Posts etiquetados con ‘Europa’

El virus West Nile en Europa en 2020

El año 2020 está siendo especial en muchos aspectos, pero uno de ellos es la situación del virus West Nile (Nilo Occidental) en Europa. En este post resumimos los datos recogidos por el ECDC (Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la UE)  en torno  esta enfermedad durante este fatídico año y reproducimos un artículo reciente de divulgación de la enfermedad causada por este virus, firmado por miembros del grupo de investigación del autor de este blog en el CISA (INIA)  y que ha sido publicado en la revista Infoplagas*.
Fuente: ECDC – Desde el inicio de la temporada de transmisión de 2020 y hasta el 22 de octubre de 2020, los Estados miembros de la UE han notificado 306 casos humanos de infección por virus West Nile (WNV) y 34 muertes. La distribución por países es como sigue: Grecia (142, incluidas 20 muertes), España (76, incluidas 7 muertes) Italia (65, incluidas 5 muertes), Alemania (12), Rumania (6, incluida 1 muerte), Hungría (3), Bulgaria (1, incluida 1 muerte) y los Países Bajos (1). La provincia de Pazardzhik en Bulgaria, la provincia de Badajoz en España y cinco regiones de Alemania (regiones de Barnim, Ostprignitz-Ruppin, Saalekreis, Halle (Saale) y Meissen) informaron por primera vez de casos humanos adquiridos localmente de infección por el WNV. Todos los demás casos se notificaron en áreas que se vieron afectadas durante temporadas de transmisión anteriores. No se han notificado casos de países vecinos de la UE.                                                                                                                                                                          Desde el comienzo de la temporada de transmisión de 2020, se han reportado 173 brotes entre équidos. Estos brotes han sido notificados por España (131), Alemania (20), Italia (12), Francia (5), Portugal (2), Austria (2) y Hungría (1) a través del Sistema de Notificación de Enfermedades Animales (ADNS). Desde el comienzo de la temporada de transmisión de 2020, se han notificado dos brotes en aves a través de ADNS, ambos en Bulgaria.
West Nile virus human cases in Europe in 2020 - Updated 22 Oct

Distribución de casos humanos de infección por virus West Nile en la Unión Europea durante la temporada de transmisión de 2020 (datos recogidos hasta el 22 de octubre). En el suroeste de España (Andalucía occidental y Extremadura) se ha producido un importante brote afectando a 76 personas, de las que 7 han fallecido a consecuencia de la enfermedad.

 

 

Artículo de divulgación (Infoplagas 95/2020, pp 10-15)

*Reproducido con permiso de los editores de la revista.

(NOTA: hemos actualizado en el texto las cifras del brote ocurrido en España este año, de acuerdo con el resumen del ECDC presentado en este post. En el texto, las partes modificadas respecto al original se marcan en negrita).

La enfermedad por virus West Nile: una zoonosis emergente en España

Pilar Aguilera-Sepúlveda, Elisa Pérez-Ramírez, Francisco Llorente y
Miguel Ángel Jiménez-Clavero
Centro de Investigación en Sanidad Animal, INIA-CISA, Valdeolmos (Madrid).

 

El virus West Nile (o “Nilo Occidental”, abreviado “WNV”), causante de una grave enfermedad neuroinvasiva en équidos, aves y humanos, se ha expandido notablemente por diversas regiones del mundo, incluida España, en tiempos muy recientes, constituyendo uno de los mejores ejemplos de enfermedad emergente que se conocen actualmente.

Situación en España y en Europa

La presencia del virus West Nile (WNV) en España y en Europa se conoce desde hace décadas. Sin embargo, no es hasta el año 2000 cuando cobra mayor relevancia, ya que empieza a observarse una expansión geográfica notable. En 1999 aparece  por primera vez en Estados Unidos para, desde ahí, extenderse por todo el continente americano. Al mismo tiempo el virus re-emergía en amplias zonas de Europa meridional y oriental, así como en Oriente Medio.

En España, los primeros estudios sobre la circulación de WNV datan de los años setenta del siglo pasado, pero empieza a estudiarse más intensamente su presencia en reservorios y vectores a principios de los años 2000. En esa época se detectó una elevada seroprevalencia en aves silvestres en el área del bajo Guadalquivir y en Castilla-La Mancha. En 2007 el virus fue aislado por primera vez en España en dos águilas reales en la provincia de Toledo. Desde entonces, se ha detectado la presencia del virus (o los anticuerpos) en diversas especies de aves en muchas regiones de España, sobre todo en Andalucía, pero también en Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Cataluña.

En lo que respecta a caballos, en 2005 se detectaron anticuerpos neutralizantes frente al WNV en el Parque Nacional de Doñana. En septiembre de 2010 se declararon los primeros focos de enfermedad equina en la provincia de Cádiz [1]. Desde entonces, todos los años se declaran brotes de esta enfermedad en las provincias occidentales de Andalucía. Si bien entre 2017 y 2019 sólo se notificaron 28 focos, la temporada de transmisión en 2020 ha resultado ser especialmente intensa, con 131 focos equinos declarados hasta el 22 de octubre, siendo Cádiz, Huelva y Sevilla las provincias más afectadas. Badajoz, Tarragona, Cáceres, Lleida y Jaén también han reportado casos en 2020 [2]. Con respecto a la situación en Extremadura, merece la pena destacar un estudio reciente en el que se ha detectado casi un 20% de seroprevalencia en caballos entre los años 2018 y 2019, lo que indica una intensa circulación del virus en esta región [3].

