Posts etiquetados con ‘agroenergética’

Suelos salinos marginales y producción de biomasa

 biocombistibles-en-tierras-marginales-salinas

Mapa de España de Suelos Salinos Fuente EU, JRCy foto de El regadío frente a la sequía

 Ya os comentamos hace 11 años, en pleno auge de la moda de los biocombustibles, que la agroenergética no era la solución, por mucho que la defendiera la unión europea la FAO y los movimientos ecologistas. Finalmente estos colectivos terminaron por reconocerlo. Pero el negocio es el negocio, por lo que se propusieron poco después los denominados biocombustibles de segunda generación, también con la anuencia de los que deben velar por la salud del medio ambiente, a partir de la obtención o cosecha de residuos lignocelulósicos. Sin embargo tampoco resulta ser una solución, al menos a gran escala. ¡ya lo advertimos en su momento.1 Y es que parece que la comunidad científica no apunta con tino!.

Agroenergética (obtención de biocombustibles) ha causado numerosos desastres ecológicos, como este, a la par que degradado o empeorado la calidad de otros en amplios territorios, induciendo de paso a problemas de soberanía alimentaria en países pobres. Del mismo modo, ya os comentamos en otros post que la obtención de biocombustibles en suelos de escasa productividad adolece de mucha leyenda urbana y poca sustancia científica (Tierras Marginales y Biocombustibles de Segunda Generación: Otra Gran Mentira; El Mito de los biocombustibles y el cambio climático. Fraude Social, degradación de tierras, contaminación y política insensata). Pues bien, también ha comenzado a reconocerse que si bien en algunas circunstancias podría ser plausible, tampoco ayudará sustituir la esperanza depositada en los de nueva generación. Pero en un reciente informe de la propia Unión Europea se reconoce que los biocombustibles contaminan más que la gasolina y el gasoil  ¿¿??. Y esto es ¡¡tremendo!!.

Francamente este bloguero debe ser tonto, ya que no termina de enterarse de nada. ¿Para qué pues entonces seguir financiando investigaciones sobre biocombustibles?. A no ser que aparezcan soluciones revolucionarias, toda financiación con fondos públicos  debería haber desaparecido. ¿O no? En pro de paliar el calentamiento climático, ya hemos mostrado en diversos post que lo hemos empeorado. Cuando economía, política, sociedad y ciencia convergen, nuestro esperanzador futuro tecnológico demuestra veleidosamente que  nos dirigimos hacia una inexorable catástrofe. Y desde luego el ciudadano no puede saber que resulta ser verdad y que mentira.  Hoy vamos a mostraros la nota de prensa que lleva por título “Aprovechar las tierras salinas para producir biomasa sostenible”. Se ha demostrado la tolerancia a la salinidad de cuatro variedades de caña de azúcar y un equipo de investigadores propone hacer uso de tierras marginales. Y así los investigadores defienden utilizarlas, especialmente en zonas de riego (si las aguas utilizadas son salobres) con vistas a la producción de este cultivo y a la postre de biocombustibles. Pero adelantemos que debemos ser muy cautos cuando manoseamos el ambiguo concepto de tierras marginales ya que a menudo lo son si nos atenemos a los cánones de la agricultura industrial, si bien hay otras alternativas dignas de consideración. 

Si reconocemos que la agroenergética ha sido un fiasco monumental en el que hemos dilapidado miles de millones de Euros para conseguir degradar aun más el medio ambiente y atentar contra la soberanía alimentaria, ¿debemos perpetuarnos en la estulticia?.  Pues eso parece. No se trata de que la investigación no atesore aspectos interesantes, pero todo esto es un caos tremendo, y a la par que un campo minado.

En este “a rio revuelto ganancia de pescadores”, por un lado se denuncia su inutilidad, y por otro se perpetúa la financiación para sembrar nuevos biocombustibles agroenergéticos. ¿Qué se  puede pensar pues de la política científica y la ambiental?.

