Posts etiquetados con ‘materiales parentales’

Rocas y Materiales Parentales: Repercusiones sobre suelos, Vegetación y Erosión

bigrockcandy

Rocas Suelos y vegetación Fuente: Hole in the Clouds

La nota de prensa y resumen del artículo de los que daremos cuenta hoy se me antojan muy interesantes, si bien parte de sus contenidos me son bien conocidos, ya sea por la bibliografía, aunque especialmente por mis observaciones de campo. Supongo que a muchos de vosotros os ocurrirá algo parecido. Que diferentes litologías pueden dar lugar a la formación de distintos tipos de suelos y vegetación es un hecho archiconocido. Sin embargo no ocurre lo mismo cuando hablamos de un mismo tipo de roca. Personalmente he observado en numerosas ocasiones como, sobre los granitos a los que se alude en el estudio de hoy, pero también en gneises, pizarras etc., cambios abruptos en la composición de un mismo material parental dan lugar a otros, igual de dramáticos, en los suelos y comunidades vegetales que en primera instancia resultaban difíciles de explicar. En mi tesis doctoral, llevé a cabo de análisis de los elementos químicos de las rocas implicadas, detectando variaciones más o menos importantes en su composición. Dicho de otro modo, debemos tener mucho cuidado cuando hacemos sinónimos litologías y materiales parentales, por cuanto una misma clase de roca “aparentemente” puede/debería dividirse en un mayor número de materiales parentales. Como explican unos investigadores de la zona crítica terrestre, autores del presente estudio, con vistas a averiguar las relaciones entre litología, suelos y vegetación uno debe acudir a discernir entre distintos tipos de materiales parentales para una misma tipología litológica, a la par que llevar a cabo análisis de la variabilidad espacial de las mismas. Y así se puede constatar que diferencias moderadas en la composición de una roca pueden dar lugar a patrones aéreos notablemente dispares, como por ejemplo, enclaves densamente forestados y con suelos profundos, junto a otros colindantes en donde la vegetación resulta ser dispersa y los suelos someros, cuando existen. A largo plazo, todo ello redundará en la configuración y evolución del paisaje, de tal modo que para litologías con más cantidad de nutrientes y velocidad de meteorización, la erosión es mucho mayor que sobre estos cuasi-afloramientos rocosos, mucho más resistentes. Finalmente los autores llegan a la conclusión que tales efectos pueden llegar a ser tan importantes como los condicionamientos y variaciones climáticas. Estos estudios también nos informan de distintas productividades forestales, lo cual debería ser tenido en cuenta en materia de reforestación y obtención de productos maderables.

A título personal yo matizaría aún más esta información. Si bien seguramente los investigadores implicados aciertan en sus conclusiones, tampoco debieran descartar la velocidad de fracturación, cantidad de grietas de las rocas y especialmente a la facilidad de disgregación física por disolución de los agentes cementantes entre sus partículas componentes. Es bien sabido que lar raíces de las plantas aprovechan tales fisuras para enclavarse y aprovechar más cantidad de  agua y nutrientes. Posiblemente, composición química y propiedades de las rocas ante su fracturación y fisuramiento se encuentren vinculadas, al menos en ciertos casos, por lo que la formación del suelo y la vegetación que se instale sobre las mismas podrían depender de uno y/o de otro factor. Abajo os he traducido rápidamente (es decir, sin matizar demasiado) aquellos párrafos que me parecen más interesantes. En mi modesta opinión el estudio resulta ser relevante a pesar de que no me sorprenden los resultados.

Juan José Ibáñez                

(más…)

Etiquetas: , , ,

Roca Madre y Materiales Parentales: ¿El mismo concepto? (Conversaciones con Richard Arnold)

Tener amigos como Richard Arnold, es un lujo. Él lo ha sido todo en el ámbito de la edafología y aún sigue recibiendo numerosos galardones y distinciones. Como os comenté en un post, hace tiempo, nuestra Amistad comenzó de una forma muy tirante, en Velence (Hungría) manteniendo una disputa pública bastante  dura. Dos años Después, en Karelia (Rusia), tras una disertación mía bastante provocadora, terminamos conversando afablemente. La foto de abajo, curiosamente, resulta ser una instantánea de aquel momento, en el que la aspereza tornó súbitamente en una amistad que ha dado lugar a varias colaboraciones científicas. Desde entonces conversamos por correo electrónico los fines de semana, platicando no solo de ciencia sino también de nuestras vidas, frustraciones, visiones del mundo, familias, enfermedades que nos aquejan, y mucho más. Pues bien, una semana antes de escribir este post, discutíamos (como padre e hijo; con prebendas y reprimendas) sobre una propuesta que pretendo hacer de un nuevo concepto de suelo del que ya os hablaré en su momento. Si bien pensamos de forma parecida en muchos temas, también es cierto que mantenemos reñidas pero sanas discusiones. El mencionado prototipo de concepto no es del gusto de Dick, o “Big Dick” como le apelan cariñosamente numerosos colegas, dado su gran tamaño. Y es aquí en donde surgió una de sus desideratas con la que me encuentro en total y absolutamente de acuerdo. ¿Son la misma cosa los materiales de un suelo que lo que denominamos roca madre? Tanto el como yo defenderíamos que ¡va a ser que no! Él llegó a tal conclusión a partir de su dilatada experiencia, mientras que en mi caso, con un menor conocimiento de campo, mi menor bagaje fue compensado por lecturas de otros ámbitos del conocimiento y en especial de lo que he leído sobre el transporte de partículas del suelo a corta, media y larga distancia (incluso entre distintos continentes como pueden ser el tránsito entre África y América).

