Identificación de usuarios

Noticias


El cambio climático favorece la expansión del dengue y la fiebre amarilla

El dengue, la encefalitis japonesa, el virus del oeste del Nilo y otras enfermedades parecidas pueden dejar de ser trastornos conocidos sólo por las series de médicos tipo 'House' para convertirse, en un futuro no muy lejano, en compañeras habituales de los europeos, que experimentarán en carne y hueso los síntomas que han visto tantas veces en la pequeña pantalla. La culpa de este fenómeno la tiene, en parte, el aumento de las temperaturas por el cambio climático, según dice un artículo de la revista 'The Lancet'.


FUENTE | El Mundo Digital
08/02/2008
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


"Con el incremento de las temperaturas en todo el mundo, el mayor movimiento de personas de un lugar a otro y el aumento del transporte de bienes, animales y productos agrícolas, la aparición de los virus causantes de estas enfermedades en nuevas regiones parece más que probable", escriben en la publicación médica los doctores Ernest Gould, del Centro de Ecología e Hidrología de Oxford (Reino Unido) y Tom Solomon, de la Universidad de Liverpool.

Ambos expertos explican que los cambios meteorológicos que está experimentando el planeta favorecen que los insectos -mosquitos y garrapatas- que transmiten estos virus se aclimaten a entornos que hasta ahora eran hostiles para ellos. Así, señalan que es posible que el virus del Oeste del Nilo aparezca en el sur de Europa y, quizás también en el norte, o que la encefalitis japonesa se propague más allá de las fronteras que le dan nombre.

El artículo recoge que el riesgo de sufrir estas epidemias podría disminuir si se contara con más vacunas disponibles que pudieran pagar también los países en vías de desarrollo.

LO QUE SE AVECINA

Entre los virus más favorecidos por el cambio climático destacan los de la familia de los flavivirus, que afectan tanto a humanos como a animales, y pueden ser transmitidos por mosquitos o garrapatas. Las enfermedades asociadas a estos virus, que pueden expandir sus territorios por las altas temperaturas, son:

Fiebre amarilla
Afecta cada año a 200.000 personas y causa 30.000 muertes. Los brotes más graves suelen darse en el África Subsahariana. Este virus, que se transmite por los mosquitos, es originario de África, pero se extendió primero a Sudamérica, en los barcos que transportaban esclavos, y después a Norteamérica y Europa. Tras un periodo de incubación que va de tres a seis días, la persona infectada puede experimentar alguno de estos síntomas: fiebre alta, dolores de cabeza y musculares, vértigos, náuseas y vómitos. En los casos más graves puede provocar ictericia.

Dengue
El virus del dengue causa más de 50 millones de infecciones anuales. Aunque la fiebre del dengue se conoce desde hace más de 200 años, los brotes más graves se registraron en 1950. En los niños, el dengue provoca un cuadro febril más o menos inespecífico mientras que en los adultos presenta un síndrome de fiebre y erupciones cutáneas, con fotofobia en el 50% de los pacientes. Otra variedad de dengue, más grave, es la denominada fiebre hemorrágica, que afecta al sistema vascular. Ambas infecciones se transmiten por el mosquito 'Aedes aegypti'.

Encefalitis japonesa
El virus habita en mosquitos que atacan a pájaros, cerdos, caballos, reptiles, anfibios y, por supuesto, humanos. Cada año se registran 50.000 casos de encefalitis y la tasa de mortalidad ronda el 25%. Fiebre, tos, diarrea, dolor de cabeza y vómitos, junto a un síndrome similar a la enfermedad del Parkinson, son los síntomas típicos de la enfermedad, que puede dejar secuelas.

Virus del Oeste del Nilo
Surgió en África y se dispersó gracias a la migración de los pájaros. Así ha llegado a Europa, Rusia, La India y Oceanía y también se han registrado casos en Nueva York. Los veranos húmedos y calurosos suponen el entorno ideal para el mosquito responsable de la infección. Los síntomas son parecidos a los de una gripe, pero aumentados.

