Posts etiquetados con ‘cambio climático’

El carbono lábil/soluble de los suelos y sedimentos de las llanuras de inundación y otros hábitats encharcados como marismas y manglares

llanura-inudacion-colombia

Llanura de Inundación en la región Caribeña de Colombia. Fuente en el propio enlace

 Hoy me voy e sumergir en terrenos pantanosos desde dos puntos de vista. El primero deviene en que la nota de prensa que vamos a “¿explicar?” en este post nos informa acerca de la dinámica del carbono de suelos y sedimentos que por estar encharcados ralentizan la descomposición de la materia orgánica que contienen, por los que suele acumularse allí, en donde el azufre desempeña una función importante o vital para el metabolismo microbiano. Se trata de ambientes en los que a menudo abundan los denominados Fluvisoles tiónicos: Suelos Ácido Sulfatados. Mi segunda ciénaga, ya muy personal, estriba en que la bioquímica del suelo que utilicé en mi paleolítico científico (inicios de la carrera profesional), ha pasado a ser patrimonio histórico de la ciencia. Pero si me atrevo a decir que el estudio en cuestión compete a lo que se denomina carbono soluble, más o menos equivalente al lábil, si bien algunos expertos no estarán de acuerdo. No obstante el Dr. Humus así me lo ha hecho saber.  En consecuencia seré breve con vistas a no divagar y hundirme, más aun si cabe, en el fango de la ignominia científica.

 Científicos de la Universidad de Stanford han llevado a cabo un estudio sobre la dinámica del carbono en llanuras de inundación como hábitats representativos de los ambientes encharcados, con escasa o nula concentraciones de oxígeno. Es bien sabido que en estos ambientes la actividad microbiana es baja y la descomposición de la materia orgánica lenta, por lo que los suelos tienden a actuar como sumideros o secuestradores de carbono. Para tales sitios, en conocido desde hace mucho tiempo que la actividad microbiana, a falta de oxígeno, echa mano del azufre, lo cual es advertido en el terreno por la presencia de minerales ricos en este elemento químico. Empero según estos bioquímicos y microbiólogos: “tal carbono subterráneo no permanece necesariamente bajo tierra a largo plazo. Al ser soluble en agua, el carbono puede filtrarse en las vías fluviales ricas en oxígeno, donde los microbios lo consumen fácilmente”. En otras alabras, al parecer, los materiales orgánicos solubles y no utilizados pueden migrar fácilmente a una vía acuática oxigenada en donde fluyen, y se descomponen ya más fácilmente, desencadenando floraciones de algas y otros problemas relacionados con la calidad de las aguas, finalizando en la atmósfera. En otras palabras lo que nos ¿desvelan? Los autores del estudio es que, en hábitats encharcados de esta clase, el secuestro de carbono es menor que el que se pensaba, relacionándolo inmediatamente con el cambio climático, como suele ser habitual, venga o no venga a cuento. Os dejo pues con la noticia traducida (por Google, esta vez sin mi ¡sabia! revisión, por lo que podéis taparos las narices, como cuando estáis delante de los ambientes en cuestión en donde os deleita ese hediondo hedor que desprenden los  denominados Fluvisoles tiónicos (Suelos Ácido Sulfatados). Os añado otros fragmentos de textos de libre acceso en Internet, que pueden ayudaros a entender los tipos de carbono involucrados y algunas cosillas que os aliviaran a la hora de interpretar el texto, si atesoráis los mismos precarios conocimientos que este impresentable bloguero (poco, o nada). La razón es que me acaban de operar ce cataratas en los ojos, por lo que además de perder neuronas también visión.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

El Impacto de embalses y represas sobre el cambio climático, los suelos y el ciclo del carbono

embalses-y-secuetro-de-carbono

Embalses o reservorios y su ciclo de vida: Colaje Google Imágenes

 Esas malditas hidroeléctricas van a alterar el clima… ¿Y qué no?.

 Ya que el sistema climático no deja de ser, tal como lo entendemos y a menudo estudiamos, más que el propio sistema biogeosférico, cualquier actividad del hombre que altere la superficie terrestre y su biota, afecta como corolario al clima. Y así, ciertos investigadores a provechan el más mínimo resquicio y/o hueco entre los granos de arena, aun no visitado en su relación con el clima, para advertirnos que se ha soslayado, esto, aquello y lo de más allá, siendo ¡graviiiisimo!. ¡Es que no acertamos nunca!. ¡Siempre se nos olvida algo!. ¡Los científicos somos un desastre! Y este es el caso de la noticia que os ofrecemos hoy. De todos es conocido que las presas son trampas de suelos y sedimentos erosionados cabeceras arriba, al margen de las aguas que trascurren por sus cuencas de drenaje, a menudo contaminadas. Estos muros ecológicos alteran la dinámica fluvial de diversas maneras, como se muestra en una segunda noticia, expuesta tras la primera, y que os he traducido del suajili al español castellano, si bien ya la han traducido otros mejor que yo (ver al final del post). Y así se modifican todos los suelos y sistemas superficiales terrestres aguas abajo, y especialmente en la desembocadura de los ríos en los que el balance entre la erosión costera inducida por las aguas marinas y aporte de sedimentos se mantiene en un equilibrio metaestable. Por ejemplo, los deltas (tierras muy productivas) van perdiendo extensión y muchos humedales también. Pero todo esto es tan viejo como para ser conocido por Matusalén. El único dato digno de mención, que aun ¡debe ser corroborado!, deviene de que también secuestran casi el 20% del carbono que transportan estas redes de drenaje, y que de este modo, queda atrapado por esas malditas construcciones, tan artificiales como vitales para el hombre. Lo mismo lógicamente ocurre con parte de su carga de nutrientes. Eso sí, una porción  aún desconocida de carbono será emitida directamente desde el reservorio a la atmósfera, aunque se desconoce en que cuantía. Por otro lado, al ir colmatándose o rellenándose con los materiales atrapados, los sedimentos allí almacenados, ¡muy a su pesar!, deben ser extraídos con vistas a que el volumen de almacenaje de agua mengue en la menor medida posible. Es la operación a la que denominamos dragado. De este modo, los sedimentos son expuestos de nuevo a las inclemencias de ese clima que tanto nos inquieta y parte de su carbono irá también a la atmósfera, que no al mar. Y así el dato dice algo, aunque no mucho, a pesar de la relevancia que dan los autores a una cifra por corroborar. No olvidemos que la nota de prensa no informa de la proporción del carbono que es realmente edáfico, respecto al que procede de otras fuentes, como la hojarasca, el desprendido por aguas residuales y bla, bla, bla. Más grave aún, en mi opinión, como señala la segunda noticia, es la fragmentación draconiana de un sistema que conforma necesariamente un continuo, destrozando finalmente mucho más que la dinámica natural del propio curso fluvial: gran parte del paisaje. Hace ya una década que editamos en el blog el post titulado El Sistema Cardiovascular de Gaia: La Manifestación de un Planeta Enfermo.

