Posts etiquetados con ‘política científica’

Compartir libremente el conocimiento: ¿El fin del Publica o Perece?

open-acccess-para-horizonre-2020 

Hace aproximadamente un año las autoridades de la Unión Europea (UE) sorprendieron a la comunidad científica con el anuncio de un aparente giro de 180 grados” en la política de diseminación de los resultados en las publicaciones científicas. Oficialmente, a partir de 2020, todos los resultados de las investigaciones llevadas a cabo con financiación pública o pública-privada deberán ser accesibles al conjunto de la ciudadanía. Más aun, como cita textualmente la primera nota de prensa;Además, pidieron ampliar el ámbito de la investigación e introducir cambios como, por ejemplo, en la manera en que son evaluados los científicos. Según señalaron, ya no deberían ser juzgados por el número de publicaciones que producen sino más bien por el impacto social de su trabajo. “Un acceso abierto rompe los muros que rodean a la ciencia y garantizan que la sociedad se beneficie todo lo posible del conocimiento científico. Pues bien, en una primera lectura, podría concluir afirmando a la ligera (i) “por fin, comienza a discernirse entre cantidad y calidad; (ii) “por fin” nos libramos de un oscuro modelo de negocio que es el que llevan a cabo las multinacionales de la literatura científica, en el que los investigadores cargan con la mayor parte del trabajo, mientras las mentadas empresas abducen pingues beneficios económicos; (iii) “por fin” cuando remitamos los resultados de nuestras investigaciones, nos libraremos de veleidosos e interesados editores y revisores que a menudo juzgan a los científicos en función de sus gustos y preferencias; (iv) “por fin”, nos zafaremos de la opresión de ciertos lobbies de colegas que hacen de ciertas revistas sus cortijos o haciendas personales en las que campan a sus anchas con todo tipo de arbitrariedades; (v) “por fin”, podrá publicarse sin tener que cambiar de líneas de investigación que, al ponerse de moda, permiten “colar” estudios de dudoso valor, en favor de otros que aunque en un momento dado llamen menos la atención, atesoran gran calidad científica y potencial heurístico; (vi) “por fin los jóvenes investigadores” podrán librarse de ese yugo que deviene en prestar más atención a la publicación de los resultados, sea como sea, en detrimento de centrarse plenamente en investigar en su ámbito de interés y no en estar pendientes de la última moda; (vii) “por fin” nos libraremos de las malditas Publicaciones salami, que consisten en lograr publicar diez artículos, generalmente de mediocre calidad en lugar de uno digno de calificarse como excelente. (viii) por fin las universidades y centros de investigación más humildes, con pocos recursos económicos, podrán beneficiarse de la lectura de los trabajos más punteros, al derribarse ese muro que residía en unos precios desorbitados, y poder así adquirir y leer los artículos más novedosos de su interés.  Sin  embargo, una vez más no es oro todo lo que reluce.

 Como científico y persona dedicada al estudio del medio ambiente, aplaudo tal decisión. Ahora bien la UE, como otras instituciones internacionales, toman decisiones normativas que podrían librar a la indagación científica de un rumbo que nos lleva por senderos procelosos, pero que finalmente fracasan a la hora de implementarse con las medidas adecuadas, poniéndose finalmente más obstáculos en lugar de eliminarlos.

 Por todo ello, la UE debiera proporcionar unas directrices a seguir para cumplir esos objetivos y también aclarar a profesionales y ciudadanos que significaUn acceso abierto rompe los muros que rodean a la ciencia y garantizan que la sociedad se beneficie todo lo posible del conocimiento científico”. Cuidado, ya que como veréis todo podría terminar con un ataque a la investigación básica, que no deja de ser el corazón de la ciencia, sin la cual la famosa I+D+i podría devenir en un estrepitoso fracaso. Si en cuatro años se desean cumplir los objetivos que desean, debieran comenzar ¡ya! a esbozar sus intenciones: (i) ¿Cuál es el camino, y en qué consistirán los nuevos sistemas de diseminación de los resultados?; (ii) ¿Cómo se valorará la actividad de los científicos?.  Como podréis leer en un documento, del que adjunto el enlace, la primera pregunta “parece” tener ya respuesta, pero de la segunda no dicen ni pio.

