Posts etiquetados con ‘Historia de la ciencia’

Las Mentes creativas ante el desprecio del Establishment Conservador (frases celebres recopiladas por José Luis Rubio)

 jiicio-galileo

Juicio a Galileo. Fuente: Polymath

Ya hemos hablado en otras ocasiones y especialmente en los post almacenados en nuestra categoría “Curso Básico de Filosofía y Sociología de le Ciencia”, que a menudo la creatividad se ve recompensada “tarde, mal, o nunca”. Y así, mientras los mediocres y famosos, que son los que mayoritariamente alcanzan el poder, hablan grandilocuentemente de sus proezas y descubrimientos, muchos de los cerebros más geniales de la ciencia sufrieron lo indecible por proponer ideas que desmontaban el pensamiento  defendido por los próceres de su época. No hay duda de que, en esta ocasión, tal insano y irracional modo de proceder no resulta ser exclusivo de la ciencia, afectando a casi  (si no todos) los ámbitos del saber y cultura humana en general.  Todo ello me recuerda al título de la gran novela escrita en su corta carrera por John Kennedy Toole: “La Conjura de Los Necios”, que por cierto se suicidó muy joven (a los 31 años) tras no conseguir publicarla, siendo a la postre galardonada un año después de su fallecimiento. Que cruel y sátiro resulta ser el destino.

No se trata de una idea que se le haya ocurrido al impresentable administrador de esta bitácora, sino que la historia de la ciencia la confirma una y otra vez, como estoy seguro que algo parecido ocurrirá en los mundillos del are, la literatura, la música, etc. De hecho, con toda seguridad no conocemos la obra de grandes talentos (que paso al limbo de los injustos) ya que la mediocridad es tan poderosa, como el poder de las grandes multinacionales y la dictadura financiera que padecemos. ¿Y los famosos que salen en la Televisión, y los medios de comunicación en general?. Pues… ¡De todo hay en la viña del señor!.

Sin embargo no vamos hoy a filosofar, sino a mostrar algunas frases/ocurrencias  de mentes geniales a cerca de este mal que padece la sociedad en su seno. Todo ello viene a cuento de un comentario que José Luis Rubio, realizó a este post. Personalmente, había escuchado la primera de las frases que él ya me envió por mail, pero no recordaba su autor. En consecuencia le envié un nuevo mail a José Luis Rubio preguntándole por su autor. Él no se acordaba, tampoco, pero tuvo la paciencia de buscar y/o encontrar otras dos que también os expongo. No nos engañemos, es mucho más frecuente que las mentes creativas sean vilipendiadas por sus “iguales” que alcancen un gran prestigio tras sus aportaciones.  Por lo tanto, aquellos jóvenes que pretendan tocar el cielo por sus ideas, deben tener muy presente que, posiblemente, terminen por bajar al infierno y padezcan enormes sufrimientos.  ¿El cielo?. Si existe, posiblemente después de muertos. Materia de reflexión.

Os dejo con las frases que me envió José Luis Rubio (Premio Rey Jaime I), al que agradezco su inestimable ayuda, ya que en buena medida es autor de esta entrega, aunque sea involuntariamente. Eso sí, como el post aludido en primer lugar se basaba en una idea personal que no ha sido bien recibida por mis colegas…..y hay mucho mal pensante andante,  quede bien claro que Juan José Ibáñez es tan mediocre como el que más ¿vale?. Os recomiendo también que leáis estas otras quince frases célebres de Schopenhauer

 Juan José Ibáñez

Sobre la oposición a las nuevas ideas en ciencia conforme transcurre el tiempo

-No es cierto……

-Bien, quizás sea cierto, pero no es importante…..

-Siempre lo hemos sabido”……

 

-Se la ridiculiza…….

 -Se le plantea una oposición violenta………

-Se la acepta como evidente en sí misma…….

Arthur Schopenhauer.