 Por tanto, sí, efectivamente, casi todo afecta al clima, que resulta ser un niño muy sensible, frágil y rabioso, al que todo le daña. Y los científicos lo miran por todos los lados, empero como “expertos” que aun distan de reconocer plenamente su anatomía, fisiología y patología, como su propia ignorancia. Y ya sabéis, si tenéis una ocurrencia de este tipo relacionada con el clima, a poco que redactéis bien el texto, puede ser publicado en alguna de las revistas científicas de prestigio, que comienzan aparecerse a la prensa rosa, como mínimo en este tema.

 Os dejo pues con las dos notas de prensa que os hemos mencionado.

Juan José Ibáñez …..

……en fase de somnolencia.  (más…)

Etiquetas: , , ,

Cambio climático: Cuando los ecólogos del cambio climático publican mostrando su ignorancia sobre ecología

cliseries-de-vegetacion-pequena 

Pisos de vegetación en las sierras de la península Ibérica en función de su humedad/temperatura. Fuente: Blog de Geografía del Profesor Pedro Oña

Tremenda la noticia que os vamos a ofrecer hoy por ser una muestra palmaria de una total ignorancia de la ecología del paisaje y los ecosistemas que la constituyen. Si un alumno de primer año de carrera universitaria contesta con el contenido de esta nota de prensa, a una pregunta en su primer examen, le calificaría con un “o” sobre 10. No hay benevolencia que valga. Afortunadamente algunos lectores de esta bitácora parecen saber más que los científicos profesionales, ¡sin duda! Sus comentarios, totalmente acertados, dan cuenta de hasta qué punto puede ser ignorantemente científico. Personalmente reconozco que a veces me enfurezco, por lo que los post pueden resultar demasiado duros. Pido disculpas, de corazón. Tan solo puedo añadir en mi descargo que termino hastiado de leer  numerosas noticias diarias que no tienen ni pies ni cabeza. Puedo entender que a veces son los plumillas (reporteros científicos) quienes retuercen la insensatez de los contenidos. Sin embargo, como tal hecho es incuestionable, desde hace ya 20 años, yo reviso los textos que pudieran aparecer en los medios de comunicación antes de se publiquen o no doy permiso para ello. Y en un par de ocasiones, se han producido situaciones tan vergonzantes que ….. si los científicos no tomamos medidas nos convertimos en cómplices ¡si, o si! de tanto desatino. ¡Quién calla otorga!.   

Ahora resulta que en el devenir espontáneo de la naturaleza, esta resulta ser  “ecológicamente incorrecta” ¿O quizás deberíamos remplazar lo ecológico por lo político?. Leo y leo noticias sobre el impacto del calentamiento de la atmósfera sobre los ecosistemas y debo contar hasta 1.000.000 antes de calmarme y no invadiros diariamente de post denunciando las estupideces que leo en la prensa pero también en los propios artículos científicos. Pero el problema más serio, resulta ser que estos manuscritos, ricos en conclusiones bochornosas, pasan la revisión por pares de revistas denominadas de prestigio. Os puedo asegurar que no me gusta descalificar a mis colegas pero es que el tema ya pasa cualquier línea roja que se os ocurra imaginar, a no ser que ya no se sepa distinguir una frondosa de un pino.

En la península Ibérica y en otros muchos ambientes mediterráneos, los Quercus (perennifolios en climas secos y caducifolios en los más húmedos), así como otras fagáceas, se distribuyen por amplias extensiones. Los pinos, como otras coníferas, en ausencia de perturbaciones humanas ocuparían espacios geográficos más restringidos (como la alta montaña) que hoy en día. Grandes extensiones de nuestros pinares son fruto de las repoblaciones forestales. Por lo tanto, si la gestión forestal es escasa y se deja seguir la dinámica natural, lo normal es que muchas de estas masas forestales, que no bosques, paulatinamente irán  siendo reemplazadas por las encinas, y otros Quercus, es decir transformándose en genuinos boques con el tiempo. Lo mismo sería cierto tras un abandono de tierras. Tal ha sido el deseo de todos los que amamos la naturaleza y los propios movimientos ecologistas. Digamos de paso que mientras los Quercus mejoran los suelos y dan lugar a un hervidero de biodiversidad edáfica, los pinos actúan justamente de forma opuesta. Si el clima se hace más seco, o el suelo ha sufrido una intensa erosión, lo “natural” es que las especies de pinos mejor adaptados desplacen a las encinas u otros Quercus. Eso sí, algunos profanos en la materia soslayan que muchos encinares moribundos lo son por enfermedades, que no por el cambio climático. ¡Otro enorme error!. 

Pero hay más, mucho más, como os hemos narrado en otros post. Existen una gran variedad de especies de pinos que se adaptan a las más dispares condiciones, y de ocurrir un calentamiento climático, varios de ellos serán afectados muy negativamente. Adicionalmente, han sido justamente las masivas repoblaciones forestales con pinos las inductoras de la mayoría de los incendios que han afectado a nuestros montes desde hace más de 70 años. Gran parte de los pinares españoles se encuentran conformados por especies pirofíticas, es decir amantes del fuego. En otras palabras si estas masas forestales y matorrales arbolados no arden, son naturalmente remplazadas por las frondosas. Como corolario, incrementar su extensión deviene en promover los incendios forestales, que al margen de degradar y facilitar la erosión de los suelos y la consiguiente desertización del paisaje, emiten ingentes cantidades de CO2 a la atmósfera, lo cual redundaría negativamente en el sistema climático actual, al aumentar las emisiones de los gases de invernadero, etc. ¿Es eso lo que proponen los autores del estudio? ¡Vaya, vaya!.  

En consecuencia, lo que transmiten los autores del estudio (o en su defecto el redactor de la nota de prensa) que analizamos hoy, estriba en alarmar al ciudadano, al intentar que todos vayamos contra la dinámica de los ecosistemas naturales, artificializando el paisaje, es decir interrumpiendo una sucesión ecológica natural. No hay manera de defender sus argumentos, so pena que aceptemos cambiar la hermosa biosfera del pasado para poder seguir emitiendo más CO2.   Lo dicho, los ecólogos de cambio climático parecen confundir la velocidad con el tocino. ¡Tremendo!. Hemos denunciado algunos casos semejantes, que ni mucho menos todos (sería agotadoramente imposible), so pena de tener que editar más de 10 post diarios.  Triste, muy triste. Todos suspendidos. Os dejo con los mentados ejemplos, pero no os perdáis las críticas de muchos lectores que hablan con más rigor que estos “sabios”.

