Posts etiquetados con ‘Hambre en el mundo’

La degradación y perdida del suelo amenaza la vida de 3.200 millones de personas ¿Y ahora qué?

00-degradacion-del-suelo-y-nuevas-tenologias_0

Fuente: Colaje Imágenes Google

Cuando comencé a administrar esta bitácora en 2005, las ciencias del suelo sufrían una grave crisis de credibilidad en el mundo de la indagación científica y sus políticas. A nadie le interesaban nuestras investigaciones, mientras los edafólogos no parábamos de lloriquear, clamando contra tal injusticia. Sin embargo pocas ideas eran propuestas para generar un cambio de paradigma. En consecuencia redactamos poco después este post: El Día de Todos los Santos o las Últimas Actividades de los Edafólogos (31 de Octubre de 2006). Y así continuamos hasta el final de la década del año 2000. Sin embargo, tanto el deterioro acelerado de la edafosfera, como el sentido de oportunidad política que mostraron los que en aquellos momentos eran líderes del Panel Intergubernamental de Suelos para La Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas (Agenda Rio+20), decir Luca Montanarella (EC), como también Ronald Vargas, (actualmente responsable de la GPS: “Alianza Global por el Suelo o The Global Soil Partnership) se aliaron y supieron aprovechar la oportunidad para lanzar una iniciativa de la que hoy casi todos podemos sentirnos orgullosos. Y como colegas y amigos les insté a anunciarlo en español, dentro de este sistema de mi+d para el cual escribimos el siguiente análisis: “Alianza Global por el Suelo: Un Acuerdo Imprescindible para Alcanzar el Desarrollo Sustentable en el Planeta (5 de julio de 2011). Seguidamente comenzó la tarea que tanto esperábamos: Ciencias del Suelo: Grandes Noticias en Diciembre de 2012 (Alianza Global del Recurso Suelo y Panel Intergubernamental de Suelos); “2015. Año Mundial del Suelo y Un Nuevo Portal de Suelos de la FAO”;  El Estado de los Recursos de Suelos en el Mundo (Status of the World’s Soil Resources Report)”, etc., etc.

Hoy os mostramos tres noticias más recientes aparecidas casi simultáneamente entre 2017 y 2018. ¡Ya estamos en la agenda global!. ¿Y ahora qué?. Obviamente sigo leyendo las noticias que me llegan sobre el tema y no me gusta la orina del enfermo, por lo que considero que no ha terminado de recuperarse. Intentaré ser breve, aunque como corolario, no en detrimento de intentar ser un poco más exhaustivo.

Seguimos llorando e intentando llamar la atención ¿pero qué ofrecemos?. Fue tanta nuestra pena “penita pena”, sufrida en décadas anteriores que caminamos por los mismos derroteros, sin parar a pensar que la tormenta ha escampado. Con vistas a evaluar el estado de los suelos o la edafosfera global, necesitamos fundamentalmente inventarios y monitorizaciones que siguen brillando por su ausencia. Por mucho modelo numérico que se utilice, falta información actualizada de calidad y el resultado nos obliga a es ofrecer valoraciones que no pueden ser corroboradas. Pero aquí nadie clama el “mea culpa, cuando existen motivos para ello.  Sigamos pues llorando: (“buaaa, buaaa”). ¿Cuál puede ser pues el futuro de la ciencia del suelo?:

La gerontocracia y el oportunismo, cargados de nuevas tecnologías, como símbolo de los tiempos modernos.