Sin embargo, el trabajo atesora el valor de poner al servicio del hombre suelos no productivos, siempre que su recuperación natural no genere hábitats de valor ecológico. Siempre y cuando, tal estrategia no dé lugar a una mayor salinización de los suelos a utilizar, si es posible buscar otros aprovechamientos, al margen de los discutibles esfuerzos de los biotecnólogos con vistas a tocar los genes a las plantas y así obtener variedades tolerantes a la salinidad del medio edáfico. Lo que me cuesta a entender es la falta de interés de muchos colegas por las investigaciones que refutan las ¿maravillas? que ofrecen ciertas prácticas, centrándose exclusivamente en la  obtención do cultivo de subvenciones. Unos pensamos en el bien de los ciudadanos y otros en el de empresas y los suyos propios.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Desastres Ecológicos Causados por la Agroenergética y Biocombustibles de Primera Generación: El Gran Incendio de los Histosoles de Indonesia

incendio-turberas-indonesia-aceite-de-palma

Para mi amiga Glory de Vilanova del……

Desde al menos 2008 (ver relación de post previos al final de este), hemos venido denunciando que (i) los biocombustibles de primera generación (gran parte de ellos cultivados), pero también de los de segunda generación (parte de ellos elaborados a partir de residuos naturales, o de subproductos de las producciones agrarias) iban a terminar creando muy serios problemas medioambientales, pero también severas amenazas para la soberanía alimentaria de muchos países (al secuestrar suelos fértiles en la obtención de “biofuels” en lugar de producir  alimentos destinados a una población hambrienta). Y así ha sido. Reiteramos que no somos adivinos, sino que los ciudadanos son engañados/estafados, una y otra vez, incluso cuando industrias y gobiernos dicen llevar a cabo ciertas iniciativas con vistas a paliar la degradación ambiental, el calentamiento climático,  y alcanzar un desarrollo sostenible.  Y estas son las peores amenazas, por cuanto a los profanos en la materia se les toma por idiotas y se les intenta convencer falazmente de que verdaderas atrocidades son buenas para el medio ambiente, es decir, tomando la mentira como bandera.  Y hoy demostraremos que nuestras advertencias contra los desastres que genera el hombre, usando tales argucias, comienzan a convertirse en realidad, menos de 10 años después.  Lo que no logramos entender es que científicos y técnicos defiendan tanta estulticia o callen demostrando su falta de sesera y/o peor aun, su complicidad.

Como veréis en los post aludidos, ya alertamos que el cultivo del aceite de palma en bosques vírgenes del SE asiático asentados sobre turberas, es decir, Histosoles, conllevaría una catástrofe ecológica en selvas en las que ni tan siquiera había entrado el hombre, generando una enorme pérdida de biodiversidad desconocida para la ciencia, degradación ambiental y serias amenazas contra la salud pública (especialmente como resultado de la ingente cantidad de partículas que acarrea el humo de los incendios a la atmósfera). El contenido de todos aquellos post se ha convertido  en una cruda realidad, por no hablar de pesadilla. Al parecer, tanto interés soslayó los principios más básicos en el uso y manejo de los Histosoles. Cuando se intenta arrasar un bosque que medra en zonas pantanosas, estas deben drenarse. Recordemos que el encharcamiento ralentiza la degradación de la materia orgánica del suelo (SOM) dando lugar a los mentados Histosoles (cuyo contenido mayoritario es el carbono de los restos vegetales), con harta frecuencia.  Al drenarse y compactarse estos últimos,la descomposición de la SOM se acelera, pero también otros procesos subterráneos que generan la combustión de estos cuerpos edáficos, proceso que ya ocurre algunos ecosistemas naturales y en muchos vertederos. Pues bien, no hay más sordo que el que no quiere escuchar. Y así dos millones de hectáreas de este tipo de suelos son pastos del fuego en el SE asiático gracias a las plantaciones de aceite de palma.

