noticias


La Inteligencia Humana

La inteligencia humana es una capacidad mental muy general que permite razonar, planificar, resolver problemas, pensar de modo abstracto, comprender ideas complejas, aprender con rapidez y usar la experiencia. No es un simple conocimiento enciclopédico, una habilidad académica particular o una pericia para resolver tests de inteligencia, sino que refleja una capacidad amplia y profunda para comprender el ambiente, es decir, para darse cuenta, dar sentido a las cosas o imaginar qué se debe hacer.

FUENTE | madri+d 14/10/2008
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame

La inteligencia humana se puede medir y los tests de inteligencia son el modo de evaluación más preciso de hacerlo

La inteligencia humana se puede medir y los tests de inteligencia son el modo de evaluación más preciso de hacerlo. Algunos tests incluyen palabras o números y requieren un conocimiento cultural específico, como, por ejemplo, el vocabulario. Otros, sin embargo, no apelan a ese conocimiento, basándose en el uso de formas o diseños, en conceptos universales simples tales como mucho/poco, abierto/cerrado o arriba/abajo. Sin embargo, todos estos tests miden una misma inteligencia, una misma capacidad mental muy general.

La capacidad general valorada por los tests de inteligencia se designa mediante la letra g en cursiva: g. Cualquier test mide g, aunque distintos tests pueden también valorar una serie de capacidades cognitivas tales como la capacidad verbal, la numérica o espacial.


Figura 1.
Relevancia de g (capacidad general), CV (comprensión verbal), RP (razonamiento perceptivo), MT (memoria de trabajo) y V (velocidad perceptiva) en la medida de la inteligencia

La Figura 1 muestra que g es diez veces más relevante que capacidades concretas como la comprensión verbal y veinte veces más relevante que capacidades como el razonamiento perceptivo o la velocidad mental.

El hecho de que g sea el componente esencial de la inteligencia humana -igual que el alcohol etílico lo es de una enorme variedad de licores-significa que, en la población, la persona más inteligente propende a serlo en la mayor parte de las situaciones y la persona menos inteligente también.

El CI cuantifica g. La distribución de las personas de la población según el CI se puede representar mediante la curva de Gauss. La Figura 2 muestra que una gran parte de las personas se sitúa alrededor del punto medio (CI = 100).


Pocos son muy brillantes o muy torpes: un 3% de la población presenta puntuaciones superiores a 130 (considerado el límite de la superdotación) y el mismo porcentaje tiene puntuaciones por debajo de 70 (considerado el umbral del retraso mental).

Actualmente sabemos que, en general, las medidas de CI no están culturalmente sesgadas en contra de determinados grupos sociales. Los miembros de diferentes grupos étnicos o niveles socio-económicos se sitúan a todos los niveles de la escala de CI.

Las curvas de los distintos grupos se solapan, pero suelen diferir por el lugar de la curva en el que tienden a agruparse sus miembros. El hecho es que determinados grupos presentan mayores puntuaciones promedio que otros y que ese hecho posee fuertes repercusiones sociológicas.


Figura 2.
Representación de una distribución normal

Actualmente está fuera de duda el hecho de que las medidas de CI poseen una gran importancia práctica y social

El CI se relaciona con varios resultados sociales, económicos, ocupacionales y educativos. De hecho, con más de sesenta de esos resultados, como, por ejemplo, el rendimiento académico, el aprovechamiento en cursos de formación ocupacional, la eficiencia laboral, la salud física, la genialidad, la estatura, la longevidad, los ingresos, el sentido del humor, la vulnerabilidad a los accidentes, el alcoholismo, la delincuencia, la impulsividad, la mortalidad infantil, el liderazgo, la elección de pareja, la miopía, la respuesta a la psicoterapia, las preferencia en la dieta, las habilidades motrices o el hábito de fumar. No existe ningún otro rasgo psicológico que se aproxime a esta cifra. Actualmente está fuera de duda el hecho de que las medidas de CI poseen una gran importancia práctica y social.


