Posts etiquetados con ‘Culturas rurales’

Biochar natural a baja temperatura de las culturas del Nepal (Etnoedafología)

Seguimos con nuestra nueva tanda de post que intenta entender y analizar críticamente es nuevo furor (¿Científica o empresarial?) por demostrar las bondades del Biochar o Biocarbón, respecto a otros productos ya existentes en el mercado. Sin embargo, no lo consiguen. Al buscar información para una entrega anterior sobre este asunto, me topé con una página Web de la denominada “International Biochar Initiative” (ya vemos por dónde van los tiros) que nos informa de que las culturas rurales del Nepal también llevan a cabo una combustión lenta de la materia orgánica, cuyas propiedades dicen asemejarse a las del biocarbón de las culturas indígenas del Amazonas. De ahí infieren sus bondades, cuando para mí se constata lo que he venido defendiendo hasta ahora, a saber que existen empresas que nos quieren vender gato por liebre, es decir estafarnos, en cierto sentido, ya que de no ser así cabría hablar de torpeza y miopía. Eso si, la información resulta ser de lo más interesante, demostrando que: (i) la combustión lenta del carbón, como enmienda/estructurador/corrector fue descubierta por varias culturas en los países de diversos y distantes continentes (como fue también el caso de la propia agricultura); (ii) que su obtención no se realizó por la simple transformación de una biomasa simple (de una sola especie vegetal), sino que demanda un proceso relativamente más complejo, en la que intervienen otros factores y una variedad de materias primas y procedimientos que concatenan, uno tras otro, con vistas a conseguir los fines perseguidos; (iii) que no haría falta comercializar ningún producto para el lucro de determinadas compañías, por cuanto su producción podría llevarse a cabo por los propios agricultores, en fundición de las materias primas disponibles, tipos de suelos locales, climas, medios de subsistencia, etc., y como corolario (iv) que andamos muy descarriados o forzados por esos intereses velados de diversas multinacionales. He ido traduciendo algunas sentencias (que no todas, sino las que me parecieron más interesantes) de la nota de prensa en inglés, con bastante dificultad (desconozco si no tenía un día fino, o si el contenido fue redactado deficientemente). No obstante, como la versión extendida se encuentra escrita en japonés, no doy más de sí (¡vaya por Dios!, el único idioma que no domino ¿¿??). Ahora bien, a pesar de todo, el mensaje resulta ser lo suficientemente ilustrativo como para desmontar el montaje de las mentadas empresas que se esfuerzan denodadamente en aumentar su lucro, que no solucionar un problema de primera magnitud: buscar métodos sostenibles y no contaminantes que incrementen la fertilidad del suelo y que no dependan de las veleidades del mercado y las susodichas multinacionales.

nepal-biochar

Camesina Nepalí fabricando biochar o biocarbón. Fuente: International Biochar Initiative

La noticia de prensa nos informa que en el mundo rural del Nepal la mano de obra masculina escasea, las mujeres cultivan el agro, siendo la obtención de cosechas difíciles, dado los condicionantes de clima, relieve, y suelo locales. Como podréis leer abajo, una campesina explica como obtiene el biochar nepalí, paso a paso, haciendo uso de diferentes fuentes de materia orgánica (incluido el estiércol), formando capas en el suelo y con la inclusión de los propios materiales edáficos en la fabricación casera del producto. De hecho, según la narradora étnica, sin tal proceso las cosechas en aquellas tierras serían mucho más pobres e incluso imposibles. Se me ocurren otros ejemplos, incluidos algunos que he observado en la Península Ibérica que habría que revisar a la luz de como la combustión lenta de cierta biomasa (variada), bajo determinadas condiciones, y sometida a varios procesos, puede incrementar el potencial del suelo para la producción agraria. Lo que les falta a las empresas actuales y los colegas que investigan para ellas, es ampliar su cortedad de miras y/o entender que se comercializa algo que bien pudiera ser  llevado a cabo por los propios campesinos, sin pagar un dólar a las devoradoras multinacionales, como defendía Antonio Bello en su propuesta denominada desinfección de suelos, que no biofumigación (ver entre otros el siguiente post “Desinfección de Suelos (Biofumigación): Abono y Alternativa Ecológica al Uso de Plaguicidas y Fertilizantes Sintéticos”. Os ruego que leáis los contenidos y los comparáis con mis críticas contra la nueva moda del biochar o biocarbón (en post precedentes), mal planteados desde sus inicios, hace algo más de una década. (..). Finalmente digamos que ya se han publicado más de mil o dos mil artículos en pocos años (papers en revistas indexadas, sino las cifras serían aun más desorbitantes) y los investigadores no aciertan a conseguir un producto digno.  Vamos a ver como se las arregla en pueblo nepalí (…)

Juan José Ibáñez      

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,