Posts etiquetados con ‘Neolítico’

Fases de La Colonización Humana de las Américas y las Especies Invasoras

especie-inasora-sur-america

La mayor especie invasora en Suramérica. Fuente: Colaje Google imágenes

 La noticia de la que vamos a hablar hoy lleva el pasmoso título de: “ Early humans colonized South America like an invasive species”, que traducido del suajili al español castellano vendría a decir: Los primeros humanos que colonizaron América del Sur se comportaron como  una especie invasora o exótica. Debo suponer que algún ingenuo ciudadano que aún se resista a creer que los seres humanos no somos animales se habrá quedado aterrado. Hasta donde mi limitada mente alcanza a entrever, el hombre es un animal, algunos dicen que racional, aunque en mi opinión, si hablamos de especie, se trata de una conjetura que aún permanece por ser demostrada. Hemos invadido toda la tierra emergida y diezmado su biosfera, so pena de descapitalizar su futuro. Sin embargo ese es otro tema de mayor calado. Si como animales, racionales o irracionales, arribamos a otros territorios inhabitados y explotamos sus recursos prístinos, ¿Cómo debería apelársenos?. Pues simple y llanamente como una especie invasora, y si hacemos caso de las evidencias arqueológicas y paleoecologícas de la peor calaña. Resulta palmario que al autor o plumillas, al que se le escurrió el título” cabria llamarle ser humano pero calificarle de racional sería un exceso…… ¿No se encuentra repleta la historia de la humanidad de frases de la siguiente guisa: el pueblo X invadió al pueblo Y?. Otra cuestión deviene de reemplazar sibilinamente invadir por colonizar, o si usted es muy religioso, “evangelizar, cristianiza”, apostolizar”, (digamos pues “domesticar”) etc. etc. Un eufemismo detrás de otro.  ¡basura!.

 Seguidamente, la nota de prensa afirma que la invasión humana de las Américas ha sido distinta de la de Norteamérica, Europa o Australia ¿¿??. Aquí cabría recordar que aún desconocemos exactamente como se llevaron a cabo tales “evangelizaciones”. ¿Más madera a la hoguera!?.

 Eso sí, de ser ciertas otras conclusiones, la investigación atesoraría información de interés, si bien debemos recordar que sobre este asunto la comunidad científica aún sigue debatiendo con el ardor de los “invasores” más fieros y aguerridos, por lo que debemos sopesar los datos con suma prudencia. Los autores del estudio afirman que América del Sur (desconozco si incluyen Mesoamérica y el Caribe) tuvo la gran fortuna de ser “amaestrada”  en dos fases. La primera acaeció, hace 14.000 años, mientras que la segunda hará unos 5.500. En el primer “alunizaje”, aun en plena glaciación, aquellos animales racio/irracionales ocuparon numerosos nichos, y a falta de competencia, su población creció rápida y dramáticamente por todo el continente.  Seguidamente, la noticia nos informa de que, “como especie invasiva”, terminaron siendo víctimas de su propio éxito a consecuencia de la sobreexplotación de los recursos disponibles a su alcance y tecnología (léase rapiña). Y este hecho es el que estos sesudos investigadores denominan “comportamiento típico de especies invasivas”. Menos mal que otros organismos vivos fueron más salvajes que racionales, ya que gracias a ello, las repercusiones en la biosfera resultaron ser a menudo bastante más benevolentes que las derivadas de nuestras acciones.

 La segunda oleada humana acaeció entre los 5.500 y 2.000 años, a la que siguió otro crecimiento exponencial de la población, como resultado de la transición/reemplazo de las culturas cazadoras recolectoras previas, es decir paleolíticas, por otras agricultoras, y por lo tanto neolíticas.  Debería hablar se pues de “domesticación”, que no de invasión¿?. Obviamente no puede esta vez argumentarse nada apelando al uso de especie invasiva, por cuanto ya había seres humanos en el continente. Ahora bien, si las razas humanas las equiparamos a variedades pues…..”Iberoamérica fue atacada por una nueva “variedad invasora de humanos”.  Se trató pues de un simple “apostolado”, de una agricultura masiva (que debió afectar a grandes extensiones), a los que los autores llaman intensiva (que en términos rigurosos sería indefendible). Empero también hablan de comercio entre los moradores de unos asentamientos y otros. ¿Afecto tal repolitización a lo que hoy denominamos selvas vírgenes?. Como hemos mostrado en otro post, investigadores brasileños, en un trabajo mucho más rico en contenido, parecen constatar que así fue. Por lo tanto algunos esgrimirán que el Antropoceno llegó a las Américas por aquellas fechas.

