Posts etiquetados con ‘paramixovirus’

Murciélagos y virus

Para celebrar Halloween, o como decimos por estos lares, la noche de los difuntos, el post de hoy tratará acerca de los murciélagos y la “extraña” relación que mantienen con los virus. Sobre ello escribí en un post anterior lo siguiente:

Los murciélagos tienen una diversidad de especies tremenda: se conocen 1100 especies distintas de murciélagos, lo que representa el 20% del total de especies de mamíferos descritas hasta el momento. Con esa variedad no es extraño que exista una variedad igualmente importante de especies víricas asociadas a estos quirópteros. Sin embargo, hay algo más, algo “especial” en la relación que establecen muchos murciélagos con determinadas familias de virus, una de las cuales es la de los coronavirus. Espero poder desarrollar algún día este interesante punto en el blog

El momento ha llegado. En este blog ya se ha comentado acerca del origen de dos coronavirus (CoV) emergentes muy virulentos para los seres humanos como son el SARS-CoV y el MERS-CoV, ambos directamente emparentados con virus hallados en determinadas especies de murcielagos (los llamados “de herradura” o Rhinolophidae el primero, y “de tumba egipcio”, Emballonuridae el segundo). Hoy mismo la prestigiosa revista Nature ha publicado un artículo (1) en el que se describe un virus, al que han llamado WIV1,  aislado (obtenido) de un murciélago de herradura en China, que es casi idéntico (95% de homología en su secuencia genética) al virus SARS. Y no solo guarda ese parecido tan elevado a nivel genético: también utiliza el mismo tipo de receptor celular (la molecula “llave” que abre la puerta de la célula al virus y permite que éste la invada y se multiplique en su interior), conocido como ACE2 (enzima conversora de angiotensina II). De hecho, ambos virus tiene una capacidad infectiva muy similar in vitro (en el laboratorio) sobre células de distintos tipos de mamíferos, incluyendo células humanas. Los autores del artículo concluyen que WIV1 es capaz de infectar células humanas sin necesidad de adaptación previa y podría dar el “salto de especie” entre el murciélago y el ser humano sin necesitar un hospedador intermedio. Recuerden que se discute aún si el MERS-CoV necesita un hospedador intermedio o por el contrario, podría transmitirse directamente desde los murciélagos que actúan como reservorios (ver post anterior). Lo último en este caso es que el MERS-CoV podría haber “saltado” varias veces desde algún reservorio animal (presumiblemente murciélagos y/o algún hospedador intermedio) al hombre (2). También se ha podido transmitir entre humanos en un número limitado de ocasiones, aunque esto lo hace, afortunadamente, de forma poco eficaz.

Pero no solo los coronavirus tipo SARS o MERS parecen tener una vinculación con los murciélagos.  Otros muchos tipos (o familias) de virus también poseen predilección por estos quirópteros, verdadero “reservorio ancestral” de ramas enteras del árbol de los virus. Las múltiples especies de murciélagos son el hospedador preferido del principal “pool” de los paramyxovirus (familia a la que pertencen, entre otros, el virus del sarampión, o los más recientemente “emergidos” virus Hendra y Nipah), los Rhabdovirus (familia cuyo principal representante es el virus de la rabia, pero que engloba igualmente a los demás miembros del género Lyssavirus, que incluyen a los causantes de la “rabia de los murciélagos“, transmisible al hombre y muy virulenta), y los Filovirus (virus Ébola, Marburg y similares), entre otros. Incluso muy recientemente se han identificado virus tan típicamente aviares, como los Influenzavirus tipo A, en murciélagos, concretamente dos nuevos subtipos, H17N10 y H18N11 (3). Y quizá lo más reciente y sorprendente es el hallazgo en murciélagos de virus muy similares al virus de la hepatitis B humano (4). Todo ello hace preguntarnos ¿que tienen los murciélagos para que tantos virus y tan diferentes los prefieran como hospedadores? Por otro lado, lo que revelan todos estos hallazgos es que una gran parte del pool de virus de mamíferos podría tener su origen en el numeroso y complejo pool de virus de murciélagos, representando éstos una fuente de virus emergentes para las otras especies. Todo ello hace que los estudios sobre virus y “viromas” de murciélagos estén actualmente en auge, lo cual no nos debe hacer olvidar que hay otros hospedadores muy interesantes para otros grupos de virus, como son los roedores y las aves, que merecen sendos posts en un futuro espero que próximo.