La paradoja, de la cual ya advertimos, deviene de que al intentar reducir el consumo de combustibles fósiles por esta vía, se han emitido mucho más CO2 a la atmósfera del que tal actividad agroenergética hubiera logrado paliar tras muchos decenios de producción. Como decimos en España, si no quieres caldo toma cien tazas. Hace falta ser ignorantes o simplemente tramposos, ya que tal proceso de degradación era inevitable, con los conocimientos actuales: ¡no hay más ciego que el que no quiere ver!.  Lo ocurrido es la crónica de un desastre anunciado.   Sin embargo, el problema no termina con las emisiones por cuanto la desecación y compactación de las turberas también induce procesos de subsidencia y su rehabilitación se me antoja una tarea titánica (y cuando se habla de dos millones de hectáreas, sostendría que imposible). No hablamos de un pequeño territorio sino de pasajes extensísimos.  Resulta patético que algunos de los Estados que permitieron este terrorismo ecológico, a la postre, han implementado una legislación con vistas a la protección de tales ecosistemas, pocos años después de permitir tal desastre (menos de un decenio). ¿Habrá que alabarlos, o estigmatizarlos?.

Obviamente el precio de tal restauración superará varios cientos de millones de dólares o euros, por lo que a estos gobiernos descabezados el dinero embolsado por permitir tal atrocidad les va a salir muy, pero que muy caro. ¿Y las compañías que en principio se beneficiaron?. Seguramente guarden sus beneficios sin mayores problemas. ¿Los tramposos siempre ganan?: ¡parece que bajo la dictadura financiara así es!.  Y mientras tanto, ingentes cantidades de Co2 se emiten desde allí a la atmósfera, por iniciativas que “decían estar destinadas a combatir el calentamiento climático” ¿ustedes lo entienden? ¿No?. Lamentablemente yo sí. Vivimos una gran mentira, por no decir muchas, que tan solo acarrean beneficios a los adláteres de la dictadura financiera que padecemos.

Pues bien, ahora resulta, como se muestra en la nota que abajo os reproducimos, que algún gobierno y fundación ofrecen el premio de un millón de dólares -Indonesian Peat Prize- (y quizás más con el tiempo), para aquellos que ofrezcan una solución que permita sofocar el “gran incendio de este tipo de suelos”.

Como veréis en los comentarios que abajo muestro, escritos desde Australia por Budiman Minasny (que se presentará al premio, no lo duden, ya que se trata de propaganda de los edafometras con los que tan mal me llevo), se informa que el problema para proteger las selvas que quedan parte de que sus turberas superen los 3 metros de profundidad. Extraño criterio ¿no?.   ¿Y la diversidad de flora, fauna, etc.?. Francamente no sabemos que pensar, y cabe especular  si (i) realmente intentan enmascarar los restos de su estupidez de cara a la opinión pública, o (ii) o pretenden acotar las áreas que pueden seguir arrasándose sin que entren en combustión los Histosoles. Y me callo, porque si sigo….

Pido perdón, ya que se ha calentado mi pluma. Empero era un desastre anunciado, ya que lo ocurrido aparece en cualquier biografía decente sobre el manejo de las turberas.  Reitero, vivimos una gran mentira. Nadie utiliza, ni el cerebro, ni el más mínimo conocimiento del manejo de suelos, ni el sentido común. Lamentable, todo muy lamentable. Eso sí, seguro que muchos colegas que en su monumento enmudecieron, ahora irán a luchar entre ellos para intentar conseguir el tesoro, es decir el aludido millón de dólares. Así nos va. ¿Y esto es todo?. Pues va a ser que no. Cuando leáis el próximo post os llevaréis las manos a la cabeza.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Suelos, Depuración de Aguas Residuales y Biocombustibles