 Si, el movimiento en “open access” (acceso abierto) prometía ser  una vía adecuada, pero, o: (i) ha terminado por convertirse en un pantanal, repleto de editoriales y revistas que hacen gala de una deplorable praxis y peor calidad cuyas, de madres y madres son desconocidos; o (ii) entramos en la dinámica de otras aceptables (las editoriales tradicionales) en las que cabe la posibilidad de que los autores tuvieran que desembolsar indecorosas cantidades de dinero con vistas a que sus contribuciones aparezcan en acceso abierto, lo cual (y en tiempos de crisis económica), tan solo beneficia a las instituciones científicas y equipos de investigación que disfrutaban mayores fondos económicos….

 Por lo tanto, con los años, uno deja de interesarse en las buenas palabras de estas instituciones, que tienen el mismo valor que las de los políticos en periodos electorales y pido respuestas del tipo: ¿cómo, cuándo, donde, por qué? Para los gestores (léase una vez más políticos de la UE), cuatro años son eternos, y cuando llega el momento te espetan frases de la siguiente guisa: “no me acuerdo”, “ha resultado ser un proceso mucho más complejo del previsto en primera instancia”, las circunstancias actuales no lo permiten, “aunque sería deseable por lo que habrá que esperar a que la coyuntura sea propicia”, etc. etc.

 Cabría recordar que el movimiento en acceso abierto surgió con fuerza en EE.UU., a mediados de la pasada década, siendo respaldado por las instituciones gubernamentales de mayor prestigio, así como por las universidades e institutos tecnológicos con mayor peso. Sin embargo una década después, o hay que pagar por publicar en acceso abierto, o subir una versión no definitiva del artículo a repositorios del tipo Researchgate o Academia.edu. Algo es algo, desde luego, pero dista mucho de todas las promesas que se hicieron en su día y que, como no, se incumplieron. Y mientras tanto la promoción de los científicos transita por  los derroteros tradicionales: “publica o perece. Aunque también siempre existen editoriales de prestigio como la propias Nature que se dedica a jugar con las dos barajas: la antigua y la que “parece nueva”.

El mismo día que apareció en los rotativos la nota de prensa que os mostramos hoy en español-castellano, nos llegó otra de EE.UU., esta vez en suajili que no tiene desperdicio.  ScienceDaily recogía un artículo propagandístico de Frontiers , varios problemas de la ciencia actual como lo son las publicaciones científicas, falta de creatividad, exceso de competitividad, publica o perece, publish or perish, etc. Frontiers es na iniciativa del Grupo Nature. Esta la hemos colocado en último lugar.

Frontiers me escribió varias veces (supongo que como a otros muchos colegas) invitándome a lanzar alguna iniciativa. Ante la duda pregunté a varios amigos norteamericanos, y eso a pesar de su pleno apoyo al acceso abierto. Ninguno de ellos tenía una buena opinión de este tema editorial, por lo que decliné la oferta. Ahora bien, esta iniciativa, en la que participa Nature, defiende (como veréis abajo) el acceso abierto mientras que la propia revista es un icono de lo que ahora la UE parece decir  “entre líneas” no desear, o al menos eso se sobreentiende. ¿Un tanto extraño no?. Pues bien: sobre Frontiers, en Wikipedia. puede leerse que la comunidad científica en USA la consideran una revista depredadora (“potential predatory open access publishers [4]), es decir muy mal valorada, tanto como esas que hemos acusado de no tener padre ni madre, si bien tales acusaciones genéricas provienen de aquellos que defienden el status quo. En mi opinión las editoriales tradicionales son tan depredadoras como las de acceso abierto de mala calidad, pero esta últimas albergan unos contenidos realmente infames.

