Posts etiquetados con ‘contaminación radioactiva’

Suelos Contaminados y Agua Fósil: Hipotecando nuestro futuro

agua-fosil-contaminada 

Agua Fósil: Fuente: la Ciudad sobre el Lago

 El Homo depredador, y su soberana estupidez no reparan en medios para descapitalizar nuestro ansiado futuro sustentable. Mientras la ciencia alardea acerca de sus conocimientos y portentosas tecnologías con vistas a salvar el planeta de su más que probable tenebroso destino, la realidad se obstina en contradecir tales asertos. Eso sí, a veces nos deparan sorpresas tan indeseables como desmitificadoras de lo que muchos investigadores se ufanan de proclamar como “verdad científica”.  Y aquí tenemos la denominada “agua fósil”, que da muestra de nuestro poder demoledor. Ahora resulta que ese agua ni es fósil, ni aislada, ni libre de contaminantes, ni nada por el estilo, estando conectada con las superficiales, que estamos contaminando, y los suelos ya cargados de sabrosonas sustancias peligrosas, vía atmósfera e hídrica. No debe extrañarnos por tanto estas otras noticias, aparecidas en los medios de comunicación hace unos meses: “Las fosas más profundas del océano tienen niveles “extraordinarios” de contaminación”. Contaminación sin fronteras, soslayando el terrible basurero en que estamos convirtiendo el espacio exterior vía satelital. ¡Lo hemos conseguido”. ¿Qué debemos degradar/contaminar/extinguir ahora?. ¡Pongámonos a ello!. ¿no hay problema!. Parece ser que es lo único que sabemos hacer a la perfección: ecocidio, que a la postre equivale a suicidio.  No nos engañemos, por mucho que le intenten convencer, este es el mejor aval de esa gloriosa geoingeniería planetaria.

 Hasta no hace mucho tiempo, se pensaba que la corteza litosférica se encontraba aislada del manto terrestre, cuando no es así. Posiblemente, tarde o temprano se descubra que lo mismo ocurre entre el manto y el núcleo de nuestro planeta azul-contaminado. Tampoco las aguas subterráneas se encuentran desconectadas de las más superficiales y así in largo etc. Gaia y Gea son sistemas abiertos, por lo que cualquier “creencia”, que no ciencia, que pretenda clasificarla en compartimentos estanco  se encuentra destinada a ser refutada, cuando no a obstaculizar futuros progresos.

 Ahora resulta que ese agua fósil”, se encuentra contaminada, como mínimo con productos radioactivos, y si es así, con todo lo que vertimos en nuetra sociedad super-contaminante.  ¿Quedan reservas de agua virgen” para el futuro? Pues va a ser que no, ya o verán. Virgen, genuinamente virgen, ya no queda nada. Y reiteramos que si, como de fe la noticia de hoy, los ensayos termonucleares terminaron depositando sus venenosos elementos en donde creíamos que era imposible, con toda seguridad, lo mismo se encuentra ocurriendo con otros productos polucionantes, ya hablemos de fertilizantes, agroquímicos, nanopartículas, etc. etc.  Todo es cuestión de tiempo. ¡Acabemos con Gaia y Gea, para que ese estúpido debate sobre el denominado Antropoceno mute de mala ciencia en realidad!. Y no añadiré ni una palabra más, ya que la nota de prensa habla por sí sola.

Juan José Ibáñez

 Encuentran radiactividad en las aguas subterráneas de todo el mundo

Una investigación ha descubierto restos de un isotopo radiactivo en el agua subterránea acumulada en pozos de todo el mundo, que se usa para consumo humano y el riego de cultivos. Esta contaminación amenaza también al agua fósil, almacenada a más de 250 metros de la superficie terrestre durante más de 12.000 años, donde han encontrado rastros del agua de lluvia actual.


FUENTE | Tendencias21; 05/05/2017

 Una investigación que analizó el agua subterránea en más de 6.000 pozos de todo el mundo ha encontrado restos de tritio, un isótopo radiactivo que se extendió por todo el mundo como resultado de las pruebas con bombas termonucleares, en la mitad de los pozos analizados. El estudio, dirigido por el hidrogeólogo Scott Jasechko, de la Universidad de Calgary, se ha publicado en Nature Geoscience, según informa la citada universidad en un comunicado.

Este descubrimiento señala que la lluvia contaminada y la nieve derretida pueden mezclarse con las aguas subterráneas fósiles y contaminar potencialmente el agua antigua, que hasta ahora se consideraba a salvo de la influencia humana.