Juan José Ibáñez

Os dejo pues con el material aludido y la desdichada nota de prensa

  (más…)

Etiquetas: , , ,

La temperatura del suelo y el cambio climático

perfil-del-suelo-temperatura

Perfiles de la temperatura del suelo a diferentes escalas y foto extraída de la nota de prensa original.                                  

Cuando se habla de la temperatura del suelo, nos solemos referir a la que puede medirse en su superficie, y esta fluctúa en estrecha reacción con la del aire.  Ahora bien, las estimaciones son muy distintas de las que se miden a lo largo del perfil edáfico. La Taxonomía americana clasifica los suelos hasta dos metros de profundidad, mientras que la WRB tan solo a uno. En cualquier caso el perfil mentado puede prolongarse mucho más en diversos edafotaxa. Debe también tenerse en cuenta que diferentes tipos de suelos se encuentran constituidos por materiales que poseen diferentes propiedades a la hora de difundir el calor. Hace ya decenios, mientras hacía el servicio militar, estuve colaborando con el lamentablemente fallecido Aureliano Blanco de Pablos del CEBAS (ahora conocido por el IRNASA) del CSIC en Salamanca. Aureliano era microclimatólogo y realizamos varias experiencias de campo juntos acerca de la temperatura y humedad del suelo a diferentes profundidades. Una de las primeras lecciones que aprendí, es que, por lo general, la temperatura desciende rápidamente conforme avanzamos desde la superficie hacia la base del solum, siendo las fluctuaciones día/noche  e incluso las estacionales, escasas conforme penetramos desde arriba hacia abajo, por el consabido amortiguamiento de los materiales edáficos. De aquí mi experiencia para poder discutir la sorprendente nota de prensa de la que hablamos hoy.  

 En la Universidad de Berkeley, algunos “expertos” parecen haberse preocupado por el olvido en los estudios de cambio climático a la hora de medir la temperatura del perfil edáfico hasta varios metros de profundidad, y estimar sus repercusiones sobre la pérdida de carbono, vía respiración del suelo. Por lo tanto, sus indagaciones hubieran estado más que justificadas, si no hubiera sido porque de suelos debían saber muy poco mientras que de sus microclimas, nada en absoluto, si se lee la nota de prensa. Utilizaron un instrumental muy sofisticado y durante más de un año. Los resultados obtenidos eran llamativamente alarmantes: estimaron una gran pérdida de carbono al aumentar artificialmente la temperatura, por lo que: ¡cómo no!, la nota de prensa advierte al “mundo, mundial”, de los efectos devastadores que se producirían de aumentar tres o cuatro grados la temperatura de la atmósfera, como predicen algunos modelos climáticos (muchas mayores emisiones de CO2 que las previstas hasta la fecha).   Y una vez más: ¡cómo no!, clamaron que esta grave omisión, repercute seriamente en las estimas y predicciones de los modelos climáticos. Eso sí por su ignorancia en todo lo relacionado con la microclimatología del suelo, calentaron el perfil del suelo por igual (homogéneamente), desde la superficie hasta más de dos metros. ¿Un error sin importancia?. ¡Pues va a ser que no!. Se trata de una barbaridad injustificable.  Reitero que si calentamos el aire tres o cuatro grados, la elevación de la temperatura a uno o dos metros será muchísimo menor, no llegando en casi ningún caso a sobrepasar unas décimas de grado. En consecuencia todos sus alarmistas cálculos se vienen abajo. Estudiar los efectos de los cambios climáticos sobre un recurso natural demanda trabajar conjuntamente con expertos en el tema. Empero al parecer a los primeros ¿expertos? Les parece irrelevante. Y así una gran idea se convierte en un deplorable estudio falazmente alarmante. No me dedico  a buscar notas de prensa y menos aún a leer papers con vistas a criticar a los expertos que trabajan sobre cambio climático, os lo puedo asegurar. Simplemente me leo las noticias de los boletines a los que estoy inscrito y….. por cada una de ellas razonable, se publican varias que son para tirarse de los pelos. Y hablamos de la Universidad de Berkeley. ¡Pero qué pena!, cuánto dinero y esfuerzo malgastado por no leer algo, unos principios básicos, antes de comenzar la investigación.   

Juan José Ibáñez  

Os dejo con la noticia en Suajili, ya que para que voy a traducir tanta tontería……

  (más…)

Etiquetas: , , ,

Paisajes agrarios, regadíos y cambio climático

riego-y-cambio-climatico_0 

Más que una noticia científica, el estudio que presentamos hoy nos informa de algo que todos debiéramos sospechar aunque resulte mucho más difícil de corroborar científicamente (Climatic effect of irrigation over the Yellow River basinLos grandes espacios agrarios irrigados pueden afectar al mesoclima del territorio”. Y así, el escrito termina señalando que “El riego agrícola afecta el clima regional principalmente a través del cambio que sufre la dinámica de las aguas superficiales. Se han realizado investigaciones sobre el efecto del cambio climático causado por el de la humedad del suelo, pero el papel del riego no ha sido suficientemente analizado”. Gloriosa conclusión. ¡Sin comentarios!. Un momento….. Si existe algo de sustancia.  Desde que el hombre es hombre, ha deforestado grandes extensiones de terreno, como por ejemplo usando el fuego. Y además desde que se descubrió el riego, se han cultivado con este sistema espacios geográficos muy amplios en muchos lugares del planeta, dando lugar al nacimiento de civilizaciones que, a la postre crearon una retroalimentación positiva, es decir irrigado más, deforestado más, etc. Por lo tanto, el cambio climático antropogénicamente inducido comenzó en el Paleolítico y se recrudeció en el Neolítico. Pero todo ello ya lo explicamos hace años. El Antropoceno pues comenzó tras el Pleistoceno o antes, que no hace unas decenas de años como defienden los que se olvidan del pasado

 Obviamente, la evaporación de grandes cantidades de agua del suelo a la atmósfera debe repercutir sobre las condiciones climáticas del lugar, de igual modo que una menor evaporación realimenta sequías. Ahora, nuestros sabios se afanarán en la búsqueda del Santo Grial, es decir un modelito o algoritmo que pretenda infructuosamente predecir cuáles serán  las consecuencias usando unos pocos parámetros. ¡Misión Imposible!, como ocurre con las relaciones deforestación-cambio climático a escala regional, y esas sí que han sido objeto de numerosos estudios, desde el Amazonas hasta la “Madre Rusia”. ¿Resultados?: Ninguno, o simplemente la banal conclusión de que la pérdida de masas forestales genera un descenso en las precipitaciones del espacio afectado sin poder precisar más.