 También habrá que esperar a ver la reacción de las multinacionales-editoriales científicas, por cuanto no van a permitir, sin luchar arduamente, perder su modelo de negocio. Por otro lado, gran parte de las mismas son europeas que no americanas, y ya veremos de qué modo responde la UE a sus lamentaciones cuando se hable de los muchos millones de Euros que están en juego para varias empresas europeas. El final… “quien hizo la ley hace la trampa”. Resumiendo y apelando a otro refrán, ya que no me valen las decisiones de los que suelen incumplirlas: “Obras son amores y no buenas razones”. A bajo os muestro algunos post que demuestran como nosotros venimos defendiendo que él publica o perece ha generado mucho más daño que beneficio, tanto a la ciencia como a los buenos investigadores, fomentado la mediocridad.  

 Mi respuesta testimonial a la UE: ¡Me parece muy bien, fantástico!, pero por favor aclárennos, como lo van hacer sin que los investigadores de a pie salgamos perjudicados.    

 Pero si no queréis esperar y ver sobre que versa el tema Por favor lee este Documento de gran novedad publicado en 2016 por la UE

 Guidelines on Open Access to Scientific Publications and Research Data in Horizon 2020 (Febrero 2016)

 Resumiendo: palabras, palabras y palabras que no cambian nada, al menos de lo que muchos como yo ya hacíamos hasta hace 4 meses, respecto al acceso abierto, sin mención alguna a los criterios que reemplazarían al “publica o perece”.  

 Juan José Ibáñez

 Os dejo ya pues con las notas de prensa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

La Neutralidad de la Ciencia: Intereses Institucionales, Guerras Nacionalistas y Noticias Científicas

Como algunos de vosotros ya sabéis, este es el segundo año que imparto una asignatura sobre metodología de la investigación científica en un Master de Postgrado de la Universidad Politécnica de Madrid. Buena parte del material que proporciono a los alumnos se encuentra en nuestro blog. El primer módulo versa sobre la filosofía de la ciencia y el método científico (ver categoría “Curso Básico Sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia”). El segundo pretende introducir a los alumnos indirectamente en la sociología de la ciencia, a través de los post que incluimos en la categoría “ Curso breve sobre Periodismo Científico”. Finalmente algunos contenidos adicionales se albergan en el denominado  “Curso Básico de Ciencia para Jóvenes Universitarios y Tecnólogos”. Pues bien, basándome tanto en los post del curso periodístico como en muchos otros pertenecientes a la categoría “Prensa y Política Científica” insisto a los alumnos en que la ciencia difícilmente puede ver neutral cuando los científicos no lo son. Muchos los expertos que opinan lo mismo. Más aún, vengo lamentándome que los Gabinetes de Prensa de las Instituciones Científicas lancen como noticias relevantes muchas que crecen de escaso interés, soslayando otras de las que soy curiosamente informado a través de noticieros científicos procedentes de otras partes del mundo, como EE.UU. Obviamente, me refiero a estudios llevados a cabo en los que intervienen investigadores del “Estado Español”. No se trata de un ataque directo a nadie, entendiendo que desde diversas instituciones se interpreten las noticias de forma singular. Recordemos que en muchos de estas publicaciones intervienen organizaciones de otros países, por lo que un trabajo puede dar lugar a tantas notas de prensa como Universidades y Organismos de Investigación, aportan autores y coautores. Todo este cambalache se me antoja redundante y confuso (por no decir contaminante) para los sufridos lectores ciudadanos de la prensa científicas. Pues bien, ayer, 26 de Marzo de 2013, el boletín de noticias mi+d me sorprendió al publicitar dos noticias distintas procedentes que nos informaban sobre la misma publicación. Más adelante os ofrezco los encabezados, que no los contenidos completos (basta pinchar en los enlaces y los podréis visionar). Desconozco si ha habido algún tipo, implícito o explícito, de enfado o desacuerdo entre ambos gabinetes de prensa (incluso pudiera ocurrir que las desavenencias surgieran entre los propios científicos que pertenecen al mismo Departamento mixto, pero como miembros procedentes de distintas instituciones (no suelen ser casos inusuales las disputas en tales entes, os lo puedo asegurar) Simplemente, os dejo las noticias y quien lo desee puede “indagar”, actividad que brilla por su ausencia en el periodismo científico del país. Sin embargo, para mi asombro, un día después (27 de marzo de 2013) también el boletín de noticias mi+d vuelve a publicitar dos noticias diferentes cuyos títulos vuelven a ser reveladores. También os lo proporciono.