Finalmente, los autores se preguntan hasta que punto la capacidad de carga humana que puede albergar de un territorio, pudo sobrepasarse con las tecnologías que usaban, y su relación con las sociedades contemporáneas.  En fin, prefiero no entrar en esta materia.

 Resumiendo, si ha habido una especie invasiva en este planeta más devastadora que el ser humano habrá que demostrarlo. Simplemente, bajo el lema de moda de las especies invasivas se vende mejor una noticia que aclarando sencillamente que, según los estudios de estos investigadores, se produjeron dos fases en la “culturización” del paisaje latinoamericano por el hombre” (léase degradación de la naturaleza), una llevada a cabo por culturas paleolíticas y otras por neolíticas. De ser cierto, resulta ser un dato interesante, que no tiene nada que ver, ni con el título, ni con el “presunto”  contenido novedoso y ¿probado? de los hallazgos que defiende la noticia.

 En mi opinión, muy personal, hoy la comunidad científica parece que, tras realizar un estudio, primero piensa y repiensa un título impactante y luego redacta un  paper que llame la atención de los periodistas, algo que se me antoja tan espurio como deplorable. ¿Sera mejor tener ocurrencias que ser un científico con mayúsculas?. Por lo que leo en estas y otras noticias, yo diría que así es.

 Por cierto la siguiente fase ya se encuentra en marcha, aunque no se percataran los autores. Hablamos de la abducción por la globalización que afecta a todos los moradores de este planeta. ¿Escribo un paper?; igual hasta cuela en una revista de campanillas, ya que lo que leo…… Empero, no se trata de emular a estos “comerciales”. Prefiero seguir llevando a cabo mi carrera como científico. Os dejo pues con esta exótica noticia…….

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

La Agricultura en Europa y sus Inciertos Orígenes

paleolitioco-y-neoliitico-en-el-mar

Paleolítico y neolítico a la orillita del mar . Colaje Google imágenes

En Europa, aún no sabemos a ciencia cierta cómo se produjo la llegada de la agricultura en el neolíticoque remplazó las prácticas paleolíticas y mesolíticas que la antecedieron. Hoy os mostramos tres noticias para que reflexionéis sobre ello. En la primera (8.000 años de evolución escritos en el genoma de los europeos) se nos informa que desde Anatolia pasó a las estepas y de allí al resto de Europa. Pero digamos de paso que se basa esencialmente en los estudios  realizados sobre restos humanos. En  cualquier caso, se defiende que llego al sur de Europa desde el norte de este continente. Sin embargo, la segunda noticia que recojo del resumen de un interesante trabajo (The Mesolithic–Neolithic transition in southern Iberia), sugiere que, al menos en la costa mediterránea llegó por el sur desde África, y posiblemente vía marítima. No obstante, estos últimos autores reconocen que en el norte de la Península Ibérica sí que debió  entrar por los Pirineos, es decir mediante transporte terrestre, pero no ocurrió lo mismo en la región meridional. Cabe señalar que en este caso los autores no trabajaron con restos humanos directamente, sino principalmente con informaciones arqueológicas y paleoecológicas. La tercera noticia, también recogida del resumen de un artículo científico, tan solo pretende señalar que algunos cambios ambientales que se produjeron en el sur de Europa durante y después de aquel evento (Holocene environmental change in a montane region of southern Europe with a long history of human settlement). Por lo tanto, al margen de otras posibilidades, es decir que llegara de los pueblos aborígenes de América por avión (ya tenemos las tres hipótesis muy dispares, eludiendo el espinoso tema de si puedo ser importada al Planeta Tierra de otros mundos extraterrestres en vehículos espaciales), lo que parece quedar claro, es que “a ciencia cierta” no lo sabemos. Todo depende del tipo de expertos (según disciplinas) y  lo que logran extraer de sus objetos de estudio.