Figura 3.
Relaciones del CI y el SES (nivel socioeconómico) con las diferencias de salud. Los valores del círculo corresponde a las relaciones controlando el efecto de la relación entre CI y SES.

Una de las relaciones más llamativas es la observada entre inteligencia y salud o bienestar físico. En un estudio epidemiológico en el que participaron 20.000 personas, se observó una correlación de 0.4 entre inteligencia y salud, mientras que la correlación entre el nivel socioeconómico familiar (SES) y la salud fue de 0.2.

Cuando se calculó la correlación entre SES y salud, controlando estadísticamente el efecto de las diferencias de inteligencia, el resultado fue de 0.07. Cuando se calculó la correlación entre inteligencia y salud, controlando estadísticamente el efecto de las diferencias socioeconómicas que separan a las familias, el resultado fue de 0.33 (Figura 3).


Es decir, la inteligencia personal se relaciona con la salud independientemente de la influencia de las variables socioeconómicas, mientras que el nivel socioeconómico no se relaciona con la salud cuando se controla el efecto de la inteligencia personal. En términos epidemiológicos, la influencia de la inteligencia humana no se puede seguir ignorando.

Un alto CI supone una ventaja en la vida, dado que prácticamente todas las actividades cotidianas requieren algún tipo de razonamiento y de toma de decisiones. Y a la inversa, un bajo CI supone una desventaja, especialmente en ambientes desorganizados. Por supuesto, un alto CI no garantiza el éxito en la vida, y tampoco un bajo CI garantiza el fracaso en las situaciones vitales. Existen muchas excepciones, pero el éxito en nuestra sociedad favorece a los individuos con CI alto.

Las ventajas prácticas de tener un CI alto aumentan a medida que las situaciones se hacen más complejas (novedosas, ambiguas, cambiantes, impredecibles o con muchas alternativas de actuación). Un alto CI es generalmente necesario para mostrar un buen rendimiento en ocupaciones complejas (las profesiones cualificadas, la gestión); supone una considerable ventaja en ocupaciones moderadamente complejas (aviones, policía y administración); pero supone una ventaja algo menor en las situaciones que sólo exigen tomar decisiones simples y resolver problemas sencillos (trabajos de baja cualificación).

Las variaciones en la estimación cuantitativa de la influencia de los factores genéticos y ambientales constituyen índices sobre el impacto de los cambios sociales

Las diferencias en inteligencia no son, por supuesto, el único factor que influye en el rendimiento educativo, el entrenamiento o las ocupaciones complejas, pero sí suelen ser el factor más importante. Cuando ya se ha seleccionado a los individuos, entre personas de alto o de bajo CI, de modo que difieren menos que la población general, como por ejemplo en la Universidad, otras influencias ganan importancia. Algunos rasgos de personalidad, talentos, aptitudes, capacidades físicas o el nivel de experiencia, son relevantes para lograr un rendimiento óptimo en determinadas ocupaciones, pero tienen una aplicabilidad más reducida (o desconocida) a distintas tareas y situaciones comparativamente con la inteligencia.

Los individuos difieren en inteligencia por razones tanto ambientales como hereditarias. Las estimaciones de la influencia de la herencia van desde 0.4 a 0.8 (en una escala de 0 a 1). Esto implica que, en términos relativos, la genética juega un papel más importante que el ambiente en la producción de las diferencias de inteligencia, aunque las estimaciones pueden cambiar en distintos contextos culturales o a través de las generaciones. Desde esta perspectiva, suele comprenderse mal el hecho de que si todos los ambientes fuesen iguales para todo el mundo, la influencia de la herencia sería del 100%, dado que todas las diferencias de CI que se observasen tendrían necesariamente un origen genético. Las variaciones en la estimación cuantitativa de la influencia de los factores genéticos y ambientales constituyen índices sobre el impacto de los cambios sociales.

Es importante destacar, además, que el hecho de que el CI sea altamente heredable, no significa que el ambiente carezca de relevancia. Los individuos no nacen con niveles intelectuales fijos e inmodificables. Sin embargo, el CI se estabiliza gradualmente durante la infancia, y generalmente cambia poco desde ese momento de la vida.

