Noticias


El código y el futuro se abren

La asociación entre tecnología, negocios y poder es uno de los lugares comunes más frecuentados por la prensa y los políticos. No hay listo (o listillo) que discuta este triángulo de obviedad. Muchas veces, sin embargo, sólo descubrimos aquello que queremos encontrar, dejándonos por el camino las sorpresas que aguardan a quien viaja con la mente más abierta. El caso de Microsoft parece dar la razón a quienes vienen defendiendo que la transparencia cotiza al alza y es el eje al que inevitablemente deben engancharse las organizaciones que quieran sobrevivir al embate de las nuevas tecnologías y las nuevas formas de sociabilidad.


FUENTE | ABC Periódico Electrónico
13/03/2008
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


Contar los hechos no es fácil, pues son muchas las querellas contra las prácticas monopolísticas del gigante informático. Aunque ha perdido ya varios pleitos a ambos lados del Atlántico, hace lo posible para retrasar la aplicación de las sentencias. Así las cosas, el pasado día 21 la empresa hizo públicos cuatro documentos en cuyo título se hablaba de cambio de estrategia, apertura, portabilidad de datos e interoperabilidad. Nadie, sin embargo, lanzó las campanas al vuelo. Y aunque Windows ha liberado 30.000 páginas de código consideradas secreto industrial, la Comisión Europea se ha mostrado tremendamente escéptica pues, tras mucha pelea jurídica, mediática y administrativa, acababa de condenar al gigante de Seattle a pagar una multa de 899 millones de euros para romper de una vez con la política de instalar por defecto en su sistema operativo el conocido paquete Windows Media Player (WMP), el software que casi todo el mundo utiliza para ver vídeos en un PC.

Contra los monopolios.
Hace unas semanas hubo un debate en el Parlamento Europeo sobre estos asuntos que fue retransmitido en directo por Internet, pero sólo pudieron verlo quienes disponían de WMP o, en otros términos, los usuarios de Windows. ¿Acaso es de recibo que un organismo público favorezca una tecnología frente a las otras competidoras, como Mac o Linux? ¿Tan débiles son nuestras instituciones frente a las grandes corporaciones? Hace bien Europa en defenderse de los monopolios. ¿Qué ganaríamos los ciudadanos si sólo pudiéramos consumir una marca de coches, una cabecera editorial o una sola cadena de restaurantes? Seguramente todo estaría subvencionado, pero lo peor es que se congelaría la innovación. Nuestro sistema sería un grandísimo despilfarrador de talento y la propia continuidad de los ingenieros, los escritores y los cocineros estaría amenazada.

«Produsuarios». El hecho es que una parte del código ya está liberado, pero muchos expertos dicen que Windows dobla la rodilla porque su liderazgo se tambalea. En la Web 2.0, esa que es construida por los usuarios a través de los blogs, las wiki, los tags, el digging, el P2P y el rss, cada ordenador es el nodo de una red que funciona como una gigantesca plataforma que procesa información. Internet sería ya como el disco duro sobre el que opera mi terminal de la mano de un navegador. En la Red hay programas gratis para procesar textos, enviar documentos o almacenar archivos. Así, la guerra por el escritorio (con Netscape o WP) solo era una escaramuza que anunciaba la batalla que está ganando Google y todas las empresas basadas en la gratuidad y en la explotación de la llamada sabiduría de las masas, como lo prueban Amazon, eBay o Wikipedia. Conforme se expande la Red, cada vez importa menos quién controla los medios de producción y cuenta más el papel de los produsers («produsuarios»). Las radios emiten gratis porque venden oyentes y por eso hay tantos teóricos que hablan de economía de la atención. Cuando los usuarios votan, opinan o se detienen en una web están creando riqueza para quienes sepan convertir estos destellos de interés en una información con la que identificar tendencias.

El problema capital.
Liberar código ayuda a Microsoft a saber qué hacen los demás con esa información. Se trata de una conducta basada en un principio tan simple como exitoso: renunciar a la gratificación inmediata porque se espera recibir más tarde algo mejor. Daniel Coleman lo ha argumentado como uno de los ejes que sostienen la inteligencia emocional y ahora son muchas las escuelas de negocios o departamentos de educación que lo recomiendan como el estándar exigible a empresarios, padres y maestros.

Avancemos algo más y exploremos el problema capital de la interoperabilidad. Los usuarios tenemos derecho a exigir que las máquinas intercambien entre sí datos con fluidez. Sería absurdo que no pudiéramos conversar por teléfono con los clientes de otra compañía rival, o que cada eléctrica suministrara un tipo diferente de corriente imponiendo cada una sus marcas de electrodomésticos. Por eso, la creación de estándares es una de las responsabilidades mejor valoradas por los consumidores y los productores. En este sentido, lo más razonable es pedirle a los fabricantes que los documentos realizados con una máquina puedan ser leídos sin problemas en otra.

Imaginemos que la documentación de una central nuclear o los datos clínicos de una ciudad están realizados o archivados con un programa que deja de fabricarse y que no puede ser abierto (como hacemos con el capó de un coche si queremos reparar el motor) para arreglarlo y modificarlo. ¿Nos podemos permitir semejante despilfarro de información? La consecuencia de lo que decimos es obvia: la soberanía nacional está conectada a la interoperabilidad de las máquinas y ambas a los formatos estándar. Abrir el código es la respuesta a muchas demandas y una de las autopistas hacia la creatividad, la transparencia y la justicia.

Autor:   Antonio Lafuente



   Enlaces de interés
 
Círculo de Innovación de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones madri+d
Marketplace Tecnológico madri+d
Weblog madri+d: Sociedad de la Información
Weblog madri+d: Tecnocidanos
Weblog madri+d: Open Access
Weblog madri+d: Software Libre
Weblog madri+d: Tribuna Libre


   Noticias relacionadas
 
Microsoft da un giro a su estrategia y anuncia más apertura de su 'software'

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de ABC Periódico Electrónico



Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------