You are here

Cambio de paradigma en la reproducción in vitro

Cambio de paradigma en la reproducción in vitro

El uso de una hormona de origen natural, de nombre kisspeptina, podría abrir una “nueva era” en los tratamientos de fecundación in vitro, según recoge The Guardian. La cabecera británica relata que, de acuerdo con los resultados obtenidos por investigadores del Imperial College de Londres y el Hospital Hammersmith usando esta proteína, se puede estimular la formación de óvulos y el desarrollo de embriones de forma “mucho más segura”.

La kisspeptina, conocida también como metastina por su papel como inhibidora de metástasis en melanoma y cáncer de mama, es una proteína a la que recientemente se le ha asociado un nuevo papel en la secreción de gonadotropina durante la pubertad, lo que sugiere un rol activo en la formación de óvulos durante ese periodo.

Esta última causa es la que ha estimulado a los investigadores británicos a iniciar un ensayo clínico con el que tratar a mujeres que padecen el síndrome de hiperestimulación ovárica causado por los tratamientos de fecundación in Vitro convencionales y que puede conducir a la muerte.

De acuerdo con los resultados, que recoge The Guardian, el uso de esta proteína no solo ha funcionado, sino que ha demostrado mayor seguridad que los tratamientos habituales. El primer bebé nacido con esta técnica fue dado a luz el pasado mes de abril. Y hay otros en camino. Todos en perfecto estado de salud.

Dada la seguridad y la eficacia del tratamiento, los científicos entienden que en un futuro próximo la kisspeptina, codificada por el gen Kiss1, un supresor de metástasis, podría substituir a los actuales tratamientos con unos costes muy menores.