 La razón resulta ser trivial en ambos casos. Todo depende de la extensión del área analizada, del tipo de clima, del tipo de suelo, del tipo de vegetación, del tipo de riego y así un largo etc. No hay fórmulas milagrosas cuando entran en juego tantos factores. En el mejor de los casos, aun suponiendo que un modelito se ajuste a lo que acaece en un territorio, jamás será extrapolable a otro. Y tal dilema en la ciencia actual, en lugar de que los expertos reconozcan la dificultad insalvable del tema, tendrá como resultado la publicación de tropecientos artículos científicos en los que se divague hasta la extenuación sobre un asunto sin solución científica, hoy por hoy. El problema no es el proceso, que seguro que se da en la naturaleza,al alterarse los balances hidrológicos de regiones amplias. Y de eso en Rusia saben mucho, ya que nefastas planificaciones en la elaboración de planes hidrológicos con vistas a extender la agricultura de regadío, dieron lugar a desastres ecológicos de un enorme calado.

 ¿Tiene usted calor en este momento?. ¿Dispone de una manguera de riego para refrescar el suelo o el césped?. Si usted atesora tal fastuosa herramienta tecnológica, seguro que podrá refrescar un poco al aire a su alrededor. Pero tal hecho es trivial, mientras encontrar soluciones mágicas otra muy distinta. Piense en global y prediga localmente, como mucho. Y si se aburre, redacte un artículo sobre cualquier cosa que pueda afectar al clima de un modo u otro; hay tantos y tantos factores que de un modo u otro pueden afectar al sistema climático……….

Y cuando el agua subterránea escasee o la fluvial sea usada antes de alcanzar el área estudiada, volverá a cambiar el clima. ¿Verdad?.

Os dejo pues con esta fastuosa noticia de papel mojado.

Juan José Ibáñez    

continua…… (más…)

Etiquetas: , ,

Suelos salinos marginales y producción de biomasa

 biocombistibles-en-tierras-marginales-salinas

Mapa de España de Suelos Salinos Fuente EU, JRCy foto de El regadío frente a la sequía

 Ya os comentamos hace 11 años, en pleno auge de la moda de los biocombustibles, que la agroenergética no era la solución, por mucho que la defendiera la unión europea la FAO y los movimientos ecologistas. Finalmente estos colectivos terminaron por reconocerlo. Pero el negocio es el negocio, por lo que se propusieron poco después los denominados biocombustibles de segunda generación, también con la anuencia de los que deben velar por la salud del medio ambiente, a partir de la obtención o cosecha de residuos lignocelulósicos. Sin embargo tampoco resulta ser una solución, al menos a gran escala. ¡ya lo advertimos en su momento.1 Y es que parece que la comunidad científica no apunta con tino!.

Agroenergética (obtención de biocombustibles) ha causado numerosos desastres ecológicos, como este, a la par que degradado o empeorado la calidad de otros en amplios territorios, induciendo de paso a problemas de soberanía alimentaria en países pobres. Del mismo modo, ya os comentamos en otros post que la obtención de biocombustibles en suelos de escasa productividad adolece de mucha leyenda urbana y poca sustancia científica (Tierras Marginales y Biocombustibles de Segunda Generación: Otra Gran Mentira; El Mito de los biocombustibles y el cambio climático. Fraude Social, degradación de tierras, contaminación y política insensata). Pues bien, también ha comenzado a reconocerse que si bien en algunas circunstancias podría ser plausible, tampoco ayudará sustituir la esperanza depositada en los de nueva generación. Pero en un reciente informe de la propia Unión Europea se reconoce que los biocombustibles contaminan más que la gasolina y el gasoil  ¿¿??. Y esto es ¡¡tremendo!!.

Francamente este bloguero debe ser tonto, ya que no termina de enterarse de nada. ¿Para qué pues entonces seguir financiando investigaciones sobre biocombustibles?. A no ser que aparezcan soluciones revolucionarias, toda financiación con fondos públicos  debería haber desaparecido. ¿O no? En pro de paliar el calentamiento climático, ya hemos mostrado en diversos post que lo hemos empeorado. Cuando economía, política, sociedad y ciencia convergen, nuestro esperanzador futuro tecnológico demuestra veleidosamente que  nos dirigimos hacia una inexorable catástrofe. Y desde luego el ciudadano no puede saber que resulta ser verdad y que mentira.  Hoy vamos a mostraros la nota de prensa que lleva por título “Aprovechar las tierras salinas para producir biomasa sostenible”. Se ha demostrado la tolerancia a la salinidad de cuatro variedades de caña de azúcar y un equipo de investigadores propone hacer uso de tierras marginales. Y así los investigadores defienden utilizarlas, especialmente en zonas de riego (si las aguas utilizadas son salobres) con vistas a la producción de este cultivo y a la postre de biocombustibles. Pero adelantemos que debemos ser muy cautos cuando manoseamos el ambiguo concepto de tierras marginales ya que a menudo lo son si nos atenemos a los cánones de la agricultura industrial, si bien hay otras alternativas dignas de consideración. 

Si reconocemos que la agroenergética ha sido un fiasco monumental en el que hemos dilapidado miles de millones de Euros para conseguir degradar aun más el medio ambiente y atentar contra la soberanía alimentaria, ¿debemos perpetuarnos en la estulticia?.  Pues eso parece. No se trata de que la investigación no atesore aspectos interesantes, pero todo esto es un caos tremendo, y a la par que un campo minado.

En este “a rio revuelto ganancia de pescadores”, por un lado se denuncia su inutilidad, y por otro se perpetúa la financiación para sembrar nuevos biocombustibles agroenergéticos. ¿Qué se  puede pensar pues de la política científica y la ambiental?.

Sin embargo, el trabajo atesora el valor de poner al servicio del hombre suelos no productivos, siempre que su recuperación natural no genere hábitats de valor ecológico. Siempre y cuando, tal estrategia no dé lugar a una mayor salinización de los suelos a utilizar, si es posible buscar otros aprovechamientos, al margen de los discutibles esfuerzos de los biotecnólogos con vistas a tocar los genes a las plantas y así obtener variedades tolerantes a la salinidad del medio edáfico. Lo que me cuesta a entender es la falta de interés de muchos colegas por las investigaciones que refutan las ¿maravillas? que ofrecen ciertas prácticas, centrándose exclusivamente en la  obtención do cultivo de subvenciones. Unos pensamos en el bien de los ciudadanos y otros en el de empresas y los suyos propios.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Construyendo Ciudades Verdes: Beneficios y Problemas (valoración de un caso concreto: Madrid+Natural)

cordoba-verde-1 

Córdoba Ciudad adaptada al calor en Ambientes Mediterráneos desde hace siglos: Fuente: Anoche tuve un sueños ¿¿??

cordoba-verde-2 

Fachadas verdes: Córdoba Ciudad adaptada al calor en Ambientes Mediterráneos desde hace siglos. Fuente: ArtenCordoba

En este post os ofrecemos nuestras conclusiones finales sobre el proyecto del Ayuntamiento de Madrid para conseguir una ciudad más verde, saludable y sostenible  (Madrid+Natural), Abajo os mostramos las entregas realizadas. Repetimos que los contenidos de esta serie pretenden ser igualmente útiles para otras grandes ciudades del mundo en general, siempre y cuando los países no deban hacer frente a necesidades mucho más apremiantes, como en varios del tercer mundo. 