Pero estamos en Halloween, en noche de difuntos, y no quiero terminar el post sin referirme a la relación que, a mi entender, guardan los virus de los murciélagos con el mito del vampiro. Quedé sorprendido hace tiempo al saber que el mito del vampiro es prácticamente universal, que existe una u otra versión del mismo en las más diversas culturas por todo el mundo. Su forma básica es la de la “transformación” en vampiro (chupador de sangre) por la mordedura de otro vampiro. O sea, que el vampirismo es algo contagioso, y que se transmite por una mordedura de algo o alguien con esa característica o propiedad. ¿No les recuerda a algo? A mi desde luego me recuerda a la rabia, otra enfermedad vírica y una grave zoonosis. Pero la forma más común de rabia en el mundo es la transmitida por carnívoros como el perro. Esta enfermedad es probablemente una de las más antiguas que se conocen, habiendo referencias escritas de ella 23 siglos antes de nuestra era, en el código babilónico de Eshmuna. La rabia evoca también el mito del hombre lobo, también bastante universal, pero no nos desviemos del tema: estábamos con los vampiros, así que tenemos que cambiar un poco de virus. Antes he mencionado que dentro del género Lyssavirus existen, además del virus clásico de la rabia, otros virus conocidos como “Lyssavirus de los murciélagos” por ser éstos sus hospedadores, y que se transmiten al hombre causando una forma de rabia muy grave. De hecho, el virus clásico de la rabia pudo derivar probablemente de alguno de estos virus en el pasado remoto. Las infecciones por Lyssavirus de los murciélagos ocurren en todo el mundo, aunque en cada lugar por diferentes especies de murciélagos, las propias de cada región. Ello podría sugerir que el mito del vampiro, que como digo es muy similar en diferentes culturas, ha podido surgir no una, sino muchas veces, con la misma esencia aunque con distintos matices. Sin embargo, es llamativo que en todo el planeta, el único continente en el cual existen murciélagos vampiros, es decir, que se alimentan de sangre, es América, en especial México, América Central y del Sur. ¿Provendrá el mito del vampiro de América? Los mayas tenían muy presentes a los murciélagos en su cultura: adoraban a Zotz (murciélago) y llamaban así al cuarto mes de su calendario.  Los vampiros aparecen en el Popol-vuh, el libro sagrado de los Mayas: Camazotz es una figura con forma de murciélago que guarda el inframundo. Los aztecas asociaban al murciélago (vampiro) con el culto a la muerte y el sacrificio humano. No está claro si en tiempos pre-hispánicos hubo rabia en América, aunque es probable que algún tipo de rabia, quizá asociada a murciélagos, estuviera presente. Los conquistadores españoles describieron cómo sufrían ataques de murciélagos que les mordían y a consecuencia de ello morían poco después, aunque no detallaron los síntomas. Todo ello contiene los elementos básicos del mito del vampiro. Que saliera solo de América es otro cantar…

¡Que pasen un horripilante Halloween!

 Referencias

(1) Ge, X.Y. et al (2013) Isolation and characterization of a bat SARS-like coronavirus that uses the ACE2 receptor. Nature. doi:10.1038/nature12711

(2) Cotten, M. et al (2013) Transmission and evolution of the Middle East respiratory syndrome coronavirus in Saudi Arabia: a descriptive genomic study. The Lancet. doi:10.1016/S0140-6736(13)61887-5.

(3) Tong, S. et al (2013) New World Bats Harbor Diverse Influenza A Viruses. PLoS Pathog. doi:10.1371/journal.ppat.1003657.