En otros artículos he leído aún más de los traumáticos cambios alimentarios que sufrieron aquellos humanos al pasar de una dieta animal y recolectora a otra posiblemente vegetal sustentada fundamentalmente en el consumo de gramíneas. Ahora bien, las razones esgrimidas en la primera nota (que podremos leer abajo), a cerca del origen de  las diferencias anatómicas, carecerían de mucho sentido si realmente el escenario que acaeció se pareciera más al conjeturado en la segunda nota de prensa: que la agricultura arribara al sur del Mediterráneo desde el Magreb, por cuanto las diferencias anatómicas y raciales generadas por la adaptación a los hábitats y alimentos entre el norte y el sur de Europa son conspicuas y palmarias. En este sentido cabe citar que en al artículo en el que se defiende la hipótesis magrebí se habla de investigaciones previas en las que se constatan en que los pueblos europeos ribereños del sureño “mare nostrum” se detectaban en los humanos rastros genéticos de origen norteafricano. Tal hecho parece haber sucedido tanto al este como al oeste, o al menos desde Grecia a Iberia.

Más aun diversas publicaciones avalan que entre el Mesolítico y el Neolítico estudiados en el Mediterráneo, existe un hiato carente de información tras el cual súbitamente surgen las evidencias de prácticas agrarias. Y al parecer fueron más o menos simultáneas en las orillas de ambos continentes (África y Europa).

Las informaciones paleoecológicas, arqueológicas y genéticas hablan de pueblos mesolíticos que vivían a la orilla del mar y en cuya alimentación los productos pesqueros y el marisqueo conformaban una parte importante de sus ingestas, si bien consumían perros, y otros ganados cuyas especies sobreviven actualmente domesticadas.

Cuando desde el litoral de dos continentes, separados por unas pocas decenas de kilómetros, se salía de pesca, lo lógico es que contactaran, así de que de una forma y otra (a veces por las buenas, otras por las malas) debió existir  un intercambio cultural y genético. Este último hecho podría ser la causa de muchas de las diferencias morfológicas detectadas en la primera noticia y atribuidas a otros mecanismos. Empero durante mucho tiempo se negó tal posibilidad.,como os mostré en el post que hace referencia al dilema de los huevos de avestruz.

de Como profano en la materia, me resulta difícil entender, el aparente desconocimiento de la literatura científica por expertos de reconocido prestigio y en un tema tan debatido como este. También pudiera tratarse , o bien un posible desdén de unos científicos respecto a los hallazgos detectados por los otros. Sin embargo, que la cultura paleolítica cruzó los mares hasta llegar a Australia, hace más de 40.000 años, no necesita ya ser demostrado, como apuntamos en los siguientes post, entre otros: Extinción de la Megafauna de Australia y sus Repercusiones Clima, Suelos y Ecosistemas y La Gran Extinción de la Megafauna Terrestre: Australia.

Por conjeturar que no quede, y aquí lanzo la mía: posiblemente el intercambio cultural y genético fue constante a ambos lados del mar Mediterráneo durante miles y miles de años, como no dudo que ocurrió también entre los antiguos pobladores europeos y asiáticos. Reconozco que soy un ignorante, pero esto es lo que me dicta el sentido común. No obstante no soy el único que atesora esta opinión, como podréis observar preguntado a mi amigo Torcuato, el avestruz. De hecho, tenemos sobradas evidencias de que estos contactos sureños volvieron a acaecer posteriormente: La Desertificación del Sahara, El Neolítico en el Mediterráneo. Y como mínimo en tiempos históricos todos sabemos la ¿breve impronta? de la cultura musulmana en la Península. Seguramente los intercambios fueron numerosos en un pasado más remoto. En cualquier caso, una homogeneización posterior borró aparentemente las huellas, si bien todo apunta a que las culturas neolíticas procedentes de Magreb eran más sofisticadas que las que nos llovieron desde el norte. Cuando los que ostentan las tecnologías más sofisticadas son borrados del mapa por los que usan otras menos sofisticadas y productivas, ya puede inferirse lo acaecido: los norteños ganaron  a los sureños, ya fuera por la fuerza o por las epidemias que albergaban en su interior los norteños, como caballos de Troya.  ¿Amigos y Revueltos a lo largo de la historia?. Pues va a ser que sí.