El sistema suelo-planta de las ripisilvas o bosques en galería, es decir, aquellos ecosistemas que bordean los cursos fluviales por los que transcurre el agua durante todo, o casi todo el año, la depuraban de posibles contaminantes de manera natural tras pasar por los suelos cultivados (o no) retornándolas, a sus cauces más limpias. El homo tecnológicus (raramente las comunidades campesinas), desde su ceguera y falta de sentido común, ha ido arrasando o deteriorando tales ecosistemas forestales, muy singulares,  hasta eliminarlos por completo, o degradarlos de tal modo que ya no cumplen su función natural descontaminante. Las plantas depuradoras intentan ahora emular, con costos muy altos, lo que la naturaleza nos regalaba. Resulta lógico que las grandes urbes atesoren tales infraestructuras, por cuanto la ingente cantidad de basura, tóxicos y patógenos que vertimos, difícilmente pueden ser “abducidos” por unos ecosistemas que apenas se extienden, en el mejor de los casos, algunos centenares de metros a lo lago de las princiapales arterias de las cuencas de drenaje. Ahora bien, en los paisajes rurales, tales ripisilvas, que también actuaban como corredores ecológicos, entre otras funciones, deberían restaurarse. Ya os hemos comentado en otros post como, para variar, primero destruimos y luego comprendimos el valor de tales ecosistemas singulares. Y así en EE.UU., se inventas sistemas esotéricos y enormemente onerosos que llevan a cabo su rol. Pues bien, en base a tales conocimientos, la noticia de hoy nos muestra como el riego con aguas residuales recicladas, aunque difícilmente aptas para su consumo, pueden servir con vistas a alimentar sistemas de regadío, con el valor añadido de que estos últimos son sembrados de vegetales con fines agroenergéticos (producción de biocombustibles), sirviendo así para recuperar el dinero invertido en la instalación y mantenimiento de las plantas depuradoras. Tales iniciativas atesoran pros aunque padecen de contras que seguidamente analizaremos, si bien ya hemos hablado de estas materias en otros post incluidos en nuestra categoría  “degradación de suelos: contaminación”. Sin embargo, antes de mostraros la nota de prensa, precisemos que no es oro todo lo que reluce, sin restar méritos a este tipo de tecnologías, basadas, en rescatar de nuestra amnesia el valor de las ripisilvas.

jatropha-curcas-_lifecycle

Jatropha Curcas. Ciclo de Vida. Fuente: Jatropha Curcas Oil

(más…)

