Noticias


Mueren 800.000 niños menos de lo estimado

Las nuevas estimaciones sobre la mortalidad infantil traen una buena noticia. Al parecer, estos fallecimientos están descendiendo en los países en vías de desarrollo a un ritmo más rápido de lo que se creía y, frente a los 8,8 millones de pequeños menores de cinco años que UNICEF estimó que murieron en 2008, el último informe sobre el tema rebaja la cifra en más 800.000 niños. Asimismo, el documento recoge que, de los países desarrollados, Estados Unidos y Reino Unido son los que menos progresan en este terreno.


FUENTE | El Mundo Digital
24/05/2010
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


Las esperanzadoras cifras, publicadas en la revista 'The Lancet' proceden de un exhaustivo trabajo realizado por un equipo del Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) de la Universidad de Washington (EE.UU.), que ha analizado la situación de 187 países entre 1970 y 2010.

Los datos oficiales, hasta ahora, señalaban que menos de una cuarta parte de los países estaban en el camino correcto para lograr el cuarto de los Objetivos para el Desarrollo del Milenio (ODM) -que propone reducir dos tercios la mortalidad infantil para 2015-. Sin embargo, el nuevo documento, que utiliza por primera vez una técnica de estimación más precisa -el proceso de regresión gaussiana- y se ha basado en registros civiles, partidas de nacimiento, censos y encuestas de población, considera que en todos los países se han visto avances.

En concreto, la mortalidad de menores de cinco años ha caído de los 11,9 millones que se registraban en 1990 a 7,7 millones en 2010. Estos decesos se desglosan en 3,1 millones de muertes neonatales (entre los 0 y los 27 días), 2,3 millones de fallecimientos posneonatales (entre 28 días y un año de vida) y otros 2,3 millones en mayores de un año. Esto supone que la mortalidad infantil, a nivel global, ha descendido un 60% en las últimas tres décadas, aunque en cada grupo de edad y analizando año por año, el ritmo de disminución ha sido inferior al 2% anual. El 50% de estas pérdidas infantiles se registra en África subsahariana mientras que la tercera parte se produce en el sur de Asia.

Los autores del informe reconocen que el progreso general es prometedor, ya que en 1970 había un total de 40 países con más de 200 fallecimientos por cada 1.000 nacimientos, cuando en 1990 la cifra disminuyó a sólo 12 países y, en 2010, ya no queda ningún país con una tasa tan alta. Por otro lado, y aunque el estudio muestra cómo los países con altos ingresos tienen una mortalidad infantil mucho menor que otras regiones (aportan menos del 1% de estos fallecimientos), existen marcadas diferencias entre unos lugares y otros, siendo Reino Unido y Estados Unidos los que presentan tasas más altas de mortalidad infantil.

En lo que respecta al país europeo, los británicos presentan el mayor índice de mortalidad infantil en Europa Occidental, con 5,3 fallecimientos por cada 1.000 nacimientos, seguidos de Malta y Andorra, y ocupa el puesto número 33 en el ranking mundial de menos muertes en 2010, cuando en 1970 estaba en el número 17. En este tiempo ha sido superado por 12 países de la UE, entre ellos Bélgica, Italia y España - que presenta una tasa anual de reducción del 4,5% y un índice de mortalidad de 3,76 por mil en 2010, frente al 32,82% que había en 1970-.

Por su parte, Estados Unidos ocupa la posición 42 de la lista de mortalidad infantil (de menor a mayor), con una tasa estimada de 6,7 casos por cada 1.000 nacimientos en 2010, mientras que hace una década estaba en el puesto 30.

EL RETO DE ÁFRICA Y EL AVANCE LATINOAMÉRICA

De los 38 países del mundo que superaron las 80 defunciones infantiles por cada 1.000 nacimientos en 2010, 34 se encuentran en el África subsahariana. De todos ellos, los que más rápidamente han reducido estos malos índices de mortalidad han sido Angola, Botsuana, Camerún, Congo, República Democrática de Congo, Kenia, Lesoto, Liberia, Ruanda, Senegal, Sierra Leona, Suazilandia y Gambia.

También los países latinoamericanos han hecho importantes progresos para subir puestos en la tabla, aunque Bolivia, Haití, Dominica y Antigua y Barbuda aún tienen tasas por encima de 40 por 1.000. Los investigadores explican que entre los factores que podrían propiciar ese dato alentador figuran algunos tratamientos para la prevención de enfermedades como la malaria; para evitar la transmisión del VIH de la madre al bebé, así como los sistemas de inmunización.

El ranking mundial de reducción de la tasa de mortalidad lo encabeza Maldivas, con una disminución anual del 9,2%. Portugal se sitúa en cuarto lugar, con una reducción del 7,5%. El informe destaca también el progreso hecho por El Salvador, cuya tasa ha pasado de un 160,32 por mil en 1970 a un 19,22 por mil en 2010. Perú pasó de tener en 1.970 una tasa de mortalidad de 158,97 por 1.000 y ocupar la 124 posición en el ranking a situarse en el puesto 22 con una tasa de 24,62 por mil este año.

Los autores concluyen que: "la rápida reducción de la mortalidad infantil debe prevalecer como una prioridad mundial de la salud. La evolución de este índice debe seguirse con métodos rigurosos, que inspiren confianza".



   Enlaces de interés
 
Blog madri+d: Salud Pública y algo más
Blog madri+d: Biología y Sociedad
Blog madri+d: Bio (Ciencia+Tecnología)


   Noticias relacionadas
 
Sin medicinas para niños
La nutrición en los primeros años de vida es clave para la salud posterior
¿Por qué mueren al año millones de niños?

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de El Mundo Digital



Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------