Las nuevas ideas siempre son puestas en tela de juicio y encuentran oposición, generalmente sin ninguna otra razón que la de ser nuevas

John Hocke

Etiquetas: , , ,

Prostituyendo la Historia de la Ciencia (Ciencia Amnésica e Imperio Anglosajón)

ciencia-amnesica-e-imperio-anglosajon

Fuente Colaje google imágenes

 Inicio este post como una reflexión sobre la noticia que, en principio, iba a redactar hoy, pero que la dejaremos para “peor ocasión”. Y es que, a menudo, me enfurezco de leer tanta banalidad en las revistas científicas consideradas “de prestigio”.  Pero en este momento no puedo resistirme en explicar a los jóvenes como, sin desearlo, e impelidos por las modas, colaboran, como algunos de sus mentores, en la prostitución del conocimiento científico y su buena praxis. Comencemos señalado, ya que las evidencias se encuentran en las bibliotecas de las instituciones científicas y universidades, Estamos perdiendo un bagaje científico de valor incalculable. ¿Cuántos colegas menores de 50 años bajan hoy a una biblioteca para documentarse?. Consideran que todo se encuentra en Internet cuando tal opinión resulta ser absolutamente errónea. ¡La mayoría de las bibliotecas, al menos en Europa y EE.UU., se encuentran vacías, mientras que sus profesionales no paran de digitalizar e inventariar estos documentos. Ahora bien, su actividades no reside en rescatar del olvido artículos y libros, muchos de los cuales debieran pasar a los anales de la indagación científica, sino ayudar a sus Organismos a parecer “más modernos”. Buena parte de ellos, en especial los más mayores, juran y perjuran, ya que son conscientes de lo que se cuece actualmente, así como del desastre histórico, del que ya difícilmente podremos escapar. Si se soslaya la lectura de muchos documentos relevantes redactados por nuestros predecesores, se prostituyen los antecedentes de las investigaciones que publicamos hoy en día, haciendo parecer que nuestras pesquisas actuales atesoran un valor estratosférico, cuando en realidad, en muchos casos, son meras parodias y plagios involuntarios (¡aunque a veces no!) de colegas que nos precedieron y a los que deberíamos respetar, cuando no idolatrar.

 Adelantaremos que al implementar las referencias de los antecedentes bibliográficos en un texto que se pretende publicar, todo el mundo debiera estar obligado a comenzar por el primer investigador que fue padre del hallazgo, línea de investigación, etc.  Siempre fue así hasta hace un par de decenios. Sin embargo, cada día leo más “papers” cuyas bibliografías parecen partir de las últimas décadas del siglo XX, como mucho. ¿Y antes que? ¿No existía la ciencia?. ¿Eran todos los estudios irrelevantemente indecentes? ¡Ni mucho menos!. Por esta razón, muchas de las consideradas novedade4s por la prensa y noticieros, no lo son en absoluto. Pero aquí no termina todo. De estar bien documentados, esos colegas se darían cuenta que las conclusiones de sus estudios  son deficientes, y con harta frecuencia erróneas. Más aun, de haberse consultado tal tesoro  patrimonial, diversos proyectos de investigación no deberían ni haberse financiado, por cuanto lo que pretenden averiguar fue ya descubierto hace mucho tiempo. El tema es tan espinoso e indignante que no puedo más que hacer un breve resumen de los graves males que afectan a la ciencia contemporánea.  Pues bien, comencemos ya apuntando que entre editoriales y el mal uso de Internet estamos cometiendo un cienticidio” ¿¿??. Obviamente me refiero principalmente a las ciencias de los recursos naturales y agrarias, aunque presumo que en otras variadas disciplinas ocurrirá lo mismo.

Pero comencemos a mostrar las evidencias………

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

En el Origen del Caos: Giordano Bruno

giordano-bruno-y-el-caos

Ahora más que nunca me percato de que un pequeñísimo error en el principio causa una gran diferencia y grave error final; un único inconveniente se multiplica poco a poco ramificándose en infinitos otros, como de una pequeña raíz (surgen) grandes y ramas innumerables”. Frase de Giordano Bruno reproducida en Un Mundo Poliédrico

