Archivo para la categoría ‘Redes Complejas, Ecológicas, Sociales y el Mundo de Internet’

Páginas Web de las Sociedades Científicas: Algunas medidas para mejorar considerablemente la audiencia

sociedades-cirentificas 

Sociedades Científicas y TIC. Fuente: Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, va por Consuelo y Olé

Vaya por delante que no me considero experto en la materia. Sin embargo la actividad de bloguero, en la búsqueda constante de noticias de interés que conciernan a esta bitácora, me ha ido proporcionando experiencia a lo largo de un decenio.  Al visionar las páginas Web de numerosas sociedades científicas, es más que frecuente observar que sus audiencias suele ser muy bajas. Obviamente el primer factor a tener en cuenta es el número de socios, y este depende del interés que despierta en la comunidad científica y ciudadanía. Nada que decir al respecto, con la salvedad que, si con un blog que versa sobre suelos hemos llegado a alanzar medio millón de visitas al mes, lo mismo puede lograrse con cualquier página Web de divulgación e indagación científica si se adoptan las estrategias oportunas.  Os mostraré tan solo algunas de ellas, por cuanto no pretendo ser exhaustivo. Pero insisto, cuando se desea aumentar la audiencia/visibilidad en el ciberespacio, si conviene tener en cuenta algunos factores que pueden incrementar enormemente la visibilidad de estas entidades en poco tiempo, digamos que un par de años.

Una de ellas consiste en incluir información divulgativa que sea de interés al ciudadano, aunque no despierte mucho el de los miembros que conforman estas  sociedades. Debe terse en cuenta  que hay más público en las escuelas de educación primaria y secundaria que en las universidades, muchos de los cuales buscan información en Internet. Del mismo modo son más numerosos los profesores de las primaria y bachillerato respecto a los pofesionales. Tal iniciativa puede realizarse añadiendo tales contenidos básicos en forma de cursos o incluyendo sistemas de blogs en las mentadas páginas Web. Al tratar los temas más básicos que conciernen a la disciplina en la que se centra la sociedad científica, más cibernautas se interesarán, ya que los escritos muy técnicos tan solo atañen a los profesionales mejor formados, siempre escasos. en términos comparativos. No se trata de actualizar tal tipo de contenidos rápidamente, sino que estos, además de útiles sirvan de lanzadera a la hora de aumentar la visibilidad de los asuntos muy técnicos, que por sí solos, tan llaman la atención de unos pocos ilustrados. También cabe destacar que las sociedades científicas deben entender que resulta imperativo contemplar, entre sus objetivos, instruir a la ciudadanía a través de actividades de divulgación científica, por el bien de todos.

Vivimos en una época en la cual el movimiento en acceso abierto es ya una realidad que crece sin cesar. Cuantos más contenidos atesore una página Web, tanto más posibilidades tendrá de que el ciudadano encuentre rápidamente lo que busca. Y tan solo en lengua española existen cerca de 500 millones de usuarios potenciales, que no es poco. Tal cifra es prácticamente idéntica a la de los ciudadanos que tienen como lengua materna el inglés. Cuando abres una página Web hay que tener en cuenta este hecho, y no solo centrarse exclusivamente en informar a los usuarios de tu Estado o Nación.  

Insistimos “once again” que puede y debe colgarse en acceso abierto mucha información. No obstante hay que tenerse muy en cuenta los títulos, que deben ser muy básicos, sencillos y directos. Títulos más sugestivos, aunque rebuscados, no son adecuados para que los interesados encuentren lo que desean utilizando  buscadores como Google en la jungla de Internet. Estos ingenios situarán los mentados títulos detrás de los que con pocas palabras informan sobre el contenido que los ciudadanos pretenden encontrar. Por ejemplo, puede hacerse uso de los vocablos empleados en los temarios de las asignaturas en el país, idioma y área de influencia de cada sociedad. En este caso los miembros de estas últimas necesitarán llevar a cabo un esfuerzo colaborativo, generalmente de duración limitada, ya que cada ítem puede requerir que se suban materiales para dos o tres edades y grados de información diferentes. No se trata de desviar el objetivo de la página Web, sino que al hacer subir el número de visitas que reciben, lograrán posicionarlas mejor en el ranking de los buscadores. En español no resulta difícil colocar tu “marca” entre las primeras cinco páginas de un buscador, que suelen ser las que los usuarios atienden, como se ha demostrado en numerosos estudios al respecto.  Y así, a la postre, los contenidos más técnicos también alcanzarán también una mayor visibilidad. Obviamente cabe añadir que los contenidos para los más jóvenes deben ser amigables y muy fáciles de entender. Muchas veces pienso que a los expertos les da vergüenza que otros colegas lean redacciones para ellos triviales y  redactadas informalmente. Tal rubor resulta espurio y contraproducente. Por otro lado, generar debates sobre temas de candente actualidad, tras avisar a los interesados vía mail (existen muchos ingenios que realizan esta labor fácilmente, además de las listas de distribución) también atraerá mucha más audiencia.

Los sistemas de alerta para los socios y no socios interesados en una disciplina, también son interesantes. Se trata de hacer llegar a cada bandeja del sistema de correos de todos aquellos que se han inscrito en las susodichas “alertas de la página Web”, una llamada de atención cada vez que se actualice “algo” de la Web de la sociedad.    

No es conveniente cambiar el dominio de la página Web,  a no ser que sea estrictamente necesario, por alguna razón vital. Dicho de otro modo, y por mostrar tan solo un ejemplo, si la Web se encuentra alojada en la Universidad o domicilio social concreto, de la sociedad científica, no es recomendable cambiarla a otro dominio, ya que los usuarios y ciudadanos que estamos interesados hemos guardado el enlace, y cuando intentamos pinchar en el mismo, nos quedaremos desconcertados al ver “que ya no existe o detectamos tal sociedad” (ha cambiado su dominio, algo así como la matrícula de un coche). Incluso instituciones como la FAO caen, una y otra vez, en este tipo de maniobras que pueden denominarse anti-estratégicas.

Siempre que sea posible, la página Web de la sociedad científica debe agruparse bajo un dominio bien conocido y respetado, en lugar de adquirir otro nuevo propio, ya que este partirá con un grado de prestigio nulo, mientras que los dominios respetados desde hace años ya tienen la página en lugares altos del ranking de los buscadores. 

