Posts etiquetados con ‘Perfil del suelo’

El enigma del destino de la sobre-fertilización nitrogenada: ¿emigración por escorrentía o en profundidad en el seno del perfil?

nitrogeno-fertilizacion-profundidad-del-suelo 

Fuente: Reserachgate  del autor del estudio Raymond R Weil

Ya os hemos comentado en numerosas ocasiones los perversos efectos del exceso de fertilización de los campos sometidos a la agricultura industrial. Estos se encuentran almacenados en nuestra categoría: ‘Degradación de Suelos: Contaminación’. Sabemos del dispendio y polución que generan en las aguas corrientes, su lixiviado y contaminación de los acuíferos, la proliferación de floraciones algales en la desembocadura de los cauces fluviales, las emisiones a la atmósfera en forma de gases con efecto de invernadero, y así, un largo etcétera. Se ha llegado a calcular  que más del 80% de estas enmiendas inorgánicas industriales son exportadas y dispendiadas, sin beneficio alguno para la producción de los cultivos, pero con severos perjuicios en lo concerniente a la salud humana y la degradación de los ecosistemas. Sin embargo en febrero de 2019 me llegaron varias alertas sobre el estudio del que vamos a hablar hoy, que se me antoja interesantísimo.

También hemos reiterado hasta la saciedad como, en la mayor parte de los temas que conciernen al trinomio-suelos-agronomía y medio ambiente, se comete el gravísimo error de estudiar/analizar/ generalizar indagando tan solo los centímetros superficiales del suelo. Por ejemplo, todas las estimas del secuestro de carbono orgánico e inorgánico de los suelos debieran hacerse estimando su contenido a lo largo del perfil completo. Y al no hacerlo, defendemos que las cantidades que suelen citarse en la literatura son unas palmarias subestimas de los contenidos reales, “que aún desconocemos“. También acerca de este tópico de moda, podéis encontrar abundante información en nuestra categoría ‘Biomasa y Necromasa en los Suelos: Raíces y Materia Orgánica’. Pues bien, vamos a ver qué tal apreciación es cierta en el caso del exceso de nutrientes. Y así la noticia de hoy nos informa de que: ‘Pocos estudios han investigado el nitrógeno residual del suelo a una profundidad superior a 30 cm, por lo que no sabemos cuánto nitrógeno queda y a qué profundidad del suelo’. Así al intentar averiguar la migración del nitrógeno se percataron de que en el área y con los cultivos que ellos analizaron: ʻen promedio, 253 kg ha-1 de nitrógeno disponible para la planta se mantuvo en el perfil de 0-210 cm después de los cultivos de verano, 115 kg ha-1 en forma de nitrato. Más de la mitad del nitrógeno restante se encontraba a una profundidad de 90 a 210 cm, por lo que probablemente se encuentre fuera del alcance de la cosecha de verano del próximo año.(…) El conocimiento de las cantidades y la profundidad del nitrógeno es fundamental para desarrollar prácticas de conservación que eliminen el nitrógeno residual, lo que puede ahorrar dinero a los agricultores en costos de fertilizantes y reducir las exportaciones polucionantes a los cuerpos de aguaʼ Dicho de otro modo, ese denominado nitrógeno residual se acumula en el seno del perfil a gran profundidad. Obviamente, no se trata de que los autores pretendan refutar los suficientemente corroborados estudios previos, sino que se toparon con un sumidero perdido que nos debiera ayudar a que en el futuro ofrezcamos mejores estimaciones del ciclo del nitrógeno en los paisajes agrarios. Ahora bien, ¿Cómo recuperarlo? Obviamente no sería ni prudente, ni eficiente dede un punto de vista económico, remozar todo el perfil del suelo periódicamente. Ahí me quedo con la duda, ya que no creo que se trate de almacenar tanto los lixiviados como el agua de escorrentía y volverlos a reintroducir como riego ¿?. Debemos felicitarnos de esa retención de nutrientes ya que palía en parte un mayor lixiviado del nitrógeno a las aguas dulces y atmósfera, que ya de por si es dramático. Eso sí, tener en cuenta que las cifras que muestran los autores solo tienen validez local, aunque el proceso seguramente sea bastante más generalizado.

