Identificación de usuariosCiencia y Cultura


UNA INVITACIÓN A PROFUNDIZAR EN EL CONOCIMIENTO DE LOS PLANETAS

 

Planetas.  Anguita Virella, Francisco y Castilla Cañamero, Gabriel.  Ed. Rueda. Madrid, 2010. 488 páginas.



 
 

Aunque la exploración espacial del Sistema Solar empezó hace medio siglo, los avances de los últimos 15 años han multiplicado la cantidad de información disponible sobre la mayor parte de sus planetas y satélites más representativos, al tiempo que observaciones telescópicas cada vez más precisas han permitido descubrir y estudiar nuevos cuerpos emparentados con Plutón (el cual fue degradado en 2006 de su condición de planeta por la Unión Astronómica Internacional) en las regiones adyacentes al sistema planetario propiamente dicho.

En este contexto de descubrimiento continuado se inscribe Planetas, la obra de Francisco Anguita Virella y Gabriel Castilla Cañamero, quienes se han propuesto, con entusiasmo y me consta que con grandes dosis de esfuerzo, la difícil labor de presentar una síntesis completa pero a la vez rigurosa, del conocimiento actual sobre el Sistema Solar, con especial énfasis (como el propio título del libro deja claro) en los ocho planetas actualmente reconocidos y la Luna, nuestro propio satélite. Uno de los puntos más importantes de la publicación de este libro es que no existe ningún otro de características similares en castellano, a lo que se añade que lo autores son españoles y con una amplia experiencia en obras de divulgación científica, lo que garantiza la claridad de las explicaciones y planteamientos.

En cuanto a virtudes más concretas del libro, se puede destacar que en muchos de los temas abordados se han incluido avances y trabajos muy recientes, numerosas veces presentados en cuadros específicos, y también la inclusión (también en forma de cuadros) de polémicas y debates actualmente en activo en las ciencias planetarias. Precisamente el uso de recuadros dota al texto de dos "tipos" de lectura, lo que contribuye a dotarle de una sensación de dinamismo. El libro está profusamente ilustrado, haciendo la lectura más fácil y dotada de ejemplos para una mejor ubicación del lector en la temática correspondiente. Además, aunque estamos ante un libro de divulgación, no deja de tener una cierta estructura docente (que se advierte en forma de resúmenes al final de cada capítulo, o en la abundancia de epígrafes y listados de puntos), lo que propicia que pueda ser de ayuda a profesores y alumnos en cuestiones relacionadas con las ciencias planetarias.

La obra también presenta algunas limitaciones, que seguro serán subsanadas en futuras ediciones. Una de las destacables es que el tratamiento destinado a los diferentes cuerpos del Sistema Solar es un tanto irregular, y no se encuentra en concordancia con el nivel de conocimiento respectivo sobre los mismos. Por ejemplo, se echa de menos una mayor atención a los mayores satélites helados de los planetas gigantes, los cuales aportan una gran parte de la diversidad observada en el Sistema Solar. Esto es más notorio si se tiene en cuenta que nuestro conocimiento actual de cuerpos como Europa o Ganímedes (satélites de Júpiter), o incluso Titán (satélite de Saturno) es mucho mayor que el que tenemos del planeta Mercurio, objeto de un tratamiento mucho más amplio. También se nota falta de actualización al tratar la dinámica interna planetaria, en temas como la convección en el manto y su influencia en la geología superficial.

En definitiva, nos encontramos ante una obra apasionada escrita por dos amantes de las ciencias planetarias, la divulgación y la enseñanza. Dicha pasión se nota a lo largo del libro, y a buen seguro se contagiará a los lectores como un primer paso, y una invitación, a profundizar en el conocimiento de los planetas, y su entorno, de nuestro Sistema Solar.

Javier Ruiz
Departamento de Geodinámica, Facultad de Ciencias Geológicas
Universidad Complutense de Madrid