Posts etiquetados con ‘contaminación del suelo’

Nuevas Metodologías Económicas y no Invasivas para el Inventario y Evaluación de Sitios Contaminados

Se trata de un nuevo proyecto de la UE que se encuentra testando en estos momentos. Ya sabéis que no suelo publicitar proyectos financiados o en curso. Generalmente espero a ver sus resultados. Sin embargo este atesora connotaciones especiales dignas de ser comentadas. Con independencia que los procedimientos actuales sean costosos, lentos y, a menudo poco eficientes, suele hacerse uso de técnicas invasivas, es decir las que modifican severamente el enclave que se analiza. La idea es abaratar los costos, llevar a cabo evaluaciones más rápidas y rigurosas de la forma menos agresiva posible. Con tal motivo, se hace uso de técnicas geofísicas, trazadores isotópicos, biomarcadores, indicadores de campo como lo es la vegetación existente, así como los cambios que surgen en ella debido a la contaminación. Del mismo modo, se pretenden analizar y monitorizar las comunidades microbianas del suelo (como ya defendíamos nosotros en este post). Las pruebas,  actualmente en curso, intentan aplicar tales procedimientos no invasivos con vistas a detectar contaminantes muy diversos. Recordemos que, al hablar de sitios contaminados, hacemos referencia a enclaves muy concretos, bien localizados y que han sufrido un impacto enorme (en otro caso haríamos uso de el concepto de contaminación difusa) de agentes contaminantes. Vengo reiterando desde hace muchos años que los progresos en la ciencia del suelo se encuentran lastrados por no hacer uso de nuevas tecnologías ya existentes en el mercado para otros fines. Eso sí, como el binomio oferta/demanda no era adecuado, tales instrumentaciones y procedimientos resultaban ser extremadamente onerosos, por no decir prohibitivos para la mayoría de los grupos de investigación. Faltaba pues la voluntad política de financiar iniciativas más ambiciosas. A la postre, si los resultados demuestran ser positivos, tales técnicas e instrumentaciones pueden adaptarse a las necesidades actuales generando una oferta/demanda más balanceada. Y es precisamente este aspecto el que me genera más satisfacción.  La razón estriba en que estas nuevas tecnologías también pueden aplicarse con vistas a llevar a cabo otro tipo de estudios, como la cartografía del espesor suelo-regolito, detección a distintas profundidades de discontinuidades que afectan a la circulación del agua (horizontes del suelo, de los propios regolitos y estratos sedimentarios) ubicación de acuíferos no muy profundos, etc. Por tanto, todos estos estudios pueden ayudar, no solo a paliar la contaminación local intensa, sino también a explorar el suelo hasta profundidades de varios metros de espesor y a ser posible alcanzar su contacto con los acuíferos, ayudando a comprender el ciclo hidrológico, por donde surgen los contaminantes en manantiales, o el grado en que contaminan las aguas subterráneas (acuíferos). Si uno medita, también puede cambiar la forma de inventariar y cartografiar los suelos. ¿Criticas?. Pues sí, también las hay. Ha sido necesario detectar más de 22.000 sitios gravemente contaminados, en el continente Europeo, que afectan o pueden afectar severamente a la salud humana y de la vida salvaje, para que nuestras autoridades nos regalen muy pocos millones de euros. Por último, señalar que esta aproximación nace más de seis años después de que en Norteamérica se propusiera el Programa de la Zona Crítica Terrestre que tanto hemos defendido en nuestra bitácora hasta el punto de haber elaborado una categoría temática que lleva tal nombre (zona crítica terrestre y el futuro de la edafología). Allí encontraréis numerosos post a este respecto. Como podréis observar, desde 2006 se han descrito tales tecnologías y defendido su necesidad para avanzar poderosamente en el futuro de la edafología. Esa es la diferencia entre la investigación en EE.UU. y Europa. Por lo tanto, nada de lo propuesto nos debiera resultar novedoso a la comunidad científica implicada. Sin embargo, no es así. También los expertos del suelo, al menos en Europa, debemos reflexionar y llevar a cabo una severa autocritica. Llevo hablando de este asunto con colegas durante años. A la mayoría de nosotros (eso si, en este momento me excluyo, como se puede mostrar en mi CV, además de ser miembro de la red que conforma la Zona Crítica Terrestre) nos horroriza un cambio de paradigma en edafología de tal calibre: considerar que todo es un suelo, hasta las aguas subterráneas, los sedimentos marinos, etc. Lógicamente si uno piensa que en la madurez de su actividad científica debe enfrentarse a estos cambios radicales es lógico que se asuste, considerándose incapaz de hacer frente a tales retos. Ahora bien, se trata de una perspectiva totalmente subjetiva y egoísta, carente de sentido. El proceso llevará muchos años. Podemos encontrarnos en los albores de una nueva edafología. Tan solo hace falta entender las razones científicas y sociales que demandan estos cambios y comenzar a entusiasmarse, que no deprimirse. De hacerlo así, en lugar de oponerse, o mirar hacia otro lado no ocurriría nada. Será  la próxima generación, o los más jóvenes lectores, los que comiencen a adiestrarse y levar a cabo tales cambios en una sociedad  más receptiva y respetuosa con nuestra profesión. ¡Renovarse o morir!.  Y eso es, en parte, ModelPROBE (ver aquí descripción más completa), ya que tales innovaciones deben venir acompañadas de un cambio de perspectiva conceptual. De no ser el caso, nos quedaremos a medio camino. Hace más de 10 años que llevo escribiendo sobre tal necesidad en publicaciones científicas.

