Posts etiquetados con ‘Huertos urbanos’

Suelos Urbanos, Cultivos Urbanos, Contaminación de Suelos y Monitorización de la calidad del aire

agricultura-urbana-monitorizacion-calidad-aire 

Huertos Urbanos. Fuente: Colaje imágenes Google.

Existen noticias aparentemente interesantes, que nos ofrecen la imagen de una gobernanza preocupada por la salud de los ciudadanos. Sin embargo, casi nunca es oro todo lo que reluce. El lector debe siempre tener en cuenta que, tras muchas de las denominadas políticas verdes, tan solo existen nuevos modelos de negocio, que no genuinos intentos de salvaguardar la salud de los ciudadanos y del medio ambiente. Se trata de vender o aparentar preocupación y atención, que no de revertir situaciones indeseadas. Sobre la calidad del aire en las ciudades, mejor no hablar, ya que suelen incumplir los umbrales permitidos por la OMS, incluso en aquellas urbes que disfrutan un mayor grado de bienestar. Hemos advertido en numerosas ocasiones que los alimentos producidos en los huertos urbanos y periurbanos pueden resultar ser beneficiosos o perjudiciales en función de las deposiciones atmosféricas, aunque también de la contaminación previa de los suelos que se pretenden poner en cultivo. En cualquier caso, ya se ha demostrado en numerosas ocasiones que los suelos de los jardines urbanos se encuentran fuertemente contaminados. Como corolario, pueden usarse, bajo control, con vistas a analizar la contaminación de sus suelos y plantas, monitorizar la evolución y advertir a los eco-agricultores urbanitas si pueden consumir los alimentos de sus huertas. Y es aquí en donde me sorprende la noticia que os mostramos hoy: “Los huertos urbanos como vigilantes de la contaminación”. Tras leerla, me han surgido varias tribulaciones. Al menos, tal cual se encuentra redactada la nota, da la impresión que importa más la monitorización del estado de salud ambiental y humana que cuidar de la población en sí misma antes que enferme.  Por supuesto, que estoy de acuerdo con las redes de vigilancia de tal guisa, ahora bien: ¿por qué no empezar con los jardines, cuyos productos no son consumibles y luego preocuparse por lo que consumen los seres humanos que habitan tales urbes?.

Veamos el lado positivo redactado en la nota de prensa: “El segundo objetivo fundamental del trabajo ha sido comprobar si los alimentos cultivados en un ambiente urbano, empleando un sustrato limpio, serían adecuados para su consumo, puesto que estudios previos llevados a cabo por el grupo de investigación de la UPM Prospección y Medio Ambiente (PROMEDIAM), habían determinado que ciertos emplazamientos urbanos podrían no ser adecuados para la agricultura urbana si se cultiva directamente sobre el suelo, debido a los niveles de concentración existentes de algunos de los elementos traza analizados”. Hasta aquí todo perfecto, ya que además los sustratos, es decir suelos artificiales, reemplazan el “los potencialmente contaminados suelos urbanos”. Ahora bien, cabe discrepar en el periodo monitorizado en esta experiencia “tres semanas”. Siempre se puede alegar que diversos cultivos crecen rápidamente, por lo que en la práctica no existen muchas posibilidades de que se contamine el alimento en tan corto lapso de tiempo. Pero con otros no ocurre lo mismo, mientras que en el suelo puede ir acumulando paulatinamente contaminantes que a la postre asimilarán las plantas y como corolario también los seres humanos que las ingieren. Tengamos también presente que reemplazar grandes superficies (aunque se encuentren dispersas) de suelos urbanos por sustratos adecuados puede ser bastante oneroso. Del mismo modo, las condiciones de una ciudad concreta cerca del mar, en un país cuyos ciudadanos se encuentran muy concienciados con la salud humana y la calidad ambiental (Copenhague en este caso), da lugar a extraer conclusiones precipitadas y poco generalizables. Existen pocas urbes tan concienciadas como las del norte de Europa.

Tampoco debería soslayarse que una red de vigilancia, no significa, ni mucho menos, que se monitoricen todas las parcelas, sino unas pocas que, “en teoría”, debieran ser representativas de barrios y calles cuyo aire (micro-climas) se encuentre “potencialmente, más o menos contaminado.  Conozco un caso concreto en el cual, ante la gravísima contaminación detectada, y con vistas a no alarmar a la población, se re-ubicaron los sistemas de vigilancia de la calidad del aire en enclaves “menos perversos”, dando la impresión de que había mejorado el aire, cuando en realidad era todo lo contrario. ¿Así son buena parte de los políticos y gestores?.