El agua más reciente contiene más carbono radioactivo por haber estado expuesta a la atmósfera terrestre y al suelo contaminado por los ensayos nucleares del siglo pasado. Las aguas fósiles se han mantenido aisladas bajo tierra durante mucho tiempo, sin que la actividad humana las afecte.

Sin embargo, aunque se encuentran a más de 250 metros de la superficie terrestre, las aguas fósiles, que tienen más de 12.000 años de antigüedad, presentan ahora rastros de agua de lluvia actual, lo que las vuelve vulnerables a los contaminantes derivados de actividades modernas en la superficie, según los investigadores.

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , ,

La democracia atómica y sus radioactivas consecuencias: La verdad sobre el accidente nuclear de Palomares (Almería España)

palomares-y-el-cancer-americano

60 años después, los militares que limpiaron Palomares, víctimas del cáncer. Fuente: The New York Times””,

 Más de un año después de escribir el post que llevaba por título: El día que cuatro bombas atómicas cayeron en los suelos y aguas del sureste español (El Amigo Americano), redactamos un nuevo para exponer como el “The New York Times”,  desveló una verdad muy incómoda y yo diría que hasta dramática, escandalosa y cruel. Dicen que “al final la verdad siempre reluce”, ojalá fuera así, aunque lo dudo. Como nos informa esta noticia del mentado rotativo norteamericano en su extenso artículo :Las consecuencias ocultas de un accidente nuclear en España causado por Estados Unidos”, recojo al final de este post el más breve artículo aparecido en el diario español Público, en el que por ejemplo se puede leer:

El de Palomares fue uno de los accidentes nucleares más importantes de la historia y, según cuenta elThe New York Times, Estados Unidos quiso limpiarlo “rápido y en silencio”, ofreciendo a los encargados ninguna protección salvo trajes de algodón, máscaras y guantes.

Sin embargo, conviene que leáis detenidamente también el informe del  ”The New York Times”, por cuanto al margen de la cantidad de detalles que ofrece, narra en español como, entre los numerosos norteamericanos que se vieron obligados a trabajar en la recogida de los residuos muchos de ellos terminaron siendo afectados por el cáncer, posiblemente entre otras enfermedades. ¡No podía ser de otra forma, y en especial por las medidas de protección que se les ofreció. Todo ello nos revela una vez más lo que ya temíamos, además de dejar constancia de la fiabilidad que ofrecen las versiones oficiales de todos los Estados de este maltratado planeta. Llama agónicamente la atención el testimonio de algunos de los afectados, ya que debían o deben pagar sus tratamientos, como resultado de que su gobierno no lo reconoce el accidente…… no puede sufragarlos. ¡Sin comentarios!.

Ya comentamos que la ausencia de afectados por el efecto de la radicación, era inexplicable, es decir un verdadero misterio. Pero al margen de este asunto, muchos de los detalles ofrecidos por el Gobierno de la dictadura española que sufríamos en aquellos momentos daban lugar a una enorme cantidad de sospechas.

Y no voy a comentar nada más ya que tanto  el The New York Times, como Público, dejan el tema muy clarito, como el agua “cristalinamente radioactiva”. Vivimos en un Mundo, en el que bajo el paraguas de democracias, amordazadas por otros intereses mucho más procelosos, las personas tan solo somos títeres, consumidores, votantes, etc., pero no ciudadanos libres. La democracia se consolida sobre la libertad y la veracidad de la información que recibe el pueblo antes de elegir a sus representantes. ¿Queda algo de eso?.

Os dejo con la Nora de prensa de como Público, aunque la de The New York Times”, es aun mucho más dura y cruel y os animo a que conozcáis toda la verdad.

Juan José Ibáñez

El reportaje del diario “The New York Timesrevela que decenas de miembros de las fuerzas armadas estadounidenses encargados de retirar los restos del accidente nuclear en la costa almeriense sufren graves consecuencias por la radiación.

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , ,

El día que cuatro bombas atómicas cayeron en los suelos y aguas del sureste español (El Amigo Americano)

contaminacion-nuclear-palomares

Fotos: Greenpeace, El País, forocoches  y “Manuel Fraga y el embajador de EEUU en España disfrutando de un baño ¿radioactivo? en Palomares” Fuente: Que.es!

