sino de optimizar la estrategia. De hecho, las iniciativas y programas internacionales mentados resultan ser más que compatibles, complementarios, a la hora de conseguir  los objetivos previstos. Aferrarse tan solo a uno de ellos sería imprudente, por cuanto sus perspectivas constriñen lo que puede preservarse o no. 

Sin embargo, nuestras autoridades por algún sitio deben comenzar, y por las noticias que me llegan se inclinarán, posiblemente por el de Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM, FAO), ya que ven más viable y asequible llegar a un acuerdo. Nada que objetar, por supuesto, ¡adelante!.  Sin embargo, no nos olvidemos de ir paulatinamente de ir convenciendo a los restantes de que deben actuar por pura coherencia en la preservación de los suelos.  Por ejemplo, si la definición de patrimonio geológico recoge a los suelos, alguien deberá explicar porque en la práctica no se hace. Y así en la mayor parte de los geoparques aprobados por la UNESCO, el vocablo suelo, tan dolo es mentado en la susodicha definición. ¡Totalmente ridículo!, a no ser que finalmente modifiquen la última (con vistas a eliminar cualquier mención a los suelos), lo cual iría en contra de cualquier atisbo de racionalidad científica, así como del acta fundacional de tal iniciativa.  

Debiéramos ir paso a paso, siguiendo unas directrices que dimanen de un documento que sienten las bases de un acuerdo/estrategia internacional, y perseverar una y otra vez.   Por ejemplo, me encuentro completamente convencido de que los Observatorios dela Zona Crítica terrestre aceptarían gustosamente a participar, a poco que se les insista y se llegue a un diálogo franco y abierto. La alergia al suelo de los expertos en geodiversidad necesitaría de más insistencia y el esfuerzo de un equipo de psicólogos. 

Hay que intentarlo, ir despacio, ¡sin prisas pero sin pausas!. Yo tan solo puedo proponerme a prestarles mi ayuda, si lo consideran necesario. ¡Mucha suerte amig@s!. 

Abajo os dejo una lista de enlaces institucionales de interés y una referencia de los post que he dedicado a estas iniciativas internacionales. En lo referente a la biodiversidad del suelo, tan solo reiteraros que he redactado algunos centenares de post que se encuentran incluidos en nuestra categoría biología y ecología del suelo.   

Juan José Ibáñez 

Continúa……….

Algunos Post Previos Relacionados sobre el tema

Categoría: Año Mundial del Suelo

Alianza Global por el Suelo (The Global Soil Partnership). Un Acuerdo Imprescindible para Alcanzar el Desarrollo Sustentable en el Planeta

Panel Intergubernamental de Suelos para La Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas Agenda Rio+20

Cambios en la Cúpula de la FAO en Materia de Suelos (Buenas y Malas Noticias)

Ciencias del Suelo: Grandes Noticias en Diciembre de 2012 (Alianza Global del Recurso Suelo y Panel Intergubernamental de Suelos)

Los Suelos Vuelven Nuevamente a la Agenda Global (Global Soil Partnership: Alianza Mundial para el Suelo). Entrevista a Ronald Job Vargas Rojas (FAO, Roma)

2015. Año Mundial del Suelo y Un Nuevo Portal de Suelos de la FAO ya Activo: Los suelos sanos son necesarios para alimentar a un planeta hambriento

Alianza Mundial Por el Suelo. La Web Multilingüe ya está en Funcionamiento (The Global Soil Partnership)

El Estado de los Recursos de Suelos en el Mundo (Status of the World’s Soil Resources Report)

Regionalización para la Cooperación y el Desarrollo en Materia de Suelos (GSP)

El Problema de Evaluar el Estado de Degradación de los Suelos del Mundo y El Problema de la Política Científica Actual (GSP/FAO)

El suelo es un recurso no renovable: su conservación es esencial para la seguridad alimentaria y nuestro futuro sostenible. Año Internacional de los Suelos (GSP/FAO)

Alianza Global por el Recurso Suelo (The Global Soil Partnership). Arranca la Iniciativa en la sede de la FAO en Roma (7-9 Septiembre de 2011)

El suelo es un recurso no renovable: su conservación es esencial para la seguridad alimentaria y nuestro futuro sostenible. Año Internacional de los Suelos (GSP/FAO)

Día Mundial de la Biodiversidad del Suelo (Los Movimientos Ecologistas y el Suelo)

Resolución aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Importancia de los Suelos y el Año Internacional de los suelos