En humanos, el primer caso en nuestro país fue detectado en la provincia de Badajoz en 2004. Desde entonces, solo se habían confirmado 6 casos más, todos en Andalucía occidental. Sin embargo, en 2020 se ha producido el brote más importante hasta la fecha con  76 casos declarados, de ellos 71 en Andalucía (14 en Cádiz y 57 en Sevilla) y 5 en Extremadura (Badajoz), de los que hay que lamentar 7 fallecidos (3 en Cádiz y 4 en Sevilla) (Datos actualizados a 22 de octubre de 2020), lo que hace de España el segundo país europeo más afectado esta temporada [4]. Dado que los casos que presentan sintomatología clínica grave son un pequeño porcentaje del total de las infecciones, que en su mayoría se desarrollan de manera asintomática, estos datos reflejan una circulación muy intensa del virus en el suroeste de España. Además hay que señalar que, desde 2017, el virus circula también en Cataluña, donde se han identificado varios azores y caballos infectados entre 2017 y 2020, si bien no se ha detectado ningún caso humano todavía. Genéticamente, el virus detectado en Cataluña pertenece al linaje 2, mientras que los que circulan en el resto de España son de linaje 1.

Con respecto a la situación en Europa, durante las últimas dos décadas el virus no ha dejado de aumentar su incidencia y expansión territorial, encontrándose en latitudes cada vez más septentrionales y provocando brotes en animales y humanos. En 2018 el virus alcanzó Alemania por primera vez y desde entonces el país ha sufrido varios brotes en aves, caballos y humanos. Holanda ha notificado este año la primera detección del virus en un ave migratoria. Además, los brotes que se han ido produciendo en el continente europeo son cada vez de mayor intensidad. De hecho, la temporada 2018 fue la más dramática hasta la fecha, con 2083 casos clínicos y 181 personas fallecidas [5]. Hasta mediados de septiembre de 2020 se han reportado 209 casos humanos y 21 muertes, siendo Grecia el país con más incidencia, seguido por España e Italia.

Transmisión, vectores y hospedadores

El WNV se mantiene en un ciclo rural entre los mosquitos, que son los vectores transmisores del virus, y las aves silvestres. Una gran variedad de especies de aves pueden actuar como como reservorio del virus, mientras que las especies de mosquitos que juegan un papel predominante en su transmisión son las pertenecientes al género Culex, que presentan una amplia distribución en nuestro país.

El ciclo rural (o “enzoótico”) del virus ocurre en zonas húmedas, donde coexisten aves silvestres y mosquitos ornitofílicos (que se alimentan de aves). Este ciclo rural es el que mantiene al virus en circulación, a menudo de forma silenciosa. Sin embargo, cuando se producen determinadas alteraciones climáticas (temperatura, humedad) o ambientales (variaciones en la vegetación), las poblaciones de mosquitos pueden verse favorecidas produciéndose un aumento de la circulación del virus. En estos casos es muy probable que el ciclo del virus se acabe “desbordando” dando lugar a brotes epidémicos periurbanos o urbanos. En estas situaciones los mosquitos que portan el virus se alimentan de otros vertebrados además de las aves, como caballos o humanos, pudiendo causarles enfermedad. Sin embargo, los mamíferos son hospedadores finales o “fondo de saco”, debido a que la cantidad de virus que desarrollan en sangre no es suficiente para que un mosquito se infecte. Por tanto, una persona o un caballo no pueden transmitir la enfermedad.

Sin embargo, el virus sí puede transmitirse a través de transfusiones de sangre o trasplantes de órganos, y por tanto, en caso de brotes hay que tomar medidas sanitarias para controlar las donaciones de sangre y órganos.

Enfermedad en humanos, caballos, aves y otros vertebrados

Aproximadamente un 80% de las infecciones causadas por WNV en humanos son asintomáticas. El 20% restante desarrolla la denominada “fiebre por WNV”, caracterizada por fiebre, fatiga, nauseas, cefalea, dolor muscular y debilidad. En algunos casos pueden aparecer también erupciones cutáneas y ganglios linfáticos aumentados de tamaño. En 1 de cada 150 casos clínicos se desarrolla la forma neuroinvasiva de la enfermedad que provoca meningitis y/o encefalitis. Los síntomas en este caso pueden ir desde desorientación leve hasta ataxia (dificultad para coordinar movimientos), temblores, rigidez de cuello, convulsiones y parálisis. Entre un 4 y un 14% de los casos de encefalitis pueden desembocar en coma o incluso la muerte. Tras la recuperación, algunos casos graves pueden presentar secuelas a largo plazo como depresión, pérdida de memoria o disfunción motora. El riesgo de padecer esta forma grave de la enfermedad aumenta en pacientes de mayor edad y en aquellos con problemas de salud preexistentes como inmunodeficiencias.

En el caso de los caballos, la mayoría no muestran signos clínicos evidentes. Aproximadamente en un 20% se observan síntomas leves, principalmente ataxia. Entre el 1 y el 10% desarrolla una enfermedad neuroinvasiva grave con síntomas como letargia, parálisis parcial, fasciculaciones musculares, dificultad para deglutir, trastornos de la visión y convulsiones. En estos casos, la tasa de mortalidad es de alrededor de un 33%. De los caballos que se recuperan un 40% puede sufrir secuelas como alteraciones de la marcha y del comportamiento hasta 6 meses después del diagnóstico.

En las aves el cuadro clínico es muy variable dependiendo principalmente de la especie de ave, pero también del linaje y la cepa del virus implicado. Muchas especies son resistentes a la enfermedad (como por ejemplo pollos y pavos), mientras que otras como gansos, córvidos y algunas rapaces, son altamente susceptibles y sufren tasas de mortalidad elevadas. En estas especies puede producirse una muerte muy rápida sin que se desarrollen signos clínicos. En algunos casos la enfermedad aparece de forma más progresiva y las aves sufren depresión, ataxia, temblores y movimientos en círculos. En general, la gravedad del cuadro clínico está relacionada con la viremia (nivel de virus en sangre). Aquellas aves que desarrollan una viremia más alta tienen más probabilidades de sucumbir a la infección.

El virus se ha detectado en otras especies de vertebrados como mamíferos, reptiles y anfibios, pero la mayoría (excepto humanos y caballos) son resistentes y no desarrollan la enfermedad.