Yo tenía alrededor de los once años cuando  a las “10.22 horas del 17 de enero de 1966”, cuatro bombas termo-nucleares cayeron en la provincia de Almería en el SE de España. En ese preciso momento un bombardero B-52 de las fuerzas norteamericanas, armado con estos juguetitos, 75 veces más potentes que las que lanzaron en Hiroshima (segunda guerra mundial), y un avión cisterna KC-135 chocaron en pleno vuelo durante una maniobra para el suministro de combustible. Tan solo recuerdo como en la Televisión Española se visionó a un ministro español y al embajador norteamericano bañándose en la playa para demostrar que no había ocurrido nada. ¡Falso, rotundamente falso!. Desde entonces tanto a la opinión pública española, como a la internacional se le hurtó cualquier información de lo acaecido. Os lo vamos a contar hoy, utilizando dos noticias de los rotativos Público y el País, así como alguna otra información adicional. Por zaquel entonces, bajo la dictadura fascista, cualquier información era censurada, mientras que las investigaciones llevadas a cabo estaban sujetas a un estricto “top secret”.

 Se puede alegar que fue casi un milagro que no ocurriese una tragedia de enorme magnitud. Empero en aquellos lares decenas de miles de metros cúbicos de suelos contaminadas por plutonio aún permanecen enterrados bajo unos pocos centímetros de tierra acarreados por los militares yanquis, de origen africano y latino ¿sin comentarios). En racismo seguía (¿sigue?) siendo el mismo que cuando EE.UU. declaró la Guerra a España en Cuba después de montar la pantomima del hundimiento del acorazado USS Maine en el Puerto de la Habana, 1898. Curiosamente en aquel navío tan solo permanecía esencialmente personal afroamericano en el trágico momento.

De aquellas cuatro bombas atómicas una calló en el mar y “dicen” que fue recuperada intacta, como otra que fue a impactar en el lecho que bordea el  río Almanzora, que por las condiciones blandas del terreno, retuvo afortunadamente su “inocua” carga intacta.

Otra de las bombas, fue localizada al oeste de Palomares, en un cerro desértico. Su impacto produjo un cráter de seis metros de diámetro y dos de profundidad, mientras que sus restos se esparcieron hasta 90 metros de distancia. Parte del combustible nuclear se dispersó por la zona. Otra de las cuatro golosinas fue a parar al casco urbano del pueblo de Palomares. Milagrosamente de nuevo, nadie murió mientras trozos del avión que acompañaban el caramelo envenenado llovían con ruidoso y fulgurante resplandor, como podréis leer en parte de las noticas de prensa que abajo os reproducimos.  En este caso, como en otro de los anteriores tan solo estalló, el explosivo convencional. Sin embargo, también se produjo una fuga de plutonio. La cuarta que fue a amerizar en las aguas del litoral produciéndose otra nueva fuga del mismo elemento radioactivo. Ambos gobiernos negaban casi todo y no entraremos en más detalles, ya que podéis leerlo en las notas de prensa que abajo os reproducimos. El antiguo imperio español, bajo el yugo del franquismo, era ya un fiel lacayo, por no decir perrito faldero, del emergente y poderoso Imperio Americano.  Y desde entonces poco se ha sabido (…..). La fuga radioactiva de la bombita de Palomares tuvo necesariamente que afectar a los suelos, cultivos y población “de alguna forma” (obviamente no muy grave), aunque la versión oficial ha negado cualquier repercusión hasta hace poco tiempo.  De no ser así, ¿Por qué se desplegaron más de mil soldados yanquis para enterrar las evidencias bajo toneladas de suelo y regolito, junto con el material para realizar tales tareas?

Hace unos diez o doce años, me encontraba en el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, versión moderna de la antigua Junta de Energía Nuclear española, en el tribunal de una oposición cuando me encontré con una antigua amiga, a la que habían encargado parte de un estudio sobre la contaminación radioactiva de los suelos de Palomares. Me comentó la tarea, obviamente sin decir nada más (secreto del sumario), pero haciendo un gesto con la mano que equivaldría a  un “el tema es muy, pero que muy serio”. Ya fuera por pleitesía hacia el amigo americano, o mejor decir hacia el americano impasible), ya por la incapacidad de los sucesivos gobiernos  españoles para hacer cumplir con sus responsabilidades a EE.UU, hasta finales de 2015 no se ha llegado a un acuerdo para que estos último se lleven tales ingentes cantidades de tierras, “dicen” que a su país de ensueño (“disneyland“). La operación  supondrá unos 640 millones de euros (ver más información abajo), aunque “según algunos periodistas y expertos”, el acuerdo alcanzado entre ambos gobiernos adolece de bastantes lagunas. ¡Medio siglo; 50 años!, se han tardado en desclasificar los documentos secretos y que los ciudadanos conozcan, “al menos, parte de la verdad” de lo realmente acaecido. Recientemente se ha publicado el libro La historia secreta de las bombas de Palomares, en el cual dicen que se explica lo ocurrido. Yo personalmente considero que en estas situaciones la verdad genuina no se sabrá nunca, aunque algo es algo.

