Posts etiquetados con ‘extinción’

Los Humedales, su biodiversidad y servicios ecosistémicos al borde del colapso mundial

humedales-tablas-de-daimiel-espala-mncn-csic 

Tablas de Daimiel en España. Fuente MNCN Blog, CSIC

Resulta muy difícil entender que mientras devastamos los humedales de todo el mundo,  a pesar del papel esencial que desempeñan tanto para el mantenimiento de la vida, como para eliminar la contaminación  y mejorar la salud humana, muchas de las tecnologías que proponen actualmente los científicos, pero especialmente las industrias, resulten ser caras y onerosas, ya sea con vistas a la depuración de aguas residuales, ya para paliar la polución causada por la sobrefertilización de los paisajes rurales. En google abundan las noticias sobre el poder depurador de los humedades (naturales y artificiales), por lo que hoy no abundaremos en el tema, y menos aún en su relación con el cambio climático, como harían otros muchos colegas. En este post damos cuenta de una nota de prensa aparecida el rotativo Público y que lleva por título: Humedales, los ecosistemas más amenazados del mundo. Esta noticia se encuentra tan bien expuesta (extraordinaria y rara buena nueva, dicho sea de paso) que facilita que no nos extendamos en demasía. Justamente en febrero de 2016, apareció en la Revista Investigación y Ciencia, un artículo muy interesante y bien tratado que extiende la perspectiva de lo expuesto en el “Diario Publico”, ya que abunda esencialmente en la creación de humedales artificiales en los países en vías de desarrollo y entornos rurales en general, ofreciendo a su vez más datos escalofriantes acerca de la mortalidad y morbilidad tanto humana como de la vida silvestre, causadas en el mundo debido a la falta de agua potable y la contaminación de la existente. El último artículo es de pago. Sin embargo merece la pena que los técnicos  y ambientalistas dedicados/interesados en estos temas le echen un vistazo. Por tanto tan solo reproducimos los párrafos que se encuentran en acceso abierto del mentado artículo que lleva por título: Depuración natural de aguas residuales 

Para finalizar comentemos tan solo algunos aspectos adicionales. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, es decir la USDA, comienza a divulgar  y subvencionar la creación de lagunas y pequeños embalses, así como el mantenimiento  de lagunas y charcas ya existentes con vistas a mejorar la calidad ambiental y paliar la contaminación, ofreciendo de paso directrices con vistas a que los granjeros obtengan también de ellos beneficios económicos adicionales. También ha implementado un  programa con vistas a crear reservas de humedales (Wetlands Reserve Program) y mucho más. En España, como, en otros muchos países del mundo, incluyendo Latinoamérica, la situación es lamentable por no decir dramática, incluso cuando nos referimos a los humedales protegidos. Abajo podrías entender el indignante desinterés del gobierno Español, entre otros.  

 Desde un punto de vista edafológico, los norteamericanos, una vez más, van a la cabeza, mal que nos pese, estudiando los suelos de los humedales (wetland Soils o hydric soils), su inventario, clasificación, estructura, procesos, estados de degradación, servicios ecosistémicos, etc. Las propia USDA reconoce que:

 En 1984, más de la mitad (54%) de todos los humedales de los EE.UU. había sido drenado o rellenado (desacado) para el desarrollo o la agricultura. El Congreso respondió a estas cifras alarmantes que pasa por dos programas críticos de conservación y restauración de humedales federales administrados por el NRCS con vistas a frenar o revertir esta alarmante tendencia. Estos dos programas son las Disposiciones Conservación de los Humedales (WC) (Wetland Conservation Provisions (WC)) que fue autorizado por la Ley Agrícola de 1985 y el Programa de Reserva de Humedales (WRP), que más tarde llegó a ser autorizado por la Ley Agrícola de 1990. La promulgación de la Ley Agrícola de 1985 redujo drásticamente los efectos agrícolas, en comparación con los impactos de humedales pre-1985. A través de estos dos programas, la NRCS (el Servicio de Conservación de los Recursos Naturales de EE.UU trabaja con junto con los agricultores y ganaderos con vistas a mantener o incrementar los beneficios de los humedales más importantes, garantizando al mismo tiempo su capacidad para seguir produciendo alimentos y fibras.

 Pues bien, la escandalosa cifra quede perdida de zonas húmedas de USA, como veréis más abajo. no resulta ser excepcional sino la norma.  Por último llamar la atención de los taxónomos de suelos para que realicen un inventario de los idiosincráticos suelos de estos ecosistemas que permanecen aún en el mundo y que, vistas las cifras, también se encuentran en riesgos de extinción.      

 Os dejo sin más dilación con las noticias, cuyo contenido, esta vez, habla por sí solo. ¡Por fin!. No dejéis de leerlos ¡Por favor!.