Relación de post previos

Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

Ciudades Verdes: Fachadas verdes y fachadas ajardinadas a gran escala (¿Suelos verticales?)

Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos y periurbanos

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

 Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles

Ciudades Verdes: Infraestructuras verdes y restauración de riberas

Ciudades Verdes: vegetación en las calles, superficies permeables y vegetación adaptada

Ciudades Verdes: Revegetación de Solares, Microclimas con Agua, Áreas Inundables, Drenaje sostenible y sombreado estacional

La respiración de suelos urbanos versus naturales y las huellas de la contaminación de las ciudades Industriales

Agricultura urbana y periurbana, suelos, cultivos, contaminación y riesgos para la salud

Suelos Urbanos: Estudio, Inventario y Cartografía

Construyendo Ciudades Verdes: Beneficios y Problemas (valoración de un caso concreto)

Los objetivos pueden sintetizarse con unos párrafos que hemos mostrado en todos los post anteriores sobre las deseables ciudades verdes. Los que leyeron algunos de ellos pueden omitir su lectura:

Manuela Carmena, la alcaldesa de la Ciudad de Madrid, junto a su equipo municipal ha presentado públicamente un ambicioso plan denominado Madrid+Natural, cuyo objetivo reside en que esta urbe llegue a convertirse, en la medida de lo posible, en una ciudad verde, proponiendo diversas iniciativas al respecto, como lo pudieran ser las fachadas ajardinadas, cubiertas sostenibles, urbanismo resiliente,azoteas frescas, infraestructuras verdes, vegetación en las calles, restauración de riberas, superficies permeables, huertos urbanos, vegetación adaptada, revegetación de solares, bosques urbanos, sombreados estacionales, microclimas con agua, áreas inundables, drenaje sostenible. Los contenidos de cada una de estas iniciativas pueden descargarse pinchando en sus respectivos enlaces o conjuntamente. Incluso se ha colgado de la Web del ayuntamiento una versión en inglés.

Se trata de una idea loable pero tras intentar llevar a cabo una serena reflexión, entiendo que no “no es oro todo lo que reluce”:  ¿resultan viables?, e incluso en el algunas de las propuestas concretas, ¿Cabe la posibilidad de que para nuestra sorpresa sean contraproducentes?. A menudo lo que sobre el papel parece una maravilla, en la práctica podría tornar en pesadilla,.  Y nos referimos a todo lo que leemos en la prensa y visionamos en televisión, al margen de este programa denominado Madrid+Natural.

 ¡¡Aleluya!! Finalizamos la serie, ya que he terminado atacado de los  nervios, y con la tez tan pálida como la de los habitantes del norte de Europa, en la que parecen haberse inspirado los autores del documento. Pero Madrid pertenece al bioma Mediterráneo, y los factores ambientales, económicos  y sociológicos se parecen tanto entre ambos espacios geográficos como los de un huevo a una gallina. Y este es el kit de la cuestión. Por mucho que la prensa muestre soluciones casi universales. En estas cuestiones siempre debe recurrirse a la frase depiensa globalmente y actúa localmente”. Lo que en unos sitios resulta ser posible, en otros no. Más aun, iniciativas que en determinados lares serían una bendición en otras devendrían en maldición.    

Los contenidos de (Madrid+Natural) parecen consistir en un ejercicio intelectual de salón, ajeno al espacio y el tiempo.  Numerosos criterios, y como corolario las iniciativas propuestas, pueden ser aptos para la Europa templada o fría, es decir de Bélgica a Escandinavia. En ocasiones he llegado a preguntarme a mí mismo si existiría otro Madrid  ubicado varios miles de kilómetros al norte del que yo vivo, es decir en España. Pero no, no es así. Y lamento ser tan crítico ya que soy un admirador de Manuela Carmena y votante del movimiento político que la alzó hasta la alcaldía de la Capital, al margen de mi participación desde la primera gran manifestación del movimiento 15-M. Sin embargo, lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.  Y también los lectores asiduos sabéis sobradamente que “no me caso con nadie”. En cualquier caso todo este asunto, y más concretamente el contenido de la propuesta de (Madrid+Natural) me ha causado una profunda decepción. Vayamos pues a esbozar unas conclusiones.

 Madrid+Natural, tiene la pretensión de lograr una ciudad más sustentable, saludable y sostenible, poniendo como punto de mira su “adaptación” al presunto calentamiento climático que se avecina. Y ya en este punto comienzo a discrepar en vista del estado actual de la ciudad, aún más agravado por la crisis económica, respecto a décadas precedentes. Si “los árboles no dejen ver el bosque”, en el caso de los autores tal “adaptación” les ha cegado por completo. Todos debemos tener muy presente que la mayor parte de las medidas encaminadas a lograr habitar en ciudades más sustentables que las actuales,  suelen ser también positivas contra el calentamiento climático, de producirse. Por lo tanto y ante todo, hubiera sido recomendable analizar los acuciantes problemas actuales de la ciudad e intentar corregirlos en la medida de lo posible teniendo en cuenta las veleidades del clima, pero no al revés, como han hecho los autores. Debe tratarse de personas jóvenes, muy concienciadas en esta materia, pero con escasa formación en ecología, la problemática de la ciudad, sociología de sus habitantes y tribus urbanas, posibilidades económicas de una alcaldía endeudada desde hace muchos años, etc.  De otra forma no pueden explicarse muchos de los contenidos incluidos en  Madrid+Natural. Estos son breves para cada una de las iniciativas que proponen, todos ellos bastante conocidos, si se lee la prensa científica “extranjera”. No es casual que un buen número de ellos han sido concebidos por expertos del oeste de y norte de Europa, es decir con abundantes precipitaciones, ambientes frescos o fríos, ciudadanos que en su mayoría disfrutan de un estado de bienestar envidiable y un grado de civismo y urbanidad aún más encomiable. Eso sí, bastante aburridos y en muchos casos un tanto xenófobos (cuanto más hacia el norte peor). Cada pueblo tiene sus virtudes y sus defectos, nada que reprochar. Ahora bien, que una perspectiva de allí recaiga en las mentes de los de aquí, es decir latinos, poco puede aportar. 