Etiquetas: , , , ,

El Futuro de la Agricultura y sus Enfrentadas Alternativas

Nadie duda de que el crecimiento demográfico de la población mundial exigirá un incremento de la producción alimentaria. Sin embargo, preocupa menos que un planeta con recursos finitos no pueda soportar un crecimiento indefinido en lo concerniente al uso de sus recursos, ya sean renovables o no renovables. Pasó la época en la que los amantes de la tecnología confiaban en que tales dificultades serían solventadas por futuros progresos en el ámbito de la investigación, desarrollo e innovación. Como ya mentamos en nuestro post “la perdida de biodiversidad en la agricultura industrial”, esta última perspectiva, llevada al extremo por la Revolución Verde, tuvo resultados devastadores: cambio climático, contaminación de suelos y aguas, pérdida de biodiversidad, etc. Del mismo modo, somos ya legión los ciudadanos que rechazamos un progreso en manos de las tecnologías que proporcionan las multinacionales sin escrúpulos, apátridas y expoliadoras, que tan solo buscan beneficios económicos, secuestrando el futuro de los pueblos, como también su soberanía alimentaria. Mientras tanto, organismos internacionales como la FAO y la UNEP nos alertan de la necesidad de incrementar las producciones, enviando mensajes contradictorios en lo que respecta a las directrices  seguir. Todo el mundo soslaya la importancia de alcanzar un pacto sobre el control demográfico, que evite el insostenible envejecimiento de la población. Ante tal disyuntiva, resulta difícil diseñar una hoja de ruta que no termine por dilapidar los ya maltrechos recursos de la biosfera y geosferaActualmente, basculamos entre dos políticas diametralmente opuestas: (i) aquellos que buscan un futuro preservando genuinamente el medio ambiente (como es el caso de los defensores de la agricultura ecológica), a pesar de reconocer que debe seguir progresándose en la materia, y (ii) los que nos prometen que los tocagenes y su biotecnología solucionarán el problema “si se lo permiten las huestes de analfabetos ambientalistas (ver por ejemplo el título de una de las noticias que os ofrecemos hoy: Peter Davies: No se podrá dar de comer a todo el planeta sin biotecnología). Personalmente me encuentro muy preocupado por que los perversos cantos de sirena de estos últimos terminen de calar definitivamente en la  clase política. Por un lado, desconocen, ignoran o desdeñan el daño ambiental que pueden causar los transgénicos y sus packs de fertilizantes y plaguicidas (contaminación), así como la práctica para reducir la variedad de los paisajes en pocos pero extensos monocultivos que diezman la biodiversidad. Pero al mismo tiempo, una buena parte de ellos, buscan nuevas variedades de plantas transgénicas que, a la postre, serán comercializadas por las desaprensivas multinacionales de la agroindustria.  Dicho de otro modo, la comercialización de tales productos recae justamente en manos de los que contaminan y secuestran las mentadas soberanías alimentarias. Resumiendo nos venden otra nueva Revolución negra vestida de Verde, basada en la mismas premisas que la precedente y cuyas consecuencias serán aun más devastadoras. Lamentablemente, los gobiernos capitalistas neoliberales de los países desarrollados y emergentes, es decir los “chicago boysinvierten mucho en la perspectiva biotecnológica y muy poco en la que desean una buena parte de los ciudadanos. Así pues el panorama resulta desolador: devorar los recursos biogeosféricos, incrementando las desigualdades sociales hasta límites insoportables. Posiblemente existan alternativas paliativas (…)
tlacotalpan-huatulco-mexico
Finca Agropecuaria en el Trayecto entre Tlacotalpan y Huatulco (México). Foto: Juan José Ibáñez
Etiquetas: , , , , ,

Acrisoles. Uso y Manejo

La preservación de la superficie del suelo con una cantidad suficiente de materia orgánica es una precondición para cultivar sobre Acrisoles. El aclareo mecánico del bosque o selva natural por extracción de las raíces y rellenado de los huecos con productos superficiales propicia que la tierra, ya de por sí muy estéril debido a los niveles tóxicos de aluminio (del antiguo subsuelo) que contiene, suela impedir o dificultar el crecimiento de cualquier plántula sembrada fuera de los huecos previamente rellenados. Sistemas de cultivo adaptados tras una fertilización completa y generosa, así como un manejo cuidadoso son requeridos si se desea practicar una agricultura sedentaria (es decir anual o con pocos años de descanso) sobre los Acrisoles. La gestión tradicional agropecuaria más ampliamente utilizada fue la denominada detumba y quema”. Hablamos de la agricultura nómada que, aunque pueda parecer primitiva a primera vista, resulta ser realmente una forma bien adaptada de uso de la tierra, desarrollada durante siglos por ensayo y error. Si los periodos de ocupación son cortos (solo uno o pocos años) y seguidos por otro lo suficientemente largo de regeneración (algunas décadas), este sistema probablemente llegue a ser el mejor para las limitadas potencialidades de los Acrisoles. Sin embargo, añadamos a este párrafo de la WRB (ver abajo bibliografía) que los pueblos aborígenes de Latinoamérica, posiblemente entre otros, eran capaces de extraer mayores beneficios y sustentabilidad que la tecnología agropecuaria moderna, por lo que debieran ser re-estudiados en profundidad. Ya os hemos informado de varias de estas prácticas en los post incluidos en nuestra categoría, etnoedafología y conocimiento campesino. Del mismo modo, según estudios recientes, las prácticas de tumba y quema no eran tan habituales como se creía en los paisajes agrarios precolombinos, por lo que lo que los argumentos utilizados en estos documentos de la FAO debían ser reconsiderados y actualizados a la luz de conocimientos actualizados. Pero sigamos con el texto original incluido sobre los Acrisoles en la monografía Lecture notes on the major soils of the world, cuya versión al español ha sido realizada por Francisco Javier Manríquez Cosío (INEGI, México) para nuestra bitácora.