Resumiendo, una prueba más de que la obsesión/vagancia de evitar cavar en el suelo, es un hábito que debemos erradicar ya ¡si o si!.  Os dejo pues con la noticia y el resumen del artículo original que se encuentra en acceso abierto.

Juan José Ibáñez

Continúa…………….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Los humedales, el secuestro de carbono de los suelos en profundidad y la subida del nivel del mar

humedal-suelo-hidrico-secuestro-carbono

Humedales, suelos hídricos y secuestro de carbono. Fuente: Imágenes Google

Interesante e ilustrativo estudio el que os mostramos hoy. ¿Todo?, Pues para ser sinceros juzgando la nota de prensa, va a ser que no. Os recomiendo su lectura hasta el párrafo que comienza con la siguiente frase: “Pueden ser los gigantes durmientes del secuestro de carbono global”. A partir de ese punto el mensaje de los autores comienza a perder peso, ya sea por exceso de márquetin y/o por ingenuidad. Por ejemplo, en la noticia puede leerse que: “Si esos humedales se duplicaran su secuestro de carbono, como hicieron otros humedales en el estudio en respuesta al aumento del nivel del mar, podrían secuestrar otros 5 millones de toneladas de carbono atmosférico cada año, lo que equivale a sacar a más de un millón de automóviles de la carretera”. Pues bien, si proteger y preservar los humedales de todo el mundo tan solo palía las emisiones de un millón de vehículos, no veo que el esfuerzo compense económicamente a los gobiernos y sus economías bajo la gobernanza de la dictadura financiera que actualmente padecemos. Con ello no quiero decir que no debamos preservar y regenerar los humedales a toda costa ya que atesoran muchos más servicios ecosistémicos que benefician a nuestra sociedad. Por ejemplo estos ecosistemas actúan de barrera contra diversos tipos de desastres naturales que azotan las líneas de costa, del tipo de los tsunamis, huracanes, etc. La dificultad es aun superior cuando se tiene en cuenta que una buena parte de ellos ya han sido degradados por nuestro incesante impacto ambiental a base de extender sin fin la generación de infraestructuras  y el turismo en esos enclaves.  Pero quedémonos con la primera parte que resulta ser de sumo interés.

El estudio muestra que al ascender el nivel del mar los humedales van capturando o secuestrando más carbono en sus suelos y hasta mayores profundidades. Y así podemos leer “Para los humedales que se enfrentaron a ascenso del nivel del mar, las concentraciones de carbono se duplicaron o casi se cuadruplicaron en solo los 20 centímetros superiores del suelo. Cuando los científicos observaron más profundamente, a una distancia de 50 a 100 centímetros debajo de la superficie, la diferencia llegó de cinco a nueve veces mayor”.

Como explica la noticia, la hidromorfía excesiva y la falta de oxígenos ralentizan la descomposición de la biomasa/necromasa, que termina acumulándose finalmente en el medio edáfico, ayudando a paliar el efecto de invernadero. Obviamente de subir y subir el nivel del mar, muchos humedales quizás no podrían elevarse tan rápidamente, terminando finalmente su vida bajo las aguas. Sin embargo tal proceso podría ser compensado por su expansión tierra adentro. No obstante, a menudo no sería posible debido al exceso de población y las mentadas infraestructuras en esos enclaves.

Os recuerdo que bajo este tipo de ecosistemas, los antaño denominados sedimentos marinos, soy hoy considerados edafotaxa, como describimos en nuestra entrega: “Suelos Hídricos o Suelos de los Humedales según la Taxonomía Americana”. No voy a elaborar este vez una relación de post, aunque sí os recomiendo este: “Humedales y Suelos Hídricos: Aspectos Básicos y Necesidad de Investigación”.