Así por ejemplo, el énfasis del documento en llevar a cabo tareas irrealizables, ya sea por sus costos, ya porque en ambientes mediterráneos no tienen sentido, ya porque socialmente no estamos preparados, y un largo etc., tan solo constata que los autores han llevado a cabo una revisión bibliográfica, espetando a la postre lo que les ha parecido más bonito.  Tal hecho implica que algunas ideas si puedan ponerse en práctica en el sur de Europa, pero muchas más no.

El énfasis en paliar los “escenarios futuros” de eventos extremos, con especial énfasis en las inundaciones, pone en evidencia el origen de las iniciativas (que los autores del texto de Madrid+Natural hacen suyas) que no se manejan adecuadamente todos los elementos de la ecuación. Evidentemente tales inundaciones pueden aumentar también en el mediterráneo, nadie lo duda, si los vaticinios actuales sobre el cambio climático se producen. Empero los mayores riesgos del calentamiento en el sur de Europa estribarían en aumentos de las temperaturas (incluidas olas de calor) y sequías prolongadas. Resulta curioso observar el tipo de cultura del agua que se desparrama por casi todo el texto de Madrid+Natural. Con ello no deseo decir que algunas de ellas sean disparatadas (otras sí), sino que, ante la escasez de recursos hídricos, devienen en inviables. Del mismo modo, se habla de restaurar los sistemas de ribera del Rio que cruza Madrid, lo cual es totalmente inviable y disparatado. Da la impresión de que los redactores no han paseado, ni percatado de los alrededores de tal entorno, ya que no se pueden proponer ideas irrealizables. Por ejemplo, si lográramos aumentar el verdor de las ciudades se demandaría mucha agua. Efectivamente las sofocantes temperaturas veraniegas de Madrid (que a menudo superan los 40ºC en el centro de la urbe) disminuirían unos pocos grados. Empero el calor húmedo resulta más agobiante que el seco, por lo cual muchos ciudadanos sentirían más agobio, que no menos. Se trata de lo que se denomina sensación térmica. Más aun bajo un calor húmedo, con nichos en fachadas verdes, cerca de las cálidas salidas de humos de los comercios y aires acondicionados de los hogares, generan la aparición de microclimas aptos para ser ocupados por insectos, que a la postre podrían actuar como vectores de enfermedades tropicales y subtropicales. De conseguirse mucho verdor estival, “a lo peor”, causamos alguna que otra epidemia que nos coja desprevenidos. Y así podríamos explayarnos redactando diversos ejemplos, varios de los cuales han sido explicados en los post precedentes. 

Vayamos ahora con  los carriles de bicicletas la contaminación del aire etc.…..

(más…)

Etiquetas: , , ,

El cambio climático, la Conquista de las Américas y los Mongoles

 colonizacion-america

Colonización de las Américas. Fuente: Gordon Miller Sailing Into History

 El estudio de los cambios climáticos en el pasado resulta ser apasionantes cuando nos informa de algo que realmente sucedió. Ahora bien, si uno lee noticias como esta, no sabe que pensar. Nos referimos a la siguiente nota de prensa: La conquista de América no influyó en el clima. ¿Y la pregunta del millón sería: ¿Y por qué debía haberlo hecho. Leí su contenido interesado y (….) ¿¿??. ¿La deforestación y puesta en cultivo de amplios espacios geográficos? Acaso resulta que las culturas precolombinas no cultivan extensas extensiones de terreno? ¿Cuánto incrementó el  especio cultivado en detrimento de los bosques al comenzar a instalarse los europeos allí? Esta última, de hecho, hubiera sido la primera pregunta a contestar antes de realizar la investigación cuyos resultados os mostramos hoy abajo. La segunda sería: ¿Cómo el cambio del modelo productivo agrario precolombino/postcolombino afectó las emisiones de gases de invernadero en América? Los autores, usando los denominados testigos de hielo, intentaban averiguar si grandes acontecimientos históricos del pasado afectaron el clima terrestre, ya fuera por enormes deforestaciones, ya por cambios abruptos de la demografía humana.  Y con tal motivo seleccionaron varios acontecimientos de ¿envergadura?, aunque personalmente no entiendo los criterios, o si por un casual fue una tómbola.  Pues bien, los elegidos fueron: la invasión mongola, la conquista de América y la caída de la Dinastía Ming. Conforme a estos autores: “(….)  durante los acontecimientos de corta duración, como la peste negra y la caída de la dinastía Ming, el crecimiento de los árboles no fue suficiente para contrarrestar las emisiones normales” (….) Sin embargo, durante la conquista de América y la invasión mongola sí hubo tiempo suficiente“. Al parecer los autores no eran muy doctos en lo concerniente a la historia y cultura  de las Américas Precolombinas, ya que como os mostramos en  post precedentes, diversos territorios actualmente forestados, eran cultivados con anterioridad a la llegada a las Américas de los Europeos, y no solo por bajo los Imperios Azteca y Mayas, sino también en los bosques tropicales húmedos del continente por culturas aborígenes menos conocidas/estudiadas. Me temo, que lo mismo les ocurre con la de los Mongoles y la enigmática  y poco conocida  “dinastía Ming” en China. Ahora bien, la conclusión de la nota de prensa es como para llevarse las manos a la cabeza. El párrafo reza así: “Los resultados indican que, como se siguió produciendo deforestación, solo la invasión mongola, el acontecimiento de mayor impacto, pudo llegar a producir una disminución neta del dióxido de carbono, cifrada en 700 millones de toneladas de carbono, equivalente a la actual demanda anual de gasolina en el mundo. Sin embargo, es tan poca cantidad que no se puede detectar en los testigos de hielo, reconocen los investigadores”. Tal cual se encuentra redactada la noticia, debe suponerse que la cuantificación de las emisiones de la invasión mongola fue llevada a cabo por otros autores ya que luego reconocen que no pudo detectarse en los testigos de hielo. Y si es así, ¿de qué nos informa la noticia? Pues estos geniales investigadores consideran que “De hecho, los humanos empezaron a influenciar el ambiente hace miles de años al cambiar la cubierta vegetal, cuando talaban bosques para convertir los terrenos en espacios agrarios”.  Ahhhhh. ¿Y tal descubrimiento es nuevo para la ciencia?. Les ruego por favor que lean los numerosos post incluidos en nuestra categoría: “etnoedafología,y conocimiento campesino” y tendrán mucha y mejor documentación sobre el tema. No obstante, como también mostramos en nuestra categoría  “historia de la Tierra y de los suelos”, existen evidencias de que incluso antes del nacimiento de la agricultura, el hombre paleolítico se empeñó en alterar en clima, al ensañarse con la megafauna, como os muestro en una relación de post previos debajo de la noticia aludida.