Lo que realmente me preocupa es que tras enfrentarse dos hipótesis rivales, en lugar de debatir, los defensores se ignoren. ¿No se tiene tiempo para debatir?. ¡Claro, ya entiendo!: nos pasamos todo el tiempo pensando en publicar papers, y no queda ni un momento libre para que este tipo de discusiones. ¿Otra muestra de los extravagantes derroteros que sigue la indagación científica actualmente?.  

Juan José Ibáñez  

Vemos pues las  tres noticias…….

(más…)

Etiquetas: , , ,

Sorprendente noticia sobre la evolución humana: Un cuento sobre miel, cera, abejas y chimpancés

chimpances-neolitico-y-miel

Agricultores Neolíticos aprovechando la miel. Mira que eran feos. Fuente: M·GAV/.1

Allá por los años 50 del siglo pasado nació una entrañable amiga, en los páramos de Ávila. Tras la guerra civil española el hambre era desgraciadamente habitual. El interior continentalizado de la Península Ibérica, con tan largos y fríos inviernos (y huchas heladas) como tórridos veranos (cuando no sequías), comer verduras durante gran parte del año se encontraba tan solo al alcance de las oligarquías locales. Mi amiga comentaba sus casi invisibles rasgos de raquitismo infantil. Seguidamente, en el campo, me señalaba las hierbas que creciendo naturalmente eran comestibles. Los niños, en sus juegos alrededor del pueblo, las recolectaban y consumían, enriqueciendo una dieta en la que durante muchos meses la verdura brillaba por su ausencia. En navidad, los reyes magos la dejaban dos o tres mandarinas y algunas castañas, ¡manjares inauditos, por aquellos tiempos y en aquellas duras tierras!.  Hablamos de una labor recolectora, en estaciones y circunstancias desfavorables del “Neolítico”. Hagan hoy la prueba con algunos  de nuestros infantes, aunque no hace falta ser cruel; mejor probemos a alimentarnos así nosotros mismos y veamos que porcentaje no acaba en el hospital. ¡El conocimiento campesino, hoy casi perdido, en tiempos de crisis debiera ser recuperado, ya que no sabemos que nos deparará el fututo. Pero a lo que vamos (….).   

Como todo en la vida, hay noticias científicas que nos informan sobre la evolución humana que se me antojan un tanto desconcertantes. Quizás sea mi propia ignorancia, pero solo quizás. Se trata de este tipo de informaciones que en la prensa aparecen publicitadas a bombo y platillo por razones que no alcanzo  a entender. Como en otras ocasiones, no juzgo el artículo original, sino el modo en que los periodistas explican el hallazgo a los lectores. Personalmente, y por los motivos que ya expliqué en su día, este tipo de notas las incluyo en mi categoría mental “El dilema de los huevos de avestruz”. La noticia que os mostramos en el presente post nos informa de que “Los agricultores del neolítico ya explotaban las abejas de la miel” (pero también la cera, que resulta ser muy útil). ¡Pues mola, que interesante! ¡Qué listos eran nuestros antepasados!. Ahora bien tal expectativa, en principio, no se sostiene, cuando, como os narramos abajo”, ciertos simios (léase al menos chimpancés), ya consumían tal majar sorteando los peligros de las picaduras de estos insectos sociales posiblemente millones de años antes que nosotros. Y así uno podría cambiar el título, por el de “durante la evolución de los simios comienza a constatarse que el ser humano no ha perdido inteligencia ni aptitudes recolectoras” (afirmación que yo mismo pongo en duda, debido a los estragos que estamos causando actualmente a estos insectos, entre una gran variedad de dislates de toda índole).  Con toda la prudencia del mundo, yo me pregunto ¿No sería realmente extraño que no ocurriera así? ¿Por qué debe sorprendernos? Si especies durante la evolución de los simios podían usar tecnologías tan sofisticadas como los “palitos” con vistas a extraer ciertas sustancias alimentarias de sus cubículos naturales”, y el alimento en sí resultaba ser (como en este caso) altamente nutritivo, ¿por qué debía habérsenos olvidado?.  Introduzcamos o no el término domesticación en la secuencia, en mi opinión, tampoco altera la esencia del hallazgo, ya que aún no parece que tal domesticación se haya demostrado irrefutablemente.