Cinco razones por las que el suelo es clave para el futuro sostenible del planeta (Alianza Mundial por el Suelo GSP)

El Año Internacional de los Suelos: Contribuciones personales y algo más

El Problema de Evaluar el Estado de Degradación de los Suelos del Mundo y El Problema de la Política Científica Actual (GSP/FAO)

Los suelos sanos son la base para la producción de alimentos saludables (GSP/FAO)

Herramientas y Consejos de la FAO para Divulgar el Año Mundial del Suelo

La Alianza Sudamericana por el Suelo Entra en Acción

Enlaces de Interés

Convenio sobre Diversidad Biológica

Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial

‎ UNESCO Global Geoparks

Geoheritage | IUCN

 

Etiquetas: , , , , , , ,

El Impacto de embalses y represas sobre el cambio climático, los suelos y el ciclo del carbono

embalses-y-secuetro-de-carbono

Embalses o reservorios y su ciclo de vida: Colaje Google Imágenes

 Esas malditas hidroeléctricas van a alterar el clima… ¿Y qué no?.

 Ya que el sistema climático no deja de ser, tal como lo entendemos y a menudo estudiamos, más que el propio sistema biogeosférico, cualquier actividad del hombre que altere la superficie terrestre y su biota, afecta como corolario al clima. Y así, ciertos investigadores a provechan el más mínimo resquicio y/o hueco entre los granos de arena, aun no visitado en su relación con el clima, para advertirnos que se ha soslayado, esto, aquello y lo de más allá, siendo ¡graviiiisimo!. ¡Es que no acertamos nunca!. ¡Siempre se nos olvida algo!. ¡Los científicos somos un desastre! Y este es el caso de la noticia que os ofrecemos hoy. De todos es conocido que las presas son trampas de suelos y sedimentos erosionados cabeceras arriba, al margen de las aguas que trascurren por sus cuencas de drenaje, a menudo contaminadas. Estos muros ecológicos alteran la dinámica fluvial de diversas maneras, como se muestra en una segunda noticia, expuesta tras la primera, y que os he traducido del suajili al español castellano, si bien ya la han traducido otros mejor que yo (ver al final del post). Y así se modifican todos los suelos y sistemas superficiales terrestres aguas abajo, y especialmente en la desembocadura de los ríos en los que el balance entre la erosión costera inducida por las aguas marinas y aporte de sedimentos se mantiene en un equilibrio metaestable. Por ejemplo, los deltas (tierras muy productivas) van perdiendo extensión y muchos humedales también. Pero todo esto es tan viejo como para ser conocido por Matusalén. El único dato digno de mención, que aun ¡debe ser corroborado!, deviene de que también secuestran casi el 20% del carbono que transportan estas redes de drenaje, y que de este modo, queda atrapado por esas malditas construcciones, tan artificiales como vitales para el hombre. Lo mismo lógicamente ocurre con parte de su carga de nutrientes. Eso sí, una porción  aún desconocida de carbono será emitida directamente desde el reservorio a la atmósfera, aunque se desconoce en que cuantía. Por otro lado, al ir colmatándose o rellenándose con los materiales atrapados, los sedimentos allí almacenados, ¡muy a su pesar!, deben ser extraídos con vistas a que el volumen de almacenaje de agua mengue en la menor medida posible. Es la operación a la que denominamos dragado. De este modo, los sedimentos son expuestos de nuevo a las inclemencias de ese clima que tanto nos inquieta y parte de su carbono irá también a la atmósfera, que no al mar. Y así el dato dice algo, aunque no mucho, a pesar de la relevancia que dan los autores a una cifra por corroborar. No olvidemos que la nota de prensa no informa de la proporción del carbono que es realmente edáfico, respecto al que procede de otras fuentes, como la hojarasca, el desprendido por aguas residuales y bla, bla, bla. Más grave aún, en mi opinión, como señala la segunda noticia, es la fragmentación draconiana de un sistema que conforma necesariamente un continuo, destrozando finalmente mucho más que la dinámica natural del propio curso fluvial: gran parte del paisaje. Hace ya una década que editamos en el blog el post titulado El Sistema Cardiovascular de Gaia: La Manifestación de un Planeta Enfermo.