Vigilancia, prevención y control de la enfermedad

La enfermedad causada por el WNV es una zoonosis de declaración obligatoria tanto en el ámbito de la sanidad animal [6] como en el de la salud pública [7]. Para lograr un control efectivo de la enfermedad, que permita la detección temprana de casos y la implementación de medidas de control, es necesario establecer una vigilancia sanitaria en aquellas zonas que presenten riesgo para la circulación del virus. Existen herramientas específicas para establecer cuáles son estas zonas: el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) ha elaborado una “Herramienta de análisis de riesgo para el virus West Nile” [8] que es de gran utilidad en este sentido y está siendo utilizada por un número creciente de países. En ella se establecen una serie de condiciones (antecedentes de circulación del virus en la zona, condiciones ecológicas y climáticas favorables para la presencia de vectores y reservorios, etc.) que determinan las actividades de vigilancia y acciones de salud pública que son aconsejables en cada caso. En España, los Ministerios competentes (Agricultura y Sanidad) coordinan las actividades de vigilancia que deben ser implementadas por las Comunidades Autónomas en función de los riesgos estimados en sus territorios. Esencialmente, estas tareas van dirigidas a detectar la circulación del virus tanto en los hospedadores vertebrados (aves y équidos) como en los insectos vectores (mosquitos) en aquellas zonas de riesgo tales como las áreas cercanas a humedales, estuarios, marismas, lagunas, embalses, regadíos, etc., donde la abundancia de mosquitos y de aves aconseja esta vigilancia. En función de la situación epidemiológica puede ser aconsejable ampliarla a otros entornos más antropizados.

La vigilancia en animales (équidos, aves) y parte de la vigilancia entomológica es coordinada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (Red de Alerta Sanitaria Veterinaria, RASVE) [9]. La vigilancia en humanos, y, en parte, la vigilancia entomológica, se coordina desde el Ministerio de Sanidad a través del Instituto de Salud Carlos III [10]. El control sobre esta enfermedad se complementa con una serie de medidas recogidas en el “Manual práctico de operaciones en la lucha frente a la fiebre del Nilo Occidental en explotaciones equinas” del Ministerio de Agricultura [11] y en el documento citado anteriormente del Ministerio de Sanidad [10]. Desde el punto de vista de salud pública se establece “la exclusión de sangre de donantes que hayan estado en zonas con casos humanos, hasta 28 días después de abandonar la zona”, o medidas para el control de las poblaciones de vectores “localizando los criaderos de  mosquitos y/o los mosquitos adultos, según indique la evaluación de riesgo”.

REFERENCIAS

[1] Sotelo E., Fernández-Pinero  J., Jiménez-Clavero M.A. La fiebre/encefalitis por virus West Nile: reemergencia en Europa y situación en España. Infecc Microbiol Clin. 2012. 30(2):75-83. DOI: 10.1016/j.eimc.2011.09.002

[2] RASVE: Consulta de notificación de enfermedades de los animales de declaración obligatoria. Fiebre del Nilo Occidental (West Nile). https://servicio.magrama.gob.es/rasve/Publico/Publico/BuscadorFocos.aspx

[3] Guerrero-Carvajal F., Bravo-Barriga D., Martín-Cuervo M., Aguilera-Sepúlveda P., Ferraguti M., Jiménez-Clavero M.A., Llorente F., Alonso J.M., Frontera E. Serological evidence of co-circulation of West Nile and Usutu viruses in equids from western Spain. Transbound Emerg Dis. 2020. doi:10.1111/tbed.13810

[4] ECDC: Weekly updates: 2020 West Nile virus transmission season, https://www.ecdc.europa.eu/en/west-nile-fever/surveillance-and-disease-data/disease-data-ecdc.

[5] ECDC: Epidemiological update: West Nile virus transmission season in Europe, 2018.

[6] OIE: Código Sanitario para los Animales Terrestres, http://web.oie.int/boutique/index.php?page=ficprod&id_produit=1789&lang=esp

[7] OMS: Reglamento Sanitario Internacional, https://www.who.int/ihr/publications/9789241580496/es/

[8] ECDC: West Nile virus Risk Assessment Tool, https://www.ecdc.europa.eu/sites/portal/files/media/en/publications/Publications/west-nile-virus-risk-assessment-tool.pdf

[9] MAPA: Red de Alerta Sanitaria Veterinaria, RASVE, https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/programafiebredelnilooccidental202110092020_tcm30-437515.pdf

[10] Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, CCAES: Protocolo de vigilancia de la fiebre del Nilo Occidental,   https://www.isciii.es/QueHacemos/Servicios/VigilanciaSaludPublicaRENAVE/EnfermedadesTransmisibles/Documents/PROTOCOLOS/Protocolo%20de%20Vigilancia%20de%20Fiebre%20del%20Nilo%20Occidental.pdf

[11] MAPA: Manual práctico de operaciones en la lucha frente a la fiebre del Nilo Occidental en explotaciones equinas (https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/manualwnoctubre2019_tcm30-111128.pdf

Etiquetas: , ,
Categorias: Nuevos virus

Virus West Nile: ¿Qué ha pasado en Europa en 2018?

Hay un lugar donde en el último verano se han producido 1463 casos de enfermedad neurológica y 170 fallecimientos por un virus que transmiten los mosquitos. No, no es una región tropical. Bueno, todavía no. Es aquí mismo, en Europa, y el virus se llama West Nile (aunque algunos lo traducen como “Nilo occidental”, “Oeste del Nilo” o simplemente “Nilo”).

El Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) informa que hasta el 30 de octubre se han declarado 1463 casos  clínicos  de enfermedad producida por el virus West Nile en humanos en territorio de la Unión Europea, de los que han fallecido 170 (1). Por países, la distribución de casos es la siguiente: 550 en Italia, 307 en Grecia, 276 en Rumania, 214 en Hungría, 53 en Croacia, 24 en Francia, 19 en Austria, 15 en Bulgaria, 3 en Eslovenia, 2 en la República Checa y 1 en Alemania. Además, se han declarado otros 534 casos en países vecinos como Serbia (410), Israel (110) y Kosovo (14). Al mismo tiempo, en caballos, que es otra de las especies que pueden resultar gravemente afectadas por la infección, se han declarado este año 267 brotes de esta enfermedad en territorios de la UE (139 en Italia, 89 en Hungría, 15 en Grecia, 11 en Francia, 6 en España, 2 en Rumania, 2 en Alemania, 1 en Austria, 1 en Eslovenia y 1 en Portugal). La temporada de transmisión se prolonga hasta noviembre y por lo tanto estos datos son aún provisionales, pero no es previsible que haya grandes cambios a estas alturas. La figura 1 representa un mapa elaborado por el ECDC sobre la situación actual respecto a esta enfermedad en Europa.

