Noticias


Los guerreros de Xian se fabricaron como los coches japoneses

Un arqueólogo español sostiene que las 40.000 puntas de flecha idénticas halladas en el yacimiento fueron elaboradas por pequeños talleres versátiles e independientes, un sistema de producción industrial hoy conocido como ‘toyotismo’ El arqueólogo español Marcos Martinón-Torres lleva seis años recorriendo el foso donde están enterrados los famosos guerreros de terracota de Xian, en el Mausoleo de Qin Shi Huang, primer emperador de la China unificada.


FUENTE | Materia Publicaciones Científicas
09/11/2012
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


Frente a un ejército inmortal de 7.000 hombres con carros y caballos, este investigador suele ir armado con una fuente portátil de rayos X y silicona de dentista.

Su verdadero enemigo es un enigma: cómo se fabricaron las 40.000 puntas de flecha que han aparecido en el yacimiento, todas tan iguales que son indistinguibles para el ojo humano. Y Martinón-Torres cree que ha derrotado a su rival.

Su propuesta es sorprendente. “Las armas de los guerreros de terracota se fabricaron en talleres con una organización similar a la de las fábricas de Toyota”, explica. Su hipótesis de partida era que los artesanos que elaboraron las puntas de flecha hace 2.200 años trabajaron con un sistema de producción en cadena, similar al establecido por el fabricante de automóviles Henry Ford a comienzos del siglo XX.

Igual que en el fordismo un grupo se especializaba en hacer una puerta y otro en armar un motor, Martinón-Torres creía que los artesanos chinos trabajaban en una cadena de producción en la que cada equipo se concentraba en hacer un componente. Eso explicaría por qué las 40.000 puntas de flecha se parecen como gotas de agua. Pero estaba equivocado.

DOS MILENIOS ANTES

El arqueólogo, que trabaja en la Escuela Universitaria de Londres, sostiene que los fabricantes de armas del emperador Qin Shi Huang inventaron lo que hoy se conoce como toyotismo: pequeños grupos de trabajo versátiles e independientes, capaces de producir todos los componentes de cualquier modelo de coche en función de la demanda. Se habrían adelantado más de dos milenios a la empresa japonesa Toyota, madre de este sistema de producción en el siglo XX.

Martinón-Torres y su equipo han analizado la composición química del bronce de 1.600 puntas de flecha. Los resultados sugieren que cada carcaj encontrado, con 100 flechas cada uno, procede de talleres diferentes, que habrían producido todo: desde la punta de flecha de bronce hasta las plumas, pasando por el astil de bambú. Sus conclusiones se publican ahora en la revista especializada Journal of Archaeological Method and Theory.

“El emperador Qin Shi Huang encargó un ejército de soldados que pudieran defenderle en el más allá. Sus armas son letales, perfectamente afiladas, y todavía hoy podrías clavárselas a cualquiera”, detalla.

ARMAS FIRMADAS

Gracias a la silicona con la que los dentistas suelen hacer modelos exactos de una dentadura, los arqueólogos han elaborado moldes de las puntas de flecha. Su análisis con un microscopio electrónico de barrido revela marcas perfectamente paralelas al filo cortante. “Son las marcas que deja una piedra de afilar rotatoria, lo que muestra su impresionante control de calidad”, apunta el arqueólogo.

Las puntas de flecha no están firmadas por sus autores, pero otras armas de mayor tamaño, como espadas y alabardas, sí lo están. En ellas aparecen hasta cuatro nombres, en una cadena jerárquica que va desde el artesano hasta el primer ministro del emperador. “Si el arma no respondía a los estándares exigidos por Qin Shi Huang, podían encontrar al responsable y eliminarlo”, señala Martinón-Torres.

El investigador recuerda que el historiador Sima Qian, que vivió un siglo después de la construcción del mausoleo, dejó escrito que se necesitaron 700.000 trabajadores a lo largo de 40 años para terminar el complejo. El mausoleo entero ocupa unos 50 kilómetros cuadrados. “Era la primera vez que se construía algo parecido y fue necesaria una fuerza de trabajo muy adaptable a la demanda”, argumenta el experto español. La solución era el toyotismo, dos milenios antes de que existiera Toyota.



Autor:   Manuel Ansede



   Enlaces de interés
 
IMDEA Materiales
Blog madri+d: Materiales al dÍa - Blog sobre novedades en IngenierÍa de Materiales


   Noticias relacionadas
 
Los grandes museos cierran 2011 con récord de visitantes
Botticelli y Van Gogh se desnudan en alta definición
Restauración de valiosas obras y libros del siglo XVII y XIX
El 'elefante antiguo' vivía en los alrededores de Roma hace 300.000 años

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de Materia Publicaciones Científicas



Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------