 Por tanto, sí, efectivamente, casi todo afecta al clima, que resulta ser un niño muy sensible, frágil y rabioso, al que todo le daña. Y los científicos lo miran por todos los lados, empero como “expertos” que aun distan de reconocer plenamente su anatomía, fisiología y patología, como su propia ignorancia. Y ya sabéis, si tenéis una ocurrencia de este tipo relacionada con el clima, a poco que redactéis bien el texto, puede ser publicado en alguna de las revistas científicas de prestigio, que comienzan aparecerse a la prensa rosa, como mínimo en este tema.

 Os dejo pues con las dos notas de prensa que os hemos mencionado.

Juan José Ibáñez …..

……en fase de somnolencia.  (más…)

Etiquetas: , , ,

La WRB 2014-2015 Desde el Teléfono Móvil: (Nuevo aap para utilizar esta clasificación de suelos)

wrb-espanol-2014-publicada-en-2016 

Si es amante de estos teléfonos denominados inteligentes (smartphone), ya puede bajarse usted la aplicación o app para poderla ojear la WRB desde cualquier sitio, ya sea para sistemas iphone o androide. Abajo les dejo la información para acceder a ella. . Eso si, tan solo puede bajarse la versión inglesa.

Juan José Ibáñez (más…)

Etiquetas: , , , , ,

La Virosfera, Los Suelos y la Biosfera

virosfera 

Virosfera. Fuente: Colaje Google imágenes

La virosfera, o el conjunto de todos los virus que alberga la Tierra es aun terra incognita para la ciencia. Y como veremos hoy, resultará prácticamente imposible entender el funcionamiento de la vida hasta que comprendamos el papel que estos diminutos organismos desempeñan, tanto en la evolución como en la dinámica de la biosfera. El ciudadano tan solo es informado de los virus cuando estos generan enfermedades y pandemias, demonizándolos por ser extremadamente peligrosos, como también solía hacerse antaño con las bacterias. Empero desde estas últimas hasta (y sin excepción) los animales superiores se encuentren preñadas de numerosas especies víricas, la mayoría de las cuales no causan daño alguno, y tal vez desempeñan un papel de vital importancia. ¿Y en los suelos?. Más de lo mismo. Todos los organismos del suelo, desde las más minúsculas arqueas y bacterias albergan estas formas de ¿vida? en su interior, por lo que si extendemos a las mismas el concepto de especie, la virosfera podría ser considerada la reina de la biodiversidad edáfica. Si un gramo de suelo posee 40 millones de bacterias, tenga la total seguridad que también atesorará cientos de millones de virus.

 Debemos, adicionalmente tener en cuenta que parte de su material genético se incorpora a los genomas de sus huéspedes generando un flujo horizontal de genes que, tal vez, conecte “de alguna forma”, todo el árbol filogenético a modo de gigantesca red, corroborando entonces nuestra visión previa de la vida reticulada y su evolución a lo largo de la historia de la Tierra.   Nosotros mismos, nuestros genomas, son también en parte víricos, es decir algo tenemos de virus, mucho más de lo que pensáis como podréis observar hoy. Y no solo su diversidad, sino que a pesar de su tamaño, también se especula que la biomasa que suponen en el seno de la biosfera puede llegar a ser enorme, increíble, aunque por falta de información todos los datos que leáis no dejen de ser más que meras especulaciones: la punta del iceberg.  Según se señala más abajo, alguna be las hipótesis más audaces defiende que “La masa acumulada de su biomasa excedería todas las plantas y animales en la tierra“. ¿Sera verdad?.

 El contenido que os vamos a ofrecer hoy, ser basa en los fragmentos de dos post redactados en español, así como en una noticia recientemente ofrecida por terraDaily en suajili. Podemos considerar que  el material extraído del post titulado virosfera, perteneciente al magnífico blog de Miguel Ángel Jiménez Clavero que lleva por título Virus Emergentes y Cambio Global, nos ofrece la visión más ortodoxa y conservadora, mientras el siguiente, secuestrado del Blog: Disiciencia, la perspectiva más  atrevida/provocativa. En cualquier caso, como podréis observar, las cifras sobre su abundancia, diversidad y biomasa son enormes, por no decir asombrosas. A pesar de todo, el verdadero enigma subyace en el papel que “podrían desempeñar” en los avatares de la vida sobre la tierra, cuyo conocimiento podría modificar radicalmente nuestra concepción de la evolución biológica, así como poner en tela de juicio la filosofía subyacente al neo-darvinista actualmente imperante, aunque en paulatino desmoronamiento.