galileo_withprobe2

Prospecciones Geofísicas Satelitales y Sobre el terreno. Fuente: PHPBB

model-improbe

ModelPROBE Coordinator: M. Kästner (Helmholtz Centre for Environmental Research, Leipzig, Germany

 Juan José Ibáñez 

(más…)

Etiquetas: , ,

Comunidades Microbianas del Suelo: Huellas Dactilares y Potencial Descontaminante

Las comunidades microbianas de los suelos, así como su fauna de pequeños bichitos ha metabolizado y degradado durante cientos de millones de años todo lo que ha ido depositándose sobre los mismos por la biomasa, aunque también mediante otros procesos naturales de naturaleza abiótica. Con independencia de que se denomine a los recursos edáficos como biomanto, ente vivo,  reactor, etc., o peor aun, que se le atribuyan funciones (este último vocablo ineludiblemente implica intencionalidad que estos bichitos no atesoran), el sistema edáfico resulta ser el aparato metabólico de Gaia por antonomasia,si entendemos también como suelos los sedimentos marinos. Una biodiversidad incalculable de formas vivas, cuyo papel en los ecosistemas edáficos aun es escasamente conocida, llevan a cabo tales procesos. ¿Se imaginan ustedes su cuerpo sin estomago e intestinos? ¿Verdad que no? Pues esta es justamente una de las analogías más apropiadas que podemos ofrecer con vistas a que se entienda la vital importancia de la edafosfera en la biosfera. La noticia que os vamos a ofrecer hoy posee dos aristas, una positiva y otra negativa. La primera deviene de lo que “personalmente” considero un buen uso de la biotecnología. Por el contrario, la segunda genera falsas expectativas al propiciar que el ciudadano crea que los expertos conocemos, en buena medida, todos los seres, compuestos y procesos implicados en el metabolismo del suelo. La biotecnología no implica exclusivamente tocar los genes de todo lo natural y sobrenatural. Y el contenido de la nota de prensa así lo atestigua. Por su parte, el potencial de la base de datos que los autores dicen haber obtenido no deja de ser pretenciosa, ya que aun sabemos muy poco para predecir todos los mecanismos y procesos biogeoquímicos que acaecen en el seno del suelo. Como casi siempre, advertimos que nuestras críticas van dirigidas contra el texto de la nota de prensa, no al artículo original de los autores, cuyo contenido exacto descocemos. El estudio informa de que se ha elaborado una base de datos con “toda” la información disponible de las encimas del suelo y los organismos que las producen. Empero reitero que, sabemos muy poco, por mucho que ciertos investigadores se empecinen obstinadamente en vender lo contrario.  Seguidamente se defiende que tal modo de proceder permite obtener una huella dactilar de cada uno de los ecosistemas-suelo de la superficie terrestre. Mediante esta, los investigadores alegan poder predecir el potencial descontaminador de cada suelo (biorremedación), aunque a la postre tan solo se mentan vertidos de petróleo y “ciertos hidrocarburos aromáticos”.  Vaya por delante que la idea me parece interesante. Sin embargo, afirmo que no existe, hoy por hoy, manera alguna de obtener huellas dactilares científicamente incontestables. Desconocemos la mayor parte de las especies que hay en el suelo. Ignoramos una buena parte de las reacciones químicas que allí se producen. En consecuencia, no atesoramos de la información científica necesaria como para predecir con precisión su estructura y dinámica. No obstante si nos centramos vertidos de petróleo y “ciertos hidrocarburos aromáticos” quizás la base de datos disponible sea una herramienta interesante a la hora de evaluar “inicialmente” el potencial descontaminante en un sitio de tales productos. Cabría recordar que, en el medio edáfico, las reacciones dependen del tamaño y forma de los compuestos, pero también de otra serie de procesos que conciernen a la estructura del suelo en un momento dado y lugar. En la naturaleza, todo es mucho más complejo de lo que acaece en las condiciones simples y controladas de laboratorio. Y mientras tanto, la ecología del suelo, clave en todos estos asuntos, sigue sin llamar la atención de nuestros responsables en materia de política científica, alrededor de todo el mundo. Si no nos interesamos por avanzar en su conocimiento aportando los recursos humanos y dotándoles de la financiación y tecnología necesaria, todo lo demás se me antojan cantos de sirena, por mucho que no dude en la buena voluntad de los investigadores. Por desgracia, tocar los genes sigue fascinando a nuestros gestores más que usar los conocimientos biotecnológicos para otros fines, tan interesante como este. Para terminar me veo obligado a comentar que la ciencia del suelo en el CSIC ha sido paulatinamente desmantelada desde los años 80, mientras que estas investigaciones son llevadas a cabo por expertos de la institución que, en principio, no deben saber mucho sobre los recursos edáficos. Trabajamos con una mesa a la que le falta más de una pata en un ente público que se autodenomina multidisciplinar. A pesar de todo, debe agradecerse este tipo de estudios, aunque no abrazar sus conclusiones hasta que la tozuda realidad pueda corroborar/refutar los asertos que más abajo podéis leer. Y me temo que (….)