Los grupos de expertos y “consejos de sabios” creados por tal actividad siguen siendo en manos de un establishment envejecido y formado bajo la dictadura del antiguo paradigma agronómico. Empero un establishment de veteranos, versado en otro tipo de batallas, difícilmente atesora nuevas ideas, sino por el contrario, lastra la emergencia de otras nuevas nuevas lanzadas por jóvenes con talento y aventureros. Eso sí,nuestros mayores persisten en intentar vender sus vinos viejos en nuevas botellas, por lo que nos vemos obligados a redactar post como este: “La Edafología y sus Posibles Futuros: Los Falsos Cambios de Paradigma”.  ¿Quién le pone el cascabel al gato?. Existen excepciones, por supuesto (por ejemplo La Zona Crítica Terrestre; o este y este otro, aun anteriores y algunos otros más), en varias de las cuales intervienen los edafólogos, si bien la inmensa mayoría de nosotros permanecemos impávidos. de cualquier modo, la cosecha de ideas revolucionarias, esas que sí generan genuinos cambios de paradigma, es una ruina. Por lo tanto esas instituciones controladas por viejas glorias, se conforman con seguir advirtiendo de la alarmante degradación de los suelos del mundo, intentando convencer a los que ya lo han sido de temas tan manidos como el secuestro de carbono o la importancia de la edafosfera en el sistema climático. No era necesario que Luca y Ronald se partieran el alma para que continuemos con la misma retorica plañidera.

Francamente, creo que debe entrar sabia nueva, con ideas revolucionarias, heurísticas y novedosas, que reemplace a parte de estos afamados expertos que seguirán pretendiendo retener el poder hasta quela muerte les separe de su amada ciencia”. Así difícilmente prosperaran ideas revolucionarias, esas que la filosofía de la ciencia considera necesarias para un auténtico cambio de paradigma. Deben pues cambiarse las reglas del juego con vistas a que la gerontocracia de paso a los jóvenes que deben relanzar nuestra disciplina, en los foros internacionales y nacionales de decisión.  Yo ya acabo de cumplir 64 años y he didcho. casi todo lo que tenía que decir. ¡No seáis mal pensados!.

Las Ciencias del suelo resurgen en la “mainstream” de la literatura científica. Ya os avanzamos “el renacer de la Ciencia del Suelo en las revistas de mayor prestigio internacional. Ahora bien: ¿quiénes lideran estos estudios publicados en las revistas del mayor impacto?. Y aquí viene la sorpresa. Personalmente suelo leer unas 50 noticias diarias relacionadas con los suelos y el medio ambiente. Pues bien, en la mayoría de los casos, los autores que llevan a cabo estudios en los que los suelos son un elemento fundamental de la investigación, no son edafólogos en sentido estricto. Estos colegas de otros campos parecen haber encontrado un nicho vacío para publicar, en vista de que al parecer los expertos en ciencias del suelo somos incompetentes para ello. Francamente a mí no me extraña, aunque dejaré mis conjeturas para otra ocasión. Todos estos hechos deberían hacernos reflexionar mucho, mucho, mucho. Y lo peor de todo, en lo que respecta al avance del conocimiento científico, deviene de que tales artículos, en revistas de relumbrón, adolecen de defectos, errores, omisiones y descubrimientos dignos de principiantes. Suele ser también usual que redescubran la dinamita, conocimientos bien sabidos por nosotros desde hace decenios, e incluso en algunos casos siglos. 

¿A Falta de datos Simulaciones?

Entender que el uso de nuevas tecnologías y sus potencialidades, son la quinta esencia del progreso científico resulta ser una apreciación propia de quien no conoce los cánones del método científico. Y así nuestros jóvenes estudiantes, son adiestrados en ellas, pero en detrimento de entender que es un suelo, como se trabaja en el campo, interpretar, cartografiar, detectar relaciones espaciales y temporalales, etc. En otras palabras, realizar y aprovechar los inventarios, etc., etc. Como corolario, una buena parte del conocimiento previo de los suelos  languidece. Reiteramos por enésima vez en esta bitácora que, los modelos, si no son alimentados con datos apropiados y actualizados, dan lugar a resultados erróneos, cuando no a verdaderos disparates. Sería algo así como comparar a un bebe que es alimentado a base de leche materna con otro que solo ingiere alimentos basura recubiertos por bellísimos envoltorios. Obviamente el último enfermará.