Independientemente, la nota de prensa atesora una lectura adicional para los edafólogos y estudiosos del secuestro de carbono por los suelos. Como ya he denunciado en varias ocasiones para el caso de los suelos emergidos, ese maldito habito de considerar que casi toda la materia orgánica de los suelos se almacena en los centímetros superficiales, debe erradicarse para siempre. A menudo, ya hablemos de unos o de otros, se almacenan ingentes cantidades de carbono en profundidad, por lo que cualquier cuantificación rigurosa debe incluir el muestreo todo el perfil del suelo, es decir uno o más metros. Y como usualmente no se ha actuado con la cordura que la evidencia empírica debía imponer, a la postre aplicamos modelos de simulación y otras herramientas estadísticas y computacionales alimentándolos con bases de datos deficientes, dando lugar a resultados que no corresponden con la realidad, distorsionándola hasta límites hilarantes.

Os dejo pues con esta interesante media noticia superior, advirtiéndoos de nuevo, que el final deviene como el de una película interesante con un desenlace nefasto.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

La temperatura del suelo y el cambio climático

perfil-del-suelo-temperatura

Perfiles de la temperatura del suelo a diferentes escalas y foto extraída de la nota de prensa original.                                  

Cuando se habla de la temperatura del suelo, nos solemos referir a la que puede medirse en su superficie, y esta fluctúa en estrecha reacción con la del aire.  Ahora bien, las estimaciones son muy distintas de las que se miden a lo largo del perfil edáfico. La Taxonomía americana clasifica los suelos hasta dos metros de profundidad, mientras que la WRB tan solo a uno. En cualquier caso el perfil mentado puede prolongarse mucho más en diversos edafotaxa. Debe también tenerse en cuenta que diferentes tipos de suelos se encuentran constituidos por materiales que poseen diferentes propiedades a la hora de difundir el calor. Hace ya decenios, mientras hacía el servicio militar, estuve colaborando con el lamentablemente fallecido Aureliano Blanco de Pablos del CEBAS (ahora conocido por el IRNASA) del CSIC en Salamanca. Aureliano era microclimatólogo y realizamos varias experiencias de campo juntos acerca de la temperatura y humedad del suelo a diferentes profundidades. Una de las primeras lecciones que aprendí, es que, por lo general, la temperatura desciende rápidamente conforme avanzamos desde la superficie hacia la base del solum, siendo las fluctuaciones día/noche  e incluso las estacionales, escasas conforme penetramos desde arriba hacia abajo, por el consabido amortiguamiento de los materiales edáficos. De aquí mi experiencia para poder discutir la sorprendente nota de prensa de la que hablamos hoy.  

 En la Universidad de Berkeley, algunos “expertos” parecen haberse preocupado por el olvido en los estudios de cambio climático a la hora de medir la temperatura del perfil edáfico hasta varios metros de profundidad, y estimar sus repercusiones sobre la pérdida de carbono, vía respiración del suelo. Por lo tanto, sus indagaciones hubieran estado más que justificadas, si no hubiera sido porque de suelos debían saber muy poco mientras que de sus microclimas, nada en absoluto, si se lee la nota de prensa. Utilizaron un instrumental muy sofisticado y durante más de un año. Los resultados obtenidos eran llamativamente alarmantes: estimaron una gran pérdida de carbono al aumentar artificialmente la temperatura, por lo que: ¡cómo no!, la nota de prensa advierte al “mundo, mundial”, de los efectos devastadores que se producirían de aumentar tres o cuatro grados la temperatura de la atmósfera, como predicen algunos modelos climáticos (muchas mayores emisiones de CO2 que las previstas hasta la fecha).   Y una vez más: ¡cómo no!, clamaron que esta grave omisión, repercute seriamente en las estimas y predicciones de los modelos climáticos. Eso sí por su ignorancia en todo lo relacionado con la microclimatología del suelo, calentaron el perfil del suelo por igual (homogéneamente), desde la superficie hasta más de dos metros. ¿Un error sin importancia?. ¡Pues va a ser que no!. Se trata de una barbaridad injustificable.  Reitero que si calentamos el aire tres o cuatro grados, la elevación de la temperatura a uno o dos metros será muchísimo menor, no llegando en casi ningún caso a sobrepasar unas décimas de grado. En consecuencia todos sus alarmistas cálculos se vienen abajo. Estudiar los efectos de los cambios climáticos sobre un recurso natural demanda trabajar conjuntamente con expertos en el tema. Empero al parecer a los primeros ¿expertos? Les parece irrelevante. Y así una gran idea se convierte en un deplorable estudio falazmente alarmante. No me dedico  a buscar notas de prensa y menos aún a leer papers con vistas a criticar a los expertos que trabajan sobre cambio climático, os lo puedo asegurar. Simplemente me leo las noticias de los boletines a los que estoy inscrito y….. por cada una de ellas razonable, se publican varias que son para tirarse de los pelos. Y hablamos de la Universidad de Berkeley. ¡Pero qué pena!, cuánto dinero y esfuerzo malgastado por no leer algo, unos principios básicos, antes de comenzar la investigación.   