Permítanme que les ponga el ejemplo de una táctica que podría llevarse a cabo en España, pero seguramente también en otros muchos países. Aquí, en Hispania casi todas las Sociedades tienen sus página Web independientemente. Sin embargo, existe una Confederación de Sociedades Científicas de España (cosce) que agrupa a todas ellas con fines estratégicos, que no vienen al caso analizar en este post. Una estrategia óptima estribaría en proponer a la directiva de la cosce que habilitara un sistema único en el estuvieran albergadas las Webs de todas las sociedades científicas, con “ese marchamo de relevancia y calidad”. Pensemos también que, al mismo tiempo, sería mucho más económico y versátil para todas las sociedades científicas, ya que un pequeño grupo de informáticos pagados entre todas ellas podrán solventar los problemas informáticos que se produzcan, a la par de ir incorporando todas las novedades del mercado de internet a costos mucho más reducidos que cada una por separado. Así, el dominio general sería único, lo que equivale a que todas se favorezcan del número de visitas de las demás, de forma indirecta.  Por ejemplo, si yo soy socio de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo cuyo dominio resulta ser http://www.secs.com.es/, la nueva dirección sería del tupo http://cosce.com.es/secs, o algo parecido (no pinchen porque no existe). Pues bien, del dominio cosce.com se beneficiarían todas las sociedades individualmente, pero también la propia cosce como tal. Sin duda alguna, todos salen ganando, ahorrándose de paso mucho tiempo, trabajo y dinero: ”aunando esfuerzos”.

Obviamente existen otras tácticas que se pueden emplear. Sin embargo, por lo que voy viendo en el ciberespacio, casi ninguna página Web de las sociedades científicas cumple estos requisitos. Inténtenlo ustedes y observarán como asciende la audiencia vertiginosamente. 

Juan José Ibáñez

Etiquetas: , , , ,

Un Sistema Climático Fractal frente al pensamiento lineal

fractales-google

Sistema climático Fractal: Fuente: Google imágenes

 Ya os hemos comentado en más de una ocasión que el clima posee un comportamiento típico de los Sistemas no linealeso quizás Sistemas complejos. Otros autores apuntan que su comportamiento corrobora que se trata de un sistema caótico. De hecho uno de los primeros ejemplos de estos últimos es el archiconocido Efecto Mariposadetectado por el físico Edward Lorenz en 1963. Todos ellos poseen características comunes y algunas diferencias que no trataremos en este post. Ahora bien, bien comparten la propiedad de que su dinámica resulta ser bastante impredecible con rasgos a menudo  Fractales o Multifractales es decir, sistemas invariantes a los cambios de escala que  son conformes a Leyes potenciales en más de tres o cuatro órdenes de magnitud. Obviamente la predicción de este tipo de estructuras y procesos resulta ser bastante más impredecible de lo que desearíamos con vistas a predecir qué ocurrirá en el futuro. Como sabéis  El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) basa sus predicciones sobre lo qué ocurrirá en el futuro haciendo uso principalmente de los Modelos de Clima Global, que son de naturaleza esencialmente lineal. Por esta razón siempre he sido bastante escéptico ante las predicciones del IPCC. A pesar de todo, este panel de expertos reconoce que  el calentamiento climático traerá más fenómenos violentos e imprevisibles, como las sequías e inundaciones más intensas y prolongadas. Tampoco niegan que las predicciones de los Modelos de Clima Global, pueden ser alteradas por fenómenos que afectan a corrientes como la del Golfo, que ya describimos en nuestro post “Cambio climático y la Teoría del Recalentón”. De pararse la mencionada corriente (hecho que ya ha sido constatado en el pasado), se traduciría, por ejemplo, en que la Península Ibérica padecería mucho más frio que en la actualidad, que no aumente de las temperaturas, como suele leerse en la prensa científica y general. Y de nuevo por esta razón, desconfío de los resultados de numerosísimos artículos que son publicados todos los años, en base a los mentados escenarios del IPCC.  Sin embargo todo el mundo desea que los científicos les digamos que ocurrirá en el futuro, cuando en realidad se trata de un asunto muy espinoso, en parte por nuestro desconocimiento, pero también por la propia naturaleza del sistema climático.

  sistema-climatico-fractal

Sistema climático Fractal y su ley potencial: Fuente: Google imágenes

 Los lectores más asiduos de esta bitácora saben sobradamente que gran parte de mi carrera profesional se ha basado en el análisis de la evolución de los suelo, pero también de sus patrones espaciales, la mayoría de los cuales atesoran estructuras Fractales o Multifractales. Por ejemplo mis dos últimos libros versan sobre este tema, así como de los constructos que utilizamos para elaborar sus taxonomías, que dicho de paso también son fractales y/o multifractales. Me refiero más concretamente a las monografías tituladas Pedodiversity (edafodiversidad) y Magic Numbers (los números mágicos de las taxonomías) publicadas respectivamente por una editorial de EE.UU. y  la propia UE.

 El artículo que os ofrecemos hoy (Climate variations analyzed 5 million years back in time) nos informa del comportamiento fractal y multifractal de los climas pasados, como también de la mencionada dificultad de predicción en lo que respecta a los escenarios futuros. Empero no poder predecir exactamente no significa que si un comportamiento es fractal o multifractal, no podamos conocer algunos de los patrones climáticos que acaecerán en los próximos decenios, siglos y milenios, por cuanto, son invariantes a los cambios de escala, ya sean especiales o temporales. Los autores del estudio han buceado en el pasado detectando, por ejemplo, que en los periodos interglaciares como el que disfrutamos, son conforme a una dinámica fractal, mientas que los gélidos glaciares a otra multifractal. Digamos que resulta más fácil extraer regularidades de los primeros que de los segundos.

 Tan solo discrepo de los autores en un punto. Según ellos el calentamiento climático podría producir un patrón diferente a los aludidos, lo cual nos informaría de ciertos aspectos relevantes de cómo la humanidad se encuentra cambiando el sistema climático. Personalmente yo no entiendo tal razonamiento. En el pasado se han producido eventos catastróficos de todo tipo, incluidos los imprevisibles impactos de meteoritos, gigantescas erupciones volcánicas, etc., a pesar de lo cual no disponemos de evidencias para aseverar que en aquellos periodos remotos, el clima no siguiera atesorando un comportamiento fractal o multifractal.   Personalmente puedo aseguraros que somos varios los investigadores los que hemos detectado que numerosísimas(os) estructuras y procesos superficiales terrestres se comportan como sistemas complejos o no lineales, surgiendo estructuras fractales y multifractales por doquier.  ¿Por qué el clima iba a ser diferente, con o sin perturbaciones?.

