You are here

El valor del hidrógeno

El valor del hidrógeno

En los últimos años del siglo XX y primeros del XXI estamos asistiendo a un revolucionario cambio energético sin precedentes, que está marcando y marcará el futuro de las inversiones energéticas.  El vector será el hidrógeno, cuentan en el blog Green Jobs de El País profesores de EOI.

El futuro modelo energético estará basado, muy probablemente, en la explotación del hidrógeno como combustible para la generación de electricidad. Los expertos de la OEI, en el blog que publica El País, sostienen: “El modelo energético futuro debe acometer el reto suministrar energía a una nueva sociedad, utilizando una energía eficiente, inocua para el medio ambiente, no agotable y suficientemente competitiva”. Esto es lo que entienden que va a propiciar el hidrógeno.

Más argumentos: “Y es que el hidrógeno aparte de ser el elemento más abundante del universo, suponiendo más del 75% de su masa y constituyendo más del 90% en número de átomos, tiene unas características que lo convierten en un candidato idóneo”.

Teóricamente, el planteamiento de estos expertos es más que correcto. En la práctica es otra cosa. Como ocurre con muchas de estas predicciones, sobre todo las que tienen que ver con la energía, es que ni la tecnología actual está madura ni existe un interés extraordinario por este campo más allá de la puramente académica o de alguna compañía que se atreve con inversiones puntuales.

Es decir, que mientras la gran industria, con el apoyo decidido de los gobiernos no se decidan a invertir de forma masiva en el hidrógeno, se corre el riesgo que los tiempos se dilaten de tal modo que la promesa lo siga siendo por un tiempo indefinido. Algo parecido a lo que sucedió con el proyecto Iter, parado en el tiempo una larga década hasta que se acometieron los acuerdos necesarios y se destinaron los presupuestos correspondientes.