 microbias-soil-organisms

Comunidades microbianas del suelo. Fuente: The PIRE Mongolia blog (más…)

Etiquetas: , , ,

Tecnologías para la Contaminación: Biosfera Contaminada, Edafosfera Contaminada, Hidrosfera Contaminada, Atmósfera Contaminada, Alimentos Contaminados

Respiramos aire contaminado, nos bañamos en aguas contaminadas, ingerimos alimentos contaminados, etc. Nuestras poderosas tecnologías para la contaminación resultan ser sumamente eficaces. ¡’En hora buena!, algo si que funciona en este mundo bobalizado. A finales del mes de agosto, TVE emitió en documental denominado “una dieta de desechos”, que causó el terror entre todos los espectadores que lo visionaron, entre ellos, varios seguidores de este humilde blog. Se hablaba de todos los tipos de venenos que contienen muchos residuos sólidos urbanos RSU etc, etc. Tales “suplementos dietéticos” contaminan suelos, aguas, alimentos y como corolario enferman o matan al propio ser humano. Lamentablemente, no he podido detectar, a la hora de escribir este post, en donde se puede visionar tal testimonio documental. ¡Algo huele a podrido!. Al parecer, se mentaba que tales cócteles venenosos se aplicaban en agricultura ecológica. Obviamente, se trata de una denuncia más que preocupante (indignante), si terminamos pagando más y mejor por tan sustanciosos productos vitamínicos.  Daba la casualidad que la Sociedad Española de Agricultura Ecológica -SEAE me había invitado a impartir una ponencia en sus recientes jornadas técnicas sobre el manejo ecológico de suelos. En consecuencia, asistí con cierta precaución-preocupación. Sin embargo en la SEAE, me garantizaron que sus miembros no aplicaban los RSU en sus producciones, en modo alguno. Uno de los problemas a la hora de separar el grano de la paja estriba en los brotes “enanomentales” verdes de muchas empresas agroalimentarias carentes de escrúpulos. Del mismo modo, en el mundo anglosajón el etiquetado “organic farming” no debiera ser considerado, estrictamente, como sinónimo de agricultura ecológica, como tampoco lo es (sino todo lo contrario) la denominada agricultura de conservación, con harta frecuencia. Eso si, algunos “toca genes” se empecinan en confundir al personal de forma subliminal y tendenciosa.  No debe pues extrañarnos que el ciudadano ande totalmente desconcertado (….)

info-jardin-rsu-compostage

Compostaje de Residuos Sólidos Urbanos. Fuente: InfoAgro

(más…)