Seguramente, desde el punto de vista de los expertos, el hallazgo rellene una pieza del puzzle en nuestro conocimiento de la evolución humana. Eso sí me parece que eliminamos una laguna un tanto trivial, aunque por ello, no menos importante para el erudito, empero desconcertante para los profanos en la materia, como yo.

Del mismo modo en la noticia que muestro seguidamente sobre los chimpancés, se menciona que el consumo de miel por estos simpáticos e inteligentes simios, no se producía, “como cabría esperar” en la época de mayor floración, sino cuando escaseaban los frutos/frutas. ¡Guau!. Es lógico suponer que recoger una fruta rica en azúcares conlleva menos riesgo que robar la miel de un panal ¿no? ¿Por qué iban a hacer lo contrario los “chimps”?. La inteligencia, tal como la entiendo, estriba en correr riesgos cuando son estrictamente necesarios, no antes ni después. Esto último lo hemos inventado, contra natura, los humanos modernos, que sí parecemos un tanto estúpidos.  

Supongo que las dudas, para mis desconcertantes de estas notas de prensa,  surgen a cause de su pobre redacción y adecuación  a los contenifos del estudio original. Son los propios plumillas (léase periodistas) los que deberían aclarar a los lectores ignorantes como yo cual es la sorpresa inesperada o el valor en forma de nuevos conocimientos de los resultados del estudio. Ya sé que es pedir demasiado, dada la formación del periodismo científico en español.  Empero esto no es periodismo, simple y llanamente. Un gabinete de prensa científica publica la noticia, y posteriormente los rotativos generales las reproducen como cacatúas. No hace falta ser un profesional con vistas a realizar tal sesuda tarea. Y así muchos ciudadanos continuaremos en ascuas, no sabiendo si realmente se menta algo interesante o simplemente se trata re rellenar espacios dentro de los periódicos, ya que en cuanto a la indagación científica concierne, en los staff de estos medios parece que ya no queda vida inteligente ¿tan solo crisis económica?.     

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Paleolítico Neolítico, Civilizaciones y Aldeas Globales de los Insectos Sociales del Suelo

