Posts etiquetados con ‘comer suelos’

Geofagia del consumo, a la gastronomía y finalmente a la adicción

geofagia-tipos-de-suelos-y-addicion

Colaje imágenes Google buscando por “Geophagy”

 Disculpe usted, ¿es este el famoso “Restaurante “Solum”.

Sí señor, este es.

¿Tienen mesa?

Si señor, y sillas también

Perdone, le preguntaba si podemos comer ahora

Por supuesto, pero tendrán que esperar 15 minutos.

Ya veo que su establecimiento se encuentra muy concurrido

Puedo ya ofrecerles la carta y así tendrán que esperar menos tiempo

¿Qué nos recomienda?

Depende de qué tipo de suelos prefieran

Perdón, no le entendemos

Tenemos suelos de varias clases según su sabor, olor, textura, etc., cocinando en crudo, estofados, marinados, fritos….

Somos nuevos, no los hemos consumido antes tales manjares,  según dicen

Si es así les recomiendo un menú de degustación para dos.

¡Perfecto!

 Si podéis visionar este mapa mundial en el que se  ubican todos los lugares del mundo donde se ha detectado la geofagia observarán que tal práctica ancestral se distribuye por todo el globo terráqueo, si bien en algunos lares  han perdido la costumbre. Ya hemos abordado el enigmático tema de la geofagia en post anteriores, como podréis observar más abajo. Sin embargo, el día que redacto este post me he inmiscuido un poco más en la materia, tras leer la siguiente noticia: Geophagy: “soil-eating” as an addictive behaviour”, nota divulgativa del artículo que lleva por título: “Geophagy in Northern Uganda: Perspectives from Consumers and Clinicians.”. Es decir tan solo se trata del caso de Uganda. Sin embargo, existen regularidades sorprendentes en todas las sociedades, etnias y culturas que practican esta “delicatesen. Las principales consumidoras son las mujeres embarazas y los niñ@s, si bien también, a menudo disfrutan de estos riquísimos suelos otras personas, aunque en menor medida.  Podría pensarse en que se trata de un antojo de las féminas preñadas, pero (…) ¿y los niños?. Y algunos varones adultos. Generalmente los hombres abandonan la ingesta de suelos en la adolescencia. Empero algunos se aficionan y manifiestan que pueden llegar a ser tan adictivos como el alcohol y tabaco.

Reitero que, como podréis leer más abajo, existen preferencias por ciertos “tipos de suelos” en función de sus propiedades, tales como el sabor (dulces, salados, amargos), olores, texturas, consistencias etc. Del mismo modo y aunque se consumen suelos en sentido estricto, todos parecen ser ricos en arcillas, no siendo el caso de Uganda una excepción. En entregas anteriores comentaba la posibilidad de que, cuando se ingieren suelos, los polifenoles producidos por la descomposición de la materia orgánica pudieran estar asociados a sus potenciales efectos benéficos, junto a la arcilla. Sin embargo, para mi sorpresa, algunas campesinas ugandesas, prefieren comprar la arcilla en “supermercados. ¡Jesús!, hasta donde llegan los hábitos modernos. Empero a falta del recurso suelo o ingresos monetarios pueden ingerirtse ¡ladrillos!.

Resulta sorprendente que se estén publicando numerosos artículos sobre este tipo de etno-gastronomía, aunque los médicos y nutricionistas sean escépticos. Sin embargo, nadie hasta la fecha parece interesado en conocer, “a ciencia cierta”, cuáles son los beneficios y sus razones. Muchos investigadores y galenos ortodoxos, denuncian supersticiones, tradiciones, etc. Empero que la geofagia salpique todo el globo terráqueo,  e incumba a una enorme variedad de culturas y etnias que jamás estuvieron en contacto, a mí personalmente,  me sugiere todo lo contrario.

Y no diré más, por cuanto abajo os ofrezco traducida la nota de prensa, pero también varias páginas, ¡demasiadas!, del artículo original. En consecuencia, del manuscrito científico, traduje al suajili las primeras páginas, dejando el también el texto anglosajón, en la primera parte. Empero al percatarme que llevaba varias páginas y tenía que parar, so pena de hacerlo con todo el texto, decidí después mostraros tan solo la traducción a nuestra lengua de las primeras páginas. Obviamente no os reproduzco todo el texto. La traducción es pésima, a golpe del traductor Google. Ahora bien, basta para sorprenderos. El artículo original se encuentra en acceso abierto, y podéis bajároslo en pdf o leerlo en línea.

Me ha impelido a extenderme el hecho de que una parte considerable del contenido fueran las traducciones literales, de los indígenas consultados. Confío más en sus experiencias, sensaciones y tradiciones que en aquellas filtradas por los científicos ultraortodoxos vestidos con sus arrogantes batas blancas.

Podéis animaros y probar, empero vivimos en una sociedad en donde los suelos de muchos lugares los hemos contaminado debido a nuestra  impenitente adición (casi adicción) por enmendarlos mediante el vertido de ingentes cantidades de contaminantes químicos y superbacterias, por lo que (….): todo dependerá del territorio en el que viva cada uno de vosotros. En mi caso particular, lo que ingiriera equivaldría a “comida basura” Pero si estáis seguros que deseáis probar, ya os advertimos que, como dicen los gourmets consultados, pueden ocasionaros adición y transformaros  en suelo-adictos. Y ahí no puedo ayudaros. Desconozco clínicas especializadas en desintoxicar a este tipo de drogadictos o suelo-dependientes.

Y os dejo ya con tan abundante como alucinante y sabrosona información. ¡Buen provecho!.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,