Abajo os dejo parte de ambas notas de prensa, aunque os recomiendo que las leáis  enteras en los periódicos mentados, ya que tan solo he reproducido parte del contenido de los mismos. Accidentes como los de Three Mile Island, ChernóbilFukushima, son solo algunos de los casos que conocemos, pero ha habido mucho más de los que creemos, como me han corroborado colegas cuyos países, durante la guerra fría, se encontraban al otro lado del telón de acero.  En este sentido os recuerdo un desgraciado evento que ya mencioné en una ocasión. Ciertas parejas españolas (como supongo que también ha podido acaecer en más países) adaptaron hijos de alguno de aquellos países comunistas, y  poco después de arribar a España para disfrutar de una vida mejor, comenzaron a desarrollar enfermedades producidas por contaminaciones radioactivas adquiridas en sus lugares de nacimiento.

Resulta palmario que nadie puede evitar este tipo de situaciones inesperadas. Algunos de vosotros pensaréis que actualmente se han tomado medidas y mejorado las tecnologías. En un post que comienzo a redactar ahora os mostraré que no es así, si bien en esta ocasión la “cruzada” resulta tan increíble como hilarante. Y como ya ha trascurrido un tiempo prudencial desde el accidente de  Fukushima, en un mundo que busca energías alternativas a los combustibles fósiles debido al calentamiento climático, el lobby nuclear pronto volverá a presionar para que todos consideremos que sigue siendo una alternativa, con nuevos reactores más seguros y bla, bla, bla. Empero por todo lo que he leído y visto a lo largo de la vida, nos volveremos a topar con la Ley de Murphy («Si algo puede salir mal, saldrá mal»). Por lo tanto…….

Juan José Ibáñez

Os dejo con las noticias aludidas…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Ecosistemas sin microorganismos del suelo: ¿Cuál sería el resultado?

bosque-roko-crenobil-blog-abadia-aljarafe

El Bosque Rojo de Chernóbil. Fuente: Blog Abadia Aljarafe

La tragedia del accidente de la Central nuclear de Chernóbil  (hace más de 25 años) ha dado lugar a que los científicos puedan testar que ocurre en un ecosistema cuando las comunidades microbianas del suelo y otros organismos descomponedores desaparecen. En realidad, no se trata de una erradicación absoluta. Sin embargo es lo suficiente grave como para monitorizar que ocurre cuando son severamente diezmadas. La Noticia que os expondremos hoy resulta ser bastante ilustrativa, por lo que merece la pena leerla detenidamente. En esta introducción tan solo esbozaremos algunos rasgos. Troncos que apenas se descomponen, ciclos biogeoquímicos severamente alterados hojarasca que se acumula sobre los horizontes órgano-minerales del suelo, etc. Todo ello redunda en un mayor riesgo de propagación de los incendios forestales y la de la propia radioactividad allí acumulada hacia ecosistemas más o menos colindantes. Por todo ello, la falta/ralentización en el reciclado de nutrientes impide o frena que crezca adecuadamente nueva vegetación, alterando toda la cadena trófica y la sucesión ecológica. Hablamos del conocido Bosque rojo o “red forest”.

El análisis, aun siendo interesante, “parece” (por el contenido de la nota de prensa) que no han sido analizadas las comunidades biológicas del suelo, sino tan solo las repercusiones en lo concerniente a la descomposición de la materia orgánica vegetal, ya que la animal debe brillar por su ausencia. Cuando en un ecosistema desaparece o se diezma el metabolismo del suelo, su reciclado también queda severamente dañado, convirtiéndose en otro que podemos llamar “vertedero”, es decir repleto de residuos. ¡Tremendo!. Podéis seguir leyendo el estudio detenidamente más abajo.

Era de esperar, lo previsto, si bien al leerlo uno sigue pensando que las tecnologías humanas actuales son más peligrosas que las propias guerras y enfermedades convencionales (no se habla en el texto los gravísimos y a menudo mortíferos efectos de la radiación sobre la población humana que he leído y visionado en documentales televisivos). Ya veremos que ocurre en amplias zonas agrícolas de Japón, tras el accidente nuclear de Fukushima. Prefiero no pensarlo.

Juan José Ibáñez  

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,