 Os dejo con la noticia, fruto del artículo original publicado en Nature. He traducido del suajili al castellano-español, los párrafos que se me antojan más relevantes. Seguidamente os dejo bastantes post que hemos escrito sobre tales estructuras (….) llamémosles caóticas en sentido amplio, para aquellos que deseen abundar más sobre este tema.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

En el Origen del Caos: Giordano Bruno

giordano-bruno-y-el-caos

Ahora más que nunca me percato de que un pequeñísimo error en el principio causa una gran diferencia y grave error final; un único inconveniente se multiplica poco a poco ramificándose en infinitos otros, como de una pequeña raíz (surgen) grandes y ramas innumerables”. Frase de Giordano Bruno reproducida en Un Mundo Poliédrico

Antonio L. López Lafuente amigo de casi toda la vida, me informó que el día 8 de Marzo de 2016, en el Ateneo de Madrid, Andrés Fernández Díaz Catedrático de Política Económica por la Universidad Complutense de Madrid (ya jubilado) y Consejero Emérito del Tribunal de Cuentas del Reino de España, iba a impartir una conferencia sobre la teoría del caos y la economía. El título de la conferencia me resultó sugestivo (no era este exactamente), por lo que asistí y así “matar dos pájaros de un tiro”, volver a encontrarme y cenar con mi amigo, así como ver si era posible escuchar algo nuevo acerca de las turbulencias económicas actuales. Y poco después de comenzar la disertación el conferenciante lanzó la frase con la que comienzo y casi termino este post. Está nos llega de la pluma de Giordano Bruno, en un libro publicado en Venecia el año de gracia de 1583. En casi todas las numerosas monografías y artículos libros que había leído sobre la teoría del caos y ciencias afines, se nos informaba de que esta rama del conocimientos surgió a finales del siglo XIX, si bien no alcanzó el estatus de ciencia madura hasta mediados del XX. Como defiende David Ruelle, otra figura internacional mundialmente reconocida en esta rama de las matemáticas, en su obra El cerebro de los Matemáticos, los matemáticos piensan/trabajan con ideas más que con números. Personalmente coincido con él. Y de ser así, la frase de Giordano Bruno, deviene en profética, pudiendo considerársele pues a hasta el momento, como el padre de la mentada teoría del caos. Tal hecho haría retroceder el origen de la disciplina varios siglos. Sin embargo, Giordano no es anglosajón, por lo que dudo que internacionalmente se le reconozca este merecido honor.

 Un Mundo Poliédrico es el libro escrito por Andrés Fernández Díaz en que puede leerse textualmente la mentada reflexión, si bien también se encuentra redactada en ingles en otra publicación de este economista: “What’s new and useful about chaos in economic science” que os reproduzco más abajo. Para mí fue todo un descubrimiento.

 Cuatro lecciones extraje de la experiencia que os he narrado: (I) que por mucho que uno lea, suele suceder que siempre se pierde algo, y a veces detalles de suma importancia para la historia de la ciencia; (ii) que la mente humana va muy por delante de lo que solemos entender convencionalmente por indagación científica en sentido estricto;  (iii) que entre una gran idea y la génesis de una disciplina madura que de cuenta de ella pueden trascurrir siglos (¿cuántas veces habrá ocurrido tal hecho, pasando desgraciadamente al limo del olvido?) y (iv) que nunca podemos estar completamente seguros, salvo en escasas ocasiones, de identificar correctamente quien es el padre de una disciplina científica. Si como apunta Ruelle son las ideas las que primen en matemáticas, no cabe duda que, a día de hoy, al currículo ya imponente de este gran pensador, habría que añadir otra muesca en su revolver: Giordano Bruno, padre o pionero de la teoría del caos y el pensamiento complejo.

 Os dejo parte del material que he inutilizado. Gracias a Andrés Fernández por haberme hecho describir estos comentarios de Bruno, en el que yo sepa nadie había posado su atención.

 Juan José Ibáñez    

(más…)

Etiquetas: , , ,

Las Hormigas y su Sorprendente Globalización Territorial y Social

hormigas-rojas-invasion-usa

La Invasión norteamericana de las hormigas rojas. Fuente: USDA

atta-mapa-disttibucion-mapa

Distribución Mundial del Género Atta en el Mundo Fuente: AntWeb

La expansión de algún género de hormigas por el Sur de USA resulta ser un proceso casi increíble, y se está produciendo actualmente. Posiblemente tal fascinación devenga por su coincidencia temporal con la globalización de las sociedades humanas. De nuevo, Tim Flannery, en su libro Aquí en la Tierra”. Sintetiza los contenidos de una monografía precedente escrita por  Bert Hölldobler y E.O. Wilson que llevaba por título: “The Superorganism: The Beauty, Elegance, and Strangeness of Insect Societies” ( ISBN 978-0-393-06704-0). Por esta razón, algunos investigadores se preguntan si las sociedades de los insectos sociales y las humanas (entendidas como superorganismos) convergen hacia una trayectoria común. Eso si, el proceso parece ser más lento para estos insectos que en el caso de los simios bípedos. Sin embargo, en este caso concreto las diferencias no parecen ser acusadas. Al perecer, las hormigas rojas (según menciona Tim) se encuentran formando una enorme sociedad que se expande bajo el suelo hasta alcanzar las descomunales dimensiones de un Estado humano moderno. Todo comenzó hará unos 80 o 90 años cuando algunos de sus miembros a modo de las espaldas mojadas, desembarcaron “ilegalmente” (especies invasoras) en sur de Estados Unidos de Norteamérica, más concretamente en Mobile (Alabama), desde algún lugar Latinoamérica. Hablamos de la década de los años 30 del siglo XX. Posiblemente escondidas en algún navío mercante que trasportara madera y otros materiales (¡a saber!) bajaron rápidamente a esconderse en el suelo. En cualquier caso,  al pisar su ¡nuevo mundo! Se pusieron manos a la obra con vistas a edificar sus colonias o nidos, con la energía, perseverancia y coordinación característico de estos pequeños bichitos.  Medio siglo después se habían expandido por casi todo el territorio que les resultaba habitable: Virginia, hacia el este, y Oregón hacia el oeste. En su hábitat originario las hormigas rojas vivían en colonias individuales, como suele ser la norma. Pero algo extraño ocurrió en el denominado país de las oportunidades ¿¿??. Súbitamente, en los territorios invadidos, dejaron de construir tales edificaciones/fortificaciones o ciudades estado, iniciando a engendrar numerosas reinas de tamaño pequeño que extendieron sus dominios, previamente feudales, como lo harían las amebas que también habitan en el medio edáfico, o los propios  suburbios de las mega-ciudades humanas, ramificándose asimétricamente desde un determinado  centro de dispersión geográfica. Más aun, también en contra de su comportamiento habitual,  aparcaron su carácter estrictamente territorial, desmontaron (metafóricamente) las defensas de sus colonias respecto a las de sus vecinas y se fusionaron a lo largo y ancho de 1.000.000 de km2 por el sur de USA.  ¡Una invasión masiva en toda regla!  Ya os comentamos en post precedentes (ver relación al final de este) que al contrario que las hormigas atinas, cuyos estados son equiparables al de pequeñas naciones, las rojas formaron una especie de federación (¿Estados Unidos de Norteamárica?), por la cual un individuo de esta especie podría transitar sin pasaporte desde Virginia a Oregón, lo cual en función del tamaño de estos ingenieros del suelo podría ser equivalente a la extensión de ¿todo el Planeta? para los humanos. ¿Una globalización total en el seno de su hábitat?. Los expertos especulan que tal colonización pudo ocurrir por la modificación de un único gen. Como se defiende en las ciencias de la complejidad, variaciones pequeñas en las condiciones iniciales o de contorno pueden dar lugar a divergencias, saltos bruscos y restructuraciones espectaculares del conjunto del sistema, en este caso de naturaleza socio-territorial.  Por lo tanto tal mega-Estado puede albergar miles de millones de individuos ¿o cientos de miles de millones?. ¡A saber!.