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Neocatastrofismo Ecológico y Evidencias Científicas (Las Grandes Extinciones de la Megafauna Durante el Paleolítico)

estapa-mamunts

Estepa de los Mamuts. Fuente: GeoCurrents

Lo peor de una persona estúpida estriba en sus denodados intentos sus más altas y alardear de ello.  Empero tal “cualidad” suele venir acompañada de una supina ignorancia. Pues imagínense el problema cuando afecta al conjunto de la humanidad. Y el mundo de la ciencia no es ajeno a tal estulticia. Más aun, cuando a los investigadores  que han alcanzado cierta notoriedad y comienzan a escasearles las ideas, una estrategia que crece exponencialmente deviene de acuñar nuevos palabros, como venimos insistiendo en esta bitácora. En el caso que nos concierne hoy, tras el denominado El Antropoceno y su inseparable compañera, la denominada sexta extinción, que causó furor por permitir alardeamos de nuestro poder devastador sobre la biosfera, sin hacer nada con vistas a paliar tal fatídico desatino (destruir el hermoso hogar en el que habitamos), siguen surgiendo nuevos palabros al respecto carentes de interés y repletos de problemas conceptuales, así como evidencias que los desmienten. Veamos hoy la joya de la corona a fecha de julio/agosto de 2014. Hablamos de la  defaunación. En este caso no se trata de  vender vino viejo en nuevas botellas, sino de soslayar las evidencias científicas de que disponemos para gritar con fuerza y orgullo que “machotes somos”.  La prensa escrita, al hablar de la biodiversidad suele poner un especial énfasis en la megafauna, es decir en los animales de gran tamaño.  Pues bien, la noticia de prensa que tratamos hoy lleva el archiconocido título de “El ser humano desencadena la sexta extinción masiva del planeta” (de la que existen mil versiones retorciendo un poco el lenguaje) basándose en los argumentos  vertidos en una colección de ensayos en la revista Science, y terminando con la consabida buena nueva, es decir el vocablo defaunación (yo prefiero el sustituirla por descerebración).

Hace más de veinte años que leyendo una excelente monografía sobre la extinción de la megafauna, llegaba a la conclusión de que los humanos paleolíticos, en sentido amplio, causaron por oleadas una pérdida de grandes animales  de dimensiones tan descomunales como para poder defender de que actualmente tan solo diezmamos “los restos de aquél naufragio”. Sin embargo no encontraba aquél fantástico libro, por lo que no he hablado mucho del tema en el blog. Un sábado del caliente verano de 2014, ojeando un libro de divulgación muy reciente escrito por Tim Flannery, y que lleva por título: “Aquí en la Tierra: Argumentos para la esperanza”, me topé con las mismas evidencias. Desde que el hombre es hombre parece haber tomado la Tierra como el paraíso de la esquilmación. Ya redactaré en las próximas semanas algunos post sobre temas semejantes, pero Tim Flannery, en contra de la costumbre habitual de abducir los suelos de la historia del hombre y la Tierra, los saca a relucir acertadamente, sin que sean las estrellas de la película. Por ejemplo, como la estepa de los mamuts devino en una tundra repleta de turberas tras desaparecer por nuestra causa aquellos venerables Proboscideos.

En muchas ocasiones, a la hora de estudiar procesos pasados y presentes resulta más apropiado analizar que acaeció en los sistemas insulares que ofuscarse en los continentes, por cuanto son laboratorios cerrados, paisajes bien delimitados en los que el tránsito de fauna y flora se encontraban más acotados en el paleolítico. Pues bien, aunque no hablaremos aquí de las conspicuas diferencias de megafauna entre las denominadas islas continentales (cerna de tales masas de tierra) y las genuinamente oceánicas, si cabe señalar que estos animales grandotes desaparecían súbitamente y para siempre con la llegada de los primitivos humanos. Aquellos ensamblajes, ya fueran grandes mamíferos (archipiélagos continentales), ya enormes aves que habían perdido sus alas (archipiélagos oceánicos), no se encontraban adaptados a la “animalidad humana”, por lo que no temían a tales bestias o armas de destrucción masiva. Y así, como corderitos, eran diezmados hasta el último de sus ejemplares. Como corolario, miles, o quizás decenas de especies se extinguieron sin que aun hallamos sido capaces de contabilizar tal masacre. Eso sí, cada isla estudiada deviene en una nueva corroboración. Existen numerosas evidencias científicas que atestiguan estos hechos, es decir que los humanos de los tiempos paleolíticos devastaron en gran parte del planeta los animales de mayor tamaño. En consecuencia, resulta difícil entender por qué posponemos el Antropoceno hasta hace unos siglos y ahora acuñamos  orgullosos  el vocablo defaunación. Lo único que deja patente tal hecho es que (i) el Homo tecnológicus tiene que ser la madre de las bestias por decreto ley, o peor, un dogma que nadie debe desafiar; (ii) que no hemos aprendido nada de nada y (iii) que las ventas y el marketing distorsionan las evidencias científicas actuales hasta afectar a las revistas más prestigiosas, que en mi opinión dejan de serlo cuando son fuente y eco de tanto dislate.

