Posts etiquetados con ‘ética científica’

Ética para la Ciencia y la Sociedad

tica-y-ciencia

La Decadencia de la Ética: Fuente: Ethics Alarms

Hasta mi pubertad o juventud temprana (unos 17 o 18 años) yo era un católico practicante. Un día, confesándome en una cafetería con mi “Padre Espiritual”, ya que el sacerdote era muy moderno, le comenté que al margen de mis dudas de fe, tenía que reconocerle que no comulgaba con la doctrina de la Iglesia en lo concerniente con la prohibición del divorcio y el derecho a interrumpir el embarazo, si las circunstancias de una persona o familia, hicieran muy difícil alumbrar otra criatura a este mundo. El, apesadumbrado me comentó que si defendía tales tesis lo mejor sería que abandonara el seno de la iglesia, y así lo hice. Desde entonces han llovido Papas”. Sin embargo al margen de Juan XXIII, que falleció cuando yo era un niño, nadie ha mostrado un compromiso tan palmario por cambiar el mundo como  El Papa Francisco, al que cariñosamente denomino el “Papapaco”. De los demás prefiero olvidarme, sin desear ofender a nadie. Voy siguiendo sus declaraciones y aunque por razones de credo nunca comulgaré con toda la doctrina eclesiástica, debo reconocer que este sacerdote realmente hunde certeramente el dedo en la llaga de tan numerosos como gravísimos asuntos. El día que escribo este post, al desayunarme con la prensa, me ha emocionado la noticia que hacía referencia al aspecto más crucial con el que debe enfrentarse la sociedad en la que vivimos: El Papa plantea una “movilización ética” contra la injusticia y la pobreza”. Como él, y sabéis sobradamente los lectores más asiduos a esta bitácora, estoy completamente convencido en que el problema fundamental que padece la humanidad estriba en la carencia de una ética sólida, así como de mecanismos para denunciar y penalizar a los que crucen ciertas líneas rojas al respecto. Soslayando credos y religiones (yo personalmente me declaro como agnóstico), si se cumpliera a rajatabla laDeclaración Universal de los Derechos humanos” viviríamos en una sociedad mucho más justa y equitativa. Desafortunadamente tal carta resuilta ser papel mojado. Defiendo por activa y por pasiva que la comunidad científica, reflejo de la sociedad, también necesita urgentemente de códigos éticos y deontológicos claros y precisos. Y por esta razón, aunque no gusta a los modernos “Sacerdotes de la Ciencia” he publicado diversos post al respecto, muchos de los cuales se encuentran incluidos en nuestra categoría: “Fraude y mala praxis científica”.

Siempre he detectado la hipocresía, al contemplar demasiada gente que controla este mundo en actos religiosos haciendo presencia para mostrar al populacho su falso pudor cristiano. Si realmente la inmensa mayoría de los ciudadanos siguieran unos códigos éticos de conducta adecuados, no viviríamos en un mundo tan miserablemente falto de equitatividad y repleto de desigualdades. Si realmente se siguiera estrictamente la “Declaración Universal de los Derechos humanosla miseria en el mundo estaría prácticamente erradicada. Si dispusiéramos de tal ética, no habría defraudadores, políticos corruptos, multinacionales amorales que ensayan fármacos con criaturas en África, etc., etc., etc.

Si realmente los científicos atesoráramos una base ética sólida, en lugar de las rácanas y poco comprometidas directrices actuales, por las que solo medran los que tan desean el poder, caiga quien caiga, trabajaríamos por el bien de la humanidad y no para esas compañías multinacionales que se lucran vampirizando a la ciudadanía. No duden muchos de ustedes que también la agenda científica internacional sería muy distinta a la actual. Son los intereses de gobiernos y empresas los que finalmente dictaminan lo que será prioritario y lo que no (como son los casos de las industrias farmacéuticas y agroalimentarias). También seguramente habríamos erradicado la malaria o el dengue y al hambre, por cuanto tan solo afectan a los más desheredados del tercer mundo. El Papa Francisco, habla de ética y medio ambiente, en un mundo en el que los rapaces capitales solo piensan en beneficios cortoplacistas, degradando irreversiblemente nuestra biosfera y geosfera. Sé que algunos de vosotros pensaréis que no llevo a cabo un análisis crítico similar con los poderes eclesiásticos. ¡Cierto!, por cuanto intento no herir sensibilidades, sin que ello no signifique que deba realizarse. Sin embargo, El Papa Francisco, está dando los pasos para intentar cambiar tales rumbos, erradicando todas sus manzanas podridas (so pena que no guste, como me imagino, a los líderes eclesiásticos en diversos países, como España). Debemos reconocer la valentía de todos los que se enfrentan con el establishment sean quien sean.