hormigas-ganaderas-de-pulgones

Hormigas ganaderas de pulgones. Fuente Mother Earth News

Por sorprendente que parezca, el transito del Paleolítico, al Neolítico y éste a las Ciudades Estado, Naciones, Imperios y finalmente la aldea global, no pare ser una evolución exclusivamente idiosincrásica de las sociedades Humanas.  De hecho, también surge, desde ciertos puntos de vista,  en el mundo de las hormigas, y otros insectos sociales. Aunque la bibliografía sobre estos temas es relativamente abundante, al menos en inglés,  Tim Flannery sintetiza tal proceso en el libro que lleva por título “Aquí en la Tierra”. Así por ejemplo, como vemos y veremos en otros post (ver relación al final de este), Atta sexdens, parece que se encuentra actualmente dando el salto hacia las aldeas globales. Y así, las especies más primitivas y antiguas caracterizadas por sus hábitos cazadores-recolectores, aglutinan al mayor número de especies, en contraposición a las socialmente más evolucionadas y complejas con su sofisticada agricultura que tan solo han logrado unas pocas. Este es el caso de las denominadas ponerinas (1.600 especies incluidas en 28 géneros ). Sus sociedades paleolíticas, como las humanas, son las que agrupan un menor número de individuos en sus colonias, con tan solo decenas o cientos de obreras. Del mismo modo, como las relaciones que acaecieron entre los neandertales con los mamutsse especializan mayoritariamente en cazar  un exiguo número de presas, lo que les impide adquirir alimentos suficientes y de manera constante a lo largo del ciclo anual. Sin embargo, es justamente tal estructura de escasos individuos vinculados en estructuras sociales simples y laxas  la que parece haber favorecido su diversificación, ya que así se adaptaban a vivir en una gran variedad de Habitats. Como sucede con los humanos, la aparición de sociedades más avanzadas demanda que se logre un suministro suficiente de alimentación, como os explicamos en esta entrega.  No obstante, a lo largo de su trayecto evolutivo de muchas decenas de millones de años,  otras hormigas siguieron un proceso de socialización adquiriendo una mayor complejidad social, a semejanza de la seguida posteriormente por los simios bípedos. Según narra Tim Flannery, hará más de  cincuenta millones de años,  que algunas especies de hormigas modificaron sus estrategias de caza y recolección, comenzando un peculiar tipo de ganadería, es decir de una interacción simbiótica de naturaleza mutualista con otra especie, como se explica en el blog Diatomea Digital que lleva por título “Simbiosis: Las hormigas y su rebaño de pulgones” . En este post se relata como: “Las hormigas hambrientas que deambulan por nuestras cercanías, en vez de comerse a los pulgones, se acercan a ellos y los “ordeñaron” (…) Como si de un pequeño rebaño se tratara, las hormigas mueven a los pulgones a hojas frescas cuando las hojas se secan. Si llueve, las hormigas corren para resguardar a los pulgones de la lluvia, poniéndolos debajo de las hojas. Por lo tanto en esta entrega también se relata que cuando otras especies se atreven a depredar algún pulgón, son repelidas taxativamente por estas hormigas ganaderas. Tim detalla como este insecto social que se alimenta de los pulgones que a su vez se alimentan de la savia de las plantas, aprendió primero a reunir  a estos herbívoros en manadas o rebaños, construyendo refugios para su protección, cuando era necesario.  Pero sigamos (…)

(más…)

Etiquetas: , , , ,

La Desertificación del Sahara, El Neolítico en el Mediterráneo y los Huevos de Avestruz

Durante mucho tiempo, al leer artículos de arqueología y paleoecología me asombraba la recurrente presencia de huevos de avestruz en los ajuares funerarios del mesolítico y calcolítico del SE español. Según las teorías vigentes, estos debían proceder de África tras un largo recorrido en barco o por tierra, durante meses de viaje (¿cargados por équidos o camellos?), bordeando la costa del mediterráneo europeo. No puedo precisar adecuadamente los datos y detalles de que disponemos en la actualidad, ya que soy un profano en la materia.  Ahora bien, que en la enigmática Cultura de los Millares, en al árido SE de la Peninsula Ibérica siguieran apareciendo tales huevos  hace al menos 5.000 años, defendiéndose las largas rutas comentadas, cuando el norte de África se puede divisar desde muchos lugares (en los días despejados) se me antojada increíble. Al menos un atleta español ha podido recorrer a nado tal breve recorrido, a pesar de sus fuertes corrientes. Del mismo modo, los africanos desheredados desembarcan casi diariamente en las costas españolas haciendo uso de pequeñas y más que precarias embarcaciones (“pateras”). ¿Por qué entonces aquellas teorías vigentes persistían en tan peregrinas rutas?. ¿Cuál era el misterio por el cual los huevos de avestruz (junto a marfil de elefante, etc.) realizaban recorridos que difícilmente se atriburía a los seres humanos? ¿Se lo preguntamos a este singular animal? Eso sí, hoy os mostraremos como ciertos investigadores acaban de ofrecer una altrnativa más razonable. Sí, esa que yo sospechaba por el sentido común. El Neolítico entró en la Peninsula Ibérica por ese brazo de mar, como personalmente barruntaba.