Juan José Ibáñez  

Os dejo con la noticia en Suajili, ya que para que voy a traducir tanta tontería……

  (más…)

Etiquetas: , , ,

Rayos Congelados en el Suelo: Las Fulguritas o Piedras de Dios

relampagos-y-fulguritas-blog-gracias-cosmos

Rayos o relámpagos. Fuente: Gracias Cosmos

¿Fulguritas?. Como edafólogo no tenía noticia de estas fantásticas estructuras que pueden formarse en el suelo (aunque también en rocas) al entrar en contacto con un rayo o relámpago. Se trata de materiales que, debido a este proceso dan lugar a morfologías muy singulares, a menudo en forma de un árbol invertido o de sistema radicular. Imaginaros que excaváis un suelo con vistas a ver su perfil y observáis dos estructuras con geometrías parecidas, aunque unas compuestas de biomasa (las raíces) y otras de material vítreo. ¡Que sorpresa! Otra maravilla que atesora el universo invisible que disfrutamos bajo nuestros pies. Se trata de una singularidad edafológica digna de ser preservada, por cuanto resulta enormemente enigmática y hermosa. Más aun, los propios rayos atesoran la misma estructura fractal que las raíces y las fulguritas resultantes de un impacto. En otras palabras, al impactar el relámpago en el suelo (aunque no en la roca, como os explico más adelante), genera un objeto cuya forma resulta ser especular, de la misma clase. Sorprendente ¿No? Las fulguritas tienden a ser más claras (mejor estructuradas) y frecuentes en los paisajes arenosos (por ejemplo, las dunas) y los Arenosoles, aunque también aparecen en suelos arcillosos. Abundemos pues en estas sorprendentes formas que a las que pueblos y civilizaciones anteriores les atribuyeron todo tipo de propiedades, incluso curativas y divinas. Comencemos pues (….)    

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Descripción de un perfil del suelo: Un video Divulgativo

No soy muy proclive a incluir videos en los post, debido a que tengo noticia de que muchos jóvenes que viven en Latinoamérica no tienen banda ancha en sus casas. Sin embargo, de vez en cuando (…..). Llevo años buscando material visual decente en español-castellano sobre temas edafológicos de interés general. Os puedo asegurar que no es fácil encontrarlo. Pero finalmente cacé una serie bastante digna de la que ya os ofrecí la primera entrega hace unas semanas (color del suelo). Este material ha sido producido por el Instituto de Estudios de la Educación de la Universidad Politécnica de Valencia. Debemos aplaudir esta iniciativa. Uno de ellos nos muestra como se debe describir un perfil del Suelo, actividad imprescindible para entender la edafología. Seguidamente os mostramos el enlace para que lo visionéis, no sin antes realizar algunas matizaciones.

moteados-de-pseudogely-en-un-paleosuelo-fuente-southampton-university

Moteados de peudogley en un Paleosol

School of Ocean and Earth Science , National Oceanography Centre, Southampton Southampton University

Visionar el video pinchando aquí http://politube.upv.es/play.php?vid=45768

describir el perfil de un Suelo

Fuente. Instituto de Estudios de la Educación (UPV, Valencia, España)

(más…)

Etiquetas: , ,