Etiquetas: , , , ,

E. Coli O157:H7, Estiércol, Suelo y contaminación del Cuero y la Carne Vacuna

¡Y otra vez el suelo por medio!, como iréis viendo a lo largo del post. En el momento de escribir estas líneas, el ciudadano europeo se encuentra muy preocupado a causa del brote epidemiológico causado por la cepa O104:H4 de Escherichia Coli. También los españoles estamos más que indignados por la falta de tino y falsas acusaciones de los colegas alemanes sobre nuestros pepinos que, a la postre resultaron ser inocentes, aunque sus difamaciones han causado graves daños económicos al sector hortofrutícola del país. Ayer, el afamado investigador español Santiago Grisolía advertía que no lograba entender como hasta el momento (7 de mayo de 2011) las autoridades germanas no habían mandado analizar la carne, defendiendo que posiblemente en España tal descontrol no hubiera ocurrido. Pero resulta que olvidé que atesoraba una reciente noticia sobre el tema, procedente del Noticiero ARS de la USDA muy esclarecedora y previa a la gran cobertura mediática desplegada. Primero, no se trata de un tema nuevo. También, como veréis pinchando en el enlace al pie de la foto, la contaminación de la carne parece haber ocurrido con anterioridad en Australia (y barrunto que en EE.UU.) con la cepa O157:H7 (menos virulenta, aunque posiblemente con el mismo comportamiento, según he podido consultar). Más aún, la USDA lleva investigando desde hace varios años, con preocupación, este tipo contagios al objeto de ponerle remedio. Es cierto que en la nota de prensa que os muestro hoy, los resultados del ensayo que realizaron no fueron nada halagüeños.  Pues sí, al parecer este tipo de contagios pasa de nuevo por el suelo, su estercolado (hay que decir en descargo de las autoridades hamburguesas, que tales análisis del medio edáfico sí se estaban realizando). Como podréis leer más abajo, suelo, pasto, los cueros del vacuno y las plantas empaquetadoras del procesamiento podrían estar relacionados con el mentado brote. Ahora bien, el mensaje que os intento enviar, una vez más, deviene en que no se puede jugar con la salud, lo cual requiere no considerar al suelo como un vertedero y cuidarlo como es debido frente a la ingente cantidad de tóxicos y microbios que se vierten en él sin el menor control. De no ser así, luego ocurre lo que ocurre.

e-colio104-h4-fuente-fire-earth

Escherichia Coli cepa O104:H4 Fuente: FIRE Earth

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Riesgos de los Nanomateriales para el Medio Ambiente: Biomagnificación en la Cadena Trófica (El Suelo Como Reservorio)

La polémica está servida, como era de esperar. Por mucho que nos cueste reconocerlo, los científicos que trabajan en ciertas disciplinas concretas se afanan en generar nuevas aplicaciones de sus materiales de estudio (nanomateriales, genes, etc.) sin evaluar debidamente sus repercusiones sobre el medio ambiente y la salud pública. Peor aun, con harta frecuencia se aventuran a defender sus bondades, escondiendo los problemas colaterales que puedan generar. Y no se trata de algunos colegas aislados, sino de una buena parte de la comunidad científica implicada. Así, los nanomateriales ya se emplean en multitud de productos que finalmente son desechados al medio ambiente, ya sean aguas o suelos. Las dos noticias que os ofrecemos hoy muestran el alarmante peligro del uso indiscriminado de nanopartículas, por cuanto se acaba de demostrar que se acumulan en los seres vivos conforme se asciende a lo largo de la cadena trófica, mostrando serios efectos tóxicos. Hablamos de bioacumulación o biomagnificación. Tal hecho ha sido constatado en dos publicaciones recientes, una que concierne al agua y otra al suelo.  El problema medioambiental puede llegar a alcanzar consecuencias dramáticas, si no se adoptan urgentemente las medidas oportunas, por cuanto su uso se extiende en multitud de productos de todo tipo. De momento ya sabemos que suelos y aguas (y las biotas que albergan) son reservorios de estas pequeñas partículas, que no por ello parecen ser precisamente benefactoras, al menos en muchos casos.

nanoparticulas-en-el-suelo-biomagnificacion-y-bioacumulacion-riesgo-sanitario-y-ambiental-fuente-complementary-medicine-association

“Nanopartículas el próximo riesgo sanitario”. Fuente: Complementary Medicine Association

(más…)

Etiquetas: , , , ,