avestrux-fuente-foro-de-fotos

Foto de un Avestruz tras leer que sus huevos arribaban a España por el este de la Cuenca Mediterránea después de viajes enormemente prolongados . Fuente: Foro de Fotos

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Erosión del suelo, Sabanas, y el Neolítico Bantú en África

Mientras hablamos de la historia de la etnoedafología y etnoagricultura de los pueblos de en unos continentes, soslayamos, desconocemos, o nos desinteresamos por las de los otros. Y en este lamentable contexto, África casi siempre permanece olvidada.  Por lo tanto, la historia del sistema suelo-planta-agua-hombre deviene dolosamente sesgada, con más agujeros que un queso de gruyere. Mientras en Europa estudiamos intensamente los acontecimientos acaecidos en los últimos milenios, en el continente denominado “negro” vivían intensamente los suyos, por mucho que lo ignoremos. Y todo ello no puede se entendido sin tener encuentra la expansión muy reciente de los pueblos Bantú, que colonizaron y dominaron a otras culturas, extinguiéndolas o arrinconándolas, como en el caso de los pigmeosLos  Bantú con el dominio de la siderurgia, llevaron a cabo una agricultura plenamente neolítica que barrió a otras pre y/o protoneolíticas (cazadoras recolectoras) o mesolíticas (ganaderas con o sin sistemas agrarios incipientes) en la mitad sur de este continente. Y al hacerlo, transformaron parte de su paisaje, convirtiendo, por ejemplo, las selvas tropicales del centro-sur del territorio en sabanas. La noticia de hoy nos informa como tal proceso causó fenómenos erosivos intensos que actualmente comienzan a ser cuidadosamente cotejados en relación con la expansión de las lenguas de estos agricultores. Por lo tanto, también necesariamente mutaron los suelosde unos tipos a otros. Tal colonización se inició hace tres mil años, finalizando hace pocos siglos, por extraño que nos parezca (siglo XVII). Y al hacerlo disminuyó la diversidad cultural del continente. Empero si tal invasión-colonización terminó hace unos tres siglos fue a causa de que se topó con la llegada de los “decoloradas” culturas occidentales, ya que aun les quedaba espacio y gente por doblegar y domesticar. Tan solo he leído algo de este tema en el fantástico libro titulado Armas, Gérmenes y Acero de Jared Diamond, un experto en biodiversidad. Abajo os dejo primero unos comentarios seleccionados de Wikipedia, y como no, la nota de prensa de un estudio científico. Comenzamos pues a reconocer que, en África, como en cualquier otro continente, la alteración de los paisajes no se debió tan solo al cambio climático, ese chivo expiatorio de toda nuestra soberana ignorancia acerca del devenir de la biosfera en los últimos milenios.  Eso sí, hay algo que no termino de entender en el estudio aludido. Se habla de la expansión de las sabanas en detrimento de las selvas tropicales a consecuencia de la agricultura. Empero, ¿que papel, principal o colateral atesoraron la megafauna de grandes herbívoros y carnívoros en tales transformaciones?.  Hoy en día, agricultura, ganadería y sabana cohabitan “de alguna forma” en la mitad sur de África. ¿Son en parte los aludidos espacios abiertos producto de un antiguo abandono de tierras? O por el contrario, ¿Tales ecosistemas fueron parcialmente diezmados por la expansión de los pueblos Bantú?. Muchas incógnitas y pocas respuestas. Desde luego no dudo que la degradación o transformación de los suelos debió acaecer. Reconozcamos que tan solo “aprehendemos” un poco de los hechos ocurridos en tiempos tan recientes de la historia de la humanidad “entera”. Esperemos que esta grave laguna del conocimiento termine por rellenarse, más pronto que tarde. Hasta entonces, la ecología de los paisajes aludidos (tanto como la historia de sus suelos) no se comenzará a entender razonablemente bien.

Juan José Ibáñez

termiteros-en-africa-fuente-ask-nature 

Termiteros en las sabanas de África. Fuente: Ask Nature

(más…)

Etiquetas: , , , ,