el-nacimiento-de-venus-fuente-historia-del-arte

El Nacimiento de Venus. Fuente: Fuente: Historia del Arte

Empero si se trata de hablar de política científica, resulta penoso que la noticia más relevante la ofrezca el interesante blog de David Barrado. El científico y bloguero nos habla del riesgo de colapso que puede sufrir una instalación científica que pertenece al mismo ámbito de conocimiento de las dos primeras que os mostramos hoy. No puedo ofreceros mi opinión debido a que (i) desconozco lo realmente ocurrido (bien pudieran ser narraciones independientes que se escribieron sin tener noticia de la otra, aunque…) y (ii) pertenezco a una de las Instituciones implicadas. Simplemente que todo esto me genera pesadumbre. Y reiteremos que en ciencia como en cualquier faceta de la vida, todo depende del cristal con que se mire, la institución en la que se trabaje, y el nacionalismo, que no nacionalidad que se profese. Juzguen ustedes. Con vistas a ayudaros a que extraigáis vuestras propias conclusiones os dejo también elanzados el título del artículo científico original y los autores del estudio (pinchando en sus nombres detectaréis su asignación laboral.

En fin (…) trabajo de campo para los alumnos de la UPM.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

El Carnaval de Los Números Imaginarios de una Política Científica Bananera (recortes, agricultura y suelos)

Empezamos el mes al ritmo de carnaval, al menos en materia de política científica en España. Quizás muchos latinoamericanos no lo entiendan, empero cuando hablamos de investigación todos los latinos nos parecemos mucho, al menos en materia de prioridades científicas. Nuestros políticos hablan de su interés por la ciencia y el desarrollo tecnológico, empero entre bambalinas se burlan de ella.  Y comienza el carnaval con una encuesta que constata que los ciudadanos consideran que científicos y médicos son los colectivos más fiables, como se describe en la siguiente nota de prensa:Todo el poder para la ciencia, justamente en el momento en que la imagen de los políticos más que tocar fondo, es abducida hasta el subsuelo. “No me toquéis el suelo que me pongo de los nervios!. Justamente, en sus deseos irrefrenables por calmar al populacho, recortan drásticamente la financiación en los proyectos de investigación  que afectan al ámbito de  la ciencia española que alcanza las mejores notas a nivel mundial, muy por encima de la media internacional. Hablamos de las ciencias agrarias (dejemos el número de papers al margen, ya que confundir calidad con cantidad nos conduce a falacias colosales). Cabe mentar que, en edafología, la mayor parte de los colegas y revistas son incluidos(as) en esta rama del conocimiento (aunque yo no esté en ella). Podéis informaros de tal  extraordinario golpe de timón en la siguiente noticia  “Hacienda paraliza fondos para I+D” Supongo que los amigos europeos de nuestros gobernantes les habrán gastado alguna broma, muy pesada por cierto, ya que justamente el mismo día  la Comunidad Económica Europea lanza una noticia enormemente deseada por todos los que reconocemos la importancia del recurso suelo Actuaciones para mejorar el suelo e incrementar la seguridad alimentaria mundial. Resulta palmario que el Estado, por una vez, a “actuado con la presteza de un correcaminos” (ya halaremos de este tema en nuestro próximo post) Ósea, que tiramos piedras contra nuestra joya de la corona, dejando lo menos malo para las restantes (mal que les pese a los “tocagenes” y practicantes de otras ciencias sexi en este país esquizofrénico) aunque para “parecer originales” tomamos la dirección opuesta a la que escogen nuestros ¿socios europeos?. Lo dicho, comenzado el mes de febrero, en una país que sufre un estado tan febril que está a punto de dejar al enfermo en un camino de no retorno. Con tal motivo seguimos con nuestras inolvidables y carnavaleras chirigotas gaditanas. Hay que celébralo por todo lo alto (por abajo…., es decir, los suelos, nada de nada: esos son para el ladrillo). La fiesta comienza y al paso que vamos superaremos los carnavales de Brasil en breve. ¿No es esto el progreso? Todo parece apuntar a que el ministerio ¿competente? hace las cuentas con números imaginarios, que no reales. Carnaval apasionante el que nos espera en 2013, muy tropical, pero también bananero. Y por eso aun esperamos expectantes: ¿qué escuela de samba saldrá finalmente triunfante?. ¡¡¡¡Que la fiesta continúe!!!!!…..