Los estudios de adopción son un método idóneo para separar la relevancia del efecto de los genes y el ambiente sobre la inteligencia. Uno de los más renombrados es el Proyecto de Adopción de Colorado, en el que se consideró una serie de niños desde que contaban 1 año de edad hasta que llegaron a sus 16 años. Se comparó 245 madres que dieron a sus niños en adopción nada más nacer, los padres adoptivos de las familias que acogieron a esos niños y a los propios niños adoptados. También se estudiaron 245 padres y sus niños naturales, es decir, familias de control en las que no había niños adoptados, que se emparejaron con las familias adoptivas en una serie de características sociodemográficas para que fuesen comparables.

La inteligencia se evaluó en cuatro momentos de la vida de los niños: a los 3 años, entre los 7 y los 10 años, entre los 12 y los 14 años, y a los 16 años. A esas edades se correlacionó la inteligencia de los niños con sus padres adoptivos y con sus padres naturales. Asimismo, se correlacionó la inteligencia de los padres y sus hijos naturales en las familias de control. La Figura 4 presenta los valores de correlación para los niños y sus padres adoptivos a las edades reseñadas.

 

Figura 4.
Correlación en inteligencia entre los niños y sus padres adoptivos, cuando los niños tienen
distintas edades

La semejanza en inteligencia entre los niños adoptados y sus padres adoptivos es nula: los niños no se parecen en su nivel intelectual a sus padres adoptivos a ninguna de las edades.

¿Cuáles son esos valores en las familias de control, es decir, en las familias en las que no hay hijos adoptados? Veámoslo en la Figura 5.

 

Figura 5.
Correlación en inteligencia entre los niños y sus padres en familias de control en las que no hay
niños adoptados cuando los niños tienen distintas edades

Se observa que la correlación entre los padres y sus hijos naturales a los que ellos mismos han criado, va aumentando con el paso de los años, es decir, a medida que los niños se hacen mayores: la correlación pasa de 0.19 cuando los niños cuentan 3 años, a 0.31 cuando llegan a los 16 años. Es posible, por tanto, que el contacto entre padres e hijos produzca, a la larga, una mayor semejanza entre ellos en su nivel intelectual.

Saber si esta interpretación es apropiada exige una evidencia más: el grado de semejanza intelectual entre las madres y sus hijos naturales dados en adopción al nacer, con los que nunca han convivido. La Figura 6 presenta la evidencia.

 

Figura 6.
Correlación en inteligencia entre las madres y sus hijos biológicos dados en adopción al nacer,
a medida que los niños se van haciendo mayores

Por tanto, aunque las madres no han convivido jamás con sus hijos dados en adopción, su parecido intelectual reproduce el observado en las familias de control en las que los padres crían a sus hijos naturales desde el momento de su nacimiento. El parecido entre las madres y sus hijos dados en adopción va aumentando con el paso de los años, a medida que los niños se hacen mayores: los valores pasan de 0.12 cuando los niños cuentan 3 años, a 0.38 cuando tienen 16 años.

La inteligencia humana constituye el factor psicológico de mayor relevancia sociológica y la psicología dispone de instrumentos para valorarla con extraordinaria precisión en los ámbitos educativo, empresarial o clínico

Por tanto: (a) la semejanza entre los padres adoptivos y sus hijos adoptados es prácticamente nula, sea cual sea la edad de los niños, a pesar de que los hijos adoptados han crecido en un hogar creado a imagen y semejanza de los padres adoptivos; (b) la semejanza entre los padres y sus hijos naturales en las familias convencionales en las que los primeros crían a los segundos, aumenta a medida que los niños se hacen mayores; (c) la semejanza entre las madres y sus hijos naturales dados en adopción al nacer, con los que nunca han convivido, mimetiza el grado de semejanza observado en las familias convencionales. En consecuencia, el parecido entre los padres y sus hijos naturales es exactamente el mismo, vivan o no vivan en el mismo hogar, y, por tanto, las condiciones del hogar poseen una nula influencia en el desarrollo de la inteligencia de los chavales, excluyendo, naturalmente, los casos extremos de familias abusivas o los ambientes gravemente deprivados.