No cabe duda que se trata de un hecho sorprendente, ya que el ser humano se encuentra  engendrando una globalización a base de tecnología, mediante Internet, redes sociales, teléfonos tontos, etc. ¿Bastaría el cambio en un gen para que los humanos pudiéramos alcanzar una aldea global?. ¿Deberíamos para ello renunciar a nuestra identidad/autoconsciencia? Y convertirnos en meros autómatas como ellas?. Todo apunta a que caminamos, desde algunos puntos de vista, por la misma trayectoria evolutiva, al romper la tediosa barrera de los nacionalismos patrios, base de gran parte de los mayores desmanes y catástrofes humanitarias que han sufrido las sociedades humanas. No obstante si para ello debiéramos abandonar el libre albedrío y la libertad, y  actuar como autómatas (…) el costo nos resultaría muy elevado a todos, aunque quizás la biosfera saldría beneficiada.

Debo reconocer que no soy experto en taxonomía de hormigas, por lo que en base a las sinonimias que abundan en la clasificación de muchos organismos, os recomiendo que reviséis o tengáis cuidado con las denominaciones que aquí expongo, ya que proceden de diversas fuentes y “podrían” dar lugar a cierta confusión.

Os dejo abajo información extraída de Internet sobre estas hormigas y los efectos de la haploidización del suelo por sus estructuras coloniales.

Juan José Ibáñez (más…)

Etiquetas: , , ,

Insectos Sociales y Sociedades Humanas (algunos datos comparativos)

hormigas-estructura-colonia

Algunas estructuras de las colonias de hormigas. Fuente: Google images

Ya os hemos comentado la estructura y comportamiento de las asombrosas sociedades de las hormigas cortadoras de hojas en post precedentes (ver relación al final de esta entrega). Las ciencias de la complejidad nos informan que un sistema regido por reglas muy simples puede dar lugar a comportamientos extremadamente complejos. Probablemente este sea el caso. Sin embargo por la mis razón, podríamos alegar algo parecido en lo que respecta a la evolución de las sociedades humanas. Sea cual sea el proceso,  estos insectos sociales comenzaron llamar la atención de los expertos como mínimo desde los inicios del siglo XX, atribuyendose al sudafricano Eugéne Nielen Marais los primeros estudios serios (aunque cargados de paralelismos excesivamente antropomórficos) acerca de las similitudes entre los seres humanos  y las sociedades de hormigas.  Tim Flannery, en el libro quelleva por título “Aquí en la Tierra” nos resume un poco la historia. Lamentablemente existen muy pocas fuentes en Internet-castellano sobre este pionero, si bien cabe mentar que él estudió principalmente las termitas, que no las hormigas, aunque la diferencia sea escasa.

Marais fue, al parecer, el primero en considerar que la sociedad de las termitas en sus colonias-Estado alcanzaba tal grado de coordinación como para desarrollar una “psique” cuyo entendimiento iba mucho más allá de la que podía alcanzarse con nuestros propios sentidos. Sin embargo Eugenio asignó a la reina el papel  constituir su cerebro social, cuando en realidad se ha demostrado que no es así.  Marais tuvo que llevar a cabo muchos intentos fallidos antes de poder penetrar en la “cámara real” con el permiso inconsciente de las obreras y soldados. Tim relata, la historia, posiblemente, a partir de la lectura del libro de este naturalista que llevaba por título  The Soul of the White Ant” [El alma de la hormiga blanca]. Según nos narra, el sudafricano Eugéne Nielen Marais redactó sus observaciones comparando los termiteros con un cuerpo humano en donde diversas castas, como las obreras y soldados, se comportaban al estilo de las células sanguíneas mientras que reyes y reinas lo hacían a modo de esperma y óvulos.

Cuando, tras cientos de intentos, finalmente penetró en la cámara real, Marais escribía como si hubiera retirado un trozo del cráneo humano, y describía la enorme y palpitante termita reina como un cerebro viviente y en funcionamiento. En realidad, la idea ya implícita de superorganismo debe entenderse como una estructura organizativa intermedia entre la de los ecosistemas y los cuerpos de los organismos pluricelulares. No obstante hoy también sabemos que estos últimos también son organismos-ecosistemas, por lo que cualquier conceptualización se complica (una estructura fractal anidada).  Tan solo podemos decir pues que la coevolución conduce a la trivial expresión de que el todo es más que la suma de las partes, lo cual no aporta nada relevante que no se conozca desde hace mucho tiempo.

Os venimos narrando que estas sociedades de insectos, asombrosamente complejas, son sustentables, desarrollando una agricultura “ecológica”, bastante más sofisticada que la que actualmente lleva a cabo el ser humanos, más estable y resiliente, así como que para conseguir tal fin hacen uso de otras especies, y sea directamente o de sus actividades y productos químicos. Es decir, el funcionamiento de una colonia de estas especies demanda la domesticación de otros seres vivos, como bacterias, hongos, etc. Y así hacen uso de antibióticos (pesticidas) tanto para evitar las plagas de sus cultivos de invernadero subterráneos sobre sustratos artificiales, pero también en beneficio de su propio sistema sanitario (medicamentos profilácticos).  Abajo os damos más detalles sobre este tema extrayendo algunos fragmentos de Wikipedia. Del mismo modo, usan bacterias del suelo fijadores de nitrógeno evitando la aplicación de enmiendas inorgánicas. La capacidad de reciclado también es ostensiblemente superior a la humana, por reutilizar los matrailes de desecho que acumulan en los propios vertederos insertos en las colonias. Sin embargo, allá no almacenan sus heces, sino que estas son reutilizadas inmediatamente en el mantenimiento de los sustratos para el desarrollo vegetal de sus enormes huertos artificiales-invernaderos de hongos. Es decir, el abono resulta ser puramente orgánico.

La principal diferencia entre ellas y nosotros reside en que sus individuos son autómatas, sin aparente consciencia y menos aún libre albedrio. Cualquier comparación entre nuestras ciudades y sus nidos bajo el suelo demanda que tengamos en cuenta las respectivas diferencias de tamaño. En este sentido, en  Wikipedia se dice al respecto: (i) La longitud de sus caravanas de forrajeras sería de 15 km; (ii) Las hormigas forrajeras viajarían a 26 km por hora levando cargas de 300 kg; (iii) La colonia sería de un km de profundidad; y (iv) Una colonia de A. sexdens madura tendría 3 billones (3.000.000.000.000) de neuronas, 30 veces las presentes en un cerebro humano. Obviamente, por ejemplo, no disponemos de tecnologías para construir edificios de un kilómetro de altura y menos aún redes neuronales (naturales o artificiales) tan extensas y potentes.