Resumiendo, coincido con el Papa Francisco, que el tema de mayor prioridad al que debe enfrentarse la humanidad es la palmaria carencia (no ya deterioro) de ética. Personalmente detesto a los que se proclaman “Sacerdote de la Ciencia” o a los que hablan de: “El gen de Dios”, “partícula de Dios”, es decir los que quieren convertir a la ciencia en la nueva religión, y bla, bla, bla. La ciencia de por sí no tiene ética, y por tanto puede usarse para haber el bien o el mal de la humanidad. Y quien diga lo contrario miente como un bellaco. ¿Y qué decir de los que confunden ontología, filosofía, epistemología, teología y ciencia, alegando orgullosos que un investigador ortodoxo debe ser ateo?. Simplemente se trata de analfabetos culturales.

 Todos mis respetos y ánimos para El Papa Francisco, que debe  enfrentarse con una inmensa cesta repleta de innumerables manzanas podridas, al margen de las que habitan en el seno de la que él es su líder y referente. Os dejo a bajo con la noticia que hemos analizado hoy. Lesamos pues la noticia.

Juan José Ibáñez  

El agnóstico       

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Ética y Bioética: Los Riesgos de la Actividad Científica (“Allegro Ma Non troppo”)

Stephen Hauser ha sido propuesto por Obama para presidir el Comité de Bioética, que asesorará a su administración de aquí en adelante. La entrevista resulta de lo más interesante, desde muchos puntos de vista. Stephen demuestra, a demás tener un gran sentido común, tesoro que comienza a escasear en nuestros días. Tampoco parece tener “pelos en la lengua”, hablando con una inusitada franqueza y más aun en vista del cargo que va a ocupar.  Así al preguntársele por los riesgos de la biología moderna declara: Cualquiera hoy puede hacer experimentos biológicos en el garaje de su casa, con posibilidad de dañar el medio ambiente.  Muchos políticos, periodistas y colegas deberían tomar nota. Pero como ya hemos visto, y lo seguiremos haciendo, la nanotecnología comienza a ser también un serio problema, mientras también se nos advierte que disponiendo del material radioactivo pertinente, no resulta excesivamente complicado construir pequeñas bombas atómicas. Stephen va más lejos, lamentando la excesiva medicalización de la sociedad. En otras palabras, nos advierte de la cantidad de medicamentos que la farmaindustria nos sugiere con su bombardeo constante de publicidad, cuando renuncia a desarrollar nuevas vacunas  por el alto coste de tales iniciativas. Efectivamente, su objetivo parece ser el negocio, soslayando olímpicamente lo que la sociedad demanda, excepto cuando puede obtener suculentas ganancias de una mera incertidumbre (léase la gripe ocasionada por el virus H1/N1 que género tanta polémica, y con razón). En su lugar su receta resulta ser mucho más inocua y, en mi modesta opinión, efectiva: sonreír, ser positivos y no ver telediarios.  Tan solo añadiría aprender para entender lo que nos encontramos sufriendo. Este tipo comienza a caerme de lo más simpático. Ahora bien, resulta que parece ir contracorriente. Y en base a ello, os invito, una vez más a reflexionar, sobre los riesgos de la ciencia y la necesidad de que los científicos adoptemos con urgencia una rigurosa ética científica.  Cuanto más poder atesora una persona más ética debería exigídsele, porque si no (…).

 bioethics-fuente-bioethicworld

Sin ética: la tecnología puede revolverse contra el ciudadano. Fuente: BioEthicWorld

(más…)

Etiquetas: ,