Antonio L. López Lafuente amigo de casi toda la vida, me informó que el día 8 de Marzo de 2016, en el Ateneo de Madrid, Andrés Fernández Díaz Catedrático de Política Económica por la Universidad Complutense de Madrid (ya jubilado) y Consejero Emérito del Tribunal de Cuentas del Reino de España, iba a impartir una conferencia sobre la teoría del caos y la economía. El título de la conferencia me resultó sugestivo (no era este exactamente), por lo que asistí y así “matar dos pájaros de un tiro”, volver a encontrarme y cenar con mi amigo, así como ver si era posible escuchar algo nuevo acerca de las turbulencias económicas actuales. Y poco después de comenzar la disertación el conferenciante lanzó la frase con la que comienzo y casi termino este post. Está nos llega de la pluma de Giordano Bruno, en un libro publicado en Venecia el año de gracia de 1583. En casi todas las numerosas monografías y artículos libros que había leído sobre la teoría del caos y ciencias afines, se nos informaba de que esta rama del conocimientos surgió a finales del siglo XIX, si bien no alcanzó el estatus de ciencia madura hasta mediados del XX. Como defiende David Ruelle, otra figura internacional mundialmente reconocida en esta rama de las matemáticas, en su obra El cerebro de los Matemáticos, los matemáticos piensan/trabajan con ideas más que con números. Personalmente coincido con él. Y de ser así, la frase de Giordano Bruno, deviene en profética, pudiendo considerársele pues a hasta el momento, como el padre de la mentada teoría del caos. Tal hecho haría retroceder el origen de la disciplina varios siglos. Sin embargo, Giordano no es anglosajón, por lo que dudo que internacionalmente se le reconozca este merecido honor.

 Un Mundo Poliédrico es el libro escrito por Andrés Fernández Díaz en que puede leerse textualmente la mentada reflexión, si bien también se encuentra redactada en ingles en otra publicación de este economista: “What’s new and useful about chaos in economic science” que os reproduzco más abajo. Para mí fue todo un descubrimiento.

 Cuatro lecciones extraje de la experiencia que os he narrado: (I) que por mucho que uno lea, suele suceder que siempre se pierde algo, y a veces detalles de suma importancia para la historia de la ciencia; (ii) que la mente humana va muy por delante de lo que solemos entender convencionalmente por indagación científica en sentido estricto;  (iii) que entre una gran idea y la génesis de una disciplina madura que de cuenta de ella pueden trascurrir siglos (¿cuántas veces habrá ocurrido tal hecho, pasando desgraciadamente al limo del olvido?) y (iv) que nunca podemos estar completamente seguros, salvo en escasas ocasiones, de identificar correctamente quien es el padre de una disciplina científica. Si como apunta Ruelle son las ideas las que primen en matemáticas, no cabe duda que, a día de hoy, al currículo ya imponente de este gran pensador, habría que añadir otra muesca en su revolver: Giordano Bruno, padre o pionero de la teoría del caos y el pensamiento complejo.

 Os dejo parte del material que he inutilizado. Gracias a Andrés Fernández por haberme hecho describir estos comentarios de Bruno, en el que yo sepa nadie había posado su atención.

 Juan José Ibáñez    

(más…)

Etiquetas: , , ,

El Olvido de la Ciencia: El Efecto Internet

“Nos falta una referencia y hay que buscar estos dos artículos”. ¡Baja a la biblioteca!” “¡No esta vez te toca a ti, que siempre te escabulles!”

Antaño, el trasiego entre la biblioteca y el laboratorio resultaba ser una actividad imprescindiblemente tediosa. Luego fotocopias, si es que el número de la revista o el libro no se encontraba ya solicitado por otro colega, en cuyo caso no había más remedio que ¡esperar! Actualmente, las inscripciones de las Instituciones a las editoriales de las revistas y/o monografías, así como el poder descargar el material bibliográfico electrónicamente desde el PC de tu propio despacho, ha reducido el tiempo destinado a tales menesteres. De este modo, tal ajetreo entre ambos lugares ha descendido sobre manera, ahorrando un valioso tiempo a los científicos. Las bibliotecas comienzan a ser lugares lúgubremente vacíos y solitarios. Empero tal apoyo tecnológico encubre un grave problema que él mismo ha generado. La mayor parte de las editoriales tan solo disponen de los documentos en formatos electrónicos a partir de una fecha determinada, soslayando los precedentes a la misma. Mientras tanto, las urgencias y falta de tiempo para soslayar tal vicisitud decrecen entre los practicantes de la indagación científica. Como corolario, vamos olvidando las ideas, información y teorías de las publicaciones anteriores a las dos o tres últimas décadas, centrándonos en las más recientes. El resultado resulta ser demoledor. No es extraño que se redescubra la dinamita, vendiendo vino viejo en nuevas botellas. En otras palabras, comenzamos a soslayar la historia de la ciencia, suplantando en muchos casos, a los colegas que en realidad fueron autores de muchos e importantes descubrimientos. Y así las bibliotecas de muchos centros de investigación se encuentran hoy en día prácticamente vacías.

biblioteca-vacia

El Silencio de las Bibliotecas Científicas. Fuente: Conecta@blog

(más…)

Etiquetas: , , ,