richard-arnold-juan-jose-ibanez

Dick y Juanjo en Karelia (Russia)

Mientras generalmente los edafólogos o pedólogos, solemos hacer equivaler la roca que subyace a un suelo (roca madre) con material parental, se acumulan evidencias de que este la primera tan solo aporta parte de los contenidos minerales del perfil edáfico que podemos observar encima de los sustratos litológicos. Todos nosotros sabemos que existen palmarias excepciones que son aceptadas en el seno de la comunidad científica, como ocurre en el caso de los Fluvisoles, suelos coluviales, etc. No se trata de debatir sobre este asunto, sobradamente conocido. La convergencia entre Dick y yo va más allá. Ambos pensamos que se trata de lo que yo he denominado en otro post falsos tópicos Impregnantes” que tienen lugar en la mayor parte de las disciplinas científicas, es decir perspectivas consideradas como demostradas cuando en realidad existen bastantes evidencias que las refutan. Dick opina que la mayor parte de los suelos son poligenéticos  (que a lo largo de su evolución han sufrido más de una vez cambios de sus factores formadores, causados por otros tantos climáticos o ambientales en el sentido más amplio del término) y reciben buena parte de los materiales que los constituyen por la deposición eólica o el transporte acuoso de materiales. De hecho, la acción humana que transforma la edafosfera y biosfera, es decir lo que aquí denomina Dick, Noosfera, ha acelerado drásticamente la erosión y deposición de materiales superficiales terrestres, aumentando aún más la aloctonía (formados fuera del lugar) de los que constituyen la matriz del suelo, hasta el punto de que interpretar generalmente la morfología de un  edafotaxa a partir de la roca madre subyacente comienza a ser una costumbre bastante arriesgada. Habría pues que hablar, precisando debidamente los términos, de materiales parentales autóctonos y alóctonos, a la hora de interpretar los perfiles de suelos.

desert-dust-universidad-de-cornell

Desiertos y zonas áridas como suministradores de materiales parentales a larga distancia para otros suelos. Fuente: Universidad de Cornell

Dicho esto, adelantemos que se trata de una conjetura, eso sí soportada por evidencias científicas, que pondría en entredicho parte del discurso edafológico, por lo que necesariamente debe ser corroborada/refutada mediante nuevas indagaciones. Ahora bien, lo que no puede seguirse defendiendo como “un hecho incuestionable” estriba en que la mentada roca madre es la que proporciona/desprende la mayor parte de los constituyentes de un suelo. Os dejo ahora con mail de Dick y una traducción mía bastante libre. Soslayo aquí el hecho de que a escalas temporales dilatadas, la superficie terrestre recibe grandes inputs de polvo cósmico (más de lo que nos imaginamos) o de los procedentes de meteoritos, por ejemplo.

Gracias Dick por todo lo que me has ido enseñando a lo largo de los últimos años, pero ante todo por tu amistad.

  Juanjo, my interest is (…)

Juanjo Ibáñez  

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Paisajes Arcillosos (WRB, 1998)

Antes de comenzar ha hablaros de los Vertisoles (WRB 1998, 2006-2007) en el marco de nuestro “curso básico: tipos de suelos del mundo”, siguiendo el guión esbozado para todos los demás Grupos de Suelos de Referencia de la FAO, realizaremos unos breves comentarios acerca de los paisajes en donde se ubican y/o que dieron lugar a la formación de estos edafotaxa. La traducción al español castellano realizada por Javier Manríquez Cosío de la monografía Lecture notes on the major soils of the world contiene un capítulo que versa sobre este tema.  Mientras los Arenosoles resultan ser suelos cuya estructura y dinámica viene condicionada por la abrumadora presencia de fracciones texturales groseras (arenas), los Vertisoles se encuentran al otro lado del espectro. Se trata de edafotaxa extremadamente ricos en arcillas expandibles (se dilatan en contacto con soluciones acuosas). Como se podrá observar en post posteriores, su estructura y dinámica resultan ser enormemente singulares.  Con un laboreo adecuado los Vertisoles pueden ser suelos extremadamente productivos.   

paisaje-de-vertisoles-fuente-university-of-idaho2 

Paisaje de Vertisoles Fuente: University of Idaho

(más…)

Etiquetas: , , , ,