Figura 1. Distribución de infecciones por WNV en humanos y equinos, por áreas afectadas de los países miembros de la UE y otros países de la región. Temporada de transmisión de 2018. Actualizado a 30-10-2018 (Fuente: ECDC).

Se calcula que uno de cada 5 infectados por el virus padece algún tipo de manifestación clínica, siendo la mayor parte de éstas leves, caracterizadas por fiebre y mialgia. Tan solo una pequeña parte (2-4%) de los afectados clínicamente desarrollan una enfermedad neuroinvasiva que puede cursar con parálisis flácida, encefalitis, meningitis o meningoencefalitis, que es mortal en un 10% de los casos. En caballos se da un patrón parecido, con una mortalidad ligeramente mayor. Las aves también pueden verse afectadas de forma severa, siendo algunas especies especialmente susceptibles, entre ellas determinados córvidos y rapaces.

El virus West Nile no se transmite entre humanos. Tampoco entre caballos, Sus reservorios son algunas aves silvestres y se transmite principalmente por picadura de mosquitos que se han alimentado previamente de sangre de aves infectadas. El ciclo ave-mosquito es la forma en que se mantiene el virus circulando en la naturaleza. Ocasionalmente, un mosquito infectado puede picar a un ser humano o a un caballo y transmitirles la infección. Además la infección puede adquirirse de forma iatrogénica, principalmente a través de transfusiones de sangre contaminada, motivo por el cual en la UE la donación de sangre es inhabilitada en las zonas donde se han declarado casos clínicos.

Históricamente, a mediados de los años ‘60 y principios de los ’70  del pasado siglo el virus West Nile afectó a algunas áreas del sur de Europa y cuenca mediterránea de forma esporádica, produciendo brotes de poca importancia. Sin embargo, tras algunas décadas de ausencia, resurgió en los últimos años del siglo XX y desde entonces su presencia es continuada en Europa, afectando principalmente al sur, centro y este del continente.

Desde su “reemergencia” en Europa, el virus West Nile no ha dejado de aumentar tanto en incidencia como en expansión territorial, encontrándose en latitudes cada vez más al norte, y produciendo brotes cada vez de mayor intensidad. La temporada de transmisión de 2018 ha sido especialmente intensa, no solo por el aumento en el número de casos (Figura 2) sino por el significativo adelanto de los primeros casos, que se produjeron a finales de mayo, mucho antes de lo usual, que suele ser a principios de julio (Figura 3). También este año se ha producido otro hito en la expansión del virus por Europa: por primera vez se han detectado aves y caballos infectados en Alemania, concretamente en Mecklemburgo-Pomerania Occidental y Brandeburgo, los Estados más nororientales del país, lo que supone que en Europa el virus ha alcanzado ya el paralelo 53º N (hasta ahora el límite norte se situaba en algunas localidades de la República Checa, aproximadamente en el paralelo 50º N).

Figura 2. Casos anuales de enfermedad por virus West Nile en humanos declarados en los países de la Unión Europea (período 2010-2018). Nota: Los casos contabilizados en 2018 son hasta el 30 de octubre. Como la temporada de transmisión se suele prolongar hasta noviembre, es posible que esta cifra aún pueda aumentar (Fuente: ECDC).

Las razones por las cuales el virus West Nile ha circulado en Europa de forma tan intensa en 2018 se desconocen. Algunos estudios especulan con la influencia que han podido tener algunas circunstancias de tipo climático que precedieron la temporada de transmisión, como por ejemplo temperaturas más suaves y lluvias abundantes (2). Aunque ciertas condiciones de temperatura y precipitación favorecen la proliferación de vectores, lo cual sin duda puede potenciar el ciclo enzoótico del virus, sin embargo son necesarios estudios más detallados y precisos sobre los factores ambientales que pueden influir en una exacerbación de la circulación del virus como la observada en 2018 en Europa.

Figura 3. Casos de enfermedad por virus West Nile en humanos en los países de la Unión Europea (+ampliación) por semana epidemiológica de notificación, entre 2014 y 2018. (*) En el eje horizontal se representa la semana de notificación de cada caso a las autoridades nacionales, o en su defecto, al ECDC (Fuente: ECDC).

Por último, cabe señalar que en España hay circulación del virus constatable desde 2004, principalmente en Andalucía Occidental, aunque también se ha detectado en Castilla La Mancha y Extremadura. La incidencia ha sido hasta ahora baja, con 6 casos humanos (1 en 2004, 2 en 2010 y 3 en 2016) y se vienen declarando entre 4 y 70 casos equinos cada año desde 2010. Sin embargo, en la temporada de 2018 no solo no se ha observado un aumento en el número de casos de enfermedad por virus West Nile en nuestro país, sino que se ha dado un número realmente bajo, de tan solo 6 casos, repartidos entre Andalucía (3), Extremadura (2) y, por primera vez, Cataluña (1). Esta situación de relativa baja incidencia de enfermedad es tan sorprendente como la exacerbación producida en el resto de Europa, y ambas requieren estudios detallados sobre el ciclo del virus, sus vectores y hospedadores y la influencia del medio ambiente en éstos, que permitan explicar el comportamiento variable y caprichoso de este virus en nuestro continente.

Referencias:

(1)     ECDC: “Weekly updates: 2018 West Nile fever transmission season”. https://ecdc.europa.eu/en/west-nile-fever/surveillance-and-disease-data/disease-data-ecdc (Acceso el 4 de noviembre de 2018).

(2)     Riccardo F, Monaco F, Bella A, Savini G, et al. An early start of West Nile virus seasonal transmission: the added value of One Heath surveillance in detecting early circulation and triggering timely response in Italy, June to July 2018. Euro Surveill. 2018;23(32):pii=1800427. https://doi.org/10.2807/1560-7917.ES.2018.23.32.1800427.