En suma, la inteligencia humana constituye el factor psicológico de mayor relevancia sociológica y la psicología dispone de instrumentos para valorarla con extraordinaria precisión en los ámbitos educativo, empresarial o clínico. Se podrían obtener enormes beneficios de atender a los conocimientos acumulados por los psicólogos sobre el efecto que poseen las diferencias de inteligencia que separan a los ciudadanos. Por ejemplo, comprender las consignas médicas, seguir un plan de tratamiento o valorar el efecto a medio plazo sobre la propia salud de una determinada intervención, requiere razonar, planificar, resolver problemas, pensar de modo abstracto, comprender ideas complejas, aprender con rapidez y usar la experiencia, es decir, requiere inteligencia.



Autor:   Roberto Colom (Universidad Autónoma de Madrid)





16 comentarios



 16
   Joaquin Gorreta | 25/04/2011   Barcelona
 
COMO RELAJARSE EN LA CONDUCCION DIARIA
Conducción correcta y futura
La de los antiguos taxistas de hace 30 años atrás
Max. Comodidad
Max. Velocidad
Max. Seguridad
-Aceleraciones suaves y progresivas = Max. Comodidad y velocidad
-Frenadas las mínimas y suaves = Max. Seguridad
-Poner todos los intermitentes.
Hoy con los vehículos existentes la verdad que no se puede pedir mas.
Máxima relajación en tus manos y máxima suavidad en tus pies, con una circulación correcta, y ya esta
.
Cada traslado te relajarás automáticamente

MOTO SCOOTER CONDUCCION INTELIGENTE

Necesario:
-Las tres primeras paradas hacer lo máximo para frenar lo mínimo y suave posible.
-Ya estas en tu moto, tu eres el profesor y tu eres el alumno.
-En la sensibilidad de tu mano esta tu inteligencia.
-Conseguirás tus máximos conocimientos en el mínimo tiempo..
Hace 40 años la mano del hombre invento el vehiculo de su futuro, la primera scooter.
Hoy la tenéis en vuestra mano, y lo mejor vuestra inteligencia.
La perfección existe, no lo dudéis.
Que la Paz, el Amor y la Caridad, Reine en vuestro destino.
Atentamente
Joaquín 53 años

Añadir un comentario

 15
   Joaquin Gorreta | 21/04/2011   Barcelona
 
Aquí esta mi conocimiento para vuestra inteligencia
-Nacemos con el cerebro en blanco
-Funciona con las primeras sensaciones de la mano
La inteligencia del ser en su mano está
Mano= inteligencia divina, automática, autónoma,
Intuitiva y creativa.
Con un cuerpo cuidado a la perfección,  
Automáticamente e intuitivamente, etc.
Cada movimiento de mano es pura
Matemática e inteligencia.
Con tu pensamiento puedes coger lo que quieras, cuanto quieras, y el tiempo que quieras, pero acuérdate de cerrarla
Eso es inteligencia.
Cuando no piensas funciona sola.
Nacemos con manos inteligentes y un cuerpo perfecto, nosotros lo hacemos deteriorar por falta de conocimientos hacia nosotros mismos.
Humanos adora tus manos, son todos tus sentidos, tu pasado, tu presente y tu destino
Ten presente que:
El humilde es sabio, y en inteligencia es superior al que no es humilde.
Crea la dulzura en ti, y alcanzaras maravillas en el universo.
COMO DESARROLLAR LA MÁXIMA INTELIGENCIA EN EL MÍNIMO TIEMPO
MOTO SCOOTER CONDUCCION INTELIGENTE
Necesario:
-Las tres primeras paradas hacer lo máximo para frenar lo mínimo y suave posible.
-Ya estas en tu moto, tu eres el profesor y tu eres el alumno.
-En la sensibilidad de tu mano esta tu inteligencia.
-Conseguirás tus máximos conocimientos
Hace 40 años la mano del hombre invento el vehiculo de su futuro, la primera scooter.
Hoy la tenéis en vuestra mano, y lo mejor vuestra inteligencia.
La Perfección existe, no lo dudéis
Que la Paz, el Amor y la Caridad, Reine un vuestro destino.
Atentamente
Joaquín 53 años