carnaval-eisntein

Einstein infiltrado partido de risa. Fuente: Blog Hablando de Ciencia

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , ,

El Arte de lo Imposible: Hacer Ciencia en España

Cuando se edite este post (ya programado) estaremos en la manifestación promovida por la iniciativa “con I+D+i sí hay futuro”. Veremos cuantos investigadores sénior asisten.  Si la ciencia no es un arte, hacer ciencia en España sí, y por lo que se vislumbra, deberá ser tarea de artistas de talla universal en el futuro. Otra cosa es que yo oculto un secreto que un día os narraré con más detenimiento. En el año 2.000 decidí no pedir un euro a nadie y he creé la “Fundación Juan José Ibáñez para el progreso de la ciencia de Juan José Ibáñez”. Si trabajas en materias teóricas puede resultar viable, gratificante y económicamente viable aunque duro. Extraigo unos pocos de cientos de euros mensuales de mi sueldo y ya está. Eso sí, como lo sigan recortando mi salario (…). ¿Vacaciones?: ¡También!. Una semanita o dos en los alrededores del congreso fuera de España al que cada año decido asistir (tal Fundación no da para más). Sin embargo, la indagación científica de un país no puede progresar así. Hace falta mucho más. Ya os he propuesto una iniciativa en un post anterior: “El Colapso de la Ciencia en España. El CSIC y las Fundación BBVA, Fundación Banco de Santander, Fundación Mapfre, etc. Una llamada de Auxilio para Salvar la Ciencia Española”. Veamos si estos entes se encuentran realmente preocupados por el futuro del país, y no por los números de sus cuentas bancarias de sus promotores, en donde quiera que estén. Empero lógicamente, no soy ni el primero ni el último que está hasta las narices de una situación que empeora cada vez que hablan o mueven un dedo nuestros políticos. Los que ostentan el poder, por cuanto además cometen errores espeluznantes, como acusar al CSIC en materias que competen a un ente del ministerio acusador, que no a la institución mentada. Eso sí que es echar balones fuera. ¿Y que decir de la oposición mayoritaria? ¡Perro ladrador poco mordedor! Ellos fueron los que se abrazaron las tijeras de los recortes tras insistir hasta el hartazgo durante siete años en la importancia de la I+D+i. Ahora braman contra los que ellos mismos iniciaron. ¡soms ingenuos pero no tontos! Ya sabemos como opera la política. No abundaré en el tema porque me caliento.

la-ciencia-en-espana-fuente-stellarscout 

La ciencia en España hoy. Fuente: Blog  Stellarscou

Tan solo deseo hoy que leáis una nota de prensa escrita por José S. Carrión. Catedrático de Botánica Evolutiva de la Universidad de Murcia 8al que le he robado parte del título), así como un post redactado por José María Fernández desde su blog Bioinformática bajo el título de “Movilizaciones por la Ciencia el próximo 19 de Diciembre”. ¿Nos vamos a movilizar?. Abajo os dejo el enlace para que leáis la nota de Carrión. Lamento ser crítico con mis colegas senior, pero dudo que asistamos más que un grupito. Obviamente los más jóvenes “espero y deseo” que participen masivamente. ¿Ciencia en España?. ¡Requiescat in pace. Amén!. Ya lo advertí en 2008 y aun antes, pero es que, al perecer (perdón al parecer) los sacerdotes de la ciencia en esta “santo” país son de un ingenuo subido de tono.