He expuesto tantos ejemplos en esta bitácora, sobre “papers” basura en Nature, Science y PNAs como para teneros entretenidos un par de años a tiempo completo. Y eso como mínimo, ya que no parecemos dar la talla para ser proactivos, seamos reactivos. Pongamos un ejemplo: Si por cada publicación de esta guisa, enviamos cartas a las mismas revistas demostrando que las conclusiones de los autores son falsas, que no tienen sentido, al menos muchos colegas de otros campos se percatarían que deben incluir a genuinos científicos del suelo en sus equipos. Este modo de proceder quizás, tan solo quizás, estimularía a aprender cómo llegar a realizar papers publicables en estas editoriales por “efecto contagio”. 

Inventario y Monitorizaciones.

 La ciencia se ha globalizado y los estudios de cambio climático a escala planetaria generalizado. La principal prioridad debiera ser llevar a cabo un nuevo inventario (georreferenciado) de los suelos del mundo bajo estándares comunes y continuar a la postre monitorizando como los recursos edáficos  se degradan o regeneran, según sea el caso. Extraer datos de mapas antiguos, por mucha informática, matemáticas e instrumentación que utilicemos no sirve de nada, ya que la mayoría de las cartografías antiguas proceden de estudios en campo de hace muchos decenios. Los cambios de uso en gran parte del planeta han sido conspicuos. Si tenemos en cuenta que numerosas propiedades que interesan cambian con el uso de la tierra en poco tiempo, a lo sumo obtendremos hermosos artículos con bellas imágenes, tan hermosos como erróneos. ¡Así no!. Un poquito de pan para hoy (ya que como hemos relatado las proteínas se las llevan otros) y hambre para mañana.  Necesitamos un vasto programa para actualizar la información disponible mediante la realización de nuevos inventarios. Este es el pilar fundamental para continuar después, disponiendo de buenas materias primas,   la hora de planificar monitorizaciones, y a la postre otro tipo de investigaciones que serán más precisas y acertadas.  Las casas hay que construirlas desde los cimientos. Actualmente añadimos parches y más parches a un edificio semiderruido.

Motivos para una profunda reflexión.

Obviamente estamos a tiempo de revertir la situación. No se trata de lanzar cifras terroríficas fundamentadas en una información errónea u obsoleta. Personalmente me dedico más a la investigación de nuevas ideas y tecnologías que al trabajo de campo. Sin embargo, tanto por esta razón, como por mis antiguos trabajos de campo, me encuentro plenamente convencido, de que, de no hacerlo, volveremos a llorar en el futuro con “lágrimas de cocodrilo”.

Os dejo ya con las noticias (relacionadas entre sí), no sin antes señalar que son interesantes, por supuesto. Ahora bien, muchos de los resultados han sido  obtenidos a partir de datos obsoletos, re-cocinados mil veces, maquillados de modelos, simulaciones, junto con la imaginería satelital que ayuda, pero no cura los males aludidos. Reitero que sin buena información de campo, que nos informe del estado de los suelos del mundo ¡hoy” pronto pasarán al olvido, o lo que es peor, la gobernanza mundial adoptará decisiones equivocadas.

Juan José Ibáñez

Continua………. Como ejemplo……

La degradación del suelo pone en riesgo a 3.200 millones de personas, según expertos