Otros post relacionados con el virus West Nile en este blog:

 

Etiquetas: , ,
Categorias: Cambio global, General

10º “EPIZONE Annual Meeting”, Madrid, 27-29 de septiembre de 2016

Se celebra esta semana en Madrid el 10º “EPIZONE Annual Meeting” (dias 27-29 de septiembre), y creo que este evento merece un post aqui, en el blog de los virus emergentes, por varias razones. La primera y principal, porque se trata de una reunión internacional que abordará los últimos avances científicos en materia de enfermedades epizoóticas causadas por virus, incluyendo zoonosis emergentes como la fiebre por virus West Nile (Nilo Occidental) o la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, por mencionar tan solo dos de las más conocidas por el público de este blog. La segunda, porque se organiza desde el Centro en el que trabajo, el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA), perteneciente al INIA, y de hecho formo parte del comité organizador, así que hablo con conocimiento de causa.

 

El grupo de investigación EPIZONE es una red internacional de laboratorios y centros de investigación sobre enfermedades epizoóticas con graves consecuencias para la sanidad animal, incluyendo zoonosis. Esta red está constituida por centros de investigación veterinaria de excelencia en el ambito europeo, y tiene un papel clave en la investigación sobre la prevención, detección y control de enfermedades animales y zoonosis para reducir el riesgo y mitigar los daños en la sanidad animal y la salud pública.

El grupo se reune una vez al año, y en estas reuniones abiertas participan grupos de investigación del área en todo el mundo, presentando los resultados de sus trabajos más recientes. Por las dimensiones de esta reunión, por su caracter abierto y por el modo en que se seleccionan las comunicaciones (mediante un comité científico en un proceso de revisión por pares), se puede decir que se trata de un congreso científico en toda regla.

La reunión ha ido ganando en importancia año a año, y para esta 10ª edición se esperan más de 200 participantes, procedentes de 24 países, la mayoría europeos, aunque algunos vienen de lugares tan lejanos como China, Corea del Sur o Australia.

Se presentarán 120 comunicaciones científicas que versarán sobre los cuatro vértices en que se articula la red EPIZONE: el diagnóstico, las vacunas y otras estrategias de intervención, la vigilancia y los estudios epidemiológicos, y el análisis de riesgo. Esta reunión se ha organizado además en tres áreas temáticas “concéntricas”:

  1. Sanidad animal en un mundo cambiante, donde se abordarán los avances en las enfermedades infecciosas emergentes y transfronterizas  de los animales y su adaptación y evolución en el contexto del cambio global. Aqui tendrán su espacio investigaciones sobre virus nuevos, o virus que han sufrido cambios en su distribución geográfica, rango de hospedador, patogenia, etc.
  2. Amenazas en las fronteras de Europa, donde se tratarán aquellas enfermedades que aún no están presentes en el territorio europeo pero existe un alto riesgo e entrada debido a su proximidad geográfica. Aqui tendrán cabida enfermedades que están extendiéndose rápidamente por los países próximos a Europa, como la fiebre aftosa, la peste de los pequeños rumiantes, la fiebre del valle del Rift o el síndrome respiratorio por Coronavirus de Oriente Medio.
  3. Retos actuales dentro de Europa, donde se discutirá acerca de aquellas enfermedades que ya han penetrado en Europa y están causando graves problemas, como la lengua azul, la peste porcina africana o la dermatosis nodular contagiosa.

(Puede consultarse el programa aqui)

Asisten a la reunión nueve conferenciantes invitados de gran prestigio internacional. Las conferencias que impartirán versarán, entre otros temas de interés, sobre el enfoque “Una salud”, la transmisión de zoonosis arbovíricas con hospedador aviar, las ultimas emergencias sanitarias en Turquía, los cambios asociados a los brotes recientes del virus de la fiebre aftosa, la situación a la que se enfrenta Europa con la peste porcina africana, la lengua azul, la dermatosis nodular contagiosa… Sin duda una buena puesta al día en epizootías víricas de la mayor actualidad en Europa.

Mención aparte merece el “Young EPIZONE”, o reunión previa que tienen los jóvenes investigadores de los grupos involucrados en la red EPIZONE, con un interesante programa diseñado y organizado por ellos mismos.

En definitiva, una interesante reunión científica que se celebra por primera vez en España, y es Madrid la ciudad elegida para ello, lo cual es posible porque uno de los centros miembros de la red EPIZONE, el CISA, está emplazado en Madrid.

Comentaremos las comunicaciones y conferencias desde la cuenta de twitter @virusemergentes, utilizando el hashtag #EpizoneMadrid2016.

Desde este blog de madri+d deseamos mucho éxito a la 10ª reunión anual EPIZONE.

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Categorias: General

Preparación en Europa ante el riesgo de importación de casos de ébola

 

Hace unos días se publicó en la revista Eurosurveillance (editada por el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades, ECDC) un editorial sobre la preparación en la UE ante la situación planteada por la epidemia de ebola en África occidental. En resumen viene a decir que dada la grave situación producida por el ebola en África occidental el riesgo de importación de casos de ebola hacia Europa y otros territorios es digno de tenerse en cuenta para prevenir sus consecuencias y evitar la expansión de la enfermedad. Para ello, la preparación de los países es esencial. Un personal sanitario con adecuada formación y entrenamiento es clave para poder atender a los pacientes con seguridad y evitar la transmisión secundaria en nuestros territorios. También señala que mientras no se atajen las raíces del problema en África, el riesgo seguirá existiendoy con él la necesidad de estar preparados para tratar casos de ebola importados. Por su interés para los lectores del blog he traducido el artículo y lo reproduzco a continuación.