acrisoles-aceite-de-palma-infojardin

Plantación de la Palmeras, frecuente sobre Acrisoles para la obtención de Aceite de Palma. Fuente: Infojardín

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Histosoles Uso y Manejo (Turberas) (WRB 1998)

Aunque los Histosoles (turberas) resultan ser suelos muy poco aptos para la agricultura, tras drenarse y fertilizarse pueden ponerse en cultivo. Al margen de que no resulte ser una empresa agronómica y ambientalmente recomendable, como argumenta la FAO, tal práctica, aplicada a enormes extensiones de suelos orgánicos, los transforma de secuestradores natos  de CO2 en emisiones de ingentes cantidades de este gas a la atmósfera, agravando seriamente el problema del calentamiento climático, así como la salud de los habitantes de las zonas que practican esta insidiosa agroenergética, que puede calificarse de cualquier manera, menos de verde y renovable. A lo largo de la historia y prehistoria, las turberas han sido utilizadas con vistas a la obtención de combustible para los hogares, materiales para la construcción de casas, destilar el Whisky, etc. Del mismo modo, en algunos lugares fueron drenadas a la hora de obtener paupérrimas producciones, agrarias, pastorales o silvícolas. Sin embargo, en la actualidad, con la excepción de las enormes superficies que bordean el ártico (afortunadamente no explotadas debido a los rigores climáticos de tales regiones), se encuentran sujetas a estragos devastadores, ya sea en nombre de la agroenergética, o como sustrato para invernaderos, jardinería, etc. Si bien la narración que ofreceremos hoy en nuestro “curso básico de los tipos de suelos del mundo “, versa acerca de su explotación en general, también mostraremos como pueden cultivarse, así como las razones que desaconsejan tal práctica.

tropical-peatlands-fuente-tropical-peatland_0

Turberas Tropicales. Fuente: Tropical Peatlands.

(más…)

Etiquetas: , , , ,

De la Eco-política a la Eco-miseria: Sobre la Crisis Alimentaria 2007-2008 y El Papel Desempeñado por los Biocombustibles

Desde que comenzamos la andadura en esta bitácora, hace ya casi seis años, hemos defendido que, a “nivel global”, los biocombustibles han sido nocivos con vistas a garantizar la seguridad alimentaria. Del mismo modo, y aquí no albergamos duda alguna, su producción daña la calidad de los suelos (al menos tal como se producen actualmente) y del ambiente. Sin embargo, el debate resulta ser bastante turbio (por no decir sucio)  ya que existen intereses políticos y económicos contrapuestos. Surgen así miles de documentos y artículos cuyos resultados son contradictorios y polémicos. En los últimos días, en uno de los blogs de nuestro sistema de bitácoras y en un post concreto de otro (en el que se expresan intencionalmente opiniones dispares: “Energía y Sostenibilidad”), se ha defendido tal estrategia energética basándose tan solo en un único artículo. Consideramos que no es de rigor basarse en un único documento soslayando, todo el ingente material escrito hasta la fecha. Aunque no dudo de la buena fe de mis compañeros, los científicos no podemos ni debemos tratar temas tan controvertidos en base a un documento encargado por un único gobierno Europeo.

biocombustibles-daninos-para-el-medio-ambiente-y-la-humanidad-fuente-arkinet-blog 

Biocombustibles y sus efectos en el tercer mundo. Fuente: ARKINET Blog

(más…)

Etiquetas: , , ,