Posts etiquetados con ‘productos ecológicos’

Granjas Verticales e Hidroponía Orgánica: suelos, etiquetas y certificaciones de los productos orgánicos y ecológicos (ocultando al consumidor la calidad de los alimentos)

granjas-verticales-hiroponicos-ecologicos

Granjas verticales. Fuente: Keystone Progress

Cuando era en niño veraneaba en el pueblo en donde nació mi madre (Onil, Alicante). Por la mañana cogía la bicicleta con mis amigos y hacíamos carreras antes de ir a bañarnos en alguna piscina o alberca. Con demasiada frecuencia, cuando retornábamos al pueblo, teníamos tanta hambre que parábamos en algún huerto, y nos abalanzábamos sobre los tomates, melocotones o lo que hubiera a mano, devorándolos con placer: ¡Uhm!.  ¡Qué sabor!. Al llegar a nuestras casas, los padres nos ponían el almuerzo. Pero ya no teníamos ganas de comer, para su asombro. Hoy los mismos alimentos ya no saben a nada. ¡Qué asco de vida!.

Conociendo las malas artes de la agricultura industrial son muchos los ciudadanos prefieren los productos ecológicos, en “teoría” sin contaminantes, más nutritivos, etc. ¿Verdad o mentira?. Yo le aconsejaría que si conoce su procedencia, es decir la cooperativa o agricultor, y tiene confianza en ellos, pagara un poco más por adquirirlos. Empero entrar en una tienda y soltar más pasta por un alimento ecológico, con harta frecuencia resulta ser un riesgo para el bolsillo. A menudo no hay garantías de que se trate de un producto genuinamente ecológico. ¿Y las certificaciones?. Bajo la presión de le economía de mercado y las multinacionales, los gobiernos tienden a relajar los reglamentos hasta límites hilarantes. ¿Es una fruta o verdura producida en un cultivo bajo invernadero ecológica? Todo depende de lo que se entienda por ecológico u orgánico y sobre este tema dictaminan los políticos bajo presiones de todo tipo. Lo mismo ocurre con el jamón ibérico, que al modificar los criterios de denominación… ¿prefiero callarme por no blasfemar?. ¿A qué se debe la polémica por las denominaciones del cerdo ibérico?.

Los cultivos ecológicos genuinos se producen sobre suelos naturales con abonos orgánicos “limpios”, es decir, no contaminados, dejando trabar al ecosistema. ¿Por qué solo sobre suelo?. La respuesta es muy simple. Todavía nos falta mucho para comprender el sistema suelo planta.  En consecuencia, cualquier coctel de nutrientes que se añada a un sustrato y menos aún a un cultivo hidropónico no garantiza que emule el enorme, complejo y casi desconocido trabajo que realiza la naturaleza (en este caso el ecosistema suelo) por nosotros. Y quien diga lo contrario miente. Abajo os expongo el alegato de un edafólogo norteamericano contra los “cultivos ecológicos hidropónicos” y los organismos que acreditan las bondades de tales productos. A mí personalmente me resulta más difícil traducir un inglés yanqui en términos llanos que otro de UK. Pido disculpas por ello, ya que la traducción que os expongo abajo dista mucho de ser óptima.   Lo que Eliot Coleman critica, es moneda de uso común, es decir que no afecta tan solo a su país. Al menos en Europa ocurre lo mismo. ¿Sabe usted en qué consisten las granjas verticales?. ¿A eso le llaman productos ecológicos?. ¡madre mía!. Y cada día, sabemos menos sobre la calidad de los alimentos que consumimos. El ciudadano, denominado consumidor, ya que es exclusivamente lo que significamos en una economía capitalista liberal, se encuentra indefenso. Somos meros consumidores y a callar. Es ecológico lo que al mercado y a los políticos les da la gana. Ahora los suelos se han eliminado de las etiquetas ecológicas, y lo que nos venden como natural se produce más o menos como en la fotografía que encabeza el post. ¡Sin comentarios! Ese es su smart ecosistema.  Os dejo pues con las lamentaciones de un experto en estos temas, es decir Eliot Coleman.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

