You are here

Todos tenemos un `valium’ natural

Todos tenemos un `valium’ natural

Lo dicen investigadores de la Universidad de Stanford y lo recoge Pilar Quijada en su blog Cosas del Cerebro que publica el diario ABC. Al parecer, el cerebro fabrica un sedante natural con efectos similares al conocido tranquilizante.

Se trata de una proteína, de nombre DBI y acaba de publicarse en la revista Neuron. Por lo que parece, actúa de forma similar al popular Valium, de modo que ejerce efectos sedantes en cuanto actúa.

Este “valium natural” ahora descubierto, escribe Pilar Quijada, recibe el nombre de inhibidor de la unión al diazepam (DBI, por sus siglas en inglés) y ejerce su acción en una zona muy concreta situada en el centro del cerebro, el tálamo, una estructura a la que llega toda la información procedente de los sentidos, menos el olfato, y que sirve como estación repetidora para enviar esas señales a la corteza cerebral, donde se procesan.

Por lo que ha podido verse, la proteína DBI actúa de un modo similar al diazepam, el fármaco cuya marca comercial más conocida es Valium. El medicamento disminuye la transmisión de los impulsos nerviosos y de ahí sus efectos sedantes, resume Quijada.

El hallazgo podría traducirse, en un futuro, en nuevos fármacos psicoactivos mucho más efectivos y con menos efectos secundarios. Como siempre, habrá que esperar un largo periodo de tiempo antes de que el producto llegue a las farmacias. Pero el primer paso en esta larga carrera ya se ha dado.