El crecimiento o expansión de la agricultura urbana se promueve en casi todos los países con independencia de la calidad del aire, del suelo, sus niveles de pobreza/riqueza, el cuidado/desprecio de los gobernantes con sus conciudadanos, etc. Por ejemplo, ustedes podrán leer como “Respirar el aire de Nueva Delhi es como fumar 45 cigarros al día”. Sin comentarios ¿verdad?.

Por lo tanto, lamento que se generalicen unos resultados tan concretos, singulares, y poco representativos, con vistas a animar a la población en general a que inicie su huerto urbano. Y a pesar de que no son consumibles, ¿Por qué no monitorizamos los parques y jardines?.  No me parece de rigor redactar noticias que pueden ser engañosas o muy engañosas.

Os dejo estos dos post previos como aperitivo, aunque abajo muestro la noticia original y otras entregas relacionados con los suelos de los ambientes urbanos. Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos y periurbanos; Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos

huertos-urbanos-madrid-natural 

Madrid+Natural:  huertos urbanos y periurbanos

Como vimos en nuestros dos post anteriores, en la Ciudad de Madrid se ha propuesto un programa (Madrid+Natural), cuyo objetivo estriba en reverdecer la ciudad, con vistas a que esta sea más sostenible ambientalmente e ir adaptándola al futuro y “previsible” calentamiento climático que posiblemente nos espere. No obstante los contenidos de esta serie de post pretende ser igualmente útil para las grandes ciudades del mundo en general, teniendo presente que en muchos países en vías de desarrollo, hoy por hoy existen necesidades mucho más apremiantes para el bienestar de sus moradores. Ya hemos explicado en que consisten las fachadas ajardinadas, así como los problemas para su implementación práctica, en esta entrega, y hoy abordaremos el también espinoso tema de los huertos urbanos, que no periurbanos, a pesar de lo cual lo dicho aquí también les concierne, como podremos ver a continuación. Sin embargo, antes de comenzar y con vistas a que el lector entienda nuestras intenciones, reproducimos uno de los párrafos con el que comenzamos esta serie de post acerca de las ciudades verdes. Los que leyeron aquél post iniciático pueden omitir su lectura:

Manuela Carmena, la alcaldesa de la Ciudad de Madrid, junto a su equipo municipal ha presentado públicamente un ambicioso plan denominado Madrid+Natural, cuyo objetivo reside en que esta urbe llegue a convertirse, en la medida de lo posible, en una ciudad verde, proponiendo diversas iniciativas al respecto como lo pudieran ser las fachadas ajardinadascubiertas sostenibles, urbanismo resiliente,azoteas frescas, infraestructuras verdes, vegetación en las calles, restauración de riberas, superficies permeables, huertos urbanos, vegetación adaptada, revegetación de solares, bosques urbanos, sombreados estacionales, microclimas con agua, áreas inundables, drenaje sostenible. Los contenidos de cada una de estas iniciativas pueden descargarse ponchando en sus respectivos enlaces o conjuntamente. Incluso se ha colgado de la Web del ayuntamiento una versión en inglés.

Tal programa me parece “en teoría” magnífico y desearía que pudiera convertirse en realidad. Sin embargo como ya mostramos en el post sobreFachadas verdes y fachadas ajardinadas a gran escala Urbisuelos” en lo que respecta a las fachadas verdes, resulta imperativo reflexionar cerca de sus pros, contras y dificultades. Si bien varias de las tareas mentadas no ofrecen excesivos inconvenientes a la hora de llevarse a buen puerto, en otros casos debemos preguntarnos: ¿resultan viables?, e incluso en el algunas de las propuestas concretas, ¿Cabe la posibilidad de que para nuestra sorpresa sean contraproducentes?. Sobre este tema todavía tendremos que redactar algunos post más. A menudo lo que sobre el papel parece una maravilla, en la práctica no. Reiteramos que lo aquí expuesto debería ser también materia de reflexión para iniciativas similares en abundantes mega-urbes del globo. No obstante, por mucho que una persona pretenda ser objetiva, siempre surgen sesgos geográficos. Intentamos pues plantear algunos temas que, con toda seguridad, no han sido materia de reflexión por los diseñadores del programa. Del mismo modo, Intentamos hacer ver al lector que no es oro todo lo que reluce, o que incluso algunas propuestas terminen siendo una pesadilla de llevarse a caboNo hablamos ya de este programa denominado Madrid+Natural, sino de otras muchas iniciativas (algunas ya en curso) que proliferan en estos monstruos de asfalto y cemento que salpican el Planeta. Siempre se nos venden programas sugestivos, aunque en realidad quizás no lo sean. Recoger la antorcha para actuar como abogado del diablo no es de mi agrado, ya que a mí personalmente, como a la mayoría de vosotros, me encantaría hablar en una ciudad sustentable, sana y esplendorosamente verde. Con tal motivo haré uso del material colgado en los “palabros hipervinculados” previamente. No he encontrado una vía fácil  usando la página Web del Ayuntamiento de Madrid. ni la del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad. Una buena síntesis de la idea original ha sido editada en un post del magnífico blog de Javier Dufour, denominado Energía y Sostenibilidad, si bien en este caso concreto fue redactado por Raquel Portela. Excelente narrativa, por cierto.

 Pero vallamos ya al caso de los denominados huertos o agricultura urbana y periurbana. Debe quedar bien claro que en ciudades pequeñas y poco contaminadas, tanto los huertos urbanos como periurbanos (también es aplicable a la ganadería) en una iniciativa recomendable y aconsejada por la FAO para países en vías de desarrolloEl problema más preocupante en estos últimos, cuando se ubican en Estados en vías de desarrollo, estriba en que se fertilicen con aguas residuales no depuradas, lo cual ocurre y acarrea graves problemas de salud, ya se trate de ciudades grandes o pequeñas. Empero por su carga en sustancias tóxicas y contaminantes (químicos y biológicos) las urbes de gran tamaño suelen sufrir con mucha mayor gravedad el problema mentado. Tampoco resulta recomendable que tales huertos se encuentren cerca de redes viarias de tráfico intenso, e industrias contaminantes, ya que las emisiones de los vehículos y fábricas (en estas últimas también deben tenerse en cuenta los  efluentes líquidos) contaminan los suelos y, como corolario, lo que sobre ellos crece y toda la cadena trófica. Este problema es igual de serio en los Estados ricos y pobres.

 En lo que respecta a los huertos urbanos, la iniciativa Madrid+Natural comenta:

 Huertos urbanos

En respuesta a la preocupación por problemas globales como el agotamiento de los recursos naturales, el comercio mundial de alimentos, la escasez de espacio en las ciudades, y el cambio climático, los sistemas de producción de alimentos podrían incrementar su capacidad de producción transformándose en elementos integrados en el entorno urbano. La agricultura urbana puede aplicarse prácticamente en cualquier lugar, desde los espacios entre los edificios hasta en los tejados, optimizando así el uso de espacios públicos y edificios. Ésta práctica puede ayudar a crear un sentido de comunidad y pertenencia, e incentiva el consumo de alimentos locales. Adicionalmente, su inclusión en las escuelas locales y residencias de mayores podría usarse con fines educativos y terapéuticos.

 Seguidamente muestra los dos siguientes ejemplos de naturaleza muy dispar: 

 Urb.ag Urban Farming Assistance App: Con la agricultura urbana volviéndose cada vez más popular, las ciudades están desarrollando nuevos marcos normativos para la supervisión de estas prácticas. El cúmulo de requisitos legales puede ser desalentador para los ciudadanos, por lo que hay municipios que están desarrollando iniciativas para simplificar el proceso burocrático para instalar un huerto urbano. En esta línea, el municipio de Boston (USA) lanzó en 2014 la versión inicial de una aplicación que proporciona asistencia a las personas interesadas en desarrollar huertos urbanos, conectando a los usuarios a una dirección en la que pueden explorar qué tipo de agricultura está permitida en esa ubicación. La aplicación describe la normativa vigente, permisos necesarios y la legislación que aplicaría al proyecto.

Dalston Eastern Curve Garden: “Dalston Eastern Curve Garden” es un espacio público construido en 2010 en el Este de Londres. Este espacio ocupado en el pasado por las líneas de ferrocarril estaba abandonado y ahora se ha recuperado en forma de jardín público como parte de una iniciativa promovida por el Ayuntamiento. El jardín está plantado con una amplia gama de árboles que lo estructuran, tales como abedules, alisos, avellano y cerezo silvestre. Hierbas, hortalizas y árboles frutales completan el diseño y son atendidas por voluntarios y utilizadas en la cafetería del jardín. El jardín se usa también por la comunidad local para realizar eventos y otras iniciativas.

Opinión de este bloguero:

¡QUE CUAL ES MI OPINIÓN: reitero que sobre el papel todo es muy bonito. Ahora bien surgen diversos inconvenientes, no aludidos en el texto y que deben valorarse con suma precaución, so pena que la alegría de paso a las lagrimas. Entremos puyes ya en materia……….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,