Cuba: Ejemplo Mundial de Desarrollo Sostenible (Materia para la Reflexión)

Ya os comenté en un post anterior que durante nuestro viaje a Cuba hemos aprendido lecciones de todo tipo, difíciles de olvidar. Deseo soslayar cualquier connotación política, en la medida de lo posible (siempre me he considerado de izquierdas, pero jamás comulgué con algunas tesis marxistas, y por tanto tampoco con el comunismo). Hablamos del desarrollo sostenible, en el que Cuba, va a la cabeza de los países del mundo. Hacer de la necesidad virtud es lo que han logrado sus ciudadanos. Por un lado se enfrenta al bloqueo de EE.UU., que le impide llevar a cabo muchas cosas, demasiadas, a pesar de las reiteradas condenas de la ONU y otras organizaciones contra este mecanismo coercitivo político-comercial, por cuanto viola las leyes internacionales vigentes en la materia. Empero el drama de cuba comienza con la caída del telón de acero, a comienzo de la década de los noventa del siglo pasado. Tal hecho devino en tragedia para los cubanos. Lo ocurrido fue denominado por sus gobernantes el  Periodo Especial. Solo y aislado, el país cubano tuvo que enfrentarse a todo tipo de penurias. Por favor atiendan a las siguientes cifras: El derrumbe de los regímenes comunistas significó una pérdida abrupta del 85% de su comercio exterior. En consecuencia el producto interior bruto (PIB) de Cuba decreció un 33% en términos absolutos. Si nos atenemos a los discursos de los gobiernos occidentales, en el contexto de nuestra economía globalizada, tales cifras habrían supuesto la ruina total y la desorganización social para cualquier país de nuestro sistema democrático-capitalista que las hubiera padecido. Como resultado inmediato “nuestro estado del bienestar” se derrumbaría, generando paro, hambre y posiblemente gravísimos desórdenes sociales. Más abajo se abunda sobre esos temas. Sin embargo, los sufridos cubanos, sacaron fuerza de flaqueza afanándose de la única forma posible con vistas a salir del paso: desarrollo sostenible y economía verde. Del mismo modo, el Periodo especial no se tradujo en la pérdida de los logros sociales más básicos, sanidad, alimento y educación. Nada se podía privatizar en tal sistema socialista, por fortuna, al menos en aquellos momentos. El mentado bloqueo genera un desabastecimiento crónico, pero no trágico. Obviamente el carácter de sus moradores ayuda, ya que el refrán “a mal tiempo buena cara”, allí es más cierto más que en cualquier otro lugar que yo conozca. Del mismo modo, la enorme solidaridad comunal entre los vecinos no tolera las disputas trivales, al margen de las medidas que adoptaron sus autoridades. Una de las dependencias del exterior más duras es la energética, por cuanto a penas dispone de recursos para enfrentarse a su carencia, si bien actualmente cuenta con la ayuda de Venezuela. En consecuencia el ahorro, reciclado y un sistema agropecuario sin insumos de fertilizantes químicos basados en el petróleo, ni plaguicidas,  son allí “ley de vida”. Si busca alimentos sanos en Cuba los encontrará por doquier. Productos ecológicos por pura necesidad.  Si la bobalización económica lleva a parte del mundo occidental a la bancarrota, Cuba tiene mucho que enseñarnos, incluido también numerosos en aspectos relacionados con los temas sociales. ¿Por qué son tan solidarios y cooperativos? Reiteramos que este país es el único que cumple los objetivos del desarrollo sostenible de “verdad”, de acuerdo a los organismos internacionales.  La energía es lo que más preocupa, pero contra la escasez el ahorro.

paisaje-tabacalero-pinar-del-rio-cuba

Paisaje tabacalero Pinar del Río, Cuba. Foto: Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,