 Resumiendo. ¿Desea usted publicar en un revista científica?.  Pues bien, escoja unos instrumentos sofisticados, plantéese la hipótesis que le pete, haga malabarismos con la retórica,  escriba algo y ¡ya está! Fácil. Fácil!

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Las “Trump”etas del Apocalipsis (Donald Trump, Medio Ambiente y Espacios Protegidos)

trmpetas-del-apocalipsis 

Donald Trump se ha convertido en el personaje más desconcertante y temido de la escena mundial en muy pocos meses. Sus posibles decisiones  mantienen las más dispares facetas de la sociedad, economía, geopolítica (incluyendo potenciales conflictos armados) y medio ambiente. Particularmente me alegro que la dictadura financiera que nos atormenta al 99,99% de la población, tiemblen de terror. Ahora bien en el resto de los temas todos estamos expectantes ante sus alocadas proclamas, que podrían terminar por poner patas arriba a nuestra sociedad y la propia biosfera.  Hasta el propio Partido Republicano debe encontrarse desconcertado. Empero nuestra bitácora versa sobre suelos, ecología y medio ambiente, por lo que nos centraremos en estos temas.

 Desde hace años recibo los boletines de la USDA que dan cuenta de las iniciativas en materia de agricultura y medio ambiente de las administraciones norteamericanas. Generalmente recibía entre tres y cinco alertas diarias. Tras su toma de posesión como presidente de EE.UU., la USDA enmudeció. Semanas después y desde entonces, las noticias nos llegan con cuenta gotas, siendo las que conciernen al medio ambiente y sustentabilidad prácticamente inexistentes.

 Si por el fuera, sin el freno del poder judicial, congreso de diputados y senado de aquel país, nadie sabe ya que habría ocurrido. Empero por sus palabras, por no hablar de continuas amenazas,  el medio ambiente y los objetivos por alcanzar un desarrollo sostenible se encontrarían en peligro de muerte. Del mismo modo, los intentos de administraciones posteriores por paliar la contaminación y degradación ambiental en general se han cortado por lo sano. Del mismo modo, ahora que los grandes lobbies de la agroindustria, acorralados ya por la ONU, FAO y gobiernos de diversos países pueden encontrar frotándose las manos, ante suculentos negocios    que dejarían el solar estadounidense convertido en un estercolero. No hablaré en este post sobre el terror/histeria que actualmente padecen los expertos y políticos implicados en frenar el cambio climático antropogenicamente inducido.  Como los lectores más asiduos sabéis, yo soy escéptico en todo lo que concierne a los acuerdos internacionales sobre el clima, ya que no dejan de ceñirse al refrán de “mucho ruido y pocas nueces” por no apelar al de obras son amores, que no buenas razones (palabras).

Y así, al perecer la administración (por llamarla de alguna manera) Trump ya no informa sobre el saneamiento ambiental al promover un uso menos masivo de los agroquímicos, el fomento de los policultivos y la agricultura ecológica, etc. Empero en su lugar la prensa nos ofrece noticias como estas. (i) Donald Trump con Bayer y Monsanto: Alianza antiecológica; (ii) Bayer y Monsanto también invertirán en EU en la era Trump | El … (iii) Bayer y Monsanto anuncian millonaria inversión tras reunirse con Donald Trum. Y así, el mundo occidental parece partirse en dos en estos momentos. El tiempo dictará sentencia de si un modelo destructivo del medioambiente, u otro que intenta frenar la degradación de la Biosfera saldrá adelante. Otra vez con estos malditos lobbies algunos de ellos acusados de ecocidio.

 Pero al nuevo y temido Presidente de EE.UU., todo le parece poco, por lo que también desea colaborar en la demolición de los espacios protegidos de aquel país. Para Donald, es indecente que no se utilicen para fines más productivos, como podréis leer en las noticias que os muestro abajo, tanto en suajili como en español—castellano. Sin embargo, y ya que las notas de prensa hablan por si solas, os muestro los dos primeros párrafos de lo que Wikipedia nos informa sobre las

Áreas protegidas de Estados Unidos de Norteamérica:  con vistas a que comprendáis la magnitud, del problema, que no conciernen solo a aquel país, sino que puede afectarnos a todos.  Donald Trump llegó al poder por el hastío del pueblo estadounidense contra esa dictadura financiara a la que se denomina la globalización económica.  Es decir ellos son los culpables y Trump el resultado, un caballo de Atila que amenaza con no dejar títere con cabeza. Que ahora tal dictadura del capital no se lave las manos.  El pueblo estadounidense se ha encolerizado, como antes el británico, parte del francés, etc. La diferencia estriba en que mientras en el sur de Europa la izquierda comenzó a ganar fuerza con movimientos antisistema falazmente denominados populistas, en otros han sido los temibles y renacientes neonazis y xenófobos los que amenazan a los poderes preestablecidos que nos han llevado hasta este punto que esperemos que no alcance el calificativo de no retorno.  Ya sean movimientos antisistema, ya los viejos y magnicidas neonazis, ahora denominados de ultraderecha, ambos son el resultado de la indignación popular en el mundo occidental por la precariedad y pobreza a la que estamos siendo avocados. Según la manipulación de los medios de comunicación y políticos oportunistas, en unos Estados ganan los fascistas y en otros ideologías que intentan reemplazar al caduco comunismo, auque sin margen de maniobra, por desgracia.  Pues bien Wikipedia nos dice sobre estos espacios protegidos de USA:

Las áreas protegidas de los Estados Unidos son aquellas áreas, naturales o humanizadas, en las que legalmente se ha establecido algún régimen de protección para salvaguardar sus valores, ya sean culturales, históricos, naturales o de cualquier otra índole, y que son administradas por una variedad de autoridades federales, estatales, tribales y locales.

Estados Unidos es un país joven, con una historia relativamente corta y por ello todos los bienes históricos son especialmente valorados. Además, es el tercer país más extenso del mundo y tiene un conjunto de espacios naturales amplio y muy diverso. La protección histórico-cultural y la protección de la naturaleza han ido desarrollándose de una forma parecida al resto de los países occidentales, aunque sin estar tan claramente separadas como en muchos de los países europeos.

De acuerdo a las definiciones internacionales, los EE.UU. tenían, en el año 2002, 7.448 áreas protegidas, sin contar las zonas marinas. Estas áreas protegidas cubren 1.500.000 km², casi el 16% de la superficie terrestre de los EE.UU.[1] y casi también una décima parte de la superficie protegida del mundo. Las áreas marinas protegidas de EE.UU. cubren unos 900.000 km² adicionales, con diferentes niveles de protección.

El problema estriba en quien pone el cascabel este feroz gato: Bajo la dictadura financiara nos dirigíamos sin prisas pero sin pausas hacia el colapso. Sin embargo, bajo el mandato de Donald Trump, de cumplir todas sus locas ocurrencias, el tan meneado como absurdo Antropoceno llegaría a su fin en un abrir y cerrar de ojos.

