Archivo de julio 2nd, 2010

Estudiar en tiempos revueltos por el profesor Francisco Michavila

En la Escuela de Ingenieros Agrícolas de la Universidad Politécnica de Madrid ayer jueves tuvimos la oportunidad de entregar los diplomas acreditativos a la promoción 154 de ingenieros técnicos agrícolas y con tal motivo el profesor Francisco Michavila pronunció la conferencia “estudiar en tiempos revueltos”, nunca mejor dicho.

A pesar de las dificultades por todos conocidas el mensaje final fue optimista y no podía ser de otra manera conociendo la trayectoria del profesor Michavila, siempre comprometido con la formación y la calidad universitaria. Impulso innovador, oportunidades para los nuevos egresados y renovación del compromiso formativo a los profesores a pesar de los pesares.

Para nuestra Escuela ha sido un honor contar con las palabras tan pensadas y medidas de una persona que dispone de una larga y fructífera experiencia en el ámbito académico. El 1 de julio de 2010 se celebra el día de Canada y día del ingeniero en Méjico según Wikipedia,  a partir de ahora, nosotros en Agrícolas recordaremos a Francisco Michavila por ilustrarnos en cómo “estudiar en tiempos revueltos”, enhorabuena y gracias.

Imagen de previsualización de YouTube

 ESTUDIAR EN TIEMPOS REVUELTOS

                                                                                          Francisco Michavila

 ¿Les merece la pena a los estudiantes esforzarse en sus estudios? Esta pregunta tiene sentido en el tiempo actual, lleno de dudas y de cambios, y caracterizado por la crisis económica y las dificultades en el empleo. Algunos pueden pensar que lo mejor es esperar a que cambien las circunstancias. Pero no pude ser así, pues la educación y el avance del conocimiento son fundamentales para resolver los problemas presentes.

 Los estudiantes tienen que dejar a un lado el miedo a lo desconocido. A la vez, han de ser activos en sus universidades. Su voz debe ser respetada y escuchada. Los cambios educativos que se anuncian, por medio del proceso de Bolonia, serán beneficiosos y ayudarán a que los europeos combatan su desorganización secular y su falta de proyectos compartidos.

 Las expectativas de los estudiantes deben ser mucho mayores que la asistencia a clase y la superación de exámenes. La vida universitaria es un lugar propicio para que los jóvenes asuman responsabilidades, aprendan a trabajar en equipo y contribuyan a la tarea colectiva con su tiempo y su esfuerzo. Los estudiantes tienen que comprometerse con su universidad y con su escuela.

 Enseñar en tiempos revueltos, también. En el momento menos favorable se pide a los profesores que se involucren en grandes cambios. Pero no puede ser de otra forma, si la universidad pierde la oportunidad actual, acaso pasen muchos años, antes de que se de otra situación similar. Los universitarios tienen que creer en el cambio, que ha de estar centrado en las personas, no en las normas. No es posible sin los profesores. Se requieren profundas innovaciones en la educación superior, en las metodologías, en la planificación, en la coordinación, en la atención a los estudiantes y en los sistemas de evaluación.

 En el tiempo presente, los ingenieros tienen mucho que decir y mucho que aportar. La responsabilidad social de la ingeniería y de las universidades de tipo tecnológico es mayor que nunca. Movilidad internacional, multidisciplinariedad, prestigio social, participación en programas europeos o capacidad de emprender son algunas de las características necesarias en la formación de ingenieros. Debe implantarse un modelo educativo global para la universidad más que estimular la competencia simple entre escuelas. La lucha por la excelencia propia y las alianzas tienen que combinarse armónicamente.            

 Hay que tener confianza en el futuro. La superación de dificultades se basará en la innovación y en la mejor formación de capital humano. El salto cualitativo que se espera de la educación superior en España no provendrá de que haya más normas, ni más leyes, sino del modo de trabajo y de la implicación de los profesores y de la participación de los estudiantes en la vida de la universidad.

Francisco Michavila

Catedrático de Matemática Aplicada

Director de la Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria

Universidad Politécnica de Madrid

www.catedraunesco.es

www.lacuestionuniversitaria.upm.es

Etiquetas:
Categorias: Universidad