Os recomiendo pues la amena lectura que nos ofrece   Tim Flannery en su libro  “Aquí en la Tierra: Argumentos para la esperanza”, ya que además, repito que, por llevar la contraria a la mayoría de los textos de esta guisa, tiene en cuenta discretamente el papel y el impacto sufrido por los suelos desde los albores de la humanidad. Tal novedad se encuentra en las antípodas de lo que podemos leer generalmente en España, y no me extraña, ya que el autor vive en nuestras antípodas, es decir en Australia.  Os dejo pues con esta noticia basura, ya que no encuentro otro calificativo mejor/peor.

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Plaguicidas, el Veneno en la Biosfera, Cuerpo Humano y Alteraciones de la Conducta

El Neoliberalismo Económico es un cáncer que afecta, directa o indirectamente, tanto la salud de la biosfera como la de los cuidamos. Y hoy vamos a mostrar dos ejemplos más que constatan sus proceloso modo de proceder. Ya os hemos hablado de que las multinacionales de los agroquímicos, ni respeten la ley, ni a los seres humanos, ni al medio ambiente. Comentamos hace tiempo, que la los monocultivos de eucaliptos y en menor grado coníferas son dañinos para el funcionamiento de los ecosistemas, generando un deterioro severo de la calidad de los suelos, exigiendo de paso unos exagerados requerimientos de agua para ser rentables. Empero también favorecen al mismo tiempo los incendios forestales, por tratarse de plantas pirofíticas, es decir cuya estratega consiste en arder con vistas a que otras especies no compitan con ellas por los recursos. Sin embargo, como ocurre en Galicia (España), logran naturalizarse, pudiendo cambiar drásticamente la configuración de los paisajes vegetales (ver post: Riesgos de las Repoblaciones con Eucaliptos y Pinos en Latinoamérica:Silvicultura Clonal). Hablamos también pues, de especies invasivas o invasoras, al menos en ciertos territorios. Por tanto, aun siendo inicialmente repobladas, en la Península Ibérica han logrado convertirse en un serio problema, del cual el territorio gallego es un ejemplo palmario. Sin embargo, la industria papelera propicia la reforestación por cuanto se trata de especies de crecimiento muy rápido cuyo material es usado como pasta de papel, cartón, etc. La degradación ambiental que la paguen ¡otros!, es decir lo ciudadanos. Como ya os comentamos también en otras ocasiones estos monocultivos industriales, a los que algunos falazmente denominan bosques, se comportan como los agrarios, sufriendo continuamente plagas y enfermedades (en buena parte por inducir severas pérdidas de la biodiversidad), que intentan ser erradicadas mediante el uso de agroquímicos. Estos últimos podrán acabar con las plagas, aunque a costa de contaminar suelos, agua y biota, generando así una realimentación positiva que atenta contra la naturaleza. Y así se pierden miles de especies que también son de gran utilidad para los campesinos y vitales en el mantenimiento de los ecosistemas. Del mismo modo, también hemos abordado varias veces los efectos letales de estos venenos, que se encuentran diezmando especies tan emblemáticas como las abejas y luciérnagas (ver por ejemplo nuestros post: Pesticidas y Biodiversidad: La Crisis de las Abejas y los Movimientos Ciudadanos y Luciérnagas: El Ocaso de las Luces Nocturnas (Indicadores Ambientales). Pues bien, ya que los políticos defensores de la retrodemocracia, también resultan ser otra plaga, no debemos extrañarnos del esperpéntico espectáculo que durante los meses de abril y mayo de 2012, han conmocionado a la mayor parte de ambientalistas españoles. Eso sí, esperamos que este post sirva de nueva advertencia a los ciudadanos latinoamericanos ya que la expansión de los monocultivos de eucaliptos comienzan a amenazar sus territorios, como hemos observado en Chile y más recientemente en Cuba. Vayamos pues a describir tan espeluznante como patética polémica. Eso sí, adelantemos que, como veremos hoy en una nota de prensa, los científicos comienzan a detectar que la conducta de las personas (es decir sus sistemas neurológicos) se ve negativamente dañada por estos agroquímicos venenosos, incluso en familias cuyos descendentes no han sido expuestos a los mismos, por cuanto afectan nuestro genoma y epigenética.

eucalictus-flicrk-foto-tony-rodd

Bosque de Eucaliptus y su yermo suelo: Fuente: Flicrk Foto Tony Rodd

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Luciérnagas: El Ocaso de las Luces Nocturnas (Indicadores Ambientales)

Una noche de un verano cualquiera entre 1960 y 1970.