Inicio

 14
   Mauricio | 29/07/2010   Madrid, España
 
SANTIAGO Y DANI QUE TONTERIAS DICEN... POR DIOS!!! ¿EN DÓNDE HAN ESTUDIADO?
Añadir un comentario

 13
   maria | 31/12/2009   baños(tungurahua), ecuador
 
quiero saber si se muere la inteligencia en el ser humano
Inicio

 12
   henry | 05/10/2009   Napo, Ecuador
 
hola es de mucha ayuda esta pagina ya que me sirve para consultar sobre lo que es inteligencia
Añadir un comentario

 11
   paula barrios | 05/08/2009   carabobo, venezuela
 
Hola, actualmete estoy realizando estudios sobre un dipolmado de salud mental y se me ha echo dificil adquirir informacion de como influye la inteligencia emocional en la salud mental si tienes informacion te pido me la envies a mi correo gracis
Inicio

 10
   Allegra | 01/02/2009
 
Hola a todos!
Actualmente me encuentro realizando una tesis de grado relacionada con los tests de inteligencia, específicamente el test de WAIS. Me gustaría saber su opinión acerca de cómo determinadas variables como por ejemplo la aplicación de música mientras se realiza el test pueden afectar sus resultados. Espero su respuesta, muchas gracias de antemano por cualquier ayuda que pueda brindar.
Añadir un comentario

  9
   dani | 03/11/2008
 
Santiago: A veces la razón, más que en lo que se dice, está en cómo se dice, y creo que tú la has perdido con tus formas.
Inicio

  8
   santiago | 23/10/2008
 
No, Dani, si no entiendes el ejemplo que pone Pedro, de poco podemos hablar, porque es claro, nítido y sin ambigüedades; otra cosa es que tú quieras que signifique lo que a ti te convenga; y ante esa ceguera voluntaria no caben debates. Por otra parte, la moral indojudeocristianagrecolatina tampoco dice que lo placentero sea malo, sino que tiene su lugar supeditado a la razón. Pero desde luego, ni la judeocristiana, ni la hindú con todas sus derivaciones budistas, taoístas, etc., defienden la prevalencia del placer y de las emociones sobre la responsabilidad y la razón. Por el contrario, la moral nacionalsocialista, fascista y comunista, con sus vástagos new age, fervientemente ateas, sí defienden esa prevalencia. Deberías informarte un poco antes de dejarte llevar por prejuicios.
No está bien hablar de lo que no se sabe en un sitio como este.
Añadir un comentario

  7
   dani | 21/10/2008
 
Santiago: En mi (modesta) opinión no estoy para nada de acuerdo con lo que dices. Tengo toda la sensación de que eres tú el que te has dejado manipular por los principios morales judeocristianos que asocian efectos placenteros con el mal. Eso que dices de que (casi) nada bueno se consigue fácil, bueno, sería muy discutible. Precisamente creo que Pedro me da la razón a mí y no a ti, porque expone un caso de los efectos que en una persona tiene su propia idiosincrasia, no todo es lo racional, impulsos, motivos, emociones también cuentan!!  En fin, que un comentario no da para más pero te paso mi mail (danihey@yahoo.es) por si quieres seguir discutiendo el tema. Creo que las discusiones son buenas, cuando se hacen desde el respeto, quizá al final tu posición y la mía se integren en una sinergia que nos aporte a todos. Un saludo.
Inicio

  6
   claudia | 20/10/2008
 
buen dia:
tengo un niño  de 8 años  el cual presenta una dificultad en la lecto-escritura,  todavia no sabe  leer, seledificulta aprender los numeros.
lo tengo hace dos años  en terapia con neurosicologia, pero no veo ningun avance, lo unico que quiero es si alguien sabe de un instituto  donde le trabajen con  musicoterapia,
gracias
Añadir un comentario