Ya  describimos también como la especialización del trabajo que atesoran, pareciera haber seguido al pie de la letra la teoría Económica de Adam Smith. Tal hecho es digno de estudiarse en profundidad, por ya que resulta extremadamente rara en otros taxones.   

Tim Flannery, aprovecha  su descripción para advertirnos contra los nacionalismos (mal entendidos), fuente de los conflictos y guerras que han jalonado incesantemente la historia de la humanidad. Empero actualmente y como ya anticipamos, al pasar como especies invasores desde sur o mesoamárica a USA, algo ocurrió y sus sociedades se están globalizando en “lo social”. Este será el tema de nuestro último post.

Tim también abunda en las similitudes que surgen al comparar las colonias de hormigas y termitas con las sociedades humanas. Por ejemplo, algunas de las denominadas castas (quizás un térmico poco afortunado) se ven obligadas a llevar a cabo más de un trabajo (pluriempleo), generalmente de bajo estatus y viéndose sus movimientos y trayectorias restringidas por otros individuos de la colonia (es decir que algunas son esclavizadas o explotadas por otras). Este sería el caso por ejemplo, de las empleadas en los vertederos de basura, por cuanto otras “castas”  reaccionan ferozmente a los pestilentes hedores que impregnan durante largo tiempo a estas humildes “obreras” que no tienen acceso a ningún tipo de ducha. En fin sin comentarios……   os dejamos pues con los aludidos comentarios adicionales de Wikipedia.

Juan José Ibáñez     

(más…)

Etiquetas: , ,

Gestión Agrícola de Algunos Sistemas Sociales y la Teoría Económica de Adam Smith (la división del trabajo)

ciclo-de-vidfa-hormigas-atinas

Las hormigas atinas y su sofisticada agricultura sustentable. Fuente: American Society for Microbiology

Continuamos hablando de las  Hormigas Atinas, por cuanto al margen del asombroso comportamiento de sus  individuos y colonias, tienen mucho que enseñarnos a nivel social, ya sea para bien ya para mal (por ejemplo la pérdida de identidad de sus miembros, al convertirse en autómatas incondicionales al servicio del colectivo). Sin embargo resulta palmario que fueron, al menos hasta hace un par de miles de años, la especie con la estructura social más compleja y eficiente, del Planeta Tierra, incluyendo a los humanos.  Y quizás, desde ciertos puntos de vista lo sigan siendo, más aun si se contempla el hecho de haber logrado una sustentabilidad duradera para estructuras sociales enormemente complejas, mientras que el ser humano no ha alcanzado a día de hoy nada parecido.  Obviamente no pretendemos reiterar lo ya descrito en otros post, si bien en este nos vemos obligados a hablar de nuevo de la división del trabajo en castas, si es que este vocablo atesora algún sentido en su universo. No obstante, siguiendo tal discurso nos adentraremos en el análisis de sus tecnologías agrarias, mucho más sustentables que las de la agricultura industrial y sus transgénicos. De hecho, viven en de una agricultura enormemente sofisticada, en la que su principal alimento, un hongo concreto, no logra ser contaminado por ninguna otra especie fúngica, siendo su producción envidiablemente estable.  Y para ello, usan antibióticos producidos por otras especies. También, como podréis observar, su herbívoría debe resultar clave para la dinámica de muchos ecosistemas vegetales. Como rescribimos en post anteriores (ver relación completa al final de la presente entrega), en contra de lo que el calificativo de “cortadoras de hojas” pudiera sugerir, este material foliar no constituye su  alimento, sino que en base al mismo, y siguiendo una larga cadena de producción,  termina convirtiéndose en sustrato para el desarrollo vegetal de su producción agroalimentaria. Es decir, que desde hace varias decenas de millones de años, inventaron el cultivo sobre sustratos (en lugar de suelos), agroquímicos naturales, y extensos cultivos que algunos expertos han considerado monoclonales. ¡El sueño de los biotecnólogos hecho realidad, pero que  ellos no logran alcanzar!. Sin embargo, en este caso no contaminan y son sustentables. De hecho estas hormigas llevan tantos millones  de años cultivando su hongo que actualmente  la especie no se encuentra en otro lugar del planeta. Algo parecido debe acaecer con las bacterias “domésticas” destinadas a producir agroquímicos (en este caso fungicidas) que se “rocían” sobre sus campos agrícolas para erradicar o evitar el crecimiento de otros hongos competidores, siendo guardados en unas hendiduras del esqueleto de las propias hormigas. Del mismo modo tales sustratos albergan bacterias fijadoras de nitrógeno, por lo que tampoco necesitan abonos químicos.

estructura-colonias-ata 

Las estructura de las ciudades de las hormigas atinas se asemejan a las humanas. Fuente EarthTimes

Ya hemos reiterado también que el ser humano, necesitó lograr el control suelo-planta para pasar del paleolítico al Neolítico. Sin embargo hubo que esperar a que se consiguiera el control suelo-planta-agua para que surgieran las civilizaciones. Por el contrario, las hormigas atinas no necesitaron dar este último salto, ya que sus cultivos subterráneos no lo requieren, pudiendo ser considerados genuinos invernaderos bajo el suelo. ¿Quién da más?. ¿Ha conseguido el ser humano algo parecido con su ciencia y tecnología?

Como también ocurre en las sociedades humanas, sus “civilizaciones”, con vistas a progresar, fueron incorporando a otras especies, que a la postre podemos  calificar de “domesticación”. En otras palabras, la evolución social, como la individual generan individuos (en este caso serían las colonias) ecosistemas, en los que la simbiosis, mutualismos, altruismos y tipos varios de cooperación, conviven con las concepciones darvinistas.

Resulta sorprendente el hecho que las sociedades de las hormigas Atinas o culonas, evolucionaran según las reglas de la Teoría Economica de Adam Smith (“La riqueza de las naciones”), que basó gran parte de sus tesis al resaltar la importancia de la división del trabajo. De hecho, estos bichitos llevaron tal teoría al extremo de amoldar sus tamaños y formas corporales a la tarea que deben realizar conforme a las castas a las que pertenecen (entre tres y siete según los expertos) o lo que sea (algunos estudiosos niegan la idoneidad de aplicar tal vocablo), ya que también han elaborado un sofisticado sistema en base a individuos que llevan a cabo diferentes labores a la vez, o en función de su edadTodos estos hechos embrujaron las mentes de muchos de sus estudiosos hasta el punto de que personajes como Edward Osborne Wilson desarrollaron la teoría de la Sociobiología, sobre la que habría mucho que objetar, basándose en los indagaciones a cerca del comportamiento de estos insectos sociales. Tim Flannery, en su monografía “Aquí en la Tierra”, nos recuerda el antropomorfismo de algunos de aquellos científicos pioneros en el análisis de las hormigas atinas o culonas. Así, por ejemplo Tim escribe; “Las hormigas atinas se encuentran únicamente en las  Américas, y han sido descritas por los expertos en hormigas Bert Holldobler y E. O. Wilson comolos superorganismos supremos de la Tierra (….) Las  obreras (…), como descubrió Eugene Marais, tienen unas funciones análogas a las de nuestros órganos. De forma muy parecida a nuestras células de la sangre o de la piel, las hormigas obreras tienen una vida corta, ya que cada día muere entre el 1 y el 10% de toda la población (…) las hormigas soldados son como las armas ofensivas o como los sistemas inmunológicos y, como ocurre con nuestro cuerpo, hay partes de un superorganismo de hormigas que están hechas de materia muerta. En nuestro caso, se trata de nuestro esqueleto y de la capa exterior de células muertas de nuestra piel, pero en el caso de las hormigas, es el propio nido lo que aporta estructura y protección.