Dos amantes se esconden en la oscuridad. Uno emite un destello como señal que es captado por su ansioso cómplice. Cortejo de apareamiento. Amor bañado de luz de luna. Años después, penumbras en la oscuridad. Atónito, cuando mi familia dormía, salía por la noche de la cama para observar desde una atalaya montañosa, desde la lejanía, aquella entrega fruto de la necesidad y el deseo. El tiempo pasó. Yo regresé, pero aquellas parejas nunca volvieron. Y tan evocadora escena, repleta de maravillosos haces de luz intermitente, comenzó a desaparecer de toda la faz del planeta, como por arte de magia negra. Nadie sabe aún la razón a “ciencia cierta”. El suelo estaba por medio. Los vástagos de tal entrega, eran allí depositados. Mucho se ha hablado de la misteriosa enfermedad que amenaza a las abejas, como también, de la que acecha o los anfibios. Poco se comenta del ocaso de los mentados destellos de luz, guía de poetas en sus viajes oníricos. Y el suelo siempre en medio. Lamentablemente muchos de nuestros hijos no podrán disfrutar de aquellos esplendorosos fuegos artificiales, como no, a ras del suelo. Hablamos de las Luciérnagas. Mientras que en aras de la tecnología destrozamos la biosfera, el nombre de este coleóptero polífago aparece ya más asociado a los escritos del pasado que a la literatura científica actual. ¿Es realmente así? No “exactamente. Si en lugar de luciérnaga, a pelo a los vocablos luciferasa, bioluminiscencia y fotoproteina, la cosa cambia. Una vez más el ser humano aprovecha la sabiduría de la vida, para acabar con ella después, tras desentrañar sus secretos brutalmente. ¿Qué pasó con las Luciérnagas que deleitaban mis noches infantiles y adolescentes?

luciernagas-movimiento-taringa-fireflies_03

Luciérnagas en boques del Japón Taringa

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Catástrofes Naturales: Degradación de Suelos, Erosión, Fertilización, Contaminación y la Degradación de la Gran Barrera de Coral

Nunca llueve a gusto de todos”. Se trata de un refrán, pero cargado de significado y avalado por todo tipo de evidencias empíricas. ¿Quién tiene la culpa? Pues como si de una trifulca familiar se tratara, esta vez es de la “La Niña”. Aunque “El Niño”, también resulta ser muy travieso. ¡Vaya par de criaturas! Por culpa de esta pareja, cuando unos se mueren de sed otros se ahogan. Y como veremos otro día, la mega-erosión del suelo que generó una catástrofe alimentaria sin precedentes en la década de los años 30 del siglo XX en EE.UU., (la famosa dust bowl), también se debió a esta fémina impertinente. Sin embargo, tanto en el caso de USA (sequía), como en el mucho más reciente de las inundaciones padecidas en Australia (entre otros muchos ejemplos), la magnitud del desastre ha sido agravada por la acción humana. Y hoy “La gran barrera coralina” australiana, una de las grandes maravillas de la naturaleza, se encuentra en peligro. ¿Razón? Los expertos temen que el drenaje hacia el mar de las lluvias torrenciales del continente más árido del mundo se encuentre cargado de sedimentos, junto a plaguicidas, fertilizantes y otros contaminantes, corriéndose el riesgo de que se dañe esta joya por el denominado”blanqueo  de los corales”  que, en mi modesta opinión, sufren más las presiones por la contaminación y erosión del suelo (y su posterior vertido a los océanos), que la acción del presumible calentamiento climático.  Y es que mama y papá no pueden culpar a las criaturas de convertir su casa en una pocilga repleta de sustancias tóxicas. La “Niña” se dejó el grifo abierto, la casa se inundó, comenzando a evacuar hacia el exterior del hogar un brebaje venenoso que afecto a todos sus vecinos. Este es el resultado de esconder la suciedad, año tras año, debajo de la alfombra. De haber tenido la casa limpia, otro gallo cantaría. Y si a todo ello le sumamos las continuas imprudencias y torpezas de papá, desparramando el combustible (petróleo) destinado a alimentar el auto y otra maquinaria agrícola, a las afueras de la hacienda, lo extraño resultaría ser que tal catástrofe no se hubiera generado.

la-gran-barrera-de-coral-fuente-green-trip-ideas 

La Gran Barrera de Coral Green Trip Ideas

(más…)

Etiquetas: , , , ,