Identificación de usuarios

Noticias


La moda que disparó el sarampión

Europa ha retrocedido una década en la lucha contra enfermedades como el sarampión y la rubéola, casi erradicadas en el cambio de siglo y que hoy vuelven a causar grandes brotes comunitarios. España, que solo sufrió dos casos de sarampión en 2004, acumula más de 1.300 en lo que va de año, cinco veces más que en todo 2010. El rebrote ha puesto en guardia a las autoridades de gran parte del continente: en Francia, por ejemplo, han muerto seis personas y más de 300 han sufrido neumonías graves entre los más de 5.000 afectados.


FUENTE | El País
06/06/2011
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


El descenso de la cobertura vacunal, espoleado por los grupos antivacunas y abonado por la pervivencia de grupos de población con riesgo de exclusión social, está en el origen del aumento de la incidencia de las viejas enfermedades infecciosas, alerta el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, agencia de la Unión Europea con sede en Estocolmo (Suecia).

Así, quienes se niegan a vacunar a sus hijos no son sólo población marginada; también familias bien formadas que secundan estilos de vida pretendidamente naturalistas, que rechazan los productos de la industria farmacéutica como gesto de militancia.

La triple vírica (sarampión, rubéola, parotiditis) se aplica en dos dosis, una a los 15 meses y otra a los tres años de vida. Los expertos estiman que para frenar su transmisión es necesaria una cobertura vacunal infantil de más del 95%. En España, la cobertura de la primera dosis es elevada, pero baja en la segunda: 87% en Andalucía, 83% en Madrid o 92% en Cataluña. Esto facilita la circulación del virus hasta las bolsas de población no protegidas, formadas por dos grandes grupos. El primero lo forman los hijos de familias que no les vacunan, por ideología o dejadez. El segundo, la población adulta de 25 a 40 años, que creció cuando no existía la vacunación universal y no enfermaron de pequeños.

Andalucía ha sido la región más castigada, con 541 casos de sarampión. "El brote comenzó en Sevilla, en una comunidad marginal con muchos niños sin vacunar", explica José María Mayoral, jefe del Servicio de epidemiología. "Luego se extendió a los barrios de la capital", sigue.

Ante la virulencia del brote, que ha causado unas 100 hospitalizaciones, las autoridades incorporaron una dosis de vacuna a los seis meses allí donde ha habido casos y adelantaron la primera dosis a los 12 meses para todos los niños, algo que también han hecho Canarias y Cataluña.

En un colegio del Albaicín de Granada, la enfermedad se ensañó en 2010 con 35 niños cuyos padres se negaban a vacunarlos. Al final, un juez les obligó a hacerlo en defensa de la salud pública.

En Cataluña, segunda en casos, los afectados se concentran en la ciudad y provincia de Barcelona. "El brote surgió en la zona del Vallès y pasó desapercibido", explica Pere Godoy, jefe de epidemiología de la Generalitat. El retraso en la alerta facilitó que los casos llegaran a Barcelona. Algo similar ocurrió en Tenerife en marzo, cuando un niño de 14 meses que no estaba vacunado enfermó en un viaje a Madrid y de vuelta contagió a personal del hospital Nuestra Señora de la Candelaria y a pacientes de urgencias. Los médicos tardaron en darse cuenta de que sufría sarampión. "La poca familiarización de los médicos jóvenes con la enfermedad dificulta su detección", dice Domingo Núñez, director del Servicio de Epidemiología canario.

Alarmada por el aumento de enfermedades como el sarampión o la tos ferina, la Generalitat de Cataluña hará firmar un documento a los padres que no vacunan donde conste que conocen los riesgos a los que someten a su prole. Aunque en España son una minoría, en países como Reino Unido estos padres han tenido un gran impacto en la salud pública.

La publicación en 1998 de un artículo científico que vinculaba la triple vírica con el autismo provocó un descenso de la tasa de cobertura de la vacuna por debajo del 80% en 2004. Aunque la propia revista The Lancet, una de las más reputadas en el mundo científico, retiró el artículo porque el autor había falseado datos, los activistas lo siguen citando para alertar contra las vacunas. Para Lua Català, pediatra, homeópata y simpatizante de la Liga para la Libertad de Vacunación, la retirada del artículo de Andrew Wakefiled no es más que una prueba de "los intereses oscuros" que defienden las empresas farmacéuticas.

A pesar de que los grandes brotes acaban siempre con hospitalizaciones (y fallecimientos en algunos casos), Català defiende que las enfermedades infantiles prevenibles son "benignas". Añade que "las vacunas hacen enfermar y causan síntomas más graves que las enfermedades que se intentan prevenir".

David Moreno, de la Asociación Española de Pediatría, refuta esta idea: "En solo un 5% de los casos, la vacuna del sarampión produce fiebre moderada que dura uno o dos días. La enfermedad dura una semana, con 39 o 40 grados de fiebre. En el 5% de los casos produce neumonía, y en el 10% otitis. En países pobres, la mortalidad está entre el 5% y el 10%.

Marcel Bartomeus y su pareja, Gemma Solanas, han decidido no vacunar a su bebé, de siete meses. Mientras da al niño la papilla (ecológica), Bertomeus opina que las enfermedades infantiles transmisibles "refuerzan el sistema inmunitario", y por tanto no hay razón para intentar prevenirlas. "Yo corro un riesgo al no vacunar, pero los que vacunan también, y nadie les explica esto", afirma este catalán de 35 años.