No obstante también es cierto que se trata mayoritariamente de una civilización que pivota en torno a la producción alimentaria, ya que en varias especies una  parte considerable de los individuos se aventuran fuera de la colonia en búsqueda del sustrato foliar, pudiendo fallecer  casi el 50% de los mismos en tales menesteres incluidas sobre el uso culinario que los humanos hacemos de alguna de sus castas.

Os dejamos pues con algunos fragmentos de Wikipedia que amplían lo hasta aquí escrito por este impresentable administrador.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

La Comunicación de las Hormigas, Inteligencia Distributiva y La división del Trabajo (y la Teoría Económica de Adam Smith)

hormigas-division-trabajo-y-tamano

División del trabajo y división del tamaño en las hormigas cortadoras de hojas. Fuente: Bioblogs by Biotunes

hormigas-tamanos-trabajo 

Hormiga guardaespaldas de hormiga transportadora. Fuente: About Education

Las sociedades complejas de las  hormigas, como las humanas, necesitan una comunicación permanente y coordinada entre sus individuos.  Sin embargo, ellas no disponen de un lenguaje como el de los humanos, además de que la inteligencia social resulta ser de tipo distributivo, actuando sus componentes como autómatas¿Cómo consiguen pues comunicarse?. La respuesta es simple, vía química. Basta un grupo de sustancias denominadas feromonas, para que cada una de ellas, y/o sus correspondientes combinaciones, puedan llegar a generar un conjunto de instrucciones altamente complejo. Estos productos químicos resultan ser enormemente potentes y efectivos incluso a muy pequeñas concentraciones. En conclusión, toda su vida social se encuentra insertada en los genes, mientas que el libre albedrío les resulta ajeno. De acuerdo a la obra de Tim Flannery, que lleva por título “Aquí en la Tierra” se han descubierto más de 40 glándulas distintas que producen feromonas en este grupo de insectos, por lo que forman parte de su acervo etológico. Obviamente cada especie atesora un número reducido de ellas, a pesar de lo cual son suficientes como para permitir comportamientos muy complejos. Así por ejemplo, las peligrosas y conocidas hormigas del fuego, que también viven en el suelo, disponen en su arsenal comunicativo de 18 feromonas distintas, suficientes para emitir/recibir una gran variedad de señales entre los individuos que constituyen el nido. 

Las hormigas, van dispersando rastro de feromonas conforme viajan en busca de alimento u otras actividades. Cuanto más individuos sigan la misma trayectoria tanto más se amplificará la señal, dado que la concentración de feromonas aumenta. Finalmente, si el trayecto es fructífero el caminito devendrá en autopista para sus congéneres, esos senderos observables en la superficie del suelo, pero que por su tamaño relativo respecto a los individuos que transitan deben ser percibidas por estos últimos como surcos tridimensionales. En el caso de las hormigas atinas o cortadoras de hojas, las feromonas marcan direcciones con distintos fines, como los que conducen al alimento, su regreso al nido, o las vías para depositar los restos desechables de la colonia en cámaras de desperdicios, es decir en genuinos vertederos. Si por cualquier razón se interrumpe el rastro, los individuos se desconciertan, retroceden por el sendero previamente transitado o simplemente comienzan a vagar sin rumbo fijo: no saben que hacer sin la información de las feromonas. Tim expresa este comportamiento y la función de las mentadas sustancias químicas mediante la siguiente metáfora. Basta con un  miligramo de una de estos potentes compuestos para guiar a las obreras hasta los emplazamientos en donde cortan los trocitos de hojas. Un miligramo de tal comunicador químico bastaría para construir una autopista que diera la vuelta a la Tierra ¡60 veces!, Pero recordar el comportamiento del nido puede considerarse organizado e inteligente, que no así el de cada individuo ya que no son más que meros autómatas (no puede denominarse consciencia tal cual la entendemos los humanos).  Tal clase de inteligencia colectiva puede denominarse distributiva, colaborativa o emergente, sin que los expertos alcancen un consenso sobre la definición y esencia de la misma.   No existe una ubicación conocida de este cerebro social y, contrariamente a la creencia popular, no se ubica en la casta de las reinas,  Curiosamente muchas decisiones de la colonia, pueden  considerarse, en cierto modo, como democrático-participativas, que no representativas. Conforme  a TimFlannery, tal hecho resulta palmario cuando, debido a alguna circunstancia, el conjunto de la colonia debe cambiar de ubicación. En este último caso, ningún individuo por sí solo, seleccionará el nuevo emplazamiento, sino que mediante el denominado  teorema de la aguja de Buffon” todos participarán, siendo finalmente elegido, conforme a la proporción sus tránsitos hacia los enclaves potencialmente seleccionables. Cuanto más individuos transcurran por uno un lugar o camino, tantas más posibilidades tendrá este de ser seleccionado para la construcción del nuevo “edificio colonial”, ya que la concentración de la feromona implicada en este objetivo será mayor.  De aquí que hablemos de democracia colectivo-participativa, que no representativa, “sin dar lugar a corrupciones” como en las sociedades humanas y esto a pesar de  su limitadísima inteligencia. Reiteremos pues que nos encontramos ante  decisiones totalmente colectiva que dotan de esa difusa inteligencia al hormiguero, que no a sus miembros. ¡Materia de reflexión para los superdotados humanos!. Y así todas las hormigas se sintonizan al unísono transportando la enorme reina, huevos, larvas, etc., hacia un enclave mejor en donde alzarán su nueva ciudad-estado en beneficio de todo el colectivo.

En donde el tamaño sí importa se produce enn la división del trabajo (y la Teoría Economica de Adam Smith: “La riqueza de las naciones” de ).

