You are here

Cuando los números son arte

Cuando los números son arte

George Widener es autista. Pero no está completamente desconectado del mundo. Al contrario. Posee una extraordinaria capacidad para los números, memoria fotográfica y una peculiar forma de representar sus obsesiones numéricas de forma gráfica que le ha llevado a ser un reputado artista. Nos lo cuenta Alex Bellos en su blog Alex’s Adventures in Numberland.

'Magic Square', obra creada por Gerge Widener.

El suyo es un caso curioso. Padece los que se denomina Síndrome de Savant, una rara afección cerebral que se caracteriza por presentar discapacidades motrices, físicas o mentales en paralelo a habilidades que serían propias de alguien superdotado. En Widener coexisten el autismo con una rara, a la vez que extraordinaria, fijación por los números y los calendarios. Y esa fijación la ha convertido en arte.

El síndrome, pese a no constar en los manuales diagnósticos como tal, ha sido históricamente reconocido por especialistas en salud mental. El término procede de una sabiduría popular un tanto cruel que se refiere a las personas que lo padecen como “idiotas sabios”. La acepción médica más recurrente para esta afectación procede del investigador Darold Treffert, que la define como una rara condición en la cual, personas con desórdenes de desarrollo (incluyendo autismo), tienen una o mas áreas de habilidad, brillantez que contrasta con sus limitaciones individuales.

El actor Dustin Hoffman popularizó el desorden en su celebradísima interpretación de un autista superdotado en la película “Rain Man”, inspirada en un personaje real de nombre Kim Peek.

Widener, al parecer, maneja con enorme brillantez números y calendarios. Y tal es su habilidad que ha acabado convirtiendo su representación gráfica en obras de arte que ahora mismo cotizan al alza en las principales galerías del mundo.