 ¿Se puede conocer la vida y la biosfera sin entender la Virosfera?. Todo apunta a  que la respuesta, en esa enorme red biológica que recubre y penetra la Tierra, resulta ser necesariamente negativa. Pero habrá que esperar para vislumbrar el paisaje mental adecuado. El reto de entender la Virosfera es enorme, pero quizás, cuando lo logremos, nuestra visión de la vida y de nosotros mismos cambie radicalmente. En este post más que en la mayoría de los redactados en este blog hasta la fecha, resulta imperativo que leáis al menos el contenido en español extraído de los dos blogs mentados, el cual os resultará asombroso. Que lo disfrutéis.

 Juan José Ibáñez

Continua………

(más…)

Etiquetas: , , ,

Páginas Web de las Sociedades Científicas: Algunas medidas para mejorar considerablemente la audiencia

sociedades-cirentificas 

Sociedades Científicas y TIC. Fuente: Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, va por Consuelo y Olé

Vaya por delante que no me considero experto en la materia. Sin embargo la actividad de bloguero, en la búsqueda constante de noticias de interés que conciernan a esta bitácora, me ha ido proporcionando experiencia a lo largo de un decenio.  Al visionar las páginas Web de numerosas sociedades científicas, es más que frecuente observar que sus audiencias suele ser muy bajas. Obviamente el primer factor a tener en cuenta es el número de socios, y este depende del interés que despierta en la comunidad científica y ciudadanía. Nada que decir al respecto, con la salvedad que, si con un blog que versa sobre suelos hemos llegado a alanzar medio millón de visitas al mes, lo mismo puede lograrse con cualquier página Web de divulgación e indagación científica si se adoptan las estrategias oportunas.  Os mostraré tan solo algunas de ellas, por cuanto no pretendo ser exhaustivo. Pero insisto, cuando se desea aumentar la audiencia/visibilidad en el ciberespacio, si conviene tener en cuenta algunos factores que pueden incrementar enormemente la visibilidad de estas entidades en poco tiempo, digamos que un par de años.

Una de ellas consiste en incluir información divulgativa que sea de interés al ciudadano, aunque no despierte mucho el de los miembros que conforman estas  sociedades. Debe terse en cuenta  que hay más público en las escuelas de educación primaria y secundaria que en las universidades, muchos de los cuales buscan información en Internet. Del mismo modo son más numerosos los profesores de las primaria y bachillerato respecto a los pofesionales. Tal iniciativa puede realizarse añadiendo tales contenidos básicos en forma de cursos o incluyendo sistemas de blogs en las mentadas páginas Web. Al tratar los temas más básicos que conciernen a la disciplina en la que se centra la sociedad científica, más cibernautas se interesarán, ya que los escritos muy técnicos tan solo atañen a los profesionales mejor formados, siempre escasos. en términos comparativos. No se trata de actualizar tal tipo de contenidos rápidamente, sino que estos, además de útiles sirvan de lanzadera a la hora de aumentar la visibilidad de los asuntos muy técnicos, que por sí solos, tan llaman la atención de unos pocos ilustrados. También cabe destacar que las sociedades científicas deben entender que resulta imperativo contemplar, entre sus objetivos, instruir a la ciudadanía a través de actividades de divulgación científica, por el bien de todos.

Vivimos en una época en la cual el movimiento en acceso abierto es ya una realidad que crece sin cesar. Cuantos más contenidos atesore una página Web, tanto más posibilidades tendrá de que el ciudadano encuentre rápidamente lo que busca. Y tan solo en lengua española existen cerca de 500 millones de usuarios potenciales, que no es poco. Tal cifra es prácticamente idéntica a la de los ciudadanos que tienen como lengua materna el inglés. Cuando abres una página Web hay que tener en cuenta este hecho, y no solo centrarse exclusivamente en informar a los usuarios de tu Estado o Nación.  

