You are here

La deuda ambiental

La deuda ambiental

Se estima que el cambio climático va a suponer unas pérdidas de un 15% del PIB en el mundo industrializado en el medio plazo. El naturalista Joaquín Araujo, en su blog Tierra que se publica en El Mundo, entiende que esa merma generaría una deuda inasumible, por lo que conviene cambiar de modelo.

Los estudios acerca del impacto económico que puede suponer el calentamiento global y el consiguiente cambio climático arrancan formalmente con las precisiones del llamado informe Stern, que toma su nombre del economista de la London School of Economics Nicholas Stern. De forma resumida, viene a decir que los costes de no hacer nada, es decir, de mantener los actuales niveles de productividad sustentados en el modelo energético vigente, se incrementarán de forma progresiva a medida que el clima vaya cambiando.

Los citados costes, de media, se estima que podrían suponer ni más ni menos que el equivalente al 15% del PIB de los países industrializados. En buena medida, abunda el informe, podrían paliarse tomando medidas sobre todo de carácter preventivo, como lo es la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, además de otras de tipo adaptativo al cambio.

Las medidas, en conjunto, supondrían unas inversiones mucho menores que los efectos negativos de no actuar. Dicho de otro modo, según el informe tomar medidas es mucho más económico que no hacer nada.

La indecisión, provocada por la resistencia al cambio, puede transformar la merma económica en deuda. Y en momentos de crisis como la actual, reflexiona Araujo, eso significaría un mazazo incluso mayor para gobiernos y ciudadanía.

Es un motivo más que suficiente, sostiene el naturalista, para acelerar cambios de modelo en aspectos estratégicos de nuestro modo de vida. Con respecto a la energía, al medio ambiente o a conceptos culturales. Algo que, por otra parte, vienen reclamando cada vez con mayor fuerza un número creciente de investigadores, personalidades del entorno cultura e incluso economistas.