Archivo de octubre, 2010

Ante el II Congreso Nacional de Vías Pecuarias

Los días 27, 28 y 29 de octubre de 2010 se celebrará en Cáceres y organizado por la Junta de Extremadura el II Congreso Nacional de Vías Pecuarias. Entre sus objetivos destaca el de dar continuidad a las conclusiones del I Congreso que tuvo lugar en Madrid en mayo de 2005.

Desde aquí, con este post, deseamos el mayor de los éxitos posibles para este evento y agradecemos el esfuerzo por organizar las actividades que se incluyen en la programación. En justo recuerdo debemos mencionar a las instituciones y personas que hicieron posible aquel I Congreso de 2005, en nombre de todos ellos a José Manuel Mangas Navas que se encargó de su coordinación.

Un congreso siempre debe ofrecer oportunidades para el diálogo, el intercambio de ideas y la puesta a punto o actualización de aquellos aspectos más relevantes de la temática que se trate, en nuestro caso el devenir de las vías pecuarias.

Sin embargo, no se puede obviar el contexto que acoge esta nueva cita, tanto desde el punto de vista de la situación económica y social global, como desde el punto de vista del desarrollo administrativo del estado español y su correspondiente descentralización. Las vías pecuarias no son elementos de un paisaje desagregado y por tanto disfrutan o padecen dicha realidad.

Sería difícil entender la trashumancia de nuestro país en sus diferentes tipologías y sobre todo la configuración de la red cañariega sin el protagonismo de Extremadura. También evocada en la literatura de siempre: “Ya se van los pastores a la Extremadura. Ya se queda la sierra triste y oscura…”

Pedro García Martín escribe en “La Percepción del Paisaje Cañariego”: El campo de visión del paisaje que tiene el pastor desde la cañada y los extremos le permitía tener una sucesión de horizontes de la que carecía el labriego apegado a su terruño. Se podría señalar que en términos actuales, los defensores del dominio público recuerdan a dichos pastores y su cosmovisión, mientras que, por otra parte,  proliferarían los labriegos apegados a su terruño en versión autonomista.

Un Congreso como este debería favorecer una visión integradora de la red viaria, respetando la diversidad y apuntalando unas bases adecuadas al siglo XXI, que orienten, divulguen y hagan respetar un patrimonio tan singular. En este sentido las imágenes elegidas como logotipo del congreso son claramente significativas: las grandes cañadas, el paisaje de la dehesa y sobre todo el mojón.

II Congreso Nacional de Vías Pecuarias

II Congreso Nacional de Vías Pecuarias

Etiquetas:
Categorias: General