Insistimos “once again” que puede y debe colgarse en acceso abierto mucha información. No obstante hay que tenerse muy en cuenta los títulos, que deben ser muy básicos, sencillos y directos. Títulos más sugestivos, aunque rebuscados, no son adecuados para que los interesados encuentren lo que desean utilizando  buscadores como Google en la jungla de Internet. Estos ingenios situarán los mentados títulos detrás de los que con pocas palabras informan sobre el contenido que los ciudadanos pretenden encontrar. Por ejemplo, puede hacerse uso de los vocablos empleados en los temarios de las asignaturas en el país, idioma y área de influencia de cada sociedad. En este caso los miembros de estas últimas necesitarán llevar a cabo un esfuerzo colaborativo, generalmente de duración limitada, ya que cada ítem puede requerir que se suban materiales para dos o tres edades y grados de información diferentes. No se trata de desviar el objetivo de la página Web, sino que al hacer subir el número de visitas que reciben, lograrán posicionarlas mejor en el ranking de los buscadores. En español no resulta difícil colocar tu “marca” entre las primeras cinco páginas de un buscador, que suelen ser las que los usuarios atienden, como se ha demostrado en numerosos estudios al respecto.  Y así, a la postre, los contenidos más técnicos también alcanzarán también una mayor visibilidad. Obviamente cabe añadir que los contenidos para los más jóvenes deben ser amigables y muy fáciles de entender. Muchas veces pienso que a los expertos les da vergüenza que otros colegas lean redacciones para ellos triviales y  redactadas informalmente. Tal rubor resulta espurio y contraproducente. Por otro lado, generar debates sobre temas de candente actualidad, tras avisar a los interesados vía mail (existen muchos ingenios que realizan esta labor fácilmente, además de las listas de distribución) también atraerá mucha más audiencia.

Los sistemas de alerta para los socios y no socios interesados en una disciplina, también son interesantes. Se trata de hacer llegar a cada bandeja del sistema de correos de todos aquellos que se han inscrito en las susodichas “alertas de la página Web”, una llamada de atención cada vez que se actualice “algo” de la Web de la sociedad.    

No es conveniente cambiar el dominio de la página Web,  a no ser que sea estrictamente necesario, por alguna razón vital. Dicho de otro modo, y por mostrar tan solo un ejemplo, si la Web se encuentra alojada en la Universidad o domicilio social concreto, de la sociedad científica, no es recomendable cambiarla a otro dominio, ya que los usuarios y ciudadanos que estamos interesados hemos guardado el enlace, y cuando intentamos pinchar en el mismo, nos quedaremos desconcertados al ver “que ya no existe o detectamos tal sociedad” (ha cambiado su dominio, algo así como la matrícula de un coche). Incluso instituciones como la FAO caen, una y otra vez, en este tipo de maniobras que pueden denominarse anti-estratégicas.

Siempre que sea posible, la página Web de la sociedad científica debe agruparse bajo un dominio bien conocido y respetado, en lugar de adquirir otro nuevo propio, ya que este partirá con un grado de prestigio nulo, mientras que los dominios respetados desde hace años ya tienen la página en lugares altos del ranking de los buscadores. 

Permítanme que les ponga el ejemplo de una táctica que podría llevarse a cabo en España, pero seguramente también en otros muchos países. Aquí, en Hispania casi todas las Sociedades tienen sus página Web independientemente. Sin embargo, existe una Confederación de Sociedades Científicas de España (cosce) que agrupa a todas ellas con fines estratégicos, que no vienen al caso analizar en este post. Una estrategia óptima estribaría en proponer a la directiva de la cosce que habilitara un sistema único en el estuvieran albergadas las Webs de todas las sociedades científicas, con “ese marchamo de relevancia y calidad”. Pensemos también que, al mismo tiempo, sería mucho más económico y versátil para todas las sociedades científicas, ya que un pequeño grupo de informáticos pagados entre todas ellas podrán solventar los problemas informáticos que se produzcan, a la par de ir incorporando todas las novedades del mercado de internet a costos mucho más reducidos que cada una por separado. Así, el dominio general sería único, lo que equivale a que todas se favorezcan del número de visitas de las demás, de forma indirecta.  Por ejemplo, si yo soy socio de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo cuyo dominio resulta ser http://www.secs.com.es/, la nueva dirección sería del tupo http://cosce.com.es/secs, o algo parecido (no pinchen porque no existe). Pues bien, del dominio cosce.com se beneficiarían todas las sociedades individualmente, pero también la propia cosce como tal. Sin duda alguna, todos salen ganando, ahorrándose de paso mucho tiempo, trabajo y dinero: ”aunando esfuerzos”.

Obviamente existen otras tácticas que se pueden emplear. Sin embargo, por lo que voy viendo en el ciberespacio, casi ninguna página Web de las sociedades científicas cumple estos requisitos. Inténtenlo ustedes y observarán como asciende la audiencia vertiginosamente. 

