Noticias


Las células mesenquimales, nueva vía en abordaje de EICH

Las células madre mesenquimales, capaces de modular la respuesta inmune, pueden ser una buena alternativa para la profilaxis y el tratamiento de la enfermedad injerto contra huésped, según Consuelo del Cañizo, del Hospital Universitario de Salamanca.


FUENTE | Diariomedico.com
10/02/05
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


La capacidad de las células madre mesenquimales para modular la respuesta inmune en el trasplante hematopoyético convierte a estas células progenitoras del estroma medular en una vía muy atractiva para la profilaxis y el tratamiento de la enfermedad injerto contra huésped (EICH), una de las complicaciones más graves y frecuentes del trasplante alogénico. Es una de las novedades en terapia celular abordadas en el Simposio sobre Terapia Regenerativa con Células Madre Adultas organizado en Salamanca por la Real Academia de Medicina de esta provincia.

El papel de las células madre mesenquimales en el trasplante hematopoyético ha sido analizado por Consuelo del Cañizo, del Hospital Universitario de Salamanca, quien ha señalado que, además de ser muy fáciles de expandir in vitro, expresan una serie de marcadores de superficie como CD 106, CD54 o CD105, en su mayoría moléculas de adhesión y no marcadores específicos de célula mesenquimal. También carecen de marcadores específicos de las células hematopoyéticas como CD34, CD133 o CD54 y de antígenos HLA-DR, ha añadido la especialista.

Son características que junto a su capacidad de diferenciación hacia numerosos tejidos las hacen muy atractivas para programas de terapia celular, sobre todo en enfermedades músculo-esqueléticas, aunque no exclusivamente. En este sentido, Del Cañizo ha explicado que su implicación en el proceso de la hematopoyesis ha dado lugar a una importante línea de investigación sobre aplicaciones en el contexto del trasplante hematopoyético.

ACELERACIÓN

Las principales conclusiones en este campo ponen de manifiesto que aceleran el injerto cuando se inyectan junto a células hematopoyéticas y hacen que sea más corto el periodo de aplasia y de riesgo de infección. Además, no tienen alorreactividad y sí capacidad de inmunomodulación, que "sin duda es lo más atractivo, sobre todo para el tratamiento de la complicación más importante del trasplante alogénico, la enfermedad injerto contra huésped.

La ventaja de estas células radica en que no producen la reacción de reconocimiento inmune de las células del donante frente a los tejidos y a las células del receptor, porque no tienen antígenos del complejo mayor de histocompatibilidad clase II y tampoco una serie de moléculas necesarias para que se produzca la alorreactividad como las coestimuladoras de B7-1 y CD40. A diferencia, por tanto, de las hematopoyéticas, estas células "no van a ser reconocidas como extrañas". Por otro lado, ha continuado Del Cañizo, se ha visto que las células mesenquimales, junto a linfocitos T, "disminuyen la respuesta mitogénica de estos linfocitos cuando son cultivados en presencia de mitógenos". Además, "producen una alteración en el perfil de secreción de citocinas de los linfocitos, de tal manera que disminuyen la producción de TBG-alfa y de interferón gama, y aumentan la producción de interleucina 4 e interleucina 10, dos citocinas que producen una reducción de la respuesta inflamatoria".

ALOGÉNICA

La confirmación de estos resultados en estudios preclínicos con animales ha llevado a ensayos para analizar la posible utilización de células mesenquimales como profilaxis o tratamiento de la EICH en el contexto del trasplante alogénico. En uno de ellos se ha visto, según Consuelo Del Cañizo, menor incidencia de EICH aguda y mayor supervivencia, en pacientes en los que se han inyectado células mesenquimales con células hematopoyéticas. Lo mismo se ha demostrado en otro randomizado.

En ambos casos la utilización de células mesenquimales se ceñía a profilaxis, pero Del Cañizo ha referido un caso muy reciente, el único publicado hasta el momento, de un joven con EICH aguda en el que se han empleado como tratamiento este tipo de células, procedentes de una tercera persona. Los resultados hasta ahora han revelado un control total de la enfermedad, sin recidiva y libre de síntomas. Previamente, el enfermo había sido sometido a todas las líneas de tratamiento sin éxito. En cuanto a la capacidad de las células mesenquimales para acelerar el injerto, la especialista se ha referido a ensayos recientes de su grupo en el Hospital Universitario de Salamanca que así lo confirman en modelos de trasplantes alogénicos.

Autor:   Maxi Puertas



   Enlaces de interés
 
Círculo de Innovación de Biotecnología madri+d


Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de Diariomedico.com



Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------