You are here

Patente inapropiada en tratamientos de fecundación in vitro

Patente inapropiada en tratamientos de fecundación in vitro

La Universidad de Stanford, junto con la compañía europea Auxogyn, han obtenido una patente sobre una metodología predictiva acerca de la viabilidad del embrión en proceso de fecundación in Vitro. La protección, que ampara la ley en Estados Unidos, es considerada “ultrajante” por parte de la comunidad científica, se cuenta en las páginas de opinión de The Observer.

El ultraje vendría dado por el hecho de que este tipo de patentes cubren “aspectos básicos” en el estudio de la fisiología humana, por lo que muchas líneas de investigación podrían verse afectadas por restricciones legales. Estas líneas, así como muchos de los procesos de fecundación in Vitro que ahora mismo son de uso común, también se verían afectadas por el pago de royalties, lo que las convertiría en “escandalosamente caras”.

El motivo de la controversia radica en que lo que se ha protegido mediante la patente estadounidense es ni más ni menos que un proceso natural, el que se da durante los tres primeros ciclos celulares del embrión humano. De algún modo, y de eso se quejan los científicos, es como querer poseer y explotar algo que es propio de la naturaleza. En definitiva, se trata de una discusión similar a los intentos de patentar genes o células madre, por ahora desestimados.

En este caso, no obstante, se trata de una metodología que afecta al proceso natural, argumento esgrimido por los defensores de la patente. Por otro lado, la metodología ahora patentada es de enorme interés para seleccionar los embriones que parecen más viables o, incluso, seleccionar aquellos que se ajustan mejor a una demanda específica, lo que introduce riesgos de malos usos.