Identificación de usuarios

Noticias


Quinta y última cita en el espacio con el Hubble

A través de sus ojos hemos visto galaxias nacientes hace más de 13.000 millones de años, en la lejana infancia del Universo; las ciclópeas columnas de polvo y gas en que nacen las estrellas; la espectacular colisión del cometa Shoemaker-Levy 9 con Júpiter en 1994... Gracias a él sabemos que realmente existen la materia oscura y los agujeros negros; que Europa, la luna helada del mayor planeta de nuestro Sistema Solar, tiene oxígeno en su tenue atmósfera; que cientos de millones de cometas orbitan en torno al Sol...


FUENTE | ABC Periódico Electrónico
05/12/2007
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


El HST (Hubble Space Telescope) es la herramienta más rentable con que jamás ha contado la Astrofísica. No en vano está situado a 593 kilómetros sobre el nivel del mar, que es la altitud media de su órbita en las capas exteriores de la atmósfera; con ello evita el «ruido» originado por las turbulencias atmosféricas, que tanto interfieren la labor de los telescopios instalados en tierra.

Desde que entró en servicio ha proporcionado casi 550.000 fotografías, almacenadas en más de 1.500 discos ópticos de 7 GB, lo que supone un total de información guardada por encima de los 9 terabites. Ha propiciado más de 4.900 artículos científicos; visualizado más de un millón de objetos celestes; situado 6.200 estrellas; referenciado 10.000 galaxias...

DESALIENTO DE LOS ASTROFÍSICOS

Con estas cartas credenciales no es extraño que cuando el director de la Agencia Espacial, Sean O´Keefe, anunció hace cuatro años que el Hubble sería abandonado a su suerte, que tras la tragedia del Columbia, el 1 de febrero de 2003, no merecía la pena seguir manteniendo al HST, cundiese el desaliento entre la comunidad científica que estudia del Universo. Y que al personal del Centro Goddard de Vuelos Espaciales, que centraliza en Maryland los trabajos del Hubble, se le escapasen las lágrimas.

El relevo de O´Keefe, Michael Griffin, escuchó los clamores y dio marcha atrás el 31 de octubre de 2006. El telescopio Hubble, algunos de cuyos ingenios presentaban un funcionamiento deficiente, o había dejado de operar fruto del tiempo y del desgaste en órbita, serían reemplazados. Se reanudaba el programa. En el aire quedaban la fecha de la nueva misión y los detalles.

Desde entonces se ha especulado con que los astronautas «fontaneros» visitarían el HST el 11 de septiembre de 2008, una fecha (11-S) con resonancias patrióticas sin duda. Si sería una única misión, si serían dos... Preston Burch, director del proyecto Hubble, acaba de disipar las dudas al anunciar en el Centro Goddard que «la última misión destinada a actualizar el HST y prolongar su vida útil se realizará en agosto de 2008». La quinta y última cita, no habrá más... y adiós, Hubble.

La fecha exacta será determinada en la próxima primavera. O, por mejor decir, la «ventana» abierta para el lanzamiento del transbordador Atlantis rumbo al telescopio, ventana que comprenderá un periodo de diez o doce días, con horarios fijados hasta la décima de segundo... No es cualquier cosa preparar una cita a 600 kilómetros sobre nuestras cabezas. La precisión ha de ser milimétrica. Por si acaso, el transbordador Endeavour tiene prevista una misión rumbo a la Estación Espacial Internacional el septiembre de 2008. Nunca se sabe si deberá servir de apoyo a algún astronauta en apuros.

La misión durará un mínimo de once días, en los que el Hubble será rejuvenecido con una nueva Cámara Planetaria de Campo Profundo que sustituya a su cámara principal, averiada desde enero por un fallo eléctrico; con un espectrógrafo ultravioleta tan sensible que captará las primeras luces del Universo, y con cámaras auxiliares sensibles al espectro visible y a los infrarrojos.

REVISIÓN EN PROFUNDIDAD

Además, la reforma del HST incluirá el saneamiento de sus sistemas eléctricos y de refrigeración, así como la revisión o sustitución de los giróscopos que permiten la orientación del telescopio en el espacio, y la reparación de sus paneles solares, que suministran la energía necesaria para motores y giróscopos.

Tras este postrer paso de los astronautas por el Hubble, la vida útil del telescopio podría alcanzar hasta «bien entrada la próxima década, ya que de tratará casi de un nuevo HST», según los expertos del Centro Goddard. En realidad, esperan que supere la frontera de 2015, aunque es difícil hacer pronósticos. Cada vez con menos capacidad operativa, con menos altura en su órbita, al Hubble le quedan aún ocho o diez años de vida. Y todo por menos de 9.000 millones de dólares desde que nació este ingenio.

Su relevo ya está proyectado y en fase de construcción. Se trata del Telescopio Espacial James Webb, o JWST, que debe estar en órbita en 2013. Captará toda la gama de los infrarrojos a diferencia del Hubble, que trabaja principalmente en radiación ultravioleta.

Autor:   S. Basco



   Enlaces de interés
 
Círculo de Innovación en Materiales, Tecnología aeroespacial y Nanotecnología madri+d
Marketplace Tecnológico madri+d
Weblog madri+d: Cuaderno de bitácora estelar


   Noticias relacionadas
 
Los telescopios 'Hubble' y 'Spitzer' descubren varias 'minigalaxias'
El 'Hubble' capta un choque de galaxias

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de ABC Periódico Electrónico



Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags


Comportamiento de hormigones reforzados con fibras metálicas sometidos a impacto Comportamiento de hormigones reforzados con fibras metálicas...

UPM-Universidad Politécnica...




Boletín informativo 'diariodeSol'




sonda1@madrimasd.org sonda2@madrimasd.org