(4) Drexler, J.F. et al (2013) Bats carry pathogenic hepadnaviruses antigenically related to hepatitis B virus and capable of infecting human hepatocytes. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 110 (40) 15851-15852; doi:10.1073/iti4013110.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,
Categorias: General

Primer aniversario de la declaración de erradicación mundial de la peste bovina

Hoy hace un año desde que se declaró la erradicación mundial de la peste bovina. El anuncio tuvo lugar el 28 de junio de 2011, durante el 37º período de sesiones  de la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la  Alimentación y la Agricultura (FAO), en la que sus 192 Estados Miembros aprobaron una  resolución en la que anunciaban la erradicación de la peste bovina de la faz de  la Tierra. La peste bovina es la primera enfermedad animal, y la segunda enfermedad de cualquier tipo, después de la viruela en los seres  humanos, en ser eliminada gracias al esfuerzo del hombre. La FAO celebra este primer aniversario recordándonos la relevancia de este acontecimiento. Se puede leer una reseña en su página web (http://www.fao.org/ag/againfo/programmes/es/grep/home.html).

La peste bovina ha sido uno de los peores azotes para la ganadería durante milenios. Las epidemias de esta enfermedad han alcanzado proporciones devastadoras en el ganado bovino, con mortalidades que en ocasiones  han llegado a superar el 90% poniendo en riesgo la seguridad alimentaria de las poblaciones afectadas. Su impacto ha sido tan fuerte en ocasiones que ha llegado a modificar costumbres ancestrales en poblaciones nómadas, e incluso se puede llegar a reconocer la huella de la peste bovina en deteminados tipos de paisaje tales como ciertas áreas de la sabana africana. Además de bovinos domésticos, esta enfermedad ha causado importantes mortalidades en la fauna silvestre susceptible (búfalos, jirafas, antílopes…). Su agente causal, el virus de la peste bovina, es el virus “tipo” (prototipo que reune las características de un grupo taxonómico)  del género de los morbilivirus (al cual pertenecen otros virus conocidos como el virus del moquillo, o el del sarampión) dentro de la familia de los paramixovirus. Durante décadas se emplearon vacunas eficaces contra esta enfermedad, lo que hizo atisbar su fin en 1994 cuando la FAO, en compañía de la OIE (Organización Internacional para la Sanidad Animal) y otras agencias internacionales, lanzaron el Programa mundial de erradicación de la peste bovina (PMEPB). El último caso declarado de peste bovina ocurrió en Kenia en 2001. Las últimas vacunaciones tuvieron lugar en 2006, y en 2009 cesó la vigilancia sobre la enfermedad. Como ocurrió con la viruela, se han conservado cepas del virus, así como vacunas, en unos pocos laboratorios en condiciones de alta seguridad biológica, y el resto de cepas del virus fueron destruidas a lo largo de 2011.

El mundo está de enhorabuena por haber conseguido erradicar esta dañina enfermedad. Esto vuelve a demostrar, por segunda vez, que la erradicación de una enfermedad es posible si se dan las circunstancias apropiadas y se actua con decisión, reuniendo la voluntad política y contando con un amplio acuerdo internacional que sostenga el esfuerzo de cooperación durante el tiempo necesario. No cabe duda que el esfuerzo merece la pena y que este exito debe servir para que la labor que actualmente se está dedicando a erradicar otras enfermedades, como la polio, se siga manteniendo pues solo así se logrará repetir por tercera vez el enorme logro de haber borrado otra enfermedad del mapa global.

 

 

OTRAS INFORMACIONES DE INTERËS ESTA SEMANA

La revista Frontiers in Genetics, en un número especial,  ha publicado un artículo de revisión, del que soy autor, sobre enfermedades víricas emergentes y su relación con el cambio global, que por su temática puede ser de interés para los lectores de este blog. Se puede acceder libremente al mismo online en el siguiente enlace. Igualmente se puede descargar libremente en formato pdf en el siguiente enlace. 

 

 

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: Viejos virus