Pero atender que aquí describimos lo más sorprendente……

(más…)

Etiquetas: , , ,

Mamuts, Cultura Clovis, Estepas y su Impacto sobre los Suelos

grandes-mamiferos-norteamerica-clovis

Grandes Mamíferos de Norteamérica Prehistórica. Fuente: Pinterest

Como narra Tim Flannery en su espléndida monografíaAquí en la Tierra”,  en el periodo en el que la estepa del Mamut  y su megafauna alcanzaron una mayor  extensión, los neandertales convivieron y se alimentaron de ellos de forma sustentable. Pero entonces surgieron de África los humanos modernos, y cuando allí llegaron, generaron el colapso de aquellos ecosistemas mediante una caza incontrolada de aquellos grandes animales hasta s¡u casi total exterminio. Hablamos del Homo sapiens del paleolítico. Hará unos 12.000-16.000 años, el continente Americano no padecía el mismo saqueo ecológico. ¿Razón?. Simple y llanamente los humanos modernos no parecían haber asomado sus narices en aquel continente, por lo que se mantenían los paisajes con su rica fauna de grandes mamíferos.  Las amplias masas de hielo frenaban las incursiones de aquellos  Homo terminators, que desolaban todo lo que encontraban a su paso en su primera globalización. Por esta razón, en las Américas mamuts, mastodontes , tigres de dientes de sable, león norteamericano, perezosos gigantes, osos buldog, lobos gigantes, etc. habitaban y compartían las estepas de “las Américas”. Todo apunta a que la fauna de grandes mamíferos era tan variada como la euroasiática antes de su total extinción, o la de las sabanas africanas de la actualidad. Y todo ello a pesar del frío glaciar. Sin embargo era cuestión de tiempo. Y allí llegamos según la ciencia actual hace unos 14.000-13.000 años. Por aquel entonces comenzaba a derretirse la mentada barreda de hielo localizada en Alaska. Nada impedía el asalto a nuevos territorios vírgenes: comenzando la tragedia de las Américas.  Ya habréis oído hablar como los primeros colonizadores humanos, al menos  en Norteamérica, pronto desarrollaron una singular cultura a la que denominamos Clovis. Como podréis leer más adelante, las evidencias que aporta el género de hongos denominado Sporormiella denuncia que los ecosistemas y paisajes de Norteamérica padecieron probablemente procesos similares de degradación  que los que antes sufrió de Eurasia, que ya narramos en un post precedente (ver relación abajo, al final de esta entrega). En grandes extensiones el metabolismo de los ecosistemas (es decir el medio edáfico) sufrió una profunda transformación. Las aportaciones de millones de toneladas de estiércol generada por la megafauna descendió exponencialmente, siendo mayoritariamente reemplazadas por la lenta descomposición de los residuos vegetales frescos (ver nuestra categoría necromasa). En consecuencia, y por necesidad, la ecología del suelo cambió, teniendo que cargar la microflora y microfauna edáficas con un trabajo ecosistémico mucho mayor que el precedente. No es lo mismo favorecer la incorporación del estiércol al suelo que la de los restos vegetales sin descomponer, como bien saben los agricultores. Todo apunta pues a una  ralentización, tanto de la humificación como del reciclado de nutrientes.Veamos pues que pasó en los biomas americanos con la llegada de ese impresentable depredador biosférico al que denominamos hombre moderno. Léanlo porque no tiene desperdicio.  Allá vamos (…).

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Una Denominada Cartografía de Suelos del Mundo a Escala Semidetallada ya es de Libre Acceso en Móbiles y Tablets (SoilInfo App)

soilinfopara-tables-y-smartphones

SoilGrids Fuente: ISRIC

Cuando en la excursión de un congreso internacional viajé con el compadre Carlos Cruz (INEGI) de norte a sur de México, observaba con sana envidia como con su portátil nos iba proporcionando información edafológica (tipos de suelos, variables relacionadas con la fertilidad, número de muestras recogidas en cada lugar, incluso datos sobre clima y litología de los territorios que recorríamos, etc., etc.) según pasábamos de unos paisajes a otros. ¡Qué lejos de la lamentable información de suelos que disponemos en España!, aunque varíe de una Comunidad Autónoma a otra. Hoy os proporcionamos la noticia que nos enviaron hace meses desde el ISRIC (Holanda) en la cual se anunciaba que la información sobre los suelos del mundo a la que puede accederse a través de una aplicación para esos ingenios tontos a los que se denomina smart (smartphone/Tablet). No dudo de que se trate de un producto interesante para viajeros y turistas edafológicos, así como para todos aquellos a los que les interesa conocer “grosso modo” la cobertura de suelos del mundo de un determinado momento y lugar. Y desde este punto de vista, aun teniendo en cuenta las limitaciones del producto, la noticia es bienvenida. Ahora bien, ya expresé mis críticas acerca de este megaproyecto en una serie de post, que motivaron una agria polémica con algunos popes que lideran tal empresa y que ostentaban un elevado poder en la IUSS. Abajo os dejo los enlaces para aquellos que no los leyeran o que deseen refrescar la memoria. No entraré de nuevo en polémicas. Simplemente que no se trata de un verdadero nuevo Mapa de Suelos del Mundo por las razones que en su momento defendí. Soslayo pues comentar esta sentencia que me produce pavor: The current spatial prediction framework focuses on producing soil information at coarse resolution of 1 km, therefore SoilInfo App is probably of limited use to farmers and agricultural extension services i.e. at farm scale. However, this might change as the new versions of SoilGrids data, at more detailed resolutions and with improved predictions, are released. The main objective of the GSIF framework to soil data production is to establish a crowd-sourcing system to allow for users to contribute new field data and rate content based on usability (just like in the biggest web-based crowd-sourcing projects such as Wikipedia, OpenStreetMap, Geo-Wiki or similar). Consider contributing to this crowd-sourcing project and help us improve these data! For more info see: http://www.isric.org/content/soilgrids. Se pueden hacer muchos proyectos sobre suelos a través de la investigación o “colección de datos” participativa. Empero cabe añadir que recopilar datos de variables obtenidos en distintos laboratorios, con diferentes protocolos e instrumentación, da lugar a que los productos obtenidos tangan muchos errores e imprecisiones y más aún cuando hay que interpolar valores, como es el caso al que nos referimos hoy. Por lo tanto, pretender que estos mapas reflejen moderadamente bien realidad es una aseveración más que arriesgada. Ya discutiremos sobre este asunto. Sin embargo reitero que, como mínimo, al poder también cotejar la información de las cartografías clásicas, bajarse la aplicación puede resultar de interes para muchos de los lectores. Os dejo pues abajo la información recibida y mis críticas previas a la metodología del proyecto que las proporciona. No os dejéis deslumbrar por su aparente precisión, pero tampoco desdeñarlo.