Para José María Bayas, presidente de la Sociedad Española de Vacunología, la gente como Marcel está provocando "un retraso importante en la eliminación de enfermedades como el sarampión".

Autor:   Antía Castedo



   Enlaces de interés
 
Blog madri+d: Salud Pública y algo más
Blog madri+d: Esos pequeños bichitos
Blog madri+d: Bio (Ciencia+Tecnología)


   Noticias relacionadas
 
La UE se propone erradicar el sarampión en 2015
Detectives de virus
Sanidad quiere tener unificado el calendario de vacunas a finales de este año
Los pediatras piden generalizar la vacuna del neumococo

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de El País



7 comentarios



  7
   JOHANNA FLORES | 21/07/2011   CALI, COLOMBIA
 
La mejor manera de prevenir terribles epidemias es la vacunación la compañias farmaceuticas no estan detras de las mutaciones que sufren los virus y bacterias que nos aquejan en America no hay epidemias de sarampion pues los gobiernos se han encargado de vacunar a todos los niños con el fin de evitar pandemias como la que se cierne en estos momentos por el sarampion como es posible que Europa siendo la cuna de ciencia e investigación se le este saliendo de la mano una enfermedad que puede ser evitada con dos dosis de vacuna creyendo que las vacunas alteran los miasmas como dicen los homeopatas ortodoxos!!!
Inicio

  6
   Vacunas, con cabeza | 10/06/2011   Vitoria, España
 
Yolanda, ¿no crees que realmente los que tendrían que pagar los costes de un posible contagio son los padres de un niño vacunado que se lo ha pegado a otro que no lo esté, o que lo esté también? Vamos a ver, las vacunas introducen virus y bacterias, tienen reacciones y no INMUNIZAN, de lo contrario los que tenemos ahora 30-35 años no hubiéramos pasado el sarampión, la varicela y la rubeola.
Pobres de las farmacéuticas el día que se descubra un fármaco que de verdad erradica una enfermedad, mientras nos estamos metiendo para el cuerpo sustancias que son de todo menos inofensivas. Y no hace falta ser un paranoico.
Si inmunizan, ¿por qué tener miedo de que un niño no vacunado le pegue el sarampión a tu hijo si vacunado? Eso sí es una paranoia.
Añadir un comentario

  5
   Yolanda | 08/06/2011
 
¿Algún conspiranoico más?
En ese documento que hacen firmar a los padres que no vacunan (donde consta que conocen los riesgos a los que someten a su prole), ¿consta también que tendrán que pagar los gastos derivados de su actitud? Y no me refiero solamente a los gastos hospitalarios de su hijo si enfermase, sino también a los de los que haya contagiado y sus correspondientes indemnizaciones por negligencia.

Inicio

  4
   Vacunas, con cabeza | 08/06/2011   Vitoria, España
 
Contestando a Raquel... sigo pensando que una enfermedad común que durante muchos años ha estado demonizada. No se puede ejemplificar con una embarazada, estado super especial de una mujer en la que, efectivamente, toda afección puede ser peligrosa o al menos generar cierto desasosiego en la madre... Creo que las vacunas se usan muy alegremente hoy en día. No tengo más que acordarme de las utilizadas para la Gripe A y para el herpes vaginal. Nuestra generación, la que va de los 30 en adelante es una generación conejillo de indias, sólo el tiempo descubrirá los efectos de tantos medicamentos, tanta biotecnología y tantas radiaciones wifi y bluetooth. ¿A alguno no se nos ha pasado por la cabeza que la E. coli de Alemania no ha salido de un laboratorio de experimentación. Nos acordaremos.
Añadir un comentario

  3
   Raquel | 07/06/2011   Madrid
 
El sarampión es una enfermedad benigna si se dá en niños... en adultos es bastante peñligroso. Lo dio por qué yo lo padecí con 16 año y me costó 3 semanas en la cama, con fiebre de ata 42 grados, una pérdida de peso de 15 Kg y una dermatitis atípica que açun tengo en la actualidad. Desde luego que cada uno haga lo que quiera, pero no me parece bien hablar del sarampión como una enfermedad 'benigna'. Por no hablar de las horribles consecuencias que tendría en una mujer embarazada.
Hay que estar informado de cuales son 'enfermedades benignas' y cuales no.
Inicio

  2
   Vacunas, con cabeza | 06/06/2011   Vitoria, España
 
El sarampión es una enfermedad benigna. Sólo si no se la deja brotar es muuuy perniciosa. Antes, cuando el mundo no tenía agua corriente, medicamentos, hospitales y casas que les protegieran y variedad de alimentos, (aunque de dudosa procedencia éstos), podía ser peligrosa. Hoy en día, no. ¿Por qué vacunarnos entonces? ¿Para qué inyectar unos virus de una enfermedad que puede que nunca cojamos? Y si es necesaria, ¿por qué no la inventan sin mercurio?
Sin estar en contra de las vacunas, ¿por qué no esperar a que el sistema inmunológico del bebé esté un poco más maduro? A partir del año o año y medio de vida sin ir más lejos, y no pasa nada.
De todas formas, el mercado farmacéutico no es otra cosa que... un mercado.
Añadir un comentario

  1
   machete2 | 06/06/2011
 

http://www.vacunacionlibre.org/
Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------