Posts etiquetados con ‘agronegocio’

¿Mejoran la calidad del suelo los fertilizantes biológicos?

biofertilizantes-y-tecnonegocio 

Fuente: Colaje Google imágenes

 Ya os he comentado en más de una ocasión el auge de los biofertilizantes y sus presuntos beneficios, como en el siguiente post: “Microorganismos Eficientes o Efectivos (EM) y Rehabilitación de Suelos”. También se publican estudios que se me antojan tan estúpidos en sus contenidos como para entender que solo puedo tacharlos de propaganda o marketing encubierto. Por ejemplo, partiendo de la siguiente  noticia: “Demuestran que la combinación de dos bacterias mejora la salud de las plantas”, elaboré el correspondiente post “calidad del suelo, fertilizantes biológicos, biofertilizantes, mejora de calidad,”. El problema estriba en que la indagación actual ya no se basa tanto en los principios de la ciencia, como en los de esa extraña y deforme criatura a la que denominamos tecnociencia. Y bajo el imperio de la última separar el grano de la paja, resulta endiabladamente difícil, cuando no imposible. En consecuencia, resulta estimulante leer notas de prensa como esta, cuyo título en castellano vendrá a decir ¿Los aditivos ayudan al suelo? Como podréis leer abajo tanto en suajili como en mi traducción al castellano, la entrevistada contesta lo que desde un principio cabría esperar y para bien.  La respuesta viene a ser, frecuentemente no, a veces sí y de vez en cuando generan daños medioambientales. Seguidamente recalca lo que ya suponíamos muchos, bien pudiéramos estar ante un nuevo modelo de negocio, cuyos pilares científicos, son demasiado frágiles para ser considerados genuinos avances científicos y no “la princesa prometida”. También acertadamente compara estos “organismos denominados benéficos/beneficiosos, con las especies invasoras que tanto nos inquietan, y con razón.  

Si aplicáramos el sentido común y los conocimientos ecológicos adquiridos durante un par de siglos, el tema resulta ya perturbador desde el principio. No son muchos los casos bien fundados en los que la introducción de nuevas especies en los ecosistemas les ayudan a repararse de algún daño previamente sufrido. Por el contrario, abundan los que denuncian perturbaciones de gran calado, o simplemente no se adaptan y desaparecen al no ser competitivas con la biota del lugar.  Si leéis detenidamente la nota de prensa, comprobareis que vengo defendiendo es ¡lo mismo que ella!, pero con diferentes palabras. Eso sí, aquí se trata de producir alimentos, que no de la salud de los ecosistemas. Empero las empresas que comercializan estos productos, nos hablan casi de sus poderes milagrosos, a la hora de restaurar la “armonía ecológica”, aumentar la productividad de las cosechas y como no, garantizar la soberanía alimentaria, y todo lo que se les ocurra.

Ya hablemos de ecosistemas naturales, o de sistemas agrarios, la introducción de nuevas especies, debe hacerse con suma cautela. Un biofertilizante puede tener efectos positivos en algunos tipos de suelos y bajo ciertos tipos de manejo, y los opuestos en otros. La naturaleza muestra que a menudo son neutralizados por las especies residentes en la zona, aunque si logran medrar, llegan a generar estragos. Todo este asunto concierne a la ecología de las comunidades, ya se encuentren sobre el suelo o en su seno. Nadie ha logrado demostrar que la ecología microbiana se base en principios ecológicos distintos que la de seres vivos de mayor tamaño. Dudo mucho también que la ecología sub-aérea diste de la aérea, en cuanto a sus leyes. Pues bien, Miranda Hart, nos cuenta su experiencia, que a mí me ha resultado especialmente estimulante.

No existen remedios milagrosos. Como los medicamentos, en algunos casos  solucionan la dolencia, en otros no y finalmente en ocasiones hacen morir al paciente. Y me viene a la mente la experiencia que me contaron en Cuba en diciembre de 2012. Debido a que entre su débil economía y los malditos bloqueos de países “enemigos” no pueden comprar pesticidas, ni a penas fertilizantes, todo es ecológico por “pura necesidad (la mejor forma para evitar engaños), reciclándose al máximo, lo cual depende tanto de los escasos recursos que atesoran como de la imaginación.  Pues bien, ante la imposibilidad de adquirir esos mágicos fertilizantes, se pusieron a experimentarlow cost”, estúpido anglicismo traducido del Chino “todo a cien: barato, barato”.   Quiero decir que ante la falta de medios, pero no de imaginación y voluntad, recolectaron muestras de suelos de diferentes lugares, mezclándolas con diversos  productos/desechos locales a reciclar. Seguidamente llevaban a cabo unos cócteles/ una especie de compostaje en grandes recipientes. Tras el periodo o periodos que consideraban oportunos, extraían los diferentes líquidos con sus inóculos, rociando diversas parcelas con ellos. Luego sembraban y observaban el rendimiento de los cultivos con cada “biofertilizante casero”, respecto al control. Tal tipo de investigación atesora al menos dos ventajas, al margen de que así raramente te publiquen un “paper”. La primera deviene en que no dependes de agentes externos que te vendan como oro, posiblemente veneno, y además tengas que pagar dinero por ello.  Empero por otro lado, los posibles microorganismos beneficios son locales, por lo cual raramente podría hablarse de especies invasoras. Y así “con el tiempo y una caña, hasta los verdes se alcanzan”. ¿¿??.