Juan José Ibáñez         

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

El Copia y Pega en la Docencia Universitaria

copia-y-pega-universidad-alicante

Imagen copiada y pegada de una página Web de la Universidad de Alicante

El curso 2013/2014 fue para mí bastante más decepcionante que el anterior en la asignatura que imparto en la Universidad. ¿Razón?: A la hora de evaluar me he topado con niñatos que, en lugar de esmerarse para redactar el trabajo/examen final, hicieron un uso descarado e infantil del copia y pega. En el año anterior, tan acción tan solo fue realizada por un alumno bastante díscolo. Sin embargo en 2013/2014, se alcanzó la cifra de 5+1 (el 35% de los alumnos). Es decir cinco alumnos realizaron un ejemplar deplorable copia y pega. Estaban advertidos que tal práctica acarrearía un “0” en su calificación. Empero para que entendáis mejor el tema digamos que hablo de un Master de post-grado, es decir que el alumnado debía considerarse adulto a la par que pagaban  un dineral por recibir el mismo. Y como siempre, eran los más jóvenes y, permítanme que lo diga, “pijos”. El tema fue peor de lo que pudiera parecer a primera instancia, tras sus quejas, embustes y otros tipos de trampas. Justamente un día después de enviar las calificaciones recibí una carta dirigida al profesorado de dicha universidad, por cuanto el copia y pega deviene en pandemia universitaria. Y así se nos informa que tal práctica sería motivo de expediente académico universitario en cursos venideros. Si me llegan a avisar antes (…). Pero a lo que vamos (…)

Sabemos que en la actualidad, inculcar la cultura del esfuerzo y la disciplina a los alumnos se encuentra dificultada por los cánones que recibieron en la educación escolar. Sin embargo, el profesor debería saber que “se pilla más rápido a un mentiroso que aun cojo.  Con vistas a conseguir tal objetivo uno debe saber “un poco” acerca de los recursos que dispone el alumno en Internet, ya que raramente se molestarán en copiar de un libro en formato papel.   Obviamente, también debemos reconocer que en determinadas asignaturas detectar al tramposo puede resultar ser más complejo que en otras. O los cinco jovencitos que yo he tenido que padecer son memos o simplemente se creían que lo era yo. No tardaba más de 30 segundos en cazar la fuente de donde se había copiado. Más aun, comenté que seguiría en ciertos temas una escuela cuyos contenidos no se encuentran bien reflejados en Internet. Y como no se molestaron en buscarlos, tomaron prestados (perdón plagiados), otros que ya había reiterado personalmente en clase que no enseñaría por diversas razones. Así de tontos, así de fácil. Eso sí, en otros casos pudiera llegar a ser algo más difícil si no fueran también sordos. Francamente escribir el blog, y realizar búsquedas me ha ayudado a cazar al tramposo con suma facilidad. Veamos el procedimiento.

En nuestras carreras universitarias, ya sean en facultades ya en escuelas politécnicas, constatamos que nuestros jóvenes cada vez manejan un vocabulario más pobre. Cuando en el texto que ellos entregan cambia abruptamente el estilo de redacción de uno pedestre a  otro más sofisticado (mejor si se les exige que su tema lo envíen vía electrónica), tan solo basta “copiar” cuatro o cinco líneas del texto sospechoso y “pegarlo” en nuestro motor de búsqueda” (quien a hierro mata a hierro muere”).  Seguidamente se pulsa el “enter” e inmediatamente se obtienen, no solo la comprobación, sino también el enlace del sitio Web de donde han obtenido el texto. Ellos lo negarán. Sin embargo, uno debía recordarles el dilema del mono de Borel (leerlo por favor).  En pocas palabras la probabilidad de que alguien escriba veinte o treinta palabras seguidas (siempre harán trampillas, pero son tan cándidos como  timoratos) resulta ser altísimamente improbable.  Muchos de ellos no lo reconocen, pero para su escarnio puede demostrarse “científicamente”.  

Con la red de redes ha cambiado la forma de estudiar de los alumnos, por lo que el profesorado que tenga alergia a Internet puede padecer más problemas. Sin embargo, con impartirles unos breves conocimientos (bastan unas dos horas) resulta ser más que suficiente para que cacen a los tramposos.  

Cierto es que en determinadas materias, como por ejemplo, cuando deben emplearse el lenguaje matemático el tema pueda parecer más difícil, en primera instancia. No obstante, siempre hay recursos, como utilizar expresiones formales poco habituales de las fórmulas, en lugar de las más comunes. Reitero que existen muchas maneras si uno conoce “un poco” el mundo de Internet.  Veamos un ejemplo. Esta bitácora recibía muchas visitas de gente menuda, es decir escolares de toda Latinoamérica, con vistas a hacer sus deberes hasta que una veleidosa modificación de Google hizo añicos las estadísticas de nuestra audiencia. Ahora ya solo nos visitan adultos. Pues bien, se pueden redactar contenidos con vistas a que aprendan los más pequeños escribiendo el post en lenguaje muy simple, pero salpicado de palabros impropios para la edad de los alumnos.  Y al hacerlo, resulta fácil detectar el copia y pega, ya que los pequeños no atesoran un lenguaje tan rico como para sustituir unas palabras por otras entendiendo su pleno significado.

El copia y pega de los Power Points que se les ofrece con los contenidos de la clase.

Tras impartir una clase, generalmente les dejo a los alumnos un power point con sus contenidos. Como el trabajo/examen lo pueden realizar en casa, la tentación de copiar lo que les parece más relevante, sin entender su verdadero significado es, a veces,  irrefrenable. Pues bien basta con añadir a los contenidos habituales otros que se intercalan, pero a los que el profesor critica por falsos o irrelevantes, etc.. Estos últimos se exponen sin más, siendo el profesor el que lleva a cabo su análisis verbalmente. Y así el alumno que no atienda, no sabrá separar el grano de la paja, es decir cuáles son los que el profesor considera ciertos y cuales falsos.  Pues bien, los listillos adictos al copia y pega, suelen recogerlos por igual, acusando al docente que él los había impartido en al aula, al ser suspendidos. De este modo se puede detectar quien atiende y quien dormita en una clase.   

En última instancia siempre queda el recurso al examen escrito u oral. Sea cual sea el caso no debemos jamás olvidarnos que fuimos cocineros antes que frailes, por lo que la mayor parte de nosotros utilizábamos las más ingeniosas maneras de copiar o recordar “algo”, como por ejemplo utilizando las famosas “chuletas”. Me resulta comprensible que algunos jóvenes copien en los primeros cursos universitarios. Ahora bien cuando se cursa un master que paga “papa” lo único que se demuestra es que lanzamos al mercado laboral criaturas perezosas y tramposas, más que jóvenes instruidos en la cultura del esfuerzo.  Mi problema resultaba aún más desalentador por cuanto en algunas clases abundaba sobre el problema del fraude y mala praxis científica, por lo que al leer sus burdos “copias y pega” se me caía el alma a los pies. ¡Tramposos y torpes!. Así no hacemos país; Así lanzamos niñatos corruptos al mercado. Hay que atajar el problema ¡ya!.

Juan José Ibáñez

Etiquetas: , , , ,