Posts etiquetados con ‘tectónica’

Formación de Regolitos y Suelos: La importancia de las fracturas de las rocas y la tectónica

relieves-graniticos 

Relieves Graníticos. Fuente: Milagros de la Pedriza (Sierra de Guadarrama, Madrid, España)

 Ya os hemos ido narrando en varios post, como el material litológico que subyace a un suelo, y al que solemos denominar roca madre o material parental, no condicionan por si solas la formación del Perfíl edáfico, con independencia de las aportaciones de materiales superficiales, ya sean depositados por vía eólica o hídrica. Así, por ejemplo, una roca granítica alberga granos cohesionados por unas determinadas sustancias cementantes. Estas últimas pueden ofrecer resistencias muy dispares a la alteración biogeoquímica. Si resultan ser fácilmente meteorizables, la roca se disgregará físicamente con facilidad dando lugar a un espeso regolito, que a la postre resultará más fácil de sufrir una transformación por los agentes biogeoquímicos. Si por el contrario el cemento es muy resistente, el espesor del regolito y los suelos suprayacentes serán mucho más delgados. Siguiendo el ejemplo de una sierra granítica, no resulta nada extraño observar en el paisaje zonas más escarpadas y con suelos más someros que otras, en función de la composición de las mentadas sustancias cementantes de los granos.  

Del mismo modo, si el paisaje y los escarpes fisiográficos (o los taludes generados por el movimientos de rocas ocasionados en la construcción de carreteras u otras infraestructuras) aparecen con claridad,   tampoco resulta nada insólito observar como los procesos de alteración avanzan por la fractura de las rocas dejando enormes bloques intactos entre estas últimas.  Empero en muchos materiales litológicos de diversa composición ocurre lo mismo.  Y así, los espesores de suelos y regolitos ofrecen una gran variabilidad en función de estos factores, es decir tipos de cementantes y frecuencia/tamaño de las fracturas. En consecuencia, en regiones que sufren una intensa actividad tectónica, en los que la fracturación de las rocas es común, cabe esperar que la génesis de suelos y regolitos sea más rápida e intensa que en espacios geográficos estables. Nada nuevo bajo el sol, excepto que muchos edafólogos soslayan estas evidencias, fácilmente observables sobre el terreno, a la hora de explicar le génesis de los suelos y de los paisajes edáficos. Ya lo mostramos en varios post previos. En este entrega, por ejemplo, comentamos la escasa importancia que se le otorga a los suelos someros, como lo son Leptosoles y los Regosoles, y las razones de ello, entra las que ya hablamos de los aludidos cementos.

La noticia que os ofrecemos hoy, y que parte de un estudio previo de campo, avala lo anteriormente mentado, constatando que haciendo uso de dos técnicas geofísicas habituales, resulta factible predecir el espesor de suelos y regolitos, de toda la denominada zona crítica terrestre. Los autores del estudio que abajo os exponemos elaboraron sobre estas premisas un modelo numérico, testándolo en varios espacios geográficos sometidos a diferentes fuerzas tectónicas. Según ellos, el modelo demostró atesorar un buen poder predictivo. Se trata de un resultado que avala conocimientos previos sobre el terreno, empero que tiene el valor y utilidad “en potencia” para afinar más en estos temas de gran interés para la edafología, zona crítica terrestre, hidrología y en definitiva constituirse en otra herramienta con vistas a comprender mejor la estructura y dinámica de los sistemas superficiales terrestres y su relación con los ecosistemas que albergan. Os dejo pues con la nota de prensa. Eso si, somos de la opinión de que tal información debiera incluirse en la futura generación de mapas edafológicos, que en nada tiene que ver con la basura de deconstruccionista que  intentan vender aquellos que sin saber lo que es un suelo defienden las cartografías digitales de variables edáficas, bajo la pomposa denominación de digital soil mapping  

Juan José Ibáñez 

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Erosión Fría

glaciares-de-las-rias-en-patagonia

Glaciares desembocando en las Rías Patagónicas (Chile); Foto. Juan José Ibáñez

El post de hoy nos habla de la erosión fría, que no de la fusión fría, tema que escapa a nuestras competencias. Se trata de un breve artículo publicado en Investigación y Ciencia, partiendo de otro previo aparecido en las páginas de Nature.

El encabezamiento del título en Investigación y Ciencia, comienza así, resumiendo perfectamente el contenido de estos estudios: Erosión por enfriamiento. La historia térmica de miles de rocas avala la idea de que el enfriamiento climático de los últimos millones de años aceleró la erosión de la superficie terrestre. Con tal motivo se hace uso de cronómetros térmicos o más concretamente de sus métodos de datación en geología (geotermocronología). Abajo os añadimos el inicio de los contenidos en acceso abierto que permite Investigación y Ciencia. Seguidamente incluimos la Nota de Prensa de ScienceDaily, para finalizar con una sucinta descripción sobre la geotermocronología procedente de Wikipedia. El estudio ha sido realizado en diversas partes del mundo y “parece” bastante serio, aunque personalmente dudo que finiquite el debate acerca de si el relieve terrestre obedece fundamentalmente a la orogénesis (que incluye formación de montañas) causada por la tectónica de placas, o si por el contrario resulta ser el clima el factor que controla la fisiografía del globo terráqueo. Esta forma de crear antinomias (contextuales)  se me antoja fortunada.

Los autores detectan que la producción de sedimentos y la erosión montañosa resultan ser mucho mayores bajo climas fríos que cálidos, siendo muy elevada en diversos sistemas montañosos del mundo durante los periodos gélidos de los últimos seis millones de años, en los que la actividad tectónica era muy variable en los diferentes enclaves analizados por toda la superficie terrestre. Por tanto refuerza la hipótesis climática frente a la tectónica, si bien no considero que sea el punto fuerte del mensaje de los autores que, en todo caso, cabría matizar.   

Nadie duda del enorme poder erosivo de las masas de hielo, es decir de la erosión glaciar. De confirmarse los resultados obtenidos por los investigadores implicados en el estudio, el rebajamiento del relieve sería mayor durante los periodos gélidos, rebajando las cimas de las altas montañas y depositando los sedimentos de suelo, regolitos y rocas a menores altitudes. Eso sí, si la alteración física de las rocas resulta ser enorme, al contrario ocurre con la química, que necesita de ambientes más calentitos y húmedos con vistas a que puedan producirse las los procesos de intemperización que transforman las rocas en suelos.  

En consecuencia, podría inferirse que una alternancia de periodos fríos y cálidos sería un ciclo inmejorable  con vistas a alterar la superficie terrestre y rebajar sus relieves. Esto es justamente lo acaecido en los últimos millones de años y especialmente en el Pleistoceno. Sin embargo, que yo sepa, la comunidad científica sigue defendiendo que la actividad tectónica ha sufrido épocas de intensa y baja actividad, en lo que concierne a la elevación de las montañas, hecho que, hoy por hoy, no puede soslayarse. Por lo tanto, este tipo de controversias “blanco-negro”, “mucho-poco, bueno-malo” me parecen soberanamente inútiles.

A pesar de todo creo que la nota de prensa atesora gran interés de confirmarse que este tipo de periodos geológicos alternantes (fríos/cálidos) aceleran la transformación y rebajamiento del relieve terrestre, estando actualmente inmersos en uno de ellos. Os dejo pues con la información aludida con vistas a que los interesados abunden “un poco más” en el tema”.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,