Juan José Ibáñez

inversion-espanola-en-ciencia

La deplorable inversión Pública Española en Materia de Ciencia, y aun quieren que sea peor Fuente: Carta Abierta por la Ciencia en España

(más…)

Etiquetas: , ,

La Crisis Permanente de la Ciencia Española: Una Lección para Latinoamérica

Resulta obvio que España no es un buen ejemplo para Latinoamérica en materia de política científica. Iría un poco más lejos y defendería que para nadie. Tales afirmaciones pueden resultar un tanto paradójicas si añado que los investigadores españoles no son malos a nivel internacional. ¿Cuál es el problema? En realidad existen varios. No puedo llevar a cabo un análisis pormenorizado sobre los males que aquejan  a la indagación científica en esta país, tan solo ofrecer pinceladas. Ya os comenté hace años que constituimos parte de la mediocridad  cualificada, por más que moleste a algunos. Es decir, se publican muchos artículos en revista de impacto. Sin embargo, la ciencia española no despunta. Y al perecer, los medios de comunicación se han dado cuenta ahora, tras varios años de autocomplacencia, justamente cuando atravesamos una gran crisis económica que ahoga los presupuestos otorgados en los últimos años para llevar a cabo tales menesteres. Empero la noticia enlazada da cuenta de una realidad palmaria de la que nunca logramos salir. Cuando no existe una verdadera política científica adaptada a las necesidades de un país, cuando los medios (los papers) se transforman en el fin, cuando los científicos españoles hacen suyo el lema de “publica y perece”, confundiendo calidad con cantidad, cuando el tejido industrial y social no es proclive a la hora de transformar la buena ciencia en innovación y desarrollo, cuando la comunidad científica en el Estado equipara un buen sistema de investigación e innovación exclusivamente con generosas dotaciones económicas, cuando los políticos y los propios colegas se ufanaban que en función de la cantidad de artículos publicados España era entre la novena y la décima potencia mundial en el ranking de la producción científica, cuando se defiende que la  ciencia trasnacional debe reemplazar el papel esencial de una investigación básica, siempre necasaria para dar saltos cualitativos que generen grandes frutos a largo plazo, cuando el mecenazgo científico se confunde con el marketing que intentan mostrar ciertas empresas y compañías otorgando premios con cuantías ridículas o galardonando a los de siempre (el establishment), cuando jóvenes transgresivos y creativos que intentan abrir novedosas vías de investigación son castrados por los que se consideran “sacerdotes de la ciencia”, cuando la endogamia y los lobbies institucionales priman sobre la captura de grandes talentos internacionales (por mucho que digan lo contrario), etc. etc. ¿Qué se puede esperar?. Pues miren ustedes llevo realizando tales denuncias en esta bitácora desde 2005, para el disgusto de muchos. Y ahora que estamos en crisis, y todo se ve de color muy negro, uno de los grandes rotativos que venía defendiendo las bondades y éxitos de la ciencia española publica un artículo que viene a avalar lo que llevo clamando hace ya seis años, es decir que  la ciencia española no despunta. Del mismo modo, hace unos días un fantástico periodista  como Javier Pujol Gebellí se lamenta, con escepticismo, en un post que lleva por título las elecciones que vienen, de las pocas y parcas promesas (y menos aun realidades) que espetan nuestros políticos en tiempos de crisis ante en las elecciones de 2011 sobre esta materia. Y yo debo responder que no queremos enterarnos de en que consiste  la indagación científica, y como funciona. Algunos aspectos ya los trate en los post de nuestro breve curso sobre periodismo científico. ¿Y que lecciones pueden aprender los políticos e investigadores de Latinoamérica, de este “querer y no poder” que ha demostrado con creces, una y otra vez, el Estado y la Comunidad de Científicos Españoles?. Francamente varias y muy interesantes (….). Veamos de qué hablo.