Lo dicho las Trompetas del Apocalipsis amenazan seriamente nuestros tímpanos.   

Juan José Ibáñez

Continua………….

(más…)

Etiquetas: , , , ,

La misteriosa supervivencia de los corales en la historia de la Tierra (y el cambio climático)

corales

Corales y arrecifes coralinos (Fuente: Google imágenes)

La naturaleza de la Tierra se encuentra repleta de maravillas. Sin embargo por su belleza y diversidad los corales sobresalen como pocas. Si en el futuro los fondos marinos son considerados suelos, tengan toda la seguridad que los arrecifes de coral serán clasificados como tales “de algún modo”, siguiendo una lógica parecida a la de las turberas terrestres o Histosoles. De hecho los archipiélagos de origen volcánico, cuya vida se puede considerarse breve en términos geológicos, terminan siendo sumergidos tras colapsase los edificios que dejaron sus juveniles erupciones, dando paso en su senectud, es decir antes de que las islas desaparezca (como es el conocido caso de los atolones) a unos suelos aéreos sobre la escasa y menguante superficie de coral  que coronaba las antaño imponentes montañas de basalto, etc. emergidas que finalmente serán enterradas bajo el mar. ¡Amén!. Como ya reiteramos en post precedentes, en los denominados estudios acerca del calentamiento climático,  se han publicado demasiadas cosas, ¡demasiadas!, que a mi modo de ver carecen de mucho sentido, o simplemente no atesoran ninguno. Sin embargo, ¡en primera instancia!, la degradación y pérdida de las masas coralinas resulta ser uno de esos casos que pudiera encontrarse justificado, siendo motivo de una honda preocupación. La degradación de los corales y los arrecifes coralinos (como por ejemplo el denominado blanqueamiento de los corales) puede ser debida a diversas causas, como el cambio de la temperatura de las aguas, su composición química, la contaminación de los vertidos generados por los humanos en la tierra emergida, enfermedades, el incremento de la carga sedimentaria de los cauces fluviales, debido al aumento de la erosión de la superficie terrestre que emerge sobre las aguas, materiales tóxicos que vertemos los humanos,  etc.   Obviamente, en lo que respecta a la temperatura y química de las aguas el mentado calentamiento climático puede afectarlos negativamente y en gran medida. ¡No lo dudo!. Sin embargo, llevaba tiempo pensando en explicar en un post que a mi ¡algo no me cuadraba!.

Estas estructuras han vivido en el Planeta durante cientos de millones de años, habiéndose detectado fósiles con la venerable edad de 548 cientos de millones de años en el desierto de Namibia. Algunas estructuras actuales comenzaron de hecho a formarse hace decenios de millones. Como se trata de un tema que vende mucho, por combinarse la gravedad del problema con su productividad económica y la aludida hermosura, los estudios y notas de prensa han proliferado, como la miríada de pólipos y las micro-algas que conforman estas formas de vida simbióticas. Y de este modo, se ha ido embutiendo en la mente de los ciudadanos que se encontraban bajo un serio peligro de extinción. Debo suponer que diversos colegas también serán de la misma opinión porque si no…… Empero reitero que algo no me cuadraba. Veamos el porqué.

 A lo largo de cientos de millones de años la Tierra ha sufrido algunas glaciaciones globales, inmensos y prolongados periodos de erupciones volcánicas, el impacto de ciertos cuerpos extraterrestres que, como algunos meteoritos, cambiaron el clima abruptamente, condicionando la posterior evolución de la vida, provocando la acidificación de los océanos, periodos mucho más cálidos que los actuales, y un largo etc. Y todo este tipo de avatares fueron superados por las masas coralinas.  ¿Por qué ahora si la temperatura media del Planeta asciende uno o dos grados no iban a sobrellevar y resistir, tal menudencia? Francamente no lograba entenderlo.

Hace ya muchos meses o quizás algún año, leí una noticia en la que ya decía los autores decían haber comprobado lo que la nota de prensa que os muestro hoy dice “haber descubierto”:Promiscuity may help some corals survive bleaching events” En esta nota, y como ya pueden entender los que tengan algún conocimiento de esa endiablada lengua a la que denominamos suajili, los arrecifes lograron sortear tanto ajetreo debido a su “promiscuidad” ¿¿??. ¡hasta bajo del agua la naturaleza parece ser sexualmente incorrecta!: ¡cochinas ellas!, o mejor sería decir. “cuánto titular calenturiento.

Básicamente la denominada “promiscuidad” de estas criaturas, da cuenta que cuando la asociación entre el pólipo y el alga se ve seriamente perturbada por un cambio en las condiciones ambientales, como la temperatura o la química del agua, en la colonia, el alga que contenía es sustituida por otra especie, que mejora la respuesta del cuerpo simbiótico, adaptando toda la estructura a las nuevas condiciones ambientales. Este tipo de procesos, no es  ni mucho menos singular, existiendo ejemplos, que ya hemos descrito, en el suelo, como por ejemplo entre una especie arbórea y sus micorrizas, entre otros. ¿Y eso es todo?. Francamente no lo sé, pero el mecanismo, por pura lógica, parece ser lo suficientemente razonable como para explicar, que tanta preocupación seguramente no se encuentra justificada. Obviamente el mundo de los corales es lo suficientemente complejo como para que existan algunas excepciones, por lo que podrían extinguirse algunos tipos y afectarse temporalmente amplias regiones. Por lo tanto, posiblemente en algunos lugares, la polución, exceso de sedimentos erosionados tierra adentro que acarrean los ríos al mar y algunas, así como otras actividades humanas, puedan dañar o arrasar algunas formaciones coralinas, sin embargo, esos maravillosos corales permanecerán entre nosotros y seguramente después de que nos extingamos.

Os reitero que, por mucho que la nota de prensa diga lo contrario, yo ya había leído este proceso con anterioridad. Punto y final al misterio de los corales. Abajo os dejo la nota de prensa, así como otra relacionada con el zooplancton, que da cuenta de lo poco que sabemos sobre la vida en el mar, por mucho que los científicos pretendamos aparentar lo contrario. También os dejo unas notas preliminares extraídas de Wikipedia, “National Geographic”, y algún que otro sitio Web más, con vistas a que no tengáis que buscar material básico acerca de la naturaleza de los corales. Espero haber eliminado algo de estrés ambiental de vuestras mentes. Pero………

Sin embargo, como algunos  hoy terminaré otro post con una noticia casi coetánea que nos advierte que el ascenso de medio grado de temperatura en el planeta es decir 2 en lugar de 1.5 ºC  pondría en amenaza a los corales. En fin que parece ser que no leemos y cada científico dispara por donde le peta.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,