Juan José Ibáñez

Etiquetas: , , , ,

Un Sistema Climático Fractal frente al pensamiento lineal

fractales-google

Sistema climático Fractal: Fuente: Google imágenes

 Ya os hemos comentado en más de una ocasión que el clima posee un comportamiento típico de los Sistemas no linealeso quizás Sistemas complejos. Otros autores apuntan que su comportamiento corrobora que se trata de un sistema caótico. De hecho uno de los primeros ejemplos de estos últimos es el archiconocido Efecto Mariposadetectado por el físico Edward Lorenz en 1963. Todos ellos poseen características comunes y algunas diferencias que no trataremos en este post. Ahora bien, bien comparten la propiedad de que su dinámica resulta ser bastante impredecible con rasgos a menudo  Fractales o Multifractales es decir, sistemas invariantes a los cambios de escala que  son conformes a Leyes potenciales en más de tres o cuatro órdenes de magnitud. Obviamente la predicción de este tipo de estructuras y procesos resulta ser bastante más impredecible de lo que desearíamos con vistas a predecir qué ocurrirá en el futuro. Como sabéis  El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) basa sus predicciones sobre lo qué ocurrirá en el futuro haciendo uso principalmente de los Modelos de Clima Global, que son de naturaleza esencialmente lineal. Por esta razón siempre he sido bastante escéptico ante las predicciones del IPCC. A pesar de todo, este panel de expertos reconoce que  el calentamiento climático traerá más fenómenos violentos e imprevisibles, como las sequías e inundaciones más intensas y prolongadas. Tampoco niegan que las predicciones de los Modelos de Clima Global, pueden ser alteradas por fenómenos que afectan a corrientes como la del Golfo, que ya describimos en nuestro post “Cambio climático y la Teoría del Recalentón”. De pararse la mencionada corriente (hecho que ya ha sido constatado en el pasado), se traduciría, por ejemplo, en que la Península Ibérica padecería mucho más frio que en la actualidad, que no aumente de las temperaturas, como suele leerse en la prensa científica y general. Y de nuevo por esta razón, desconfío de los resultados de numerosísimos artículos que son publicados todos los años, en base a los mentados escenarios del IPCC.  Sin embargo todo el mundo desea que los científicos les digamos que ocurrirá en el futuro, cuando en realidad se trata de un asunto muy espinoso, en parte por nuestro desconocimiento, pero también por la propia naturaleza del sistema climático.

  sistema-climatico-fractal

Sistema climático Fractal y su ley potencial: Fuente: Google imágenes

 Los lectores más asiduos de esta bitácora saben sobradamente que gran parte de mi carrera profesional se ha basado en el análisis de la evolución de los suelo, pero también de sus patrones espaciales, la mayoría de los cuales atesoran estructuras Fractales o Multifractales. Por ejemplo mis dos últimos libros versan sobre este tema, así como de los constructos que utilizamos para elaborar sus taxonomías, que dicho de paso también son fractales y/o multifractales. Me refiero más concretamente a las monografías tituladas Pedodiversity (edafodiversidad) y Magic Numbers (los números mágicos de las taxonomías) publicadas respectivamente por una editorial de EE.UU. y  la propia UE.

 El artículo que os ofrecemos hoy (Climate variations analyzed 5 million years back in time) nos informa del comportamiento fractal y multifractal de los climas pasados, como también de la mencionada dificultad de predicción en lo que respecta a los escenarios futuros. Empero no poder predecir exactamente no significa que si un comportamiento es fractal o multifractal, no podamos conocer algunos de los patrones climáticos que acaecerán en los próximos decenios, siglos y milenios, por cuanto, son invariantes a los cambios de escala, ya sean especiales o temporales. Los autores del estudio han buceado en el pasado detectando, por ejemplo, que en los periodos interglaciares como el que disfrutamos, son conforme a una dinámica fractal, mientas que los gélidos glaciares a otra multifractal. Digamos que resulta más fácil extraer regularidades de los primeros que de los segundos.

 Tan solo discrepo de los autores en un punto. Según ellos el calentamiento climático podría producir un patrón diferente a los aludidos, lo cual nos informaría de ciertos aspectos relevantes de cómo la humanidad se encuentra cambiando el sistema climático. Personalmente yo no entiendo tal razonamiento. En el pasado se han producido eventos catastróficos de todo tipo, incluidos los imprevisibles impactos de meteoritos, gigantescas erupciones volcánicas, etc., a pesar de lo cual no disponemos de evidencias para aseverar que en aquellos periodos remotos, el clima no siguiera atesorando un comportamiento fractal o multifractal.   Personalmente puedo aseguraros que somos varios los investigadores los que hemos detectado que numerosísimas(os) estructuras y procesos superficiales terrestres se comportan como sistemas complejos o no lineales, surgiendo estructuras fractales y multifractales por doquier.  ¿Por qué el clima iba a ser diferente, con o sin perturbaciones?.