Eurosurveillance, Volume 19, Issue 40, 09 October 2014

http://www.eurosurveillance.org/ViewArticle.aspx?ArticleId=20925

 

Editorial

 

LA PREPARACIÓN ES CRUCIAL PARA ATENDER CON SEGURIDAD A LOS PACIENTES DE ÉBOLA Y PARA PREVENIR LA PROGRESIÓN DE LA TRANSMISIÓN EN EUROPA – SON NECESARIAS MEDIDAS DE CONTROL EN SUS RAÍCES EN ÁFRICA OCCIDENTAL

 

M. J.W Sprenger1, D Coulombier

Los últimos acontecimientos relacionados con el actual brote de enfermedad por virus Ébola (EVE) en África occidental parecen haber hecho surgir problemas inevitables a los que Europa tiene que hacer frente: un individuo que comenzó a padecer síntomas de EVE justo después de haber llegado a un país no afectado [1], y sanitarios que se infectaron con el Ébola mientras cuidaban de pacientes, en África occidental o en países no afectados donde fueron evacuados [2-4]. A ello se suman las informaciones y reportajes en los medios de comunicación que revelan preocupación entre el público en general.

Todo esto se deriva del dramático desarrollo de la epidemia en África occidental en los últimos meses, y los pronósticos coinciden unánimemente en señalar que hasta que se logre invertir la tendencia en la región afectada y se empiece a controlar la epidemia pasarán semanas o incluso meses [5-6]. Por consiguiente, los países europeos van a tener que hacer frente a más casos procedentes de zonas afectadas, y a la vez prepararse bien para prevenir la transmisión secundaria.

Aunque probablemente las infecciones en los centros sanitarios en Europa continuarán ocurriendo como casos aislados y desafortunados, éstos deben ser investigados a fondo con el fin de incorporar las enseñanzas que de ellos se puedan derivar para mejorar las normas y procedimientos, así como para tenerlas en cuenta en las actividades de formación y entrenamiento.

Hay tres escenarios posibles que pueden dar lugar a la presentación de pacientes infectados con el virus Ébola en centros sanitarios en Europa y que acaben teniendo contacto con sanitarios o personal de apoyo.

El primer escenario estaría relacionado con un paciente con infección confirmada por virus Ébola, procedente de un país afectado, que es evacuado médicamente a Europa. Este escenario no debería dar lugar a una propagación en Europa y por lo tanto representa un riesgo bastante bajo, dado que se pueden establecer a priori planes para responder con eficacia a este tipo de situaciones. Sin embargo, como se señaló anteriormente, tratándose de seres humanos siempre existe la posibilidad de que ocurra algún accidente desafortunado que acabe provocando la infección de personal sanitario expuesto. Si bien el cuidado de los enfermos de Ébola en escenarios europeos debería de ser seguro si se emplean los procedimientos adecuados, la supresión al 100 % del riesgo es imposible.

El segundo escenario se refiere a un paciente sintomático que embarca en un vuelo comercial, posiblemente en busca de atención médica en Europa. Al declarar el brote de Ébola en África occidental una emergencia de salud pública de importancia internacional, el Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) también recomienda la inspección de salida en los países afectados [7]. Para que esta medida, aparentemente sencilla y no demasiado costosa, resulte eficaz, debe aplicarse sistemáticamente a todos los viajeros que salgan de los países afectados. Cuando esto se logra, el riesgo de exportación puede minimizarse en gran medida. El apoyo prestado por los Estados Unidos a los países afectados debería haber ayudado en la situación actual a este respecto [8]. La inspección adicional en el punto de entrada puede complementar a la inspección de salida, ya que puede detectar los pocos casos sintomáticos que podrían haber sido pasados por alto por la inspección de salida o los que puedan haber resultado sintomáticos durante el vuelo. Sin embargo, la selección de entrada es difícil de implementar debido a las rutas indirectas que pueden tomar los viajeros.

El tercer escenario consiste en una persona que viaja a Europa desde un país afectado, mientras está en período de incubación, y solamente desarrolla los síntomas después de su llegada, como en el episodio ocurrido recientemente en Dallas (EE.UU.) [1]. Esta situación constituye el mayor riesgo para Europa, ya que predispone a una transmisión secundaria limitada a los contactos cercanos durante la etapa temprana de la enfermedad, una vez que el paciente se vuelve infeccioso pero antes de ser aislado. En todos los países de la Unión Europea se han realizado esfuerzos para reducir al mínimo este riesgo a través de un conjunto de medidas, a saber, (i) proporcionar información sobre la enfermedad y consejos en caso de síntomas a todos los viajeros procedentes de las zonas afectadas, (ii) sensibilizar a los que prestan la primera línea de atención sanitaria sobre los posibles síntomas de EVE y la necesidad de investigar viajes recientes a la región afectada cuando examinen a los pacientes, además de para garantizar el oportuno aislamiento cuando se sospeche EVE, y (iii) proporcionar orientación para la investigación de casos y para las medidas de control de la infección, que debería permitir a la atención segura para estos pacientes.

La siguiente infografía presenta de forma simplificada los tres escenarios descritos anteriormente (Figura).

Tres escenarios posibles que pueden dar lugar a la presentación de pacientes infectados con el virus Ébola en centros sanitarios en Europa (pinchar en la gráfica para agrandar).

Las evacuaciones médicas a Europa son seguras en particular cuando las medidas de control de infecciones se aplican por profesionales con experiencia y bien entrenados. A pesar del aumento previsto de dichas evacuaciones, que a la larga se traducirá en el tratamiento de más casos de Ébola en los hospitales europeos, la transmisión al personal sanitario debería ser una excepción esporádica y desafortunada. Casos como el de Dallas podrán verse en Europa (*). Cualquier situación de este tipo podría ocurrir también en otras regiones del mundo.

Por encima de todo, sin embargo, los casos de trabajadores de la salud infectados recientemente evacuados a Europa que estuvieron involucrados en la respuesta al brote en los países afectados, nos debe recordar la importante labor de los que trabajan en África Occidental, donde la carga de la EVE pesa mucho en la población y ha afectado considerablemente a las estructuras sanitarias y a otros servicios locales. El riesgo de propagación asociado con el brote de Ébola en curso en África occidental sólo puede ser mitigado mediante el control de la epidemia en su origen en los países afectados.