Sin embargo, no lo dudéis, el debate suele ganarlo, o al menos la primera batalla de una guerra, quien atesora más recursos económicos y/o, de poder, y/o de márquetin. De cualquier modo, hasta las fraudulentas multinacionales del agronegocio están siendo paulatinamente acorraladas. Empero si cambiamos la economía actual por otra aparentemente ecológica, bajo el mismo modelo de negocio que fomenta la dictadura financiera, preparémonos  para otro largo y estúpido debate  bajo los nauseabundos dictados de la tecnociencia ” Francamente yo elijo el modelo cubano y vislumbro que al final la clave estará en los sencillos, claros, breves y rotundos comentarios que abajo podréis leer de Miranda Hart.  

Continua…….

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Hacia Una Agricultura Ecológicamente Sustentable: La Intensificación Ecológica Multinacionales Agroalimentarias contra la Biosfera y la Soberanía Alimentaria

slide_ecological_agriculture_03

Agricultura ecológica y paisdajes agrarios tradicionales. Fuente: tompkinsconservation.org

Hace pocos meses recibí un mensaje de la página de Facebook creada por Miguel Ángel Valera que lleva por título:  ANCA estudiantes Puebla. En ella se nos informaba de la siguiente noticia: La ONU dice que las cosechas orgánicas a menor escala son la mejor forma de alimentar al mundo. Ya os comenté que han finalizado las tareas del Pilar III de la Alianza Mundial por el Suelo. El documento de este último grupo de trabajo (al cual he pertenecido) también ha llegado a las mismas conclusiones, enfatizando que la agricultura industrial basada en el fuerte insumo de fertilizantes y agroquímicos, es insustentable, ambientalmente poco amigable, atentando de paso contra la soberanía alimentaria de pueblos y países. Este modelo contemporáneo de producción también ha dinamitado los bellos paisajes tradicionales, reemplazándolos  por extensos y monótonos campos de tierra, desprovistos de cualquier interés. Por mucho que les pese a los “tocagenes” que colaboran con las multinacionales que comercializan los organismos transgénicos (modificados genéticamente), todos los interesados comienzan a llegar a la misma conclusión. ¡Ya basta de vender falsos sueños!: Nos estáis llevando a la degradación ambiental, pobreza y enfermedad, al contrario de lo que nos queréis vender. Y por lo tanto, debemos retrotraernos a un  pasado, no muy lejano en donde los sistemas agrarios sí eran sustentables, bajo las sabias prácticas campesinas. De todo esto hemos hablado una y mil veces en nuestra categoría: etnoedafología y conocimiento campesino, en donde podéis leer numerosos post dedicados a este tema, como por ejemplo estos dos entre algunos centenares: La Agricultura Moderna: Alimento y Veneno para el Hombre y la Biosfera y Edafología Entre las Ciencias Agrarias y Los Recursos Naturales (¿A dónde Nos Encontramos?)

 El tiempo vuelve a darnos la razón, frente a los mentados tocagenes y grandes multinacionales agroalimentarias.  Sin embargo no resulta baladí, que en la noticia que abajo os reproducimos, se hable de la amenaza de los Acuerdos de Libre Comercio que, a la larga, dan aun más manga ancha a estos incompetentes a los que tan solo les interesa el dinero, a costa de lo que haga falta. Ahora se negocia otro entre EE.UU y la UE, lo cual se traducirá que estas compañías del agronegocio tengan más poder, en muchos aspectos, que los propios gobiernos estatales.  Dicho de otro modo el comercio debe ser libre y el ciudadano esclavo del primero. Por lo tanto celebremos que la ONU y la FAO por fin se decanten por usar la razón. Sin embargo no debemos olvidar que el capital manda más que la ONU, haciendo caso omiso de todo lo que se diga en este foro mundial que no les interese. No hace falta buscar pruebas ya que brotan como las cenizas de un volcán en plena erupción.

Los pueblos aborígenes y el conocimiento tradicional campesino realizaron una agricultura encomiable que hoy podemos potenciar mediante los nuevos conocimientos dimanantes de la agricultura ecológica, que no de conservación (ya que bajo su piel de cordero afloran estas malditas empresas). Así  pues, aun no se ha solucionado nada, aunque ya no hablan solo los ecologistas frente al capital, sino que también lo hacen organismos internacionales del prestigio de la ONU y la FAO.  Lo que ocurre es que las palabras y las buenas razones no bastan contra esas bestias. Pero algo es algo: los defensores de una agricultura en harmonía con el ambiente cuentan ya con los apoyos que siempre hubieran deseado, del otro lado queda el Cabello de Atila y su proceloso maniqueísmo. No me reiteraré más. Os dejo con la noticia que me ha llegado gracias a Miguel Ángel Velera y su página WEB. Una vez más: Mil gracias amigo.

Juan José Ibáñez  

(más…)

Etiquetas: , , , ,