Posts etiquetados con ‘creacionismo’

Las Otras Funciones del Suelo

funciones-del-suelo 

¿las Funciones del Suelo?. Fuente Estilo y decoración y Blog Medioambientales

La bioprospección del suelo ha deparado la obtención de medicamentos que, como los antibióticos,  han salvado cientos de millones de vida. ¿Qué sorpresas nos deparará cuando analicemos en profundidad este recurso natural?. ¿Y  qué decir de los biocombustibles que están de moda? Pues también, también, también (…)

En el post sobre las funciones del suelo ya mostramos nuestro desacuerdo con un concepto que parece más propio de los creacionistas, que de los propios científicos (ver post funciones del suelo y el diseño inteligente). También comentamos que quizás fuera sido mejor haber denominado a esta idea  servicios humanos y edafosféricos, con vistas a soslayar una absurdo teleologismo impropio de casi todas las disciplinas científicas. De acuerdo con el ISRIC Se denominan funciones del suelo a: las “capacidades de los suelos que resultan ser importantes para la protección de la agricultura, naturaleza y medio ambiente, así como por su interés en la arquitectura paisajística y urbana. Estas funciones pueden desglosarse como sigue (también según el ISRIC):

1.Producción de alimentos y biomasa en general

2.Intecacción ambiental; almacenamiento, filtrado y transformación materiales 

3.Habitat biológico  y reserva de genes

4.Fuente de materias primas

5.Patrinomio físico y cultural

6.Planaforma de estructuras humanas: construcciones, autopistas, etc.

Abajo os traducimos todo lo que ofrece el ISRIC en la página Web que versa sobre el tema. Y yo me pregunto ¿y eso es todo?. ¡Noooo! Como veremos en la nota de prensa que os reproduzco hoy, los microrganismos edáficos también pueden ayudar a producir biocombustibles, a partir de biomasa fermentada por levaduras del suelo. Ahhhhhh, menos mal.

Pues bien, si el suelo tiene funciones, los defensores del diseño inteligente es decir lo que los investigadores denominan pseudociencia se encontrarían cargados de razón al alegar que el Día X” Dios creo los suelos con vistas a proporcionar más bienes y servíos a la biosfera y los hombres (…) ¡Amén!.

Personalmente entiendo que hablar en estos términos puede ser útil a la hora de concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de conservas y preservar (que no es lo mismo) el recurso suelo en palabras sencillas. Sin embargo en ciencia tal jerga resulta execrable. Pero como existen razones científicas que la razón no entiende, el vocablo ha medrado como la mala hierba en la literatura científica. Para complicar más aun las cosas, y dado que cada “maestrillo tiene su librillo”, han proliferado las definiciones de las funciones del suelo como mosquitos en un pantanal. La que hemos expuesto del ISRIC (pero ver también al final del post) es una entre las ya innumerables que he podido (sufrido) leer. Y aquí el tema y el caos emergen con todo su “esplendor”. Muchos colegas pretender aparentar cientifismo perseverando en cambiar los “palabros” simples por otros más doctos, y al hacerlo el único valor del concepto, que resulta ser su poder divulgativo en el seno de lo que ahora denominamos cultura científica, se pierde por completo. Veamos un ejemplo. En la denominada  función número 3 que nos regala el ISRIC se habla de “hábitat biológico  y reserva de genes”. ¿Acaso el aire, el agua, los sedimentos bajo lagos y océanos, e incluso en el seno de muchas rocas al alterarse no existen organismos vivos?. ¿No son pues también hábitats de los organismos y sus genes?. Cabría concluir que el suelo no proporcionada nada diferente que otros recursos naturales, en este sentido.  

Sin embargo, retomemos las funciones del suelo tan solo en su carácter divulgativo y con palabras llanas. Personalmente propuse para un documento dirigido a un público amplio al Pilar III del GSP la siguiente frase, en suajili por supuesto.  

(….) Por otra parte los microorganismos del suelo (directa o indirectamente) han  producido o inspirado un gran número de fármacos que, como los antibióticos, durante decenios ha salvado millones y millones de vidas. La mayoría de estos bichitos no afectan a la salud humana, pero un pequeño grupo de ellos puede causar enfermedades. Sin embargo, en las sociedades contemporáneas la situación se ha invertido, generándose una resistencia masiva a los antibióticos de los mentados microrganismos edáficos, que de paso han inducido buena parte de las denominadas enfermedades intrahospitalarias o enfermedades nosocomiales. Tal aserto resulta ser mucho más fácil de comprender por todos los ciudadanos que no el más críptico de reserva de genes. No obstante, al parecer, esta enmienda no fue aceptada ya que “el texto debía ser positivo” y que además solapaba con la palabrita “genes”. Ahora sigan leyendo ustedes lo que nos cuenta el ISRIC, y lo dicho. Ciencia mala pero viral, es decir que se ha propagado entre nosotros para quedarse, si alguien no lo remedia. Y mientras tanto, el astuto creacionista que recoja el guante ya tiene guarnición para atizarnos, y con toda la razón 

Y Dios creó los suelos para que produjeran antibióticos; nos los ofreció para curarnos Y Dios se enfureció, ante la indignidad del ser humano con la naturaleza, convirtiendo el vino en agua contaminada. ¡Amén!

Juanjo Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,