Estamos en sintonía con las voces que reclaman una mayor preocupación por la situación actual y piden un fuerte liderazgo dentro de la comunidad internacional para garantizar la implementación de las medidas adecuadas en esta crítica situación [9]. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) apoya firmemente tales iniciativas por parte de la OMS en lo posible dentro de su mandato. Como se señala en la revista The Lancet [9], en la actualidad, la comunidad internacional debe fortalecer aún más su apoyo a los países afectados. Aunque todavía no está claro cuándo terminará el brote, es importante analizar este caso con cuidado y aprender de ella con el fin de estar mejor preparados ante episodios similares en el futuro. Se lo debemos a los que sufren y a los que perdieron la vida, así como aquellos que trabajan para salvar vidas y tratan de contener este brote de Ébola sin precedentes en los países afectados.

References

  1. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). First Imported Case of Ebola Diagnosed in the United States. 10 Aug 2014. Atlanta: CDC. Available from: http://www.cdc.gov/vhf/ebola/outbreaks/2014-west-africa/united-states-imported-case.html
  2. Une française travaillant pour MSF au Libéria touchée par le virus Ebola va être rapatriée en France, 17 septembre 2014. Paris: Minisère des Affaires sociales, de la Santé et des Droits des femmes. Available from:http://www.sante.gouv.fr/une-francaise-travaillant-pour-msf-au-liberia-touchee-par-le-virus-ebola-va-etre-rapatriee-en-france.html
  3. European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC). Epidemiological update: First Ebola case diagnosed in the EU. 7 Oct 2014. Stockholm: ECDC; 2014. Available from:http://www.ecdc.europa.eu/en/press/news/_layouts/forms/News_DispForm.aspx?List=8db7286c-fe2d-476c-9133-18ff4cb1b568&ID=1078
  4. Ministero de sanidad. [Spanish Ministry of Health]. Diagnosticado un caso secundario de contagio por virus Ébola. [Secondary case of Ebola virus infection diagnosed]. Spanish. Available from:http://www.msssi.gob.es/gabinete/notasPrensa.do?id=3427
  5. WHO Ebola Response Team. Ebola Virus Disease in West Africa – The First 9 Months of the Epidemic and Forward Projections. N Engl J Med. 2014 Sep 22. [Epub ahead of print]
  6. Meltzer MI, Atkins CY, Santibanez S, Knust B, Petersen BW, Ervin ED, et al. Estimating the future number of cases in the ebola epidemic — liberia and sierra leone, 2014–2015. MMWR Surveill Summ. 2014;63:1-14.http://www.cid.oxfordjournals.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=12746770
  7. World Health Organization (WHO). Statement on the Meeting of the International Health Regulations Emergency Committee Regarding the 2014 Ebola Outbreak in West Africa. 8 August 2014. Geneva: WHO; 2014. Available from: http://www.who.int/mediacentre/news/statements/2014/ebola-20140808/en/
  8. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Enhanced Ebola Screening to Start at Five U.S. Airports and New Tracking Program for all People Entering U.S. from Ebola-affected Countries. Updated 8 Oct 2014. Atlanta: CDC. Available from: http://www.cdc.gov/media/releases/2014/p1008-ebola-screening.html
  9. Gostin LA, Friedman EA. Ebola: a crisis in global health leadership. The Lancet. Published online 7 Oct 2014. Available from: http://download.thelancet.com/flatcontentassets/pdfs/S0140673614617918.pdf

(*) La fecha de publicación de este artículo es muy próxima a la del ingreso del primer caso autóctono de EVE en Europa, ocurrido en España el 6 de octubre. Es difícil saber por qué no lo incluyeron, pero puede suponerse que el artículo fue finalizado y enviado un poco antes de la fecha de publicación (9 de octubre), cuando las noticias sobre el caso español podrían estar aún sin confirmar. De cualquier forma, casos como el de Teresa Romero, la cuidadora de los dos repatriados españoles infectados fallecidos por ébola, que se contagió del segundo, están claramente reflejados como uno de los escenarios de riesgo descritos en el artículo.

Etiquetas: , , ,

Virus West Nile (Nilo occidental) en Europa y EE.UU: ¿qué ha pasado en 2012?

Si en el post anterior señalábamos la emergencia de diversos flavivirus transmitidos por mosquitos, hoy comentaremos específicamente la situación que se está produciendo este año en relación con el virus West Nile (Nilo occidental), en particular lo que está ocurriendo en Europa y en los Estados Unidos de América, donde la situación se ha recrudecido este año con respecto a los años precedentes.

En Europa (zona UE) se han notificado este año (hasta el 18 de octubre) 224 casos humanos de fiebre por virus West Nile, mientras que en los países limítrofes han sido 538 casos humanos. Aunque aún no ha terminado la temporada de transmisión, ya se puede decir que este es uno de los peores años con respecto a esta enfermedad en esta región del mundo.

Por países, en Europa, Rusia encabeza la lista con 396 casos, seguido de Grecia (160), Serbia (64), Italia (42), Rumania (14), Hungría (8),  Croacia y Macedonia (5 cada uno) y Kosovo (4). Algunos de estos países (Balcanes) es la primera vez que declaran casos de esta enfermedad, por lo que se puede decir que no solo aumenta el nº de casos, sino también que el rango geográfico del virus sigue ampliándose.

En cuanto a los países del entorno mediterráneo, Israel encabeza la lista con 46 casos notificados este año, seguido de Túnez (15), Territorios Palestinos (2) y Argelia (1).

Un resumen detallado de la situación en Europa y países limítrofes puede consultarse en el siguiente enlace.