 ciencia-en-espana-fuente-periodista-digital

La Ciencia es España. Blog Periodista Digital

(más…)

Etiquetas: , ,

Tejido Industrial e Innovación en España: Problemas Histórico-Estructurales

Llevamos décadas lamentándonos en este país de que la ciencia no se traduzca en innovación y desarrollo tecnológico. Veinte años mareando la perdiz y apuntando posibles causas de la paradoja Española, una versión histriónica de la consabida paradoja europea, cuando se compara con lo que acaece en Estados como EE.UU o Japón. Empero a la hora de analizar todo problema o paradoja uno debe hurgar en sus raíces históricas. Francamente, no he leído un análisis profundo en esta materia, aunque no puedo defender su inexistencia(s). En este post expondré una hipótesis personal. Tal razonamiento se lo he explicado a personas más versadas en economía que este impresentable blogger. Siempre he recibido la misma respuesta: ¡curioso, interesante, podría ser!. Por lo tanto os la explico a vosotros, a sabiendas que puedo patinar. Pero quizás, después de todo, no sea tan descabellada. Parto de la premisa de que un pueblo entero (cualquiera) no puede ser incompetente por naturaleza. Siempre deben de existir razones y posiblemente más de una tras los problemas que padecemos. Si aporto un nuevo elemento a la ecuación, bien venido sea. Si alguien esgrime con “argumentos serios” que yerro de pleno, también ayudará a aclarar mis ideas. Avancemos prosaicamente las conclusiones que se desprenden de mi tesis. La responsabilidad la tiene ese pequeño dictador llamado Franco y la política exterior norteamericana. Se antoja pueril ¿verdad? Ahora bien, permitirme que me explique.

hitler-and-general-franco

El Encuentro de Hendaya

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

De la Burbuja Financiera a la Burbuja Científica (un sistema de publicación científica que no funciona)

Miguel Delibes, Profesor de Investigación del CSIC, se asemeja en muchos aspectos a su afamado padre, escritor del mismo nombre. Como él, atesora un semblante plácidamente benefactor. Y de Don Miguel también heredó su talante. Se trata de los pocos investigadores de mi Institución del que jamás he escuchado crítica alguna, sino todo lo contrario. Un lujo en nuestro mundillo científico. El otro día, en el rotativo Público.es apareció publicado un certero y breve artículo suyo que hacía referencia al de otro colega que no tiene desperdicio. El suyo llevaba el sugerente título ¿Burbuja científica? No puedo estar más de acuerdo con su contenido, del mismo modo que respalda mis tesis: el sistema vigente de publicación en las revistas científicas no funciona e irá a peor. Algo debemos hacer si queremos optimizar la financiación que invertimos en ciencia: monopolios, competitividad desaforada, equiparar la calidad con la cantidad, confundir los fines con los medios y otras lindezas de sabor ultraneodarvinista aquejan al acríticamente denominado sistema “objetivo” sistema de “revisión por pares” (o iguales)”. Esto tiene que cambiar y pronto.

miguel-delibes-de-castro-csic-espanaMiguel Delibes de Castro, CSIC, España

La analogía entre la burbuja financiera y la burbuja Científica, se me antoja francamente interesante, aunque no de cuenta de todos los puntos débiles del sistema actual de publicación que, para mi, es sencilla y llanamente perverso. Obviamente, tras leerlo uno podría pensar que Nature y Science son el problema. Presupongo que para Miguel tampoco, como de hecho insinua. Tan solo son se trata de las puntas del Iceberg, y como tales devienen en emblemáticas. Empero, como ya hemos comentado en otras ocasiones, las multinacionales que atesoran miles de revistas, es decir verdaderos monopolios, también constituyen un verdadero cáncer difícil de extirpar. Aunque hay más, mucho más.

(más…)

Etiquetas: , , ,