Encefalitis de S. Louis
Menos conocida que las anteriores, sólo afecta anualmente a 50 individuos al año en América del Norte y su tasa de mortalidad es del 7%. Problemas neurológicos y del tracto urinario hacen reconocible esta infección.

Encefalitis transmitida por garrapatas
Conocida también como la encefalitis rusa de la primavera y el verano, por afectar principalmente a los ciudadanos de este país, este trastorno empieza como una gripe y en el 30% de los casos evoluciona hasta la fase neurológica.

Virus Powassan
Es el único flavivirus transmitido por garrapatas que se ha detectado en América, aunque es originario del este de Rusia. Es otra forma de encefalitis.

Mal de Louping
Se trata de un descendiente británico de la encefalitis de la garrapata. Se encuentra en los páramos de Irlanda, Escocia, Gales y Reino Unido donde pastan las ovejas. Aunque provoca encefalitis sólo se ha detectado una muerte en humanos por esta causa. Las ovejas y los urogallos son las víctimas preferidas de las garrapatas que transmiten esta enfermedad. Virus similares, aunque genéticamente distintos, también se han aislado en España, Noruega, Turquía y Grecia.

Fiebre hemorrágica de Omsk
El virus causante de esta fiebre se aisló en 1947 en Omsk, en Siberia, y se relaciona con las otras encefalitis transmitidas por garrapatas, aunque sus características epidemiológicas son distintas.

Enfermedad del bosque de Kyasanur
Caracterizada por fiebres hemorrágicas, el virus se aisló por primera vez en 1957 en un mono de la India pero se cree que circulaba en las garrapatas desde muchos años antes. Entre 100 y 500 personas al año sufren este trastorno.

Autor:   Isabel F. Lantigua



   Enlaces de interés
 
Weblog madri+d: Bio (Ciencia+Tecnología)
Weblog madri+d: Salud Pública y algo más


   Noticias relacionadas
 
Europa se prepara para afrontar nuevos brotes de enfermedades tropicales

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de El Mundo Digital



2 comentarios



  2
   Dr. Omar R. Fontánez Cañuelas | 09/02/2008
 
Entiendo que es cierto que el cambio climático favorece dichas expansiones aunque no tenemos precisión o certeza de como, cuando y donde procederán. Esto NO es lo más que me preocupa al tener contacto con estas 'patologías pandemicas' en casos extraordinarios. A lo que temo es el incremento de la virulencia de estas cepas, su microevolución e impacto en el cuerpo humano. Y por que temer solo a los virus; si ya existen las superbacterias inertes y resistentes a lineas de antibióticos de uso y abuso diario. Todo estos cambio señalan que nuevas oportunidades son identificadas día a día obligandonos a estrechar los vinculos tecno-científicos globales para la mediación con estos nuevos retos que se nos presentan como especie dominante de este planeta madre.
Lo que Sr. Santiago Merino comenta es cierto existe gran incertidumbre del dato pero no toma en justa consideración las nuevas microespecies que se descubren en el camino y que todos estos cambios atmósfericos favorecen la evolución o adaptación de todas las especies a la presión del medioambiente, algo que ya esta comprobado.
Añadir un comentario

  1
   Santiago Merino | 08/02/2008
 
Resulta suficientemente complejo saber como van a modificarse en los próximos años las características climáticas como para dar por sentado que todas esas enfermedades se van a extender. Hay que estar preparados pero una alarma excesiva no va a resultar de ayuda y en el momento actual incluso podría darse lo contrario y que dichas enfermedades se hagan cada vez más escasas. A eso debemos sumarle la capacidad de reacción y control de una epidemia que tenemos en la actualidad en Europa, la cual implica que los focos epidémicos pueden ser aislados y controlados con eficacia en un periodo relativamente corto.
Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags


III Curso de Resonancia Magnética Nuclear de estado sólido III Curso de Resonancia Magnética Nuclear de estado...

CSIC - Instituto de Cerámica...




Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------