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Soberanía Alimentaria: los países ricos se alimentan a costa de los que se encuentran en vías de desarrollo (devorando suelos)

seguridad-alimentaria-mapa-mundo-fao-2012 

La Seguridad alimentaria en el mundo. Fuente: FAO

Una alerta de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo nos ha enviado un mensaje sobre la iniciativa “People4Soil”: de las que ya os he hablado en un post y sobre la que mostré mis reticencias en este otroCon independencia de cuál sea vuestra opinión, el texto del correo electrónico merece la pena ser analizado en detalle, y no precisamente por la relación entre los suelos y el cambio climático. El contenido también aparece en el sitio Web Econoticias, aunque abajo se os explica su génesis y procedencia. A título personal, como científico del suelo, creo que fui el primero en impartir una charla y elaborar una publicación sobre el tema de como devoramos los suelos más fértiles de Europa para la expansión urbana, infraestructuras etc. De eso hará entre 15 y 20 años. También, en esta bitácora, fuimos pioneros en reiterar sobre la gravedad de un tema sangrante, como puede constarse en los múltiples post incluidos en la categoría “Pérdida de los Recursos Edáficos: El Sellado del Suelo”. Obviamente, como se denuncia en el comunicado que abajo os exponemos, existen otras muchas amenazas muy graves. Pero a lo que vamos.

He recalcado en rojo y negrita los párrafos que dan motivo a este post. Halamos de la Soberanía Alimentaria. Como Europa sostiene una población densa y no manejamos racionalmente los recursos edáficos, como la totalidad de los países industrializados, nos apoderemos de las tierras fértiles de los países menos poderosos (Acaparamiento de Tierras), arrebatándoles su presente y secuestrando el futuro, es decir la posibilidad de alimentar a su población. Y así, aunque se desee ocultar, somos en parte responsables de las grandes hambrunas que padecen los más pobres. Ya expusimos un caso concreto, como el de Alemania, en donde se mostraban cifras escandalosas (Tierra Virtual o “Virtual land”: Suelos, Desarrollo Sostenible y Soberanía Alimentaria). Y mientras tanto, el modo de vida que nos ha impuesto la dictadura financiara mundial, genera que los Europeos, norteamericanos, etc., contaminemos al echar a la basura alimentos aun comestibles. Despilfarro, tras despilfarro, sin pensar que personas que morirán podrán sobrevivir con lo que aquí consideramos basura. No pensemos tan solo en el cambio climático, sino en nuestra complicidad por el sufrimiento que sufren miles de millones de personas, que no puede ocultarse tras ONGs y otras iniciativas sibilinamente humanitarias.  Permitirme que os narre una anécdota.

Viajando por Cuba con dos colegas de una universidad, paramos una noche a dormir en un hotel de los Cayos de aquel maravilloso país. Estos enclaves hosteleros son prohibitivos para la mayoría de los cubanos. Mis colegas entraron expectantes. Allí les mostré lo que era un buffet y cómo funcionabaSe quedaron atónitos, “literalmente con la boca abierta”. Inmediatamente uno de ellos preguntó: ¿Y se puede uno comer lo que quiera? Les respondí afirmativamente. Inmediatamente volvieron a interrogarme ¿Y qué pasa con los alimentos que no se consumen?. Les dije la verdad, como era mi obligación. Pronto me estremecí cuando a uno de ellos le comenzaron n a caer las lágrimas sobre sus mejillas (os lo juro). Y hablamos de Cuba, el único país del mundo con una huella ecológica “0” , considerado como un ejemplo de sostenibilidad (por obligación) y en el que independientemente de otras penurias, la alimentación de la población se encuentra garantizada. Y todo ello a pesar de que su agricultura en la isla no logra cubrir la soberanía alimentaria de sus ciudadanos.

Imagínense ahora que miles de personas, de ciudadanos hambrientos que pudieran ver aquél rocambolesco espectáculo de ostentación y despilfarro. ¿Usted qué haría en su caso?.

Los ricos nos comemos los alimentos de los pobres y luego les damos por caridad unos dólares con vistas a calmar nuestras conciencias, que no su hambre. Muchos de vosotros pensareis que soy macabro. Yo respondería macabro resulta ser nuestro cinismo. Gracias a Raúl, el secretario de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo, por hacernos llegar esta nota de prensa, que al menos a mi personalmente se me había escapado.

“Hipocresía sin fronteras”. 

Os dejo ahora con el contenido del aludido mensaje……

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , ,