Posts etiquetados con ‘marisqueo’

La Agricultura en Europa y sus Inciertos Orígenes

paleolitioco-y-neoliitico-en-el-mar

Paleolítico y neolítico a la orillita del mar . Colaje Google imágenes

En Europa, aún no sabemos a ciencia cierta cómo se produjo la llegada de la agricultura en el neolíticoque remplazó las prácticas paleolíticas y mesolíticas que la antecedieron. Hoy os mostramos tres noticias para que reflexionéis sobre ello. En la primera (8.000 años de evolución escritos en el genoma de los europeos) se nos informa que desde Anatolia pasó a las estepas y de allí al resto de Europa. Pero digamos de paso que se basa esencialmente en los estudios  realizados sobre restos humanos. En  cualquier caso, se defiende que llego al sur de Europa desde el norte de este continente. Sin embargo, la segunda noticia que recojo del resumen de un interesante trabajo (The Mesolithic–Neolithic transition in southern Iberia), sugiere que, al menos en la costa mediterránea llegó por el sur desde África, y posiblemente vía marítima. No obstante, estos últimos autores reconocen que en el norte de la Península Ibérica sí que debió  entrar por los Pirineos, es decir mediante transporte terrestre, pero no ocurrió lo mismo en la región meridional. Cabe señalar que en este caso los autores no trabajaron con restos humanos directamente, sino principalmente con informaciones arqueológicas y paleoecológicas. La tercera noticia, también recogida del resumen de un artículo científico, tan solo pretende señalar que algunos cambios ambientales que se produjeron en el sur de Europa durante y después de aquel evento (Holocene environmental change in a montane region of southern Europe with a long history of human settlement). Por lo tanto, al margen de otras posibilidades, es decir que llegara de los pueblos aborígenes de América por avión (ya tenemos las tres hipótesis muy dispares, eludiendo el espinoso tema de si puedo ser importada al Planeta Tierra de otros mundos extraterrestres en vehículos espaciales), lo que parece quedar claro, es que “a ciencia cierta” no lo sabemos. Todo depende del tipo de expertos (según disciplinas) y  lo que logran extraer de sus objetos de estudio.

En otros artículos he leído aún más de los traumáticos cambios alimentarios que sufrieron aquellos humanos al pasar de una dieta animal y recolectora a otra posiblemente vegetal sustentada fundamentalmente en el consumo de gramíneas. Ahora bien, las razones esgrimidas en la primera nota (que podremos leer abajo), a cerca del origen de  las diferencias anatómicas, carecerían de mucho sentido si realmente el escenario que acaeció se pareciera más al conjeturado en la segunda nota de prensa: que la agricultura arribara al sur del Mediterráneo desde el Magreb, por cuanto las diferencias anatómicas y raciales generadas por la adaptación a los hábitats y alimentos entre el norte y el sur de Europa son conspicuas y palmarias. En este sentido cabe citar que en al artículo en el que se defiende la hipótesis magrebí se habla de investigaciones previas en las que se constatan en que los pueblos europeos ribereños del sureño “mare nostrum” se detectaban en los humanos rastros genéticos de origen norteafricano. Tal hecho parece haber sucedido tanto al este como al oeste, o al menos desde Grecia a Iberia.

Más aun diversas publicaciones avalan que entre el Mesolítico y el Neolítico estudiados en el Mediterráneo, existe un hiato carente de información tras el cual súbitamente surgen las evidencias de prácticas agrarias. Y al parecer fueron más o menos simultáneas en las orillas de ambos continentes (África y Europa).

Las informaciones paleoecológicas, arqueológicas y genéticas hablan de pueblos mesolíticos que vivían a la orilla del mar y en cuya alimentación los productos pesqueros y el marisqueo conformaban una parte importante de sus ingestas, si bien consumían perros, y otros ganados cuyas especies sobreviven actualmente domesticadas.

Cuando desde el litoral de dos continentes, separados por unas pocas decenas de kilómetros, se salía de pesca, lo lógico es que contactaran, así de que de una forma y otra (a veces por las buenas, otras por las malas) debió existir  un intercambio cultural y genético. Este último hecho podría ser la causa de muchas de las diferencias morfológicas detectadas en la primera noticia y atribuidas a otros mecanismos. Empero durante mucho tiempo se negó tal posibilidad.,como os mostré en el post que hace referencia al dilema de los huevos de avestruz.

de Como profano en la materia, me resulta difícil entender, el aparente desconocimiento de la literatura científica por expertos de reconocido prestigio y en un tema tan debatido como este. También pudiera tratarse , o bien un posible desdén de unos científicos respecto a los hallazgos detectados por los otros. Sin embargo, que la cultura paleolítica cruzó los mares hasta llegar a Australia, hace más de 40.000 años, no necesita ya ser demostrado, como apuntamos en los siguientes post, entre otros: Extinción de la Megafauna de Australia y sus Repercusiones Clima, Suelos y Ecosistemas y La Gran Extinción de la Megafauna Terrestre: Australia.

Por conjeturar que no quede, y aquí lanzo la mía: posiblemente el intercambio cultural y genético fue constante a ambos lados del mar Mediterráneo durante miles y miles de años, como no dudo que ocurrió también entre los antiguos pobladores europeos y asiáticos. Reconozco que soy un ignorante, pero esto es lo que me dicta el sentido común. No obstante no soy el único que atesora esta opinión, como podréis observar preguntado a mi amigo Torcuato, el avestruz. De hecho, tenemos sobradas evidencias de que estos contactos sureños volvieron a acaecer posteriormente: La Desertificación del Sahara, El Neolítico en el Mediterráneo. Y como mínimo en tiempos históricos todos sabemos la ¿breve impronta? de la cultura musulmana en la Península. Seguramente los intercambios fueron numerosos en un pasado más remoto. En cualquier caso, una homogeneización posterior borró aparentemente las huellas, si bien todo apunta a que las culturas neolíticas procedentes de Magreb eran más sofisticadas que las que nos llovieron desde el norte. Cuando los que ostentan las tecnologías más sofisticadas son borrados del mapa por los que usan otras menos sofisticadas y productivas, ya puede inferirse lo acaecido: los norteños ganaron  a los sureños, ya fuera por la fuerza o por las epidemias que albergaban en su interior los norteños, como caballos de Troya.  ¿Amigos y Revueltos a lo largo de la historia?. Pues va a ser que sí.

Lo que realmente me preocupa es que tras enfrentarse dos hipótesis rivales, en lugar de debatir, los defensores se ignoren. ¿No se tiene tiempo para debatir?. ¡Claro, ya entiendo!: nos pasamos todo el tiempo pensando en publicar papers, y no queda ni un momento libre para que este tipo de discusiones. ¿Otra muestra de los extravagantes derroteros que sigue la indagación científica actualmente?.  

Juan José Ibáñez  

Vemos pues las  tres noticias…….

(más…)

Etiquetas: , , ,