  5
   Santiago | 19/10/2008
 
Bien, creo que Pedro ya ha contestado a Dani. De todos modos, te diré que incluir la 'parte emocional', la más primaria, recordemos, está ejerciendo un efecto de sobrevaloración de lo emocional, lo primario, lo animal, en detrimento de la razón, los principios morales.
La clave es la relativista confusión bien/mal con placer/displacer, hasta el punto de que la masa cree que lo placentero es bueno y lo displacentero (como estudiar, mantener un compromiso, currarse un proycto, ser coherente con los principios de la civilización judeolatinagrecoromanacristiana aunque no apetezca) es realmente malo. (Casi) nada bueno se consigue fácil y las consecuencias de este relativismo (si me mola es bueno) son personas manipulables mediante la impregnación de las categorías emocionales bien/mal en los mensajes políticos, sociales, etc. No hay más que ver la televisión (con una o como mucho dos excepciones y no precisamente en abierto) o ciertas campañas políticas para entender lo que de involución significa sobrevalorar lo emocional.
Inicio

  4
   Pedro | 18/10/2008
 
Supongo que ya conocéis la investigación de Walter Mischel:
El investigador Walter Mischel, en la década del sesenta, llevó a cabo un experimento en el que invitaba a niños, uno a uno, a una sala de juegos y les ofrecía un bombón. Pero si esperaban a que Mischel regresara luego de un momento, podrían recibir no uno sino dos bombones.
Con este desafío ponía a prueba a los niños para evaluar su autocontrol, es decir, si eran capaces de postergar la gratificación inmediata para así lograr beneficios mayores en el futuro. En efecto, algunos niños agarraban el obsequio al minuto que Mischel salía de la habitación, pero otros esperaban. A estos últimos, cuando
regresaba, Mischel les daba sus dos bombones duramente ganados.
Entonces, el investigador esperó que crecieran.
Cuando estos mismos niños llegaron a la enseñanza media, sucedió algo revelador. Aquellos niños que supieron esperar eran adolescentes más adaptados, populares, seguros y responsables.
Los que cedieron rápidamente a la tentación eran más solitarios, obstinados, con mayor facilidad para frustrarse y temerosos de los desafíos. Este experimento demuestra cómo la capacidad para controlar la impulsividad rinde beneficios en la vida.
Añadir un comentario

  3
   marcos | 15/10/2008
 
¿nunca supera esta psicometria 'mental' el problema de medir lo que se quiere medir y luego concluir que la medicion demuestra algo mas que lo medido? si se considera una conducta como 'no inteligente' y se construye con eso una medida, no se sabe nada aun de la 'inteligencia'.no hay teoria, ni tampoco un analisis de lo que supone 'lo cultural'(inmenso aglomerado) ni mucho menos conoce Roberto lo 'genético', sino lo herededado(parametros observados, no material genetico) y lo medido, como galton hace mas de cien años y como otros cientificos al servicio de causas tristemente celebres (hace solo 60 años).ni siquiera se habla de lo que es la inteligencia, solo la ultima frase y no es, desde luego satisfactoria.
Inicio

  2
   dani | 15/10/2008
 
Sí, buen artículo.
Santiago: Yo no creo que incluir la parte emocional como parte de la inteligenica esté haciendo ningún daño a la sociedad. Creo que las emociones forman parte de nosotros desde antes incluso que el lenguaje, por ejemplo, entonces ¿por qué no tenerlas también en cuenta?
Añadir un comentario

  1
   Santiago | 14/10/2008
 
Excelente artículo, enhorabuena. Quedaría ahora por comprobar con datos actuales la correlación entre éxito profesional y CI como hizo 'The Bell Curve', para terminar por sepultar a 'eso' llamado Inteligencia Emocional que tanto daño está haciendo a la sociedad.
Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags



Accesibilidad en las Ciudades del Futuro Accesibilidad en las Ciudades del Futuro

URJC-Escuela Técnica Superior...








sonda1@madrimasd.org sonda2@madrimasd.org