noticias


Nueva técnica quirúrgica para extirpar la vesícula biliar

Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) proponen una técnica quirúrgica para la extirpación de la vesícula biliar y sus cálculos que se realiza bajo anestesia local, y que es más rápida y tiene menor coste económico que la técnica aplicada tradicionalmente. Los resultados clínicos de esta nueva técnica y la satisfacción de los pacientes son excelentes.

FUENTE | UCM - mi+d 19/04/2010
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame

Una bilis excesivamente concentrada puede conducir a la formación de cálculos o piedras vesiculares, lo que se conoce como colelitiasis. Esta anomalía puede ocasionar dolores cólicos y otras complicaciones más graves. El tratamiento de la colelitiasis sintomática consiste en la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar y sus cálculos, una operación que se denomina colecistectomía. La técnica de la colecistectomía laparoscópica es el método estándar de extirpación de la vesícula biliar para el tratamiento de los cálculos vesiculares y sus complicaciones.



Separador utilizado para la técnica de colecistectomía transcilíndrica. El separador cilíndrico de acero inoxidable lleva un tapón de metacrilato transparente que permite visualizar el interior de la cavidad abdominal antes de retirarse. El conjunto se introduce por una incisión transversa de 4,5 cm de largo sobre la parte alta del abdomen de los pacientes

La colecistectomía laparoscópica se practica mediante varios trócares o cilindros (habitualmente 3 ó 4) de 5 ó 10 mm de diámetro, insertados en la pared abdominal, a través de los cuales: i) se insufla un gas inerte, lo que se conoce como neumoperitoneo, para distender la cavidad abdominal, ii) se introduce una óptica rígida conectada a una fuente de luz y a una cámara de vídeo que permiten visualizar el interior del abdomen a través de un monitor, iii) se practica la extirpación de la vesícula con instrumental especial para cirugía laparoscópica y iv) finalmente, se extrae la vesícula biliar y sus cálculos a través de uno de los orificios de los trócares. La colecistectomía laparoscópica requiere una tecnología y un aprendizaje costosos, y su introducción ha aumentado las lesiones de la vía biliar.

Recientemente han proliferado una serie de técnicas de colecistectomía mediante las cuales, utilizando una sofisticada tecnología, se puede extirpar la vesícula a través de orificios naturales como la boca o la vagina. Estas técnicas se conocen como NOTES (del inglés Natural Orifice TransEndoscopic Surgery).


Asimismo, se han propuesto técnicas quirúrgicas mediante las cuales la colecistectomía se practica a través de un único trocar, de mayor tamaño que los utilizados en laparoscopia convencional, insertado a través de la pared abdominal. Como en el caso de toda la cirugía laparoscópica, tanto las técnicas de NOTES como las de acceso a través de una única puerta de entrada, se practican con neumoperitoneo bajo anestesia general y requieren aparatajes y aprendizajes costosos, así como tiempos quirúrgicos prolongados. Además, estas técnicas a menudo requieren la inserción de trócares adicionales para completar la operación.

En 1993, los cirujanos Javier Grau (doctor por la Universidad Complutense de Madrid) y Manuel Giner Nogueras (profesor titular del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina de la UCM) desarrollaron la técnica de la "colecistectomía transcilíndrica" (CTC), que consiste en practicar la colecistectomía, sin neumoperitoneo, a través de un único separador cilíndrico de 3,8 cm de diámetro por 10 cm de longitud, insertado a través de una incisión de 4,5 cm sobre la parte alta del abdomen de los pacientes, y utilizando instrumental quirúrgico convencional, mucho más económico que los materiales utilizados en cirugía laparoscópica. Tras 15 años de experiencia, la técnica ha demostrado ser factible, rápida y segura. La CTC es comparable a la colecistectomía laparoscópica en cuanto a traumatismo quirúrgico y recuperación de los pacientes, como demuestran los resultados obtenidos, en términos de función respiratoria, estancia hospitalaria y requerimientos de medicación para el dolor post-operatorio. Por otra parte, en la experiencia de estos autores sobre más de 400 casos de CTC no ha habido lesiones de la vía biliar. Además la CTC se compara favorablemente con la colecistectomía laparoscópica en cuanto a duración de la intervención quirúrgica y coste económico; en un análisis de costes la colecistectomía laparoscópica resultó ser 2,4 veces más cara que la CTC.

Desde hace dos años, en el Hospital Siberia-Serena de Talarrubias (Badajoz), el Dr. Grau y sus colaboradores practican la técnica de CTC bajo anestesia local y en régimen ambulatorio. Tanto los resultados clínicos como la satisfacción de los pacientes son excelentes. Con este método novedoso de colecistectomía bajo anestesia local han sido operados más de 120 pacientes. En todos los casos la cirugía se ha practicado a través del cilindro y en ningún paciente ha habido que completar la cirugía a través de una laparotomía o incisión quirúrgica convencional. Más de tres cuartas partes de los pacientes han tolerado la intervención quirúrgica bajo anestesia local, mientras que en los casos restantes ha habido que completar la operación bajo anestesia general, fundamentalmente debido a dificultades en la técnica quirúrgica, sin que ello haya interferido en los buenos resultados de la cirugía. La mayoría de pacientes han sido dados de alta el mismo día de la operación. No ha habido complicaciones remarcables y la totalidad de los pacientes se han mostrado satisfechos con el método. Los resultados preliminares con este método han sido publicados en una de las más prestigiosas revistas de cirugía (Endoscopy; DOI: 10.1055/s-0029-1243860) y para la evaluación exhaustiva de la técnica, los doctores Giner y Grau cuentan con la financiación del Fondo de Investigaciones Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Ciencia e Innovación.

En una serie de estudios clínicos sobre distintas técnicas quirúrgicas, la anestesia local ha demostrado ser superior a la general en cuanto a dolor postoperatorio, movilización precoz de los pacientes, complicaciones respiratorias y urinarias, proporción de casos dados de alta hospitalaria el mismo día de la operación, y satisfacción global de los pacientes. Por ello, la técnica de CTC bajo anestesia local abre nuevas y prometedoras expectativas para la práctica de una de las intervenciones quirúrgicas más frecuentemente realizadas en nuestros hospitales. Confiemos en que la reciente aparición de nuevas técnicas alternativas de colecistectomía, tales como el NOTES y la laparoscopia con acceso único a la cavidad abdominal, den lugar a un cuidadoso escrutinio de las distintas opciones de colecistectomía que consiga apreciar en su justa medida las posibles ventajas de la CTC.

Autor:   Manuel Giner Nogueras y Enrique Javier Grau Talens



   Enlaces de interés
Círculo de Innovación de Biotecnología madri+d
Marketplace Tecnológico madri+d
Blog madri+d: Bio (Ciencia+Tecnología)
Blog madri+d: Salud Pública y algo más
Blog madri+d: Esos pequeños bichitos
Blog madri+d: Macromoléculas, Bioinformática y Fármacos


   Noticias relacionadas
¿Un robot o un humano para quitar la vesícula?
Las estatinas reducen el riesgo de operaciones de vesícula biliar



1 comentario



  1
   Mª Carmen | 10/05/2011   Castellón, España
 
Me gustaría saber si se sigue realizando esta técnica con exito y como me podría poner en contacto con estos médicos para  comentar mi caso.
Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags



Exposición SITIO, de Marie Bovo Exposición SITIO, de Marie Bovo

Institut Français de...








sonda1@madrimasd.org sonda2@madrimasd.org