Identificación de usuariosEntrevistas


 COMPARTIR ENTREVISTA
Facebook  Delicious  Digg  Yahoo meneame
"El fomento de la cultura emprendedora entre los universitarios ha de realizarse desde los primeros años de carrera"

Raúl Arrabales

CEO de Comaware
 

14/06/2012

Accésit

1.- ¿En qué consiste su idea y en qué institución surge?

La idea de Comaware consiste en aplicar técnicas de Conciencia Artificial para conseguir que los personajes de videojuegos se comporten de manera más realista y creíble. La Conciencia Artificial se basa en la utilización de modelos psicológicos de la mente humana para simular (o incluso tratar de reproducir) el fenómeno de la conciencia en sistemas artificiales, como por ejemplo robots o personajes virtuales. Este enfoque surge en la Universidad Carlos III de Madrid fruto de la confluencia de dos líneas de investigación interrelacionadas: por un lado, la aplicación de Inteligencia Artificial en videojuegos desarrollada por Jorge Muñoz; y por otro lado, la aplicación de la Conciencia Artificial en robótica desarrollada en mi tesis doctoral.

Premio madri+d a la Mejor Idea de Base Tecnológica ex aequo
Personaje de videojuego controlado con Conciencia Artificial

2.- ¿En qué fase de desarrollo se encuentra?

Teniendo en cuenta que el campo de la Conciencia Artificial se encuentra en un estadio de desarrollo aún muy temprano nuestros proyectos también tienen aún muchas mejoras y extensiones por delante. Trabajamos en un campo muy prometedor, pero con resultados significativos más bien a medio y largo plazo. Hemos conseguido los primeros resultados interesantes en el ámbito de los videojuegos de acción en primera persona, donde los personajes que desarrollamos no tienen habilidades verbales. Una de las líneas de desarrollo para el futuro pasa por incluir capacidades de comunicación verbal en nuestros personajes.

3.- En qué campos se podrá aplicar y que beneficios reportará a sus usuarios?

Uno de los aspectos más apasionantes de nuestro proyecto es que tiene aplicaciones potenciales en multitud de dominios. Cualquier ámbito en el que se requieran interfaces avanzados más naturales y fáciles de usar es un posible ámbito de aplicación. Algunos de los campos que ya hemos comenzado a explorar son los juegos serios (juegos de ordenador diseñados con objetivos más allá del mero ocio, juegos orientados por ejemplo a la educación de niños o la formación de adultos).

4.- ¿Dónde ha encontrado más dificultades y dónde ha encontrado ayuda para poner en marcha un proyecto empresarial basado en la tecnología?

En nuestro caso la mayor dificultad es la búsqueda de financiación y las condiciones en la que ésta puede conseguirse tanto en el ámbito privado como en relación a convocatorias públicas. La parte buena es que hemos contado con el asesoramiento y el apoyo de instituciones como el parque científico de la Universidad Carlos III de Madrid, la Escuela de Organización Industrial (EOI) y la Fundación madri+d.

5.- ¿Están trabajando en otros desarrollos?

Siempre tenemos en cuenta otros posibles desarrollos puesto que somos conscientes de la dificultad de saber qué nuevos productos son los que realmente estaría dispuesto a acoger el mercado. De hecho, las líneas de exploración de nuevas iniciativas están totalmente dirigidas por el feedback y las sugerencias proporcionadas tanto por nuestros potenciales clientes como por nuestros socios tecnológicos.

6.- ¿Cree que el entorno para la creación de empresas desde las universidades e instituciones científicas ha mejorado en los últimos años?

Aunque este tipo de iniciativas ya se venían promoviendo incrementalmente durante los últimos años, parece que el devenir de la crisis económica y su especial impacto en España han ayudado a concienciar más a la sociedad y a las instituciones de la necesidad que tenemos de aumentar nuestra cultura de emprendimiento. Si bien contamos con un entorno cada vez más adecuado de ayuda y asesoramiento al emprendedor en los parques científicos e incubadoras de empresas, yo creo que todavía falta un esfuerzo previo que ha de realizarse en las propias aulas: la divulgación y el fomento de la cultura emprendedora entre los estudiantes universitarios han de realizarse ya desde los primeros años de carrera.



Subir