Paralelamente, en EE.UU. la situación en 2012 se ha recrudecido mucho con respecto a los años precedentes. En este país el virus penetró en el año 1999 por Nueva York y desde entonces se fue extendiendo hasta llegar a la situación actual en que es considerado endémico en todo Norteamérica. Los casos humanos aumentaron hasta alcanzar un máximo de alrededor de 10.000 en 2003, año en que el virus alcanzó la costa oeste. Después estas cifras fueron descendiendo poco a poco hasta estabilizarse en alrededor de 1000 casos anuales*.  En 2011 esta cifra fue de 712 casos. Sin embargo, en 2012 (datos del 23 de octubre) se llevan contabilizados 4724 casos humanos, es decir, han aumentado por primera vez desde 2003 y muy drásticamente, ya que aproximadamente se han producido 7 veces más casos que el año pasado, y hay que tener en cuenta que aún no ha terminado la temporada de transmisión.  Destacan en nº de casos los Estados de Texas (1628), California (326), Louisiana (239), Mississipi (233), Illinois (212), Dakota del Sur (203) y Michigan (196). El número de casos en animales (caballos, aves…) también ha aumentado este año.

¿Cual es la razón por la que precisamente este año de 2012 se haya llegado a esta situación? ¿que cambios se han producido que puedan justificar tan significativo aumento en el número de casos? ¿hay cambios en el medio ambiente que puedan justificar este aumento? ¿que influencia puede tener el clima? ¿y el calentamiento global? ¿ha cambiado la virulencia y/o la transmisibilidad de los virus circulantes? Harán falta estudios específicos que intenten responder a todas estas cuestiones. El conocimiento de los factores que influyen en el aumento de incidencia de la enfermedad puede ayudar a prevenir y mitigar los efectos de los futuros brotes de la misma.

______________________

(*) La definición de “caso” es distinta en Europa y EE.UU., por lo que la comparación entre las dos situaciones no se puede hacer directamente. Lo que si es posible comparar directamente son las series de datos por años en cada área, pues estos sí siguen la misma metodología.

 

Etiquetas: , , , ,
Categorias: Cambio global

Virus Schmallenberg: más cerca

A principios de este mes de febrero publicamos un post sobre un virus que ha aparecido recientemente en el Norte de Europa, en un episodio “típico” de emergencia de una enfermedad vírica, en este caso afectando al ganado (vacas, ovejas y cabras). El virus se ha dado en llamar “virus Schmallenberg” por la localidad del noroeste de Alemania donde se identificó por primera vez en muestras procedentes de una explotación de bovino lechero. Dijimos en aquella ocasión que se trataba de un miembro de la familia de los Bunyavirus, género Orthobunyavirus, y dentro de éstos, pertenece al grupo serológico “Simbu” formado por una serie de virus que afectan a bovinos y a otros rumiantes, incluyendo a virus con nombres tan exóticos como “Shamonda”, “Shatuperi” o “Akabane”.  De hecho, el virus “Schmallenberg” se parece extraordinariamente a “Shamonda” en uno de los segmentos del genoma analizados, concretamente un trozo de 702 nucleótidos del segmento “S”, que guarda un 97% de homología con éste. A falta de finalizar los análisis de homología, que descarten sobre todo una redistribución de genes con otros virus de este grupo (lo cual podría suceder, pues son virus de genoma segmentado), lo por ahora encontrado sugiere que Schmallenberg y Shamonda serían variantes muy próximas de una misma especie vírica. Ojo, “sugiere” no es “demuestra”, y aún quedan análisis que pueden dar alguna sorpresa. Hará falta ver esos resultados definitivos para determinar si Schmallenberg es un nuevo virus “de verdad” o bien es un virus ya conocido que se ha diseminado a una nueva área geográfica. Como vimos en la entrada anterior (¿Qué son los virus emergentes?), ambos casos son distintas formas de “emergencia vírica”. Estaremos pendientes de esos resultados.

En el post del 2 de febrero sobre este virus, dijimos que el virus ya había sido detectado, además de en Alemania, en Holanda, Bélgica, Francia y Reino Unido. A estos países se unieron ayer dos más: Luxemburgo e Italia. Si bien la presencia del virus en Luxemburgo no es nada extraña, teniendo en cuenta que este país está rodeado de países que tienen la enfermedad, lo de Italia es más preocupante, especialmente para los países del Sur de Europa como España. El informe oficial refiere un evento de mortalidad en una cabra parturienta ocurrido en Treviso (Veneto, Noreste de Italia) el 6 de febrero. Se confirmó la presencia del virus en la cabra afectada, aunque no en las otras 5 cabras ni en una vaca que compartían explotación ganadera.

Una imagen actualizada de las áreas afectadas en Europa es la siguiente:

SBV en Europa a 21 febrero 2012

 

Lo visto hasta ahora parece sugerir una rápida expansión de la enfermedad desde el Norte de Europa, pero ¡cuidado! no saquemos conclusiones tan deprisa. El virus fue identificado por primera vez en otoño del año pasado. Ya dijimos que en Alemania se desarrollaron las tecnologías necesarias para detectar e identificar el virus de forma muy rápida y eficaz, las cuales han sido puestas a disposición de los laboratorios encargados de la vigilancia veterinaria en toda Europa en poco tiempo. La mayoría de los países han empezado a implementar esta vigilancia cuando han sido capaces de poner estas tecnologías en marcha. Los países más acuciados son los vecinos de Alemania, lógicamente, y han sido ellos los siguientes en detectar el virus allá por diciembre, pero no necesariamente ello significa que el virus se haya extendido desde Alemania hacia estos países. Es posible que estuviera ya presente antes en toda la zona, y habrá que esperar que se hagan públicos estudios de seguimiento para determinar la expansión de la enfermedad. Sin embargo, hay un hecho que debe ser tenido en cuenta a este respecto: este virus es probablemente transmitido por picadura de culicoides, como lo son otros virus de su mismo grupo. El invierno no es una buena época para la expansión de enfermedades transmitidas por vectores de este tipo, ya que la actividad de estos insectos con el frio desaparece para resurgir en primavera y alcanzar máximos en verano y otoño. Si esto fuera así, las verdaderas “expansiones” de esta enfermedad se esperarían para entonces.

Se puede encontrar más información sobre esta enfermedad, incluyendo plan de vigilancia en España e imagenes de signos clínicos, en la página web de la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (RASVE) del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente:

http://rasve.mapya.es/Publica/InformacionGeneral/Enfermedades/enfermedades.asp

 

Etiquetas: , , , , , ,
Categorias: Nuevos virus