 Os dejo con la noticia, fruto del artículo original publicado en Nature. He traducido del suajili al castellano-español, los párrafos que se me antojan más relevantes. Seguidamente os dejo bastantes post que hemos escrito sobre tales estructuras (….) llamémosles caóticas en sentido amplio, para aquellos que deseen abundar más sobre este tema.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

En el Origen del Caos: Giordano Bruno

giordano-bruno-y-el-caos

Ahora más que nunca me percato de que un pequeñísimo error en el principio causa una gran diferencia y grave error final; un único inconveniente se multiplica poco a poco ramificándose en infinitos otros, como de una pequeña raíz (surgen) grandes y ramas innumerables”. Frase de Giordano Bruno reproducida en Un Mundo Poliédrico

Antonio L. López Lafuente amigo de casi toda la vida, me informó que el día 8 de Marzo de 2016, en el Ateneo de Madrid, Andrés Fernández Díaz Catedrático de Política Económica por la Universidad Complutense de Madrid (ya jubilado) y Consejero Emérito del Tribunal de Cuentas del Reino de España, iba a impartir una conferencia sobre la teoría del caos y la economía. El título de la conferencia me resultó sugestivo (no era este exactamente), por lo que asistí y así “matar dos pájaros de un tiro”, volver a encontrarme y cenar con mi amigo, así como ver si era posible escuchar algo nuevo acerca de las turbulencias económicas actuales. Y poco después de comenzar la disertación el conferenciante lanzó la frase con la que comienzo y casi termino este post. Está nos llega de la pluma de Giordano Bruno, en un libro publicado en Venecia el año de gracia de 1583. En casi todas las numerosas monografías y artículos libros que había leído sobre la teoría del caos y ciencias afines, se nos informaba de que esta rama del conocimientos surgió a finales del siglo XIX, si bien no alcanzó el estatus de ciencia madura hasta mediados del XX. Como defiende David Ruelle, otra figura internacional mundialmente reconocida en esta rama de las matemáticas, en su obra El cerebro de los Matemáticos, los matemáticos piensan/trabajan con ideas más que con números. Personalmente coincido con él. Y de ser así, la frase de Giordano Bruno, deviene en profética, pudiendo considerársele pues a hasta el momento, como el padre de la mentada teoría del caos. Tal hecho haría retroceder el origen de la disciplina varios siglos. Sin embargo, Giordano no es anglosajón, por lo que dudo que internacionalmente se le reconozca este merecido honor.

 Un Mundo Poliédrico es el libro escrito por Andrés Fernández Díaz en que puede leerse textualmente la mentada reflexión, si bien también se encuentra redactada en ingles en otra publicación de este economista: “What’s new and useful about chaos in economic science” que os reproduzco más abajo. Para mí fue todo un descubrimiento.

 Cuatro lecciones extraje de la experiencia que os he narrado: (I) que por mucho que uno lea, suele suceder que siempre se pierde algo, y a veces detalles de suma importancia para la historia de la ciencia; (ii) que la mente humana va muy por delante de lo que solemos entender convencionalmente por indagación científica en sentido estricto;  (iii) que entre una gran idea y la génesis de una disciplina madura que de cuenta de ella pueden trascurrir siglos (¿cuántas veces habrá ocurrido tal hecho, pasando desgraciadamente al limo del olvido?) y (iv) que nunca podemos estar completamente seguros, salvo en escasas ocasiones, de identificar correctamente quien es el padre de una disciplina científica. Si como apunta Ruelle son las ideas las que primen en matemáticas, no cabe duda que, a día de hoy, al currículo ya imponente de este gran pensador, habría que añadir otra muesca en su revolver: Giordano Bruno, padre o pionero de la teoría del caos y el pensamiento complejo.

 Os dejo parte del material que he inutilizado. Gracias a Andrés Fernández por haberme hecho describir estos comentarios de Bruno, en el que yo sepa nadie había posado su atención.

 Juan José Ibáñez    

(más…)

Etiquetas: , , ,